Industrial

La Planta Mágica


“En cinco o diez años, todo el Cono Sur estará sembrado de cáñamo”.

thumbnail_img
Fabrizio Giamberini, fundador de The Latin American Hemp Trading. “América se descubrió gracias al cáñamo”.  Así comienza el periodista uruguayo Guillermo Garat su libro Marihuana y otras yerbas, un ensayo sobre la prohibición y regulación del cannabis en Uruguay a lo largo de diferentes épocas. La planta del cáñamo, a partir de la cual se elaboraban, entre otros productos, las cuerdas de las velas de los primeros barcos que llegaron al Nuevo Mundo, fue condenada siglos después al ostracismo por su asociación con una droga fuertemente perseguida por leyes prohibicionistas: la marihuana. Con la entrada en vigor de la ley que regula la producción y distribución de cannabis en Uruguay, no sólo se legisla acerca del consumo recreativo de marihuana: también se abre la puerta a la recuperación del cultivo de la planta del cáñamo, un nuevo filón para una industria casi tan antigua como el mundo. Replanteo Corría el año 2006. Uruguay vivía el segundo año de gobierno delFrente Amplio, tras la histórica victoria electoral de Tabaré Vázquez, que puso fin a la alternancia de los dos partidos tradicionales que hasta entonces se habían disputado el poder en el país. El gobierno de izquierdas auguraba cambios, pero todavía en aquel entonces la liberalización del cultivo de marihuana se antojaba un ideal remoto, representado por los movimientos sociales, pero alejado aún de la agenda política. Fue en aquel año cuando Fabrizio Giamberini, un empresario uruguayo interesado en los usos industriales del cáñamo, obtuvo la autorización del Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias de Uruguay (INIA) para instalar la primera plantación experimental de cannabis  del país. No era una tarea fácil ya que, en aquel momento, la legislación uruguaya no distinguía entre los diferentes tipos de cannabis. “Las plantas que emplea la industria del cáñamo son variedades sin THC (tetrahidrocannabinol). Se obtienen mediante cruzas de diferentes genéticas de la planta, que por un proceso de selección natural derivan en plantas no psicoactivas”, puntualiza el empresario. Para convencer al Estado uruguayo de que el cannabis tenía usos distintos al recreativo, y de que la planta por sí sola no constituía una droga, Giamberini se reunió con agentes políticos para promover diferentes protocolos que generasen un cambio legal. Si se quería crear un mercado del cáñamo en Uruguay, era necesario obtener “variedades de cannabis industrial certificadas”, y establecer “mecanismos de control y muestreo” para garantizar que las plantas no fuesen destinadas al mercado de la droga. En mitad de este proceso, Giamberini se encontró con una realidad inesperada: los movimientos a favor de la legalización del cultivo de marihuana comenzaban a ganar fuerza. Las manifestaciones públicas pidiendo un cambio de rumbo en la legislación sobre el cannabis eran cada vez más frecuentes y numerosas, y el poder político parecía dispuesto a escuchar las reivindicaciones. Era el caldo de cultivo de un proyecto de ley que acabaría germinando en el invierno de 2013. El viento soplaba a favor, y el visionario Giamberini se decidió a crear la primera empresa especializada en el cultivo de cáñamo con fines industriales en toda Sudamérica: The Latin America Hemp Trading (The LAHT), una compañía pionera en el sector y radicada en Uruguay. La planta multiuso El empresario explica que de la planta del cáñamo se extraen principalmente dos subproductos con aplicaciones industriales: la fibra, a partir de la cual puede elaborarse celulosa y algunos biocompuestos, y el grano, con el que pueden fabricarse aceites y tortas ricas en proteínas. La fibra de cáñamo se usó durante siglos en la industria textil, ya que es muy resistente. Se utilizó para la hilatura, la fabricación de cuerdas y cordeles, y la confección de indumentaria para el trabajo. También puede emplearse para producir pasta de celulosa, a partir de la cual elaborar papel y cartón. Giamberini añade además que la parte leñosa de la planta del cannabis, conocida como “cañamiza”, sirve como base para elaborar bloques que se emplean en la construcción de edificios, ya que son baratos, ligeros y resistentes. Industrias como la automotriz e incluso la aeroespacial también incorporan elementos fabricados a partir de fibras de cáñamo, por ejemplo en las puertas de los vehículos, como ya hacen prestigiosas marcas de coches. Otro subproducto de la planta, el grano del cáñamo, es muy apreciado para elaborar aceites que sirven como condimento en las comidas, y está empezando a ser aplicado también en la industria cosmética, como componente de cremas y jabones. Además, a partir de este grano se puede preparar una torta rica en proteínas y aminoácidos, apta para la alimentación de personas veganas y celíacas, así como para deportistas. El cultivo de cannabis resulta ventajoso además porque la planta “crece en cualquier latitud, a gran velocidad, tiene poca o nula necesidad de agroquímicos y sus raíces preparan el suelo para las futuras plantaciones”, según señala Giamberini. “El cáñamo podría ser utilizado en Uruguay en las plantaciones de soja, como una forma de incorporar la rotación de cultivos y mejorar el rendimiento del terreno. Por supuesto que no se trata de masificar el cultivo de cannabis, ya que va dirigido a un mercado de nicho“, aclara el empresario. En concreto, los territorios demandantes de grano de cannabis serían países como Canadá o Estados Unidos, mientras que los productos elaborados a partir de fibras de cáñamo apuntan al mercado europeo. “La demanda de productos derivados del cannabis continúa creciendo. En cinco o diez años, todo el Cono Sur estará sembrado de cáñamo“, vaticina el fundador de The LAHT. De la prohibición a la expansión  Si la planta de cáñamo tiene tantas aplicaciones diferentes, y su cultivo es tan ventajoso, ¿por qué ha estado prohibida durante tantos años? El cultivo de cáñamo fue habitual durante siglos, y con las fibras de esta planta se fabricaron los uniformes de los obreros de las fábricas o las suelas de las alpargatas de los agricultores. El cáñamo estaba presente también en el papel en el que se imprimían periódicos, billetes, actas y hasta textos legislativos, tal y como describe el activista Jack Herer en su libro El emperador está desnudo. El cannabis estaba tan asociado al empuje productivo de una sociedad, que incluso el Departamento de Agricultura del Gobierno de Estados Unidos lanzó en 1942 el cortometraje “Hemp for victory” (“El cáñamo para la victoria”), en el que aleccionaba a los agricultores nacionales en el cultivo de cáñamo, necesario para producir bienes de uso como ropa, cuerdas o cordelería durante la Segunda Guerra Mundial.   Pero las voces del prohibicionismo ya llevaban décadas escuchándose en Estados Unidos, y propagándose por el resto del mundo a la misma velocidad que las restricciones y los falsos mitos en torno a la planta. El cáñamo comenzó a estar en tela de juicio por su asociación con el consumo de marihuana, que se relacionaba con la comisión de delitos en unos casos, y con la “disminución del espíritu combativo” en otros. Entre tanta contradicción, subyacía una idea común: al poder establecido no le convenía que la población utilizase marihuana con fines recreativos. Las plantaciones de cannabis pasaron de estar gravadas con fuertes cargas impositivas, a estar prohibidas y perseguidas. La marihuana pasó de consumirse como un componente más en ciertos medicamentos, a ser catalogada como una droga peligrosa. Las fibras de cáñamo fueron sustituidas por otras como el esparto o el yute, que no cargaban con el estigma de ser “las flores del mal”, y décadas más tarde aparecerían fibras sintéticas derivadas del petróleo, que vendrían a sustituirlas. “Hoy en día el cáñamo se ve como una alternativa para la industria, especialmente en las emergentes economías verdes, que promueven modelos productivos sustentables. No se trata de que las fibras vegetales sustituyan a las sintéticas, como tampoco se va a reemplazar el petróleo por los biocombustibles. Pero ambos modelos van a convivir para hacer a los países más dependientes del propio suelo, y menos dependientes de los combustibles fósiles”, opina Fabrizio Giamberini. No en vano, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) declaró el año 2009 como Año Internacional de las Fibras Naturales, destacando las propiedades del cáñamo.  “La regulación del cannabis en Uruguay crea un marco jurídico estable para la producción industrial de la planta, y permite emprender una unidad de negocio. La producción en el país puede tener una gran ventaja competitiva con respecto a otros países, además de contar con que el cultivo en el hemisferio sur es contra estación, lo que favorece el intercambio con los países del norte”, asegura Giamberini. Inmerso en un proceso de control de la compraventa y cultivo de la marihuana en el que el mundo entero ha puesto sus ojos, Uruguay aspira a tener en el cáñamo industrial una nueve fuente de inversiones y de exportaciones para añadir a su matriz productiva.  
Legales

