Legales

Desarrollan herramienta para la educación de derechos humanos


Made in Puerto Rico

thumbnail_img
La Comisión de Derechos Civiles (CDC) de Puerto Rico continúa promocionando su nueva herramienta cibernética http://www.derechosdebolsillo.com/. Con la intención de aprovechar el uso de teléfonos inteligentes para educar sobre  derechos humanos de todos los ciudadanos. Esta herramienta, la cual se puede descargar gratis, es fácil de usar y muy conveniente, la misma pretende dotar al usuario con información inmediata sobre los derechos humanos, los pactos internacionales que disponen dichos derechos, información de la Comisión y más importante aún, desde la aplicación la persona podrá presentar su querella o preguntar por cualquier inquietud desde su celular. La aplicación móvil desarrollada por la Comisión en colaboración con Buena Vibra Group marcó la celebración del Día Internacional de los Derechos Humanos el mes pasado. “Hablamos mucho de derechos humanos. Muchos saben que tienen esos derechos, pero otros no conocen exactamente cuáles son, ni qué pertinencia tienen en sus vidas. Nos preguntamos ¿cuáles son los factores para ello? Y la respuesta es que no siempre tenemos una referencia clara de los derechos humanos accesible y fácil de entender”, expresó el director del CDC, el Lic. Ever Padilla Ruiz, mediante comunicado.
Legales

La Marihuana libre mata a los narcos


Legalización. Según el experto en mafias y autor de “Cero Cero Cero” Roberto Saviano , hay una baja del delito y del dinero sucio en dos estados de EE.UU.

