Industrial

Nueva Ley de Semillas: El congreso se prepara. ¿Cristina, Scioli, Macri o Massa?


thumbnail_img
Nos levantamos bien temprano para ir a trabajar. Nos lavamos la cara y nos hacemos el desayuno. Algunas veces comemos tostadas, otras veces galletitas, algunas veces facturas. Tomamos mate, café o té. Hace un poco de frío, así que nos ponemos un abrigo de algodón. Al medio día, nos comemos una ensalada con un pedazo de carne para seguir con pilas. A la noche comemos liviano y degustamos alguna fruta. ¿Cómo se producen todas estas cosas?. Hasta el momento el hombre no ha tenido la capacidad de crear arboles de paquetes de yerba, plantas de galletitas, arbustos de remeras, o verdulerías colgantes de babilonia. En Argentina tenemos la ventaja de poseer una gran extensión territorial con diversos climas.  Esto nos da la posibilidad de producir el alimento que consumimos. En las últimas dos décadas esto ha comenzando a cambiar. Nuestra producción no se orienta a la satisfacción de la demanda interna sino que apunta a satisfacer el mercado internacional. Así por ejemplo, vemos la expansión del monocultivo de soja, principal motor de la economía de nuestro país en los últimos once años. Las semillas son el primer eslabón de la cadena alimentaria. Quien controle las semillas controlará la vida y el mundo. Desde la ciudad, esto parece no tener mucha importancia.  Los alimentos que consumimos ya vienen elaborados, empaquetados y listos para tragar. Sin embargo, deberíamos estar un poco más atentos a esta cuestión: sin el pan de cada día, no podríamos ir a trabajar, estudiar, hablar de política o simplemente vivir.  ¿Cómo comprender que esta causa trasciende todo tipo de estrategia o ideología política? Kirchneristas, Massistas, Macristas, Socialista, Troskistas, todos necesitan comer a diario para seguir haciendo política. El tema en torno a la soberanía alimentaria nos atañe a todos. Pero no nos crean inocentes. No estamos hablando de los líderes políticos. Si ellos lo creen necesario, venderán los glaciares, nuestras tierras, incentivaran el monocultivo de soja o dejaran estallar la Cordillera de los Andes. Las decisiones que tomen o los contratos que firmen, estarán justificados ideológica y económicamente. El análisis personal sobre cada político no es el punto en cuestión, aunque en cada momento históricoes importante saber señalar a los responsables de dichas actividades. Lo importante aquí, es que el pueblo se pronuncie contra estas atrocidades. Hace algunos meses se ha dado a conocer la intención de modificar la Ley de Semillas y Creaciones Fitogenéticas  (Ley N° 20.247/1973). Bajo presión de grandes empresas agro-biotecnológicas transnacionales como Monsanto,  el proyecto de ley está siendo analizando por todo el arco político. Estas empresas transnacionales no solo logran conseguir el apoyo de los políticos sino también de periodistas y científicos. En la actual ley de Semillas y Creaciones Filogenéticas de Argentina aparece el concepto de “Derechos de Obtentor”. Básicamente, lo que esto quiere decir es que si una persona o una empresa inventa o descubre una variedad de semilla, esta tiene derecho sobre la misma, es decir, puede venderla, pero el agricultor que la utiliza no pierde derecho al uso propio, es decir, luego de cosechar, puede tomar nuevas semillas y volver a sembrar sin que se le cobren regalías o le hagan juicio. El nuevo proyecto de ley cambiaria sustancialmente esta cuestión. El uso propio de cada agricultor se vería censurado y además se estaría atentando contra actividades ancestrales, propias e identitarias de América Latina como la selección, el intercambio, el almacenamiento y la preservación de semillas. La falsa idea de la posibilidad de coexistencia entre el agronegocio y la agricultura familiar se cae a pedazos cuando vemos la cantidad de asesinatos, persecuciones, enfermedades y desalojos que sufren campesinos y pueblos originarios. Además, ver el accionar de estas empresas transnacionales (caso ejemplar Monsanto) en otros países no es para nada esperanzador. Frente a esta situación, es importante que toda la militancia política, y todo el pueblo se pronuncie contra a este nuevo proyecto de ley, tanto en las calles como en los medios de comunicación. Esperar la buena voluntad de los políticos es volver a la década de los 90. El protagonismo está en las calles y en la batalla cultural. La nueva ley de semillas patenta la vida y atenta contra el planeta. Distintas agrupaciones, personalidades y movimientos sociales están llevando adelante una campaña en este sentido: No a la nueva ley “Monsanto” de Semillas en Argentina.
Legales

Monsanto sigue... Nosotros también


El 25 de cada mes, se marcha

thumbnail_img
Una protesta que se expande por todo el territorio argentino, ante el aumento de casos de cáncer, que acompañan el crecimiento de la frontera de monocultivos transgénicos.  Ante la falta de medios de comunicación, cubriendo las denuncias sobre los efectos en la población, del mayor producto de exportación argentina, como es la soja transgénica, la creatividad, se impone como el único recurso.  Como cada día 25 del mes, cientos de ambientalistas, se reúnen frente al Congreso de la nación, con la intención de visibilizar los efectos que la empresa estadounidense Monsanto, a través de sus productos transgénicos, causa en la población argentina.  Asimismo, el tema transgénico, no es el único que preocupa a los activistas, ya que la megaminería se suma, a las amenazas ambientales.                       
Medicinal

