Medicinal

Glaucoma y Cannabis


thumbnail_img
El glaucoma es una enfermedad de los ojos que se caracteriza generalmente por el aumento patológico de la presión intraocular por falta de drenaje del humor acuoso aunque no es la regla, y tiene como condición final común una neuropatía óptica que se caracteriza por la pérdida progresiva de las fibras nerviosas del nervio óptico y cambios en su aspecto. En las primeras fases de la enfermedad, la mayoría de las personas afectadas no presentan síntomas; más adelante aparecen defectos en el campo visual y pérdida progresiva de visión. Los cannabinoides además de disminuir la presión intraocular inhibirían la apoptosis y actuarían como neuroprotectores.                                                                        En los años 70 en un estudio estadounidense con sujetos fumadores de marihuana descubrieron su potente efecto reductor de la presión intraocular. Posteriormente se corroboró esta observación con otros experimentos administrando el principal componente activo de la marihuana el delta-9-tetrahidrocannabinol, vía oral y endovenosa. Aunque los efectos psicoactivos limitaban su uso terapéutico se investigaron los mecanismos de acción, se potenció el estudio de los cannabinoides sintéticos y se descubrió un sistema endógeno de cannabinoides, análogos de las prostaglandinas con una vida media corta, con funciones neuromoduladoras, neuroprotectoras y reguladoras de la presión intraocular. Los cannabinoides ofrecen una opción terapéutica muy completa y complementaria al actual arsenal antiglaucomatoso ya que además de disminuir la presión intraocular inhibirían la apoptosis y actuarían como neuroprotectores. Pero la dificultad para el uso terapéutico tópico de estas sustancias se debe principalmente a su efecto psicótropo; en la administración tópica prácticamente el 90% se absorbe por la mucosa nasal y conjuntival y sus efectos sobre el receptor CB1. Son sistémicos. Además, son moléculas altamente lipofílicas y muy poco solubles en la lágrima. Actualmente se están realizando estudios con la anandamida (principal representante de los endocannabinoides) y ciclodextrinas que aumentan su solubilidad y disminuyen la dosis de aplicación necesaria. También se está potenciando el estudio de cannabinoides sintéticos sin efectos psicótropos como el HU211 como potentes efectos antioxidantes. Bibliografía: - Doctora Marta Castany. Oftalmóloga.  2004-2009.
Medicinal

Especialistas argentinos quieren abrir el debate sobre los medicamentos a base de marihuana


Su uso para combatir el dolor crónico y otras patologías se extiende. En Europa ya hay varios medicamentos autorizados. En el país se pide que se abra el debate sobre su uso medicinal.

thumbnail_img
Desde hace varios años, el debate sobre la legalización de la marihuana se cruza con los nuevos avances en materia farmacéutica sobre los usos medicinales de esta droga, en especial para combatir el dolor crónico. En este camino, varios medicamentos ya están disponibles en el mundo, para tratar a pacientes con tumores avanzados, con HIV o con epilepsia, entre otras cuestiones. En la Argentina, especialistas piden abrir la discusión sobre el uso medicinal de los derivados del cannabis, y defienden las actuales terapias disponibles. “Planteamos la urgencia de nuestros pacientes en torno al dolor”, afirmaron.  En el planeta, varios medicamentos a base de marihuana ya están disponibles, gracias a la autorización de las agencias reguladoras. Pese a esto, la FDA de Estados Unidos sigue sin reconocer que el cannabis tenga aplicaciones médicas, aunque Europa tiene por lo menos dos medicamentos autorizados. En la Argentina, algunos centros asistenciales vienen reclamando por un debate inmediato, para tratar dolores derivados de enfermedades graves.  “Uruguay intenta regular el uso médico, recreativo e industrial. Uno lo plantea desde la urgencia que tienen nuestros pacientes en torno al dolor y por ello, apoyamos una regulación que favorezca a nuestros pacientes”,... dijo Marcelo Morante, de la Facultad de Medicina de La Plata. Por esto, “planteamos la urgencia de nuestros pacientes en torno al dolor”.  Las declaraciones de Morante se hicieron en el marco de la marcha a nivel mundial solicitando la legalización del consumo de la marihuana, que se realizó la semana pasada. “A partir de 1997 aparece la evidencia apoyada en el uso del dolor de origen oncológico y posteriormente se agrega como un inductor del apetito en pacientes con SIDA, para los espasmos de la esclerosis múltiple, la artritis, hay efecto anti tumoral en algunos tipos y creemos que esta molécula tiene muchos potenciales usos pero está claro que para el dolor es donde más abunda la evidencia”, explicó a Radio Provincia (escuchar audio). Morante apuntó que “el análisis que hacemos de los derivados a la marihuana se podría hacer un paralelismo con la morfina pero el problema que tenemos es que se cruza con el uso recreativo. La información confunde porque se hacen comparaciones no adecuadas”. “La forma en que aprendí a utilizarla es con un vaporizador o como comprimidas vía oral y la última aparición de un fármaco con un spray sublingual”, finalizó. En la actualidad, algunos de los medicamentos a base de cannabis aprobados circulan por países europeos. Uno de ellos es el Marinol, el cual se recomienda para controlar náuseas y vómitos en pacientes de cáncer que están en tratamientos contra el cáncer, como quimioterapia. Además se utiliza para estimular el apetito en pacientes de cáncer o Sida y como análgesis para tratar el dolor neuropático de la esclerosis múltiple. Además, el Cesamet, también controla náuseas y vómitos en pacientes que están bajo tratamiento de cáncer. En tanto, en vías de aprobación se encuentra el Sativex, extracto del cannabis en forma de aerosol que contiene dos componentes de la planta. El mismo se recomienda para tratar la espasticidad muscular y el dolor en pacientes con esclerosis múltiple, así como analgésico en pacientes con cáncer que padecen de dolor moderado a severo.  Además, existe un nuevo medicamento para combatir la epilepsia a base de marihuana, el cual tiene grandes posibilidades de llegar al mercado después de sus "exitosas pruebas clínicas", informa la prensa británica. Epidiolex, que así se llama el nuevo fármaco, se está ensayando en niños con el síndrome de Dravet y otras formas de epilepsia, y que no responden a los medicamentos comunes.
Medicinal

VIDEO - Morante y Damin en una entrevista sobre cannabis medicinal en 'El Angel de la medianoche" (C5N)


Entrevista completa a dos medicos sobre cannabis medicial

thumbnail_img
Ayer, 23 de Julio, en el canal C5N en el programa "El ángel de la medianoche" conducido por Baby Etchecopar tuvo lugar una entrevista a los doctores Marcelo Morante y Carlos Damin. Marcelo Morante, especialista universitario Jerarquizado en Medicina Interna (UNLP). Prof. Adjunto Interino de La Cátedra de Medicina Interna. Coordinador del Servicio Universitario de Medicina Interna con sede en el Instituto Médico Platense. Descubrió que el cannabis era el mejor sistema para mitigar el sufrimiento de una hermana enferma. A partir de esa experiencia, plantea cuáles son los casos en los que debería utilizarse. Carlos Damin, presidente de FundarTox. Director Científico. Doctorado en la Universidad de Buenos Aires. Especialista en Toxicología, Medicina del Trabajo y Salud Pública. Profesor Titular de Toxicología de la Facultad de Medicina – UBA. Jefe de la División Toxicología del Hospital Fernández de la Ciudad de Buenos Aires. A continuación puede ver la entrevista completa:  
Legales

CÓMO HABLAR SOBRE EL CANNABIS MEDICINAL CON LAS PERSONAS MAYORES


La gran mayoría de nosotros tenemos en nuestro entorno a personas de la tercera edad que podrían beneficiarse de las cualidades de la marihuana medicinal: padres, abuelos, amigos, vecinos, etc..