thumbnail_img
Por primera vez en la historia de los cárteles mexicanos, merma la demanda de marihuana gracias a la legalización. Entra así en crisis un negocio de miles de millones que hasta ahora no había pasado nunca por una caída. Los datos que difundió la policía de frontera estadounidense no dejan lugar a dudas: la reducción del tráfico de marihuana en 2014 ha sido del 24% respecto de 2011. ¿Qué pasó? ¿Ahora ya nadie fuma porro? ¿Se trata de un período de detenciones particularmente eficaz? La respuesta es más sencilla; es la legalización de las drogas livianas en Colorado y en el estado de Washington. La venta legal de marihuana no sólo creó una revolución económica que ha conllevado más de 800 millones de dólares de nuevos ingresos fiscales, sino que comenzó también a transformar la trama de la criminalidad. La crisis de las organizaciones al sur de Río Grande, las que siempre inundaron EE.UU. de marihuana, es comparable a la crisis que produjo la caída de Nasdaq. Los cárteles mexicanos nunca abandonaron el negocio de la marihuana. Todas las organizaciones que hoy predominan en el tráfico de cocaína y metanfetamina siempre han cultivado cannabis, que es al mismo tiempo fuente de un caudal económico gigantesco y tiene un exponencial crecimiento de mercado, gracias a la tolerancia cultural difundida en EE.UU.. Un ejemplo entre muchos que muestra cómo ha sido el vínculo de la marihuana mexicana y EE.UU. a lo largo de la historia: Kiki Camarena era un policía de la DEA que logró infiltrarse en los círculos narcos durante los 80: de esta manera descubrió El Búfalo, un rancho en el que se encontraba la mayor plantación de marihuana del mundo. Más de quinientas hectáreas de tierra y diez mil agricultores para trabajarlas. Por hacer que la confiscasen, Kiki fue brutalmente torturado y asesinado. La marihuana mexicana llenó EE.UU. y la mitad del planeta durante más de cincuenta años. Ahora la tendencia se está invirtiendo. Después de tantos debates ideológicos se tiene la prueba de que la legalización es un instrumento real de respuesta contra el narco-capitalismo. En Colorado y en Washington existen distintas restricciones: la marihuana puede comprarse si se es mayor de 21 años, se puede tener posesión de hasta poco más de 28 gramos, está prohibido consumirla públicamente (como el alcohol) y está prohibido conducir bajo sus efectos (suspensión de registro por un año y detención si se reincide). Las grandes obsesiones impulsadas por los prohibicionistas contra el experimento de la legalización en EE.UU. son las mismas que siempre sostuvo el prohibicionismo europeo: aumento del mercado de consumidores, de los accidentes de tránsito, de la criminalidad. Alarmas que la experiencia real está mitigando. No ha ocurrido ninguna catástrofe. La policía de Denver registró una disminución del 4% en delitos, y ningún aumento de accidentes de tránsito (la mayor parte continúan siendo provocados por el alcohol). Eso no es todo: sustraer una enorme masa de capital a las organizaciones delictivas ha llevado a Colorado a predecir la posibilidad de incrementar las propias recaudaciones con más o menos 175 millones de dólares en los próximos dos años, mientras que el estado de Washington anticipa un ingreso de más de 600 millones de dólares en los próximos cinco años. Como si eso no fuese suficiente, parece que el Estado podrá incluso restituir una parte de los impuestos. Se debe a la existencia de una ley de Colorado que impone al Estado un límite de dinero que puede recibir por impuestos: una vez superado el límite, se debe redistribuir el dinero a los contribuyentes. Gracias a los ingresos por la compra de marihuana, Colorado reembolsará los 30 millones de dólares de excedente. Nadie recuerda que el límite fuese superado nunca, y la legalización lo ha permitido. El dinero que terminaba en el bolsillo de los narcos mexicanos y de los bancos cómplices, ahora está a disposición del Estado. Esos ingresos fiscales convencieron a otros estados a iniciar el proceso de la legalización: Alaska, Oregón, la Florida y Washington D. C. están por decidir. Pero existe otro argumento que ha fomentado esta alternativa: los delitos asociados a la marihuana pesaban mucho en la recaudación de los estados americanos (Colorado, por ejemplo, calculaba 40 millones de dólares al año para combatir el tráfico de la marihuana y por detenciones de personas asociadas a ella). En todo caso, la mitad de la población carcelaria estadounidense está condenada por delitos de droga: el Anti-Drugs Abuse Act, con su severidad extrema no ha hecho más que reforzar el vínculo criminal entre traficantes y organizaciones. Vínculo que es necesario romper si se quiere combatir el narcotráfico antes que cargar la responsabilidad apenas en un dealer individual. El 75 % de los detenidos condenados por narcotráfico es afroamericano. La miseria y el malestar siguen siendo las minas donde los cárteles encuentran sus soldados. Pero en Europa y también en parte de EE.UU. (con algunas excepciones entre agentes de la DEA), en el ámbito de la policía se continúa sosteniendo posiciones prohibicionistas, aunque ninguna represión ha detenido la difusión de la hierba y su consumo. La pregunta es: ¿dónde se va a redirigir el porro mexicano? Destino único: Europa. Habrá entonces caída de precios y luego el asunto será comprender cómo las organizaciones criminales van a gestionar el flujo. El precio lo va a establecer el mercado, como siempre, pero estará mediado por ‘Ndrangheta y Camorra en Italia, por la mafia corsa en Francia, por albaneses y serbios en el Este. En Italia, el 81% de las incautaciones de plantaciones de marihuana ocurre en el Sur (el Aspromonte es un territorio privilegiado de cultivo), de modo que la marihuana mexicana será el gran antagonista de la hierba italiana. La legalización no sólo está obligando a los cárteles a bajar el precio, reduciendo los beneficios. También está forzando a los cárteles mexicanos a competir con la calidad: la calidad de la marihuana legal está certificada y catalogada. Leyendo la descripción del paquete se puede conocer sus efectos y su composición. La droga ilegal traficada por los mexicanos, en cambio, tiene a menudo una calidad menor, y a un alto costo, porque contiene aditivos como el amoníaco y viene cada vez más mezclada con fibra de vidrio o lana mineral para simular el efecto cristalino que tienen algunas cualidades de la marihuana (rica en resina de cannabis). La legalización conlleva una reducción de los efectos negativos y el mercado pierde los segmentos más dañinos. México ve con buenos ojos la legalización en EE. UU. porque detiene el flujo de capital criminal que ingresa al país. El círculo vicioso es simple: de la frontera sale droga para Norteamérica, el dinero vuelve a México y luego regresa a los bancos de EE.UU. La legalización rompe este esquema. El ex presidente Fox había declarado: “El consumo de droga en EE.UU. produce miles de millones de dólares, dinero que vuelve a México para corromper a la policía, a la política y para comprar armas”. Fox, que no es exactamente alguien que haya mejorado la democracia en México, ni llevado a una mejora en el combate contra los narcos, tuvo el mérito de reconocer un punto neurálgico: el prohibicionismo estadounidense es el principal responsable del crecimiento económico de la mafia mexicana. La legalización, por tanto, está produciendo efectos inmediatos y benéficos. Las modalidades para sustraer la marihuana a los narcos son múltiples: Colorado y Washington han legalizado y liberalizado la producción y la distribución; Alaska y Oregón van camino a una legalización como la de Colorado; Florida decidirá sobre el uso medicinal de la cannabis. Washington D. C. va hacia la legalización de la producción y del consumo, pero no quiere liberalizar el mercado, al negar autorizaciones a negocios para la distribución. Lo que mantendría una contradicción en los términos: legal comprarla y fumarla en casa, pero ilegal venderla. En todo caso, la expectativa más importante es para el 2016, año en el que California decidirá si comienza la legalización o continua por la senda prohibicionista. Si California –estado con una fuerte presencia de cárteles mexicanos y centroamericanos– da vía libre a la marihuana, el camino hacia la legalización en todo EE.UU. será definitivo. En Europa, Italia debería estar entre los primeros interesados por la conciencia que se adquirió y por la influencia que tienen las organizaciones criminales italianas en este mercado. El primer paso de la ministra Roberta Pinotti fue proponer que el ejército produzca marihuana para uso terapéutico. Generó la expectativa de una aceleración en la legalización, pero todo se ha detenido y el debate parece agotarse en la miope y eterna consideración de que “los problemas son otros”. Mientras tanto, narcos y capos extienden su imperio. Ahora más que nunca, el prohibicionismo es su mayor aliado. Es el momento de promover la legalización como batalla de legalidad y combate contra la economía criminal, y sacarlo del debate moral, aunque este también sea necesario. Precisamente quien está contra todo tipo de droga debe apoyar la legalización.
Legales