OMS publica por qué el glifosato de Monsanto produce cáncer


Científicos presentaron evidencias que cinco pesticidas químicos usados como insecticidas y herbicidas: glifosato, malation, diazinon, paration, y el tetrachlorvinphos, son cancerígenos.

thumbnail_img
Científicos presentaron evidencias que cinco pesticidas químicos usados como insecticidas y herbicidas: glifosato, malation, diazinon, paration, y el tetrachlorvinphos, son cancerígenos, informó el 20 de marzo la Agencia de Investigación sobre el Cáncer (IARC), que forma parte de la Organización Mundial para la Salud ( OMS). Estas pruebas se documentaron tras una evaluación que se hizo entre el 3 y 10 de marzo por 17 expertos de 11 países, sobre los estudios de carcinogénesis ya realizados sobre estos productos. Ellos publicaron un resumen de los resultados en la revista The Lancet Oncology, y un texto completo en el Volumen 112 de las monografías de IARC Monographs. Como resultado se clasificaron como probables cancerígenos del Grupo 2A: - herbicida glifosato - insecticida malatión - insecticida diazinón La clasificación 2A significa que se trata de productos “probablemente cancerígenos para los seres humanos”, dice el documento. Esta categoría se utiliza cuando a pesar de que hay pruebas de carcinogenicidad en humanos, éstas son aún limitadas por diversas razones adicionales, y cuando “hay suficiente evidencia de carcinogenicidad en experimentación con animales”. Como probables cancerígenos del grupo 2B resultaron: - insecticida tetraclorvinfos - insecticida paratión El Grupo 2B puede darse cuando no hay pruebas convincentes de que el agente cause cáncer en los animales de experimentación, o bien cuando falta información sobre si causa el cáncer en los seres humanos. Glifosato Sobre el herbicida glifosato, hubo pruebas de “carcinogenicidad en humanos para el linfoma no Hodgkin“, destaca el informe. La evidencia corresponde a “estudios sobre la exposición, en su mayoría agrícola, en los EE.UU.,Canadá y Suecia, publicados desde 2001″. “Además, hay pruebas convincentes de que el glifosato también puede causar cáncer en animales de laboratorio”, dice el documento de IARC. En este sentido el equipo de evaluación expuso que, la Agencia de Protección (EPA) de Estados Unidos clasificó originalmente el glifosato como posiblemente cancerígeno para los seres humanos (Grupo C) en 1985. Sin embargo la EPA cambió su clasificación al grupo no carcinogénico para los humanos (Grupo E) en 1991. Posteriormente, al analizar los estudios relacionados a estas evaluaciones, se señaló que los resultados del glifosato eran aún significativos como cancerígenos, utilizando dos pruebas estadísticas que recomendó IARC. El grupo de IARC que llevó a cabo la evaluación destacó que hay “significativas pruebas” en los datos del informe de la EPA, y, “con varios resultados positivos más recientes se llegó a la conclusión de que es suficiente evidencia de que [el glifosato] es cancerígeno en animales de experimentación“. Además explicó que se observó que “el glifosato causó daño en el ADN y en los cromosomas de las células humanas, a pesar de que dio resultados negativos en las pruebas utilizando bacterias”. Incluso citó que un estudio realizado en las comunidades residentes, detectó “aumentos en los marcadores sanguíneos de daño cromosómico (micronúcleos), después de fumigaciones cercanas con fórmulas de glifosato”. El problema es que el glifosato tiene hoy el récord del “volumen de producción mundial más elevado de todos los herbicidas” y su mayor uso está en la agricultura. “Su uso en la agricultura se acentuó desde la producción del maíz genéticamente modificado”, destacó la IARC Pero también el glifosato, explicaron los analistas, es usado en fumigaciones forestales, urbanas y en los hogares. “Se ha encontrado glifosato en el aire, en el agua y en los alimentos, luego de las fumigaciones”, dice la IARC. En general la población está expuesta en los alrededores de donde se realizan las fumigaciones del agroquímico, en el hogar y en la dieta. Malatión Sobre el insecticida malatión se presentaron pruebas limitadas de causar en los humanos “el linfoma no-Hodgkin y el cáncer a la próstata”. “La evidencia en humanos es de estudios sobre la exposición, en su mayoría agrícolas, en los EE.UU., Canadá y Suecia, publicadas desde 2001″, destacó el equipo. En estudios en roedores, el malatión también causó tumores, y daños en el ADN y en los cromosomas, a la vez que interrumpió las vías hormonales. El Malation sigue siendo usado comúnmente en la agricultura y la salud pública, además del control de plagas residenciales y en jardines, por lo que los trabajadores que lo usan, así como las personas donde se aplican están afectadas. “Se continúa produciendo en grandes cantidades en el mundo”, señalaron los analistas. Diazinón Sobre el insecticida diazinón, se presentaron pruebas de causar en los humanos el “linfoma no-hodgkin y el cáncer de pulmón”. “La evidencia en humanos es a partir de los estudios de las exposiciones agrícolas en los EE.UU. y Canadá, que se publicaron desde 2001″, afirma la IARC. “La clasificación de diazinón en el Grupo 2A también se basó en un fuerte evidencia del daño inducido en el ADN o en los cromosomas“, agrega en sudocumento. El diazinon se usa en la agricultura y en el control de plagas de hogares y jardines. Desde el año 2006 el uso de diazinon tiene ciertas restricciones en Estados Unidos y Europa, por lo que su producción disminuyó. Se desconoce la magnitud de su uso en otros países Tetraclorvinfos y paratión Sobre cuál fue la base científica en la clasificación del tetraclorvinfos y el paratión los investigadores explicaron que se basaron en la “evidencia convincente de que estos agentes causan cáncer en animales de laboratorio“. El pesticida Tetraclorvinfos está prohibido en la Unión Europea, pero en los EE.UU. y posiblemente en otros países, se sigue utilizando en la ganadería y en los animales de compañía. Un uso citado son los antipulgas para mascotas, que incluyen este producto. El paratión en cambio fue severamente restringido desde la década de 1980. Todos los usos autorizados se cancelaron en la Unión Europea y en EE.UU. en el año 2003.
Medicinal