thumbnail_img
Conocemos a señores mayores que han usado el cannabis durante toda su vida, pero no es lo habitual. Para la mayoría de nuestros ancianos, la marihuana es una droga de la que hay que alejarse y puede ser difícil hacerles entender la realidad. CÓMO SACAR EL TEMA Hablar de marihuana con sus abuelos puede ser complicado, entre otras cosas porque damos por hecho que están totalmente en contra de la planta y nos da miedo su reacción. El problema de ese miedo es que no aporta nada a nuestras vidas. Cuando su abuela le habla del fuerte dolor de sus rodillas o de la depresión que sufre.. no la ayudamos mordiéndonos la lengua para evitar asustarla. Por tanto, y para evitar reacciones negativas, hay que buscar la manera de abordar el tema de forma sutil. 1 - Anticiparse a preguntas o ideas preconcebidas “La educación es el movimiento que hay desde la oscuridad hasta la luz” - Allan Bloom (Filosofo estadounidense) Si realmente queremos cambiar la opinión que tiene la gente sobre la marihuana tenemos que estar muy bien informados. Debemos conocer los datos más relevantes, así como las últimas noticias y estudios. En este aspecto queremos hacer especial hincapié en contrastar la información, ya que por internet corren multitud de bulos y estudios “dudosos”. La idea es que si queremos educar a nuestros mayores sobre las cualidades del cannabis, antes debemos de educarnos nosotros mismos.  2 - Mostrar artículos y estudios recientes sobre el cannabis medicinal No hay que limitarse a hablar de las investigaciones.. tienen que verlo con sus propios ojos!! Usted puede invitar a esa persona mayor a leer un artículo y luego pedirle su opinión. Los medios de comunicación social facilitan enviar información, aunque siempre será mucho mejor si se lo enseña en persona. 3 - Vea con él/ella vídeos o documentales sobre el tema Hay gran cantidad de vídeos sobre el cannabis medicinal en YouTube que pueden ayudar a abrir la puerta a la curiosidad. Evidentemente, hay que buscar documentales “serios” y con un contenido fácil de entender. 4 - Hable de cómo utiliza usted el cannabis En este punto hay que tener cuidado: Hay que hacerlo cuando la persona empiece a abrir su mente. Lo notará porque le hace preguntas y se informa por sí misma. Cuando esto ocurra, puede explicarle su experiencia con la marihuana para conseguir un impacto en su forma de pensar. En cualquier caso, es importante que juzgue usted mismo la forma correcta de plantear esta cuestión.   PROBANDO EL CANNABIS 1 - Métodos de administración Si nuestras charlas dan buen resultado, el siguiente paso es que su familiar compruebe los efectos del cannabis medicinal. Primero veamos distintos métodos de administración: - Fumado - Vaporizado - Comestibles - Tinturas - Pomadas, cremas y aceites Nuestro consejo es empezar utilizando pomadas, cremas o aceites de aplicación cutánea, ya que no tienen efectos psicoactivos pero ofrecen beneficios terapéuticos gracias a sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias. De hecho, no se sorprenda si la persona con quien está hablando empieza a aplicárselo inmediatamente después de conocer sus beneficios. Para algunas personas mayores bastará con probar las cremas, pero si usted cree que puede llegar un poco más lejos, vale la pena intentarlo. 2 - Empezar muy despacio Cualquiera que sea el método de administración que elija, asegúrese de comenzar lentamente. Pruebe con pequeñas cantidades y espere el tiempo suficiente antes de volver a darle otra dosis. Si deciden consumir cannabis fumado o vaporizado, simplemente déjele inhalar y espere unos minutos antes de volver a hacerlo. Con los comestibles, como ustedes sabrán, pueden pasar unas horas antes de saber si la dosis es la adecuada. En cualquiera de estos casos, es mucho mejor consumir poca marihuana que demasiada. Recuerde que su familiar no ha desarrollado ninguna tolerancia al THC y que lo último que desea es asustarlo. 3 - Mucha precaución Cuando los pacientes de edad avanzada usan cannabis, se recomienda mucha precaución ya que el THC puede en algunos casos causar desorientación y mareo. Tenga en cuenta que estos efectos secundarios los producen gran cantidad de medicamentos, pero aún así tenemos que tener mucho cuidado para evitar caídas desagradables. 4 - Insista hasta conseguir el efecto deseado Mucha gente se da por vencida con el cannabis después de probarlo por primera vez. Esto puede ser por numerosas razones: Tal vez tomaron demasiado, tal vez no es la cepa adecuada para ellos, o simplemente se sienten extraños debido al estigma que tiene la marihuana. Lo importante es tener claro que la búsqueda de un régimen de dosificación ideal se consigue a base de ensayo y error. Hay muchas variables a tener en cuenta: la cepa, el método de administración, la dosis.. y la propia persona.  
Medicinal

General La Madrid: el pueblo argentino que se unió para cultivar marihuana medicinal


El Concejo Deliberante presentó una petición en el Congreso para que los autoricen a realizar los primeros ensayos clínicos con cannabis en el país

thumbnail_img
 En un pueblo situado al sudoeste de la provincia de Buenos Aires, donde viven apenas unas 8 mil personas, un objetivo unió a todos los habitantes del lugar, desde el policía, el párroco y el maestro, hasta el propio intendente: el deseo de convertirse en la primera comunidad argentina en cultivar marihuana para uso medicinal. Se trata de General La Madrid, una localidad ubicada a 450 km de la Capital. Esa meta se convirtió en acción: el año pasado, el Concejo Deliberante local aprobó una resolución en la que le solicita al Estado la despenalización de la siembra, el cultivo y la producción de productos de cannabis (como el aceite) con fines medicinales. La idea comenzó cobrar fuerza en 2015, cuando Marcelo Morante, un médico oriundo de La Madrid y profesor de la Universidad de La Plata que desde hace varios años estudia los beneficios de la marihuana en pacientes con enfermedades como la epilepsia refractaria, ofreció un taller informativo en el pueblo. "Fue todo un desafío plantear el tema. Uno tiene la idea de que en un pueblo chico puede haber muchos prejuicios, pero ocurrió todo lo contrario", contó Morante. "A la charla no fueron consumidores recreativos, fueron miembros de la comunidad realmente interesados en el uso medicinal. Estaba hasta el párroco del pueblo, el policía y la maestra", detalló.                                                     Según Morante, tras la charla muchos se ofrecieron a ayudar para promover el uso medicinal de la marihuana. "El sacerdote me pidió que lo ayude a desarrollar campañas educativas sobre el tema. La gente se quedó muy interesada. Yo creo en la solidaridad de mi pueblo, eso es lo que los movió a dejar a un lado los prejuicios y sumarse a una buena causa", señaló Morante. Morante destacó que la educación "es la principal herramienta para hablar de la marihuana" y sostuvo que, de conseguir el permiso para el cultivo medicinal, se podría lograr que "los pacientes accedan a un aceite de cannabis seguro, sin vínculo con la ilegalidad". Martín Randazzo, intendente de La Madrid, fue otro de los interesados en promover el tema. "Cuando estaba de campaña, el año pasado, me pareció importante sumar esta propuesta. Pensamos hacer un servicio de oncologia y una unidad de cuidados paliativos. En ese contexto se hizo la petición al Congreso desde el Concejo", relató Randazzo. El terreno preparado En La Madrid ya cuentan incluso con el terreno donde se podría comenzar a hacer el cultivo. El desafío es conseguir la aprobación del Congreso para poder realizar ensayos clínicos. "Para nosotros esto es un sueño que nos identifica. Sería un enorme aporte a la ciencia y a la salud poder llevar a cabo aquí los ensayos clínicos", sostuvo Randazzo. Para el intendente, la razón por la que la propuesta tuvo tanto apoyo es que el objetivo es "una causa noble". "Yo creo que todos nos pusimos en los zapatos del otro, del que sufre a causa de enfermedades que no responden a los tratamientos existentes", indicó Randazzo. "Y la idea vino de Morante, que es un médico conocido del pueblo. Todos saben que no hay nada raro, ningún otro objetivo detrás de la propuesta más que aportar a la ciencia, al bienestar de los pacientes y también al desarrollo del pueblo", añadió. Randazzo es médico cirujano y, a pesar de haber sido elegido intendente, aún sigue yendo al hospital a trabajar. Para interiorizarse en el tema, Randazzo viajó a Chile y visitó la Fundación Daya, una organización sin fines de lucro cuyo objetivo es la investigación y promoción de terapias alternativas orientadas a aliviar el sufrimiento. Se trata de un importante antecedente a lo que quiere hacer La Madrid. Según explica la Revista THC, en 2013 esta Fundación chilena pidió autorización al Servicio Agrícola y Ganadero y al Instituto Nacional de Salud Pública para llevar a cabo el cultivo de 425 plantas con las que se elaboraron ocho litros de aceite medicinal. Esto pudo hacerse sin necesidad de modificar la Ley de Drogas. "Queremos seguir el camino chileno, en principio orientados a tratar los casos de epilepsia refractaria", explicó Randazzo. "Que nos autoricen el cultivo para hacer el ensayo clínico, y así permitir la investigación a nivel local, sería un primer paso muy importante. El cambio en la legislación es el paso siguiente", sostuvo. Silvia Kochen, neuróloga especialista en epilepsia, sería la profesional a cargo de desarrollar el primer estudio clínico con cannabis medicinal en la argentina. "Es necesario realizar ensayos controlados aleatorios para caracterizar el perfil de seguridad y eficacia real de este compuesto. Este tipo de ensayos representan la mayor garantía para probar si un nuevo tratamiento es efectivo y seguro", señaló la especialista, que es investigadora del Conicet. "Y si se logra demostrar su eficacia y seguridad, puede ser incluido como una opción terapéutica para la epilepsia. Contar con cultivos locales realizados en condiciones adecuadas resultará una contribución para reducir los costos", detalló Kochen. Para La Madrid, este proyecto es un tema serio, y todos los que apoyan la idea de convertirse en el primer escenario de un estudio que podría mejorar la calidad de vida de miles de pacientes, quieren que quede en claro que no se está promocionando el uso recreativo del cannabis. "Cuando se empezó a difundir el tema, fuera del pueblo algunos me decían 'Ahí viene el intendente marihuanero'", contó Randazzo. Y aclaró: "Yo freno a los que comentan así. Esto es un tema serio y queremos que se entienda de esa manera: estamos hablando de calmar el sufrimiento de la gente". Proyecto de ley Mientras General La Madrid hace su propio camino, el tema no escapa a la agenda del Congreso. El pasado 21 de marzo, un grupo de diputados de distintos bloques de la oposición, con el impulso de Diana Conti, y el apoyo de dirigentes de asociaciones de la sociedad civil y médicos especialistas, presentaron un proyecto de ley para autorizar el uso medicinal de la marihuana . El proyecto propone añadir un artículo a la ley de drogas (23.737) para permitir el cultivo y la producción de la planta cannabis "cuando sea utilizada con fines terapéuticos o para la investigación de su posible eficacia como medicación terapéutica o para el control de síntomas o cuidados paliativos". Otro proyecto en el mismo sentido fue planteado por el diputado radical Héctor "Cachi" Gutiérrez. En la iniciativa se le solicita al Poder Ejecutivo de la Nación que a través de los organismos que correspondan del Ministerio de Salud, "realice los estudios pertinentes a fin de determinar la viabilidad de la utilización de medicamentos ricos en cannabidiol, derivado de la marihuana, para el tratamiento de epilepsia refractaria". "Los estudios para validar los resultados deberían ser realizados en Argentina y en varios espacios de investigación (contextuales y multicéntricos). Mientras las investigaciones se llevan adelante consideramos a la figura usos compasivos que brinda Anmat una opción válida para los pacientes con ésta afección", sostiene la propuesta. En tanto, luego de que la Anmat autorizara el ingreso de aceite de cannabis para uso medicinal en el caso de una nena de 3 años que sufre Síndrome de West, un tipo de epilepsia infantil muy agresiva, otros pacientes pudieron acceder a este producto. Sin embargo, los costos son elevados (sólo un frasco cuesta alrededor de 250 dólares) y no todas las familias pueden pagarlos. Por eso, familiares, médicos y pacientes agrupados en Cannabis Medicinal Argentina (Cameda) siguen promoviendo la información y las propuestas para legalizar la producción local y el 7 de mayo realizarán una marcha por la regulación del cannabis. La resolución del Concejo Deliberante de General La Madrid                                                
Legales