A tratarse con marihuana


La reglamentación de la ley uruguaya que legaliza la marihuana incluirá su uso en afecciones neurológicas cuando el modo tradicional fracase y para tratar el dolor crónico.

thumbnail_img
El gobierno uruguayo anunció que la reglamentación del uso médico de la marihuana, todavía en elaboración, prevé utilizar la droga en afecciones neurológicas cuando el modo tradicional fracase y para tratar el dolor crónico. La próxima reglamentación del uso medicinal de la droga abre una nueva instancia de un proceso que comenzó en diciembre pasado, cuando el Congreso aprobó una ley que legalizó el mercado cannábico y continuó en mayo, reglamentando el consumo recreativo de la marihuana. “Lo que se plantea es (el uso) en algunas afecciones neurológicas en las cuales los tratamientos tradicionales fracasan, (como) el caso de la epilepsia refractaria”, señaló el viceministro de Salud Pública, Leonel Briozzo. También se prevé el uso del cannabis “en algunos casos muy seleccionados del tratamiento de dolor crónico en el cual la morfina, que es la principal droga desde hace mucho tiempo que tenemos que trabajar en cuidados paliativos, tampoco mejora. Y hay algunas otras indicaciones, como mejorar las condiciones frente al uso de quimioterápicos”, agregó. Briozzo explicó que las recomendaciones se enviaron a la Junta Nacional de Drogas y al Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca), que será el que defina la reglamentación. La norma que convirtió en diciembre pasado a Uruguay en el primer país en controlar el mercado del cannabis y sus derivados legalizó el uso recreativo de la sustancia, pero también el medicinal, farmacéutico y cosmético, además del cáñamo industrial. Por ahora, el gobierno sólo aprobó la reglamentación del uso recreativo de la marihuana, lo que permitió poner en marcha este experimento inédito promovido por el presidente José Mujica y observado con atención por el mundo. La semana pasada, el Ircca informó que una veintena de empresas, la mitad extranjeras, se presentaron al llamado del gobierno para producir la marihuana que será vendida en farmacias para uso recreativo, a partir del año próximo. Tras el anuncio, el organismo cuenta con unos 15 días para evaluar las propuestas y elegir a un máximo de cinco postulantes a los que otorgará una licencia, por hasta cinco años, para producir y distribuir entre una y dos toneladas anuales de cannabis psicoactivo para su venta en farmacias. La apertura de las propuestas de las empresas ocurrió un día después de que comenzara a funcionar el registro de autocultivadores, que inscribió a 54 personas en sus primeros dos días de funcionamiento. Se estima además que en unos diez días se lanzaría el registro de clubes cannábicos, que podrán contar con entre 15 y 45 socios.
Legales

Está abierto el registro de clubes de cannabis


Desde el 30 de octubre está en funcionamiento el registro de clubes de membresía de Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca).

thumbnail_img
La inscripción se hará en locales del Correo y la información brindada sobre los clubes y sus miembros tendrá caracter de dato sensible. El IRCCA difundió la guía para la inscripción de los Clubes de Membresía. El mes pasado se puso en funcionamiento el registro de autocultivo. Según la última información actualizada por el IRCCA hay, hasta el 16 de octubre, 601 inscriptos. La ley, aprobada en diciembre, permite hasta seis plantas de cannabis por hogar (480 gramos al año), cuyo registro se inició en agosto, y el cultivo en clubes de membresía con 15 a 45 socios y un número de plantas proporcional con un máximo de 99. En una primera instancia, los clubes iniciaron un trámite en el Ministerio de Educación y Cultura y a partir de este jueves podrán solicitar día y hora para culminar el registro en oficinas del correo nacional. Además de los datos personales de sus miembros y constancia de domicilio de la Asociación Civil, los clubes deberán presentar "un plan de autocultivo que desarrolle los aspectos técnicos y de seguridad del desarrollo de la plantación". A su vez, detallarán "un plan de distribución de cannabis" entre los miembros del club. La identidad de los miembros del club será confidencial, como lo es en el caso de los autocultivadores y los que decidan acceder a la droga a través de la venta en farmacias, instancia que aún no está implementada. Solo mayores de 18 años y residentes en el país podrán elegir entre las tres opciones para acceder a la droga. En el caso de compra en farmacias el máximo será de 40 gramos mensuales. En agosto, una veintena de empresas -- la mitad extranjeras -- se presentó al llamado del gobierno pare producir la marihuana que será vendida en farmacias; sin embargo, aún no se anunciaron las empresas ganadoras. Todavía está en proceso la puesta en funcionamiento de la producción bajo control estatal para la venta en farmacias. Ya está claro que la venta en farmacias no comenzará este año y existe incertidumbre acerca del momento en que el sistema entrará en funcionamiento. El candidato presidencial del Frente Amplio, Tabaré Vázquez, amplio favorito de ser el más votado en el balotaje del 30 de noviembre, ha planteado dudas respecto a la implementación de ese artículo de la ley que reguló la comercialización de marihuana. El expresidente planteó que será necesario dotar de seguridad a los propietarios de las farmacias que decidan vender cannabis. Vázquez aclaró que la ley será aplicada completamente si él es electo.
Legales

Uruguay tiene 1.200 cultivadores legales de marihuana y 500 clubes cannábicos


Un año después de legalizar la producción y la venta de la marihuana, Uruguay cuenta ya con alrededor de 1.200 personas inscritas como cultivadoras de esta sustancia y 500 clubes

thumbnail_img
"Es muy auspicioso que haya 1.200 cultivadores en los primeros tres o cuatro meses de aplicación de la ley", explicó hoy, en declaraciones a la prensa, el secretario general de la Junta Nacional de Drogas (JND), Julio Calzada, quien indicó que el proceso y la aplicación de la ley va con un rumbo "cierto, cuidado y de control". Además, Calzada cifró en "unos 500" el número de clubes cannábicos inscritos en el Ministerio de Cultura y en el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCA) y que pueden tener hasta 45 socios y disponer de hasta 99 plantas. Sin embargo, reconoció que "el grueso de los usuarios" que consumen marihuana no se prevé que sea los que adoptan estos sistemas de autocultivo o clubes, sino el que se generará mediante la dispensación masiva en farmacias, que todavía está en proceso de regulación. Calzada aseguró que actualmente se está desarrollando la fase de análisis de las propuestas que hicieron 11 empresas -de 22 que se presentaron inicialmente- interesadas en producir marihuana para su venta en estos establecimientos, tanto con fines terapéuticos como recreativos. "Terminaremos en las próximas semanas. Y una vez que se adjudique, las empresas ya se comenzarán a instalar en el predio -propiedad del Estado- que se armó en el departamento de San José para producir cannabis". Calzada hizo estas declaraciones después de participar en la presentación de la campaña de verano "Cuidándote vos, disfrutamos todos", un programa de gestión de riesgos y daños asociado al consumo de alcohol, con la particularidad de que en esta edición se incorpora la temática de consumo responsable de cannabis. La controversia generada en torno a la conveniencia o no de distribuir esta sustancia en farmacias es un tema que se está discutiendo a "otro nivel", asumió el secretario general de la JND. Y es que el presidente electo de Uruguay, Tabaré Vázquez, que tomará el cargo en marzo de 2015, dijo hace unos días que su Gobierno acatará la ley que autoriza el cultivo y la venta de la marihuana en farmacias, aprobada por el actual Ejecutivo de José Mujica, pero no descartó plantear su modificación. "Vamos a cumplir con esta ley y vamos a realizar un "seguimiento muy estricto" de cómo se desarrollan los acontecimientos y si es necesario modificarla (la ley) se enviará un proyecto de ley modificativo al Parlamento y este lo discutirá", agregó Vázquez en una entrevista. Así, para Calzada, antes de que la marihuana esté disponible para el sistema de farmacias, tiene que haber culminado el proceso legal con respecto a la producción. "Cuando se comiencen a instalar las empresas que sean ganadoras de este proceso competitivo, ahí podremos tener un ajuste mas aproximado a la distribución por el sistema de farmacias", matizó. Además, Calzada hizo hincapié en que "de cualquier manera" se seguirá manteniendo un dialogo con las farmacias y trabajando en "todos los aspectos", como la seguridad. "Si en la medida que se avance en ello se ve que no es el mejor lugar -de venta-, quedará en manos del futuro Gobierno enviar un proyecto de ley al Parlamento para modificar algunos aspectos". En el caso de prosperar el proceso, el cannabis solo se venderá en farmacias y cada usuario podrá adquirir hasta 40 gramos al mes a un precio de menos de un dólar. Asimismo, desde que se hizo público el marco regulatorio de la ley, todo ciudadano uruguayo o residente permanente en el país que desee cultivar marihuana en su casa puede acudir a una oficina de Correos y solicitar una licencia de productor. Una vez se le conceda, estará habilitado para cultivar libre y legalmente hasta 6 plantas de cannabis y cosechar hasta 480 gramos de marihuana al año para su consumo personal. En Uruguay se puede consumir drogas por ley desde hace cuatro décadas pero en cambio estaba prohibida su producción y venta hasta diciembre de 2013, cuando el Parlamento uruguayo autorizó el proceso legal para despenalizarlo.
Industrial