Comisión de Salud aprobaría el próximo lunes el autocultivo de Cannabis para fines medicinales y consumo privado en Chile


El diputado Juan Luis Castro espera que el próximo lunes 6 de abril el proyecto refundido sea aprobado en dicha comisión y pase a Sala de la Cámara.

thumbnail_img
El presidente de la Comisión de Salud de la Cámara, diputado Juan Luis Castro (PS), afirmó que el próximo lunes esta instancia parlamentaria aprobará los proyectos que legalizan el autocultivo de cannabis sativa para consumo privado y que despenalizan su cultivo y venta con fines medicinales. Al término de la sesión de este lunes, Castro destacó que en la comisión hay un acuerdo del 90% para aprobar los proyectos refundidos que modifican el Código Sanitario y la Ley 20.000 sobre tráfico de drogas, por lo cual sólo falta afinar algunos artículos que serán resueltos con asesorías de expertos, según dijo. Luego de estos avances, el diputado Castro espera que el próximo lunes 6 de abril el proyecto refundido sea aprobado en dicha comisión y pase a Sala de la Cámara. A juicio del diputado Castro, "este es un paso que ha contado con un amplio consenso en la comisión, lo que ha permitido revisar aspectos relevantes. De manera que vamos a profundizar algunas materias para ser más precisos y las reacciones sean concordantes". "En definitiva lo que queremos es asegurar que las personas puedan consumir cannabis en forma terapéutica, asegurar que esta ley sea compatible con la del tabaco, asegurar un porte máximo de 10 gramos y 6 plantas por metro cuadrado para el autocultivo", añadió. "Queremos asegurar que no se va a fomentar sino a perseguir el narcotráfico y aseguramos que el Ministerio de Salud asumirá un rol muy activo en la prevención y consumo de droga en Chile", recalcó el legislador PS. Además, el diputado Juan Luis Castro subrayó que "estamos dando los pasos en la línea correcta en este estrecho desfiladero que la Ley 20.000 impone y que es la ridiculez más grande de la historia, ya que permite el consumo privado pero si a alguien se le sorprende un gramo de cannabis en ese consumo privado, es acusado de narcotraficante. "Esa es la dualidad absurda que estamos eliminando, porque pareciera que la cannabis cayera del cielo y nosotros preferimos que nadie la compre, sino que la cultive para fines específicos. Sobre esa base me siento muy contento de lo que estamos aprobando en esta Comisión de Salud que presido", concluyó.
Legales

AUTORIZARON LA ENTRADA LEGAL A LA ARGENTINA DEL ACEITE DE CANNABIS "CHARLOTTE´S"


thumbnail_img
Relato de la madre de Josefina - Solicitante de la entrada legal a la Argentina del aceite de Cannabis Charlotte´s Web. Es una emoción inmensa la que nos invade, hoy se hizo posible un sueño por el que veníamos trabajando hace varios meses. Autorizaron la entrada legal a la Argentina del aceite  de Cannabis Charlotte´s Web, la Administración Nacional de Medicamentos y Alimentos (ANMAT) autorizo a través de la modalidad Uso compasivo la entrada del aceite para nuestra hija Josefina. En este difícil camino que nos toca vivir con la enfermedad de nuestra pequeña, el aceite le salvo la vida… Esto se hizo posible gracias a muchas maravillosas personas que Dios puso en nuestro camino. Gracias a todos y a cada uno de ellos…hoy nuestra pequeña Josefina puede tener una mejor calidad de vida… nosotros como familia podemos soñar y vivir una vida mejor…                                             USO COMPASIVO / LIBRE CIRCULACION - Pasos a seguir : 1. Debe enviar un mail a librecirculacion@anmat.gov.ar ( en caso de encontrarse a menos de 100km de CABA , toda la documentación debe presentarse por ventanilla de mesa de entradas INAL, EEUU25 de 10 a 13 hs) 2. Adjuntar la siguiente documentación:    - Carátula del trámite: nota dirigida al INAL, solicitando la liberación de los productos, aclarando el uso que se le darán a los mismos. Firmada y aclarada.    - Fotocopia de DNI    - Fotocopia de factura de compra    - Fotocopia de documento de transporte, guía aérea, comprobante de correo.    - Recibo De pago debe abonar 190$ .En caso de estar en CABA, abonarlo en Tesorería del Anmat, Av. De mayo 869, de 10 a 13 horas, teléfono: 43400800. . En caso contrario, debe hacer un depósito o transferencia a nuestra cuenta en el Banco Nación más próximo a su domicilio los datos son : Banco Nación sucursal N° 85 Plaza de Mayo, N° de cuenta 2769/32, CUIT 30-66314099-6, CBU 0110599520000002769/32-5, una vez realizado el mismo , avisa por mail (vpalm07@gmail.com) , apenas se vea la transacción reflejada en el extracto se genera el recibo, luego se escanea y se lo envían a su mail.-Por favor en el correo que nos adjunte el comprobante de depósito, no se olvide de poner el número de cuil (para generarle el recibo) , un número de teléfono, cualquier consulta no dude en comunicarse, muchas gracias 3. Teléfono de contacto 4. Adjuntar las recetas médicas correspondientes en original, indicando el diagnostico. (si no se encuentra en CABA, enviarlas por correo a EEUU 25 CABA (1101) Dra. Patricia Andreo, Servicio de Libre Circulación)    
Eventos

