Legales

ONU habló por primera vez de despenalizar el consumo de drogas


El organismo sostiene que esa medida puede ser una forma  eficaz de "descongestionar las cárceles, redistribuir recursos  para asignarlos al tratamiento y facilitar la rehabilitación"

thumbnail_img
La ONU señaló que los objetivos  en la lucha mundial contra las drogas no se cumplen y sugirió por  primera vez la “despenalización” del consumo de estupefacientes, en  un documento elaborado para una reunión clave que se celebrará la  próxima semana en Viena. “La despenalización del consumo de drogas puede ser una forma  eficaz de `descongestionar` las cárceles, redistribuir recursos  para asignarlos al tratamiento y facilitar la rehabilitación”,  sostiene un informe de 22 páginas de la Oficina de las Naciones  Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD). La despenalización del consumo personal, que se aplica en  algunos países europeos, en otros como Canadá o Australia, así como  en naciones latinoamericanas como Brasil o Chile, supone que el uso  de drogas no sea un delito, sino que se sanciona con alternativas,  como multas o terapias, al encarcelamiento. En Uruguay fue legalizada la compraventa y el cultivo de  marihuana y se estableció la creación de un ente estatal regulador  de la droga. En cualquier caso, la despenalización no supone una  legalización ni liberar el acceso a la droga, que según los  tratados solo puede usarse con fines médicos y científicos pero no  recreativos. Por tanto, el consumo seguiría siendo sancionable (con multas  o terapias obligatorias) pero deja de ser un delito penal. La ONUDD considera que se debe de considerar a los  consumidores de estupefacientes como “pacientes en tratamiento” y  no como “delincuentes”. El próximo jueves y viernes en Viena, la comunidad  internacional evaluará en la Comisión de Estupefacientes de la ONU  la situación del problema de las drogas y si se cumplen los  objetivos pactados en 2009 en una hoja de ruta para una décadaque  terminará en 2019. La ONUDD reconoce las dificultades que enfrentan para tener  precisión sobre las tendencias globales de las drogas debido a la  carencia de datos fidedignos sobre el narcotráfico, el dinero negro  de los estupefacientes y la fabricación de sustancias sintéticas,  entre otros aspectos. También indica que “el tráfico de drogas desencadenó una  oleada de violencia” en América Latina y que en “algunos países de  Centroamérica se registraron los índices de homicidio más elevados  del mundo, a menudo con cifras de muertos superiores a las de  algunos países afectados por conflictos armados”. El documento, citado por la agencia de noticias Efe, incide  en que la normativa internacional sobre drogas es tan flexible como  para aplicar otras políticas, más centradas en la salud pública y  menos en la represión. Además, destaca la importancia de la prevención y el  tratamiento, y subraya que los derechos humanos se deben de  respetar siempre a la hora de combatir las drogas y critica la  aplicación de la pena de muerte por delitos de tráfico o consumo de  estupefacientes.
Eventos

Multitudinaria Marcha Mundial de la marihuana 2014


Más de 200 mil personas exigieron el fin de las detenciones a usuarios y cultivadores en más 19 ciudades de Argentina

thumbnail_img
Hoy sábado 3 de mayo se llevó adelante la Marcha Mundial de la Marihuana en más de 19 ciudades de Argentina. Bajo la consigna “¡No más presos por cultivar! - Regulación del cannabis ya”, más de 200 mil personas exigieron el cese urgente de la criminalización a usuarios de drogas y cultivadores, la regulación del acceso al cannabis y la autorización estatal de sus usos medicinales. En la ciudad de Buenos Aires, cerca de las 3 de la tarde, 150 mil personas se concentraron en Plaza de Mayo para luego marchar hacia Plaza Congreso donde se realizó un acto del que participaron diversas organizaciones de usuarios y cultivadores de cannabis, diferentes asociaciones por la defensa de los derechos civiles y legisladores de distintas fuerzas políticas. Hasta el momento se contabilizaron 150.000 personas en Buenos Aires, 15.000 en Córdoba, 11.000 en Rosario, 7.000 en Mendoza, 2.500 en La Plata, 1.400 en Bahía Blanca, 600 en Paraná, 500 en Santa Fé, 400 en El Bolsón, 300 en Bariloche, 200 en Comodoro Rivadavia y 100 Resistencia. Según la Procuraduría de Narcocriminalidad, en Argentina de elaboran 9441 causas penales por año, lo que significa más de un usuario detenido por hora. Esto le genera al Estado argentino un gasto de unos 100 millones de pesos por año destinado a criminalizar a quienes consumen drogas, mientras que sólo en el 3% de todas las causas iniciadas por infracción a la ley de drogas se persigue el contrabando. Al día de hoy, al igual que otros miles de usuarios y cultivadores, Fernando Colombini lleva un año y dos meses preso por cultivar 8 plantas de marihuana para su consumo, Gustavo Panuele permanece preso desde hace 10 meses en el Penal de Marcos Paz por cultivar 6 plantas de marihuana en el fondo de su casa, Bruno y su novia están detenidos en el Penal de Bower por tenencia de marihuana para su consumo y Rosendo sigue preso por La Marcha Mundial de la Marihuana es un evento que se realiza desde 1999 de forma simultánea y autónoma, el primer sábado de mayo de cada año, en ciudades de todo el mundo. El objetivo es realizar un reclamo común que evidencie la cantidad de personas que exigen normalizar la situación de la planta de cannabis y terminar con la criminalización y persecución de sus usuarios y cultivadores. Teniendo en cuenta las particularidades propias de cada país, en las distintas manifestaciones se reclama desde el cese de las detenciones, los procesos penales o las multas a usuarios y cultivadores, hasta el reconocimiento de los usos medicinales e industriales del cannabis y la regulación del acceso al mismo.
Legales

Ciudadanos crean un manual práctico para legalizar la marihuana


El libro titulado "Como regular el cannabis" muestra un cambio en la perspectiva de una sociedad civil que, desde fuera, busca incidir en las decisiones políticas

thumbnail_img
Por  la aceptación legal de la marihuana en algunos países como Uruguay, o sitios icónicos de la política mundial como Washington, se han cocinado nuevas iniciativas serias sobre el tema, y vienen desde la ciudadanía. Parece que, por fortuna, la discusión se ha tornado más seria que nunca. Hoy, cada vez hay más especialistas que buscan incidir en la toma de decisiones públicas sin tener que convertirse en políticos. A esta tendencia, quizá, responde el trabajo editorial Cómo regular el cannabis. Una guía práctica, elaborado por especialistas. Un  texto que aporta a la argumentación sobre la legalización de la marihuana desde la arista más compleja: los cómos. Transform Drug Policy Foundation, un centro de pensamiento con integrantes en el Reino Unido y en México y la asociación civil México Unido contra la Delincuencia han elaborado este manual sobre cómo debiera legalizarse la marihuana. Está dirigido a los tomadores de decisiones políticas, pero también al público que busca argumentos serios e inteligentes en pro de la legalización de aquella. La guía práctica responde a  la pregunta “¿Cómo funcionaría la regulación del  cannabis?” desde las formas de regular un mercado de cannabis, garantizar la calidad del producto para evitar que se vaya al mercado negro, el cultivo en casa, los clubes sociales y el cultivo a poca escala, benéfico para las economías. Si estás interesado en nutrirte profesionalmente sobre este tema, este manual es ineludible. Muestra, además, un cambio en la perspectiva de una sociedad civil que, desde fuera, busca incidir en las decisiones políticas, muy probablemente, de manera más enterada que los propios tomadores de decisiones. Aquí, el manual en PDF.
Legales

Uruguay abre registro para autocultivadores de marihuana legal


Solo podrán ser titulares de un cultivo doméstico las personas físicas capaces, mayores de edad, ciudadanos uruguayos naturales o legales, o los residentes permanentes en el país

thumbnail_img
Uruguay ha abierto este miércoles el registro para los cultivadores domésticos de marihuana para uso recreativo, dentro de su nueva política de producción y venta de esa droga con supervisión del Estado. "Acabo de hacer uso de mi derecho cívico de anotarme como autocultivador. Es un paso histórico para quienes luchamos desde hace muchos años por la desregulación del cannabis", ha dicho Juan Vaz, portavoz de la Asociación de Estudios del Cannabis, que tiene mas de seiscientos socios. Vaz fue el primer cultivador doméstico en presentarse este miércoles en las oficinas centrales del Correo Uruguayo, lugar elegido por el Gobierno para facilitar el registro. + Para la inscripción, que no tiene coste, se necesita presentar la cédula de identidad, aportar una fotocopia de la misma y una constancia de domicilio o factura de servicio público a nombre del interesado. La idea es "tener de forma legal en mi casa" las "seis plantas" que autoriza el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA) de acuerdo con la nueva reglamentación, ha añadido. Para Vaz, casado y padre de tres hijos, esa cifra es "arbitraria" y por ello para las organizaciones defensoras de la "marihuana libre" la "lucha continúa" en busca de la "normalización total" del cannabis. A partir de la inscripción, el IRCCA dispone de 30 días para autorizar el cultivo doméstico y emitir la licencia correspondiente, que tendrá una vigencia de tres años. Condiciones y legislación Según señala la ley, solo podrán ser titulares de un cultivo doméstico las personas físicas capaces, mayores de edad, ciudadanos uruguayos naturales o legales, o los residentes permanentes en el país. La reglamentación señala que las personas registradas, tras recibir la habilitación del IRCCA, podrán cultivar en su vivienda "hasta seis" plantas hembras de marihuana "para uso recreativo personal o compartido en el hogar", sin que la cantidad de droga cosechada "supere los 480 gramos anuales". La nueva legislación, aprobada el 10 de diciembre e impulsada por el presidente uruguayo José Mujica, ha generado polémica a nivel internacional y nacional, al establecer taxativamente el "control y la regulación por parte del Estado de la importación, exportación, plantación, cultivo, cosecha, producción, adquisición, almacenamiento, comercialización, distribución y consumo de la marihuana y sus derivados". Mujica ha señalado en varias oportunidades que lo que busca es una "alternativa" para luchar contra el narcotráfico a la vista de que, por la vía de la represión, "la batalla está perdida en todo el mundo y desde hace tiempo".                               https://www.youtube.com/watch?v=2eFWuJCp4eE
Legales

A tratarse con marihuana


La reglamentación de la ley uruguaya que legaliza la marihuana incluirá su uso en afecciones neurológicas cuando el modo tradicional fracase y para tratar el dolor crónico.

thumbnail_img
El gobierno uruguayo anunció que la reglamentación del uso médico de la marihuana, todavía en elaboración, prevé utilizar la droga en afecciones neurológicas cuando el modo tradicional fracase y para tratar el dolor crónico. La próxima reglamentación del uso medicinal de la droga abre una nueva instancia de un proceso que comenzó en diciembre pasado, cuando el Congreso aprobó una ley que legalizó el mercado cannábico y continuó en mayo, reglamentando el consumo recreativo de la marihuana. “Lo que se plantea es (el uso) en algunas afecciones neurológicas en las cuales los tratamientos tradicionales fracasan, (como) el caso de la epilepsia refractaria”, señaló el viceministro de Salud Pública, Leonel Briozzo. También se prevé el uso del cannabis “en algunos casos muy seleccionados del tratamiento de dolor crónico en el cual la morfina, que es la principal droga desde hace mucho tiempo que tenemos que trabajar en cuidados paliativos, tampoco mejora. Y hay algunas otras indicaciones, como mejorar las condiciones frente al uso de quimioterápicos”, agregó. Briozzo explicó que las recomendaciones se enviaron a la Junta Nacional de Drogas y al Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca), que será el que defina la reglamentación. La norma que convirtió en diciembre pasado a Uruguay en el primer país en controlar el mercado del cannabis y sus derivados legalizó el uso recreativo de la sustancia, pero también el medicinal, farmacéutico y cosmético, además del cáñamo industrial. Por ahora, el gobierno sólo aprobó la reglamentación del uso recreativo de la marihuana, lo que permitió poner en marcha este experimento inédito promovido por el presidente José Mujica y observado con atención por el mundo. La semana pasada, el Ircca informó que una veintena de empresas, la mitad extranjeras, se presentaron al llamado del gobierno para producir la marihuana que será vendida en farmacias para uso recreativo, a partir del año próximo. Tras el anuncio, el organismo cuenta con unos 15 días para evaluar las propuestas y elegir a un máximo de cinco postulantes a los que otorgará una licencia, por hasta cinco años, para producir y distribuir entre una y dos toneladas anuales de cannabis psicoactivo para su venta en farmacias. La apertura de las propuestas de las empresas ocurrió un día después de que comenzara a funcionar el registro de autocultivadores, que inscribió a 54 personas en sus primeros dos días de funcionamiento. Se estima además que en unos diez días se lanzaría el registro de clubes cannábicos, que podrán contar con entre 15 y 45 socios.
Legales

Está abierto el registro de clubes de cannabis


Desde el 30 de octubre está en funcionamiento el registro de clubes de membresía de Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca).

thumbnail_img
La inscripción se hará en locales del Correo y la información brindada sobre los clubes y sus miembros tendrá caracter de dato sensible. El IRCCA difundió la guía para la inscripción de los Clubes de Membresía. El mes pasado se puso en funcionamiento el registro de autocultivo. Según la última información actualizada por el IRCCA hay, hasta el 16 de octubre, 601 inscriptos. La ley, aprobada en diciembre, permite hasta seis plantas de cannabis por hogar (480 gramos al año), cuyo registro se inició en agosto, y el cultivo en clubes de membresía con 15 a 45 socios y un número de plantas proporcional con un máximo de 99. En una primera instancia, los clubes iniciaron un trámite en el Ministerio de Educación y Cultura y a partir de este jueves podrán solicitar día y hora para culminar el registro en oficinas del correo nacional. Además de los datos personales de sus miembros y constancia de domicilio de la Asociación Civil, los clubes deberán presentar "un plan de autocultivo que desarrolle los aspectos técnicos y de seguridad del desarrollo de la plantación". A su vez, detallarán "un plan de distribución de cannabis" entre los miembros del club. La identidad de los miembros del club será confidencial, como lo es en el caso de los autocultivadores y los que decidan acceder a la droga a través de la venta en farmacias, instancia que aún no está implementada. Solo mayores de 18 años y residentes en el país podrán elegir entre las tres opciones para acceder a la droga. En el caso de compra en farmacias el máximo será de 40 gramos mensuales. En agosto, una veintena de empresas -- la mitad extranjeras -- se presentó al llamado del gobierno pare producir la marihuana que será vendida en farmacias; sin embargo, aún no se anunciaron las empresas ganadoras. Todavía está en proceso la puesta en funcionamiento de la producción bajo control estatal para la venta en farmacias. Ya está claro que la venta en farmacias no comenzará este año y existe incertidumbre acerca del momento en que el sistema entrará en funcionamiento. El candidato presidencial del Frente Amplio, Tabaré Vázquez, amplio favorito de ser el más votado en el balotaje del 30 de noviembre, ha planteado dudas respecto a la implementación de ese artículo de la ley que reguló la comercialización de marihuana. El expresidente planteó que será necesario dotar de seguridad a los propietarios de las farmacias que decidan vender cannabis. Vázquez aclaró que la ley será aplicada completamente si él es electo.
Eventos

Crónica Marcha Mundial de la Marihuana 2015


thumbnail_img
Cuando uno se encuentra inmerso en este maravilloso mundo cannábico, el primer Sábado de Mayo de todos los años de nuestra vida, es y será la Marcha Mundial de la Marihuana. Pero además, es el momento clave en el que se expone todo el laburo del año.  A mi particular entender, el año nuevo Cannábico; Y como todo año nuevo (o la mayoría), uno se  junta con la familia y sus seres queridos,  para pasar varias horas regalándonos información sobre los altibajos que nos tocó vivir u oímos por ahí.  Nuestro brindis, La Cosecha que cultivando supimos conseguir. El deseo, un futuro en Paz, SIN PRESOS POR CULTIVAR. Para nosotros, la jornada inició en una de las sedes de Codelo a las nueve de la mañana. Entre mates y desayunos nutritivos (como siempre), Producción ultimaba detalles para lo que imaginábamos sería una marcha pasada por agua. Subimos todo a los autos y nos fuimos.  Cuando llegamos a Plaza de Mayo, el cielo tiró un guiño cómplice que nos ayudó a establecer “campamento”. Terminados los preparativos, explotó la lluvia.  Los primeros que se acercaron fueron nuestros vecinos (en todo sentido) y compañeros de la ACO (Asociación de Cannabicultores del Oeste). Y como en el Oeste está el agite, cantitos como el de “Quiero que Legalizen la Marihuana…” tardaron tres minutos en aparecer. A esa temprana hora, ya había un lindo numero de gente fana del mañanero, que luego del canto del gallo, se hizo presente en la plaza. era tanta gente a esa hora, que ni bien se largó la tormenta, copó las galerías del cabildo a puro cántico. Tanta onda que le pusimos al asunto que el sol sacó corriendo a las nubes y regaló un clima excelente. Pasadito el mediodía la gente empezó a copar. El lugar se llenó de banderas, bajones veganos, e información. Humo también. Pero creo que en esta ocasión nos elevamos un poco más, y supimos apreciar la consciencia que flota sobre él. Basta  con chequear cualquiera de las estadísticas que se generan alrededor de la prohibición para entender este  fenómeno. Si el 45% de las infracciones a la actual Ley de drogas 23.737 son a consumidores que trabajan, tienen familia, hobbies, y una vida normal, es imposible que no “arda Troya”. Sobre todo por el  historial que tenemos los argentinos en luchas por los Derechos Humanos. Después de repartir cinco mil volantes y responder un millón de preguntas, llegó el momento de agarrar las banderas, agruparnos, y marchar. Al grito de AUTOCULTIVO,  agrupaciones, activistas, cultivadores, usuarios y no tanto (150.000 manifestantes en total) hicieron temblar balcones curiosos hasta llegar a la puerta del Congreso.   Inició el acto, y SI, este año se escuchó. Gracias  a la colaboración de todas las agrupaciones, sumado al aporte de la gente que dirigió su granito de arena a la compra del bono contribución. Como la marcha es del pueblo, la hacemos entre todos!! Los voceros desarrollaron sus discursos en torno a las siguientes consignas: AUTOCULTIVO: Por el inmediato fin de los allanamientos, detenciones y procesos penales a cultivadores de cannabis. REGULACIÓN: Por la regulación de los Clubes Sociales de Cannabis para el acceso al cannabis y sus semillas. TENENCIA: Por el urgente cese de las detenciones y procesos penales a los usuarios por la simple tenencia de sustancias psicoactivas prohibidas. MEDICINAL: Por la autorización estatal del uso medicinal del cannabis y sus derivados INDUSTRIAL: Por la promoción estatal del uso industrial del cannabis no psicoactivo. INVESTIGACIÓN: Por el estímulo estatal de la investigación de los usos medicinales e industriales del cannabis. SALUD: Por la implementación de una ley de atención pública, universal y gratuita de los problemas asociados al uso de sustancias? psicoactivas. LEGISLACIÓN: Por la urgente modificación de la ley de drogas (23.737). En representación de Cogollos del Oeste estuvo el compañero Facundo Rivadeneira, quien por sobre todo enfatizó en la idea de generar agrupaciones y vínculos entre todos los que apoyamos esta lucha, para unificar y organizar todas las voces, manos, y fuerza de lucha. También resonó en toda la plaza el cuestionamiento al “gobierno de los derechos humanos”, que al parecer mira para otro lado, olvidándose de una ENORME minoría. El mensaje cerró con una reflexión sobre el consumo de alcohol en la marcha. Siempre hay un acalorado con sed de una fresca, con un desubicado atrás para vendersela. La marcha es de la Marihuana, y eso es de lo que hablamos. La cultura mediática que nos dejó como legado la década de los 90, es capaz de embarrar hasta el reclamo más legítimo. Por otra parte, el evento dura todo el día, y varios, al llegar a congreso, sufren los efectos del alcohol sumado a un ayuno prolongado durante el dia. Por eso es necesario cuidarnos, y de hacer evidente la situación complicada que hay en la sociedad con respecto al consumo de alcohol… El cierre no se podía creer, MISS BOLIVIA nos deleitó con un tema a capella,  Y PITI de Las Pastillas del Abuelo que, previo a tocar El Sensei,  contó la experiencia que tuvo al tratar a su padre con aceite de cannabis para controlar el dolor que le producía una Neuralgia del Trigémino. Agradecemos a las Agrupaciones y personas que en su conjunto hicieron posible toda esta movida que bancamos a pulmón año tras año. También agradecemos a todos los que compraron bonos contribución. Sin más que agregar, una felicitación especial a todos los socios de Cogollos del Oeste que se comprometen todos los días del año a formar parte de esta gran familia, y a un nuevo amigo que tengo desde este día, el Sr. Diego Alfredo , gran fotógrafo y compañero de lucha chileno. Nos vemos prontito en la Copa-Cata de Cogollos del Oeste 2015.
Legales