DECRETO - HONORABLE CONCEJO DELIBERANTE DE VILLA GESELL


thumbnail_img
FECHA DE SANCIÓN: 18 de Abril de 2016.- NUMERO DE REGISTRO: 4198 EXPEDIENTE H.C.D. Nº: M-10366/15.- El Expediente N° M-10366/15, en que se solicita a este Concejo Deliberante legisle respecto a la solicitud al Congreso de la Nación Argentina el tratamiento del tema de CANNABIS MEDICINAL, y CONSIDERANDO:  Que en nuestro país no hay legislación vigente que autorice el uso medicinal de sustancias derivadas del cannabis como medicina alternativa; Que el uso del cannabis según numerosos reportes científicos, realizados desde hace aproximadamente treinta años en distintos lugares del mundo, han permitido evidenciar que resulta una medicación alternativa, de eficiencia y a la vez extremadamente segura, de baja toxicidad, con mucho poder paliativo del dolor y que además permite mejorar la calidad de vida de los pacientes; Que en Canadá, desde el año 2001 se aplican las moléculas cannabiniodes como tratamientos paliativos del dolor de diversas enfermedades, contando con más de 40.000 pacientes tratados y habiéndose regulado su uso en un principio para pacientes con enfermedades terminales para extenderse posteriormente al tratamiento de espasmos dolorosos de esclerosis múltiple, artritis reumatoidea, pacientes con fibromialgia, epilepsia, entre otros; Que distintos países de la región han realizado modificaciones en sus legislaciones con la finalidad de permitir el estudio, y aplicación de éste tipo de tratamientos alternativos; Que actualmente en nuestro país, en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de La Plata, se está realizando el primer estudio sobre las aplicaciones terapéuticas del cannabis; Que la Ley Nacional 26.688 de investigación y producción de medicamentos, materias primas para la producción pública de medicamentos, vacunas y productos médicos que declara en su artículo 6° entre sus objetivos fija en el inciso e) promover la investigación, desarrollo y producción de medicamentos huérfanos; Que en nuestra ciudad vive una niña de 3 años de edad, Josefina, que gracias a la lucha de su familia, ha logrado después de un difícil peregrinar, contar con la aprobación del ANMAT, la autorización para importar el ACEITE DE CANNABIS para el tratamiento de su enfermedad convulsivante, autorización que debe tramitar cada vez que debe adquirir la mencionada medicina; Que desde que Josefina comenzó su tratamiento con el ACEITE DE CANNABIS, logró notables mejoras en su patología, pudiendo reducir la medicación que se le venía suministrando la cual podía traerle trastornos de otra índole. Que la Jueza de Paz de nuestra ciudad, la Doctora Graciela Jofré, resolvió hacer lugar a la medida cautelar dentro del recurso de amparo solicitado por la familia ante IOMA, obra social de la mamá de la paciente geselina, para que se haga cargo del tratamiento y medicación necesarias; Que la Sección de Amparos de la Obra Social IOMA, ha decidido cumplir con la cautelar expedida por la Jueza de Paz de Villa Gesell para prestar la cobertura total del medicamento aceite de CBD Charlotte´s Web suplemento dietario a razón de un frasco cada 90 días; Que el caso y los logros de la familia de Josefina ha tenido repercusión nacional, incluyendo una exposición de la mamá en el Congreso Nacional;   Por ello, el Honorable Concejo Deliberante sanciona la siguiente: R E S O L U C I Ó N PRIMERO: Solicitamos al Honorable Congreso de la Nación Argentina, tome vistas lo adjuntado a la presente con el objeto de dar consideración y efecto el uso del cannabis con fines medicinales, teniendo en cuenta lo manifestado en los Considerandos de la presente, con la finalidad de realizar las modificaciones que resulten pertinentes en la legislación vigente, a efectos de despenalizar la siembra, el cultivo y la producción de cannabis, cuando el mismo se realice con fines de investigación científica y uso medicinal. Dicha actividad sólo deberían poder realizarla personas de existencia física e ideal, públicas o privadas autorizados por el Estado Nacional Argentina conforme a la regulación que el mismo establezca.   SEGUNDO: Remítase copia desde la Presidencia del Honorable Concejo Deliberante de Villa Gesell de la presente resolución a todos los Honorables Concejos Deliberantes de los Municipios de la Provincia de Buenos Aires, y solicitarles la adhesión que desde la presidencia sean promotores y adhieran a dicha campaña de estudio y despenalización de la siembra, del cultivo y producción del cannabis, cuando el mismo se realice con fines de investigación científica y uso medicinal y será realizada por personas de existencia física e ideal, públicas o privadas autorizados por el Estado Nacional Argentina.   TERCERO: Remítase copia de la presente resolución a las Comisiones de Legislación Penal y de Acción Social y Salud Pública de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación.   CUARTO: Remítase copia de la presente resolución a las Comisiones de Justicia y Asuntos Penales y de Salud de la Honorable Cámara de Senadores de la Nación.
Institucional

Resumen audiovisual de lo sucedido en la Marcha Mundial de la Marihuana edición 2016


thumbnail_img
Desde ya, agradecemos a todas las instituciones y sus disertantes por los increíbles testimonios, y al público que año a año acompaña la protesta. Disfruten, aprendan, y COMPARTAN !!! Primer sábado de mayo, Marcha Mundial de la Marihuana. Fecha en la que cientos de miles de usuarios, en más veinte ciudades argentinas, y cien del resto del mundo, salen del Indoor a manifestarse. Padres, usuarios, cultivadores, defensores de la planta y de los derechos humanos, se reúnen para recordarle a la sociedad y el estado, tanto sus cinco mil años de uso MEDICINAL, industrial, y recreativo, como los atropellos que vivimos a diario por la injusta ley de drogas N° 23.737. Este año las asociaciones cannabicas argentinas notamos un punto de inflexión que marcó un antes y un después, gracias a la presencia de Mama Cultiva Argentina, Cameda, y tod@s los usuarios medicinales que colmaron la cabecera para manifestarle a un estado ausente y elitista, su sufrimiento y desamparo. Para comprender un poco más la complejidad del tema recomendamos ponerse en los zapatos de cada usuario medicinal que, al levantarse, piensa como volver a conseguir su aceite. O en los padres que ven convulsionar sin parar a su hij@, y no saben a quién recurrir para aliviarlo. Cuando los ataques pueden significar un atraso significativo en el desarrollo de un niño, el crimen es ser indiferente. “No más presos por plantar” y “El dolor no espera” fueron las consignas motor de las 150.000 personas que se unieron al reclamo. Felicitamos y agradecemos a todas las asociaciones Accion Cannabica , Cecca , Aco y Aaca que nos acompañan, a las madres, padres, médicos, y usuarios medicinales que se animan a llevar la bandera de la realidad del cannabis, y a la concurrencia que asistió reflejando conciencia en apoyo al reclamo.
Legales

CAUTELAR A LA OBRA SOCIAL IOMA - ACEITE DE CBD CHARLOTTE´S


thumbnail_img
Ordena cautelarmente a la obra social IOMA arbitrar los medios necesarios y prestar cobertura total a una menor que padece encefalopatía epiléptica (síndrome de West) del Medicamento "Aceite De Cbd, Charlotte`S Web Suplemento Dietario", producto cannábico de Estados Unidos. V., F. J. Y A., MARÍA L. C/ IOMA S/AMPARO SENTENCIA JUZGADO DE PAZ VILLA GESELL, BUENOS AIRES 30 de Marzo de 2016Id SAIJ: NV14096 SINTESIS Ordena cautelarmente a la obra social IOMA arbitrar los medios necesarios y prestar cobertura total a una menor que padece encefalopatía epiléptica (síndrome de West) del Medicamento "Aceite De Cbd, Charlotte`S Web Suplemento Dietario", producto cannábico de Estados Unidos. Considera que atento las dolencias que padece la niña, es indudable que requiere de una acción positiva que le asegure la vigencia del derecho a la salud, dentro de la garantía constitucional a una tutela judicial continua y efectiva, de manera que en virtud de las directivas emanadas de los Tratados Internacionales de Derechos Humanos, de la Constitución Nacional y de la Provincia de Buenos Aires, es dable considerar que el derecho invocado resulta verosímil. Para ver el PDF completo hace CLICK ACÁ.  
Medicinal