Marihuana: dos extranjeros y tres uruguayos tendrán la producción


El gobierno dará a conocer la próxima semana la lista de cinco seleccionados para producir y comercializar marihuana. Los adjudicatarios serán tres empresas uruguayas y dos extranjeras.

thumbnail_img
Por el ciclo productivo del cannabis, la venta no se llevará a cabo antes del mes de abril y se le asignará a cada productor un mínimo de una hectárea. Según dijo a El Espectador el prosecretario de Presidencia, Diego Cánepa, el gobierno hará público el nombre de cinco adjudicatarios. La normativa indica que se pueden otorgar entre tres y cinco licencias. Las plantaciones se realizarán en un recinto cerrado cedido por el gobierno y desde ahí partirá la droga que se venderá con ciertas condiciones. Las presentaciones tendrán que ser de 5 a 10 gramos, el envasado será al vacío para conservar las condiciones de humedad e inviolabilidad y será obligatorio el roturado y prospecto según las indicaciones del Ministerio de Salud Pública. "La distribución deberá realizarse desde el lugar de producción y empaquetado hacia las farmacias" y con ciertas medidas de seguridad que "establecerá el Instituto de Regulación y Control de Cannabis". Negocio Actualmente hay 10 competidores en puja para hacerse de las licencias. De las 22 que se presentaron al primer llamado en agosto de 2014, 20 pasaron a la segunda fase y, en el llamado final quedaron 11. Según explicó una fuente a El País, a uno de los participantes "no le cerraron las cuentas" y decidió retirarse para que se le devolvieran los US$ 5.000 que había entregado como garantía. Poco rentable "Para satisfacer la demanda del gobierno, hay que hacer una inversión importante de aproximadamente US$ 1,5 millones. Sin embargo, las instalaciones serán hechas en tierras del gobierno. En caso de que el proyecto no funcione, la inversión no es recuperable", cuestionó una persona vinculada al negocio. Otra de las preocupaciones existentes entre los productores es la falta de certezas. Como no existe seguridad respecto a la cantidad de marihuana que se venderá, se desconoce a ciencia cierta la rentabilidad del negocio. Con el modelo actual, opina, se recupera la inversión en cinco años, "no es negocio". Se está evaluando también recurrir a la Justicia para conocer los detalles del llamado. Ninguno de los participantes del llamado consultados por El País fue informado respecto a los avances de la licitación. Predio El terreno que otorgará el gobierno para la producción está ubicado en el departamento de San José, ubicado en la ruta 89 próximo a la intersección con la Ruta 1. El predio contará con un sistema de guardia perimetral las 24 horas, los 365 días del año. No cuenta con agua corriente y el acceso al agua para riego y otros fines se prevé mediante perforación. Cada licenciatario será responsable por las instalaciones eléctricas y el costo derivado de su uso dentro de su unidad. No se prevén tarifas diferenciadas para los productores. Todos los costos que deberá asumir el adjudicatario hacen cuestionar el precio de venta fijado por el gobierno. Según ha manifestado el secretario general de la Junta Nacional de Drogas, Julio Calzada, fijar el precio del gramo de marihuana a un dólar permite que todos los actores vinculados al cultivo y venta obtengan ganancia. Cannabis medicinal promete buen negocio Reglamentada la marihuana recreativa y la industria del cáñamo, el único aspecto que queda por definir tras la aprobación de la Ley 19.172 es la marihuana medicinal. Según indicó a El País una fuente relacionada al tema, el gobierno trabaja en esta reglamentación en paralelo con la puesta en práctica de la venta de marihuana en farmacias y debería terminarse de un momento a otro. Empresarios uruguayos y extranjeros manifestaron interés en la producción de marihuana medicinal, que promete ser más rentable que la venta en farmacias. Incluso, hubo quienes manifestaron interés en la producción recreativa para meterse, luego, en la producción medicinal. El prosecretario de la Presidencia, Diego Cánepa, habló incluso de exportar productos medicinales a base de cannabis.
Legales

Unasur abordará en Uruguay una política alternativa sobre drogas


thumbnail_img
La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) celebrará la próxima semana en Montevideo (Uruguay) una reunión para tratar una "política alternativa de drogas", anunció hoy el secretario general de ese organismo, el expresidente de Colombia Ernesto Samper.    Quito, 2 feb (EFE).- La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) celebrará la próxima semana en Montevideo (Uruguay) una reunión para tratar una "política alternativa de drogas", anunció hoy el secretario general de ese organismo, el expresidente de Colombia Ernesto Samper. El exmandatario, quien ha defendido en reiteradas ocasiones la necesidad de aplicar un nuevo enfoque regional en materia de drogas, hizo el anuncio en su cuenta de la red social Twitter, sin dar más detalles del contenido del evento ni de la agenda de actividades. Una fuente de la secretaría general dijo a Efe que se pretende lograr un planteamiento sobre el tema de cara a la asamblea general de la ONU de 2016. A titulo personal, Samper es partidario de "una política alternativa" que no se base "en la legalización como alternativa a la prohibición", sino en "ir desmontando lentamente las normas prohibicionistas", según dijo en una entrevista con Efe en octubre. "Hoy día somos duros con los campesinos, somos duros con las 'mulas' que transportan (droga), somos duros con los consumidores y somos débiles con las organizaciones criminales", declaró. Y abogó por perseguir el delito y no criminalizar esos "eslabones débiles de la cadena", así como por aplicar mecanismos "para ayudarles a salir del problema". Uruguay, que será el escenario de la reunión, legalizó la compraventa y la producción doméstica de marihuana, lo que fue alabado como un camino "valiente" en la lucha contra el narcotráfico por el propio Samper durante una visita a Montevideo también en octubre. "Siento que hay unos nuevos vientos mundiales para hacer una revisión de la política prohibicionista de lucha contra las drogas, que lo único que ha dado son 300 millones de consumidores", afirmó Samper entonces. El expresidente de Colombia (1994-1998) consideró en esa ocasión que "tarde o temprano el mundo tendrá que separar la marihuana del resto de las drogas. Si lo logra permitiría un tratamiento distinto para la misma", lo que posibilitará resolver "el 60% del problema de las drogas en el mundo".    
Legales

Sedronar y la Unasur buscan avanzar en una posición regional en materia de drogas


Juan Carlos Molina y Ernesto Samper, titulares de ambos organismos, mantuvieron una reunión para avanzar en una posición regional común en materia de drogas.

thumbnail_img
En el encuentro, que se realizó en la sede de la Sedronar, los funcionarios abordaron la problemática de las adicciones "desde la inclusión y los derechos humanos en contraposición a la ya fracasada 'guerra contra las drogas'", precisaron desde el organismo. Samper insistió en la no persecución del usuario y pidió que "el consumidor no se convierta en un efecto colateral o chivo expiatorio" de la problemática, mientras que Molina destacó la importancia del concepto de "salud social" para "derribar prejuicios y mitos que vinculan automáticamente el consumo de sustancias con el delito". "En Argentina dejamos de lado los conceptos de 'enfermo' y 'delincuente' para mirar al consumidor de sustancias como un sujeto de derecho, que debe reponer su proyecto de vida como parte de un enfoque que va mucho más allá de la sustancia como problema", enfatizó el secretario de la Sedronar. Y agregó: "Otros ejemplos de políticas públicas se están tomando en varios países de la región con buenos resultados, y creo que deben ser tenidas en cuenta, evaluadas y difundidas en los organismos internacionales. Se lo debemos a nuestros pueblos y a todos los que se encuentran afectados por el problema mundial de las drogas".
Medicinal

Israel aportará a Uruguay técnicos y profesionales en utilización medicinal del cannabis


La embajada de Israel aportará técnicos y profesionales a Uruguay en el marco de un acuerdo de cooperación en la utilización medicinal del cannabis.