Sábado 12 de Diciembre - Jornada de actualización legal del cannabis en Argentina


Contaremos con Sebastian Basalo para la parte legal, y a Bata Sativa realizando una extracción de BHO

thumbnail_img
Último evento del año, no te lo podes perder! Info e inscripciones a contacto@cogollosdeloeste.com.ar Bono contribución $50.- (Incluye catering) - Cupos limitados Esta vez estaremos brindando un evento que constará de dos partes. En primer lugar una Jornada de Actualización Legal del Cannabis en Argentina, Sebastián Basalo (Director de la Revista THC) será el disertante.  Que pasa con la legislacion en Argentina? Qué pasa en Gral Lamadrid? y en Morón? Dos modelos a replicar? La ANMAT autoriza el ingreso de aceite de CBD para niño con epilepsia. Revolución medicinal en Chile y debate en Latinoamerica.  CBD legal en Brasil. Consecuencias de una legislación sin debate. Que pasa con las policías locales en la provincia? Y en C.A.B.A.? Y por otro lado hablaremos de reducción de daños aplicada a nuevas técnicas de extracción, puntualmente nos referiremos a la técnica BHO (Butane Hash Oil). Estará a cargo de esta sección Bata Sativa. Finalizaremos con un pequeño debate y reflexiones, más lo de siempre, buenos humos y los clásicos SORTEOS de Cogollos del Oeste.  
Industrial

PARTE LOS DISPENSARIOS DE CANNABIS FACTURAN MÁS GANANCIAS QUE LA COMIDA RÁPIDA


thumbnail_img
En los estados norteamericanos donde el cannabis es legal, el mercado ha prosperado como era de esperar, rodando en la actualidad con enormes cantidades de ingresos e impuestos. Un nuevo informe muestra que, en promedio, los dispensarios de cannabis legales en los EE.UU. producen unos ingresos anuales más altos por metro cuadrado que Whole Foods (comida rápida), una de las empresas de comestibles más rentables de la nación. De acuerdo con el informe realizado en el 2016, el ingreso anual promedio por metro cuadrado de puntos de venta de cannabis legales (médicos y recreativos) es de $ 974.En comparación, Whole Foods ingreso anualmente unos $ 930 por metro cuadrado, más o menos 5% más bajo. Este estudio fue realizado a partir de los datos aportados por 1.000 propietarios de negocios, ejecutivos, empresarios e inversores, de acuerdo con los datos de Forbes.  
Medicinal

"Legalizar la marihuana sería un problema, no una solución"


