Legales

"Esa es la realidad de la sociedad en que vivimos, cuando se persigue o criminaliza personas que se ocupan del "cuidado" de ese paciente que usa cannabis o cultiva cannabis o usan aceites. Se persigue más a las mujeres y se criminaliza más a las mujeres que a los hombres"


thumbnail_img
Esta vez desde el equipo de comunicación de Codelo nos encontramos con MariaVictoria Baca Paunero, Defensora Criminal y Correccional, que nos aporta su visión y experiencia en política de drogas como agente del Poder Judicial y desde una perspectiva de género. "En el caso de este tema puntual para trabajar con la ley uno debería correr el prejuicio de lado y mirar estrictamente la parte jurídica. Si uno mira la parte jurídica hay un derecho a la salud que se ejerce y punto. La ley penal no puede estar nunca por encima del derecho a la salud, que es un derecho básico."   -C: Sos defensora Criminal y Correccional de Lomas de Zamora ¿Cuál es tu rol en el Estado? ¿Desde ese lugar, cómo evalúas la aplicación de las leyes sobre políticas de drogas como la 23.737 y la 350? ¿Cómo operan esas leyes en el Poder Judicial?   -VBP: Los Defensores Oficiales Criminales y Correccionales de la Provincia de Buenos Aires somos los abogados que el Estado, el Poder Judicial, tiene para asistir a quienes lo necesitan, digamos que el Estado nos paga el sueldo para intervenir en la defensa de personas que están imputadas por un delito penal y que no tienen un abogado particular de su confianza. En esas condiciones lo más usual es defender a la gente más vulnerable, que menos posibilidades económicas tiene de pagar un abogado. Muchas veces intervenimos en casos en donde hubo un abogado particular pero por algún motivo a mitad del proceso deja de intervenir y ahí terminamos tomando la defensa en alguna instancia. En la provincia de Buenos Aires y en Lomas de Zamora en especial, los Defensores intervenimos desde el principio hasta el final de la causa, es el mismo Defensor el que interviene desde la detención de la persona o desde la primera imputación, hasta la instancia de juicio oral y solamente después dejamos de intervenir en casos de personas condenadas firmes, cuando la condena ha sido confirmada por tribunales de casación, corte y las instancias de recursos respectivas. Ahí intervienen los Defensores de Ejecución Penal. Intervenimos en las causas de la ley 23.737 en un marco específico, porque la ley en realidad le da competencia originaria a la jurisdicción federal donde hay otros colegas, los Defensores Federales. Y a partir de lo que se llamó ley de desfederalización, que es una ley que se dictó en 2005 y a la que la Provincia de Buenos Aires adhirió, algunos delitos quedaron en la competencia provincial, específicamente los del artículo quinto, inciso C[1] y catorce, primero y segundo (de la ley 23.737)[2]. En ese marco nosotros intervenimos en lo que se conoce como “narcomenudeo” y en tenencias simples de estupefacientes: delitos de tenencias a poca escala, ya sea simples como para consumo personal, como tenencias de estupefacientes para comercio o suministro. Los delitos más graves siempre quedan en la órbita Federal. Dentro de eso hay muchísima cantidad de hechos relacionados con paco o marihuana prensada, tipos de droga que solo se pueden ver como veneno. Pero recientemente, de un tiempo esta parte hemos estado interviniendo en causas a cultivadores de cannabis, muchos de uso terapéutico. Era algo que esporádicamente venía, ahora ha venido más. No sé si es porque ahora hay más persecución -porque es cierto que ahora ha aumentado la cantidad de detenidos por este delito o ley- o si hay más gente cultivando. Pueden ser las dos posibilidades. La particularidad que tienen y la diferencia que yo veo es que en los casos de investigaciones de otro tipo de drogas generalmente parten de alguna denuncia que a veces es anónima, a veces no, tienen una investigación policial previa donde a veces se detecta la compra o venta o se detecta alguna actividad similar. Se ve un pasamanos, un intercambio, gente que va o viene, es bastante común eso. Se suele, previo a una detención o allanamiento, identificar algún presunto comprador. En las causas en las que se investiga cultivadores o donde se secuestran plantas de cannabis esto no es común de ver, lo cual es una característica particular, generalmente las denuncias a cultivadores van por otro carril, es algún vecino enojado, alguien que entró a la casa y conoce la existencia de las plantas o alguien que denuncia porque está enojado con el cultivador por otro motivo, pero el resultado es el mismo, se establece que existen las plantas y solo con eso se allana. A veces hay detenciones, a veces no, esa es la otra, eso depende del Fiscal que interviene y el Juez de Garantías. En el caso deAdriana Funaro, la orden de allanamiento no incluía una detención, era sólo un allanamiento para secuestro de plantas o elementos que pudieran ser utilizados para cortar y pesar estupefacientes. En el momento del allanamiento el Fiscal dispuso la aprehensión que después fue convalidada por el Juez de garantías y por eso ella estuvo dos meses detenida, prisión preventiva incluida. Hay otros casos donde no se dispone la aprehensión porque para el Fiscal no lo amerita la cantidad de plantas que encuentra o las condiciones subjetivas de la persona imputada. No quiere decir que después no les imputen las tenencias de las plantas. Incluso algunos fiscales de provincia como es el caso de Funaro imputan el cultivo del inciso quinto a) (ver pie de página más arriba), que en mi opinión es de competencia de la justicia federal, pero el fiscal de provincia encuentra lo que considera es delito, lo imputa igual y empieza el trámite de la causa aunque después pueda pedir al juzgado que decline competencia y pase a la Justicia Federal. Tengo que hacer una distinción muy grande: una cosa son los delitos donde se investiga venta de paco que no tiene nada ver con lo que es el cultivo de cannabis y tienen un manejo totalmente diferente por parte de la defensa.Porque una cosa es que yo pueda acreditar un uso medicinal o un uso privado recreativo como se puede dar en el caso del cannabis y otra cosa muy diferente es la venta de paco. Eso no tiene una justificación desde el derecho, se discutirán las pruebas, las calificaciones, otros hechos o cuestiones, pero no tiene nada que ver con lo que se puede discutir en un caso de secuestro de plantas de uso medicinal, no tiene nada que ver desde el punto de la defensa. En la experiencia que tengo en Ezeiza me tocó defender a varias personas imputadas por la tenencia de plantas, sólo que cada causa tiene sus particularidades. En algunos casos sólo se les imputó un delito menor, otros quedaron dentro del marco del fallo “Arriola”, no pasó a mayores. Y la causa más grave que me tocó de este tipo, es el caso de Adriana Funaro.     C: Defendiste a Adriana Funaro…   VBP: Defiendo.   C: Defendés actualmente a Adriana Funaro. ¿Cómo llegaste al caso? ¿Y por qué muchas veces decidiste tomar una postura pública en relación a él?   VBP: Al caso llegué por turno, estaba de turno el día que la denuncia, me tocó intervenir como en todas las causas, por su fecha de inicio, no por elección. Cuando llegué ese día a trabajar me encontré una manifestación de personas con carteles sobre cultivo de cannabis en la puerta de tribunales. Tenía un colaborador que ahora no trabaja conmigo pero que estaba muy informado del tema, que es suscriptor de THC y me dijo "ojo que la persona que está detenida es una cultivadora solidaria, informate porque se trataría de esto".Entonces lo primero que hice fue hablar con Adriana, que me cuente un poco su situación.Para aclarar mi postura hasta ese momento, cuando se cumplieron los 30 años del fallo Bazterrica, firmé un comunicado junto con otros aproximadamente 250 magistrados de todo el país solicitando la aplicación de una política de drogas respetuosa de los Derechos Humanos porque veía situaciones sistemáticas de afectaciones de Derechos Humanos en general, en las causas relacionadas con esto, específicamente con las mujeres en particular. Esa era la mirada que hasta ese momento yo tenía. Cuando la conocí a Adriana, me enseñó sobre cannabis y su uso medicinal, algo de lo que yo no sabía nada. Es importante que lo diga, ya lo dije en el Congreso y siempre lo digo en general, yo nunca fui usuaria de cannabis. Entonces no tengo una postura ideológica previa a este caso salvo los prejuicios con los que nos formamos todos, no tengo ninguna postura previa al respecto porque no sabía nada de esto. Yo nunca había visto una flor de cannabis en forma personal ni una planta, no la distinguía de un jazmín. Cuando ella me explicó que es lo que hacía y cómo lo hacía, me di cuenta que yo no la iba a poder defender si no me informaba. Pasa lo mismo con cualquier delito si te toca defender a alguien que porta un arma y no podés distinguir un rifle de aire comprimido de un AK47, no lo podes defender, o por lo menos esta es mi mirada: en cada causa que entro en un tema específico me informo porque si no, me puedo equivocar o encarar una defensa incorrectamente. Esto es muy específico. Tenes tipos penales que son muy claritos y otros que no, que derivan a otra ley, a otro conocimiento como es el caso de la ley de drogas que deriva a un decreto del poder ejecutivo o que tienen relación directa con otras ciencias como la medicina, la biología, y si no sabes un poco de esto no entendés completamente este tipo penal. Yo de esto no sabía nada, no sabía que existían cultivadores solidarios, lo poco que sabía de la ley de cannabis medicinal es que había tenido media sanción en Diputados por lo que vi en los medios, entonces no tenía conocimiento suficiente. Adriana declaró y explicó todo. A partir de ahí lo que hice fue estudiar