thumbnail_img
El secretario general de la Junta Nacional de Drogas, Milton Romani, y la embajadora de Israel en Uruguay, Nina Ben-Ami, se reunieron en las últimas horas para avanzar en los alcances del uso medicinal del cannabis. En ese marco, en el acuerdo suscrito entre Romani y Ben-Ami se establece que Israel “trasladará conocimientos y experiencia a profesionales y técnicos de la Junta Nacional de Drogas”. Romani agradeció la propuesta de cooperación y destacó su importancia. “Israel se encuentra a la vanguardia de la investigación y aplicación medicinal de la marihuana”, dijo el jerarca de gobierno. Agregó que considera que la experiencia israelita es “trasladable a la realidad uruguaya, ya que las investigaciones que ofrecen evidencia científica deben ser ofrecidas a quienes las necesiten”. En Uruguay ya existen acuerdos entre el Sindicato Médico del Uruguay y la Asociación Médica de Israel con el fin de definir normativas es este terreno para el Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS). Asimismo, la Junta Nacional de Drogas aceptó la invitación de Ben-Ami para que una delegación de técnicos uruguayos conozca “in situ” los alcances del uso medicinal y terapéutico del cannabis. La experiencia de Israel Por su parte, Ben Ami resaltó que Israel posee una “gran experiencia” y que la idea del acuerdo es “ampliar esa transmisión de conocimientos y experiencias a profesionales de la Junta Nacional de Drogas”. Agregó que en Israel el cannabis se utiliza con “resultados altamente positivos para fines medicinales”. En Israel la marihuana medicinal se utiliza en casos tales como “dolor crónico y enfermedades terminales” y si bien se trata de una práctica relativamente nueva, fue “altamente aceptada por la población”.
Legales

En Uruguay la regulación no hace subir el consumo de cannabis


thumbnail_img
La regulación de la producción y venta del cannabis en el 2013 en Uruguay no aumentó el consumo de esta sustancia, señala el estudio de la Junta Nacional de Drogas (JND), adscrita a la Presidencia. La sexta encuesta nacional en Uruguay sobre consumo de drogas en hogares apuntó que el 9,3% de losa ciudadanos consumió marihuana en los últimos 12 meses, frente a 8,3% registrado en 2011, el menor aumento contabilizado en 14 años. En tanto, 6,3% de los uruguayos se declararon consumidores habituales de cannabis. Según las conclusiones de la JND, “el crecimiento en el consumo responde a la tendencia iniciada en el año 2001 lo que indica que la discusión sobre la regulación no afectó a las pautas de consumo históricas”. El estudio también señaló que los mayores saltos en el consumo se dieron desde el año 2001 al 2006, cuando el porcentaje pasó de 1,4% a 5,5%, y de allí a 2011 cuando se elevó a 8,3%. El sondeo fue realizado entre agosto y diciembre del 2014 en personas de entre 15 y 65 años. La muestra representa a casi el 60% de la población uruguaya. Es la primera vez que la encuesta considera pautas sobre la producción y venta de la droga. Así, 66% de los consumidores dijeron haber estado vinculados directa o indirectamente con el narcotráfico, mientras que 26% obtuvo el producto gracias al autocultivo. La ley inédita aprobada en Uruguay en 2013 establece que los consumidores pueden cultivar sus propias plantas, con límites establecidos, inscribirse en clubes de membresía para obtener una cantidad específica por mes o comprar el cannabis en farmacias abastecidas por cultivos pertenecientes al Estado, sin embargo esta última iniciativa aún no ha sido puesta en práctica, ni tiene plazo para su estructuración. Un 13% de los consultados dijeron que no utilizaría ninguno de estos tres esquemas para obtener de forma legal el producto. Otros resultados revelan que 52,1% de los uruguayos consumen habitualmente alcohol, rubro al que el gobierno uruguayo le ha declarado la guerra, luego de haber iniciado una campaña agresiva contra el tabaco.
Eventos

Se celebró la cuarta "Copa Cannabis" en Uruguay


thumbnail_img
Con un paladar más refinado desde la legalización de la marihuana en Uruguay en 2013, decenas de personas asistieron el domingo a la Copa Cannabis en Montevideo, donde más de un centenar de concursantes buscaron destacar por sus elaborados cultivos. Para esta cuarta edición de la Copa Cannabis “tuvimos como 120 competidores y más de 170 muestras” de flores de cannabis y de extracto de marihuana, indicó a la AFP Juan Vaz, uno de los organizadores del certamen. “No todas son muestras top, pero bueno, los chicos están aquí para aprender” a cultivar mejor la marihuana, agregó Vaz, rodeado por un variopinto público que asistió al evento en un bar del barrio Parque Rodó, en la costa de Montevideo. El concurso también fue una ocasión para que curiosos sobre el cultivo de marihuana, como Ana Carranza, se acerquen un poco más a la cultura cannábica. “Como soy inexperta este evento me sirve para aprender, por si en algún momento quiero dedicarme a cultivar”, dijo esta estudiante uruguaya de 26 años. Cada competidor debía entregar cinco gramos de cannabis cultivada o un gramo de extracto. La premiación se dividió en cinco categorías: cultivo exterior e interior y extracto con y sin solvente, además de un premio especial para los clubes profesionales, autorizados por ley a producir marihuana para un máximo de 45 personas. Del total de muestras, sólo 30 fueron preseleccionadas por el jurado, que durante una semana revisó la presentación de las plantas, que tengan una buena concentración de THC en las flores, el olor, el sabor y “por último la psicoactividad, que quizás es el punto más subjetivo”, detalló Vaz. Pablo Fontán, de 22 años, quedó entre los finalistas con una cannabis sativa Punto Rojo cultivada en el exterior y con la cual esperaba ganar por tercera ocasión una Copa, dadas las dificultades para cuidar esta especie. La Punto Rojo “es una planta que tiene una floración muy larga (…) hay más riesgos por la humedad, los hongos y la lluvia que te caga un poco las flores, entonces esa es la mayor dificultad. A parte crecen mucho y tiene el tallo fino, hay que llevarla (…) es algo lindo pero difícil”, contó Fontán. La regulación de la producción y venta del cannabis fue aprobada por el ex presidente, José Mujica, a finales de 2013 y convirtió a Uruguay en el primer país del mundo en legalizar completamente la producción y comercio de marihuana. Sin embargo, hasta ahora solo el capítulo que corresponde al autocultivo a través de clubes o de forma individual está funcionando plenamente. La producción en manos del Estado y la distribución de la droga a partir de un registro oficial de consumidores todavía no se ha implementado bajo el gobierno de Tabaré Vázquez, quien asumió el poder en marzo pasado. Un relevamiento oficial divulgado en junio indicó que 6,3% de los uruguayos se declaraban consumidores habituales de cannabis.
Legales

AVANCES EN URUGUAY: 2.800 CULTIVADORES Y SIETE CLUBES DE CULTIVO HABILITADOS.


Y mientras los demás países de América Latina siguen gastando sus reducidos presupuestos en una guerra contra las drogas perdida, Uruguay avanza como pionero en la regulación del cannabis.

thumbnail_img
Casi 2.800 uruguayos se han registrado como cultivadores de marihuana para su propio uso y hay siete clubes cannábicos ya habilitados o en vías de completar el trámite, informó el lunes una funcionaria del Instituto de Regulación y Control del Cannabis. “El sistema está funcionando porque hay adhesión de los usuarios al sistema”, dijo Milton Romani, secretario general de la Junta Nacional de Drogas durante el mismo encuentro. Estos son 2.800 personas que producen y cultivan su propio cannabis, su propia medicina, sus propias plantas. Personas que no tienen que ir a comprarle al narcotráfico y que viven sin la espada de Damocles del prohibicionismo y su violenta represión. Son siete clubes que están generando desarrollo económico legal y legítimo, y que al mismo tiempo están proveyendo a sus miembros de un cannabis e la mejor calidad. Agregó que la marihuana que obtienen los cultivadores domiciliarios y los clubes “no tiene los 52 agentes tóxicos que tiene el prensado paraguayo”, la marihuana que se vende ilegalmente en el país. Una de las grandes ventajas de la legalización es que viene con una regulación que prioriza la calidad del cannabis. Si mientras el cannabis que se vende en la calle viene sin ningún tipo de control, las personas no saben qué es lo que se consume generando un riesgo innecesario. El “prensado” es una mezcla de muy baja calidad que en el largo plazo va a desaparecer frente a la calidad de unas flores bien cosechadas. Sin embargo, durante el simposio, se presentó una encuesta en la que se señala que el cultivo domiciliario o en clubes apenas cubre el 10% del consumo de la hierba en el país. El resto del mercado sigue siendo cubierto por el narcotráfico, se acuerdo con los informes. Hay que entender que la legalización y la implementación de la regulación es un proceso largo con muchas subidas y bajadas y no necesariamente todo ese 90% se abastece el narcotráfico. Muchas personas han decidido seguir cultivando por fuera de las normas que ha sentado el gobierno por el miedo a tener su nombre en una “lista” que eventualmente se podría usar con fines de represión. Así que el gobierno también tiene un trabajo por delante de información y de ganarse la confianza de la gente que esta es una política estable y con proyección a futuro. Conclusión El proceso de regulación en Uruguay está avanzando y expandiéndose. Para agosto del 2015 ya hay casi 2.800 personas registradas y que legalmente crecen su cannabis, y siete clubes de cultivo que hacen lo mismo. Esto cubre de acuerdo al gobierno el 10% de la demanda interna –queda todavía pendiente la implementación de la venta en farmacias. Así como hoy vemos que el 10% del mercado ya pasó a manos legales, dentro de un año esperamos quizá ver este número haya subido y se acerce al 50% sino más.
Legales