thumbnail_img
Tras las declaraciones del presidente Mauricio Macri sobre la posibilidad de regular el cannabis para uso medicinal, el titular de la Sedronar, Roberto Moro, brindó una entrevista y volvió a descartar la despenalización del consumo de drogas. Esta semana, el presidente Mauricio Macri reabrió el debate sobre la legalización de la marihuana en Argentina al asegurar que "siempre hay chances" de que eso suceda, aunque aclaró que solo la habilitaría para uso medicinal. Casi al mismo tiempo, la aparición de cocinas de cocaína en Córdoba y el norte del país puso en evidencia la expansión territorial del consumo de paco, una de las drogas más tóxicas y accesibles, que de la mano del aumento de la pobreza y la indigencia en el país, se abre terreno entre las poblaciones más vulnerables. En una entrevista, Roberto Moro, el titular de la Secretaría para la Prevención de la Drogadicción y la lucha contra el Narcotráfico (Sedronar), volvió a rechazar la despenalización del consumo y dijo estar "preocupado" por el aumento del uso de "todas las sustancias". Además, reconoció que el presupuesto con el que cuenta su secretaría para este año "no alcanza", y adelantó que pedirá una partida especial. – En 2012, durante el debate de la Ley de Adicciones que proponía la despenalización de la tenencia de drogas para uso personal usted dijo que no hay que criminalizar al adicto sino tratarlo como a un paciente. ¿Sigue pensando lo mismo? – Sí, claro. Es más. Creo que deberíamos hacer una campaña. Recién fui a un barrio donde el referente me decía "ayúdenos a no estigmatizar al que consume. A que todos pensemos que es un problema de salud y un problema social y no un problema penal". Y sí, nosotros tenemos que trabajar para no estigmatizar. Hoy si vos le preguntas a cualquier persona qué hace si encuentra a un adicto en la calle te dice que llama al 911. No se le ocurre llamar a Salud para que venga una ambulancia. – También dijo al asumir que no era momento para la despenalización de la marihuana. ¿Cree que estamos lejos aún? ¿Piensa que sería beneficioso? – Por el contexto que encontramos, legalizar la marihuana sería un problema, no una solución. Hoy, el debate es cada vez más amplio y nos parece bien. Pero legalizar como hizo Uruguay creo que no nos serviría a nosotros, ellos tenían un contexto más favorable, nuestro contexto es más similar al de Chile. Pero además tenemos que analizar cómo se construye el imaginario social, porque la percepción de riesgo ha cambiado mucho en Argentina. Si uno mira las estadísticas de hace diez años, más del 60% de los jóvenes de nivel secundario opinaban que el consumo de marihuana generaba un daño en la salud. Cuando tengamos los nuevos indicadores, vamos a encontrar que es inverso el porcentaje, la mayoría va a decir que el consumo de marihuana no hace daño, con lo cual estamos en un problema. Si la percepción de riesgo disminuye, aumenta el consumo. Lo dice la Organización Mundial de la Salud (OMS). – ¿Hoy es común ver consumo de marihuana en la calle, en la puerta de un colegio, a la vista de cualquiera. Tiene sentido seguir sosteniendo la penalización del consumo cuando en la práctica, sobre todo a partir del fallo Arriola de la Corte Suprema, no se aplica? – La verdad es que el consumo ha aumentado considerablemente. En nuestro país se ha dado un mensaje que hay que deconstruir y que dice que el consumo de marihuana es bueno. El consumo de cualquier sustancia es malo. Hoy un pibe consume marihuana porque ha recibido esos mensajes. El consumo de tabaco fue restringiéndose de esa manera. Hace 20 años era impensado decirle a un fumador que no fumara en una oficina o en un bar. Hoy es al revés. Todo eso cambió de tal forma que hoy el consumo de tabaco bajó un 20% en el mundo. – ¿Pero entonces no debería apuntarse a una campaña de concientización sobre los daños, más que a una penalización del consumo? – Sí, claro. Debemos atender este problema con una mirada social, de salud, más que punitiva. Pero tenemos que ir paso a paso, construyendo primero la accesibilidad a los servicios y los programas preventivos en poblaciones donde hoy faltan. Después va a venir lo otro. – ¿Usted cree que en un futuro se podrá despenalizar? – Totalmente. No se cambian cuestiones conductuales, sociales, de un año para otro. ¿Cuánto puede demorar un cambio cultural como ese? No menos de 8 o 10 años. Este Gobierno lo que no va a hacer es frenar los debates. Está bueno que la sociedad debata qué quiere y cómo lo quiere. El fallo Arriola fue clarísimo, pero es importante también conocer las diferencias entre legalizar, despenalizar, y regular. – El Presidente Macri dio esta semana una primera señal para habilitar el debate de la legalización, aunque aclaró que sería para uso medicinal. Dijo que lo iba a analizar. ¿Lo consultó? – Son temas que se hablan continuamente. El debate sobre el uso medicinal del cannabis está en el mundo hoy. Chile permitió el cultivo para el estudio, en Colombia lo anunciaron para el próximo año, al igual que México. Y nosotros tenemos instituciones muy serias como el Conicet, que puede ser un vehículo donde se puede analizar el uso medicinal. Hay que buscar evidencias científicas, algunos ya las están acercando, y el debate está muy bien. Hay que estudiar la posibilidad. – ¿Habló con la organización Mamá Cultiva y otras que promueven el uso medicinal, como el intendente de General La Madrid? – No directamente, pero sí con diputados que tuvieron el nexo con las mamás, y ellos nos iban a acercar. He leído algunos testimonios. Cuando hay una mamá angustiada por el padecimiento de su hijo uno tiene que escucharla y ponerse en los zapatos de esa mamá. Por eso me parece que el espacio de debate está bien. Pero algunos, no las mamás, utilizan el dolor de ellas