porque entendí que era la única manera de trabajar bien esto, leí todo lo que pude: el libro de Escohotado, el compilado de A.R.E.C., revistas THC, todo el material que al que accedí de distintas formas. Después hay mucho conocimiento que ahora tengo porque los mismos cultivadores me fueron enseñando o la gente de las agrupaciones me va explicando y cuando vas entendiendo cómo va la cosa te das cuenta que es un tema que tiene que ver con el derecho a la salud, que excede el ámbito penal, que es un tema que nos afecta a todos o nos puede llegar a afectar, entonces ¿cómo no te vas a involucrar en esto? Más allá del rol institucional como defensora de Adriana, como mujer del derecho que está a favor de los derechos humanos, ¿cómo no me voy a involucrar en un tema de salud y derecho humanos? Desde el ámbito en el que me toca trabajar me parece que es una responsabilidad social básica y más siendo defensora pública, ni siquiera se me ocurrió no hacerlo; directamente fui y dije ¿qué es lo que hay que hacer para explicar qué es esto? Además, entiendo que tengo una formación muy ortodoxa en derecho penal como tenemos casi todos los abogados, dogmática, que quiere decir que lo que sabemos lo sabemos porque está escrito en una ley, en una fuente jurídica, doctrina, etc. Y en este tema puntual ni la ley ni la jurisprudencia tenían demasiado material, entonces uno tiene que abrir la cabeza y buscar información en otros lados para poder saber y mirar distinto.Además, la ley, la doctrina, y la jurisprudencia están formadas por la subjetividad de quien produce el discurso. Y esa subjetividad está formada por otras circunstancias como son los prejuicios, si uno ya trae un prejuicio, eso lo usa al momento de aplicar la ley, de interpretarla o de trabajar un caso. En estas causas de cannabis terapéutico para trabajar con la ley uno debería correr el prejuicio de lado y mirar estrictamente la parte jurídica. Si uno mira la parte jurídica hay un derecho a la salud que se ejerce y punto. La ley penal no puede estar nunca por encima al derecho a la salud que es un derecho básico. Entonces empecé a relacionarme conlos distintos actores que trabajan estos temas para aprender, y después me fueron invitando a participaren algún congreso, alguna charla y fui a hablar desde el ámbito de mi competencia y no de cualquier cosa, porque no juzgo las decisiones sobre de política criminal porque no me corresponde, pero si creo que debe haber mirada de género y derechos humanos en todos los actos del estado.       "Esta perspectiva de género para mí es fundamental de aplicar porque hay una desigualdad permanente, cuando se aplica una política pública, como es en este caso una guerra sobre las drogas e incluís este tipo de criminalización sobre los cultivadores solidarios o terapéuticos, pones siempre mucho más en riesgo a mujeres porque son ellas las que mayormente tienen a cargo las tareas de cuidado..."   -C: Hablaste del caso Adriana Funaro. La siguiente pregunta es ¿cómo analizarías las políticas de drogas desde una perspectiva de género?   -VBP: El tema lo veo así, el problema es que las mujeres en general son las que más tienen a cargo lo que son tareas de cuidado. Las tienen a cargo porque estamos en una sociedad muy desigual en ese sentido, totalmente patriarcal que considera que es una obligación de las mujeres, se ve en la práctica: si una pareja tiene un hijo con una enfermedad gravísima que requiere atención permanente o mucha atención, desde un TGD o TEA hasta una parálisis cerebral o leucemia, es común que sea la mujer la que deje de trabajar o ceda su vida para el cuidadoaunque diga que lo hace voluntariamente. Es la mujer la que deja de hacer todo para estar al lado de ese hijo. En los casos de Mamá Cultiva es típico, son las mamás ¿por qué? Porque han dejado todo para estar a cargo de esos hijos, que me parece bien, es lógico y respetable, pero la realidad es que son las mujeres las que absorben esas tareas de cuidado tan difíciles. Lo mismo cuando se enferma un anciano o adulto mayor, la que cambia los horarios o deja de dormir en su casa para dormir en la casa de los padres o abuelos suele ser la mujer, incluso las mujeres cuidan a las suegras, a las tías del marido. Esa es la realidad de la sociedad en que vivimos, cuando se persigue o criminaliza a personas que se ocupan del “cuidado” de ese paciente que usa cannabis o cultiva cannabis o usa aceites. Se persigue más a las mujeres y se criminaliza más a las mujeres que a los hombres. Es lógica pura, si ellas son las que se ocupan de suministrar esta medicina, de generarla, de promoverla y suministrarla de alguna manera, y se criminaliza ese sector social, se afecta mucho más a las mujeres.Esta perspectiva de género para mí es fundamental de aplicar porque hay una desigualdad permanente, cuando se aplica una política pública, como es en este caso una guerra sobre las drogas e incluís este tipo de criminalización sobre los cultivadores solidarios o terapéuticos, se pone mucho más en riesgo a mujeres porque son ellas las que mayormente tienen a cargo las tareas de cuidado. Esta es la sociedad donde se está aplicando esa política, y pienso que esa mirada de género es necesario tenerla. Hay un organización, WOLA, Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos, una instituciónque existe está en Estados Unidos y que se dedica a estudiar cuestiones de derechos humanos en América Latina, que hizo una investigación junto con otras organizaciones de distintos países latinoamericanos y la OEA, por el lado argentino fue el CELS, un análisis de quiénes eran los más afectados en esta guerra sobre las drogas y en ese trabajo hay un análisis muy grande respecto de cómo aumentó exponencialmente la cantidad de mujeres presas a partir de aplicar leyes contra las drogas. La fundación Intercambios también tiene hecho un estudio que da cuenta que en Argentina la gran mayoría de las mujeres detenidas, lo está por la ley de drogas y esto se repite a nivel América Latina. Ese informe salió publicado en agosto de 2016 en página 12, lo levantó Mariana Carbajal en un artículo que se llamaba Las víctimas quedan presas; y lo dió a conocer la Defensoría General de la Nación oportunamente. Es un informe público, se baja de internet de forma gratuita y de acceso libre. Ahí se hizo un estudio súper detallado de cuánto ha aumentado o qué incidencia ha tenido la criminalización de tenencias de droga a pequeña escala en mujeres, y se advierten estadísticas de aumento de criminalización de mujeres y de detenciones de mujeres, porque las leyes penales de drogas tienen penas muy altas y muchas no excarcelables, incluso el aumento de detenciones de mujeres es muy alto en comparación con otros delitos. Después tenés las mulas que es el otro gran ejemplo de personas en situación de pobreza que están criminalizadas por el sistema y que la mayoría son mujeres. Desde mi experiencia en el conurbano bonaerense se ve mucha mujer extremadamente pobre, muchas víctimas de violencia de género sostenida, madres con muchos hijos que no tienen modos de subsistencia y que subsisten con la reventa a muy pequeña escala de estupefacientes porque es algo que pueden hacer desde la casa. No lo estoy justificando: estoy diciendo lo que pasa.  Esas terminan presas, es común que las denuncien, es común que las allanen y es común que terminen presas, porque la pena mínima del quinto C ( de la ley 23.737, ver notas.) son cuatro años con lo cual no es un delito excarcelable. Y cuando se solicita la concesión de arresto domiciliario por la cantidad de hijos chiquitos que tienen a cargo en forma monoparental, en general no permiten cumplir el arresto en el mismo lugar donde se presume que se estaba cometiendo el delito, entonces quedan un montón presas porque no tienen un domicilio alternativo donde vivir, o cumpliendo un arresto domiciliario en otro lugar de prestado precarizando aún la situación de vida que ya tenían la mujer y sus hijos.En este informe de WOLA también se resalta otra cuestión que tiene que ver con el género y es que cuando vos se criminaliza a una mujer por cualquier delito hay una afectación secundaria que sufrirán los hijos menores que tuviese a cargo, los efectos de encarcelamiento de mujeres afectan a la persona mayor detenida tanto como a su hijo menor, ese hijo que sufre la ausencia de esa madre que es la que está a cargo de forma directa de su crianza y genera una ruptura de ese entramado familiar que tiene consecuencias tremendas a futuro. No justifico ninguna violación a la ley, ni justifico la comisión de ningún delito, pero la realidad es que hay políticas que se relacionan a estas cuestiones, que para mi por ser temas de género deben verse. Para visibilizar esto existen informes como el de Intercambios o WOLA o el instituto transnacional de Amsterdam, otro organismo que ha hecho investigaciones de este tipo.   -C: Hoy por hoy dirías que esta perspectiva no está presente a la hora de abordar los casos.   -VBP: Yo no puedo hablar en general. En los casos que me ha tocado trabajar, muy pocas veces. Y me ha pasado de plantearlo por escrito fundadamente en muchos casos y que directamente sea contestado como si no estuviera, entonces cuando tuve que plantear recursos de apelación este fue uno de los agravios, la ausencia de perspectiva de género que subyace en la criminalización de las mujeres.   -C: ¿Los tribunales de primera instancia lo toman?   -VBP: Algunos, otros no, depende los casos. En el caso de Adriana lo han tenido en cuenta, el juez de garantías tuvo en cuenta su situación de salud y el hecho que era una mujer con ciertas condiciones subjetivas y de salud, le otorgó el arresto domiciliario bastante rápido, en tres días, pero se trata de un caso de cannabis terapéutico. En otros casos donde no es cannabis terapéutico la mirada de género directamente no suele estar, cuando es una mujer vendiendo paco en la casa donde vive con sus hijos por cumplir el mandato de su rol de género. Como tampoco suele haber mirada de género sobre la situación de pobreza estructural que pueda estar sufriendo y que siempre afecta más a las mujeres, o la situación de violencia de género que en la que pueda estar inmersa,con lo cual es un tema muy complejo.   -C: ¿Partiendo de una perspectiva de género podrías por el contrario ver dicha circunstancia como atenuante?   B: Sí, yo lo vería como una situación de necesidad donde la persona no pudo elegir otra cosa. Pero para poder ver esto también hay que entender que a muchos, no todos, de los lugares en los que se detienen a estas mujeres son lugares donde el Estado llega más que nada a través de la policía. Muchas de estas mujeres no tienen adecuado acceso a la salud, ni a la prevención en violencia de género, entonces a veces están sometidas desde la propia pareja para vender y como están en la casa con los hijos es la que es más fácilmente detenida. El hombre tiene más chances de evitar la criminalización, en cambio una mujer con varios chiquitos ¿cuánto puede evitar? Pero bueno, estoy hablando de una perspectiva de género que también es bastante nueva, como toda perspectiva de género en general para los temas jurídicos. Yo intento visibilizarla en todas las causas en las que me toca intervenir y estoy segura que un montón de colegas también lo hacen, esperemos que en algún momento se tenga en cuenta en la mayoría de los casos en los que se plantea.   "Antes de la ley, cuando Adriana declaró, ella tenía que convencer al fiscal de que este cannabis podría ser usado para lo que ella decía; con la sanción de la ley ya está reconocido. Hoy no hay un juez o un fiscal que pueda decir esto no es cierto, no es cierto que pueda tener un uso terapéutico porque ya hay una ley que lo dice bien claro, deja de ser una cuestión de fé o ideológica o de principios o de interpretación dudosa, para pasar a ser sin lugar a dudas, incluso para el más dogmático, un hecho: el cannabis medicinal existe "     -C: Uno de los lemas principales de la campaña de Macri en el 2015 fue "Narcotráfico cero", ¿Cómo evaluás en estos dos años y medio que van de gobierno,la política de drogas del mismo, la de Seguridad y Derechos Humanos?   B: Bueno a ver, yo no puedo hacer una evaluación de ese tipo, sí te puedo decir algo que para mí es claro: cultivar cannabis para uso terapéutico, extraer aceite para uso terapéutico, producir una crema, una tintura para uso terapéutico, tener cannabis para uso terapéutico o suministrarlo a una persona enferma no es narcotráfico, no tiene nada que ver con el narcotráfico. Con lo cual, si el Estado impulsa una política contra el narcotráfico es una decisión de política criminal como existen otras, pero las acciones en favor de la salud a través del cannabis terapéutico no tienen nada que ver con el narcotráfico, me parece que no deberían estar abarcadas por las políticas contra el narcotráfico. Lo que hace una mamá para su hijo que convulsiona 400 veces por día es lo más lejano posible al narcotráfico, lo mismo en el caso Funaro donde la imputada sufre varios problemas severos de salud y usa el cannabis para tratarlos. Las políticas criminales que realice el Estado contra el narcotráfico tienen que ver con decisiones en las que no me puedo meter ni me corresponde opinar, pero que no deberían afectar a la gente a la cual me toque defender por acciones con cannabis medicinal realizadas en favor de su salud y no en perjuicio de nadie, porque no tienennada que ver con el narcotráfico.   -C ¿Qué marco regulatorio propondrías para Argentina? ¿Cómo evaluás la convivencia de la ley 23.737 con la ley 23.750?   -VBP: La ley nueva 23.750 ha traído a mi gusto algo espectacular que es el reconocimiento formal de la sustancia en su uso medicinal. Cuando yo dije más temprano que la mayoría de los abogados tenemos una formación dogmática digo que tomamos nuestra formación jurídica y resolvemos e intervenimos en los casos que nos toca según los recursos jurídicos, como lo es ahora esta ley. Antes de eso, cuando Adriana tuvo que declarar, ella tenía que convencer al fiscal que el cannabis podría ser usado como medicina como ella decía, con la sanción de la ley ya está reconocido. Hoy no hay un juez o un fiscal que pueda decir que no es cierto que existe el uso terapéutico del cannabis porque ya hay una ley que lo dice bien claro; deja de ser una cuestión de fé o ideológica o de principios o de interpretación dudosa, para pasar a ser sin lugar a dudas, incluso para el más dogmático, un hecho: el cannabis medicinal existe. Eso es fundamental y es el gran logro de esa ley. A Adriana la detuvieron en el mes de febrero y ahí la ley tenía media sanción de la cámara de diputados, la visibilización que tuvo su caso fue una de las razonespor las que se volvió a dar impulso al proyecto de ley y en la primera sesión de la cámara de senadores en el 2017 uno de los proyectos que se trató fue este, que se votó por unanimidad en todos los bloques. El día anterior a la sesión, hubo una reunión comisión y muchas de las personas que fueron tenían carteles que pedían la libertad de Adriana, a ese nivel tuvo visibilización en el congreso la situación de ella. Para el momento en que la Cámara de Apelaciones y Garantías de Lomas tuvo que resolver el recurso de apelación que interpuse contra la prisión preventiva que se le dictó, la ley ya estaba y la sala tercera lo tuvo en cuenta y lo escribieron en el fallo. Los jueces tuvieron en cuenta que esta ley existía reconociendo el uso medicinal del cannabis. Es así que creo que es fundamental que se haya sancionado esta ley. Ahora, hoy por hoy casi a un año de reglamentada esa ley, septiembre del año pasado, la información que tengo es que aún no hay cannabis medicinal producido por el Estado, no se ha puesto en marcha dicha producción, por lo cual los cultivadores solidarios y los usuarios terapéuticos están en las mismas condiciones que estaban el año pasado, en riesgo de criminalización y judicialización de sus situaciones porque el único acceso que tienen es cultivando. Ojalá se implemente rápido el programa, efectivizándose loque la ley dice; o se reglamente el artículo 8 de laley y se regule algún sistema de autocultivo o cultivo de cannabis controlado por parte de las agrupaciones. O algún tipo de mecanismo por el cual, por supuesto controlado por el Estado,se pueda producir el medicamento. La gente lo necesita y lo va a seguir usando porque hay muchas personas que no tienen otra solución ¿y a esas personas que otra opción se les da? No se puede exigirle a alguien que elija entre vivir muy mal o arriesgarse a ser criminalizado por la ley penal. El derecho de las personas a mejorar su calidad de vida y de gozar del mejor bienestar psicofísico posible, que es lo que dice la Organización Mundial de la Salud que es el derecho a salud, no sólo la ausencia de enfermedad,es un derecho que a las personas se les debe garantizar.En Argentina lo tiene que garantizar el Estado, porque el mismo sistema de los tratados de derechos humanos establece la obligación de proteger, respetar y hacer cumplir ciertos derechos básicos, como es el derecho a la salud. Con esa mirada el derecho humano a la salud relacionado con esta medicina puntual debe ser de alguna forma asegurado o garantizado y respetada la no injerencia del Estado en las acciones que sean en favor de eso. Acá por ahora no está pasando porque no se les asegura el acceso a la sustancia a quienes por razones de salud la necesitan y a su vez no se frenan las injerencias arbitrarias en los caso de cultivadores solidarios de cannabis terapéutico o cultivadores terapéuticos. A su vez, creo que es muy importante informarse, así como pasó en mi caso que era una persona que de esto no sabía nada y a raíz del caso de Adriana tuve que aprender de cero. Tuve que dejar de lado mis prejuicios para entender un poco de que se trata esto y entender cómo funciona el cannabis en el cuerpo, qué patologías trata y cómo debe ser cultivado, cómo se produce el aceite, cuántas plantas se necesitan, que existen distintas cepas, una formación técnica concreta que tuve que estudiar para entender cómo funcionaba, así como tuve que aprender como se creó el sistema prohibicionista, cómo se generó y cómo devinieron las leyes penales que hoy rigen, creo que todo esto es información que debería circular más públicamente. Todos los operadores jurídicos que intervenimos de alguna manera en esto deberíamos poder conocer esta información, me parece muy importante, sino es muy difícil correr los prejuicios que uno ya trae de antes para trabajar en las causas sobre cannabis terapéutico. No digo lo que deben hacer los demás, digo que es información que debería circular, y es por eso yo participo en jornadas y congresos, y he dado algunas entrevistas, porque me parece que ayuda a la discusión o puede generar la inquietud en algún otro y modificar las miradas que existen sobre el tema.       [1]"Art. 5º — Será reprimido con prisión de cuatro (4) a quince (15) años y multa de cuarenta y cinco (45) a novecientas (900) unidades fijas el que sin autorización o con destino ilegítimo: c) Comercie con estupefacientes, precursores químicos o cualquier otra materia prima para su producción o fabricación o los tenga con fines de comercialización, o los distribuya, o dé en pago, o almacene o transporte; [2]Art. 14 — Será reprimido con prisión de uno a seis años y multa de trescientos a seis mil australes el que tuviere en su poder estupefacientes.La pena será de un mes a dos años de prisión cuando, por su escasa cantidad y demás circunstancias, surgiere inequívocamente que la tenencia es para uso personal.  
Medicinal