En Uruguay se podrá comprar el gramo de marihuana a 34 pesos


El gobierno adjudicó dos licencias para producción y distribución, lo que le permitirá a los productores comercializar la planta en farmacias de todo el país.

thumbnail_img
Tal como prevé la ley 19.172 -impulsada durante el gobierno del expresidente José Mujica- en Uruguay se podrá comprar marihuana en las farmacias habilitadas, aunque habrá que esperar al menos ocho meses tanto por motivos administrativos y al ciclo biológico de las plantas. El prosecretario de la Presidencia y presidente de la Junta Nacional de Drogas, Juan Andrés Roballo, anunció el otorgamiento por parte del gobierno de dos licencias para producción y distribución de marihuana con el objetivo de ser comercializado en farmacias de todo el país. El predio donde se cultivará -ubicado en la región oeste del área metropolitana, próximo al centro penitenciario de Libertad- "ya está pronto" para producir, según adelantó el funcionario en declaraciones. De las 22 empresas que se presentaron, fueron seleccionadas Simbiosys e Iccorp, ambas investigadas por la Secretaría Antilavado para ver de dónde provenía su capital, las cuales podrán producir un máximo de 2 toneladas de cannabis al año. El representante de Simbiosys y profesor universitario, Gastón Rodríguez Lepera, indicó que la inversión inicial oscilará entre 600 mil y los 2 millones de dólares. Una de las firmas tiene financiación de capitales uruguayos, compartida con capitales argentinos, mientras que la segunda representa la unión de empresarios locales con "extranjeros" (sin precisar nacionalidad) según detalló el presidente del Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca), Augusto Vitale. Por otro lado, Vitale sostuvo que el precio del gramo de marihuana en farmacias tendrá un precio levemente superior a un dólar. El Estado será el encargado de controlar la genética de las semillas o esquejes que le brinde al privado para cultivar el cannabis con fines recreativos. El Ircca todavía se encuentra "en fase de evaluación de variedades", dijo Vitale, que agregó que se controlarán los niveles de cannabinoides (THC y CBD) para permitir al usuario "gestionar positivamente los riesgos".
Medicinal

Médicos serán capacitados en uso terapéutico de marihuana


thumbnail_img
El Sindicato Médico del Uruguay (SMU) y la Junta Nacional de Drogas comenzarán a capacitar a los profesionales de la salud a partir de abril de 2016 en el uso terapéutico de la marihuana, según dijo a El Espectador Julia Galzerano, encargada del dictado de estos cursos. capacitación  Según explicó la profesional, cada módulo será dictado por expertos en cada especialidad médica y contarán con la presencia de expertos internacionales. Galzerano informó que a la marihuana se le dará un tratamiento similar al de un medicamento homeopático y no como psicofármaco. Agregó que la flor de la planta del cáñamo se usa para diversos fines terapéuticos desde 7.000 años. El Estado espera recaudar 12 millones de pesos anuales a través de las distintas modalidades de licencias que permite el proyecto de regulación del cannabis. Las autoridades fijaron en US$ 1,20 el precio del gramo de marihuana en las farmacias. Tal como lo indica la ley, se permitirá un máximo de compra de 10 gramos semanales y 40 mensuales. El Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA) confía en que las ganancias le permitirán aumentar su personal. Hoy cuenta con ocho inspectores para todo el país. La plana mayor de la Junta Nacional de Drogas informaba ayer en rueda de prensa quese otorgaron dos licencias para la producción y distribución del cannabis, que se venderá a través de las farmacias. Son Simbiosis e Icorp, dos consorcios de capitales uruguayo-extranjeros.
Medicinal

Uso medicinal del cannabis: reglamentación da ventajas para investigar, destacan


El Sindicato Médico del Uruguay (SMU) impartirá un curso para operadores de salud sobre uso medicinal del cannabis.

thumbnail_img
La integrante de la Comisión de Adicciones del sindicato, Julia Galzerano, subrayó que la legalización pone a Uruguay en situación ventajosa para desarrollar investigación. El cannabis, precisó, “tiene poder antiinflamatorio y analgésico importante”. Su uso ejemplificó, pude ser beneficioso para tratamientos de esclerosis múltiple, epilepsia o cáncer, entre otras enfermedades.  Explicó que el componente de efecto medicinal más importante del cannabis es el CBD, pero también el THC —el que genera el efecto que se busca con el uso recreativo— puede ser beneficioso en algunos casos. Es parte del “arte medicinal” combinarlos en la proporción adecuada en cada caso, dijo. Como con cualquier medicamento, se debe evaluar en con cada paciente si su administración es adecuada, puntualizó. “No reacciona todo el mundo igual”, subrayó y precisó que su uso es contraindicado, por ejemplo, si el paciente padece taquicardia o problemas cardiovasculares. Galzerano remarcó que el cannabis medicinal no se administra a través de un cigarrillo, “no es fumando un porro”. Se toma vaporizado, en soluciones, en cremas o en gotas, detalló. “Para prescribirla tenemos que saber para qué sirve y cómo se usa” y el objetivo del curso del SMU es avanzar en ese aspecto. El uso medicinal del cannabis, acotó, no está aún en los contenidos de la formación de los profesionales en atención de salud. El curso está destinado a médicos, internos, practicantes y enfermeras universitarias. Tiene un cupo limitado de 120 personas, constará de seis módulos a cargo de especialistas nacionales e internacionales. Se desarrollará durante cinco sábados a partir del 23 de abril. Podes escuchar la entrevista completa AQUÍ
Industrial

Uruguay: Importaron semillas de EEUU y sembraron cáñamo industrial


Los hermanos Stanley son celebridades entre los especialistas en marihuana. Le deben su fama y prestigio a la cepa que logró detener las convulsiones de Charlotte Figi, una niña con síndrome de Dravet

thumbnail_img
Jon, uno de los seis hermanos Stanley, creadores de una genética rica en CBD, un canabinoide con efectos medicinales, está instalado en Montevideo para desarrollar un proyecto de cáñamo industrial. "Fuimos los primeros en la historia en importar semillas desde EEUU a Uruguay", contó Stanley a El Observador. El 9 de diciembre llegaron a Montevideo desde Colorado 10 kilos de semillas que se sembraron semanas después. Stanley advierte que la variedad importada tiene menos de 0,3% de THC (tetrahidrocannabinol), el componente psicoactivo que aparece en mayor porcentaje en otras variedades de marihuana. "Acá podemos utilizar hasta 0,7% de THC. Esa es una de las razones por las que estamos en Uruguay. Al aumentar el porcentaje de TCH podemos duplicar la cantidad de CBD", el componente que genera efectos medicinales, explicó Stanley. Las semillas que importaron de EEUU son un cruce genético de Charlotte's Web, la variedad medicinal producida por el laboratorio de los Stanley Brothers, CW Botanicals, y de una variedad autóctona de cáñamo industrial de Colorado, un estado pionero en la regulación del mercado de la marihuana. "La que importamos es una buena planta, muy tupida, fuerte en CBD", explicó. "Además, estamos explorando otros canabinoides, porque hasta ahora, por la prohibición, no sabemos mucho sobre las propiedades de CBG, CBN", agregó. Los hermanos Stanley lograron la variedad Charlotte's Web gracias a la experimentación. "Fuimos mezclando una cepa de marihuana con otra cepa y al final conseguimos algo que no se nota; podés fumar y no pasa nada. La madre de Charlotte nos encontró en 2011 porque unos médicos nos recomendaron. Entonces, preguntó si teníamos algo y teníamos una variedad con un porcentaje con 24% de CBD y menos de 0,3 % de THC", recordó Stanley en perfecto español. Hoy producen bajo las leyes federales de Colorado. Ganas de laboratorio local Cuando se desarrolló el proyecto de regulación de marihuana en Uruguay, los hermanos Stanley pusieron el ojo en el sur y entraron en contacto con Fabrizio Giamberini, un uruguayo que plantó en 2010 cáñamo industrial en la Estación Experimental La Estanzuela del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), en Colonia. Giamberini se asoció luego a los hermanos Stanley para desarrollar el proyecto en Uruguay. "La idea inicial es exportar a EEUU (el cáñamo industrial) pero yo tengo ganas de construir un laboratorio acá para vender en los países del Mercosur, porque hay personas de todos lados que buscan nuestros productos y tienen que importar desde Colorado", dijo Giamberini. En EEUU, los Stanley Brohers producen marihuana medicinal para pacientes con cáncer, pero en Uruguay producirán cáñamo industrial, materia prima de gotas que se consumen como suplemento alimentario. Del cáñamo industrial extraen un aceite que luego mezclan con aceite de oliva y de coco. Stalney advierte que estas gotas ricas en CBD "sirven para reducir epilepsias, para el parkinson, la esclerosis múltiples, para varias cosas".
Legales