para hacer propaganda de que el cannabis es bueno. Entonces, hay que diferenciar el uso medicinal y el consumo. – Si viene el Presidente mañana y le pregunta por este tema, ¿usted qué le responde? – Lo mismo que respondió él. Que lo vamos a estudiar, que vamos a avanzar. De hecho hay un proyecto de ley dando vueltas. Hoy se está discutiendo dónde debería estudiarse el consumo, algunos quieren que sea en General La Madrid, otros en otro ámbito. – Cuando comenzó su gestión una de las cosas que más cuestionó de sus antecesores fue la falta de estadísticas. Y dijo que para mitad de este año habría un primer análisis territorial. ¿Cómo viene eso? – El estudio lo vamos a hacer en octubre. Va a ser un estudio nacional tomando población de 12 a 65 años para tener una aproximación de población en general, con la idea de tomar poblaciones de 60 mil habitantes como base, tal como nos sugirieron las provincias en el Consejo Federal de Drogas. Estamos en una etapa preliminar, de logística y trabajo de campo. Si bien el total va a estar el año que viene, en diciembre vamos a tener una primera aproximación, sobre todo de algún indicador básico: edad de inicio y niveles de consumo de cocaína, marihuana, pasta base y nuevas sustancias como éxtasis y demás, teniendo en cuenta también drogas legales como tabaco y alcohol. Las variables más específicas las vamos a tener el año que viene. – El presupuesto de 2016 prácticamente no ha aumentado respecto al del año pasado, a lo que se suma que a partir de la devaluación el valor real de esta partida disminuyó. ¿Considera que es suficiente el presupuesto asignado de acuerdo a las tareas que deberían realizarse? – No. De hecho estamos trabajando con Jefatura de Gabinete, específicamente con el licenciado Mario Quintana, que es el que coordina nuestras actividades, para mejorar el presupuesto. Pensando en mejorar la accesibilidad a los servicios en el interior del país hemos encontrado muchas provincias que necesitan mayor asistencia que otras en cuanto a lo que tiene que ver con la atención de patologías vinculadas a las adicciones, en cuanto a la atención ambulatoria, en centros de día y en la modalidad de internación. Así que vamos a pedir una partida especial con fines específicos en el área preventiva. – Estadísticas no oficiales como las de la UCA hablan de un importante aumento de la pobreza y la indigencia en los últimos meses. Teniendo en cuenta que el consumo de paco se da mayormente en poblaciones más vulnerables debido a su precio y accesibilidad, ¿podemos inferir que crecerá el consumo? – Todo indica que en los últimos 10 años, de acuerdo a los estudios de la UCA, aumentó tres veces el consumo de todas las sustancias. No hay un sólo factor que determine el consumo, porque si no sería muy sencillo. Hay muchos factores que actúan sobre una persona para que aumente o no su consumo. El aumento de la pobreza es uno, pero no es determinante. La accesibilidad es otro, es verdad. Cuando uno piensa en este tema piensa en la persona, piensa en la sustancia, piensa en el contexto también. Yo creo que si el consumo aumentó tres veces ya no va a aumentar. A partir de ahora tenemos que hacer un gran trabajo para que descienda. ¿Aunque aumente la pobreza usted cree que el consumo de paco puede descender? – No va a aumentar la pobreza. Es uno de los tres ejes del presidente Macri: pobreza, droga, aumento de la producción. Todos sabemos que este momento es el más duro de los últimos años. Si aumenta la pobreza, hay otros factores que también van a decidir sobre esto. A partir de ahora nosotros tenemos que saber qué números tenemos y ver qué va a pasar hacia adelante. Pero desde mi óptica no va a aumentar la pobreza, entonces ese indicador no va a incidir. Si bien hoy estamos en un proceso de salir de lo difícil, en el peor momento, lo que viene es mucho mejor. – Hubo una evidente expansión territorial del consumo de paco hacia el interior del país. Lo reflejan estadísticas de la UCA y se vio en Córdoba con el caso de las madres amenazadas por los narcos y el cura Mariano Oberlín. ¿Coincide con el diagnóstico? ¿le preocupa? – Claro que nos preocupa. En Córdoba el año pasado ya venían diciendo las madres en algunos foros de drogas que había paco, salió en evidencia ahora. El paco es el gran problema en las villas. Es un fenómeno de las grandes urbes. En las villas el consumo de paco es muy fuerte. Uno va y el primer problema que plantea la gente es el paco. Por eso es tan urgente que exista el equilibrio entre la reducción de oferta y demanda. Con los operativos que está llevando con fuerza la ministra (Patricia) Bullrich va a reducir la oferta, con lo cual va a haber menos disponibilidad. De esa manera, uno desde este lugar tiene más espacio para generar políticas preventivas. – La Sedronar mantuvo hasta ahora los mismos dispositivos territoriales que había ejecutado el Gobierno anterior, con los CET, los CEPLA, que tuvieron muy buena recepción en los barrios. ¿Van a seguir? – Sí, van a continuar pero con una modalidad distinta. Había varios dispositivos, muchos de los cuales cumplían la misma función: CET (Casa Educativa Terapéutica), PEC (Punto de Encuentro Comunitario), CEPLA (Centro de Prevención Local de las Adicciones) y el Programa País. Van a estar todos unificados dentro de los dos que quedarán, CET y CEPLA. La idea es además generar otros dispositivos en el territorio. El Observatorio está estudiando cuáles son las zonas más vulnerables de la Argentina. Queremos trabajar con las provincias, con los municipios en los grandes conglomerados, primero generando prioridades y después, en una segunda etapa, llegar al resto del país, que tiene menos problemas pero tiene. En la Argentina de hoy no hay una comunidad en la que no haya problemas de consumo.     – Le voy a mostrar un video de Tucumán. Quiero que me diga qué haría usted con ese chico. – Primero conocerlo a él, a la abuela que es la que pide ayuda, e inmediatamente darle el tratamiento que necesite. Estamos viendo una noticia, es algo muy acotado en cuanto a la información. Pero por eso decía que tenemos que generar la accesibilidad a los servicios en todo el país. La Ciudad de Buenos Aires tiene buena distribución de servicios. Pero no pasa lo mismo en Tucumán, en Salta, en Formosa ni en Tierra del Fuego. El Estado tiene que ayudar a las provincias a que existan. Él es un caso, pero debe haber muchos más. Nosotros tenemos nociones por la OMS de que en la Argentina puede haber 200 mil potenciales usuarios de servicios de salud con esta patología. Siempre son el 10 por ciento los que piden ayuda. Serían 20 mil. Hoy estamos trabajando entre todo con 5 mil. O sea, que hay 15 mil personas que estarían fuera de los servicios.    – Los chicos con consumo problemático de paco u otras sustancias, y más que nada sus familias, señalan que no existen lugares de atención adecuados, o que muchas veces no son atendidos por su aspecto, su carácter. ¿Esto es así? – Sí, claro. Es así. Por eso es que el ministro de Salud (Jorge Lemus) pone dentro de la cobertura universal todo lo que tiene que ver con adicción. Ya en algunas provincias estamos capacitando juntos a los primeros niveles de atención, que son los que primero reciben al chico. Hay que capacitar al operador y capacitar al médico de los centros de atención primaria porque son los que ven por primera vez a un adicto, los que hacen el primer contacto. Hay que romper ese estigma y que si viene un pibe sucio, a los gritos, o con un estado de euforia porque acaba de consumir, se lo pueda atender o derivar al lugar adecuado. – Hay madres que abogan por las internaciones y otras que piensan que no resuelven nada. Estas últimas reclaman la reglamentación de la ley nacional de Salud Mental, que las acota. Macri derogó esta semana una resolución que iba en ese sentido. Y el director nacional de Salud Mental (Andrew Santiago Blake) está a favor del sistema manicomial. ¿Qué cree que va a pasar? – En este tema no hay soluciones mágicas ni soluciones absolutas, hay respuestas. Uno tiene que tener la cabeza más amplia y no enojarse ni con una posición ni con la otra. Probablemente para un hijo mío sea buena la internación y para tu hermano no. Esto no es matemática, depende de cada caso. Y en algunos casos, la internación es lo mejor. Ahora, no tenemos que volver al sistema manicomial en el que internábamos a una persona y la dejábamos diez años, la familia se lo sacaba de encima y el Estado lo dejaba ahí. Eso no puede ser, porque si no estamos vulnerando los derechos de la persona. En algunos casos la internación es buena en un tiempo breve, con una buena auditoría del Estado para ver que está cumpliendo la institución con lo que dijo que iba a hacer, y para saber si ese chico está avanzando en su tratamiento. Una internación breve para que el paciente pueda salir del primer estado y después trabajar su integración. No hay que olvidarse que el paciente viene de un contexto, que tiene una familia, sea cual sea, que es una persona, que le pasan cosas, por eso llegó ahí. No llegó porque mágicamente un día pasó por una calle, alguien le dio un porro y quedó pegado. Llegan al consumo por algo, entonces tenemos que deconstruir lo que le pasó para poder ayudarlo.     – ¿Y sobre la ley qué piensa? – El espíritu de la ley es buena, pero la reglamentación no. Creo que hay que trabajarla porque hace que salud mental y adicciones sean una sola cosa. Y a veces, en el tratamiento un paciente de salud mental no es lo mismo que un adicto. – ¿Se aumentaron los controles en fiestas electrónicas a partir de la tragedia de Time Warp? – Sí, lo trabajamos mucho con el director Nacional de Juventud, (Pedro) "Piter" Robledo. Tuvimos reuniones por el consumo abusivo de alcohol y otras sustancias. El consumo de las drogas sintéticas se da en las grandes ciudades: Mendoza, Córdoba, Rosario Buenos Aires. Comenzamos a trabajar con ellos porque creemos que la mejor forma de comunicar no es de un adulto a un joven sino de un joven a un joven. La pastilla sintética es mucho más difícil de detectar que la marihuana o la cocaína, y además no tiene determinados olores o sabores, pero además del control que realiza la seguridad, trabajamos en lo preventivo y en la reducción de daños. Nos aseguramos de que no falte agua en esos sitios.    – ¿Qué trabajo realiza la Sedronar sobre los mensajes publicitarios que incitan el consumo de alcohol? – Estamos hablando con los diputados de la Comisión de Salud y la de Adicciones, hemos charlado con todos y hemos coincidido en un 90 por ciento con todos los sectores. Les pedimos que nos ayuden a trabajar sobre el artículo 4 de la ley 24788, que es la ley de Alcohol en Argentina. Es el artículo que reglamenta todas las publicidades y que no está puesto en vigencia. Pero además queremos modificar algunas cosas. La ley dice que los espectáculos deportivos no deberían tener publicidades de alcohol, y nosotros vemos que el rugby está patrocinado por una empresa del rubro, o el fútbol durante los mundiales. Creemos que la publicidad, con esta idea que difunde de que si consumo alcohol me divierto más, conquisto más chicas, soy más alto o más lindo, genera estereotipos muy alejados de la realidad.    – Así como el consumo de marihuana se está naturalizando, ¿cree que la cocaína pueda ir en ese sentido también? – No, con la cocaína no pasa lo mismo. Y creo que tiene que ver con que detrás de la marihuana hay un potencial futuro comercio mucho más grande y mucho más millonario que con la cocaína. Hay gente que quiere que sea un comercio legal.
Legales