"El objetivo fue hacer algo útil para la gente. Teníamos la oportunidad con una ley que daba opciones de trabajar"


Desde el equipo de comunicación de CODELO entrevistamos esta vez a Burix Mechoso, Biólogo e Investigador de la UdeLaR (Montevideo, Uruguay).

thumbnail_img
  -C:  Vos sos biólogo, investigador del UdelaR ¿qué investigás? ¿En particular con el cannabis qué estudiaste o investigaste? -B: Nosotros estamos trabajando en un contexto de un grupo interdisciplinario que en realidad se transformó en núcleo luego de un llamado del "espacio interdisciplinario" que es una dependencia, aparece la oportunidad de formar diversos núcleos sobre varios ejes temáticos con participación y tratar de ver desde una mirada múltiple un aspecto, un problema. En nuestro caso en el año 2015 nos presentamos a un proyecto que justamente era la apertura de nuevos núcleos temáticos y tuvimos éxito, y somos un grupo interdisciplinario sobre cannabis. En principio lo conformamos dos facultades con tres servicios, la Facultad de Química con el Laboratorio de Farmaconosia y productos naturales del departamento de Química Orgánica, y en el caso de Medicina dos laboratorios, el de Radiobiología del departamento de Biofísica y el Laboratorio del sueño del departamento de Neurofisiología. Ese es el departamento básico, somos 4 integrantes: dos de radiobiología, uno de neurofisiología y un químico.  El grupo tiene independencia académica porque forma parte de la Universidad de la República. El objetivo fue hacer algo útil para la gente. Teníamos la oportunidad con una ley que daba opciones de trabajar a estos niveles, ver el cannabis desde lo recreativo, lo industrial, lo medicinal, un cuarto aspecto que es la investigación lo que nos pareció interesante, ahí establecimos que somos un grupo de investigación básico, somos un biólogo, un químico, biotecnólogos, doctores en ciencias, entonces bien, ¿qué podemos hacer? Tenemos un panorama muy interesante que es lo que se cultiva en el país. Se nos ocurrió la instancia como a priori establecer la genética de las plantas que se cultivan en Uruguay con al menos unos diez años de permanencia en el mismo, lo hicimos con el propósito de conocer el punto de partida para luego estudiar la parte analítica sabiendo de qué partimos. Esa parte analítica que lo hacen los químicos nos permiten con esos mismos estratos hacer estudios a nivel biológico, tanto in vitro como in vivo. En el caso de radiología trabajando con líneas celulares tumorales y en el caso de los neurobiólogos del sueño con modelos animales, pero siempre pensando, ampliando sobre todo a nivel clínico porque la gran masa de conocimiento que se necesita en particular con el cannabis medicinal es la evidencia que se puede producir a nivel de ensayos clínicos a nivel observacional o ensayos clínicos propiamente dicho. Ese es el resumen del origen de este grupo. -C: Sobre las muestras que estudiaron, ¿me decías que estudiaban plantas con diez de permanencia en el territorio o ahí estas haciendo referencia a la gente que investigaban? -B: No, tomamos de esas 250 plantas que se analizaron, obviamente no tomamos todas las flores para hacer la parte analítica sino aquellas que nos parecían más interesantes.   "La diferencia entre recreativo y medicinal a veces es ficticia, pero la dificultad radica a nivel administrativo y de salud pública que ha sido muy reticente y difícil el planteo ante las autoridades sanitarias."   -C: Hace diez años-cuando no estaba la ley- ¿De dónde sacaron esas muestras? ¿Qué criterios utilizaron? ¿A quiénes acudieron? -B: Fuimos muy cuidadosos en ese aspecto, si bien somos un grupo interdisciplinario primero nos conformamos como grupo y como tal tuvimos el aval de Medicina, de la facultad de química, el aval del Ministerio de Salud Pública en su momento y la Junta Nacional de Drogas, no el IRCCA porque todavía no se había conformado. Entonces, empezamos con los pies sobre la tierra diciendo que en esta instancia por diferentes razones podemos generar una ley que nos habilite a hacer efectivamente esta investigación. Pero, como dices tu ¿de dónde conseguimos las muestras? Con la anuencia de la Junta Nacional de Drogas no tuvimos ningún inconveniente o problema de poder estudiar la parte genética porque era tomar diferentes muestras, de diferentes plantas de gente que quisiera colaborar en el estudio, ahí acudimos a diferentes asociaciones, algún club en formación o que estuviera permeando su trámite, básicamente algunas asociaciones que, en particular la Asociación de Estudios de Cannabis del Uruguay que ahora ya no existe, fue un puntapié de las organizaciones sociales que nos permitió conocer sobre todo cultivadores que hace mucho tiempo que estaban en el medio, obviamente autocultivadores con la dificultad que llevaba no tener la ley 19.172, con ellos logramos obtener una buena cantidad de muestras y hacer los estudios genéticos que estamos llevando a un congreso de genética y estamos llevando casi listos para publicar. La idea realmente fue muy interesante, como docentes e integrantes de la universidad tenemos una triple función que tiene que ver con la docencia, la investigación y un tercer elemento establecido en la propia ley orgánica de la Universidad de la Republica que es la extensión, este era justamente el contacto con los cultivadores y los actores sociales nos parecía justamente la oportunidad de establecer esa comunicación dialógica entre académicos y no académicos, todos formamos parte de la sociedad civil, pero unos cumplimos un rol y otros otro, ahí fue un ejemplo muy lindo y muy bueno para utilizar esos insumos para relacionar e iniciar nuestras investigaciones. Hoy seguimos en lo mismo, ya con una legislación más madura con procedimientos y reglamentos también más ajustados. Al principio nos costó un poco porque las puertas en este tema no fueron tan fácilmente abiertas, sin embargo, contamos con el aval de las autoridades en su momento y eso nos permitió trabajar con seguridad de grado, con tranquilidad y lo que queríamos era investigar, así que no había otro fin, pudimos establecer un convenio con el propio Instituto de Regulación y Control del Cannabis. Esos fueron los dos primeros proyectos que tuvimos. -C:¿Cómo se desarrolló a partir de la ley la investigación sobre cannabis?  Vos me comentaste de tu área pero te hago la pregunta extensiva a todas las áreas. ¿Qué dificultades hubo? -B: Te puedo hablar de las dificultades que hubo en tanto a la investigación que básicamente tiene que ver que a nivel básico no hay problema porque no implica investigación con seres humanos y el escollo que podría ser la autoridad sanitaria, que son muy reticentes para aprobar todo proyecto que implique el uso del THC, no tanto del CBD, el THC por la psicoactividad, es una institución históricamente complicada, de la cual no es fácil obtener permisos. En nuestro caso lo sorteamos porque no estamos trabajando con seres humanos, estamos en una etapa preclínica, tu dirás a nivel clínico hay mucha evidencia en el mundo, hay mucho espacio para generar más evidencia. Si bien nosotros trabajamos a un nivel básico nos interesa mucho el contacto con los clínicos, ampliar la interdisciplina, algunas cosas hemos concretado, hay un grupo de neurología, algún centro de salud vinculada a la universidad, vinculada con la veterinaria, también con humanos con dolor si bien no han llevado a cabo el proyecto tienen interés, reumatología, en oncología es más complicado por otras razones que hablaremos después. Ese empujón inicial esta permitiendo permear en otros ámbitos, cada vez que podemos generar un contacto y brindar un apoyo desde nuestra humilde posición lo hacemos. -C: ¿En cuánto la industria del cañamo? -B: Eso no hay problema en los cuatro aspectos, yo no estoy vinculado con ese tema, pero sí tengo algo de conocimiento y te puedo transmitir que el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca que es el que en definitiva permite la posibilidad de generar cultivos de cáñamo no crea problema. A ellos les interesa aquellas empresas o aquel emprendimiento respete lo que la ley dice, entonces lo que consiguen el cáñamo tiene que tener no más de un 1% de THC lo cual es muy amplio porque en Europa es más restrictivo. Uruguay en ese sentido, el punto de quiebre con respeto a el porcentaje de THC que puede tener el cáñamo es el 1% lo cual es muy alto comparado con el resto el mundo. Hay varios emprendimientos que tienen que ver con el cáñamo industrial, algunos emprendimientos para producir y exportar, creo que ahora hay uno solo vinculado con producir y elaborar en noción de productos de carácter farmacéutico, sé un proyecto quizás hay algunos más de los cuales no tengo conocimiento, pero bueno no formo parte de, no formo parte de la cuestión administrativa, soy un universitario, pero sé que no hay dificultad. La mayor dificultad es nivel de investigación del cannabis medicinal y su uso porque el Ministerio de Salud Pública, ya pasamos a otro ministerio, a otro elemento, otro órgano del poder ejecutivo, tiene dos lugares que tienen que ver con las medicinas y los estupefacientes son muy estrictos en tanto a que no ha facilitado mucho en la posibilidad de llevar adelante estudios clínicos o el mismo uso de esos productos. Es una pena porque acá en Uruguay se abrieron las cuatro posibilidades sea a nivel recreacional, industrial, medicinal e investigación. Se inicia la parte recreativa cumpliendo con todas las etapas, empezando por el autocultivo, con los clubs de membresía, inclusive las ventas de cannabis en las farmacias que se aprobó, lo que es el cannabis recreativo no hubo ningún problema todo se lleva adelante, el cannabis industrial tampoco tuvo problemas, en investigación quizá haya algunos ajustes para hacer poder realizar a través de alguna oficina que tenga que ver con la Universidad de la Republica. Al menos algunos proyectos, que entren en la universidad y poder monitorizarlo de manera más centralizada y facilitar el trámite de lo que es el IRCCA, ellos te dicen que para trabajar con cannabis necesitas un registro del proveedor cannábico. En la universidad se les había ocurrido en el sector de investigación científica poder tener un stock común y no tener que hacer cada grupo de investigación su trámite, sino que se hace a través de la universidad como institución, lo cual me pareció un acierto, pero eso no está totalmente aceitado pero es la idea. -C: Las dificultades para avanzar con investigación de cannabis medicinal ¿A qué las atribuís? -B: Cuando yo hablo de cannabis hablo de un producto que sale de una especie que es cannabis sativa L y de ahí hay muchísimas, con sus tres grandes grupos indica sativa y ruderalis, los híbridos que hay son enormes entonces muchas veces es recreativo, pero a su vez puede ser medicinal. La diferencia entre recreativo y medicinal a veces es ficticia, pero la dificultad radica a nivel administrativo y de salud pública que ha sido muy reticente y difícil el planteo ante las autoridades sanitarias. Hay grupos que han presentado proyectos y no se los han autorizado. Nuestro caso no es tan problemático porque trabajamos a nivel básicos, entonces no nos genera inconvenientes, podemos trabajar con los animalitos y con las células, entonces no hay inconvenientes, de hecho lo hacemos  con cannabis que proviene, con la debida autorización, del Instituto de Regulación de Cannabis, con diferentes fuentes y no hay inconvenientes y hemos establecidos algunos criterios básicos e iniciales para trabajar con alto contenido de THC y CBD que básicamente es cáñamo y niveles intermedio para tener un especie de paneo inicial y en la medida que se encuentre con hallazgos interesantes ampliará, profundizará o lo que sea.       "Otro aspecto en ese punto es la demanda que hay a nivel sociedad, no te voy a negar que en Uruguay existe gente que elabora sus propios productos, eso no tiene ningún problema porque vos con tu cannabis podes hacer lo que quieras en tu casa, eso nadie te lo va a objetar, el tema es cuando se elabora algún producto de manera artesanal y eso es comercializado, eso existe en Uruguay está dentro de un mercado gris."   -C: Te pregunto por el proceso de gestación de la ley. ¿Cuál fue tu participación o del grupo en ese proceso? ¿Qué rol jugó la universidad, los investigadores y los profesionales en su investigación? ¿ Qué rol juegan ahora en su aplicación?   -B: La universidad cada vez que se la consultó por algún tipo de asesoramiento ya sea, o para organizar o cooperar con algún evento de algún foro de cannabis medicinal o el propio IRCCA como ya teníamos un convenio o proyecto de intercambio, siempre estuvimos presente apoyándolo desde la academia. Un ejemplo: cuando se nos solicitó realizar un informe para elegir las variedades que se iban a cultivar para vender en las farmacias, realizamos un informe en el cual la idea era que ese cannabis que se vendiera en farmacias si bien con un fin recreativo al menos se contemplara la reducción de riesgos y daños, y la universidad lo hizo. Cuando se necesitaron análisis hechos por nuestros compañeros de química estuvo presente y se hicieron esos análisis. También con lo que tiene que ver con las elecciones de estas variedades, siempre estuvimos presentes cuando nos solicitaron. -C: ¿El rol fue más de recibir los pedidos que un rol activo? -B: Lo que pasa es que la gestación de la ley tiene que ver mucho con el movimiento social, acá la sociedad ya se venía manifestando a favor de un mercado regulado y una ley que permitiera que por plantar no fueras en cana o por formar un club. La mayor fuerza vino de la sociedad y la universidad en esa etapa algún aporte hizo, nuestros compañeros en el 2012 cuando se generó desde la Comisión Sectorial de Investigación Científica una publicación de una puesta en punto del tema, la universidad coparticipó en ese momento, con menor peso quizás. Luego, lo fue expandiendo en la medida que nuestro grupos y otros se fueron interesando y aportando lo suyo desde su ámbito. -C: ¿ Cómo caracterizas el escenario político tanto en Uruguay como en Latinoamérica en relación con las políticas de drogas? ¿Cambió en los últimos años? ¿Cómo? -B: La percepción sí, cambió, digamos que Uruguay desperdició una oportunidad porque si bien se generó una ley tardó mucho en llevar adelante la regulación del cannabis medicinal, por ejemplo. Y esas resistencias propias de un país conservador se expresaron de algún modo, si bien existe la ley y no todas las cabezas que conforman el ejecutivo o los órganos que pudieran tener que ver con las reglamentaciones permanentes vienen con una carga cultural de prohibicionismo, hay resistencias.Pero todos aquellos que decían esto es un desastre, hasta ahora los autocultivadores son muchísimos, los clubes de membresía son muchísimos, los inscriptos para obtener cannabis recreativo en la farmacia supera los 30.000, más de un 1% de la población uruguaya. Yo creo que cambió mucho, te digo una anécdota vos antes tenías una planta, te denunciaban y de pronto tenias un proceso penal. Hoy la policía no te hace un allanamiento, se da la situación contraria vos podes denunciar que robaron tus plantas y la propia policía está contribuyendo para que la recuperes y eso se ha dado. Ese vuelco político, social, cultural a mi me parece muy interesante y hay un monitoreo de ese cambio con una fuerte autocrítica, la ley perfecta no es: admite transformaciones y unas series de restricciones, por ejemplo por qué los extranjeros que vienen al Uruguay, donde el rubro turístico es muy fuerte, esta muy claro en la ley que n-o está permitido. En mi opinión en una primera etapa es atendible, pero no admisible, yo creo que en el futuro debería existir porque si lo restringís  le estas generando ningún problema al país o al resto. En el Mercosur o alguna otra juntada entre países la voluntad política dirá si sí o si no, pero está bárbaro el hecho de tener está oportunidad, en algunos casos funcionó muy bien y en otros todavía le esta faltando un empujón fuerte, yo creo que el mayor problema es político, el gobierno anterior donde el presidente era José Mujica se genera esta ley y al final del mandato la hereda el siguiente gobierno que es Tabaré Vázquez y yo percibo un cambio en lo que puede ser la permisibilidad. Si bien el presidente dijo dentro de la ley todo y fuera de la ley nada, yo creo que con una ley de 10 de diciembre del 2013, si recién en el 2018 estamos habilitando la posibilidad del uso de cannabis medicinales, se está generando la discusión si lo aceptamos sólo como medicamento o si se acepta la especialidad vegetal como tal, es un debate que  ya debería estar zanjado. Otro aspecto en ese punto es la demanda que hay a nivel sociedad, no te voy a negar que en Uruguay existe gente que elabora sus propios productos, eso no tiene ningún problema porque vos con tu cannabis podes hacer lo que quieras en tu casa, eso nadie te lo va a objetar, el tema es cuando se elabora algún producto de manera artesanal y eso es comercializado, eso existe en Uruguay está dentro de un mercado gris, pero existe y hasta al alcance de aquel que viene un mínimo de conocimiento de como se mueve este aspecto y se obtiene. Lo interesante es que no se tenga que recurrir a este tipo de situaciones, que vos puedas adquirir un producto que este debidamente controlado y lo que te llegue sea eficaz y seguro, sea un medicamente o especie vegetal, esos controles me parecen que le darían una fortaleza mayor a este paquete que genera la propia ley. Esos son situaciones que resolver con diferentes matices de pensamientos, con diferentes ángulos de la política, la sociedad, desde la academia, esas son las dificultades que yo encuentro.  -C: Tanto en el debate mismo de la ley como actualmente, como biólogo ¿Qué opinás de una ley similar para las otras drogas hoy ilegales? ¿Te parece viable o deseable o no se las puede tratar como el cannabis? -B: Lo que pasa es que no es lo mismo hablar de cannabis, de cocaína o de otras tantas drogas, sobre todo de origen sintético que están presentes en la sociedad y que se pueden obtener con tanta facilidad a través de internet. Yo creo que un camino de regulación no le viene mal al país, a la región, poder determinar sus propios destinos, me parece sano poder generar una discusión para ver si es posible llevar adelante un sistema regulado, que se vaya a dar o no, pero si esto fuertemente abierto a que haya una discusión en los interesados tanto usuarios como profesionales vinculados a la política, especialistas, todos los que puedan contribuir en diferentes ámbitos, no sólo médicos, antropólogos, economistas, psicólogos, yo soy un gran hincha de la interdisciplina. De la misma manera que al cannabis le están ofreciendo un marco de acción mucho mas amplio del punto de vista científico, creo que podría ser útil para el resto. Una mirada única es más parcial, en la medida que podamos hacerlo más multidisciplinario, sobre todo más interdisciplinario alrededor de esos ejes temáticos nos veríamos beneficiados, no sólo con el tema cannabis, sino con el resto de las drogas de uso social. Yo creo que esta es una primera aproximación y en la medida que podamos ser útiles y contribuir desde la academia o nuestras situaciones personales a ampliar el conocimiento, o sea a tratar de buscar un poco de luz en este oscurantismo que sea generado a través del prohibicionismo, me parece bienvenido, vos como activista y antropólogo sabes que la revolución cultural es más lenta, tiene sus bemoles y no es tan fácil en este tema donde hubo un fuerte impacto desde la política de generar cierto párate o dificultad de acceso desde diferentes ámbitos ya sea religioso, industrial, medicinal que se generó a partir de los años 60 y que se llevo adelante con la guerra de las drogas con los años 70 en adelante. Hoy por hoy se habla del no acierto de las políticas en contra de las drogas que sabemos que es un tema geopolítico importante y que sabemos que han gastado mucho dinero, mucho esfuerzo, muchos años y el problema sigue instalado. -C: En algunos lados como en la Argentina se profundizó. -B: Tal cual, yo creo que en la medida que generes un blanqueo de la situación, capaz no es la palabra más adecuada, podes establecer reglas claras de juego va a contribuir a una mejor convivencia. Yo creo que podemos ampliar nuestra capacidad de análisis y estar abiertos a que, no digo ser pro, porque también es real que aquel que está interesado en el tema tiene una tendencia a sesgar su visión, generar una discusión amplia de las partes que opinen lo contrario y se genere un insumo que pueda contribuir espero que a una mayor apertura y conocimiento y a no tener estas situaciones desgraciadas que tenemos en Latinoamérica, en Argentina, en Brasil, México. A mi me da mucho dolor de enterarme lo que pasa en México, mucho dolor y tantas muertes, casi por una negligencia política porque si esto se manejara de otra manera, con mayor apertura, creo que esta guerra no sería necesaria. En la medida en que algo se prohíbe genera un gran atractivo y eso favorece a generar todo tipos de negocios inescrupulosos y un narcotráfico internacional muy fuerte como es hoy en día.   En el actual gobierno de Tabaré Vázquez, esta es una opinión muy personal, se elimina la figura del presidente del IRCCA, entonces ahora el presidente del IRCCA es un integrante de la Junta de Drogas, depende directamente de la presidencia. Yo creo que esto es un poner en la misma bolsa de nuevo, cuando habíamos logrado separarla y verla desde otro punto de vista y para mí eso fue un retroceso.
Eventos