CANCER MARCA MONSANTO EN MONTE MAÍZ, CÓRDOBA


thumbnail_img
En la zona rural que rodea el núcleo urbano se aplican 630.000 litros de pesticidas por año. Principalmente se cultiva la soja transgénica (que va ligada inexorablemente al uso del agrotóxico glifosato). En Monte Maíz, un pueblo de 8.200 habitantes, en la provincia de Córdoba, Argentina y situado a 440 kilómetros al oeste de Buenos Aires, el jefe de la comuna, Luis Trotte, y otros vecinos le pidieron a la Universidad de Córdoba que investigara lo que ellos percibían como un aumento de enfermedades graves. Los médicos de la Universidad de Córdoba, encabezados porMedardo Ávila Vázquez, advirtieron de que por Monte Maíz circulan por año más de 600.000 litros de glifosato, un agrotóxico usado en las plantaciones de soja transgénica, y queson depositados en los 22 almacenes distribuidos por el pueblo, algunos de ellos sin habilitación municipal. Este mes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió de que “hay pruebas convincentes de que el glifosato puede causar cáncer en animales de laboratorio y hay pruebas limitadas de carcinogenicidad en humanos”. La investigación descubrió que la tasa bruta de incidencia de cáncer (casos nuevos diagnosticados por año) es de 707 por cada 100.000 habitantes, frente a 264 de la provincia de Córdoba y 217 de toda Argentina. Los principales tipos de tumores detectados fueron de mama, colon, próstata, tiroides y piel. El 21,6% de los casos ocurrió en menores de 44 años, un segmento de la población que solo está afectado en el 11,6% de los cánceres registrados en el nivel provincial. El grupo de profesores de Medicina de la Universidad de Córdoba, detectó en un pueblo agrícola de esa provincia, Monte Maíz, que las tasas de incidencia del cáncer y otras enfermedades triplican las medias provincial y nacional. Como conclusión, recomendó que se mudaran las plantas de almacenamiento de cereales, plaguicidas y otros agroquímicos fuera del centro urbano. El cáncer es la principal causa de muerte en Monte Maíz, el 33,4% del total en 2014. En la media de Argentina, son el 20%, por detrás de las enfermedades cardiovasculares. Para reducir los efectos, los investigadores recomendaron al intendente Trotte quereubicara los depósitos de agroquímicos y también los de granos, dado que de las cáscaras también se desprenderían sustancias presuntamente tóxicas.Hallaron en los suelos restos de glifosato, cipermetrina y cloropiritos. También sugirieron que se reforestaran los suburbios. “La zona rural reúne 65.000 hectáreas, donde se aplican 630.000 litros de pesticidas por año”, advierte el informe presentado el sábado 11 de abril de 2015. El documento también manifiesta la preocupación por el basurero a cielo abierto que está situado a 800 metros del pueblo. También señala la existencia de agua estancada de inundaciones pasadas y la de un canal de desagüe con productos nocivos desechados por industrias locales. No solo hay más cáncer en Monte Maíz, la tasa de abortos espontáneos asciende a 9,9% de las mujeres embarazadas, frente al 3% de media nacional. Los niños con malformaciones congénitas suman el 2,9% en los últimos 10 años (el 1,9% en Argentina). Los médicos también llamaron la atención por lacantidad de neumopatías, hipotiroidismo y lupus. En Monte Maíz se planta soja, maíz y trigo y el fenómeno se está extendiendo a todo el país porque Argentina es el tercer productor mundial de soja. Se calcula que en toda Argentina hay aproximadamente 31 millones de hectáreas de uso agrícola, lo que quiere decir que la soja transgénica ya ocupa este año cerca del 64% de la superficie cultivable total.  
Legales

Leonardo Sarquis: Ex gerente de Monsanto, próximo ministro de Asuntos Agrarios bonaerense