El jefe de la Sedronar se opone a despenalizar la marihuana


"No es el momento", aseguró Roberto Moro. Advirtió que la prioridad es el impulso de políticas preventivas y el lanzamiento de un Plan Nacional de Drogas

thumbnail_img
Cuando lo designó al frente de la Sedronar, el presidente Mauricio Macri describió a Roberto Moro como alguien "que lleva años" especializándose en el área de drogas. Tras su paso como subsecretario de Abordaje de la Adicciones en La Pampa, Moro tendrá el objetivo de agarrar el fierro caliente para la elaboración de políticas preventivas y de asistencia para los que caen en la adicción de las sustancias legales e ilegales. Mientras todavía está dando sus primeros pasos en la gestión nacional, el titular de la Sedronar esbozó los lineamientos que proyectará en el organismo y advirtió que el Gobierno impulsará el debate para modificar la Ley de Drogas, aunque señaló que "no es el momento" para discutir la despenalización de la marihuana, como hicieron Uruguay y otros países. "Nosotros vamos a trabajar muy fuerte en este país en la lucha contra el narcotráfico, en la prevención de adicciones y generando mayor accesibilidad a la asistencia", sostuvo en una entrevista con Diario Popular. Entre las prioridades del área, Moro precisó que la secretaría "no se va a quedar en los escritorios" y que se pondrá en marcha un Plan Nacional de Drogas que esté articulado con el Consejo Federal del mismo nombre, que fue desactivado durante los últimos tres años de mandato de Cristina Kirchner. "Yo vengo de la Patagonia y la característica cultural de la región no es la misma que en el NEA o el NOA, a su vez los patrones de consumo no son los mismos. Si uno quiere diagramar un plan nacional tienen que tener en cuenta los patrones de consumo, el imaginario social y también las características naturales", manifestó. Además, el funcionario resaltó que uno de los ejes principales será "trabajar muy fuerte con el consumo de alcohol", al que calificó como "el problema más dañino" por ser la droga de inicio entre el 90% de las personas que sufren adicciones. "El 60% de los jóvenes mueren en accidentes de tránsito, el consumo episódico de los fines de semana es altísimo en la Argentina. Ningún programa preventivo funcionará si no trabajamos primero el alcohol", dijo. Y ejemplificó: "En un municipio que fuimos a visitar, una médica nos decía que ellos hacían un trabajo muy fuerte de prevención del VIH que incluía ir a los boliches a repartir preservativos gratis y los pibes no los usaban, cómo van a usarlo si están alcoholizados y de hecho ni se acuerdan con quién tuvieron relaciones sexuales". Acerca de las gestiones anteriores en la Sedronar, Moro planteó que durante el mes de enero se encargaron de revisar y analizar los programas que se están llevando adelante. "Hay cosas que son buenas y hay que rescatarlas y otras que hay que cambiarlas, no porque somos los dueños de la pelota sino porque nosotros creemos en otra modalidad y hacia eso vamos", agregó. Por último, especificó que está "totalmente convencido que lo territorial es fundamental" en materia de políticas de prevención, y por ello se necesitarán dispositivos para recabar datos como el Observatorio de Drogas o el mismo Consejo Federal. "Si hoy preguntás en cualquier lugar cuáles son los niveles de consumo de cualquier droga, la que sea, no lo saben. Cómo vamos a trabajar por ejemplo para bajar el consumo de alcohol si no tenemos un indicador de consumo, con estos datos nosotros vamos a poder tomar decisiones de qué políticas públicas implementar", afirmó Moro.  
Legales

Presentaron proyecto para legalizar la marihuana


La diputada por el FPV, Diana Conti, propuso despenalizar el cannabis como uso medicinal. "No podemos permitir que pacientes sigan sufriendo cuando pueden tener la solución en el patio de su casa"

thumbnail_img
La diputada nacional por el Frente para la Victoria Diana Conti presentó un proyecto de ley para despenalizar el uso del cannabis como medicación terapéutica, para el control de síntomas o para cuidados paliativos de personas que conviven con distintas patologías. "No podemos seguir permitiendo que pacientes sigan sufriendo cuando pueden tener la solución en el patio de sus casas. Es el momento propicio para dar el debate sobre la no criminalización del uso terapéutico de la planta de cannabis", dijo la legisladora. En los fundamentos de su iniciativa, Conti resaltó que "cada vez toman más fuerza los testimonios y experiencias positivas en tratamientos paliativos de pacientes oncológicos o con enfermedades como VIH sida, epilepsia, anorexia y otros". El uso del cannabis "ha mejorado la calidad de vida de estas personas, reduciendo dolores y diferentes síntomas", añadió. La diputada recordó que esta semana la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) autorizó la importación de aceite de cannabis para cinco pacientes que conviven con epilepsia refractaria. También resaltó que "a propósito de la creciente demanda" de la planta de marihuana para uso medicinal, el intendente de General Lamadrid, Martín Randazzo, puso en marcha un proyecto con la Universidad de La Plata y el Conicet para la producción y distribución del extracto de la planta para su uso terapéutico. “El desafío es seguir la lógica de la producción nacional para abaratar costos y que toda persona que lo necesite pueda acceder sin tener que acudir a la importación”, aseveró Conti. La política valoró la legislación en Uruguay, el primer país de la región en donde en 2014, no sólo fue legalizada la marihuana, sino que el Estado se hace cargo del control, distribución y educación sobre el uso del cannabis. "Nos encontramos atrasados respecto de países de la región y del mundo como por ejemplo, Colombia, Uruguay, Chile, Estados Unidos, Holanda, Canadá y Australia", resumió la diputada. En Estados Unidos, ya son 25 los estados que legalizaron el uso terapéutico de la marihuana. "Este avance en la legislación ha permitido a los Estados, entre otras cosas, recaudar más y reducir el negocio multimillonario del narcotráfico", consideró Conti. La ex diputada Irma Parentella había presentado una iniciativa en el mismo sentido en el 2003, que luego continúo Conti en 2006, y que repite ahora. “Hay una realidad que nos es ineludible y es que no avanzar en éstas discusiones sólo logrará desviar el foco de atención de la lucha contra el narcotráfico gastando recursos del Estado ineficientemente en la criminalización a los usuarios que consumen el cannabis para mejorar su calidad de vida y hacer frente a sus problemas de salud”, señaló la legisladora.
Industrial

Nicolas Trainerbees, el apicultor que ha conseguido que sus abejas hagan miel con resina de marihuana


thumbnail_img
Este apicultor francés se medica desde muy pequeño con cannabis y se define como un apasionado por la naturaleza y por el entrenamiento de todo tipo de animales. Ambas circunstancias han contribuido a que lleve varios años investigando sobre cómo aunar las propiedades de la planta y de los insectos a los que dedica su vida. Su resultado se llama 'cannahoney', un delicioso néctar que no ha dejado indiferente a nadie y que tiene que hacer frente a las restrictivas leyes de su país.  Es artesano, cerrajero y sobre todo apicultor, aunque en este último oficio no es como los demás. Sus más de 4300 seguidores en Facebook y de 700 de Instagram buscan algo que ningún otro ofrece: maravillosas fotos donde las plantas de cannabis reciben una visita entrañable. Aunque más de uno se asustaría al encontrar abejas en su cultivo, ese es el principal propósito de este francés de 39 años que se define como defensor de la marihuana medicinal y de la legalización. Se llama Nicolas, aunque es conocido como Nicolas Trainerbees, un apodo que no es casual. Lo utiliza desde hace más de 20 años porque siempre le ha gustado pasar tiempo con todo tipo de animales, aunque especialmente de insectos y, sobre todo, de abejas. Las observa y, según dice (aunque sin revelar la táctica), las domestica para que se comporten como él quiere. "He entrenado abejas para hacer varias cosas, como la recolección del azúcar de frutas, en vez de utilizar flores". Más allá de ellas, también ha practicado con tarántulas, lagartos y hormigas porque es, según explica, "un apasionado de la naturaleza desde la infancia". Esa faceta le ha llevado a convertirse en autodidacta del mundo de la biología animal, de la entomología, del cultivo de cannabis, de la mejora de todo tipo de plantas y de todo lo que tenga que ver con el mundo de las colmenas. Desde hace un tiempo trabaja con abejas productoras de 'cannahoney', como ha decidido llamar a su peculiar miel cannábica. No obstante, con modestia, dice no haber creado miel, "sino una técnica de entrenamiento con la que las abejas recogen la resina y la utilizan en la colmena". Después, la sustancia final es solo fruto del trabajo de estos pequeños insectos. ¿Cómo decide un apicultor que sus abejas obtengan el néctar del cannabis? Primero, por experiencia personal. Nicolas es hiperactivo desde los 7 años lo que, unido a un sistema educativo que califica de "inadecuado", hizo que abandonara pronto la escuela. En sus primeros años de vida descubrió que la planta le ayudaba a canalizar el problema y, por eso, "empecé a consumir antes de los 10 años", asegura. Años después muchas personas que conocen sus habilidades en la crianza y formación de las abejas le empezaron a preguntar por qué no las aplicaba al mundo cannábico, haciendo que los insectos crearan una suerte de miel con plantas de marihuana. Se había dado cuenta de que, uniendo las propiedades de ambas cosas, y si los animales lograban utilizar la resina correctamente, conseguiría un gran resultado: "Conocía desde hace tiempo los beneficios para la salud de los productos de las abejas como la miel, propóleos, polen, cera y jalea real y también los del cannabis", así que decidió hacer caso a las peticiones. Además, "todo lo que pasa a través del cuerpo de una abeja mejora", dice, puesto que sus enzimas hacen que el néctar se convierta en la miel deseada. La resina obtenida de sauces, álamos y otros árboles se convierte en propóleo, que es antiséptico, antibiótico, antifúngico, antibacteriano y cicatrizante. "Así que si la abeja tomaba la resina del cannabis sería muy beneficioso también". "Nació para mí el nuevo reto de que las abejas obtuvieran esta resina", afirma. Desde ese momento (allá por 2006) pasó tiempo observándolas, examinando las colmenas y el comportamiento de sus integrantes y pensando que tenía que haber una manera de atraer un buen puñado de insectos hasta la resina. "Ese fue el punto de partida de mi investigación", explica. Cuando comenzó con las averiguaciones comprobó que hasta el momento nadie había unido ambos mundos e incluso los menos convencidos le decían que el cannabis no era una planta típica paraobtener la miel, por lo que sería imposible que las abejas se acercaran por sí mismas a recoger su polen particular. Nicolás ha demostrado a los más ingenuos que estaban equivocados. Después de varios ensayos y de mucha observación logró que su entrenamiento diera resultado en 2014, "con la enorme sorpresa de que las abejas utilizaban la resina como propóleo" y también para crear miel con los mismos efectos que el cannabis. Sus terpenos tienen "un gusto delicioso y agradable" que recuerda a la planta fresca, aunque el sabor cambia ligeramente de una cosecha a otra. La 'cannahoney' suele tener un olor "bastante floral" y un color que cambia ligeramente en función de las variedades, aunque este suele ir desde el verde claro al blanco o amarillo. La sustancia "no se fuma, se ingiere y es buena para la salud", explica el creador. Nicolas utiliza variedades de marihuana creadas por él mismo. Según dice, "las abejas aceptan cualquier tipo", por lo que también emplea otras ya existentes. De hecho, la última remesa de miel fue creada a partir de una Orange californiana. Antes de lograr sus primeros resultados algunos se atrevían a decir que la marihuana era nociva para las abejas. Él estaba totalmente convencido de que no era así, pero tuvo que esperar dos años hasta que el proyecto se consolidó y pudo probar que estas plantas no tenían ningún impacto negativo en los insectos. "Las abejas que producen la 'cannahoney' no se ven afectadas por los cannabinoides porque no tienen sistema endocannabinoide", explica. Ahora cuenta con 30 colmenas, muchas de las cuales utiliza para su proyecto de miel cannábica. Sin embargo, se enfrenta a las complicaciones de vivir en un país que pone muchas restricciones en todo lo referente a la marihuana, por lo que se ve obligado a cultivar sus plantas en espacios al aire libre, lejos de casa. En esa situación corre muchos riesgos, sobre todo al intentar transportar sus plantas cerca de las colmenas durante el tiempo necesario para que las abejas aprovechen su nuevo 'polen'. Su situación no le impide interactuar con sus seguidores a través de las redes sociales, donde suele publicar numerosas investigaciones que respaldan las propiedades terapéuticas de la marihuana con la que él mismo experimenta. Las fotografías que publica hablan por sí mismas; en ellas pueden verse, no solo las plantas acompañadas de abejas, sino también, por ejemplo, crepes hechos por él mismo y condimentados con su miel. Nicolas dedica casi todo su tiempo a este oficio, por eso no tiene web ni blogs: "Trabajo solo con mi mujer y no tengo tiempo ni dinero para hacer mucho más". Tan atractivas muestras hacen que muchos usuarios le pregunten sin cesar cuándo podrán hacerse con la sustancia, aunque reconoce que aún le hace falta un análisis más detallado para determinar todas las propiedades que posee. A pesar de esto, asegura que tres personas con ansiedad probaron algunas cucharadas "y se sintieron mucho mejor". Sus pasos ya sirven de ejemplo a muchos otros apicultores. Ahora, su principal objetivo es marcharse de Francia para tratar su patología de forma legal pero también para trabajar con más libertad y conseguir que profesionales del sector analicen su trabajo. Su próximo destino, si todo sale como espera, será España.
Legales

Un tribunal de Canadá autoriza a los enfermos a cultivar su propia marihuana medicinal


thumbnail_img
La legislación que prohibía el cultivo de marihuana para uso medicinal o recreativo, fue revocada por el juez Michael Phelan del Tribunal Federal en Vancouver el miércoles último. Dicha ley, que impedía a los pacientes cultivar su propia planta de cannabis con fines medicinales, fue expedida por el anterior gobierno conservador; y ahora, el juez Phelan, elimina la ley, alegando que era “arbitraria y excesivamente amplia”. Además, en el fallo emitido por escrito por el Juez, se especifica que la ley se podrá en vigencia en seis meses; dando tiempo para que el Gobierno liberal, formule los reglamentos y régimen para el cultivo del cannabis medicinal legal. La decisión de legalizar el cultivo, habría nacido del hecho que cuatro habitantes de la provincia lanzaron la idea que la ley era inconstitucionalidad y, que bloqueaba el acceso medicamentos por parte de los pacientes. “Estoy de acuerdo en que los demandantes han demostrado (…) que el cannabis puede ser producido de forma consciente y segura y, con un mínimo riesgo para la seguridad pública”, manifestó el juez Phelan, quien habría seguido de cerca el caso en la Corte de Vancouver, entre febrero y mayo del año anterior. Durante el juicio, los abogados del gobierno y en defensa de la Ley, manifestaron que el régimen aseguraba a los pacientes el suministro de marihuana segura y, al mismo tiempo, que protegía a la ciudadanía de problemas potenciales que se formarían a partir del cultivo. Sin embargo, John Conroy, abogados de los demandantes, manifestó en la Corte, que la legislación afectó el acceso seguro a la marihuana medicinal y que algunas personas, no les quedó otra, que infringir la ley y comprar el cannabis en el mercado negro o cultivas su propia planta. A partir de esta situación, el Juez concluyó que el derechos de los demandantes para cultivar su planta de marihuana habría sido violado por la ley. “La aceptación por parte de los demandantes, de que el fuego, el moho, el desvío del producto, el robo y la violencia son riesgos que existen inherentemente hasta cierto punto, (…) hace pensar que la restricción significativa castiga a aquellos que son capaces de cultivar de manera segura la planta, siguiendo las leyes locales y tomando precauciones simples para reducir los riesgos”, agregó Phelan. Hasta el momento, el ministerio de Salud, no se ha pronunciado respecto al tema; aunque se podría decir, que el fallo del Juez no causaría problemas al sistema, debido a que en abril se legalizará la marihuana para uso recreativo en Canadá, según lo prometido por el primer ministro Justin Trudeau.
Legales