URUGUAY: Un nuevo paso hacia la dispensación de cannabis psicoactivo en farmacias


thumbnail_img
A partir de un acuerdo entre el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA) y las asociaciones de farmacias de todo el país (Centro de Farmacias del Uruguay, Asociación de Farmacias del Interior y Cámara Uruguaya de Farmacias y Afines), se inicia una nueva etapa en la que se consolidará el proceso operativo de la dispensación del cannabis psicoactivoen las farmacias todo el territorio. En el marco de la implementación del sistema regulado de dispensación de cannabis psicoactivo en farmacias (Ley 19.172), el pasado 8 de Marzo se realizó la firma del Acuerdo de Entendimiento entre autoridades del IRCCA y las Asociaciones de Farmacias de todo el país.  En dicho acuerdo se establecen condiciones de funcionamiento y un marco de adhesión para las Farmacias que voluntariamente adscriban al mismo, junto a aspectos de la operativa de dispensación del producto de manera segura.  Este acuerdo es el resultado de distintas instancias de intercambio, que permiten pasar ahora a una segunda etapa de formalización, realizando las pruebas técnicas y de conectividad al sistema de Información del Ircca, mediante el cual se podrá asegurar la trazabilidad, la gestión de pedidos y de entregas desde las Unidades de Producción a los puntos de dispensación, el control de la dispensación, las condiciones de calidad del producto así como el stock y almacenamiento del mismo.
Legales

Corte absolvió a escritora que estuvo presa por 29 plantas de marihuana


El fallo explica que nunca se probó si los cultivos de Alicia Castilla eran hembras o machos

thumbnail_img
Alicia Castilla regaba sus plantas de marihuana el 31 de enero de 2011 en el Fortín de Santa Rosa, cerca de Atlántida, cuando la Policía interrumpió la tarea y se la llevó detenida. La mujer, que en ese momento tenía 66 años, pasó 95 días en prisión por el delito de producción de sustancias estupefacientes prohibidas. Esta semana, la Suprema Corte de Justicia la absolvió; esto significa que el juicio terminó y quedó libre de culpa y pena. Castilla había llegado desde Argentina unos meses antes de su detención en busca de tranquilidad con dos libros de su autoría bajo el brazo: "Cultura cannabis" y "Cultivo cannabis". Cuando llegó la Policía, tenía en su casa de Salinas 29 plantas que sembró un mes antes y 24 gramos de marihuana.  Luego de ser procesada, fue condenada por la jueza Rossana Pose en 2012 por el mismo delito. También fue condenado por encubrimiento su casero, que estuvo dos meses preso en Cerro Largo. El hombre fue absuelto por el el Tribunal de Apelaciones de Tercer Turno. "La abuela de las plantas", como llamaban a Castilla las otras reclusas de la cárcel de Canelones, también apeló el fallo pero fue condenada por el tribunal el 17 de julio de 2014, cuando la ley que regula el mercado de la marihuana ya estaba vigente.  Sin embargo, la Corte resolvió por mayoría que Casilla no es culpable porque "no se incorporó ninguna prueba de cargo tendiente a demostrar cuáles de las 29 plantas incautadas tenían principio psicoactivo y cuáles no", expresa el máximo órgano judicial en la sentencia a la que accedió el perdiodista.  La ley aprobada en diciembre de 2013 permite tener hasta seis plantas hembras a quienes se registran. Al momento del allanamiento, en 2011, Castilla no estaba inscripta porque no existía aún el registro. Para la mayoría de los ministros de la Corte, la prueba fundamental pasó a ser entonces cuántas plantas hembras tenía Castilla. "Como consta en el oficio de la Seccional 22 de la Jefatura de Policía de Canelones, se dispuso que las plantas fueran destruidas, razón por la cual no se pudo identificar si eran 'hembras'", expresa la sentencia.  La falta de esa prueba fue uno de los argumentos que el abogado de Castilla, el excanciller Gonzalo Fernández, manejó a la hora de pedir su absolución. Ante este escenario, tres ministros de la Corte resolvieron revisar la prueba valorada en las dos intancias previas, en la condena de la jueza y la del tribunal. "Estimamos que de la plataforma fáctica elaborada en las instancias de mérito, puede apreciarse que si bien se acreditó la existencia de semiplena prueba para procesar a la encausada Alicia Castilla, no se avanzó en la obtención de la plena prueba exigida para la imposición del máximo reproche penal, la condena (...) El claro error en la valoración de la prueba o en la motivación de la sentencia, por absurdo evidente, llevó al tribunal 'ad quem' a subsumir incorrectamente los hechos en la norma jurídica, imputando a la encausada una conducta delictiva que no resultó probada", expresa la Corte. Castilla recibió con satisfacción el fallo junto a su esposo, el antropólogo Daniel Vidart. "Se hizo justicia, pero lo absurdo es que primero me mandaron a prisión y después investigaron", dijo la escritora. Fallo dividido La absolución de Castilla fue votada por los ministros Felipe Hounie, que redactó la sentencia, Jorge Larrieux y Eduardo Borges. En contrapartida, el presidente de la Corte, Ricardo Pérez Manrique, y el ministro Jorge Chediak votaron en discordia al considerar que merecía ser condenada.  Pérez Manrique recordó el fallo del tribunal, que aseguró que "Castilla no estaba autorizada ni en el régimen anterior ni en el vigente, para tener un 'vivero' con 29 plantas de marihuana, con luz artificial, toldos para ocultarlas y protegerlas". El presidente de la Corte expresó que "no cabe admitir que (...) tal conducta fuera penalmente indiferente hasta tanto se determinara el sexo de cada planta".  Por su parte, Chediak destacó que "la valoración de la prueba (...) no resulta absurda ni arbitraria, sino que aparece como totalmente compartible y ajustada a las reglas de la sana crítica".  
Legales

Casi 5.000 autocultivadores registrados y 50 farmacias prontas para iniciar venta de marihuana en Uruguay


thumbnail_img
Con sus complejidades y ciertas indefiniciones, el gobierno se prepara para que en julio se empiece a vender en farmacias. La aprobación de la ley de marihuana a fines de 2013 habilitó el autocultivo por parte de particulares de hasta seis plantas de cannabis de efecto psicoactivo por persona y el equivalente a un máximo de 480 gramos anuales. Sin embargo, para la administración de Tabaré Vázquez -que heredó esta iniciativa de José Mujica- lo que está resultando más difícil es articular "un relato" de este proyecto que inste a que quienes van a comprar lo hagan por la vía de las farmacias o clubes sin que el mensaje caiga en la promoción del consumo. La línea es muy delgada y por eso el prosecretario de Presidencia, Juan Andrés Roballo, monitorea el trabajo de técnicos que elaboran los términos que tendrá la campaña de opinión pública que se difundirá a través de medios de comunicación antes y después de lanzado el sistema. Hasta la semana pasada se habían inscripto en el Correo (para ello se requiere cédula y constancia de domicilio y está acotado solo a ciudadanos o residentes permanentes) 4.820 personas como autocultivadores.Aún se desconoce cuántos se registraron para comprar marihuana en farmacias. Los registros con las huellas dactilares de los usuarios quedarán encriptados en un software que será controlado por tres "llaves" en poder de un integrante del Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA), otro de la Junta de Drogas y uno del Poder Judicial. Es necesario que los tres a la vez "abran" el sistema si un juez lo solicitara. Además, ya están funcionando 15 clubes de membresía y otros ocho gestionan el permiso. Este tipo de clubes pueden tener entre 15 y 45 miembros y producir 480 gramos de marihuana por socio por año. Lo que comenzará en julio, precisó Roballo, es un plan piloto con 50 farmacias ya inscriptas que cubren al menos las 19 capitales departamentales. En una segunda etapa se espera llegar a más de 100 farmacias en ciudades con más de 10 mil habitantes. La marihuana se trasladará hasta las farmacias en vehículos controlados por GPS y con custodia privada armada desde las dos plantaciones ya autorizadas, ubicadas en la periferia de Montevideo. Los usuarios podrán comprar 10 gramos por semana o 40 gramos por mes. Los productores -dos empresas seleccionadas de entre 22 en una licitación- le venden la marihuana a las farmacias a US$ 0,90 el gramo y éstas le pueden ganar un 30%, con lo que el precio quedaría en US$ 1,17. Las dos empresas seleccionadas van a producir cuatro mil kilos al año y cada farmacia podrá tener un stock de dos kilos. La marihuana que se producirá tendrá niveles medio bajos de THC, el principio activo de la droga, "pero será de mejor calidad que la que circula en el mercado negro", dijo Roballo.  
Medicinal