Actualizamos el cronograma de nuestros próximos talleres!


thumbnail_img
Actualizamos el cronograma de los próximos talleres a realizar por la Asociación.   9 de Junio - Taller de Cultivo Invernal 23 de Junio - Taller Terapéutico: Fibromialgia 14 de Julio - 5ta Copa-Cata Cogollos del Oeste 21 de Julio - Taller de Fitopatologías 11 de Agosto - Taller de Botánica 22 de Septiembre - Taller de Planificación de Cultivo Exterior 6 de Octubre - Taller de Sustratos 20 de Octubre - Taller Terapéutico 3 de Noviembre - Taller de Extracciones 17 de Noviembre - Taller Terapéutico   Para mas información enviar un mail a: inscripciones@cogollosdeloeste.com.ar     Proximamente mas info...
Medicinal

"La ley no termina de resolver varios temas, quizás el más importante para mí es el de los cultivadores solidarios porque tiene que ver con la adquisición, el poder tener el producto de cannabis"


Desde el equipo de comunicación de CODELO entrevistamos al Dr. Álvaro Sauri, encargado de la área de cuidados paliativos del Instituto de Oncología Angel H. Roffo.

thumbnail_img
Desde el equipo de comunicación de CODELO entrevistamos al Dr. Álvaro Sauri, encargado de la área de cuidados paliativos del Instituto de Oncología Angel H. Roffo. Conversamos sobre los tratamientos con cannabis que lleva adelante en el área de cuidados paliativos del hospital Roffo y sobre la situación de la política de drogas en la actualidad, especialmente con respecto al cannabis, su uso terapéutico y las perspectivas que se abren (o no) a partir de la sanción hace un año de la ley 27.350. "...El cannabis como producto de investigación es difícil porque no es un solo producto, son múltiples ellos que trabajan en cortejo"   -Codelo: Mi primera pregunta es ¿hay algún sustento científico para la prohibición del cannabis? -Alvaro Sauri: No, la prohibición es un tema de tabú, un tema político y está dentro de esas cosas donde sustancias médicas tiene que ser controladas por la policía, eso es un absurdo, no tiene sustento científico, sino ideológico, político y diría que infantil. Porque desde este punto de vista contradice el artículo 19 de nuestra constitución donde uno es responsable de sí mismo y en todo caso responderá ante dios si cree y nada más. Porque consumir cannabis al único que le afecta es al que lo consume. Podríamos discutir en ultima instancia si hubiera alguien que fuma un porro y esto pueda perjudicar al vecino que eventualmente aspira el humo, pero en última instancia eso sería secundario y no aspira cannabis directamente, tendríamos que discutir la polución ambiental, en la esquina de Junín y Paraguay, la esquina de la Facultad de Medicina, con la cantidad de colectivos que pasa alguien se fumó como once atados de cigarrillo a la vez, pero ese es otro tema. Desde el punto de vista legal, es un absurdo discutir un terma médico, entonces, no tiene sustento la prohibición desde el punto de vista científico ninguno. Ahora las drogas, las medicaciones, tienen efectos colaterales, la cannabis también lo tiene, incluso la cannabis es mucho menos peligrosa que otras drogas que sí usamos porque tiene dosis letal nivel 50 y la cannabis no tiene dosis letal 50, es decir, que ni siquiera mata. -C: ¿Qué sería la dosis letal 50? -AS: La dosis letal 50 serÍa la dosis que pone en peligro la vida de una persona, es del 50%, es una manera de explicar la dosis tóxica peligrosa que hace que de alguna manera te pueda matar; hay dosis letal 50 para diuréticos, dosis letal 50 para sedantes, pero la cannabis no, por algo muy sencillo no hay receptores de la cannabis en el cerebro donde está el centro cardiorrespiratorio, es la zona del ecencéfalo, la más primitiva del cerebro y en esa zona no hay receptores, en cambio,  sí en el resto del sistema nervioso, los receptores cb1 y cb2, mayormente cb1 que si interactúan con otros sistemas. Por supuesto la cannabis puede producir por ejemplo taquicardia, puede producir algunos problemas cardiovasculares, pero en sí no tiene dosis letal 50, eso si se trata de un paciente que está enfermo de algo, pero no per se. Entonces, policialmente cuando una persona ejecuta un acto, generalmente, no es solo el consumo de cannabis hay otras drogas que están detrás que son mucho más dañinas como la cocaína, aunque de la cocaína salen los analgésicos locales, así que todo es relativo. De todas maneras, no es comparable marihuana con cocaína en absoluto. Uno se cansa de ver artículos en la primera plana como el de la semana pasada en La Nación, el domingo, donde absurdamente ponen que el mayor consumo de marihuana está vinculado con el narcotráfico, etc., etc., y lo comparan con la cocaína, es un absurdo, es una estupidez. -C: Usted trata pacientes con cannabis y distintos derivados, ¿qué sería un cuidado o tratamiento paliativo con cannabis? ¿tiene total legitimidad en la comunidad médica? -As: La comunidad médica general es bastante pacata como dijo yo, no tiene tanta aprobación, pero eso sigue el régimen del miedo, el régimen de la estupidez y no el régimen científico al cual se deben atener los profesionales. Hablan de que no hay estudios con evidencias. Eso no es así, en varios países los hay y existen como producto medicinal, lo cual nosotros estamos atrasados 30, 40 años. Yo sí lo uso, indico y le doy una receta al enfermo que requiere medicina cannábica para tal o cual síntoma, nosotros lo usamos para la anorexia, para el dolor, para las nauseas y vómitos, para el estado de ánimo porque un poco de THC mejora el estado de ánimo, lógicamente no hay que tenerlo hiper excitado, para relajantes musculares. Tengo un paciente con una parálisis cerebral y le damos cannabis, algunos pacientes en la etapa de final de vida, con no solamente canceres sino con enfermedades de demencia, eso los tranquiliza. Pacientes con Parkinson, algunos pacientes pueden servirles y de hecho les sirve sintomáticamente, sirven en el control de síntomas que es lo que hacemos en cuidados paliativos, está el estudio científico del efecto antitumoral, el efecto antiinflamatorio donde hay evidencias clínicas de casos clínicos. El problema es, como esto es una sustancia prohibida lógicamente somos muy pocos los médicos que hemos hecho algún curso de cannabiologia. Hicimos en La Plata el año pasado; la comunidad médica en general habla de cierto reconocimiento cuando tiene experiencia. Nosotros que habitualmente manejamos en paliativos morfina, y otras sustancias, bueno, quizá tengamos cierta habilidad para manejar la cannabis como producto vegetal y como sustancia botánica en sí misma. Una medicina enfocada más naturista, pero aún así sin saber bien exactamente qué le estamos dando, nosotros hacemos un protocolo donde analizamos un mililitro de la sustancia que la persona toma para determinar qué relación hay de los principales cannabinoides que recibe como THC, CBD y CBN, esos tres en principio. -C: ¿Esa prueba donde la hacen? -AS: Esa prueba la hacemos en un convenio que tenemos con la Universidad de La Plata, la cátedra de toxicología,tenemos un vínculo donde nosotros le llevamos un mililitro de los distintos pacientes y tratamos de identificar los cultivadores para avisarles "bueno tu producto tiene esta proporción, esto y esto". También nos hemos llevado sorpresas, líquidos que no tenían absolutamente nada, por suerte no hemos encontrado en los pacientes que hemos analizados que tenga el producto insecticida o metales pesados que es otro de los temores, que no esté la planta bien cuidada, que no sea cultivada con la buena práctica, pero no hemos encontrado insecticidas ni otro producto peligroso en los que hemos mandado a analizar. Es como un producto médico en general, es nuestra indicación médica. Como se sabe hay mucha variedad genética de la planta, entonces podría ser que justo esa no era la apropiada para el enfermo, pero cuando uno controla y hace el trabajo consensuado, con cuidado de la persona, advierte las cosas y se modifica, lo genial de esto es que si hay un efecto colateral o alguna situación que no nos gusta con suspenderlo la situación se retrotrae. -C: No agrava otro cuadro. -AS: No agrava otro cuadro exactamente, es más peligroso en los pacientes que reciben quimioterapia que le pasan otras cosas y no tienen vuelta atrás. En cambio, con esto se puede volver. -C: Vos mismo me dijiste que el médico escucha al paciente y no al revés,¿por qué? ¿qué desafíos plantean para los profesionales de la salud los tratamientos con cannabis en este contexto? -AS: Claro, que el médico escuche al paciente es el abc elemental de la buena práctica médica, el relato del enfermo es lo primero porque el profesional lo que tiene que hacer en el texto que dice el enfermo ir descubriendo cómo es el síntoma que lo lleva a hacer la situación diagnosticada, entonces esto es un abc de la medicina. Lo que ocurre es que las personas tienen la experiencia de que los médicos no los escuchan, eso es real. Entonces, parece mentira que un enfermo tenga que decir le agradezco porque usted me escucha, cuando en realidad es el primer acto, escuchar y darle la mano al enfermo y escuchar. Bueno ¿qué te preocupa? Ahí empieza el relato y la historia clínica. Entonces, lo demás se acomoda solo, así tenemos pacientes convencidos de que tienen que tomar cannabis y nosotros le decimos, mira no has hecho esto, no has hecho aquello y si eso no funciona, genial a lo mejor lo que decís tener razón. Más de las veces estamos negando un tratamiento de lo que lo estamos aceptando porque también aceptar un tratamiento es un compromiso para uno por varias cosas: nos tenemos que fiar de los productos de los cannabis cultores. Los productos importado que muchos vienen de Chile o Uruguay tampoco estamos seguros de que tiene lo que dice que tiene, tenemos que ser cautelosos en ese sentido. En general es más de las veces que le decimos  que no es por esta situación, recreacionalmente ese es otro tema, sale del área médica. Podemos discutir la necesidad