Cannabis medicinal para su mascota


thumbnail_img
¿Está planteándose tratar a su mascota con cannabis medicinal? ¿Es beneficioso el cannabis medicinal para los animales domésticos? La respuesta es, si, pero antes deberá consultar con un veterinario de confianza. Esto es lo que tiene que saber. Amamos a nuestras mascotas. Siempre queremos lo mejor para ellas, sentimos su cariño y no es divertido cuando están enfermas. Mientras que el cannabis sigue buscando su lugar en la farmacopea del país, algunos descubren que esta planta puede tener un estimable valor terapéutico tanto para las personas como para los animales. ¿Cannabis para su animal doméstico? Así es Algunas personas pueden considerar el  movimiento cannábico una tendencia o una manía, pero las propiedades terapéuticas de esta planta son un hecho científico. Según el veterinario, Dr. Gary Richter, el cannabis puede ser usado para tratar una larga variedad de enfermedades animales: artritis, convulsiones, tratamiento y dolor del cáncer, inflamación intestinal, alergias, ansiedad, glaucoma o falta de apetito. Y todavía tenemos mucho por aprender. Nuestras mascotas también tienen sistema endocannabinoide. El estudio del sistema endocannabinoide tiene gran importancia en la medicina moderna tanto para humanos como para animales domésticos. Al igual que nosotros, los animales tienen su propio sistema endocannabinoide. El ECS es una serie compleja de receptores de cannabinoides encontrados en el cerebro, órganos, piel, huesos  y en todo el cuerpo. A través de lo que llamamos la señalización de cannabinoides, este sistema nos ayuda a mantener el  equilibrio entre los procesos metabólicos del cuerpo. Como nosotros, los animales producen sus propios cannabinoides para relacionarse con el ECS. Y como nosotros, los animales también se topan con carencias de endocannabinoides. Aquí es donde el cannabis entra en juego. Pero, según Richter, una diferencia clave con los animales, es que es muy fácil alcanzar la sobredosis. Tenga mucho cuidado con las dosis Con nuestros animales debemos evitar pensar en términos de dosis humanas. Utilize la “regla del pulgar”: use la dosis más pequeña posible y gradúelo progresivamente hasta encontrar el nivel más eficaz. Pero saber exactamente que dosis dar a su animal doméstico puede ser complicado. Según Richter: “Muy pocos de los productos que encuentras en un dispensario, por ejemplo, ponen la concentración en la etiqueta – cuantos miligramos por mililitro de THC y CBD”. Muchos de los productos en el mercado son muy potentes y los animales tienen un tamaño y peso inferior, por ello, debemos tener un plús de  cuidado. Pero si no puedes confiar en la etiqueta ¿cómo evitas dar a tu animal doméstico demasiado THC? Actualmente no hay otro camino que experimentar con las dosis. El consejo pertinente es comenzar por dosis muy pequeñas. Signos de un animal doméstico con sobredosis Si su animal doméstico realmente ha experimentado una sobredosis de cannabis, no descarte todavía esta medicina. El potencial terapéutico está ahí, solo debe hacerlo correctamente. Demasiado THC puede ser muy desagradable, y con animales domésticos es realmente fácil exagerarlo si no tiene cuidado – o si no sabe lo que hace. Así pues, ¿cómo detectar una  sobredosis, y cómo saber cuando hacer un viaje a la clínica de emergencia? “El animal comenzará a tener la mirada perdida y tambalearse ligeramente”, dice Richter. “Muchos perros desarrollarán un síndrome llamó “ataxia”,  básicamente se están quietos y comienzan a caerse, por lo que deberemos estar atentos a ayudarle para que no se lastime“. Si la sobredosis es bastante sustancial, el nivel de tensión arterial del animal puede no ser particularmente estable, no comerán ni beberán. Aunque estas sobredosis no sean fatales pueden ser muy traumático y caro. “Nadie quiere ver su animal doméstico en esa clase de circunstancia. Cuando hablamos de productos comestibles los efectos pueden ser realmente duraderos. Es una experiencia que puede hacer que sus dueños desistan del tratamiento, aunque haya un gran potencial  terapéutico de ser hecho correctamente”. ¿Debería llevar a su animal doméstico a la clínica de emergencia? “En este punto, hay temas que considerar. Si el perro esta un poco tambaleante, pero parece cómodo, no aconsejaría una visita de emergencia. Si se siente preocupado por su animal póngase en contacto con un veterinario que le asesore”, dice Richter. “Si el animal doméstico no puede sostenerse de pie y no responde correctamente, no come o bebe, entonces probablemente si debamos llevarlo al veterinario”.
Medicinal

Avance del cannabis medicinal en Colombia


thumbnail_img
Es una de las principales naciones productoras de marihuana. Ahora, será legal su cultivo, comercialización y posesión con fines curativos. La ley aclara que no es una legalización sino la regulación para uso de pacientes con enfermedades graves o terminales. La Cámara de Representantes de Colombia aprobó un proyecto de ley que reglamenta el uso de la marihuana con fines medicinales y científicos y aclara que no se trata de una legalización sino de su uso para pacientes con enfermedades graves o terminales. A través del proyecto, que por tener diferencias con Senadores ira a conciliación antes de ser promulgado por el presidente Juan Manuel Santos, se aprobó el cultivo, la producción, fabricación, adquisición, importación, exportación, almacenamiento, transporte, comercialización, distribución, uso y posesión del cannabis para fines terapéuticos. Además, regula lo relacionado con los derivados de la marihuana y los productos que la contengan, tales como cremas, pastillas y jarabes, entre otros artículos con los que se tratan diferentes enfermedades. La iniciativa tuvo 84 votos a favor y 4 en contra, y la reglamentación del uso queda a cargo de los ministerios de Salud, Justicia y Agricultura. Por su parte, el autor del proyecto, el senador del Partido Liberal Juan Manuel Galán, expresó su satisfacción por la aprobación de la ley y dijo en su cuenta de Twitter que “hoy ganaron los pacientes”. Colombia es una de las principales naciones productoras de marihuana, como se conoce a los cogollos o flores femeninas del cáñamo, donde se concentran sus propiedades psicoactivas y de esta manera se suma a Chile, Puerto Rico y Uruguay, países latinoamericanos que ya cuentan con una legislación sobre el uso de la marihuana con fines terapéuticos y paliativos. En febrero pasado el Consejo Nacional de Estupefacientes (CNE) de Colombia comenzó el proceso de reglamentación del uso medicinal y científico de la marihuana, que el gobierno aprobó en diciembre de 2015. Ahora, la potestad de emitir las licencias para posesión de la semilla para siembra y cultivo de cannabis es exclusiva del CNE, en tanto que los permisos para producción, fabricación y exportación serán otorgados por el Ministerio de Salud y Protección Social. Hasta diciembre el Código Penal colombiano permitía a cualquier ciudadano de ese país cultivar hasta 20 plantas de marihuana en su casa, siempre que fuese para su consumo privado. Según los más recientes datos actualizados de la Oficina de Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (Unodc), la marihuana es la droga ilícita más consumida en el país, donde en los últimos cinco años su uso se ha duplicado hasta llegar al 15,2 por ciento de la población.
Medicinal

Los cannabinoides destruyen el cáncer y el gobierno lo sabe desde 1974


thumbnail_img
Los cannabinoides destruyen el cáncer. Un nuevo estudio publicado en Nature Reviews-Cancer ofrece una explicación detallada e histórica acerca de cómo el THC (Tetrahidrocannabinol) y los canabinoides naturales atacan el cáncer, preservando las células normales.     El estudio por Manuel Guzmán de Madrid, España, encontró que los canabinoides, los componentes activos de la marihuana, inhiben el crecimiento del tumor en animales de laboratorio. Ellos actúan por medio de la modulación de las rutas claves de la señalización celular, induciendo de ese modo, la muerte de las células tumorales, así como inhibiendo el crecimiento de los vasos sanguíneos que alimentan el tumor. El estudio de Guzman es muy importante de acuerdo al Dr. Ethan Russo, un neurólogo y autoridad mundial en cánabis médico: “El cáncer ocurre porque las células se inmortalizan, y no consiguen captar las señales para parar el crecimiento. Una función normal de remodelamiento del cuerpo requiere que las células mueran de forma espontánea. Esto se llama apóptosis o muerte celular programada. Ese proceso no funciona en los tumores. El THC promueve su reaparición de manera que los gliomas, leucemias, melanomas y otro tipo de células, de hecho facilitarán las señales, frenará la división celular y morirán”. “Pero, esto no es todo”, explica el Dr Russo; la otra forma en que los tumores crecen es por medio de asegurarse  de que se nutren: envían señales para promover la angiogéneses, el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos. Los canabinoides desactivan esas señales también, es realmente increible y elegante”. En otras palabras, este artículo explica varias formas en las cuales los canabinoides podrían ser usados para luchar contra el cáncer, y, como dice el artículo, “los canabinoides son usualmente bien tolerados, y no producen los efectos tóxicos generalizados de las quimioterapias convencionales”. Normalmente, cualquier historia que incluso sugiera la posibilidad de un nuevo tratamiento para el cáncer es saludada como “una cura contra el cáncer”, por muy remota que se encuentre en el futuro e improbable que pueda ser su aplicación. Pero si se trata de la marihuana, no esperes que las noticias de los medios de comunicación de masas hablen de ello; especialmente desde que los editores de los medios de masas han ido silenciosamente asesinando esta historia durante los últimos 30 años. Así es; las noticias acerca de la capacidad de eliminar los tumores hizo su aparición por primera vez en 1974. Los investigadores del Medical College de Virginia, que habían sido financiados por el Instituto Nacional de Salud para encontrar pruebas de que la marihuana dañaba el sistema inmunitaria, en su lugar encontraron que la THC ralentizaba el crecimiento de estos tres tipos de cáncer en los ratones, de pulmón, cáncer de mama y leucemia inducida por virus. El Washinton Post reportó en la sección local de noticias el 18 de Agosto de 1974 bajo el título “Se estudia el freno al cáncer” que decía: “El agente químico activo en la marihuana frena el crecimiento  de tres tipos de cáncer en ratones y puede también suprimir la reacción inmunitaria que causa el rechazo de los transplantes de órganos, según ha descubierto un equipo del Medical College de Virginia. Los investigadores encontraron que el THC ralentizaba el crecimiento de cáncer de pulmón, cáncer de mama y leucemia inducida por un virus y prolongaba sus vidas tanto como un 36 por ciento”. “La cobertura mediática del descubrimiento de Madrid ha sido virtualmente inexistente en este país. Las noticias aparecieron sin mucho ruido en Febrero del 2000 con una historia acerca del artículo de Nature Medicine”, se lamentaba el editor de MarijuanaNews.com Richard Cowan, que dijo que fue sólo capaz de encontrar el artículo a través de un enlace que apareció en el Drudge Report. “The New York Times, The Washington Post, and Los Angeles Times ignoraron la noticia, incluso siendo de una importancia indiscutible ya que se trata de una sustancia benigna que se encuentra en la naturaleza y destruye los tumores cerebrales cancerígenos”, añade Cowan. El 29 de Marzo de 2001, el San Antonio Current publicó una noticia muy bien investigada, cuidadosamente analizada por Raymond Cushing titulada “La marihuana elimina los tumores; el Gobierno lo sabe desde 1974”. La cobertura mediática desde entonces, ha sido inexistente excepto por la copia de esta historia en Alternet. Es difícil de creer que el conocimiento de que el cannabis puede ser usado para combatir el cáncer haya sido suprimido durante al menos 30 años, pero parece probable que esta censura continúe, ¿por qué? De acuerdo con Cowan, la respuesta está en que es una amenaza a la prohibición del cannabis. “Si este artículo y sus predecesores desde el 2000 y 1974 fueron las únicas evidencias de la supresión del cannabis médico, uno podría tal vez tratar de racionalizarlo de alguna manera. Sin embargo, hay una cantidad enorme de pruebas de que la supresión del cannabis médico representa el fallo más enorme de las instituciones de una sociedad libre, de la medicina, del periodismo, de la ciencia y de los valores fundamentales”, dice Cowan. Millones de personas han muerto con horribles muertes y en muchos casos, sus familias han dilapidado sus ahorros en fármacos caros, tóxicos y peligrosos. Ahora nos empezamos a dar cuenta de que no sólo la marihuana no ha matado nunca a nadie, sino que su prohibición ha matado a millones.
Medicinal