Marihuana libre mata a los narcos


Legalización. Según el experto en mafias y autor de “Cero Cero Cero”, hay una baja del delito y del dinero sucio en dos estados de EE.UU.. “Es la derrota de los prohibicionistas”, concluye.

thumbnail_img
Por primera vez en la historia de los cárteles mexicanos, merma la demanda de marihuana gracias a la legalización. Entra así en crisis un negocio de miles de millones que hasta ahora no había pasado nunca por una caída. Los datos que difundió la policía de frontera estadounidense no dejan lugar a dudas: la reducción del tráfico de marihuana en 2014 ha sido del 24% respecto de 2011. ¿Qué pasó? ¿Ahora ya nadie fuma porro? ¿Se trata de un período de detenciones particularmente eficaz? La respuesta es más sencilla; es la legalización de las drogas livianas en Colorado y en el estado de Washington. La venta legal de marihuana no sólo creó una revolución económica que ha conllevado más de 800 millones de dólares de nuevos ingresos fiscales, sino que comenzó también a transformar la trama de la criminalidad. La crisis de las organizaciones al sur de Río Grande, las que siempre inundaron EE.UU. de marihuana, es comparable a la crisis que produjo la caída de Nasdaq. Los cárteles mexicanos nunca abandonaron el negocio de la marihuana. Todas las organizaciones que hoy predominan en el tráfico de cocaína y metanfetamina siempre han cultivado cannabis, que es al mismo tiempo fuente de un caudal económico gigantesco y tiene un exponencial crecimiento de mercado, gracias a la tolerancia cultural difundida en EE.UU.. Un ejemplo entre muchos que muestra cómo ha sido el vínculo de la marihuana mexicana y EE.UU. a lo largo de la historia: Kiki Camarena era un policía de la DEA que logró infiltrarse en los círculos narcos durante los 80: de esta manera descubrió El Búfalo, un rancho en el que se encontraba la mayor plantación de marihuana del mundo. Más de quinientas hectáreas de tierra y diez mil agricultores para trabajarlas. Por hacer que la confiscasen, Kiki fue brutalmente torturado y asesinado. La marihuana mexicana llenó EE.UU. y la mitad del planeta durante más de cincuenta años. Ahora la tendencia se está invirtiendo. Después de tantos debates ideológicos se tiene la prueba de que la legalización es un instrumento real de respuesta contra el narco-capitalismo. En Colorado y en Washington existen distintas restricciones: la marihuana puede comprarse si se es mayor de 21 años, se puede tener posesión de hasta poco más de 28 gramos, está prohibido consumirla públicamente (como el alcohol) y está prohibido conducir bajo sus efectos (suspensión de registro por un año y detención si se reincide). Las grandes obsesiones impulsadas por los prohibicionistas contra el experimento de la legalización en EE.UU. son las mismas que siempre sostuvo el prohibicionismo europeo: aumento del mercado de consumidores, de los accidentes de tránsito, de la criminalidad. Alarmas que la experiencia real está mitigando. No ha ocurrido ninguna catástrofe. La policía de Denver registró una disminución del 4% en delitos, y ningún aumento de accidentes de tránsito (la mayor parte continúan siendo provocados por el alcohol). Eso no es todo: sustraer una enorme masa de capital a las organizaciones delictivas ha llevado a Colorado a predecir la posibilidad de incrementar las propias recaudaciones con más o menos 175 millones de dólares en los próximos dos años, mientras que el estado de Washington anticipa un ingreso de más de 600 millones de dólares en los próximos cinco años. Como si eso no fuese suficiente, parece que el Estado podrá incluso restituir una parte de los impuestos. Se debe a la existencia de una ley de Colorado que impone al Estado un límite de dinero que puede recibir por impuestos: una vez superado el límite, se debe redistribuir el dinero a los contribuyentes. Gracias a los ingresos por la compra de marihuana, Colorado reembolsará los 30 millones de dólares de excedente. Nadie recuerda que el límite fuese superado nunca, y la legalización lo ha permitido. El dinero que terminaba en el bolsillo de los narcos mexicanos y de los bancos cómplices, ahora está a disposición del Estado. Esos ingresos fiscales convencieron a otros estados a iniciar el proceso de la legalización: Alaska, Oregón, la Florida y Washington D. C. están por decidir. Pero existe otro argumento que ha fomentado esta alternativa: los delitos asociados a la marihuana pesaban mucho en la recaudación de los estados americanos (Colorado, por ejemplo, calculaba 40 millones de dólares al año para combatir el tráfico de la marihuana y por detenciones de personas asociadas a ella). En todo caso, la mitad de la población carcelaria estadounidense está condenada por delitos de droga: el Anti-Drugs Abuse Act, con su severidad extrema no ha hecho más que reforzar el vínculo criminal entre traficantes y organizaciones. Vínculo que es necesario romper si se quiere combatir el narcotráfico antes que cargar la responsabilidad apenas en un dealer individual. El 75 % de los detenidos condenados por narcotráfico es afroamericano. La miseria y el malestar siguen siendo las minas donde los cárteles encuentran sus soldados. Pero en Europa y también en parte de EE.UU. (con algunas excepciones entre agentes de la DEA), en el ámbito de la policía se continúa sosteniendo posiciones prohibicionistas, aunque ninguna represión ha detenido la difusión de la hierba y su consumo. La pregunta es: ¿dónde se va a redirigir el porro mexicano? Destino único: Europa. Habrá entonces caída de precios y luego el asunto será comprender cómo las organizaciones criminales van a gestionar el flujo. El precio lo va a establecer el mercado, como siempre, pero estará mediado por ‘Ndrangheta y Camorra en Italia, por la mafia corsa en Francia, por albaneses y serbios en el Este. En Italia, el 81% de las incautaciones de plantaciones de marihuana ocurre en el Sur (el Aspromonte es un territorio privilegiado de cultivo), de modo que la marihuana mexicana será el gran antagonista de la hierba italiana. La legalización no sólo está obligando a los cárteles a bajar el precio, reduciendo los beneficios. También está forzando a los cárteles mexicanos a competir con la calidad: la calidad de la marihuana legal está certificada y catalogada. Leyendo la descripción del paquete se puede conocer sus efectos y su composición. La droga ilegal traficada por los mexicanos, en cambio, tiene a menudo una calidad menor, y a un alto costo, porque contiene aditivos como el amoníaco y viene cada vez más mezclada con fibra de vidrio o lana mineral para simular el efecto cristalino que tienen algunas cualidades de la marihuana (rica en resina de cannabis). La legalización conlleva una reducción de los efectos negativos y el mercado pierde los segmentos más dañinos. México ve con buenos ojos la legalización en EE. UU. porque detiene el flujo de capital criminal que ingresa al país. El círculo vicioso es simple: de la frontera sale droga para Norteamérica, el dinero vuelve a México y luego regresa a los bancos de EE.UU. La legalización rompe este esquema. El ex presidente Fox había declarado: “El consumo de droga en EE.UU. produce miles de millones de dólares, dinero que vuelve a México para corromper a la policía, a la política y para comprar armas”. Fox, que no es exactamente alguien que haya mejorado la democracia en México, ni llevado a una mejora en el combate contra los narcos, tuvo el mérito de reconocer un punto neurálgico: el prohibicionismo estadounidense es el principal responsable del crecimiento económico de la mafia mexicana. La legalización, por tanto, está produciendo efectos inmediatos y benéficos. Las modalidades para sustraer la marihuana a los narcos son múltiples: Colorado y Washington han legalizado y liberalizado la producción y la distribución; Alaska y Oregón van camino a una legalización como la de Colorado; Florida decidirá sobre el uso medicinal de la cannabis. Washington D. C. va hacia la legalización de la producción y del consumo, pero no quiere liberalizar el mercado, al negar autorizaciones a negocios para la distribución. Lo que mantendría una contradicción en los términos: legal comprarla y fumarla en casa, pero ilegal venderla. En todo caso, la expectativa más importante es para el 2016, año en el que California decidirá si comienza la legalización o continua por la senda prohibicionista. Si California –estado con una fuerte presencia de cárteles mexicanos y centroamericanos– da vía libre a la marihuana, el camino hacia la legalización en todo EE.UU. será definitivo. En Europa, Italia debería estar entre los primeros interesados por la conciencia que se adquirió y por la influencia que tienen las organizaciones criminales italianas en este mercado. El primer paso de la ministra Roberta Pinotti fue proponer que el ejército produzca marihuana para uso terapéutico. Generó la expectativa de una aceleración en la legalización, pero todo se ha detenido y el debate parece agotarse en la miope y eterna consideración de que “los problemas son otros”. Mientras tanto, narcos y capos extienden su imperio. Ahora más que nunca, el prohibicionismo es su mayor aliado. Es el momento de promover la legalización como batalla de legalidad y combate contra la economía criminal, y sacarlo del debate moral, aunque este también sea necesario. Precisamente quien está contra todo tipo de droga debe apoyar la legalización. Saviano es autor de “Cero Cero Cero” (Anagrama) Copyright © Roberto Saviano, 2015. Derechos reservados. Traducción de Andrés Kusminsky
Legales

URUGUAY: Un nuevo paso hacia la dispensación de cannabis psicoactivo en farmacias


thumbnail_img
A partir de un acuerdo entre el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA) y las asociaciones de farmacias de todo el país (Centro de Farmacias del Uruguay, Asociación de Farmacias del Interior y Cámara Uruguaya de Farmacias y Afines), se inicia una nueva etapa en la que se consolidará el proceso operativo de la dispensación del cannabis psicoactivoen las farmacias todo el territorio. En el marco de la implementación del sistema regulado de dispensación de cannabis psicoactivo en farmacias (Ley 19.172), el pasado 8 de Marzo se realizó la firma del Acuerdo de Entendimiento entre autoridades del IRCCA y las Asociaciones de Farmacias de todo el país.  En dicho acuerdo se establecen condiciones de funcionamiento y un marco de adhesión para las Farmacias que voluntariamente adscriban al mismo, junto a aspectos de la operativa de dispensación del producto de manera segura.  Este acuerdo es el resultado de distintas instancias de intercambio, que permiten pasar ahora a una segunda etapa de formalización, realizando las pruebas técnicas y de conectividad al sistema de Información del Ircca, mediante el cual se podrá asegurar la trazabilidad, la gestión de pedidos y de entregas desde las Unidades de Producción a los puntos de dispensación, el control de la dispensación, las condiciones de calidad del producto así como el stock y almacenamiento del mismo.
Legales

Italia estudiará un proyecto para legalizar el consumo de cannabis


Pretende garantizar la calidad de estos productos y acabar con el tráfico

thumbnail_img
Italia estudiará un proyecto de ley dirigido a legalizar la posesión y el consumo de cannabis con el fin de garantizar la calidad de este tipo de productos y desbaratar toda una economía sumergida controlada especialmente por el crimen organizado. Está previsto que el próximo 25 de julio la Cámara de los Diputados comience a estudiar este proyecto legislativo que secundan la mayoría de los partidos políticos de la sede, tanto de derechas como de izquierdas, basándose en que en los últimos años la actividad de represión no ha contribuido a mejorar la situación ni en los países productores ni en los consumidores. En concreto, señalan que en los primeros «no se ha contenido la influencia económica y política de las organizaciones criminales que controlan la producción», mientras que en los segundos «no se ha frenado la difusión de las drogas prohibidas». De acuerdo con la agencia IPSOS, el 83 % de los italianos consideran que las leyes contra la difusión de las drogas blandas son poco o nada eficaces y el 73 % creen que el país podría legalizar el cannabis. Cultivo en casa Ante este escenario, el nuevo proyecto de ley propone legislar elcultivo, posesión y consumo de marihuana de un modo análogo al tabaco, y permitir que los mayores de edad puedan poseer una «módica cantidad de cannabis para uso recreativo», equivalente a 15 gramos en casa y 5 gramos en el espacio público, donde sin embargo queda tajantemente prohibido fumar. La marihuana podría ser cultivada en los domicilios, con un máximo de cinco plantas hembras, y la cosecha no podría ser vendida. La venta del cannabis y de sus derivados sería monopolizada por el Estado que, a su vez, permitiría su distribución mediante establecimientos privados y previamente autorizados, lo que también simplificaría la prescripción y repartición de fármacos a base de cannabis. La Dirección Nacional Antimafia otorga un valor superior a los 30.000 millones de euros a este mercado negro, por lo que la legalización del estupefaciente generaría impuestos consistentes y permitiría ahorrar en los costos de represión del fenómeno.
Legales

LA LEGALIZACIÓN SE ACERCA A JAPÓN: UNA CIUDADANÍA ENVEJECIDA DISPARA LA DEMANDA DE CANNABIS MEDICINAL


thumbnail_img
El cáncer y las enfermedades crónicas tienen mayor incidencia en las personas de edad avanzada, que en el país nipón suponen un cuarto de una población de 127 millones de personas. La figura del activista Masamitsu Yamamoto, recientemente fallecido a causa de un cáncer de hígado, y la primera reivindicación de un partido político han abierto el debate de una regulación del cannabis para fines terapéuticos. La ley japonesa es muy conservadora y los pacientes reclaman una normativa que les permita aliviar el dolor con la planta sin verse obligados a incumplir la ley. En los últimos años, muchos países desarrollados han suavizado sus normas respecto al consumo individual de marihuana y sus aplicaciones para fines terapeúticos. Mientras que el uso medicinal se ha regulado en lugares como Italia y varios estados de Estados Unidos, en otros países se han despenalizado el consumo personal, como Alemania, España o Bélgica. Sin embargo, parece que esta tendencia no termina de llegar a Asia. Japón es una de las naciones que tiene una de las normas más restrictivas en torno al cannabis, en sintonía con sus vecinos de continente. En el país nipón es ilegal poseer y cultivar marihuana; el castigo es una pena de varios años de cárcel. Si las autoridades arrestan a un ciudadano por fumar un porro, la pena máxima a la que se puede enfrentar alcanza los cinco años de prisión. Esta penalización choca con las leyes de países más avanzados, en las que el consumo privado de pequeñas cantidades no suele estar castigado con periodos en prisión y aún menos tan largos. Pero la ley japonesa es muy estricta y además muy concreta. En el artículo 4 del reglamento dirigido a regular este tema se expresa claramente la prohibición del cannabis para fines medicinales. Además, tampoco se permite utilizarlo en investigaciones clínicas. Esta situación provoca cada año unos 2.000 arrestos por posesión de cannabis (sin diferenciar, siquiera, si los detenidos lo consumen de forma recreativa o medicinal). Ante una legislación tan conservadora, cada vez hay más voces que apuestan por una flexibilización de la normativa, especialmente en cuanto al uso médico de la planta. El cannabis puede ayudar a los pacientes a calmar dolores y a aumentar el apetito, beneficios ideales para contrarrestar tratamientos como la quimioterapia. Los resultados de los estudios médicos sobre el cannabis son conocidos en todo el mundo y también en Japón, donde parte de la tercera edad ha comenzado a reivindicar su derecho a tratarse con la planta. El hecho es que Japón cuenta con una población muy envejecida. De los 127 millones de habitantes, un cuarto tiene más de 60 años. Las previsiones apuntan a que la tendencia irá en aumento. Según las Naciones Unidas, el 32 % de los japones tendrá 65 años o más en 2100. Este incremento de la edad, aparte de afectar a la economía, también influye negativamente en el bienestar general y la sanidad pública. Los partidarios de la legalización afirman que la marihuana puede calmar el dolor de enfermedades como el cáncer, prevenir la demencia y reducir el gasto médico.   Por su parte, el Gobierno se defiende argumentando que la eficacia de la planta de cannabis no ha sido probada y que regularla se trataría de una decisión irresponsable por no contar con pruebas médicas. Sin embargo, al estar prohibidas las investigaciones con cannabis es muy difícil que los médicos puedan aportar resultados comprobados científicamente. Es la pescadilla que se muerde la cola. “No estamos diciendo que se tengan que liberar todas las restricciones de la marihuana", ha explicado Minoru Arakaki, director de una nueva institución académica sobre el cannabis medicinal que lucha por la normalización. "Lo que estamos diciendo es que iniciemos una investigación para ver qué daño y beneficio puede aportar, y vamos a utilizarla si resulta ser útil". Después de 70 años de una ley restrictiva y aparentemente inalterable, los aires de cambio han alcanzado a las altas instancias. La primera dama japonesa, Akie Abe, ha mostrado su disposición a la regulación del cáñamo. "Es una planta de la cual todas sus partes se pueden utilizar de manera efectiva", declaró en una reciente entrevista. "Aunque todavía no está permitido en Japón, creo que también podría tener un gran uso para fines médicos”. Mucho antes de que la Ley de Control de Cannabis promulgada en 1948 prohibiera la importación, la exportación, el cultivo y venta de marihuana, el cáñamo se cultivaba ampliamente en Japón para hacer telas y para su uso en ceremonias imperiales. De hecho, todavía existen granjas de cáñamo legales en Japón, pero son muy raras y requieren de un permiso especial. Ahora la primera dama japonesa se ha propuesto revivir esta tradición agrícola y posó recientemente en una de estas granjas, en medio de las plantas, mientras afirmaba que ella misma había considerado solicitar un permiso para cultivar cáñamo. A esto se suma que un pequeño partido político se ha convertido en la representación de los pacientes que piden una regulación del cannabis. El Partido Nuevo Renacimiento (en japonés, Shinto Kaikaku) ha pedido el levantamiento de la prohibición de la investigación con cannabis. Entre los políticos se encuentran antiguos miembros del Partido Liberal Democrático (PLD), cuyo primer ministro, Shinzo Abe, preside actualmente el país. Muere el defensor de la marihuana medicinal antes de conocer la resolución judicial El debate de la legalidad del cannabis terapéutico se popularizó en Japón a raíz del caso de Masamitsu Yamamoto, considerado uno de los mayores activistas del país y cuya historia dio la vuelta al mundo. Este hombre sufría de un cáncer de hígado muy desarrollado. Para tratarse comenzó con quimioterapia, pero su estado no mejoró y además le suponía, como es habitual, muchas molestias y dolores. Fue entonces cuando decidió probar con el cannabis y buscó información en las instituciones de su país, sin obtener respuesta alguna. También pidió formar parte de un ensayo médico que estudiase los efectos de la planta, pero tampoco consiguió ningún resultado. Ante la negativa de las autoridades, decidió cultivar cannabis en su casa. Comenzó a sentirse mejor, según sus propias declaraciones, hasta que se vio obligado a interrumpir el tratamiento cuando la policía registró su casa y le incautó 200 gramos de marihuana. Tras ser detenido e interrogado, fue puesto en libertad y entró en un proceso judicial del que no vería el final. El 25 de julio de este año murió de insuficiencia hepática con la edad de 58 años. Dos semanas antes, en una audiencia judicial a la que acudió en silla de ruedas, afirmó que había consumido marihuana como último recurso tras haber agotado todas las vías médicas y fracasar en sus intentos por acceder a un tratamiento legal de cannabis. La lucha de Yamamoto ha encendido el debate de la legalización y despenalización de la marihuana. Durante el proceso judicial, el médico Kazunori Fukuda, exdirector del Centro Nacional de Cáncer y que ahora dirige una clínica para tratar a los pacientes a través del método kampo (una adaptación de la medicina china tradicional), testificó acerca de losefectos del cannabis como medio curativo. El doctor aseguró que los beneficios médicos están reconocidos ampliamente y puso como ejemplo la apertura de muchos países desarrollados.  Aunque los partidarios esperaban que la expectación causada por el caso de Yamamoto abriese la puerta a una reflexión por parte del Gobierno, el partido del primer ministro ha mantenido su oposición al uso médico de la planta de marihuana, incluso para la investigación. Sin embargo, la existencia de al menos una formación política que defienda suavizar la norma japonesa ya se entiende como otro cambio más en un contexto social y político en movimiento. Saya Takagi, del Partido Nuevo Renacimiento, aludió precisamente a la gran diferencia legislativa que existe entre países: "Frente a esta aguda brecha entre Japón y el resto del mundo, los ciudadanos se pierden y no saben qué creer", aseguró. Habrá que esperar para descubrir el impacto de la demanda social en el Ejecutivo y si este se decide finalmente a seguir los pasos que ya han tomado muchos Estados desarrollados. 
Legales