Uruguay ya cosecha la marihuana


Las dos empresas que se hicieron con las licencia de cultivo y distribución comenzaron a cosechar esta semana, se distribuirán en formatos de 5 y 10 gramos en las farmacias.

thumbnail_img
                                   Las dos empresas encargadas de producir el cannabis legal en Uruguay están recolectando una media de 300 gramos por cada planta en la primera cosecha que ha comenzado esta semana según Ecos.uy, cercana a las fuentes gubernamentales. Juan Andrés Roballo presidente de la Junta Nacional de Drogas (JND), dijo a la prensa que “pronto estará la primera cosecha de las empresas concesionarias (ICCorp y Simbiosys)”, que comenzaron a principios de año a cultivar marihuana en los campos del Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca). Cuando se termine con su recolección pasará la cosecha al apartado de secado que durará quince días y posteriormente otros 7 días de curado. Su almacenamiento y empacado conllevará otros veinte días y ya podrá ser distribuido entre las farmacias en envases de 5 y 10 gramos. Se informó que 50 farmacias en todo Uruguay se habían adherido al plan para la venta legal de cannabis y son las que lo distribuirán a los usuarios. Éstos, para poder adquirirla de forma legal deberán estar registrados en el registro nacional y el precio del gramo se ha estipulado en 1,2 dólares. Uruguay fue la primera nación del mundo que legalizó la producción y consumo de marihuana en el mandato presidencial de José Mujica (2010-2015) A partir de mes de Abril pasado el Sindicato Médico del Uruguay en colaboración con otras organizaciones, comenzó con la formación del cannabis medicinal por parte de los facultativos uruguayos de la salud y así preparar a estos profesionales en este nuevo campo.
Cultivo

Gobierno uruguayo estima que marihuana estatal no alcanzará para cubrir la demanda


El Ejecutivo desconoce cuándo arrancará la venta en farmacias; todavía no empezó la inscripción de usuarios

thumbnail_img
La venta de marihuana en farmacias que el gobierno espera comenzar "pronto" no será suficiente para cubrir toda la demanda. "Va a ser una primera etapa que no va a cubrir evidentemente la demanda que, de acuerdo a las encuestas, existiría hoy", informó este martes a la prensa el prosecretario de Presidencia y presidente de la Junta Nacional de Drogas (JND), Juan Andrés Roballo. A fines de junio, el entonces secretario general de la JND, Milton Romani, dijo a la prensa que "en pocos días" comenzaría el registro de usuarios interesados en comprar marihuana en farmacias. Sin embargo, a casi dos meses de ese anuncio, aún no se inició el registro y las autoridades no saben cuándo empezará. La compraventa legal de marihuana es la herencia que dejó el gobierno de José Mujica a la nueva administración de Tabaré Vázquez que, a diferencia de su predecesor, no la consideró una prioridad. De hecho, a poco de asumir, Vázquez aplazó sin fecha el inicio de la venta de cannabis en farmacias. Al día de hoy, ni las farmacias saben cuándo comenzará la venta ni El Correo tiene claro cuándo quedará efectivo el registro de usuarios. Por su parte, las autoridades dicen que hay demoras pero que "en pocos días" el registro quedará activo. Este martes, Roballo dijo que el proceso "no está demorado" pero reconoció que la implementación de la ley "es un tema muy complejo", ya que implica la intervención de varios organismos y la elaboración de un software especial para el registro de usuarios. "Hay una cantidad de elementos complejos que van confluyendo y creemos que en las próximas semanas van a estar dadas las condiciones" para iniciar la venta, aseguró Roballo. Inconvenientes que enlentecen El lunes, las autoridades de la JND y del Instituto de Regulación y Control de Cannabis (IRCCA) concurrieron a la comisión especial de adicciones de la Cámara de Diputados para hacer una puesta a punto sobre la implementación de la ley. Durante la reunión, Roballo, dijo a los legisladores que no podía comprometerse a confirmar una fecha de inicio de la venta ya que hay algunos inconvenientes en el proceso que no permiten avanzar, según dijo el diputado nacionalista Martín Lema. El jerarca explicó en la comisión que se prevé que sean entre 40 y 50 las farmacias en las que se comience a vender marihuana, pero que el resultado final podría variar una vez que se termine de concretar el contrato. Más tarde Roballo explicó que no se incorporarán nuevos agentes de venta (como Abitab o supermercados) ya que la producción de cannabis prevista apenas alcanza para cubrir la demanda de las 50 farmacias que firmaron el preacuerdo. El gerente general de El Correo, Fernando Garín, dijo que la lista de oficinas en las que se distribuirá el cannabis ya está definida de acuerdo a los requerimientos del IRCCA, pero aun falta la orden para comenzar la venta. "Los registros a nivel individual como estaba previsto todavía no comenzaron. Cuando el IRCCA nos dé la orden el registro comenzaría", sostuvo. Pero El Correo no es el único que desconoce cuándo comenzará la venta. El presidente del Centro de Farmacias, Jorge Suárez, dijo a El Observador que ellos tampoco saben cuándo "La información que tenemos es poca porque el IRCCA lo está manejando y no nos ha dado información a nosotros ni del total de farmacias inscriptas ni los procesos", expresó. Según Suárez, desde el IRCCA les informaron que la venta empezará "cuando esté implementado toda la parte informática" que se necesita para corroborar que el usuario está registrado y puede retirar la droga. Según Lema, Roballo se comprometió a regresar a la comisión cuando tuviera datos mas certeros del comienzo de la venta. Lo que está confirmado hasta el momento El plan piloto con el que comenzaría la venta de marihuana estatal apunta a unas 50 farmacias que al menos cubran las 19 capitales departamentales. En una segunda etapa la intención es llegar a más de 100 farmacias en ciudades con más de 10 mil habitantes. Los usuarios podrán comprar 10 gramos por semana o 40 gramos por mes. Los productores -dos empresas seleccionadas de entre 22 en una licitación- le venderán la marihuana a las farmacias a US$ 0,90 el gramo y éstas le pueden ganar un 30%, con lo que el precio quedaría en US$ 1,17. El plan original preveía que las dos empresas seleccionadas debían producir cuatro mil kilos al año y que cada farmacia pudiera tener un stock de dos kilos. La marihuana se trasladará hasta las farmacias en vehículos controlados por GPS y con custodia privada armada desde las dos plantaciones ya autorizadas, ubicadas en la periferia de Montevideo.  
Legales

Complicado "porrito uruguayo"