o no, pero eso ya es una opinión. Desde lo médico, desde lo científico muchas veces le decimos al enfermo "no", primero hace esta línea de tratamiento porque no se hizo bien y vemos, muchas veces tenemos pacientes que lo reubicamos en el tratamiento y no necesitan cannabis, también con un esquema clásico sin mucho problema; otros no, éste fracasa y vemos por qué es una buena opción. Esto es así por ahora porque nos falta investigación, yo estoy convencido que podría ser en tiempo potencial el cannabis tenga un efecto antinflamatorio, preferiría dárselo antes que un ibuprofeno, pero todavía no tengo evidencia clínica que me permite decir esto, vamos a investigar. Lo mismo con los efectos antitumorales, etc. etc. En la polimialgia reumática muchos enfermos toman y se sienten mejor, en algunas neuropatías, yo tengo un paciente con neuropatía lo ingiere y se siente mucho mejor y ha bajado el consumo de otras medicaciones. Lo vamos haciendo acorde, no le decimos a la gente tome cannabis y suspenda todo, pero lo vamos acompañando. En algunos casos la cannabis es complementaria y en algunos caso es central. En autismo la cannabis tiene un rol central para un tratamiento que traía mucha toxicidad y uno ve avances y progresos en chicos con autismo que uno se emociona de que sintomáticamente van respondiendo mucho mejor. Van adquiriendo cognición, van comunicándose mejor aparte de mejorarles el animo y la sociabilidad, ahí tenemos evidencia clínica que faltará corroborar con próximos trabajos, en todo el mundo funciono así. La gente tomó la sustancia y empezó a ver porque actuaba y más culpa de las prohibiciones que esto se acentúa,  basta prohibir algo que la gente lo va a hacer. Y entonces, de golpe puede ser útil y salimos a investigar, el cannabis como producto de investigación es difícil porque no es un solo producto, son múltiples ellos que trabajan en cortejo, la investigación de laboratorio típica estudia un solo producto de investigación… -C: Es una limitación de las teorías médicas. -As: Es una limitación del método de estudio, puede que algún día podamos estudiarlo mejor o encuadrarlo, dale la vuelta, como digo yo, de investigación más apropiada. Esta es la gran dificultad que hay, todo el mundo quiere hacer una sustancia y en esto se sabe que son muchas sustancias, que en realidad en el cuerpo esto pasa así todos los días ,no es una sola, probablemente no sea solamente la insulina, aunque la insulina lo demuestre, pero si no tiene determinadas proteínas, etc., etc. no termina de actuar. Esto es lo que pasa con la cannabis también. Ahora ¿por qué el cerebro humano tiene receptores para la cannabis? ¿por qué tiene receptores para la morfina? Después se descubre que existen endorfinas y ahora las magnofinas, 2AG que están vinculados. -C: Endocannabinoides. -AS: Claro, así como aparecen endorfinas, aparecen endocannabinoides, encima los endocannabinoides dentro del sistema nervioso están mucho, muchísimo más esparcidos que los opioides, lo cual es maravilloso. Pareciera que el sistema de endocannabinoides es un sistema de homeostasis, de equilibrio porque por un lado estimula, por otro inhibe y depende en que sector esté, en qué central por así decirlo es el efecto que produce. Así cuando estimula demasiado la corteza puede traer psicosis, delirios, excitación; por otro lado, mejora el ánimo, por eso todo esto tiene que estar en estudio, pero no por este efecto colateral en última instancia hay que prohibir. -C: ¿ A qué efecto te referís? -AS: Y cuando se produce algún cuadro de psicosis, de alucinaciones, de risa inmotivada, hiper excitación, bueno lógicamente no es un efecto deseado. A su vez yo a una paciente se lo tuve que suspender por un tema de dolor crónico con un manejo muy dificultoso por el efecto psicométrico que le producía, pero me reconoció que cuando estaba así tampoco sentía el dolor, pero ella no se sentía bien. Se suspendió porque le generaba hipertensión, hay un tiempo de adaptación y demás que a veces hay que esperar, son típicos los mareos; pero si se pone hipertenso una persona que no lo era hay que tener cuidado y saber manejarlo. Esa no era la planta apropiada para ella evidentemente y por eso la suspendimos lógicamente. Por eso los médicos tenemos que estar acompañando a los enfermos, a la pregunta anterior, es un descompromiso el profesional que no acompaña a su paciente si se entera que consume cannabis, lo que tiene que hacer consignarlo, nosotros lo anotamos en la historia clínica porque es importante para todos los profesionales y lo acompañamos. Estudiamos porque hay cosas que no sabemos y muchas veces saben más que nosotros.   "...la ley no termina de resolver varios temas, quizás el más importante para mí es el de los cultivadores solidarios..."   -C: Estamos un año que se haya aprobado la ley 27.350 de Cannabis Medicinal, ¿cómo caracteriza la ley, su posterior implementación y qué opina sobre su aplicación y el rol de los laboratorios? -As: El cannabis ha estado en un estado de prohibición, que aparezca una ley que lo permita es altamente positivo. En realidad para investigar y medicar no es necesario una ley, pero tuvo que ser porque estaba prohibida, se puede estudiar cualquier sustancia pero…; entonces es muy positivo.  Pero lógicamente la ley no termina de resolver varios temas, quizás el más importante para mí es el de los cultivadores solidarios porque tiene que ver con la adquisición, el poder tener el producto de cannabis. Es muchos países eso se resuelve no con facilidad, pero si tiene baja resolución efectiva, tomemos el modelo canadiense, el modelo de Uruguay que está al lado nuestro pero lo pusieron para uso recreativo. Paradójicamente les importa mucho el medicinal, y Chile, Colombia también tiene, son más de 40 países que tienen autorizada la cannabis. Entonces, la ley es un buen puntapié inicial, esto se hizo, el consejo en virtud de pacientes con convulsiones refractarías a los medicamentos, como son niños eso impacta y la política lo toma y circunscribió en principio a la epilepsia.  Pero hay autismo, hay un montón de cuadros para los cuales la cannabis tiene efecto medicinal. El consejo consultivo, que ya se tendría que haber reunido, tendría que haber definido la amplia gama de patologías que requiere el uso de la cannabis y acá hay un tema político porque si alguno dice que la cannabis es buena para la artrosis, entonces el estado tiene que hacerse cargo de todos los pacientes que tienen artrosis, son millones de pacientes y no les interesa. Que no interese no quiere decir que no sirva; así la cosa se puede sincerar, pero tomado de la Asociación Americana donde aceptan varios combinaciones de cannabis, puede haber otras más, ampliaría el abanico. Todo esto es resorte del consejo consultivo. El otro problema que tiene es que, dentro del consejo consultivo, por suerte, hay representante de los cannabiscultores para poderlos sacar del área de tráfico de drogas, que nada tiene que ver, es un absurdo. Sin embargo, un cultivador queda atado a esta situación legal que el artículo 8 deja muy flojo, sin inhibir claramente esto, porque esto inhibiría el autocultivo. El estado piensa que esto generaría una diáspora que generaría en todo el país, que de hecho habría que reconocer que posiblemente esté, entonces tendría que quemar todo El Bolsón, un montón de lugares.  Que no se les ocurra hacerlo jamás porque ahí tenemos una rebelión social directamente. En cambio, tendría que tomar el mando de facilitar, meterse y controlar el cultivo, la ley tiene falencias, pero es una apertura. Desde ese lado es positivo, lo que se hizo es positivo. Pasó un año, en este año se tiene que concientizar, se tiene que concientizar mucho más rápido a los profesionales, las asociaciones médicas como está haciendo Cameda, como está haciendo el Dr. Morante en La Plata, como hacemos nosotros cuando hablamos con los colegas. -C:  Dentro de las asociaciones médicas, ¿cómo crees que entra el debate político? -As: Y las asociaciones médicas son pacatas en general,  no pueden tomar una postura política son sociedades científicas, desde ese lado está bien. Pero no pueden estar de espaldas al pueblo, no pueden dar la espalda al objetivo de la salud, a la población que existe o que dicen servir. Entonces, como dicen "no hay suficiente evidencia, no hay suficiente trabajo." .En realidad sí los hay, no los hay completos, pero los hay; y/o hay que hacerlos. Podríamos tener la experiencia acá, pero entonces hay que permitir protocolos de investigación, para ello necesitamos productos, conocer ese producto y estandarizar ese producto para conocerlo un poquitito, tenemos una serie de trabajos; como eso no está definido, entonces toman una estrategia de no manifestarse demasiado o nada o poco. Y cuando uno no conoce, es una actitud prudente no tomar parte, pero si debería tomar la actitud de favorecer el estudio. La sociedad de neurología con el tema de las convulsiones están viendo con bastante seriedad el tema de la cannabis recién ahora y no es que era una novedad, esto se sabe hace 40 años, 30 años, 20 años, entonces la actitud como fue algo prohibido, “ay pero esto no esta permitido”. Porque lo dijo un americano en virtud de querer tirar el ultimo de cáñamo porque aparecía cultivos como el nylon y el plástico porque en el fondo eso facilito que tomaran el caso de un asesinato de una persona que mató una familia, y eso se lo atribuyeron al cannabis, entonces estimulo el crecimiento, después de la ley seca, estímulo el crecimiento del plástico y saco el cáñamo de circulación. Que en realidad no salió del todo porque el cáñamo se usa para un montón de cosas. De todas maneras, que haya reemplazado productos sintéticos, el plástico y el nylon, otros productos tipos de polímeros, también tiene su lado positivo, pero en realidad es todo una cuestión económica. -C: ¿El tema de la prohibición? -As: Y sí, claro, hay una cuestión política-económica. Entonces, cuando uno estudia esto y uno observa que han cerrado el cerebro, uno se indigna, habría que agarrar ese fulano y colgarlo de las pelotas. Fíjate de dónde arrancan las prohibiciones, arrancan de intereses, y cuando esto lo ejecutan en la medicina, se han perdido mucho tiempo, por eso no hay que tomar posturas del típico filosoficas- religiosas, han sido un poquitito el opio del pueblo.  