Drogas: se habla sobre persecución penal pero no de legalización


La Procunar (Procuraduría de Narcocriminalidad) publicó un “Informe Estadístico sobre Narcocriminalidad”. El informe busca “reflejar exclusivamente la actividad del sistema penal en la materia”.

thumbnail_img
La Procunar (Procuraduría de Narcocriminalidad), organismo que funciona en el ámbito de la Procuración General de la Nación, publicó un “Informe Estadístico sobre Narcocriminalidad”. El mismo tiene por objeto conocer el estado de la persecución penal en todo lo concerniente a los estupefacientes, mediante un análisis de las causas judiciales iniciadas en el período comprendido entre los años 2012 y 2015 relacionadas a delitos de la Ley de Estupefacientes así como aquellas investigaciones por el delito de contrabando de estupefacientes, tipificado en el artículo 866 del Código Aduanero (Ley 22.415). El informe busca “reflejar exclusivamente la actividad del sistema penal en la materia”. Como primer dato, se destaca que el 44 % de las causas penales iniciadas en 2015 en la justicia federal corresponden a delitos relacionados con los estupefacientes, quedando el 56% para el resto de los delitos penales. En el caso de CABA la cifra asciende a 47 %. Respecto al tipo de delitos, 5 de cada 10 causas iniciadas por estupefacientes en 2015 tiene como objeto lo que el informe llama “delitos menores”, que se refiere a la tenencia simple o para consumo personal (art. 14 de la Ley 23.737); en CABA supera la mitad. Quedando en el resto implicados el resto de los delitos relacionados con las drogas (comercio, contrabando, etc.). Respecto a la forma en que las causas se inician, el 62 % corresponden a “prevención”, o sea las mal llamadas tareas preventivas de las fuerzas de seguridad, porcentaje que está directamente relacionado con la gran cantidad de causas que tiene como objeto los “delitos menores” antes mencionados. Es que casi el total de las causas por tenencia para consumo personal llegan a la justicia por las tareas de “prevención” que realizan las Fuerzas de Seguridad. En CABA el porcentaje de causas que se generan en estas condiciones asciende al 70%, o sea solo el 30% son iniciadas por el resto de los medios para hacerlo, como las denuncias en las comisarías, fiscalías o directamente en el poder judicial. Las “tareas de prevención” constituyen detenciones arbitrarias con la excusa de que están “previniendo delitos”. En este sentido, el Tribunal Superior de Justicia de CABA en el fallo Vera (diciembre 2015) habilita a las fuerzas de seguridad, específicamente la Policía Federal Argentina, a detener personas para “acreditar su identidad”. Actividad tristemente célebre conocida como “averiguación de antecedentes”, esta facultad policial fue otorgada por primera vez por el Decreto-Ley 333/58 –durante dictadura de Aramburu. Dicho artículo fue modificado por la ley menemista 23.950, estableciendo que las detenciones deben ser autorizadas con orden de un juez. Pero establece una excepción, “si existieren circunstancias debidamente fundadas que hagan presumir que alguien hubiera cometido o pudiere cometer algún hecho delictivo o contravencional y no acreditase fehacientemente su identidad, podrá ser conducido a la dependencia policial que correspondiese”. Resulta difícil encontrar una vinculación entre la prevención de delitos y la portación de una identificación personal. En el informe se expresa esta “tendencia selectiva del sistema de criminalización”. El informe reconoce que las causas por tenencia para consumo personal no continúan su trámite judicial, o sea se archivan inmediatamente, teniendo en cuenta el último criterio de la Corte Suprema en el fallo “Arriola”, aunque no sea de aplicación obligatoria para los tribunales inferiores. En el mismo se declaró inconstitucional el art. 14, segundo párrafo de la Ley de Estupefacientes, determinando que no es punible el consumo de estupefacientes en el ámbito privado de la persona, es decir que no dañe derechos de terceros, pero sin dejar en claro que se entiende por consumo personal en cuanto a cantidades. Aun así, este tipo de causas siguen implicando la mitad de las iniciadas en 2015, por lo que la persecución penal y más aún la ejercida por las Fuerzas de Seguridad existe y no es menor. Gran parte de los “recursos de las Fuerzas de Seguridad” se destinan a la criminalización de las personas consumidoras calificando de “inercial selectividad del sistema penal”. Lo que el informe no dice El informe concluye con una crítica al Estado en cuanto a su responsabilidad por la persecución penal de los ilícitos relacionada con los estupefacientes y la falta de cumplimiento en generar políticas acordes con la persecución del tráfico de estupefacientes y la criminalidad organizada, afirmando que “se pone de manifiesto que la respuesta visible a este problema no opera en verdad sobre sus causas, sino en gran medida sobre sus consecuencias”. El informe de la Procunar simplemente se dedica a analizar el estado de persecución penal y a emitir una opinión sobre la eficacia y eficiencia de ello y hasta aconseja sobre como “mejorarlo”. Pero omite mencionar que el narcotráfico es un negocio millonario del cual el Estado es el principal responsable y en el cual, como ya vimos, sus fuerzas de seguridad ayudan a garantizarlo. El informe podría, con los exhaustivos datos que provee, abrir el debate sobre la legalización de las drogas, lo cual es elemental para terminar con el gran negocio clandestino del narcotráfico que enriquece a unos pocos. Pero no lo hace, y queda trunca la posibilidad de discutir cuál es la solución última para resolver no sólo la penalización sino el poder que detentan las Fuerzas de Seguridad al ser parte de este negocio. No olvidemos que la juventud de los sectores populares resultan ser siempre los más afectados, ya sea desde el punto de vista de la persecución penal, la estigmatización y las detenciones arbitrarias, como la utilización de la Ley de Estupefacientes la cual se usa de manera arbitraria para criminalizar a personas travestis y trans en situación de prostitución. Y por otro lado, respecto de la calidad de drogas a las que tiene acceso en comparación con los sectores ricos, que suelen afectar su salud y hasta producir la muerte. Todas cuestiones que encontrarían su solución con la legalización de las drogas.
Legales

Modificaciones en la Ley de drogas 23.737


thumbnail_img
El pasado 8 de Noviembre se publicó en el Boletín oficial la modificación de la ley 23.737 de parte del Congreso de la nación. Las modificaciones sustanciales se realizaron sobre artículos referidos a "PRECURSORES QUIMICOS" utilizados para elaborar estupefacientes sintéticos. Se mantiene intacta la penalización tanto de la tenencia como del cultivo de cannabis (O cualquier otra droga ilegal), los artículos de la ley dirigidos a estos temas, apenas sufrieron modificaciones en las multas económicas especificadas para cada caso (especificadas en Australes) Asi que recuerden : ...["Artículo 5°: Será reprimido con prisión de cuatro (4) a quince (15) años y multa de cuarenta y cinco (45) a novecientas (900) unidades fijas el que sin autorización o con destino ilegítimo: a) Siembre o cultive plantas o guarde semillas, precursores químicos o cualquier otra materia prima para producir o fabricar estupefacientes, o elementos destinados a tales fines; b) Produzca, fabrique, extraiga o prepare estupefacientes; c) Comercie con estupefacientes, precursores químicos o cualquier otra materia prima para su producción o fabricación o los tenga con fines de comercialización, o los distribuya, o dé en pago, o almacene o transporte; d) Comercie con plantas o sus semillas, utilizables para producir estupefacientes, o las tenga con fines de comercialización, o las distribuya, o las dé en pago, o las almacene o transporte; e) Entregue, suministre, aplique o facilite a otros estupefacientes a título oneroso. Si lo fuese a título gratuito, se aplicará prisión de tres (3) a doce (12) años y multa de quince (15) a trescientas (300) unidades fijas.?"]..... ...["Artículo 14°: Será reprimido con prisión de uno a seis años y multa de trescientos a seis mil australes el que tuviere en su poder estupefacientes. La pena será de un mes a dos años de prisión cuando, por su escasa cantidad y demás circunstancias, surgiere inequívocamente que la tenencia es para uso personal."].....   Aqui tienen el resumen de toda la modificación: http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/verNorma.do?id=138
Legales

Decomisan 4 toneladas de marihuana en California horas después de la legalización de la hierba


La legalización de la marihuana en el estado más rico y poblado de EEUU supone un contratiempo para el negocio de los narcotraficantes que envían la mercancía desde el sur de la frontera.

thumbnail_img
LOS ÁNGELES, California.- Antes de someter al camión de carga a una minuciosa revisión electrónica en la garita Otay Mesa, en el sur de California, un perro policía olfateó algo extraño. Al llegar al fondo del contenedor, agentes aduanales encontraron “el clavo”, el cargamento oculto según el argot del narco, casi cuatro toneladas de marihuana. El decomiso ocurrió la tarde del miércoles 9 de noviembre, solo horas después de que los votantes de California aprobaran la legalización del consumo de la hierba con fines recreativos, una enmienda que a decir de los expertos representaría un duro golpe a los narcotraficantes. Por dicha medida, los californianos mayores de 21 años podrán poseer, transportar y comprar 28.5 gramos de marihuana para consumirla por gusto. La sustancia será gravada con impuestos, como ocurre con el tabaco y el alcohol, y recaudaría más de 1,000 millones de dólares, según los proponentes. La aplicación oficial de este cambio legislativo entrará en vigor como muy tarde el 1 de enero de 2018, fecha para la que California ya tiene que tener organizado el marco legal para este tipo de negocio. De acuerdo a la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP), el vehículo con el enorme cargamento de marihuana reportaba que en su interior había “electrónicos”, pero un inspector decidió remitir la unidad a una detallada revisión de rayos X. “Mientras el camión estaba formado para ser radiografiado, un agente del CBP con un perro entrenado para detectar humanos y narcóticos examinó el camión y el canino alertó por el remolque”, indicó la dependencia en un comunicado de prensa. Al inspeccionar el contenedor con rayos X se identificó una anomalía y tras una revisión manual se encontraron cajas que contenían otras cajas con paquetes envueltos en plástico. En total, los agentes de CBP hallaron 319 paquetes que contenían unas 7,600 libras o casi cuatro toneladas de marihuana. El valor aproximado de la hierba en el mercado negro es de 3.8 millones de dólares, según el CBP. “Mis oficiales usaron las herramientas disponibles para encontrar y decomisar este gran cargamento y potencialmente quitaron millones de dólares a una organización criminal”, dijo Rosa Hernández, directora de inspección de contenedores en Otay Mesa. “No solo hacen cumplir las leyes de importación y exportación, sino que también están atentos por intentos de contrabando de este tipo”, agregó la funcionaria. La dependencia decomisó la droga, el camión, el contenedor y el resto del cargamento. No está claro qué pasó con el chofer de la unidad.
Medicinal

Cultivo cannábico solidario: “No somos criminales, cultivamos nuestra propia medicina”


Entrevistamos a Christian Maltratado, cultivador solidario de cannabis medicinal y activista por su legalización. Testimonios y relatos emocionantes de usuarios medicinales que consumen su aceite.