thumbnail_img
En invierno de 2012 el por entonces presidente Mujica sacó de la nada el tema de la liberalización del consumo de marihuana, que ni siquiera había estado en su programa de gobierno de 2009. Hace tres años se aprobó una ley que reguló el mercado de marihuana y que fue reglamentada en febrero de 2015. Sin embargo, al día de hoy, no hay noticias ciertas de cómo y cuándo empezará a funcionar la venta de la marihuana estatal. Todo ha sido una enorme improvisación. De parte de las autoridades se viene afirmando, periódicamente y desde hace meses, que "en las próximas semanas" quedará pronto el mecanismo que, por cierto, sigue sin ser del todo claro. Se ha planteado que las farmacias dispongan del producto, pero resulta que de las más de 1.200 que hay en todo el país, menos de 50 se han inscripto para poder venderlo. Además, algunas se inscribieron pero luego se dieron de baja. Y por si fuera poco, hay al menos ocho departamentos del país sin farmacias inscriptas. La información que ha trascendido es que no existe un plan claramente definido para que se venda en otros locales, como redes de cobranza o supermercados. Pero lo más increíble es que si las farmacias inscriptas no llegasen a cubrir finalmente todo el territorio nacional, la situación convendría bastante al gobierno, porque la imprevisión es tal que la cantidad de marihuana producida para la venta no alcanzaría para satisfacer la supuesta demanda. Otra improvisación abarca justamente el lado de la demanda. La implementación de la ley prevé que la persona que quiera comprar marihuana en una farmacia debe previamente concurrir al Correo para quedar allí registrada. Pasa así a formar parte de una lista que conocerían el Instituto de Regulación y Control de Cannabis (Ircca) y, al menos parcialmente, las farmacias inscriptas. El problema es que todavía no se ha determinado cuánta gente integra ese registro, por lo que no se sabe cuál es la demanda real y posible de marihuana. Con respecto al producto en sí también hay mucha imprevisión. Primero, se supo que la cosecha no salió del todo bien y fue más pequeña de lo esperado. Puede ocurrir entonces que se acabe pronto y que todo el mecanismo que tan demorado viene se implemente solo por unas pocas semanas. Segundo, se dispuso que el gramo de marihuana cueste en farmacias hasta US$ 1,17. El usuario podrá comprar hasta 40 gramos al mes, pero al día de hoy esa persona no sabe qué tipo particular de marihuana se venderá. En efecto, es sabido que hay decenas de variedades para fumar, pero hasta ahora no se conoce cuál ha sido la opción específica del porro estatal. Tenemos entonces que no hay suficientes farmacias inscriptas para cubrir territorialmente todo el país; que no hay suficiente marihuana para cubrir la demanda prevista de acuerdo a los estudios de opinión que maneja el gobierno; que no se ha avanzado sustancialmente en la inscripción de ciudadanos en el registro de consumidores de marihuana; que ese registro dispondrá de datos privados y personales que deben ser manejados con una reserva que, al menos, es problemática en el Uruguay de hoy; y que no hay noticia de cuál es la calidad y el tipo de marihuana que habrá de venderse. Este es el panorama luego de tres años de votada la ley y de año y medio de reglamentada, con clubes cannábicos funcionando ya y con gente haciendo su propio cultivo en su casa, algunos de ellos seguramente habiendo dado aviso del plantío al Ircca y otros probablemente no. Finalmente, no hay más que salir del encierro y ver qué ocurre en otras partes del mundo para terminar de tomar consciencia de la dimensión del fiasco frenteamplista en este tema. En el estado de Colorado en Estados Unidos hay un enorme sector privado y pujante vinculado al cannabis que al día de hoy ha generado más de 16.000 empleos. Desde 2014 allí se pueden consumir galletitas, cigarrillos o bebidas gaseosas, todos hechos a base de marihuana. En 2015, el estado de Colorado recaudó 135 millones de dólares en impuestos por la venta de cannabis. Y todo esto ha ocurrido a partir de la legalización de fines de 2012: el mismo año en el que Mujica planteó su iniciativa. Así las cosas, ¿no será mejor para todos que el gobierno renuncie al experimento de la marihuana en las farmacias? Porque, notoriamente, estas dos administraciones frenteamplistas han sido incapaces de llevar a la práctica una ley que está muy lejos de cumplir con la liberalización del consumo del cannabis. Es más: todo lleva a pensar que este proceso terminará siendo un enorme fracaso.
Legales

URUGUAY - CADENA DE FARMACIAS VENDERÁ MARIHUANA EN TODO EL PAÍS


El Gobierno anunció que logró un acuerdo para que una cadena de farmacias venda la marihuana estatal en todos los departamentos del país.

thumbnail_img
Meses atrás, Juan Andrés Roballo, prosecretario de Presidencia, compareció en la comisión de adicciones de Diputados y aseguró que había ocho departamentos sin farmacias registradas para vender marihuana. El cannabis se va a adquirir en farmacias con la huella digital. La cédula de identidad se usará sólo para el registro en el Correo, paso previo obligatorio para poder adquirirla. Sin embargo, mientras versiones de prensa especulaban este fin de semana que cada vez hay menos farmacias interesadas en vender la marihuana, Roballo sorprendió ayer al asegurar que la distribución está asegurada gracias a un acuerdo con una cadena de farmacias que está en todo el país. "En las últimas semanas tuvimos la adhesión incluso de una cadena, que no quiero mencionar hasta que esté firmado el acuerdo, que nos va a brindar la posibilidad de cubrir todos los departamentos del país", dijo Roballo. Agregó que "van confluyendo todos los elementos necesarios para cumplir con la implementación total de la ley y que se pueda extender a farmacias habilitadas". Cuando se le preguntó cuándo podría llegar el cannabis a las farmacias, respondió: "Tenemos estimaciones de plazos pero no queremos darlos, porque surgen desafíos nuevos todos los días".
Medicinal

Inauguran museo del cannabis en Montevideo


thumbnail_img
Ed Rosenthal, un cultivador y escritor californiano, observa una exhibición durante la inauguración del Museo Cannabis Montevideo, en Montevideo, Uruguay, el jueves 8 de diciembre de 2016. El museo exhibe diversos objetos elaborados con cáñamo, como prendas de vestir, cosméticos, medicamentos, papel, material de construcción y pasta. Cuando Uruguay era gobernado por la dictadura militar, el entonces joven Eduardo Blasina encontró refugio en el rock. "El marxismo leninismo nunca me sedujo, porque me parecía que era salir de una dictadura para pasar a otra. Fue el rock el que me dio el sentido de libertad que yo buscaba y pronto vi que parte de ese sentimiento de libertad tenía que ver con el cannabis", recordó Blasina, dueño y director del Museo Cannabis Montevideo que se inauguró el jueves en la capital uruguaya. Blasina probó la marihuana por primera vez cuando tenía 19 años en unas vacaciones en Brasil. Desde entonces se transformó en un partidario de la legalización de la hierba. "El museo tiene como uno de sus ejes la reivindicación de la libertad, porque siempre creí que la libertad funciona mejor que las prohibiciones", dijo a The Associated Press. La idea de crear un museo cannábico surgió hace unos dos años, cuando escuchó de boca de una autoridad del Ministerio de Turismo que lo deseable sería que la fama que Uruguay se ganó por legalizar la hierba provocara la llegada de un turismo interesado en el fenómeno cultural y no en el simple consumo de marihuana. En el museo, ubicado en una amplia casona en el barrio de Palermo, a pocas cuadras del Río de la Plata, se exhiben un sinfín de objetos elaborados con cáñamo: prendas de vestir, cremas de todo tipo, jabones y champú, medicamentos para humanos y perros, papel, ladrillos que se emplean en la construcción, portafolios para ejecutivos y hasta pasta italiana. "El cáñamo es la planta más versátil del mundo. Fue la que le permitió al hombre navegar, porque antes de la invención de los motores las velas eran de cáñamo", explicó Blasina mientras mostraba con orgullo un paquete de fettuccini de cannabis. "Los hace una empresa uruguaya. Son exquisitos, yo los he probado. No tienen ningún efecto psicoactivo, pero a pesar de ello hace meses que están intentando lograr que el Ministerio de Salud Pública los autorice a salir al mercado". La marihuana y el cáñamo pertenecen a la familia del cannabis, pero algunos expertos diferencian el cáñamo de la marihuana. El cáñamo es rico en cannabidiol (CBD), una sustancia no psicoactiva pero que suele usarse en el tratamiento alternativo de enfermos que sufren problemas neurológicos como epilepsia, convulsiones, párkinson y mal de Alzheimer, y contiene cantidades infinitesimales de tetrahidrocannabinol (THC). La marihuana en cambio es rica en ácido tetrahidrocannabinólico (THCA), que en la combustión se convierte en THC, la sustancia que altera las funciones psíquicas a quien la fuma. La marihuana también es rica en ácido cannabidiólico (CBDA), que en la combustión se convierte en CBD. En el museo también hay libros, revistas y material científico y médico de la época en la cual la marihuana se usó legalmente como medicamento, en la segunda mitad del siglo XIX. Y muestras de productos médicos de la hierba recién salidos al mercado. "El museo te pone en el pasado, en el presente y en el futuro, porque tenemos los desarrollos que la ciencia está realizando en este momento", dijo su director. Además de marihuana y cáñamo, el museo también homenajea a otras especies vegetales importantes para el ser humano. En el jardín de la casona que alberga la colección cannábica hay frutales nativos de Uruguay y la región, y plantas de café y yerba mate, de la cual se extrae la infusión más popular en el país. "Quisimos darle un lugar importante a la yerba mate, que tiene una presencia muy fuerte en el museo. Es la hierba psicoactiva nativa", explicó Blasina, ingeniero agrónomo de profesión, aludiendo a los efectos que esta hierba amarga tiene en quien la consume: despierta, vigoriza y quita el hambre. El museo tendrá una especie de mate-bar donde los turistas que no son de la región podrán tener su primera experiencia con el mate. El Parlamento sancionó el 10 de diciembre de 2013 una ley que transformó a Uruguay en el primer país en tener un mercado legal de esta hierba desde su siembra hasta su venta al público, que se realizará en una red de farmacias. Dos empresas ganaron la licitación para cultivar la hierba que se venderá en las farmacias. Ambas ya hicieron su primera cosecha, pero diversas dilaciones del gobierno han retrasado la llegada de la hierba a los comercios. Blasina es uno de los accionistas de una de las dos empresas que ganaron la licitación. La misma ley habilitó el cultivo personal del cannabis y la formación de clubes cannábicos. Hasta el momento hay 5.446 cultivadores registrados y 27 clubes ya habilitados.