Vamos en busca del debate nacional por el cannabis medicinal


thumbnail_img
Carola Vera es la impulsora en Comodoro Rivadavia del proyecto para que el uso del cannabis medicinal, producido en países como Canadá, Estados Unidos, Francia e Israel, sea legal en Argentina, una batalla que tiene casi tantos soldados como padres de niños con patologías asociadas a la epilepsia hay en el país. Carola Vera, madre de Micaela Evans, en diálogo con Crónica señaló que “estuve presente en la sesión, la cual fui invitada para escuchar sobre el voto formal. Ya me había reunido el martes presentando el pedido en el Concejo Deliberante para que se sancione este proyecto de expresión de deseos, en busca de que el Congreso Nacional debata finalmente sobre el uso del cannabis medicinal y sea legal en el país el cultivo de cannabis con fines medicinales”.  “Fue extraordinario para mí recibir el apoyo y felicitaciones de todos y el afecto en cuanto a esta lucha que mantengo con Mica y otros pacientes. Participé de la sesión, recibiendo las devoluciones de los concejales José Gaspar y Guillermo Almirón, algo muy emocionante para mí, ya que los escuchaba a todos que hablaban del tema y de la historia de mi hija”. El proyecto fue aprobado de modo unánime y convirtiendo a la ciudad en el tercer municipio del país en manifestarse por el uso medicinal del cannabis y su cultivo para uso terapéutico. Por su parte, el doctor Martín Galíndez, destacó que el proyecto tiene que ver con que los legisladores locales manifiesten y convoquen a los legisladores nacionales a tratar este tema. “Porque hay toda una corriente nacional que está pidiendo que el Congreso disponga la ley que permita la existencia de cannabis medicinal. Más allá que el proyecto del Concejo Deliberante tiene muchos argumentos, donde se cuenta la historia de este caso de Micaela, una paciente local donde la expresión de deseos se dirige a los diputados y senadores nacionales en su artículo 1 y le pide que tome como propia la iniciativa de promover el debate del cannabis con fines medicinales”. “La toma de conciencia por parte de nuestros representantes locales se traslada hacia los nacionales y la verdad que creemos que este es el camino correcto, porque la sensibilización social tiene que ver con que políticos, médicos, pacientes y sociedad en general entiendan que el cannabis medicinal es un derecho a la salud”. Al ser consultado como sigue la situación luego de la aprobación del proyecto, Galíndez indicó que “los pasos que siguen son impulsados por el Concejo Deliberante por un lado, pero por otro lado nosotros vamos a seguir luchando para que los legisladores nacionales lleven adelante una propuesta desde Chubut, para que se establezca el debate nacional y el tratamiento de un proyecto para la regulación, como hay en otros países, de la utilización del cannabis con fines medicinales”. Además trabajarán con organizaciones a nivel nacional para poder traer a la ciudad un seminario donde explicarán el uso de este medicamento.  “Este pedido es algo que también fue presentado y aprobado en los Concejos Deliberantes de Morón y Villa Gesell, en esta última ya se realizaron actividades tendientes a la difusión de la utilización de esto. Es trascendente que Comodoro Rivadavia tenga este lugar en la agenda nacional, pero también es cierto que el caso de Micaela amerita a tener una sensibilidad especial”. El aceite de cannabis es de uso difundido y comprobado para tratar efectivamente y sin efectos colaterales una gran diversidad de patologías, especialmente los tipos más complejos de epilepsia. “El síndrome de Micaela es llamado Dravet, epilepsia devastadora de la infancia, sufriendo desde el mes de noviembre una desmejoría muy marcada e ingiriendo un total de 27 pastillas diarias. Empezó a tener un total de nueve crisis por semana de treinta minutos promedio, perdió el andar, dejó de caminar, fue internada en el Hospital Regional, y cuando llegamos a abril comenzó a sufrir estatus epiléptico, esto significa que entre una crisis de media hora y la otra, tenía ciertas descargas que responden a que nunca controló una crisis y otra”; comentó Carola. Micaela es la única paciente con este síndrome que se trata con el aceite de cannabis, “primero estaba negada a utilizarlo hasta que el 20 de abril, decidí darle la primera dosis. Desde el primer día, durmió varias horas, se levantó sacándose solita la sonda gástrica y empezó a comer. Pasaron ocho días sin crisis, y el 28 de ese mismo mes le di la segunda dosis cuando la crisis duró siete minutos contra las nueve crisis que venía sufriendo de treinta minutos cada una y así todo este tiempo”. Las cantidades de crisis bajaron notoriamente gracias al uso del aceite, Micaela respira de forma normal, va al colegio y empezó a hablar. “Pero necesitamos viajar urgente a Buenos Aires y hacer un ensayo clínico, para controlar sus medicaciones, ya que tiene una carga de medicamentos muy alta en sangre y le produce secuelas en su cuerpo”. Para acceder al aceite de cannabis, también conocido como Charlotte –por la primera niña que lo utilizó– se necesita contar con una autorización especial de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (ANMAT), que lleva una larga tramitación, la Aduana de Ezeiza retiene el frasco, que cuesta aproximadamente 250 dólares, cobrando un almacenaje diario. “Con cuatro horas de verificaciones y es bastante engorroso andar de acá para allá con un papel. Son evaluaciones que tenemos que pasar con diferentes autoridades de la aduana, para lograr la autorización y luego retirar el frasco”.   Por último, el objetivo del Concejo de la ciudad con el proyecto ya aprobado, es que no solo se dé el debate, sino que además busquen la posibilidad de que la delegación local de la aduana esté habilitada de recibir el aceite para este caso en especial y que el aceite pueda producirse a nivel nacional, en ambientes controlados.
Medicinal

Comité del Senado de Estados Unidos vota para proteger a los médicos que recomiendan cannabis médicinal


thumbnail_img
El Comité de Asignaciones del Senado de los Estados Unidos ha votado 18 de 11 a favor de dar el visto bueno a una enmienda  que protege explícitamente a los médicos que recomiendan cannabis medicinal de cualquier forma de persecución penal. La enmienda – presentada por el senador Patty Murray (D-WA) – especifica que; “Ninguno de los fondos asignados o puestos a disposición en este título se usarán de tal manera que pudiera interferir con la capacidad de un proveedor de recomendar la marihuana medicinal en conformidad con la ley del Estado, o de un paciente por participar en un programa de marihuana medicinal consistente con dicha ley del Estado “. Como dice la nota de Tom Angell; “Un fallo federal en realidad ya protege la capacidad de los médicos para discutir y recomendar la marihuana medicinal a sus pacientes bajo la Primera Enmienda. La llamada  Conant decisión por la Ninth Circuit Court of Appeals  fue apelada por el gobierno federal en el Tribunal Supremo, que a su vez negó el reto y dejo reposar el fallo del tribunal inferior. Como tal, la decisión regional técnicamente no es vinculante, pero a nivel nacional el resultado ha tenido en gran medida ha sido disuasorio para el gobierno federal en tomar medidas de castigo contra los médicos por sus recomendaciones de cannabis medicinal “. Aún así, muchos médicos siguen temerosos de recomendar cannabis médicinal debido a la ley federal; esta nueva enmienda está diseñada para eliminar ese temor, permitiendo a los médicos hacen lo que sientan que es mejor en cuanto si quieren o no recomendar el uso de cannabis a sus pacientes.
Medicinal

La Anmat autorizó 85 tratamientos con marihuana de uso medicinal


Así lo informó ayer su titular ante la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados; fueron solicitudes para uso compasivo