Asumirá el cargo el próximo 10 de diciembre. El anuncio se realizará en las próximas horas. Currículum del hombre que manejará la política agropecuaria de la provincia.

thumbnail_img
Finalmente se definió que a partir del próximo 10 de diciembre Leonardo Sarquís será ministro de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires en el gobierno de María Eugenia Vidal, según confirmaron hoy en  diversas fuentes de Cambiemos.  Sarquis es actualmente titular de la consultora Confiagro, creada en 2002 por un grupo de profesionales del sector focalizada en ofrecer servicios sobre gestión y estrategias comerciales a empresas agroindustriales. En los últimos meses también trabajó en el grupo Gapu-Agro donde delineó parte de las políticas agropecuarias del frente Cambiemos.  En rigor, Sarquís ya conoce el paño público dado que trabajó de 2002 a 2005 en el Ministerio de la Producción de la provincia de Buenos Aires como director de análisis de créditos para microemprendedores y empresas recuperadas. El ministro de Asuntos Agrarios bonaerense de Vidal también trabajó en Monsanto. Allí fue gerente general de la división de semillas vegetales para Argentina, Uruguay y Paraguay (por tal motivo en las últimas semanas se generó un alto grado de polémica).  En este sentido, Sarquís lideró el negocio de Semillas Seminis Sudamérica de Monsanto durante dos años y ocho meses de 2005 a 2007 “con crecimientos sostenidos” (un 15%) durante su gestión, según publica en su perfil de Linkedin.
Medicinal

“En Arroyo Seco, siete de cada diez personas sufren cáncer”


José Luis Bovalini, de la ONG “Basta de Cáncer”, relató en una entrevista la alarmante realidad que viven los pueblos de la región debido a las fumigaciones.

thumbnail_img
El cordón industrial ofrece diversas fuentes de trabajo y un gran movimiento económico, pero como todo, tiene su lado oscuro. El actual modelo productivo es manejado por las grandes empresas transnacionales y aceptado por las distintas administraciones del Gobierno desde la década del 90. Y promueve intereses económicos propios masificados por la falta de control y la complicidad de los sectores más poderosos. Este sistema logra que los campos y silos de la provincia de Santa Fe garanticen mayores ganancias para un reducido sector de la sociedad sin reparar en los costos sanitarios, ambientales y sociales convirtiéndose en una bomba de tiempo y perjudicando la calidad de vida de los pueblos. Las fumigaciones con agrotóxicos constituyen un aspecto fundamental para el sustento de este modelo agro tecnológico y agroindustrial, mediante el cual se está llevando a cabo un verdadero proceso de envenenamiento. En Arroyo Seco la situación es más que preocupante. José Luis “Coco” Bovalini vivió toda su vida en la vecina ciudad y convive todos los días con esta realidad. Cansado y preocupado por ver como la gente de su pueblo y alrededores se enfermaban “sin motivo”, decidió crear la ONG “Basta de Cáncer”.  “Yo estaba mal porque mucha gente se enfermaba de cáncer y se murió un amigo de 40 años y se me ocurrió poner un pasacalle con la inscripción ‘Basta de cáncer, abramos los ojos’ y todos me empezaron a preguntar; allí es como comenzamos a juntarnos porque son muchos lo que estaban preocupados”, arrancó Coco. La agrupación comenzó con mucha gente interesada pero luego se fue deteriorando. “Hay muchas cosas que hacer y necesitamos gente, 7 de cada 10 personas que viven en el pueblo están enfermos de cáncer. Acá se ocultaba la enfermedad. En la partida de defunción ponían muerte por paro cardiorrespiratorio, pero no ponían la enfermedad que provocaba eso y era una forma de tapar. Ahora, luego de un arduo trabajo, se logró que cada vez que muera un paciente, se especifique cuál fue la enfermedad que lo causó”, informó. La ONG viene trabajando desde hace unos 10 años. Han realizado charlas, movilizaciones, audiencias públicas y han logrado llamar la atención de todo un pueblo y sus alrededores. “Hemos logrado muchas cosas una que fue única en Arroyo que fue una audiencia pública en el Concejo municipal porque se iba a instalar una planta de silos en la entrada de la ciudad por la