El opio se decía porque te genera sueño, todos quemaron todos los cultivos de China, lo cual generó una crisis internacional porque en general del opio sale la morfina, entonces hay toda una zona protegida en Asía menor, la zona kurda de Turquía que se subvenciona para que siga cultivando opio, se siga cultivando la parasomnífero del cual salen el opio, la morfina para el resto del mundo. Pero fíjate hasta qué grado puede llegar la estupidez humana. La estupidez desde una base, la guerra del opio por el adormilamiento que producía, al absurdo de no ver las consecuencias positivas que producía. -C: Eso pasa con la gran mayoría de sustancias hoy prohibidas. -As: Son aspectos infantiles del ser humano. No sé, es mi pensamiento. -C: Estoy de acuerdo. No sé si infantiles, sino como que todo el tiempo hay una disputa. En: Infantil no como término peyorativo, sino como, no haber profundizado, un chico es directo, a medida que se va profundizando su sistema neurológico y demás va elaborando. En un chico es genial, un ser humano no tiene que perder la inocencia de lo infantil, pero son argumentos infantiles cuando no admiten discusión, cuando no cabe la duda, no hay pregunta, “ay no, esto es así” ¿cierto? Y con la cannabis hay muchos profesionales: “ay no, está prohibida entonces debe ser malo”, es un descompromiso. Entonces, su paciente a lo mejor no le dice que toma cannabis porque dice que lo va a dejar y lo necesita, necesita las dos cosas, el médico y la cannabis; entonces hay muchísimos pacientes, nosotros en el hospital no rascamos mucho porque si entramos a profundizar no tenemos cómo saciar la necesidad de saciar ese producto. Tratamos de delimitarnos a las personas que genuinamente lo necesitan más, porque si estuviera en todas las góndolas ¿qué problema hay? Vas a la farmacia, buscas el dibujo del ibuprofeno como el Valium. Entonces estaríamos medicando a quienes lo necesitan genuinamente y estaríamos sacándoselo a quienes no: esto no te sirve. -C: Algo ya dijiste al respecto, pero ¿cómo caracterizas las políticas de drogas en general en los últimos años? ¿Y cómo crees que pueden hacer del lado de los profesionales de la salud para lograr un cambio? ¿Qué política de drogas propondrías vos y qué estrategias para lograrlo? As: Vamos a decir lo positivo primero, lo positivo es que la menos se permite discutir esto y se pone sobre el tapete lo que es científico, lo que es médico. Lo que hay que superar es el miedo, las políticas de miedo, las políticas represivas generalmente generan más síntomas, generan más incomprensión, generan mucha más ignorancia. Aquello que es represivo, necesariamente anude lo que tiene que ser inverso, que es ver el desafío y tomar una actitud de escucha, de observación con respecto a las políticas frente a la cannabis. En nuestro país es incompleta y mala porque se persiguen a los cannabis cultores, desde ese lado es una conducta represiva. También con el cerebro que la dirige, el presidente que tenemos en este momento no cabe que puedan pensar de otra manera. Cuando piensa desde el punto de vista penal una sustancia de lo médico, es cortarle el camino por el miedo, por la imbecilidad, por las estupidez; asociarlo al narcotráfico no es la mejor política en absoluto. Entonces, las políticas de nuestro país son por supuesto deficientes, persecutorias y no resuelven nada. Así la Bullrich atrape 60 mil, aparte mentira esto, agarran un cannabis cultor y lo ponen dentro del narcotráfico como si fuera el mismo que extrae LSD o otras drogas que han matado gente, como psicoestimulantes, drogas de diseño. Me cago en la palabra diseño porque la estropean, efectos hiperestimulantes mucho más peligrosas que la cannabis. La cannabis no es peligrosa, saquémoslo del léxico, ¿es peligroso para quién? Para el libre albedrío, para el estúpido que en vez de meterse 10 pastillas de Superman que está por salir volando, no es la represión lo que lo va a resolver, no es la policía. Qué tiene que haber un control, sí tiene que haber; la policía podría, pero la actitud que tienen que tomar con los cannabiscultores no es la misma en absoluto que con aquellos que si trafican esas sustancias que sí son dañinas, efectivamente dañinas, al menos que se descubran que tienen algún efecto positivo. Yo te decía que de la cocaína salen los anestésicos locales, lo que pasa es que lógicamente hay muchos mejores productos que la cocaína entonces no se la necesita. ¿Vos viste algún coya que masca coca que tenga malos dientes? Tienen una dentadura de puta madre, y esto es porque mascan coca, aquellos mascan la planta. La aspirina viene de la corteza del sauce, del ácido acetilsalicilico, la corteza del sauce viene acompañada de muchas sustancias, una de ellas son las saponinas que protegen el estómago. Entonces, saber hacer un preparado de la corteza del sauce es menos lesivo que tomar una aspirina que produce gastritis en el estómago si no tomas un antiácido o no lo cuidas. Entonces, ¿qué es peor o peligroso? Porque de una hemorragia digestiva la gente se muere, de la cannabis no. Entonces, la represión lo que genera como base es ignorancia, porque aquello que se reprime no se analiza, esto está prohibido. Parece mentira que como sociedad tengamos que todavía que no pensar en la prohibición, claro la prohibición de no matar está buena, hace que podamos convivir, ahora es un desafío analizar que si uno quiere matar a alguien porqué no lo puede hacer, dónde eso vuelve hacia uno. Eso es lo que hay que hacer con todas las cosas que están prohibidas, explicar dónde vuelven hacía uno, entonces para mí, se debería tomar otra política, que es distinta, es de control y no de prohibición, pero es un compromiso. Entonces, qué hacen, encierran cannabis cultores, generan estadísticas, que bárbaro este ministerio necesita apoyo económico porque están logrando resultados, es una cuestión política, como yo demuestro que trabajo 100, necesito 1000; en realidad gente dañina ahí adentro habrá 10 que no son precisamente cannabis cultores, sino son los que negocian o trafican otra cosa. Si vos me decís el ministerio de seguridad, no es estúpido, es cómplice como los que tiran piedras, no se puede admitir que un moto pase arriba de un tipo cuando manejan son los canas, si necesitas a eso hay algo que está mal, ¿podrían no pasar eso y que las cosas estén mal? Sí, pero no con ese grado de violencia, con ese grado de estupidez. Hay que pensar desde que grado de vista, desde lo legal existe todavía es la persecución, es una genuina trabe a algo que tiene que ser científico y  estudiado, es salir de la ignorancia para pasar a la inclusión y ese es un desafío, para el gobierno es un desafío controlar los cultivos, pero es el desafío que tiene que hacer, entonces, le dice a Fulano ponele está tierra, esto sí, no pongas este insecticida, esto lo tienen que hacer es el trabajo del ministerio de salud, o del INTA o lo de quién mierda sea, pero eso es lo que hacen los países civilizados. Nosotros en ese sentido somos barbarie, entonces, terminan cayendo justos por pecadores y las legislaciones se hacen por la mayoría, basta uno que haya demostrado, un idiota que al propóleo le puso alcohol etílico y entonces el propóleo se prohibió, el propóleo tenía otras posibilidades, lógicamente no lo metas con algo que sabes que es tóxico para el hígado, pero como era más barato, en vez de ponerle alcohol, le pusieron otro tipo de alcohol. Cuando uno empieza a analizar porqué surgen las prohibiciones, surge porque teóricamente desde salud pública debe evitar que le pase a uno, entonces poner alcohol etílico que ya se sabe que está re contra prohibido para el ser humano, el que lo hace es porque es dañino, es criminal, no por eso hay que prohibir el alcohol etílico que se usa para otras cosas. Con la cannabis pasa lo mismo, la cannabis no mata bueno la cannabis pude traer un estado confusional, puede traer alteraciones en la memoria, puede traer, puede, pero eso no quiere decir que sea necesariamente peligroso, acá se trata de la persona. Entonces, las leyes toman en general, pero deben cubrir a cada persona, tienen que ir al particular si no, no tienen objeto, hay que sacar la palabra represión y ponerle desafío, duda, búsqueda, encuentro, consenso, consensuar con los profesionales, consensuar con los cultivadores, consensuar con las empresas, consensuar, buscar consenso. Esto puede ir en contra de muchos intereses, por ejemplo de un importador, a un importador no le interesa que la Argentina produzca cannabis, y a cierto lugares de la Argentina no le interesa que la cannabis la pueda producir cualquiera, le interesa que la produzcan dos o tres, o uno, como la luz, son todos muy amigos de la competencia, pero en realidad son muy amigos del monopolio, seamos honestos, no jodamos, yo creo que este es el desafío de los gobiernos si es que quieren actuar con justicia. Como vemos todos los estados represivos, generan ignorancia.
Eventos

Cronograma de Talleres - 2018


Enterate de las proximas fechas de nuestros talleres!

thumbnail_img
A continuación les detallamos un cronograma de los próximos talleres a realizar por la Asociación.   17 de Marzo - Taller de Floración 7 de Abril - Taller de Secado y Curado 21 de Abril - Taller Introducción al Cannabis Terapéutico 12 de Mayo - Taller de Indoor - 1era Parte 19 de Mayo - Taller de Indoor - 2da Parte   Para mas información enviar un mail a: inscripciones@cogollosdeloeste.com.ar     Proximamente mas info...

Próximos eventos:


Donaciones:

Donar $100
Donar $250
Donar $500
Donar $1000
Donar $1500