Complicado "porrito uruguayo"


thumbnail_img
En invierno de 2012 el por entonces presidente Mujica sacó de la nada el tema de la liberalización del consumo de marihuana, que ni siquiera había estado en su programa de gobierno de 2009. Hace tres años se aprobó una ley que reguló el mercado de marihuana y que fue reglamentada en febrero de 2015. Sin embargo, al día de hoy, no hay noticias ciertas de cómo y cuándo empezará a funcionar la venta de la marihuana estatal. Todo ha sido una enorme improvisación. De parte de las autoridades se viene afirmando, periódicamente y desde hace meses, que "en las próximas semanas" quedará pronto el mecanismo que, por cierto, sigue sin ser del todo claro. Se ha planteado que las farmacias dispongan del producto, pero resulta que de las más de 1.200 que hay en todo el país, menos de 50 se han inscripto para poder venderlo. Además, algunas se inscribieron pero luego se dieron de baja. Y por si fuera poco, hay al menos ocho departamentos del país sin farmacias inscriptas. La información que ha trascendido es que no existe un plan claramente definido para que se venda en otros locales, como redes de cobranza o supermercados. Pero lo más increíble es que si las farmacias inscriptas no llegasen a cubrir finalmente todo el territorio nacional, la situación convendría bastante al gobierno, porque la imprevisión es tal que la cantidad de marihuana producida para la venta no alcanzaría para satisfacer la supuesta demanda. Otra improvisación abarca justamente el lado de la demanda. La implementación de la ley prevé que la persona que quiera comprar marihuana en una farmacia debe previamente concurrir al Correo para quedar allí registrada. Pasa así a formar parte de una lista que conocerían el Instituto de Regulación y Control de Cannabis (Ircca) y, al menos parcialmente, las farmacias inscriptas. El problema es que todavía no se ha determinado cuánta gente integra ese registro, por lo que no se sabe cuál es la demanda real y posible de marihuana. Con respecto al producto en sí también hay mucha imprevisión. Primero, se supo que la cosecha no salió del todo bien y fue más pequeña de lo esperado. Puede ocurrir entonces que se acabe pronto y que todo el mecanismo que tan demorado viene se implemente solo por unas pocas semanas. Segundo, se dispuso que el gramo de marihuana cueste en farmacias hasta US$ 1,17. El usuario podrá comprar hasta 40 gramos al mes, pero al día de hoy esa persona no sabe qué tipo particular de marihuana se venderá. En efecto, es sabido que hay decenas de variedades para fumar, pero hasta ahora no se conoce cuál ha sido la opción específica del porro estatal. Tenemos entonces que no hay suficientes farmacias inscriptas para cubrir territorialmente todo el país; que no hay suficiente marihuana para cubrir la demanda prevista de acuerdo a los estudios de opinión que maneja el gobierno; que no se ha avanzado sustancialmente en la inscripción de ciudadanos en el registro de consumidores de marihuana; que ese registro dispondrá de datos privados y personales que deben ser manejados con una reserva que, al menos, es problemática en el Uruguay de hoy; y que no hay noticia de cuál es la calidad y el tipo de marihuana que habrá de venderse. Este es el panorama luego de tres años de votada la ley y de año y medio de reglamentada, con clubes cannábicos funcionando ya y con gente haciendo su propio cultivo en su casa, algunos de ellos seguramente habiendo dado aviso del plantío al Ircca y otros probablemente no. Finalmente, no hay más que salir del encierro y ver qué ocurre en otras partes del mundo para terminar de tomar consciencia de la dimensión del fiasco frenteamplista en este tema. En el estado de Colorado en Estados Unidos hay un enorme sector privado y pujante vinculado al cannabis que al día de hoy ha generado más de 16.000 empleos. Desde 2014 allí se pueden consumir galletitas, cigarrillos o bebidas gaseosas, todos hechos a base de marihuana. En 2015, el estado de Colorado recaudó 135 millones de dólares en impuestos por la venta de cannabis. Y todo esto ha ocurrido a partir de la legalización de fines de 2012: el mismo año en el que Mujica planteó su iniciativa. Así las cosas, ¿no será mejor para todos que el gobierno renuncie al experimento de la marihuana en las farmacias? Porque, notoriamente, estas dos administraciones frenteamplistas han sido incapaces de llevar a la práctica una ley que está muy lejos de cumplir con la liberalización del consumo del cannabis. Es más: todo lleva a pensar que este proceso terminará siendo un enorme fracaso.