autopista, entonces dijimos que si permitíamos eso nos iban a rodear la ciudad con veneno. Nosotros logramos parar la obra y le cortamos el negocio a unos cuantos”, afirmó Bovalini. Según informan desde la ONG, la situación es dramática y el ocultamiento peor. “Ahora en la ciudad tenemos una empresa que hace biodiesel con productos altamente explosivos y peligrosos y lo permitieron, así que estamos en juicio nosotros con ellos. En una zona urbana no se puede poner este tipo de empresas”, aseguró y añadió: “Todos estos puertos cerealeros que han habilitado no deberían estar allá, toda la gente que esta en la zona del puerto vive enferma. No cumplen con la norma de seguridad para que el polvillo de estos químicos no vuele y se esparza por donde está la urbanización”. “El Glifosato no te hace mal en el momento, la gente se piensa que es así, pero no.Quienes estudiaron el tema de los agroquímicos vieron que la soja transgénica nunca se debería haber aprobado. Ellos decían que los efectos se iban a ver en 15 o 20 años y estamos en esa época. Ahora se ve todo. Malformaciones, pérdidas en los embarazos, enfermedades, cáncer…”. “Acá vinieron de Santa Fe, monitorearon distintas manzanas de la ciudad e hicieron el estudio, había estudiantes de medicina y gente de la municipalidad, yo me anoté para colaborar, pero los resultados de ese estudio nunca estuvieron. Si vos preguntas en cada casa siempre hay alguien o algún familiar enfermo”, comentó Bovalini. Datos que asustan Luego de varios años de estudiar, analizar e informarse sobre la situación de las fumigaciones en Arroyo Seco, la ONG “Basta de Cáncer” cuenta con datos alarmantes. Acá han habilitado cualquier cosa, está Monsanto en la entrada de la ciudad -por la ruta vieja camino al puerto- que tiene un depósito de agroquímicos y al lado pusieron una fábrica de zapatos, entonces tenés 200 personas trabajando al lado de una fábrica de veneno. Monsanto debería estar en el medio de 10 hectáreas de campo, que esté toda arada alrededor por si algún día pasa algo. Los agroquímicos son altamente explosivos, si llegase a explotar, entonces la onda expansiva tiene que ir debilitándose por el campo, si eso pasa acá, desaparece la población”, contó el fundador de la ONG. “Hay 20 millones de hectáreas que se cultivan y 200 millones de Glifosato que se tiran en todo el país” Como dato a tener en cuenta: “Fumigan los alcauciles con productos de banda roja, un producto que es lo más venenoso que existe. Una planta para que libere ese veneno tiene que estar en la tierra 40 días, yo mismo pasé a los dos días y ya los estaban cosechando”, afirmó José Luis. Las consecuencias llegaron al agua Según informaron desde la ONG, el agua de Arroyo Seco perdió por completo su pureza y predomina la contaminación con arsénico y nitrato. “Acá el que puede comprar toma agua en bidones porque saben que no se puede tomar el agua de la canilla y el que no, se lo tiene que aguantar”, lamentó Coco Bovalini. Y agregó: “El 95% de los productos que trabaja Basf es cancerígeno y tiran todos los desechos en el medio del río. No tenemos forma de frenarlos”. “La problemática de las fumigaciones es un tema ya conocido pero poco reconocido” Tal como la ley dice, “todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano…” y si dicha ley se cumpliría, las fumigaciones deberían hacerse a por lo menos 800 metros de las ciudades y no a menos como se encuentran ahora. “Nosotros no queremos alarmar, ni armar una psicosis de esto, pero queremos informar porque se está jugando con la vida de las personas y los gobernantes no toman conciencia y miran para otro lado. No nos damos cuenta pero el aire, el agua y lo que comemos de está contaminado”, afirmó Coco y contó: “Gracias a la última movida que hicimos la gente se preocupó y logramos que se realicen muestras de las verduras que llegan a los mercados”, reafirmó Bovalini. “Necesitamos gente que nos acompañe, que se anime a pararse frente a los camiones en Dreyfus o pelear un petitorio en el Concejo. Cada vez somos menos y necesitamos abrir los ojos, aunque sea por las próximas generaciones porque esto crece cada vez más y más”, finalizó.
Eventos