thumbnail_img
Por Laura Achiou Cristian, o “El Pirata”, como le dicen sus amigos, tiene 29 años y es cultivador solidario de cannabis medicinal hace 5 años. Nació y se crió en San Justo, La Matanza, y trabaja en gastronomía hace 14 años. Nos recibe en el monoambiente en el que vive con su novia en Parque Chacabuco, con mate listo, facturas y un faso armado con flores de su cosecha. De fondo, suena la banda uruguaya “No te va a Gustar”. - “Ella es Kali, nuestra perra”, nos dice mientras acomoda la cocina."Justo estoy preparando  cremas hoy, quiero me quede más sólida todavía…”.  Christian nos cuenta cómo comenzó su pasión por el autocultivo para ayudar a las familias de usuarios medicinales de cannabis, sobre la necesidad de avanzar en la investigación científica de las propiedades medicinales de la planta y los obstáculos políticos para su legalización. El motor de su lucha por la legalización de la marihuana son las historias emocionantes de usuarios medicinales que lograron cambiar cualitativamente su vida. “La sociedad consume marihuana y no se puede negar la realidad, el problema es la hipocresía social”, nos dice mientras ceba otro mate. -¿Cómo y dónde empezaste a cultivar? -A cultivar empecé a los 24 años. Antes tenía una plantita o dos pero no le daba mucha bola. Cuando probé mi primera flor dije “Tengo que cultivar”. Me dijeron una frase que no me la olvido más: “Quizás en la vida vas a dejar de fumar, pero dejar de cultivar no vas dejar nunca”. Y es verdad. Es algo que te apasiona, me entretiene, un hobby muy sano. Tengo el cultivo en el mismo lugar donde empecé, en mi casa en zona oeste. Primero empecé para consumo personal, luego me fui informando sobre las extracciones, capacitando y ahora me dedico al cultivo medicinal a full. Lo veía todo como muy lejano, las fotos de otros cultivadores y no lo podía creer, era inalcanzable. -¿Cómo fue tu primer acercamiento a un usuario medicinal? -Cuando hice mi primer tanda de aceite.  Lo probamos con un chico de 9 años con autismo. Un amigo, Guillermo, me preguntó si había hecho aceite y le dije que sí. El me comentó que conocía una madre que está buscando. Le dije “se lo regalo, que lo lleve y lo pruebe”. Cuando me dijeron que el chico estaba más tranquilo, cambiado, fue una emoción muy grande. Imaginate cuando vi el video del festejo de su cumpleaños por primera vez. Antes no se podía porque se ponía muy nervioso, gritaba mucho. De cierta forma, está recuperando el tiempo perdido con la familia. Cultivo de Cristian -Y actualmente, ¿con qué casos de usuarios medicinales estás trabajando? -Aparece de todo y siempre es un pariente de la persona afectada.  A veces les da vergüenza acercarse y pedirme, porque saben que no quiero nada a cambio y les resulta incómodo pero siempre me regalan cosas como aceite de coco, recipientes, alcohol tridestilado de cereal, son unos genios. Ahora estoy empezando a viajar un poco para tener otros puntos de vista diferentes de cultivadores de otros lugares, nuevas respuestas y nuevos paradigmas de cultivo que me sirven mucho. Por ejemplo, un cultivador mexicano, consiguió un permiso para poder cultivar para otras personas, pero no le permitían hacer medicina. Buscó el hueco en ese permiso y empezó a hacer manteca cannábica y otros alimentos. Tuvo que aprender una forma totalmente distinta de cómo administrarlo, fusionarlo, medirlo, y ahora tiene muchísimas personas en tratamiento dándole de comer cannabinoides. Y funciona. El caso más fuerte que viví es con Martín. Tiene 38 años y hace dos años que tiene cáncer. Empezó con cáncer de riñón y rápidamente hizo metástasis. Empezó a bajar de peso, estuvo dos meses que no se podía mover de la cama. Sus días consistían en levantarlo, alzarlo hasta el auto y llevarlo a la quimio. Estaba con muchos dolores, sin dormir, la morfina ya no le hacía efecto, su hermano se pone a buscar tratamientos alternativos con las últimas esperanzas. Conocí al hermano por parte de un amigo, y le dije “yo hago todo de onda, probalo, pero contame si funciona”. Me manda el audio de la primera vez que lo prueba. “Medio picante, durmió seis horas…” Había descansado! Con el tiempo, empezó a tener más apetito, volvió a comer, le subió el ánimo, los dolores eran menores. Empezó a recuperar peso al mes. ¿Qué le decían sus médicos? -Lo apoyaban, pero tuvo que esperar hasta el último momento casi. Después ya empezó a ir solo manejando en el auto a la quimio y hoy por hoy hace una vida normal. Juega a la pelota todos los Miércoles con los hermanos, hace un recorrido tres veces por semana de 8 km, se siente muy bien. En los casos de epilepsia refractaria, una vez que se prueba con una cantidad de medicamentos y no dan resultados, recién ahí es cuando se intenta con cannabis. ¿Por cuánto dolor pasamos hasta llegar al último medicamento, el más efectivo y que menos toxicidad tiene? Muchas personas que estaban negadas al cannabis, hoy por hoy lo toman como parte de su vida. Hay que educar a una nueva generación de médicos que tengan un acceso más amplio a lo que es el cannabis. Es algo estúpido e ilógico. Un árbol para madurar tarda años. Una plantación de cáñamo tarda meses nada más y obtenemos los mismos beneficios en mucho menos tiempo. Es una planta muy bondadosa. -¿Qué es el aceite de cannabis? ¿Y cómo lo producís? -El aceite que produzco es un transportador del extracto del cannabis. Se puede transportar en distintos grasos como manteca, aceite, leche, chocolate, pero en estos casos utilizamos aceite. Se puede usar de coco, de oliva, de uva, hay muchos. Yo utilizo aceite de coco para los chicos. En invierno utilizo oliva por las temperaturas, el de coco se solidifica mucho pero es más rico. Lo más importante que aprendí es que el cultivo sea 100% orgánico y a cuidar las temperaturas. Al ser todo 100%orgánico también te limita mucho en el producto final, porque la cantidad es menor, entonces hay que cultivar más. Primero se deja secar la materia prima dos o tres semanas, después va a frío, luego  va alcohol freezado, se cola en filtros de café, se limpia bien. Y una vez que esté limpio y filtrado, pasamos a destilar, le sacamos todo el alcohol. Y lo que nos queda es toda la resina que separamos de la materia vegetal. Con el solvente, en este caso el alcohol, lo que hacemos es barrer las propiedades en esta resina. Una vez que lo separamos de la materia vegetal, medimos la cantidad de resina que tenemos y una vez que tenemos el número de concentrado, ahí vamos a sabemos cuánto aceite vamos a poder tener. Depende del concentrado también (1%, 2% o 3%). El psicoactivo que más te produce adicción es el THC y en este caso es lo que más se desagrada en la descarboxilación. Lo que hacemos es usar plantas fuertes en CBD pero que tengan un porcentaje de THC. El mito que solo funciona el CBD es mentira. El último seminario de Medellín, científicos hicieron pruebas y ensayos de laboratorios probando solo CBD por un lado en comprimidos y por otro THC. Si bien dan resultados, no son tan positivos como cuando los juntas. Realmente van de la mano. Todo aceite que se produce tiene que tener ambos . Por eso las plantas deben ser híbridas también. -¿Qué otros derivados haces? -Tintura madre, cremas, alguna loción para dolores musculares, manteca. Usamos toda la planta, al igual que en el aceite. Tiene menos concentrado, pero lo tiene. Lo dejas reposar 3 o 4 meses. Sirve mucho para los dolores musculares u óseos. Al ser hecho con alcohol, se absorbe cutáneo, no hace falta esperar para el efecto, vas directo al dolor. Y lo podés transportar a cremas, tés, cosméticos, comestibles, de todo. Por ejemplo, conozco una usuaria medicinal que lo utiliza para sus dolores óseos causados por dos barras fracturadas y 26 clavos en su espalda y los resultados fueron mágicos. Crema cannábica -¿Cómo administras el aceite que producís? -Comienzo siempre mandándoles una jeringa de 10ml que más o menos dura entre 15 y 10 días. En ese lapso vemos si funciona o si se necesita aumentar un poco más la dosificación, vamos probando. Por ahí con un concentrado del 1%, de cinco síntomas, atacó dos, por ejemplo el sueño o los dolores. Pero por ejemplo todavía tiene ataques epilépticos, o mucha ansiedad. Vamos graduando para de a poco ir barriendo con todos los síntomas. Pero nunca va a existir una fórmula universal para todo porque cada sistema endocannabinoide es distinto en cada persona. -¿Qué opinas de la media sanción en la cámara de Diputados sobre el cannabis medicinal? -Es un gris. Es algo nuevo que hay que aprovecharlo, pero el que cultiva sigue en la misma. Continúa siendo ilegal porque no podes tener una planta en tu casa. Tengas una, seis o sesenta es lo mismo para la ley es ilegal!. Pero si está facilitando el acceso de aceite cannabis medicinal exportado a una persona que lo necesita, lo estás ayudando de cierta forma. Es justo y entendible, pero que lo legalicen para que podamos plantar tranquilos, queremos vivir en paz :no somos criminales somos gente responsable que cultiva su propia medicina. Es muy difícil la lucha con tantas leyes y fama en contra. Pero no hay una causa tan fuerte como el dolor de otra persona. Tenemos el deber de ayudar al que lo necesita. Y te abre una ventana muy grande porque a través de lo que es medicinal, hay personas que se la pasan a Alplax o Valium. Con esta alternativa, ya no hace falta. Por ejemplo, tenía una persona que tomaba 4 mg de Clonazepan por día, una animalada, y logramos reducirlo a cero. Y la chica volvió a recuperar peso, bajo mucho su ansiedad, ya no tiene ataques, padece menos estrés.  También le ayudo a mejorar mucho su piel porque con el estrés se brotaba toda. Con una sola planta atacamos un montón de síntomas. El nivel de consumo ya existe, hay una demanda que se tiene regularizar. Pensar que legalizando la marihuana va a explotar el consumo es mentira. La gente ya fuma en su casa, en la calle, en las plazas .En ningún país donde la regulación del cannabis avanzó, se demostró una explosión de consumo. Todo sigue igual y los que regularizaron ganan impuestos. -¿Qué pasa en los países que estuviste donde el cannabis ya está legalizado?  -En Uruguay vos caminas y sentís el mismo olor a marihuana que sentís en Buenos Aires. Es la misma frecuencia ver a un pibe fumando. No es la moda que salen todos a las calles a fumar porque es legal. En Medellín, Colombia, donde está apto el uso medicinal, puede tener hasta 19 plantas en la casa y portar hasta 19gr. Si bien no pueden fumar libremente, la sociedad misma la hace legal. Porque se busca sus lugares donde la policía no jode. Puede haber una nube enorme y nadie te dice nada. Hay mucha lucha, hay una marcha y van todos. Está en su cultura ya. -¿Qué rol tienen las organizaciones cannábicas en la lucha por la legalización? -Generar conciencia en la sociedad. Cuando empecé a cultivar iba a un grow que me enseñaron mucho o todo. Ahí conocí a los pibes de Cogollos del Oeste. Me contaron de su militancia, era inspirador escucharlos, luego voy a una marcha y de pronto los veo a todos con sus remeras, banderas y me sorprendió mucho. Además de su lado militante, tienen una parte humana que creo que es lo que más los impulsa. -¿Y los grandes medios de comunicación? -Los medios siguen diciendo que la “la marihuana es la puerta a otras drogas” y eso ya se sabe que no es así. El transa, avalado por el Estado, es la puerta a otras drogas. Si tienes la planta en tu casa, no necesitas ir a comprar a ningún lado. -¿Cómo continuar la lucha por la legalización? -Concientizando y militando mucho. Tomamos información real y viendo lo que podemos hacer todos juntos. Uno de mis objetivos este año es capacitar a muchas familias de usuarios medicinales que quieren cultivar y hacer lo mismo que hago yo su propia medicina.  Concientizar que teniendo todos una planta en casa podemos tener una herramienta para un montón de enfermedades, dolores y por qué no recreativamente también.   Testimonios de usuarios de aceite de cannabis medicinal -Leticia, mamá de Valentina (autismo no especificado) “Valentina tiene 6 años y ella tiene un diagnóstico desde los 2 años de un trastorno del espectro autista no especificado. Tiene ausencia total de lenguaje, no controla esfínteres y depende en gran parte de sus necesidades básicas de un adulto. Concurre a terapias desde hace 4 años: psicopedagogía, terapia ocupacional, fonoaudiología, musicoterapia, etc. Ha tenido un trastorno importante en el sueño. Ella dormía entre 3 y 5 horas diarias. Eso hizo que la medicaran con Risperodona. El primer tiempo durmió mejor, luego de un tiempo volvió a dormir muy poco y aumentaron la dosis de la Risperodona. Estaba lenta durante el día, no estaba dispuesta para aprender, y con el tiempo volvió a pasar lo mismo, Valen volvió a dormir muy poco. Luego empezamos con una dieta libre de gluten. A fines de Noviembre empezamos a darle aceite de cannabis. Esto sucedió porque acá en Tandil nos contactamos con una persona y esa persona nos contactó con un cannabicultor solidario, que nos facilitó y nos hizo llegar el aceite.  cambios fueron muy notorios. Valentina hoy duerme entre 7 y 8 horas corridas. A la noche después de cenar se acuesta sola, espera hasta logra conciliar su sueño en su cama y esto nos cambió la vida, a ella y a nosotros. Entre las cosas que nos planteaba el  psiquiatra es que era muy difícil que pudiese aprender cuando no tenía un sueño reparador. Los logros se comenzaron a ver en otros ámbitos. Su psicopedagoga está sorprendida con el cambio en el sentido que ella ya no rechaza los materiales que le daba, crayones, fibras o masa. Por cuestiones sensoriales ella no quería ni tocarlos. Hace unas rayas solas y con ayuda logra escribir su nombre. Si bien no tiene lenguaje con significación, sí ha logrado aumentar la cantidad de monosílabas. Hoy por hoy está en el proceso se aprendizaje de controlar esfínteres y comer con cubiertos. Logró comer con la mano, antes no quería tocar la comida por esta cuestión de alteración en los sentidos. A nosotros nos cambió la vida darle aceite a Valentina. Ella mira más, presta más atención. Se trepa. Mira por el vidrio detrás del auto. Quizás a otras personas les parezca simple o común pero para Valentina son grandes cambios.”   - Mamá de Pilar (Síndrome de Wess)  “Pilar tiene 5 años y medio. A los 4 meses se le diagnosticó síndrome de Wess. Este síndrome es una epilepsia refractaria, resistente a la medicación, por lo que tiene muchas crisis por día y esto no deja desarrollar el cerebro. Desde los 4 meses de Pilar, empezó nuestro peregrinaje. Neurólogos, estudios, combinación de medicamentos, más estudios, más medicación. Desde hacía un par de años, habíamos leído acerca del aceite pero no nos animamos a buscarlo.Hasta que el año pasado, Pilar fue internada por segunda vez por trombocitopenia, que un descenso de glóbulos blancos que puede causar hemorragias internas. Producido por una medicación anticonvulsionante. A esto se sumó que otra medicación que estaba tomando le estaba sacando visión. Nos desesperamos. Las crisis eran más. El neurólogo de cabecera se negó al aceite, diciendo que no había pruebas. Las entidades que estaban con el tema jamás nos contestaron. Hasta que encontramos a unos chicos que son cannabicultores, gracias a ellos Pilar tiene el aceite. Ellos no solamente lo cultivan para uso recreativo, sino también para ayudar a varias familias que están en nuestra situación. Y te puedo decir que no es por lucrar, porque estos chicos no nos cobran. Sí, gracias a estos “transas” o “narcos” como los llaman algunos, Pilar salió de su mundo y  por primera me miró a la cara e intentó imitarme. Por primera vez exploró su habitación de juegos que hace 5 años mi marido y yo esperábamos que usara. Las crisis ahora son una o dos por mes. Por primera vez no hay agresividad. Ver lágrimas de felicidad en mi marido porque a los 5 años mi hija balbuceó “Papá es todo”. Y no puedo decir más que gracias. Gracias a los cultivadores solidarios.” -Marcos Martín (Cáncer de riñón) “Me llamo Marcos Martín. Hace 2 años me detectaron un cáncer de riñón, con una data tumor de dos años antes, o sea que hace 4 años que estoy enfermo de cáncer. Me sacaron el riñón izquierdo entero. Tuve metástasis pulmonares. Fui operado del pulmón izquierdo, me sacaron el glóbulo superior izquierdo. En los tratamientos de quimioterapia después de las cirugías no tuve tanta suerte, siempre la enfermedad progresó. Cada tres meses, los informes de las tomografías no eran positivos para mi salud. Se iba cambiando de drogas. Hice primer línea de tratamiento que son seis meses. Después hice tres meses más con otra droga. Y así pasó un año y medio hasta que tuve metástasis hepática y ósea, en el hígado y en los huesos de la cadera. Ahí empecé a hacer rayos, para ese entonces tenía un deterioro importante, pesaba 50 kilos. Estaba en silla de ruedas y bastón, haciéndome quimioterapia y rayos en conjunto. Mi cáncer es un cáncer avanzado, estadío 4. En ese momento empecé con el aceite de cannabis sin dejar los tratamientos convencionales de la medicina. A partir de ahí, empecé a estar mejor de ánimo, el apetito me cambio totalmente, en poco tiempo subí de peso, bajé los dolores del cuerpo, recuperé masa muscular, salir a caminar, dejé la silla de ruedas y el bastón. Me desapareció la metástasis hepática. Las partes óseas están muy estables. Tuve muchas mejorías en el pulmón, en el mediastino, algunos ganglios. Empecé a ganarle a la enfermedad, momentáneamente. Me fui recuperando poco a poco. Recupere peso en un corto tiempo, que hasta tuve que empezar una dieta para no excederme de mi peso normal. Ahora estoy pesando 67 kilos que fue mi peso de toda la vida. Volví a jugar al fútbol hace un mes y medio, después de dos años de la lucha. Estoy en mi mejor momento acompañado por el aceite de cannabis y los tratamientos convencionales que no tenemos que dejar de lado. Pero desde que empecé con el aceite de cannabis, me cambió mucho el estado de ánimo, calidad de vida, recuperé la vitalidad para hacer trabajos en mi casa, deporte, caminatas, vacaciones, que antes no podía hacer. No podía estar al sol o subir una escalera, me cambio totalmente la rutina.” -Mamá de Mateo (Parálisis cerebral y displasia pulmonar)  “Se notaron muchísimo los cambios con el aceite. Desde Septiembre que no toma antibióticos, el pediatra no lo podía creer. Fue a la cancha por primera vez y en ningún momento se alteró. Está muy conectado, comprende todas las consignas. Lo evaluaron y está para empezar primer grado, con su patología. No es que tuvimos que esperar un mes, a la semana ya empezamos a notar que el sistema inmunológica había mejorado” 
Legales

"Cuando vos subjetivás a la sustancia, objetivás a la persona"


Entrevista a Emilio Ruchansky. Autor de "Un mundo con drogas"