thumbnail_img
En lo que va del año, en el país se autorizaron 85 solicitudes de pacientes para importar un producto derivado de la marihuana para uso compasivo. Se trata de un aceite con cannabidiol, que es el componente principal de la planta de marihuana y que se produce en los Estados Unidos. Ayer, el titular de la Administración Nacional de Alimentos, Medicamentos y Tecnologías (Anmat) informó a la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados que la agencia había autorizado el ingreso de 85 frascos del producto en los últimos cinco meses y medio. Según pudo conocer, se trató de 80 solicitudes para el tratamiento de síntomas de la epilepsia refractaria y cinco solicitudes para aliviar dolor. Esa forma de epilepsia es resistente a los antiepilépticos disponibles. El "uso compasivo" es un recurso que permite comprar en el exterior e importar al país sin arancel medicamentos que no se producen o no están disponibles en nuestro país. Para eso, se necesitan una indicación médica y la constancia de que el paciente no responde a las terapias existentes, entre otros requisitos sobre la utilidad del producto a importar y sus principios activos. La solicitud se presenta en la oficina del Servicio de Comercio Exterior ubicada en el edificio del Instituto Nacional de Medicamentos (Iname), que depende de la Anmat. "Estamos totalmente a favor de permitir la importación de estos tratamientos (cannábicos)", aseguró Carlos Chiale, administrador nacional de la Anmat, durante la reunión en el edificio anexo del Congreso de la Nación. "No es la panacea ni un placebo -continuó-. Hay que saberlo manejar. En el mejor de los casos, es un adyuvante del tratamiento recomendado que mejora la calidad de vida. Y eso no es menor." Chiale dijo que, dada la capacidad instalada en el país de laboratorios de producción pública de medicamentos, "qué mejor que como producción estratégica se elaboren en esos laboratorios este tipo de productos". En marzo pasado, la Anmat difundió un documento sobre las sustancias sujetas a control especial: los psicotrópicos, los estupefacientes, los precursores químicos y las sustancias de corte. "Dado que en el país no se producen medicamentos derivados del cannabis, su acceso es únicamente mediante una importación destinada a atender el tratamiento de un paciente en particular, lo que resulta en un acceso de excepción (uso compasivo)", aclara el documento. La agencia anticipó, entonces, que estaba haciendo "una evaluación rigurosa de la evidencia científica internacional" sobre los productos con sustancias derivadas, ya sean naturales o sintéticas, del cannabis. Ayer, Chiale le entregó a la Comisión de Salud, que preside la diputada Carolina Gaillard (FPV), una copia de los resultados obtenidos tras analizar 16 revisiones sistemáticas y metaanálisis más dos estudios observacionales sobre la eficacia y la seguridad de los cannabinoides en pacientes de cualquier edad para tratar el dolor crónico, las náuseas y los vómitos de la quimioterapia; la estimulación del apetito en las personas que viven con VIH/sida; la espasticidad de la esclerosis múltiple; el síndrome de Tourette, y la epilepsia refractaria. Por ahora, los estudios disponibles no permiten llegar a una conclusión en el tratamiento para reducir los tics del síndrome de Tourette. En cambio, sobre el dolor, se observó que "los cannabinoides muestran beneficios leves a moderados" comparados con el placebo, y "el THC fumado demostró ser la intervención con mayor efectividad". En cuanto a la epilepsia refractaria, "los trabajos realizados con cannabidiol encontraron en un 40% de la población estudiada, todos casos con encefalopatías epilépticas graves, una reducción de la frecuencia de crisis de más del 50% y efectos adversos en un 12% de la población. Estos resultados son similares a las últimas drogas disponibles para estas formas de epilepsia", explicó Silvia Kochen, directora del Centro de Neurociencias Clínicas y Aplicadas, Epilepsia, Cognición y Conducta del Instituto de Biología Celular y Neurociencias de la Facultad de Medicina de la UBA-Conicet. Por eso, Kochen consideró durante su presentación ante la comisión que "se debe legalizar su uso y realizar estudios controlados como con las otras moléculas". Para la espasticidad y los espasmos con dolor de la esclerosis múltiple, la evidencia indica que el nabiximols, según informó la Anmat, podría tener un papel "importante" con las terapias habituales. Y los cannabinoides mostraron ser cuatro veces más efectivos que el placebo para reducir las náuseas y los vómitos después de la quimioterapia. En los pacientes con VIH/sida, el acetato de megestrol fue superior a los cannabinoides. Con la reunión de ayer comenzó el tratamiento de los proyectos de ley hacia la despenalización de la marihuana para su uso en salud. Son cinco las iniciativas presentadas sobre el tema. Son de los diputados Héctor Gutiérrez (UCR), Victoria Donda (Libres del Sur), Soledad Sosa Capurro (Frente de Izquierda), Diana Conti y Araceli Ferreyra, ambas del FPV.
Medicinal

El debate sobre el uso medicinal del cannabis desembarcó en el Congreso


thumbnail_img
Ayer se realizó la primera reunión informativa en la cámara baja. Participaron ONGs, familiares de pacientes, médicos e investigadores, quienes reclamaron el avance de los distintos proyectos que permitirían el tratamiento de patologías como la epilepsia refractaria y la esclerosis múltiple, entre otras. El uso de cannabis para uso medicinal dio un primer paso en la Cámara de Diputados al realizarse ayer la primera reunión informativa sobre los proyectos que pretenden modificar la ley de Estupefacientes, que hoy penaliza el cultivo o la tenencia de la planta. Organizaciones sociales, familiares de pacientes, médicos e investigadores expusieron sobre los distintos proyectos que proponen el uso medicinal del cannabis para el tratamiento de patologías como la epilepsia refractaria y la esclerosis múltiple, entre otras, explicó la presidente de la Comisión de Salud de la cámara baja, Carolina Gaillard (FPV Entre Ríos). Fueron protagonistas del debate madres de pacientes que reclaman la despenalización de la marihuana para uso medicinal, quienes brindaron algunos de los testimonios. Valeria Salech, integrante de la organización Mamá Cultiva, relató que el cambio en los nenes que se tratan con aceite de cannabis es "radical". "La prueba son ellos, nuestros hijos", aseguró y advirtió que van a "seguir cultivando" porque "la mirada prohibicionista nunca tiene en cuenta la salud ni a los chicos". María Laura Alasi, integrante de Cameda (Cannabis Medicinal Argentina) y mamá de Josefina, una nena con epilepsia que logró la autorización del ANMAT para importar el aceite de cannabis, relató el caso de su hija, que experimentó visibles mejoras en su calidad de vida y pidió que el aceite de cannabis "se pueda fabricar libremente en Argentina". "No vengo a pedir permiso para utilizar el aceite sino para que analicen cómo crear regulación que muestre un Estado presente y que prime la razón y no el prejuicio", sostuvo. Durante la reunión expusieron además Marcelo Morante, médico, profesor e investigador de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP); las diputadas nacionales Diana Conti (FpV), Soledad Sosa Capurro (Frente de Izquierda), Araceli Ferreyra (FpV), Victoria Donda (Libres del Sur) y Héctor Gutiérrez (UCR), la doctora Silvia Kochen, directora del Instituto de Biología Celular y Neurociencia "Prof. E. De Robertis" (IBCN) dependiente del Conicet y de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA); Roberto Esteban Moro, secretario de la Sedronar; y Carlos Alberto Chiale, administrador nacional de la Anmat. También estuvo presente, entre otros invitados, el intendente de General Lamadrid, Martín Randazzo (Cambiemos), que impulsa un proyecto para establecer en esa localidad bonaerense un cultivo estatal para producir cannabis medicinal. En ese contexto, Conti -autora de una de las iniciativas- pidió dejar de lado "los prejuicios y que se abra a las necesidades de nuestro pueblo", y cuestionó la ley de estupefacientes, a la que calificó de "vetusta, retrógrada y autoritaria". Para Araceli Ferreyra, "no hay razones para seguir dilatando el tratamiento" de este proyecto, y recordó que "hay resultados científicos que demuestran la veracidad de lo que dicen estos papás". En tanto, Sosa Capurro destacó la necesidad de avanzar con el tratamiento de los proyectos "porque los familiares tienen que pasar por trabas que le impone el Estado para mejorar su calidad de vida". Recientemente, la Administración Nacional de Alimentos, Medicamentos y Tecnologías (Anmat) informó a la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados que en lo que va del año autorizó el ingreso de 85 frascos de un aceite con cannabidiol producido en los Estados Unidos para uso compasivo, esto es, que si bien la legislación local no contempla ese medicamento en su ficha técnica, se considera indispensable para un paciente concreto. En los últimos años se observó una tendencia a nivel mundial respecto de la autorización del uso de esta planta con fines medicinales. Chile es un país pionero en la región, al igual que  Uruguay, que al legalizar el comercio de la marihuana en 2013 autorizó el uso de la planta con fines medicinales. Brasil aprobó el uso de un derivado de cannabis para uso médico, el cannabidiol, en 2015. Ese mismo año, Colombia reglamentó el cultivo, la posesión de semillas para la siembra, la producción, exportación, importación y uso de cannabis y sus derivados, con fines médicos y científicos.
Medicinal

La discusión sobre la legalización del cannabis medicinal llega al Congreso


thumbnail_img
Este lunes se llevó a cabo en el anexo del Congreso una audiencia pública para presentar un proyecto de ley de  legalización del cannabis  medicinal, a tratarse este martes en la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados. En una convocatoria del bloque del FIT -con la presencia de Nilda Garré  del FPV y de legisladores del Frente Renovador de La Plata- la diputada y miembro de la Comisión de Salud Soledad Sosa, presentó el proyecto de ley que, entre otras cosas, propone que “el Estado asumirá el control y la regulación de las actividades de importación de semillas, exportación, plantación, cultivo, cosecha, produccion, adquisición a cualquier título, almacenamiento, comercialización, distribución, uso y consumo de cannabis para fines medicinales y/o de investigación científica”. El proyecto de ley surge producto del debate, lucha, experiencia e investigación de muchas organizaciones cannábicas, activistas y profesionales de la salud a escala internacional que quieren transformar la política de drogas en el sentido de partir de la salud pública y de una perspectiva de derechos humanos, en contraposición con la prohibición. En este sentido, Marcelo Morante, profesor adjunto de la Cátedra de Medicina interna de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), señaló: “Nuestras primeras respuestas suelen venir de preconceptos. Hay evidencia científica y hay dolor. Hay que revisar el paradigma de formación y ver cuán comprometidos estamos con el dolor. La ciencia nos pide algo que con la legislación actual es imposible. El ausente no es la evidencia, es la ley”. Aún sufriendo allanamientos por sus cultivos y respuestas insuficientes y desalentadoras del sistema de salud, madres y cultivadores se organizan para atender el dolor de pacientes medicinales (niños y adultos con esclerosis múltiple, epilepsia refractaria) y garantizar el acceso a un producto de calidad por fuera de las redes del narcotráfico y de medicamentos tradicionales que, a entender de las familias, están lejos de garantizar calidad de vida. Muchos referentes de diversas organizaciones impulsoras de la despenalización y legalización insistieron fuertemente en la necesidad de avanzar rápido y con fuerza, llamando a comprometerse más que nunca por algo por lo que marcharon el 7 de mayo: el dolor no espera. Desde Cannabis Medicinal Argentina (Cameda), dijeron: “El vacío en Argentina nos obliga a impulsar un bloque académico-científico-político-jurídico para promover el cannabis como alternativa medicinal al dolor. El centro del debate no es el cannabis, es el dolor”. “¿Qué hacemos hasta que salga la ley? En Uruguay van tres años y si queremos pedir ayuda a los cultivadores los allanan”, agregaban. Facundo Rivanadeira de Cogollos del Oeste, expresaba: “Necesitamos que los cultivadores se comprometan. No damos abasto con las llamadas”. Como fundamentos de la ley se esgrime la amplia aceptación y el avance de la investigación en el ámbito internacional. Se indica que “el uso medicinal de la Cannabis Sativa y Cannabis Indica hace 30 años que es reconocido en distintos países del mundo. Diversos medicamentos basados en el uso de esta sustancia son autorizados en Alemania, Canadá, Bélgica, Chile, Dinamarca, Finlandia, Francia, Uruguay, Holanda, Gran Bretaña, Italia y en 23 Estados de los EE. UU. (…) se usa en enfermos de epilepsias refractarias al tratamiento convencional, Esclerosis múltiple, Cáncer, HIV y en general en tratamientos contra el dolor, etc”. “El Cannabidol (CBD), en particular, tiene efectos anticovulsionantes y ha sido usado con éxito para disminuir las convulsiones de 40 diarias a 2 mensuales en niños, facilitando así un desarrollo normal de los mismos”, apunta también De cara a profundizar y extender la lucha por este derecho a la salud , se anunciaron seminarios a realizarse en las ciudades de Santiago del Estero y Santa Fe, declarados de interés público por sendas municipalidades. Este año, ya se realizaron dos: en General Lamadrid (Provincia de Buenos Aires) y en la Universidad nacional de Comahue, donde también se expuso acerca de cáñamo industrial. El proyecto de ley apunta a recoger el trabajo que vienen llevando a cabo muchas organizaciones, cuyo eje ordenador es el cambio de la prohibición por la salud pública y los derechos humanos. Será discutido en la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados y ahí se verá la posición de los legisladores, porque si bien hoy estaban representados tres bloques, no es seguro que haya consenso general ni unidad hacia su interior. Entretanto, aún en época de cosecha, las compañeras de Mamá Cultiva siembran en la cabeza sus definiciones de militancia: “Somos madres que no dormimos, no tenemos niñeras y somos enfermeras. Muchos médicos pusieron su matrícula por delante, sus drogas legales. La prohibición a los usuarios es violación a los derechos humanos”. Y concluyen: “No esperamos que un laboratorio quiera invertir o que el Estado tome las riendas, tomamos las riendas nosotras. Vamos a cultivar en gran cantidad por nuestros hijos y por los de todas las madres que sufren por una injusticia. Promovemos el cultivo colectivo y el autocultivo porque garantiza el acceso democrático al cannabis medicinal”. Santiago Villarruel – @aunolmoseco Foto: Diego Bernárdez
Cultivo