MONSANTO AMENAZA CON IRSE DE ARGENTINA


thumbnail_img
El CEO global de Monsanto Brett Begemann declaró que la empresa estaba decepcionada con el gobierno por no avalar el pago de ragalías por el uso de sus semillas, de esta manera Monsanto suspende en Argentina el lanzamiento de su nueva semilla transgénica Xtend y amenza con irse del país. Monsanto movió sus piezas y lo hizo en actitud bélica. Ayer por la tarde la empresa decidió suspender el lanzamiento de su nueva semilla transgénica XTEND, y su CEO global dijo que estaba "decepcionado" con el gobierno argentino, al no permitirle cobrar las regalías por sus semillas y amenazó con irse del país si el escenario no mejora.  Ayer por la tarde la multinacional decidió suspender el lanzamiento de su estelar nueva semilla transgénica de soja Xtend, resistente al glifosato, insectos y a los últimos agrotóxicos que la propia empresa vende en combo junto con la semilla. La razón de la decepción de Monsanto se debe a que el gobierno le bajó el pulgar para que cobre regalías a los productores por el uso de sus semillas. El glifosato, el principal agrotóxico que acompaña al cultivo de las semillas transgénicas es cancerígeno y trae además daños importantes -muchas veces irreparables- para la salud y el medio ambiente. “A pesar de que el Gobierno argentino reconoció que estaba comprometido a apoyar un entorno propicio para la inversión y el desarrollo a largo plazo de la agricultura a través del reconocimiento de los derechos de propiedad intelectual y el respeto de los contratos privados, las recientes acciones no son coherentes con esa posición. Es necesario tanto respaldar como apoyar activamente estos principios básicos; para crear un ambiente de negocios predecible, que invite a la inversión extranjera”, declaro Brett Begemann, CEO global desde Estados Unidos. Hace unas semanas el propio Begemann visitó nuestro país para verse con el Ministro de Agroindustria Ricardo Buryaile y presionar para que la "Clausula Monsanto", tal como se conoce al pago de las regalias por el uso de semillas de la empresa, fuera oficialmente legalizada en Argentina. Contra todos los pronósticos, el gobierno le dio marcha atrás a esta iniciativa, y al enterarse Begemann quiso entrevistarse con el Presidente Macri, pero este no lo atendió. El Jefe de Gabinete, Marcos Peña, apenas lo oyó por teléfono. Poco acostumbrado a los desplantes, el CEO de Monsanto regresó a su Sede Central y desde allí comunicó que la empresa suspendía todas las actividades de lanzamiento y comercialización de la nueva semilla transgénica XTend, y aún más, que evaluaba el futuro de la empresa en Argentina. Hace dos campañas Monsanto comercializa en el país la soja resistente a insectos Intacta, y hasta hace unas semanas cobraba por el uso de esta semilla haciendo un control de los embarques de grano que salían de nuestros puertos en una suerte de aduana paralela. Esta "Clausula Monsanto" fue duramente criticada por todo el arco productor sojero del país y el Ministerio de Agroindustria decidió anular este sistema hasta tanto Monsanto obtuviera un aval del gobierno, aval que aún no ha conseguido, y hecho por el cual su CEO Brett Begemann presiona ahora con retirar la empresa del mercado argentino. Este rechazo de nuestro gobierno de darle un aval para cobrar la "Clausula Monsanto" está ocasionando una fuerte polémica entre los propios productores estadounidenses que sí deben pagar la Clausula y que ahora cuestionan a Monsanto en estos terminos: "Cómo es que la empresa nos exige a nosotros el pago de la cláusula y en Argentina no puede cobrarles a los productores", declaró un sojero del norte.  Brasil y Paraguay pagan regalías, y en estas dos campañas Monsanto se aseguró cobrar el 60% de la producción de soja de nuestro país. "Estamos decepcionados por la falta de consenso en las recientes conversaciones mantenidas con el Ministerio de Agroindustria" Por la salud de todo un país, en buena hora que Monsanto se sienta decepcionada. Su satisfacción representa el daño a toda nuestra naturaleza.  Cabe mencionar que el próximo sábado 21 de mayo se realizará en nuestro país y en todo el mundo una marcha mundial contra Monsanto, cuya información podés leer en el siguiente link: http://elfederal.com.ar/nota/revista/29040/el-mundo-marchara-contra-monsanto
Industrial

Bayer anuncia la compra de Monsanto por 60.000 millones


thumbnail_img
El gigante químico y farmacéutico alemán Bayer pagará 60.000 millones de euros para hacerse con la estadounidense Monsanto, referente mundial en pesticidas y semillas transgénicas. La empresa alemana pagará hasta 130 dólares (115,7 euros) por acción. Durante las negociaciones, Bayer ha tenido acceso en detalle a los libros de contabilidad de la estadounidense, de tal forma que conoce en profundidad la situación financiera de Monsanto, según la publicación alemana. Para afrontar la adquisición de Monsanto, el gigante alemán prevé por un lado una ampliación de capital por un 25 % del volumen total de la operación y financiar el resto mediante un crédito bancario. Bayer se ha asegurado ya con varias entidades financieras una línea de crédito de hasta 70.000 millones de euros para esta operación. Según el "Rheinische Post", la empresa alemana pretende protegerse frente a un hipotético intento de absorción por parte de algún rival, dados la actual debilidad de su división farmacéutica y el proceso de consolidación que está viviendo este sector a nivel global. Además, la compra de Monsanto reforzará la división agrícola de Bayer, ya que la estadounidense es uno de los mayores fabricantes de pesticidas y de semillas transgénicas del mundo. El consejero delegado de Bayer, Werner Baumann, que accedió al cargo en marzo y lanzó poco después esta operación, ha ligado su permanencia en el cargo al éxito de la adquisición. Las acciones de Bayer ganaban cerca de un 1 % en la bolsa de Fráncfort tras los primeros compases de la sesión, mientras que los títulos de Monsanto cerraron ayer en Nueva York a 107 dólares.
Industrial

SE CONFIRMA EL HORROR: BAYER COMPRA MONSANTO POR 66.000 MILLONES DE DÓLARES


thumbnail_img
Al aceptar la oferta de Bayer, la mayor propuesta de adquisición en efectivo de la que se tenga registro, Monsanto dará a la alemana la posibilidad de convertirse en la mayor compañía de la industria de suministros agrícolas, de rápida consolidación, al combinar su negocio de ciencias de la cosecha con la fortaleza de la estadounidense en semillas. También despeja el camino para que el acuerdo sea revisado de cerca por los reguladores antimonopolios. El avance en las negociaciones, que se han prolongado por más de cuatro meses, ocurrió luego de que Bayer mejoró la oferta de 127.50 dólares por acción en efectivo que reveló la semana pasada, dijeron las fuentes. COMENTARIO: Si Monsanto, por sí sola ya representaba un monstruo enorme cuyas políticas agresivas de envenenamiento sobre la población parecían difíciles de detener, ahora, con la compra del gigante químico Bayer, las consecuencias para la población mundial pueden ser inimaginables. Acaba de nacer el peor de los monstruos…
Industrial