thumbnail_img
Entrevistamos a Emilio Ruchansky, periodista, integrante de la revista THC y autor de Un mundo con drogas (Debate, 2014). Un libro que combina trabajo documental, de investigación y de análisis sobre la política de drogas a nivel mundial. A partir de su recorrido y experiencias en los países que tomaron caminos alternativos al prohibicionismo, también conversamos de la situación de la política de drogas en nuestro país y del movimiento cannábico.   Un mundo con drogas -CODELO: Recorriste muchos países viendo políticas alternativas a la prohibición. ¿Qué impacto social viste?¿Se cumplieron las profecías terribles del prohibicionismo?¿Qué impacto hubo en la opinión pública? -Emilio Ruchansky: Bueno, yo trabajé en base a tres plantas. Son las tres plantas que están controladas y fiscalizadas por las convenciones que son la coca, la adormidera y el cannabis. Sobre esas tres plantas y sus derivados se han hecho, ha habido determinadas políticas que colisionan o están por fuera del espíritu de las convenciones. Algunas políticas están fuera de las convenciones directamente. Otras están al límite. Hay mucho que se puede hacer dentro de las convenciones, pero mi idea era mostrar que se puede salir de la prohibición. Y los resultados son distintos refiriéndose a qué trabajo se haga en cada lugar. En el caso suizo, lo que se nota es que al contener la escena de usuarios de drogas inyectables, cocaína, heroína, speedball[1], al poder contenerlo en lugares de consumo controlado, bajó muchísimo el contagio de  HIV, de Hepatitis B y C, las amputaciones, las sobredosis y los delitos callejeros. Eso está comprobado tanto en Berna como en Ginebra que son dos lugares que trabajé e investigué. -C: ¿Son grandes ciudades? -ER: Berna no es una gran ciudad, por ahí Ginebra sí. Berna es igual la capital y el lugar donde nace la reducción de daños. En España también se hicieron muchas cosas esos años, pero Berna es donde tuvo más impulso a partir del consumo controlados de sustancias, a ver, estos lugares[2]  las salas de consumo. Están empezando a poner un pie:  hay un lugarcito en Nueva York, Canadá lo viene haciendo. Y también el programa de "heroína x heroína", qué también empezó en Suiza, aunque hay antecedentes de 1800 en Inglaterra y en EE.UU. Se le daba morfina a un morfinómano. Se entendía que a la persona si se lo podía mantener bajo una dosis regulada, la persona podía trabajar hacer un montón de cosas. Si la tenía que salir a comprar al mercado negro se podía complicar la vida. En ese momento intuían que existía una dependencia física que después a partir del descubrimiento del sistema dopaminérgico en el cerebro nos damos cuenta que hay opioides en el cerebro y que la dependencia física a los opioides es algo bastante complicado. Más allá que no es lo mismo que adicción. Adicción y dependencia son dos cosas distintas. Puede haber adicción sin dependencia y dependencia sin adicción. Eso creo que es algo que queda bastante claro en el libro y lo explican bien los suizos.   En el caso de Holanda está la segmentación de mercado de marihuana y de lo que ellos llaman "drogas duras". También tuvo resultados, medido en el tiempo. A los 15 y a los 40 años. Hay menos consumo de heroína, hay menos nuevos heroinómanos. La premisa fundamental se sigue cumpliendo: la marihuana no es la puerta de entrada a otras drogas. El dealer es la puerta de entrada a las "drogas duras". Yo creo que eso es importante porque ha influenciado el proceso uruguayo. En ese caso no se habla de segmentación de mercado sino de romper el "efecto góndola". Es decir que vos vas a comprar marihuana y el dealer te diga "mirá, marihuana no tengo, pero hay pastabase y cocaína” y se termina consumiendo lo que te ofertan. En base a un informe de 2014, algunas asociaciones en Uruguay calculan, en números gruesos, que el 40 por ciento del cannabis que se consume hoy en Uruguay está siendo cultivado en Uruguay y no está carterizado. Eso no quiere decir que todo ese cannabis sea legal, quiere decir que está cultivado en Uruguay y que no está carterizado, no hay mafia. Hay un mercado legal y hay un "mercado gris". Hay gente que cultiva y se lo vende a un vecino, se lo intercambia a un amigo, etc. Pero esa persona no está dentro de una asosiación grande que tiene soldaditos, que paran en la esquina y luego lo terminan encarcelando o matando. Es alguien que simplemente le sobra y vende. En el objetivo de bajar la violencia, es algo que sigue siendo válido.   En el caso de Bolivia se han hecho cosas importantes. Primero, simbólicamente echó a la DEA de su territorio, que no es poco. Ha creado un marco regulatorio para la coca dentro de su país. Se fue y volvió de las convenciones manteniendo reservas de por qué el "coqueo" no es una práctica a abolir como sostiene la convención de 1961 para Bolivia. Eso ha permitido la política de "katos" es decir que se puede cultivar, porque es un consumo diario, como para nosotros la yerba mate. Para ellos es la coca, el té de coca, succionar la hoja. C:Lograron volver con su posición firme.  -ER: Sí, digamos, ellos tenían un pedido mucho más grande. Ellos pedían sacar a la hoja de coca de la lista de peligrosidad de sustancias que comparte con la heroína. Lo cual demuestra lo poco científico que es ese listado. Es totalmente político, no hay nada científico en ese  orden de peligrosidad de sustancias.   En EE.UU me parece que hoy se están viendo los frutos a partir de lo que deja en impuestos el cannabis en Colorado. No solamente se usaron para construir más escuelas sino que parte del aumento salarial de los docentes proviene de los impuestos del cannabis. No ha cambiado nada, no se ha muerto nadie, los estudios indican que los adolescentes , secundarios, están consumiendo menos cannabis que antes, lo que es un excelente noticia. -C: Ahí el principal miedo que es que aumente el consumo se demuestra que no es tal. -ER: Pero aunque aumentara demasiado, el problema no sigue siendo el consumo. El problema es la situación carcelaria, la "guerra" contra el narcotráfico, la cantidad de muertes que produce esa "guerra". El consumo puede bajar o aumentar un poco. Hay gente mayor que ahora se va a animar a consumir porque es legal y antes no lo hacía. Pero son decisiones adultas e informadas, sobre eso uno no tiene que opinar. El consumo no va a ser epidémico. No lo es, no lo ha sido en Holanda. Tampoco lo ha sido en España con los clubes. De todos los ejemplos internacionales que muestro en el libro, los clubes son los que menos han podido avanzar por esta pelea constante a nivel federal.  Los últimos documentos que incluí en el libro son papeles de la procuración española en contra de los clubes y tratando de perseguirlos. De todas formas han sacado mucha gente del contacto con otras sustancias. Eso es interesante. La regulación sea un club, sea autocultivo, sea en farmacias como en Uruguay, etc. tiene un fin sanitario y  es la segmentación de mercado. Que alguien que quiere consumir marihuana no se le ofrezca otra cosa. Si las quiere consumir seguro las va a consumir, nadie dice que no. No estoy tan a favor de esta división entre drogas "blandas" y "duras", pero coincido con los holandeses en que la marihuana no es la puerta de entrada que a drogas que pueden producir más daño a la salud sino el dealer. Con cannabis ya se puede y se debe avanzar en la regulación porque es muy claro, como en la campaña que se hizo en EE. UU, el cannabis causa menos daño que el alcohol, su consumo. Teniendo eso como disparador me parece que es una medida sanitaria. -C:  Muchas veces decimos que luchamos por la "legalización" o por a "despenalización", pero vemos que hay diversidad de regulaciones. ¿Qué tienen en común y qué de diferente?¿Qué fenómenos globales las atraviesan y qué tienen más de particular? -ER: Primero hay que hacer una aclaración sobre los términos. Despenalización de la tenencia para consumo personal es una cosa, legalización es otra cosa y regulación es otra cosa. La despenalización de la tenencia para consumo personal es algo que tienen que tener todos los países y por lo que tenemos que luchar como activistas en primer orden. Que alguien consuma marihuana me parece que no hace que uno sea mejor persona que la que consume pastabase. El consumo no puede estar penado porque es un acto privado. Es un delito sin víctima. La despenalización nos pone en igualdad a todos los que consumimos sustancias ilegales. Está bien y es necesaria. Y no lo digo yo, lo dice la Corte Suprema desde 2009.   La legalización es un paso necesario para regular, pero no puede ser un fin. Debemos pensar que la legalización del alcohol en EEUU también trajo problemas. Hubo malas regulaciones. Por supuesto que es mejor una mala regulación que la prohibición. Pero las malas regulaciones también pueden ser muy nocivas. Nosotros estuvimos años fumando cigarrillos sin saber que producía cáncer. Muchísimos años. Hoy tenemos publicidad de alcohol en la televisión y sabemos que el consumo episódico en adolescentes produce mucha sobredosis y muertes. Genera accidentes viales, se usa como desinhibidor y muchas veces termina generando violencia contra la mujer, los hijos. Pero la publicidad sigue estando ahí, en la calle también y es intocable. Entonces la regulación creo que es el paso mas completo, la legalización muchas veces se nos usó en contra. Se nos puso en contra, porque muchas personas creen que la legalización es la "liberalización". Entonces tenemos que plantear una idea de regulación, que es algo que me parece mucho más serio y es lo que está planteando Uruguay. Entiendo el miedo que mucha gente le puede tener a la regulación del cannabis pensando en lo que ha sido la regulación del tabaco o el alcohol. Las empresas le mintieron directamente a la gente, a los consumidores. Es un a crítica que acepto como válida.   Cada país tiene sus diferencias, cada regulación tiene sus propios objetivos. La de la heroína en Suiza busca que las personas que ya ni siquiera con metadona están pudiendo funcionar en su tratamiento, puedan directamente tener heroína legal y no tener que comprarla en la calle. Eso apunta a reinsertar socialmente a la persona y que antes robaba o se prostituía para poder comprar la heroína y hoy ya no lo tiene que hacer. Eso me parece muy importante. Después la regulación de la hoja de coca es única. Más allá de que Perú tiene una regulación de la coca. -C: No conozco la regulación de Perú ER: En Perú el estado compra toda la coca y la vende. Es un modelo que ha tenido Uruguay con el alcohol. Es el Estado el que hace la compra de la coca legal. En el caso de las regulaciones de cannabis uno sí puede hacer comparaciones. Me parece que el caso más interesante es España, porque pone en jaque a la convención internacional, a las 3. De hecho, hay un informe de la OEA de 2013 que se llama "el problema de las drogas en Nuestras Américas" que lo impulsó Santos (presidente de Colombia), donde se dice que un país tiene despenalizada la tenencia para consumo personal, no contraviene las convenciones lo que hacen en España. No inician a nadie en el consumo, no hay trascendencia a terceros porque no se fuma afuera ni nada por el estilo, no hay profit, no hay ganancia y ese es un punto muy importante que los activistas locales tienen que entender también. Si vos no ganás dinero con la distribución de cannabis, no estás infringiendo las convenciones. ¿Se puede pagar un sueldo? Sí, porque no es ganancia. Si uno hace una asociación y los socios ponen plata para que se les cultive, si dividís los gastos y se pagan sueldos, no hay ganancia, ahí hay trabajo. Es algo muy bueno y que se puede aprovechar. Es un hueco que se puede trabajar legalmente y siempre se lo digo a la mayoría de los activistas con los que charlo. Insisto en ese punto: hay que tener personería jurídica y de ahí avancemos. -C: Hacerla a la española... -ER: Hacerlo cooperativamente y ver qué pasa. En algún momento alguien lo va hacer. Quedan muchos pasos previos para hacer eso, pero ya está en un informe de la OEA y eso no es menor. Después hay cosas más notorias. La contraposición entre EE.UU y Uruguay es interesante, por ejemplo en EE.UU no se puede fumar en la calle, pero en Uruguay sí, y en Uruguay no podés comprar más de 40 gramos (por mes) y en Colorado vos podés comprar lo que vos quieras. En Colorado no tenés que registrarte y en Uruguay sí. Son tensiones propias de cada sistema aunque comparten cosas. Sé que hubo comitivas de asesores y diputados uruguayos que viajaron a Colorado para ver el sistema de regulación y han tomado cosas como el tema de tener un órgano de control interno de  la regulación. En Colorado hay una "policía" del cannabis, hay inspectores, para cannabis medicinal ya los había  medicinal y luego los hubo para el recreativo. En uruguay tenés al IRCCA (Instituto de regulación cannábico) que controla. -C: Que ve si estás acorde a la ley. -ER: Eso le da mucha credibilidad al sistema aunque también lo encarece. Es un tema que abordé en el libro: cómo el precio del cannabis es  la política del cannabis. Hay un activista holandés, que dice que el "kilo de cannabis es la política". Es decir, el kilo tiene que estar barato. Si el kilo es caro, va  a ser una mercancía preciada y no tiene que ser tan preciada sino se carteriza. -C: ¿Creés que hay una contraposición entre el modelo uruguayo donde el estado se hace cargo de la producción y el modelo estadounidense? Sobre todo en lo que nombrás en el libro como "capitalismo cannábico". Me interesa ese concepto. ER: El "capitalismo cannábico" es una frase que utilizo para hablar del dueño de Arjan Roskam, el dueño de Greenhouse. Ahí hay un capitalismo, hay que reconocerlo. Pero no es lo que está pasando en Uruguay o en Estados Unidos justamente. No hablamos del modelo holandés recién, pero el modelo holandés no es un modelo de regulación total. Yo lo incluí porque hay una tolerancia clara a la venta de semillas y de cannabis. No incluí a Portugal por una decisión política. No es que me falta la plata para ir, podría haber ido. Pero es una despenalización que involucra la penalización con tratamiento, lo cual para mí no es modelo. Está bien la despenalización, pero no está bien penar a una persona con tratamiento. De hecho es un modelo que apoya hasta la iglesia. Y el "capitalismo cannábico" creo que hay una fantasía muy aprovechada por los prohibicionistas incluso, de que solo se está detrás del cannabis, o del negocio del cannabis, o que Monsanto mañana va a producir semillas de cannabis. La verdad que me parece medio zonzo, es un cazabobos. Por un lado, el cannabis por la prohibición en sí no ha logrado, aunque hay, generar personas con mucho dinero.... digamos, Arjan no es Benetton. Arjan no es Mastellone hermanos, es dueño de una empresa, vende semillas a todas partes, tiene su coffeshop, etc. Pero ellos también hacen política de drogas. Entonces ahí hay una combinación que muchos envidiarían. Poder hacer política, poder cambiar las cosas y además ganar una buena plata. Más allá de ese caso donde hay un capitalismo naciente en el caso de los holandeses que son los primeros, que son pioneros.   En el caso de EE. UU hay mucha diversidad. No hay concentración. Pensá que en Holanda hay franquicias de coffeshop. En el caso de EE.UU, en primer lugar, el Estado está mucho más presente de lo que se cree. A veces se dice que es todo libre el cannabis. Eso es mentira. Hay muchas regulaciones: para poner un dispensario tenés que estar lejos de un colegio, hay que tener varios tipos de autorización, hay que consultar al vecindario antes, hay una policía interna. Hablo de Colorado que es la regulación más seria, que Obama permitió. Lo de California Obama no lo veía bien por ser algo más anárquico. Hace unos años varios cultivadores boicotearon un referéndum a favor porque no querían pagar impuestos. Entonces ni Estados Unidos es tan capitalista ni Uruguay es tan estatista. Porque en Uruguay hay privados, hay dos empresas que se presentaron para cultivar, hay farmacias que son de privados y que están vendiendo. Me parece que en ese sentido hay una generación de mitos o como se diría... -C: ...de imágenes estereotipadas. -ER: En Uruguay hay privados y en Estado Unidos presencia estatal. Sí hay diferencias que tienen que ver con que Estados Unidos es un país capitalista por excelencia con lo cual en Estado Unidos hay publicidad de cannabis, se permite, está más industrializado que en Uruguay y por supuesto hay mucho más capitalismo porque hay dispensarios, lugares que hacen pipas, hay un negocio más montado. Pero todavía no noté una concentración grande de capital. Hay laboratorios que hacen testeos. Pero se le está dando trabajo a mucha gente y eso me parece importantísimo. -C: Lo que mencionabas del aumento de salario de docentes es muy relevante. -ER:  Sí, hay trabajo cannábico. Me refiero a la gente que trabaja para un dispensario, que cultiva para ellos, o a los laboratoralistas que analizan el nivel de THC. Eso es trabajo. No me parece nada despreciable.   La situación actual en América Latina y Argentina -C: Te quería preguntar por una definición que aparece en la introducción del libro. Hablando sobre el discurso que sostiene el prohibicionismo sobre las drogas, decís: "...el consumo de sustancias controladas configura un flagelo en el mundo capitalista, forma parte de la decadencia social desde un enfóque marxista clásico y resulta un comportamiento impuro para las religiones mayoritarias. ¿Qué queda de ese discurso y qué no en América Latina hoy en día?. -ER: Lamentablemente queda mucho. Es de las cosas que más me impulsó escribir el libro y por eso está en la introducción. De izquierda a derecha se compartían los mismos prejuicios. Y que había oposición tanto de izquierda y derecha y la iglesia está por descontado. Creo que sigue siendo así, aunque hay algunas personas de la izquierda que están empezando a ver. A partir del desastre carcelario de sobrepoblación, la cantidad de personas metidas por delitos menores de droga, sumado al genocidio que está ocurriendo en México sumado al que ya ocurrió en Colombia están abriendo los ojos. En la derecha siempre hubo un ala liberal que entiende que esto es un tema de libertades individuales. El mayor progreso de estos años es empezar a ver el problema como un problema de Derechos Humanos. Antes se veía como un tema de derechos individuales y ahora de Derechos Humanos. Son las dos cosas, pero dar ese paso y entender que la "guerra" involucra este tipo de aspectos de violaciones a los DD.HH más los desaparecidos-en México hay 32.000 del 2006 en adelante- me parece que ya no se puede seguir sosteniendo que esto son los costos de esta guerra. Porque los costos de esta "guerra" en realidad son más que los que quiere evitar y nunca evitó, que es el aumento del consumo. El consumo aumentó y con la "guerra" se está muriendo mucha más gente. Entonces está perdiéndose por todos lados. -C: en relación a esto, ¿Cómo caracterizás la ley 27.350 de cannabis medicinal en Argentina? ¿Es una paradoja que en este tiempo de gobiernos conservadores de América Latina haya legalizaciones del cannabis medicinal (Perú, México, Colombia, Argentina)? -ER: No.  Me parece que hay un nuevo actor y ese nuevo actor ha logrado mover el mapa legislativo. La aparición de los casos de epilepsia refractaria tratados con aceite de cannabis cambió radicalmente todo. Nosotros desde la revista THC veníamos siguiendo y conocemos a un montón de gente que usa cannabis con usos palitativos y terapeúticos para cáncer, HIV, esclerosis múltiple. Esa gente no puede marchar al Congreso, no puede pasear por programas de televisión. Una persona que tiene cancer, muchas veces terminal, necesita la dosis y uno no puede transformar a una persona que tiene cáncer en un activista. No puede, no quiere, etc.  Es difícil, aunque hay mucha gente con cáncer que ha salido a hablar a favor. La aparición de madres y de padres donde hay toda una proyección de vida y de mejor vida para esta persona a través del aceite sensibilizó de una manera que no sensibilizaron ni las muertes por la guerra, ni las desapariciones ni la cantidad de gente que tenemos presa. Esa ha sido la entrada. Yo nunca quise que se empezara por acá, por el cannabis medicinal. No estoy muy de acuerdo con eso. Porque es exponer la vida privada de un montón de personas y no era un camino racional y maduro socialmente, por ejemplo que las Mamá Cultiva tengan que ir a golpearle la puerta a senadores, diputados, como si no tuvieran bastante quilombos en sus casa, trabajo, encima tener que hacer esto para conseguir un derecho. Pero no les quedó otra y eso habla del bajo nivel de discusión que tenemos, que han tenido que salir personas a mostrar su vida privada para conseguir una ley. El impacto que tuvo lo vimos en que personas conservadoras se conmovían, han apoyado. Es muy difícil decirle a una madre de una hija con epilepsia decirle que la está drogando, que la está matando cuando ya le viene dando drogas legales y ha sido un daño enorme para su salud. Hoy digo: el cannabis medicinal es la puerta de entrada a la política de drogas. Porque está funcionando como eso, por más de que nuestra ley no es una buena ley, es más bien algo simbólico, todavía no se pudo efectivizar. Pero no deja de ser interesante que siendo un gobierno neoconservador y neoliberal a la vez, también hayan tenido que ceder algo. No es una gran ley, pero tuvieron que ceder. Eso habla de la fuerza que tiene el movimiento de cannabis medicinal. Tiene una fuerza, porque la realidad que en el primer año de gobierno lograr este tratamiento con voto unánime y lograr que eso esté en la agenda parlamentaria es algo muy importante. -C: Para el gobierno de Macri, "Narcotráfico Cero" fue uno de los sloganes de campaña. ¿Cómo ves la política de drogas en estos dos años? -ER: Ahí hay algo peligroso. Calderón en México dijo lo mismo. Por supuesto que nosotros no estamos al lado de EE.UU. ni somos un gran país cultivador de cannabis y amapola. No deja de ser preocupante por varias cuestiones. La situación carcelaria cuando el asumió ya era bastante grave. A partir de las desfederalización de los delitos menores de drogas es compleja. Se mantienen las mismas penas para delitos menores. Es ridículo. Es un error grave. Pero también muestra como el punitivismo ha logrado avanzar en el tema drogas desde una concepción social "catastrófica", de que las drogas nos llevan al desastre. Como decían los viejos higienistas, a la degradación social, racial, etc. Y la guerra lo único que está trayendo es que siguen cayendo presos por el menudeo, mujeres pobres, sin antececedentes, jefas de hogar y después venden los hijos. Va a seguir aumentando la cantidad de gente presa. La oferta no va a desaparecer porque la demanda no va a desaparecer. Entonces el problema es qué entiende Macri por narcotráfico y qué entiende su administración como lucha contra el narcotráfico. Creo que Uruguay sí está luchando contra el narcotráfico al sacarle clientes. Y al sacarle ingresos que es lo principal. Lo digo entre comillas porque el mismo término "narcotráfico" es discutible. La cocaína no es un narcótico, es un estimulante. Narcotráfico fue creado en el momento en que se perseguían la heroína, etc. Más allá de eso, habla de una línea muy punitivista  donde se corre el riesgo que otras voces ya empiecen a pedir que el ejército y los militares se metan en este tema como tema de seguridad interior. Que se metan los militares sería peor, podríamos terminar como México. Creo que es uno de los riesgos de este discurso. Por ahora para mí es discurso, con un poco de mano dura. Y al no haber metido a los militares todavía estamos bastante a salvo. -C: Todavía no fue a fondo. -ER: Por suerte, porque digamos este es un negocio que cuanto más apretás, más sangre y dinero sale. Dinero para las armas, más cara las sustancias. Cuando la demanda no se termina, más sangre y más dinero. Más duro te ponés, más plata hacés, de los dos lados. Cuando hay dos lados. Porque por ejemplo en Rosario no creo que haya dos lados. La policía maneja el menudeo. -C: En Santa Fe tenés el caso de Hugo Tognoli como uno de los emblemático...[3] -ER:  Creo que en todas las provincias es así, con más o menos colaboración. -C: hablaste que en el espectro político, de izquierda a derecha, comparten la perspectiva sobre las drogas. Que hay un divorcio entre las ideas de la izquierda y la de pensar la política de drogas desde los derechos humanos. Veo que esto también existe en relación  a organizaciones y actores de los sectores populares. ¿Cómo ves este divorcio en Argentina?¿ Y en los otros países que visitaste?¿Qué relación hay entre los sectores populares y la política de drogas? -ER: Bueno, hay una concepción muy arraigada de la Iglesia sobre la que el consumo de cualquier sustancia al alterar la voluntad, hay que intervernir por esas personas para salvarlas. Se pone todo el tiempo como ejemplo de esto, cuando en realidad hay personas que hace más de 10 años consumen paco. Las organizaciones sociales y de izquierda tienen el mismo discurso que la Iglesia. No se preocupan por eso, siguen estando a favor de la internación y de sacar de circulación a un montón de gente con consumo problemático. En vez de ver que el consumo problemático es la consecuencia muchas veces de una situación de pobreza. El consumo problemático existe en todas las clases sociales, con la diferencia de que hay gente que tiene obra social y se puede atender bien y gente que no. Lo preocupante es esta contaminación entre la Iglesia y los movimientos sociales. Hay un nuevo movimiento que es "Ni un pibe menos por el paco". Es ridículo, el paco no camina, es una sustancia. Cuando vos subjetivas a la sustancia, objetivás a la persona. El pibe no piensa, el pibe no siente, y es el paco el que piensa actúa, el que hace caer a los pibes. Lo he visto en un título de Clarín hace unos años: "La droga avanza en el país". La droga no avanza, avanza el consumo en todo caso. No son simplezas semánticas, son temas ideológicos. Entonces lo que pasó con la izquierda es que sigue sin entender y valorar lo que es la autonomía, el respeto por las personas, el derecho del paciente. Una persona puede rechazar el tratamiento con drogas como puede rechazar también el tratamiento de cáncer. Hay una percepción, que la derecha comparte, ese es el gran problema en este tema. Cuando vos ves que izquierda y derecha tienen una misma concecpción totalizadora, fascista sobre un tema, ahí hay que trabajar. Porque son temas que quedan estancados y no se puede hacer nada. Al haber un consenso político sobre una situación, no se puede mover. En THC siempre se hizo un trabajo que apuntó a romper ese consenso. Siempre fuimos abiertos y hablamos con todos, no hacemos diferencia. Peleamos en todos los frentes.   Perspectiva a futuro y lucha del movimiento cannábico -C: ¿El prohibicionismo está en una crisis terminal? ¿estamos frente a su definitivo ocaso? -ER: No lo se. Hay un trabajo interesante que ahora se va a publicar, que menciono en el epílogo del libro de Mariana Souto Zabaleta. Ella investiga qué es lo que sostiene al prohibicionismo ante su evidente fracaso. Habla de la socialización de determinados conocimientos. A mí me sorprendió y hace bastante tiempo estoy esperando que salga este libro. Ella dice: EE.UU ya no es el único jugador en contra de la regulación. Ha logrado difundir este discurso y ahora Rusia, China y los países árabes son los que más oposición hacen". Más allá de que EE.UU también y tiene diversidad al interior de su territorio. Yo no creo que el prohibicionismo esté herido de muerte porque ha instalado un sentido común. Y desarmar ese sentido común es por lo que todavía estamos peleando. Hace unas semanas, Trump fue a visitar Duterte[4], en Filipinas, que está masacrando a su gente con la guerra contra las drogas. Y lo felicitó por su política de drogas. Entonces no están cambiando mucho las cosas. Con Obama algunas habían mejorado un poco algunas cuestiones. Lo que sí creo que es inevitable es la regulación del cannabis. Eso es algo que la autora Zabaleta sostiene también, conoce la diplomacia de las drogas. Es esperable. Está Uruguay, el año que viene se suma California que es el estado más poblado de EE.UU, y también se suma Canadá. Cuando pasa eso y no es un desastre, cuando no hay una "epidemia del cannabis" y  fuman chicos de 11 años, que todos repiten en la escuela, mientras no pase, que no pasó; no pasó en Holanda y no va a pasar tampoco. No hay indicadores de que eso vaya a pasar. Incluso los indicadores internos de Uruguay marcan que el cannabis viene creciendo hace años pero su perspectiva de crecimiento es más baja desde la ley. Eso va a hacer un efecto cascada. Ya lo está haciendo. Puede pasar como en Holanda, que se quedó asilado. Porque ni Francia ni Alemania siguieron esos pasos. Aunque Alemania empezó a admitir la tenencia, pero quedó aislada. Me parece que con el cambio en EE.UU y si se suma Canadá...estos ejemplos nos van a hacer opinar sobre cosas que ya están pasando y no sobre Holanda que era algo que quedaba lejos. Hablo desde Argentina. Bueno pero en Holanda, en Europa... esto es Uruguay, que está al lado. Me parece que eso va a tener un paso muy grande. Creo que con el cannabis se va a avanzar. Es inevitable. Es como el divorcio. Durante muchos años se iban a Uruguay o a México a divorciarse. Tarde o temprano se conseguía. -C: Mencionaste que no te gustaba la estrategia de exponer la vida privada, las enfermedades en la lucha por la política de drogas. Como actor dentro del movimiento cannábico argentino ¿Qué estrategias debe darse para, por ejemplo, derogar la ley 27.737? -ER: Venimos teniendo mucha mala suerte como movimiento. Primero que somos un movimiento muy chico. Segundo, que hace falta unirse sobre las diferencias. Más allá de lo que se pueda conseguir o no. Uno de los grandes problemas de este movimiento es no haber articulado con otros movimientos. No se terminaba nunca de articular con el movimiento de la diversidad sexual, no terminaba de articular con el movimiento feminista, con todo el movimiento antipunitivista con el tema de la baja de la edad de imputabilidad... -C: Te referís al movimiento de DD.HH -ER: No, a todos quienes laburan el tema cárceles, etc. No hemos logrado una articulación por la cual nosotros marchemos con ellos  y ellos con nosotros. Un poco es lo que ha pasado en Uruguay, que los ha fortalecido tanto. Tenés a Proderechos[5], en Uruguay, es un ejemplo. Un activista cannábico que marcha con los afros, que marcha con los putos, las lesbianas, las travestis. Que seamos parte de esta gran mayoría oprimida. Porque no somos minoría. Si nos juntamos todos somos mayoría. Entonces eso como primera cuestión. Y para eso hay que vencer determinadas barreras mentales. Después, no creo que la estrategia política esté agotada. Se ha intentado muchos años la estrategia legislativa. Soy testigo y actor de esa estrategia, he asesorado proyectos y muchos de los que estamos en THC estuvimos al frente de esa estrategia. Fuimos viendo quien valía la pena, quien no. Esto fue durante estos 12 años de kirchnerismo donde la puerta parecía estar abierta pero nunca se terminaba de abrir. Al final la Iglesia, las comunidades terapéuticas y el sector de seguridad nos terminaron cerrando esa puerta. En 2012, claramente los curas villeros, y hay que tener cuidado, entender que hoy ellos son un problema que tenemos para despenalizar. Bajo ese manto de moral puritana, siguen yendo los chicos presos y requisados. Hay que tener mucho cuidado. Todo el movimiento de base sindical y social está muy pegado a los curas villeros y a la doctrina social de la iglesia. Y ahí hay un peligro, porque debieran ser aliados nuestros. Pero son aliados de los curas villeros. Se pueden tender puentes con la iglesia, pero hoy es difícil. Quizá están de acuerdo en muchas cosas, pero para afuera no lo dicen. Sí se puede tender puente por los Curas por la Opción por los Pobres, ellos sí están a favor de la regulación. Hay que ver el momento político. Yo siempre estoy a favor de la despenalización de la tenencia como primer objetivo. Por esto que comenté antes. La tenencia para consumo personal aplica para el que consume cualquier sustancia. Hoy es muy dificil pensar eso. Hoy quizá estemos más cerca de regular el cannabis que de la despenalización. Es loquísimo. Y a mí no me agrada. Lo mismo con el cannabis medicinal, que muchas personas deban exponer su vida personal para conseguir un derecho. Pero bueno, si están de acuerdo y lo hicieron, está bien. Yo no critico a esas personas, critico a un sistema por el cual para reclamar  derecho tenés que hacer eso. Lo critico en mi rol de periodista, como cuando persiguen a las víctimas, cuando una víctima tiene que salir y pedir por favor a las cámaras cuando tiene que velar a su hijo. Me parece nocivo, dañino. Es parte de las reglas de juego y yo no las acepto. No lo voy a aceptar nunca, pero son las reglas del juego y a veces hay que jugarlas. Sabiendo que la puerta legislativa está dificil, tal vez una estrategia interesante sea la estrategia legal. Por eso insisto tanto en la personería jurídica. Te permite conveniar con una universidad en el caso del cannabis medicinal. Nuestra estrategia tiene que ser monetaria. Tenemos que lograr que muchos cultivadores solidarios hoy cobren un sueldo. Un sueldo, no que se llenen de guita. Eso nos cuesta entender como movimiento. Acá no hay que hacer negocios, acá hay que cobrar un sueldo. Y para cobrar un sueldo hay que estar adentro de una asociación. Y encontrar el esquema legal para poder cobrar un sueldo. Que sea un sueldo acorde a lo que trabaja un jardinero por fuera de esa asociación. No alguien que se llene de guita. Porque no lo permite las convenciones y porque tampoco nos haría bien como movimiento meternos en un capitalismo, ilegal además. Entonces creo que hay que dar una estrategia en la cual salgamos de esto de que "uh, este es activista pero vende". "o tal vende". Nosotros nos convertimos en canas. Por supuesto que yo no quiero que un activista esté metido en el negocio ilegal de nada. Porque no le hace bien al activismo. Ahora, yo puedo entender que una persona que cultiva, que es activista, que investiga, etc, y que dedica muchísimo tiempo de su vida, llegue un momento que lo que más le gusta hacer y que quiere trabajar de eso no pueda trabajar de eso. Nuestro norte es que ese trabajo sea legal, sea reconocido y sea pagado. Pero es un trabajo, no es capitalismo. Es cooperativismo. Es trabajo y se paga.  Hay que ir hacia eso. Porque mucha gente se acerca, cultiva y quizá ya está vendiendo. Y lo que hay que hacer es sacarlo de la clandestinidad y darle un trabajo. Va a ganar menos que en la clandestinidad, pero va a tener la seguridad de no ir preso. Esto lo pude ver muy bien en España. Mucha gente a partir de los clubes de cultivo salió de la clandestinidad. Está pudiendo cultivar legalmente y cobrar un sueldo -C: Legalizaron la actividad que ya hacían... -ER: Claro. Y gana muchísimo menos. Pero tiene un trabajo digno, ART. No es mucha gente, pero se da ese fenómeno. Creo que ese el fenómeno al que tenemos que ir. Crear asociaciones, tener personería jurídica, poder vincularse con universidades, facultades de medicina, el sistema de salud pública desde el cannabis medicinal. Ahí hay una linda puerta, interesante. Al mismo tiempo lograr que alguna gente gane un sueldo. Es dificil pararse y criticar a un activista que vende. Por supuesto, para mi está muy mal vender, es algo que siempre aclaro. Pero puedo entenderlo, puedo entender que una persona que hace 20 años es activista y ya dejó su trabajo para ser activista, venda. Puede pasar y está pasando. Es un peligro, porque cuando una de estas personas va presa, al activismo le hace un daño enorme. Para mí no es una forma de vida, para alguna gente sí. Quisiera que esa gente cobre, me parece que es lo justo. Tenemos que tener activistas rentados, militancia rentada (risas). -C: ¿A quién te interesó más entrevistar en tu viaje de todos los personajes importantes del mundo del cannabis? Entrevistaste al director de la revista Cáñamo, a un legislador uruguayo, al "rey del cannabis" holandés. -ER: Me llevé una impresión muy fuerte de Berna, Suiza. Las entrevistas que pude hacer ahí con los consumidores de heroína, charlar. Cada uno tratando de vivir su propia vida dentro de la situación de consumo, sea buena, mala, o como sea. Eso me tocó mucho. Una cosa es hablar de la epidemia de HIV y otra cosa es ver las consecuencias que tuvo la prohibición y ver a la gente amputada. Ver esos lugares que uno pensaba "wow, debe ser súper pesado", gente que se va a picar heroína, tomar cocaína, fumar crack. La verdad es que no. Leo muchas etnografías médicas y antropológicas sobre consumidores . Pero nunca había estado tan cerca de una población oculta como pude estar ahí en Suiza. Para mí fue muy interesante. Muchas veces te corren por izquierda y derecha de "por qué no vas a la villa". La verdad es que yo no quiero hacer demagogia, ir a la villa a sacarme fotos con los pastabaseros y decir "yo estoy acá" cuando los pastabaseros son un mínimo al lado de lo que es el consumo excesivo de alcohol, sabiendo que el alcohol es un factor de mayor daño. Yo fui coherente con el daño social que el consumo genera. El alcohol es un daño mucho más grande que la pastabase, la cocaína. Por ejemplo en la adolescencia. Entonces hay cosas que son marketineras. Ir al barrio a fumar con los paqueros puede llegar a ser marketinero. Pero si ves el peso en la carga de enfermedades de argentina, es mínimo eso. Entonces siempre traté , lo hago como periodista también, atender a lo que más daño causa a lo que se puede revertir. Eso es lo importante. Hay gente que se escandaliza con casos de corrupción que son mínimos daños al erario público. Y hay gente que por evasión causa millones y millones de pérdida. O vos te preocupás, que se yo, por un reclamo sindical cuando tenés en el campo gente trabajando en semiesclavitud. No digo que el reclamo sindical no sea válido. La idea de proporción es muy importante. Cualquier lucha, hay que entender el peso, la proporción que tiene. Poder estar con gente que consume muchas sustancias. Pensá en alguien que consume crack, heroína, dormicum[6], y sin embargo podés charlar con esa persona. Creo que fue la mejor demostración de lo mentiroso del punto de vista de la Iglesia de decir que los paqueros son zombies. Yo estuve ahí charlando con alguien que estaba sacando turno para picarse heroína y después para fumar crack. No era ningún zombie. -C: Una desmitificación en persona. -ER: Siempre lo supe. Pero nunca lo tuve organizado de ir a un lugar de "heavy users". Otra cosa es ir a la "ranchada". Esto es un lugar cerrado, gente comiendo, sacando turno, es algo muy llamativo. Le baja los prejuicios a cualquiera. Me cambió mucho. El libro es profundamente médico por eso. El libro iba a empezar con Holanda. Y creo que hubiera sido un libro más taquillero y digerible si empezaba con Holanda. A último momento decidí poner el capítulo de Suiza, la heroína y la metadona adelante. Fue una decisión con la que quedó mucho público afuera y otro público interesante adentro. Podés empezar por el capítulo que quieras, pero nunca vas a entender la política holandesa de segmentación de mercados sin saber que implica la epidemia de HIV. -C:  Creo que siempre ponemos el cannabis en primer plano porque es el más consumido acá, pero todo empezó más por la adicción a la heroína. -ER: Claro, la nueva política de drogas empieza con la epidemia de VIH. Si no hubiera habido la epidemia de VIH, no se cuánto hubiéramos podido cambiar las cosas como estamos cambiando hoy. Y el abolicionismo penal[7] ha sido muy importante. Va a contracorriente del punitivismo que seguimos teniendo hoy. Esa combinación en Holanda es interesante. El tema de la heroína hizo que se aceptaran los coffeshops. Sin eso...no sé si con el abolicionismo penal solo se hubiera cambiado el sistema, pero tuvo mucho peso según me transmitieron...   [1]             Mezcla de heroína y cocaína [2]             Casa de consumo de heroína [3]             ex Jefe de la policía de Santa Fe arrestado por ser de los responsables de un negocio de venta de drogas. [4]             Presidente de Filipinas. [5]             Organización que lucha por derechos civiles. [6]             Benzodiazepina [7]             Corriente del derecho penal que planea avanzar hacia penas mínimas y cierre de cárceles. Sostiene que hay que buscar otro tipo de penas distintas a la privación de la libertad y que la pena no sea vista como un castigo.
Medicinal