El glifosato aumentó los índices de niños con autismo, según estudio


thumbnail_img
Muchos estudios han evidenciado los problemas que ocasionan en la salud de las personas las fumigaciones con glifosato, ingrediente activo del Roundup, el herbicida de amplio espectro de la trasnacional Monsanto. Incluso recientemente el glifosato fue considerado como potencial cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este producto químico -elaborado para erradicar las malezas de ciertos cultivos transgénicos- se ha asociado a enfermedades como alergias, Alzheimer, afecciones cardiovasculares, distintos tipos de cáncer, etc. y recientemente una investigadora estadounidense advirtió otro dato inquietante relacionado a los agrotóxicos: cada vez nacen más niños con autismo. El autismo es un trastorno del neurodesarrollo que se caracteriza por la alteración en las interacciones sociales, problemas para comunicarse y comportamiento restringido y repetitivo. Los padres generalmente notan estos signos en los dos primeros años de vida de su hijo y esto los hace sufrir tanto a ellos, como a la familia y al niño afectado. Al ver que las cifras de casos de autismo en EE.UU. estaban en aumento, Stephanie Seneff  una científica del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) quiso investigar si había alguna relación entre este patrón y las fumigaciones con glifosato y adivinen que encontró: la evidencia apunta a la alta toxicidad por el uso excesivo de glifosato a través del herbicida Roundup de Monsanto en nuestra comida. Durante más de tres décadas, Stephanie Seneff, ha investigado la biología en relación a la tecnología y ha publicado  más de 170 artículos revisados ??por pares académicos. En los últimos años se ha centrado en la relación entre la nutrición y la salud, abordando temas tales como el Alzheimer, el autismo y las enfermedades cardiovasculares, así como el impacto de las deficiencias nutricionales y las toxinas ambientales en la salud humana. La investigadora señala a los transgénicos como un importante contribuyente a las enfermedades neurológicas en los niños. En una conferencia reciente, la Dra. Seneff dijo: “al ritmo actual, en 2025, uno de cada dos niños serán autistas“. Estudios realizados en 2014 evidenciaron que uno de cada 68 niños en los Estados Unidos nacen con autismo. Asimismo en todo el mundo el autismo es la deficiencia del desarrollo de más rápido crecimiento, con un aumento de las tasas en casi un 120% desde el año 2000 y -a su vez- los costos de los tratamientos son muy altos ya que no solo incluyen al niño sino a toda la familia. El uso intensivo del Roundup de Monsanto comenzó en 1990 y continuó aumentando desde entonces. Mientras tanto, el número de niños con autismo ha pasado de 1 en 5.000 en 1975, a 1 en 68 en la actualidad, una estadística desconcertante y frustrante que no muestra signos de desaceleración y que se correlaciona fuertemente con el aumento en el uso de glifosato. ¿Alimentos seguros? Los cultivos son rociados con productos químicos en la cosecha, pero no solo ellos se contaminan sino que el agua, la tierra, el aire, los animales y las plantas alrededor también quedan impregnados de esa nociva sustancia. Excepto los alimentos orgánicos o certificados como “no OGM”,  todos los demás contienen rastros de glifosato. Esto significa que estamos consumiendo glifosato en casi todos los alimentos, y esto está causando enfermedades graves. La Dra. Seneff dice que aunque los rasgos de glifosato en cada alimento en cuanto a cantidad quizás no sean grandes, su efecto acumulativo es lo que más le preocupa. Asimismo se han encontrado rastros de glifosato en  la sangre y en la orina de personas que residen tanto en zonas agropecuarias como en las urbanizadas, incluso en algunas mujeres embarazadas y en las células fetales.  Por otro lado, la Dra. Seneff señaló que gran parte de la comida en las góndolas de comestibles contienen maíz y soja genéticamente modificados, todos con pequeñas cantidades de glifosato. Esto incluye los refrescos endulzados con alto contenido de fructosa transgénica,  jarabe de maíz, papas fritas, cereales, dulces, e incluso barras de proteína de soja. Del mismo modo, gran parte de nuestra carne y aves de corral también se alimentan con una dieta de soja y de maíz transgénico, que también contienen trazas de glifosato. En conclusión, hay muy pocas formas de escapar a esta sustancia en nuestros alimentos. Cada vez más son los indicios de que esto tiene que cambiar; no podemos seguir alimentando un modelo agropecuario que paradójicamente no alimenta, sino que solo causa daño, enfermedades, contaminación y muerte. Es hora de volver a lo natural, de fertilizar sin químicos, de recobrar los sabores y propiedades naturales de los alimentos y de recuperar la salud del planeta Tierra y la de sus habitantes.
Medicinal

Francia se une al boicot de los productos alimenticios de Monsanto. Mira la lista completa


thumbnail_img
El mundo se hace cada vez más móvil, cada día más virtual. Los smartphones y las tabletas están cambiando la manera de interactuar no solo entre las personas, sino con los animales y el planeta en general. Aquí te presentamos 10 aplicaciones amigables con el medio ambiente. El gigante de la industria Monsanto (que quizás pronto sea absorbida por Bayer) está vinculado a muchas marcas que disfrutamos día a día en nuestros hogares. La ONG Greenpeace ha establecido la lista de las marcas pueden comercializar estos productos transgénicos. Esta lista de productos ha sido condenada por muchos consumidores franceses tras los escándalos de salud del gigante mundial de pesticidas en su propio país, donde ya fue condenado por la intoxicación de un agricultor francés El etiquetado de los productos alimenticios convencionales para detectar la presencia o ausencia de OMG es casi inexistente. Para llenar este vacío, Greenpeace presentó a los fabricantes de alimentos un cuestionario sobre el uso de plantas modificadas genéticamente. La propuesta presentada permitía que las ONG clasificaran estas marcas como un código de color: verde, para los que garantizan a no utilizar organismos modificados genéticamente; rojo, incluye aquellos productos para los cuales Greenpeace no puede garantizar que no contengan transgénicos. Podéis revisar esta lista, para realizar una compra más consciente. El maíz Bt produce una toxina para matar a un insecto dañino del cultivo pero que también elimina a insectos beneficiosos. Se ha criticado por parte de la autoridad francesa competente en antibióticos, que se utilice un gen que otorga resistencia a los antibióticos. Pero es difícil escapar de los productos de la multinacional Monsanto, ¡están por todas partes en los estantes de los principales supermercados! Incluso en los productos de higiene. Miles de cajas fueron retiradas del mercado en Canadá y Francia después la investigación de la revista “60 millions consumateurs” asegurara que Tampax, Always y otras marcas de tampones y toallas femeninas podían contener “residuos altamente tóxicos”. Una investigación reveló que el 85% de los productos con algodón en Argentina contenían glifosato, ahora un estudio de una revista francesa denuncia la presencia del herbicida en marcas como Tampax y Always. Grupos de consumo han elaborado una lista de algunos productos que llevan ingredientes de Monsanto por si quieres boicotear las prácticas de esta empresa o por si simplemente no quieres tener nada Monsanto en tu plato. Monsanto - marcas Entre estos se encuentran las empresas Kraft Philipp Moris, Unilever, General Mills, Coca-Cola, PepsiCo y Procter & Gamble. Bebidas Monsanto Coca-Cola life. Zumos de Capri-Sun, Topricana, Flora. tés Lipton y cafés Maxwell. Nescafé. Nesquik, Nescafé, Eko, Ricore Productos del azúcar Monsanto Los chocolates Lindt, Poulain, Cote d’Or, Dam, Milka, Suchard, Kinder y Toblerone. Las galletas Cadbury y las galletas Pepperidge Farm. Los productos de Brossard, Savannah. El caramelo Carambar, y La Krema Vogienne. La barra de chocolate Bounty. Helados Häagen Dazs, Miko, Cartedor, Cornetto, Magnun y Ben & Jerry. Los cereales de Kellogg, incluyendo Special K, Tesoro, miel Pop, Froties o All Bran. Todos los productos para niños Nestlé y Danone. Higiene y mantenimiento Monsanto Los pañales Pampers. Tampax y Always. Los geles de ducha, champús y desodorantes Pantene, Axe, Monsavon, Dove, Rexona y Timotei. Pasta de dientes de señal. Todos los productos P&G. Williams. Productos de limpieza Cif, Omo, Dash, Skip, y Cajoline Sun, Desodorantes Febreze. Salados Monsanto Patatas Lays, Pringles y Doritos. Las galletas de aperitivo benenuts y Bahlsen. Las especialidades de queso Philadelphia. Platos preparados de Mary, Findus, Tipiak. El pan Jacquet. Maizena. Sopas y sopas Liebig, Knorr, Royaco, Alvale. Preparaciones mexicanas Old El Paso. Salsas Heinz, Amora, Benedicta. Los productos de la Uncle Ben. Todos los productos de la marca superSol, HiperDino, CashDiplo y NETTO Esta larga lista de productos nos permite hacernos una idea de la cantidad de productos de consumo en el que se pueden encontrar los productos de Monsanto…
Cultivo

Insólito: Monsanto tendrá su programa en la TV Pública Argentina


thumbnail_img
Monsanto, la empresa productora de agroquímicos y biotecnología, que controla alrededor de 90 por ciento del mercado mundial de semillas transgénicas, promocionó a través de su cuenta oficial de twitter un programa que se emite por la Televisión Pública Argentina todos los domingos a las 14 horas, Locos por el Campo. En una polémica decisión, la TV Pública sumó a su programación un espacio para el gigante de la biotecnología, Monsanto. Esta empresa una de las líderes mundiales en cultivos y semillas modificadas genéticamente. Monsanto suma numerosas denuncias sobre los perjuicios para la salud y las consecuencias negativas para el medio ambiente que conlleva la modificación genética de los alimentos. El canal público está bajo la órbita del titular del Sistema de Medios del Gobierno, Hernán Lombardi. El director de la TV Pública es Horacio Levin.   “¡Estamos locos por el campo! No te pierdas este programa los domingos a las 14 hs por la Televisión Pública Argentina. @locosxcampo”, anunció en Twitter la empresa. El programa se llamará “Locos por el campo”.