"El objetivo fue hacer algo útil para la gente. Teníamos la oportunidad con una ley que daba opciones de trabajar"


Desde el equipo de comunicación de CODELO entrevistamos esta vez a Burix Mechoso, Biólogo e Investigador de la UdeLaR (Montevideo, Uruguay).

thumbnail_img
  -C:  Vos sos biólogo, investigador del UdelaR ¿qué investigás? ¿En particular con el cannabis qué estudiaste o investigaste? -B: Nosotros estamos trabajando en un contexto de un grupo interdisciplinario que en realidad se transformó en núcleo luego de un llamado del "espacio interdisciplinario" que es una dependencia, aparece la oportunidad de formar diversos núcleos sobre varios ejes temáticos con participación y tratar de ver desde una mirada múltiple un aspecto, un problema. En nuestro caso en el año 2015 nos presentamos a un proyecto que justamente era la apertura de nuevos núcleos temáticos y tuvimos éxito, y somos un grupo interdisciplinario sobre cannabis. En principio lo conformamos dos facultades con tres servicios, la Facultad de Química con el Laboratorio de Farmaconosia y productos naturales del departamento de Química Orgánica, y en el caso de Medicina dos laboratorios, el de Radiobiología del departamento de Biofísica y el Laboratorio del sueño del departamento de Neurofisiología. Ese es el departamento básico, somos 4 integrantes: dos de radiobiología, uno de neurofisiología y un químico.  El grupo tiene independencia académica porque forma parte de la Universidad de la República. El objetivo fue hacer algo útil para la gente. Teníamos la oportunidad con una ley que daba opciones de trabajar a estos niveles, ver el cannabis desde lo recreativo, lo industrial, lo medicinal, un cuarto aspecto que es la investigación lo que nos pareció interesante, ahí establecimos que somos un grupo de investigación básico, somos un biólogo, un químico, biotecnólogos, doctores en ciencias, entonces bien, ¿qué podemos hacer? Tenemos un panorama muy interesante que es lo que se cultiva en el país. Se nos ocurrió la instancia como a priori establecer la genética de las plantas que se cultivan en Uruguay con al menos unos diez años de permanencia en el mismo, lo hicimos con el propósito de conocer el punto de partida para luego estudiar la parte analítica sabiendo de qué partimos. Esa parte analítica que lo hacen los químicos nos permiten con esos mismos estratos hacer estudios a nivel biológico, tanto in vitro como in vivo. En el caso de radiología trabajando con líneas celulares tumorales y en el caso de los neurobiólogos del sueño con modelos animales, pero siempre pensando, ampliando sobre todo a nivel clínico porque la gran masa de conocimiento que se necesita en particular con el cannabis medicinal es la evidencia que se puede producir a nivel de ensayos clínicos a nivel observacional o ensayos clínicos propiamente dicho. Ese es el resumen del origen de este grupo. -C: Sobre las muestras que estudiaron, ¿me decías que estudiaban plantas con diez de permanencia en el territorio o ahí estas haciendo referencia a la gente que investigaban? -B: No, tomamos de esas 250 plantas que se analizaron, obviamente no tomamos todas las flores para hacer la parte analítica sino aquellas que nos parecían más interesantes.   "La diferencia entre recreativo y medicinal a veces es ficticia, pero la dificultad radica a nivel administrativo y de salud pública que ha sido muy reticente y difícil el planteo ante las autoridades sanitarias."   -C: Hace diez años-cuando no estaba la ley- ¿De dónde sacaron esas muestras? ¿Qué criterios utilizaron? ¿A quiénes acudieron? -B: Fuimos muy cuidadosos en ese aspecto, si bien somos un grupo interdisciplinario primero nos conformamos como grupo y como tal tuvimos el aval de Medicina, de la facultad de química, el aval del Ministerio de Salud Pública en su momento y la Junta Nacional de Drogas, no el IRCCA porque todavía no se había conformado. Entonces, empezamos con los pies sobre la tierra diciendo que en esta instancia por diferentes razones podemos generar una ley que nos habilite a hacer efectivamente esta investigación. Pero, como dices tu ¿de dónde conseguimos las muestras? Con la anuencia de la Junta Nacional de Drogas no tuvimos ningún inconveniente o problema de poder estudiar la parte genética porque era tomar diferentes muestras, de diferentes plantas de gente que quisiera colaborar en el estudio, ahí acudimos a diferentes asociaciones, algún club en formación o que estuviera permeando su trámite, básicamente algunas asociaciones que, en particular la Asociación de Estudios de Cannabis del Uruguay que ahora ya no existe, fue un puntapié de las organizaciones sociales que nos permitió conocer sobre todo cultivadores que hace mucho tiempo que estaban en el medio, obviamente autocultivadores con la dificultad que llevaba no tener la ley 19.172, con ellos logramos obtener una buena cantidad de muestras y hacer los estudios genéticos que estamos llevando a un congreso de genética y estamos llevando casi listos para publicar. La idea realmente fue muy interesante, como docentes e integrantes de la universidad tenemos una triple función que tiene que ver con la docencia, la investigación y un tercer elemento establecido en la propia ley orgánica de la Universidad de la Republica que es la extensión, este era justamente el contacto con los cultivadores y los actores sociales nos parecía justamente la oportunidad de establecer esa comunicación dialógica entre académicos y no académicos, todos formamos parte de la sociedad civil, pero unos cumplimos un rol y otros otro, ahí fue un ejemplo muy lindo y muy bueno para utilizar esos insumos para relacionar e iniciar nuestras investigaciones. Hoy seguimos en lo mismo, ya con una legislación más madura con procedimientos y reglamentos también más ajustados. Al principio nos costó un poco porque las puertas en este tema no fueron tan fácilmente abiertas, sin embargo, contamos con el aval de las autoridades en su momento y eso nos permitió trabajar con seguridad de grado, con tranquilidad y lo que queríamos era investigar, así que no había otro fin, pudimos establecer un convenio con el propio Instituto de Regulación y Control del Cannabis. Esos fueron los dos primeros proyectos que tuvimos. -C:¿Cómo se desarrolló a partir de la ley la investigación sobre cannabis?  Vos me comentaste de tu área pero te hago la pregunta extensiva a todas las áreas. ¿Qué dificultades hubo? -B: Te puedo hablar de las dificultades que hubo en tanto a la investigación que básicamente tiene que ver que a nivel básico no hay problema porque no implica investigación con seres humanos y el escollo que podría ser la autoridad sanitaria, que son muy reticentes para aprobar todo proyecto que implique el uso del THC, no tanto del CBD, el THC por la psicoactividad, es una institución históricamente complicada, de la cual no es fácil obtener permisos. En nuestro caso lo sorteamos porque no estamos trabajando con seres humanos, estamos en una etapa preclínica, tu dirás a nivel clínico hay mucha evidencia en el mundo, hay mucho espacio para generar más evidencia. Si bien nosotros trabajamos a un nivel básico nos interesa mucho el contacto con los clínicos, ampliar la interdisciplina, algunas cosas hemos concretado, hay un grupo de neurología, algún centro de salud vinculada a la universidad, vinculada con la veterinaria, también con humanos con dolor si bien no han llevado a cabo el proyecto tienen interés, reumatología, en oncología es más complicado por otras razones que hablaremos después. Ese empujón inicial esta permitiendo permear en otros ámbitos, cada vez que podemos generar un contacto y brindar un apoyo desde nuestra humilde posición lo hacemos. -C: ¿En cuánto la industria del cañamo? -B: Eso no hay problema en los cuatro aspectos, yo no estoy vinculado con ese tema, pero sí tengo algo de conocimiento y te puedo transmitir que el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca que es el que en definitiva permite la posibilidad de generar cultivos de cáñamo no crea problema. A ellos les interesa aquellas empresas o aquel emprendimiento respete lo que la ley dice, entonces lo que consiguen el cáñamo tiene que tener no más de un 1% de THC lo cual es muy amplio porque en Europa es más restrictivo. Uruguay en ese sentido, el punto de quiebre con respeto a el porcentaje de THC que puede tener el cáñamo es el 1% lo cual es muy alto comparado con el resto el mundo. Hay varios emprendimientos que tienen que ver con el cáñamo industrial, algunos emprendimientos para producir y exportar, creo que ahora hay uno solo vinculado con producir y elaborar en noción de productos de carácter farmacéutico, sé un proyecto quizás hay algunos más de los cuales no tengo conocimiento, pero bueno no formo parte de, no formo parte de la cuestión administrativa, soy un universitario, pero sé que no hay dificultad. La mayor dificultad es nivel de investigación del cannabis medicinal y su uso porque el Ministerio de Salud Pública, ya pasamos a otro ministerio, a otro elemento, otro órgano del poder ejecutivo, tiene dos lugares que tienen que ver con las medicinas y los estupefacientes son muy estrictos en tanto a que no ha facilitado mucho en la posibilidad de llevar adelante estudios clínicos o el mismo uso de esos productos. Es una pena porque acá en Uruguay se abrieron las cuatro posibilidades sea a nivel recreacional, industrial, medicinal e investigación. Se inicia la parte recreativa cumpliendo con todas las etapas, empezando por el autocultivo, con los clubs de membresía, inclusive las ventas de cannabis en las farmacias que se aprobó, lo que es el cannabis recreativo no hubo ningún problema todo se lleva adelante, el cannabis industrial tampoco tuvo problemas, en investigación quizá haya algunos ajustes para hacer poder realizar a través de alguna oficina que tenga que ver con la Universidad de la Republica. Al menos algunos proyectos, que entren en la universidad y poder monitorizarlo de manera más centralizada y facilitar el trámite de lo que es el IRCCA, ellos te dicen que para trabajar con cannabis necesitas un registro del proveedor cannábico. En la universidad se les había ocurrido en el sector de investigación científica poder tener un stock común y no tener que hacer cada grupo de investigación su trámite, sino que se hace a través de la universidad como institución, lo cual me pareció un acierto, pero eso no está totalmente aceitado pero es la idea. -C: Las dificultades para avanzar con investigación de cannabis medicinal ¿A qué las atribuís? -B: Cuando yo hablo de cannabis hablo de un producto que sale de una especie que es cannabis sativa L y de ahí hay muchísimas, con sus tres grandes grupos indica sativa y ruderalis, los híbridos que hay son enormes entonces muchas veces es recreativo, pero a su vez puede ser medicinal. La diferencia entre recreativo y medicinal a veces es ficticia, pero la dificultad radica a nivel administrativo y de salud pública que ha sido muy reticente y difícil el planteo ante las autoridades sanitarias. Hay grupos que han presentado proyectos y no se los han autorizado. Nuestro caso no es tan problemático porque trabajamos a nivel básicos, entonces no nos genera inconvenientes, podemos trabajar con los animalitos y con las células, entonces no hay inconvenientes, de hecho lo hacemos  con cannabis que proviene, con la debida autorización, del Instituto de Regulación de Cannabis, con diferentes fuentes y no hay inconvenientes y hemos establecidos algunos criterios básicos e iniciales para trabajar con alto contenido de THC y CBD que básicamente es cáñamo y niveles intermedio para tener un especie de paneo inicial y en la medida que se encuentre con hallazgos interesantes ampliará, profundizará o lo que sea.       "Otro aspecto en ese punto es la demanda que hay a nivel sociedad, no te voy a negar que en Uruguay existe gente que elabora sus propios productos, eso no tiene ningún problema porque vos con tu cannabis podes hacer lo que quieras en tu casa, eso nadie te lo va a objetar, el tema es cuando se elabora algún producto de manera artesanal y eso es comercializado, eso existe en Uruguay está dentro de un mercado gris."   -C: Te pregunto por el proceso de gestación de la ley. ¿Cuál fue tu participación o del grupo en ese proceso? ¿Qué rol jugó la universidad, los investigadores y los profesionales en su investigación? ¿ Qué rol juegan ahora en su aplicación?   -B: La universidad cada vez que se la consultó por algún tipo de asesoramiento ya sea, o para organizar o cooperar con algún evento de algún foro de cannabis medicinal o el propio IRCCA como ya teníamos un convenio o proyecto de intercambio, siempre estuvimos presente apoyándolo desde la academia. Un ejemplo: cuando se nos solicitó realizar un informe para elegir las variedades que se iban a cultivar para vender en las farmacias, realizamos un informe en el cual la idea era que ese cannabis que se vendiera en farmacias si bien con un fin recreativo al menos se contemplara la reducción de riesgos y daños, y la universidad lo hizo. Cuando se necesitaron análisis hechos por nuestros compañeros de química estuvo presente y se hicieron esos análisis. También con lo que tiene que ver con las elecciones de estas variedades, siempre estuvimos presentes cuando nos solicitaron. -C: ¿El rol fue más de recibir los pedidos que un rol activo? -B: Lo que pasa es que la gestación de la ley tiene que ver mucho con el movimiento social, acá la sociedad ya se venía manifestando a favor de un mercado regulado y una ley que permitiera que por plantar no fueras en cana o por formar un club. La mayor fuerza vino de la sociedad y la universidad en esa etapa algún aporte hizo, nuestros compañeros en el 2012 cuando se generó desde la Comisión Sectorial de Investigación Científica una publicación de una puesta en punto del tema, la universidad coparticipó en ese momento, con menor peso quizás. Luego, lo fue expandiendo en la medida que nuestro grupos y otros se fueron interesando y aportando lo suyo desde su ámbito. -C: ¿ Cómo caracterizas el escenario político tanto en Uruguay como en Latinoamérica en relación con las políticas de drogas? ¿Cambió en los últimos años? ¿Cómo? -B: La percepción sí, cambió, digamos que Uruguay desperdició una oportunidad porque si bien se generó una ley tardó mucho en llevar adelante la regulación del cannabis medicinal, por ejemplo. Y esas resistencias propias de un país conservador se expresaron de algún modo, si bien existe la ley y no todas las cabezas que conforman el ejecutivo o los órganos que pudieran tener que ver con las reglamentaciones permanentes vienen con una carga cultural de prohibicionismo, hay resistencias.Pero todos aquellos que decían esto es un desastre, hasta ahora los autocultivadores son muchísimos, los clubes de membresía son muchísimos, los inscriptos para obtener cannabis recreativo en la farmacia supera los 30.000, más de un 1% de la población uruguaya. Yo creo que cambió mucho, te digo una anécdota vos antes tenías una planta, te denunciaban y de pronto tenias un proceso penal. Hoy la policía no te hace un allanamiento, se da la situación contraria vos podes denunciar que robaron tus plantas y la propia policía está contribuyendo para que la recuperes y eso se ha dado. Ese vuelco político, social, cultural a mi me parece muy interesante y hay un monitoreo de ese cambio con una fuerte autocrítica, la ley perfecta no es: admite transformaciones y unas series de restricciones, por ejemplo por qué los extranjeros que vienen al Uruguay, donde el rubro turístico es muy fuerte, esta muy claro en la ley que n-o está permitido. En mi opinión en una primera etapa es atendible, pero no admisible, yo creo que en el futuro debería existir porque si lo restringís  le estas generando ningún problema al país o al resto. En el Mercosur o alguna otra juntada entre países la voluntad política dirá si sí o si no, pero está bárbaro el hecho de tener está oportunidad, en algunos casos funcionó muy bien y en otros todavía le esta faltando un empujón fuerte, yo creo que el mayor problema es político, el gobierno anterior donde el presidente era José Mujica se genera esta ley y al final del mandato la hereda el siguiente gobierno que es Tabaré Vázquez y yo percibo un cambio en lo que puede ser la permisibilidad. Si bien el presidente dijo dentro de la ley todo y fuera de la ley nada, yo creo que con una ley de 10 de diciembre del 2013, si recién en el 2018 estamos habilitando la posibilidad del uso de cannabis medicinales, se está generando la discusión si lo aceptamos sólo como medicamento o si se acepta la especialidad vegetal como tal, es un debate que  ya debería estar zanjado. Otro aspecto en ese punto es la demanda que hay a nivel sociedad, no te voy a negar que en Uruguay existe gente que elabora sus propios productos, eso no tiene ningún problema porque vos con tu cannabis podes hacer lo que quieras en tu casa, eso nadie te lo va a objetar, el tema es cuando se elabora algún producto de manera artesanal y eso es comercializado, eso existe en Uruguay está dentro de un mercado gris, pero existe y hasta al alcance de aquel que viene un mínimo de conocimiento de como se mueve este aspecto y se obtiene. Lo interesante es que no se tenga que recurrir a este tipo de situaciones, que vos puedas adquirir un producto que este debidamente controlado y lo que te llegue sea eficaz y seguro, sea un medicamente o especie vegetal, esos controles me parecen que le darían una fortaleza mayor a este paquete que genera la propia ley. Esos son situaciones que resolver con diferentes matices de pensamientos, con diferentes ángulos de la política, la sociedad, desde la academia, esas son las dificultades que yo encuentro.  -C: Tanto en el debate mismo de la ley como actualmente, como biólogo ¿Qué opinás de una ley similar para las otras drogas hoy ilegales? ¿Te parece viable o deseable o no se las puede tratar como el cannabis? -B: Lo que pasa es que no es lo mismo hablar de cannabis, de cocaína o de otras tantas drogas, sobre todo de origen sintético que están presentes en la sociedad y que se pueden obtener con tanta facilidad a través de internet. Yo creo que un camino de regulación no le viene mal al país, a la región, poder determinar sus propios destinos, me parece sano poder generar una discusión para ver si es posible llevar adelante un sistema regulado, que se vaya a dar o no, pero si esto fuertemente abierto a que haya una discusión en los interesados tanto usuarios como profesionales vinculados a la política, especialistas, todos los que puedan contribuir en diferentes ámbitos, no sólo médicos, antropólogos, economistas, psicólogos, yo soy un gran hincha de la interdisciplina. De la misma manera que al cannabis le están ofreciendo un marco de acción mucho mas amplio del punto de vista científico, creo que podría ser útil para el resto. Una mirada única es más parcial, en la medida que podamos hacerlo más multidisciplinario, sobre todo más interdisciplinario alrededor de esos ejes temáticos nos veríamos beneficiados, no sólo con el tema cannabis, sino con el resto de las drogas de uso social. Yo creo que esta es una primera aproximación y en la medida que podamos ser útiles y contribuir desde la academia o nuestras situaciones personales a ampliar el conocimiento, o sea a tratar de buscar un poco de luz en este oscurantismo que sea generado a través del prohibicionismo, me parece bienvenido, vos como activista y antropólogo sabes que la revolución cultural es más lenta, tiene sus bemoles y no es tan fácil en este tema donde hubo un fuerte impacto desde la política de generar cierto párate o dificultad de acceso desde diferentes ámbitos ya sea religioso, industrial, medicinal que se generó a partir de los años 60 y que se llevo adelante con la guerra de las drogas con los años 70 en adelante. Hoy por hoy se habla del no acierto de las políticas en contra de las drogas que sabemos que es un tema geopolítico importante y que sabemos que han gastado mucho dinero, mucho esfuerzo, muchos años y el problema sigue instalado. -C: En algunos lados como en la Argentina se profundizó. -B: Tal cual, yo creo que en la medida que generes un blanqueo de la situación, capaz no es la palabra más adecuada, podes establecer reglas claras de juego va a contribuir a una mejor convivencia. Yo creo que podemos ampliar nuestra capacidad de análisis y estar abiertos a que, no digo ser pro, porque también es real que aquel que está interesado en el tema tiene una tendencia a sesgar su visión, generar una discusión amplia de las partes que opinen lo contrario y se genere un insumo que pueda contribuir espero que a una mayor apertura y conocimiento y a no tener estas situaciones desgraciadas que tenemos en Latinoamérica, en Argentina, en Brasil, México. A mi me da mucho dolor de enterarme lo que pasa en México, mucho dolor y tantas muertes, casi por una negligencia política porque si esto se manejara de otra manera, con mayor apertura, creo que esta guerra no sería necesaria. En la medida en que algo se prohíbe genera un gran atractivo y eso favorece a generar todo tipos de negocios inescrupulosos y un narcotráfico internacional muy fuerte como es hoy en día.   En el actual gobierno de Tabaré Vázquez, esta es una opinión muy personal, se elimina la figura del presidente del IRCCA, entonces ahora el presidente del IRCCA es un integrante de la Junta de Drogas, depende directamente de la presidencia. Yo creo que esto es un poner en la misma bolsa de nuevo, cuando habíamos logrado separarla y verla desde otro punto de vista y para mí eso fue un retroceso.