Cultivar atenta contra el negocio narco @revistaanfibia


thumbnail_img
Según datos del Ministerio Público Fiscal, en Argentina, cada hora un consumidor de marihuana es detenido por tenencia para uso personal. Por investigar o usar la planta con fines medicinales uno también puede ir preso. Esta semana en la comisión de Salud de la Cámara de diputados se empezaron a debatir tres proyectos de ley. Puede ser un hecho histórico, la semana en la que el dolor deje de esperar como las madres en un hospital. O una más de la burocracia legislativa. Fotos: Gentileza Revista THC Treinta años en los hornos de una metalúrgica le generaron al operario santafesino Alcides Pacífico Hilbe un dolor persistente en el oído izquierdo. Como si de tanto convivir con el ruido de la secuencia maquinal, la fábrica se le hubiera metido en el cuerpo. Se encarnó como una tortura, que se adhirió a un drama casi inmanejable con el que había convivido siempre: la falta de apetito, una de las tantas traducciones de la depresión. Cuando se jubiló, ante la novedad de la vida ociosa en Villa Constitución, le pidió a su hija Gretel, de 35 años, que le enseñara a entrar en Internet, ese paraíso de la digresión enciclopédica. Allí encontró lo que buscaba. Medio año después, literalmente, floreció su aprendizaje.   Cuando su hija, que vive en Rosario, volvió de visita a la casa natal, el padre parecía otro. Le habían cambiado el semblante, la actitud y el humor. En el fondo del jardín habían crecido las razones: un par de plantas de cannabis. A los 71 años, Alcides Hilbe se sentía mejor, se sentía como nunca. Hilbe no se había convertido en un hippie tardío ni se había sumado al rastafarismo jamaiquino ni encajaba en ninguna otra etiqueta del Manual del Estereotipo del consumidor de marihuana que durante el último siglo elaboró el sector dominante de la información global. En 1937, cuando empezó la prohibición, los medios estadounidenses divulgaban que el cannabis afectaba sobre todo a los negros. Decían que drogados con esta planta salían a cazar hijas de familias blancas para abusar de ellas. No. Lo que había buscado y encontrado en Internet Hilbe fueron respuestas sobre posibles soluciones a sus problemas de salud, sobre cómo combatir sus dolores físicos y emocionales. Todas las páginas de la web lo condujeron al uso de esta planta milenaria. Gracias a los tutoriales de la Red y al peluquero de su barrio, que le regaló algunas semillas, Don Hilbe aprendió a relacionarse con el cannabis: lo sembró, entendió cómo cuidarlo, leyó sobre su genética y botánica, cosechó, perfeccionó la técnica del secado y el curado de los cogollos (las flores) y finalmente enrolló y fumó.   Siguió buscando información en internet y semanas más tarde gracias a Rick Simpson, célebre gurú pagano del cannabis medicinal, que comparte su método desde hace años por YouTube, preparó su propio aceite. El aceite de cannabis se consume generalmente diluido en oliva o en la masa de alguna galletita casera o (para algunas dolencias más graves) directamente en gotas espesas del tamaño de un grano de arroz, que tienen un sabor intenso y amargo y vegetal. Los aceites ricos en CBD (una de las moléculas químicas de la planta) aplacan y por eso se usan para tratar convulsiones y espasmos o ansiedad y trastornos de sueño. Los que tienen THC (el componente célebre del cannabis) son más requeridos por enfermos de cáncer o VIH o depresión; personas que necesitan estar activas y de buen humor y con ganas de comer. Los resultados sobre la salud física y mental de Don Hilbe aparecieron enseguida. “No sólo mejoró en lo anímico y se le fueron los dolores y la depresión. Además encontró el placer de relacionarse con las plantas, todo el jardín de casa se puso más lindo”, cuenta su hija. De alguna manera, a través de esa especie de terapia integral, que incluía cuidar, alimentar y proteger una planta, Hilbe había encontrado motivos para vivir. Nunca se imaginó que esos mismos motivos lo llevarían a una celda grisácea compartida con ladrones y golpeadores de mujeres.  *** El uso de la marihuana acompañó a maestros, curanderos y chamanes desde tiempos inmemoriales. El primero que la mencionó es el emperador chino Shen Nung en el herbario Pen Ts’ao Ching, un libro publicado hace más de 5.000 años, perdido y vuelto reconstruir por la dinastía Han unos dos siglos antes de Cristo. Las culturas ancestrales no dividían -como hacen las legislaciones modernas- entre los usos medicinal y recreativo. En su farmacopea, Nung la recomendaba para “debilidad femenina”, gota, reumatismo, malaria, constipación, beriberi o problemas de concentración, entre otros. en 1964 todo lo que había era conocimiento chamánico y empírico. A partir de ese año, empezó a comprenderse cómo afecta la química de la planta. Fue cuando el científico israelí de origen búlgaro Raphael Mechoulam logró sintetizar su composición química y descubrió el THC, la molécula de la psicoactividad, y el CDB, o cannabidiol, que no tiene efectos psicoactivos pero es clave para el uso medicinal. Casi 30 años más tarde su equipo protagonizó otro hallazgo todavía más asombroso: aisló la sustancia química producida por nuestro cuerpo que se une al mismo receptor del cerebro que el THC. Al primer endocannabinoide, Mechoulam lo nombró “anandamida”, una palabra del sánscrito que refiere al “deleite supremo”. Luego aparecerían más. Los endocannabinoides forman parte de la comunicación intercelular, una posible versión evolucionada del sistema de las plantas, que actúa como lo hacen las endorfinas, la dopamina o la serotonina. Hacer ejercicio o salir a correr, explica Mechoulam, aumenta los niveles de endocannabinoides, que son importantes para la memoria, el equilibrio, el movimiento, la salud inmunológica y la neuroprotección. *** Según datos del Ministerio Público Fiscal, en Argentina, cada hora un consumidor de marihuana es detenido por tenencia para uso personal. Los pacientes que se tratan con cannabis y los cultivadores que les proveen están incluidos en esa estadística. En la última audiencia pública en Diputados, organizada por partidos de izquierda, el juez penal de Lomas de Zamora Pedro Pianta, papá de Pedro (25), enfermo de epilepsia refractaria, habló “como juez, como papá de un usuario medicinal y como ciudadano” y aclaró o, mejor dicho, desafió, frente a varios legisladores, enfermos, sus padres y cultivadores: “Esta sustancia, hipócrita y cínicamente, se considera prohibida, pero ayuda a muchas enfermedades muy cruentas. Como juez penal les traigo una buena noticia: cultivar la sustancia y adquirirla o venderla con fines terapéuticos es una conducta atípica. Para ser reprochable tiene que afectar un bien jurídico, y acá estamos hablando de salud pública”. Una “conducta” es “atípica” cuando no está descripta en el Código penal como delito. En los casos relacionados con estupefacientes, para algunos jueces consumir no vulnera la salud pública. Hacia ahí apunta Pianta. El (verdadero) objetivo de la actual ley de drogas, sancionada en 1989, cuando la relación carnal del gobierno de Menem y el de EE.UU., país impulsor de la “guerra contra las drogas”, estaba en sus albores, es penal y no sanitario. Por eso explica que es absurdo castigar a quien, en realidad, está detrás de mejorar su vida o la de otro. “Aquel que vende, que cultiva, y aquel que compra un aceite, no está afectando a nadie, no lesiona un bien jurídico de nadie. Hablar de esto es hablar de política criminal. Con 30 años de experiencia como juez puedo decir que está hecha para criminalizar y desamparar a los más pobres”. En la Argentina por investigar o usar la marihuana con fines medicinales uno también puede ir preso. Bajo la superficie igual se hace, pero sin todas las herramientas necesarias. De manera solidaria, muchos cultivadores producen aceite para enfermos. Son alrededor de 500 hombres y mujeres que se adentraron en el cultivo experimental para fumar distintas variedades, o incluso generar las propias, y se ampliaron hacia el medicinal, un mundo antiguo en plena transición hacia lo moderno. A partir del perfeccionamiento empírico en la producción de aceites, los cultivadores locales son los que sostienen la demanda de enfermos de cáncer, VIH, esclerosis, epilepsia, fibromialgia, artritis, psoriasis, Parkinson y otras dolencias que encuentran en el cannabis una ayuda muchas veces determinante en su calidad de vida. Los cultivadores solidarios están en Buenos Aires, Bariloche, Neuquén, Córdoba, Chaco, Bahía Blanca, Mar del Plata y muchos otros puntos del país. Algunos forman parte de organizaciones cannábicas militantes. Trabajan en estrecho vínculo con los pacientes y con médicos que apoyan este desarrollo, muy riesgoso por ser ilegal. Todas las semanas se corre la noticia de alguno que cayó preso. Cuando un cultivador es allanado se les secuestran las plantas y, cuando éstas se destruyen, muchos enfermos que se quedan sin su remedio. *** Una tarde de abril de 2014, como si hubiera ido a allanar el búnker de Pablo Escobar, la Policía cayó en la casa del jubilado Hilbe. Alcides quedó preso una semana, lo procesaron, le sacaron su medicina y los diarios de Villa Constitución hicieron copy+paste con el parte policial, así que además el jubilado quedó escrachado como un transa.  “Ningún analgésico que me dieron me hizo bien. Pero esta plantita me ayudó muchísimo. Yo siempre pensé que era una droga brava como decía la tele, pero no genera más adicción que el café y gracias a ella abandoné todos los demás medicamentos”, cuenta por teléfono. Fue acusado de vender. Pero las pruebas no abundaban: como evidencia la Justicia sólo tenía lo secuestrado en su casa y fotos de un hombre en presunta situación de pasamanos en la vereda que da al fondo del terreno, donde estaban las plantas. Recién el 10 de mayo de este año la Cámara de Apelaciones de Rosario le dictó la falta de mérito. Alcides recuperó el alivio pero no sus plantas. “Me trataron como a un narco. Y a mí la marihuana sólo me cambió la vida, pero ahora no tengo más”. Desde que se inició su proceso judicial el jubilado no volvió a cultivar. Por miedo. El, su esposa y su hija quedaron aterrados por la invasión policial de 2014 y no quieren volver a padecer algo así. Así que ahora consume lo que le acercan cultivadores rosarinos. Si no contara con esa solidaridad quizá terminaría comprándole a narcos una sustancia que poco se parece a la flor y está, como mínimo, adulterada. Cultivar atenta contra el negocio narco. En abril pasado la revista Time reveló que la legalización de la marihuana en casi la mitad de los distritos de Estados Unidos mermó las ganancias y la actividad de los carteles mexicanos dedicados a vender cannabis. Un golpe directo a un negocio cuya guerra por el territorio deja además miles de muertos por año. ¿Cuántos muertos deja el consumo de marihuana? Cero. *** María Laura Alasi se enteró de los beneficios del consumo de aceite de cannabis para niños epilépticos una tarde de 2014. Fue en un pasillo del Fleni, mientras esperaba que atendieran a su hija Josefina, de 3 años, que desde bebé padece Síndrome de West, un tipo de epilepsia que le provocaba hasta 600 convulsiones (breves shocks eléctricos) al día y que se conoce como “refractaria” porque resiste el embate de todos los medicamentos legales. Una mujer venezolana que esperaba en el pasillo le contó de un caso célebre en Estados Unidos, el de Charlotte Figi, y ella se sorprendió, porque si iba por la calle y olía porro cruzaba de vereda. María Laura buscó información y la encontró. Y vio que en Chile los tratamientos con cannabis se habían legalizado. Allí existe la Fundación Daya, que tras años de militancia logró la legalización y actualmente tiene un cultivo de 6.000 plantas con el que abastece a cientos de familias chilenas por un precio mucho menor a lo que cuesta importar el mismo aceite desde Estados Unidos. La mamá de Josefina averiguó y se contactó con cultivadores y finalmente la nena probó el extracto. Al cabo de unos meses las convulsiones disminuyeron a menos de 20 por día. Fue un cambio de vida para toda la familia. “A los diez días ya estaba tranquila, no lucía nerviosa. Justo vino su cumpleaños y ella miraba el espectáculo de payasos, se la veía tranquila, como disfrutando, sus ojos transmiten mucho y estaba hermosa”, dice María Laura. La injusticia que sintieron por no poder acceder libremente a ese alivio los volvió militantes. Existían dos casos de 2014 en los que el Gobierno había dejado importar a otras familias el Sativex, un spray bucal con cannabinoides que se vende en Europa y Estados Unidos para enfermos de esclerosis múltiple o de cáncer. Pero todo había sido bajo absoluta discreción. Los beneficiarios nunca quisieron hacer público su caso, posiblemente por miedo a la difusión y el terror de que la opinión pública los condenara y les bloquearan los permisos gubernamentales. Pero los Vilumbrales lo pensaron al revés y les salió bien. En octubre del año pasado, el Estado les permitió importar un aceite de marihuana que se produce en Estado Unidos. Fueron los primeros en contar y celebrar la habilitación para importar aceite. Cuando la historia de Josefina se hizo pública la situación de la lucha por la legalización del uso medicinal de la marihuana cambió radicalmente: había aparecido la historia que tocaba las fibras sensibles de todo el mundo. ¿Quién no puede ponerse en la piel de una madre desesperada? La viralización del caso les abrieron a los militantes cannábicos las puertas del Congreso, algo que sólo había sucedido en 2012, cuando parecía que la ley por la despenalización del consumo salía pero no. Casos como el de Josefina hay cientos, o miles. Y muchos niños se mueren esperando su turno para obtener el aceite absurdamente prohibido. Le pasó a María Laura: “Recibí un mail de una mamá de Chaco, que necesitaba conseguir aceite. Yo tenía muchísimos mails que responder, además de ocuparme de Josefina. Cuando me puse en contacto con la mamá, su hijo ya había muerto”. Las dificultades provocaron que varias madres y padres con hijos con los mismos problemas de salud y de acceso al cannabis se conectaran. Así armaron Cameda, una organización que reclama por la legalización del uso medicinal. Meses atrás también se formó Mamá Cultiva, con un grupo inicial de 15 familias inspirado en una organización chilena que lleva el mismo nombre. Mamá Cultiva desafía la ley y planta de forma colectiva para no correr el riesgo de quedarse sin el aceite que usan sus hijos con epilepsia y otras enfermedades. Cameda y Mamá Cultiva vinieron después que Rucam, una red de usuarios medicinales de Argentina, creada unos años atrás por Alejandro Cibotti, un enfermo de VIH que fue el primero en presentar un recurso de amparo para que el Estado le permita tener su cultivo medicinal (su causa tuvo el fallo a favor del juez Guillermo Scheibler, pero está en segunda instancia por culpa de una apelación presentada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que lo sigue tratando como un tipo que viola la ley), y en simultáneo a Cadecam, otra asociación que encabeza el matrimonio de Desiree Macrini y Fernanda Alvez, enferma de esclerosis múltiple, a quien el uso de cannabis le controla los espasmos y le mejora la capacidad de hablar. Podría escribir sobre los efectos que le hace la marihuana a esta chica, pero mejor pueden verse en directo en Youtube. “El dolor no espera” es el lema que a alguno de todos ellos se le ocurrió hace no mucho y que ahora flota sobre el reclamo como un lema incuestionable. La trascendencia que tiene el uso del cannabis medicinal desde hace menos de un año provocó que varios actores políticos presentaran en los últimos meses proyectos de modificación de la ley de drogas. Eso derivó en un par de charlas y audiencias públicas para debatir el tema en el Congreso. Pero si bien el sentido común hace creer que Argentina seguirá más temprano que tarde el camino de Chile, Colombia, Uruguay, Canadá, Israel o Estados Unidos (25 de sus 50 estados), entre otros países que legalizaron el uso medicinal de la marihuana, nada asegura que una mayoría de diputados y senadores pase del tratamiento en comisión a la aprobación de una nueva ley.   Tres proyectos de ley se empiezan a debatir por primera vez en la comisión de Salud de diputados. Contarán su historia Alasi, el médico Marcelo Morante, Valeria Salech, de Mamá Cultiva, el director de la revista THC, Sebastián Basalo, y otros actores clave del mundo cannábico. Puede ser un hecho histórico, el día que el dolor dejará de esperar como las madres en los pasillos de hospital. O uno más de la burocracia legislativa. *** Hace 12 años, cuando su mamá, Coqui, la costurera del pueblo bonaerense General La Madrid le dijo que estaba haciéndose un bolsillito en el revés de su pollera para esconder una llave porque tenía miedo, el médico Marcelo Morante descubrió que la señora tenía un tumor en el cerebro. Mientras la escuchaba, recordó una lección de su formación en España. Un paciente no paraba de hacer chistes verdes con las médicas y entonces un profesor le preguntó a Morante qué opinaba de ese comportamiento: él dijo creer que el tipo era un estúpido. El formador respondió: “Yo pensaría que tiene una neurosífilis o un tumor en el cerebro”.   La familia Morante sufrió mucho el deterioro de la madre, que duró años hasta que murió. Pocos tiempo después, el médico se volvió a enfrentar a una situación de salud límite: su hermana Mariela (“Cuidá a tu hermana, cuidá a tu hermana” fue una de las últimas cosas que le había dicho su mamá) fue diagnosticada con fibromialgia.   Morante se vio obligado a mirar más allá. En su visión original sobre la marihuana, pensaba que era una droga destructiva. Pero la resistencia a volver a padecer el camino de dolor que había vivido su madre cambió su posición. Así, se convirtió en el primer médico que lucha por la legalización desde un núcleo institucional: la Facultad de Medicina de La Plata. Tiempo atrás logró que la universidad pública bonaerense le autorice la investigación y la divulgación del tema. Así viajó a Canadá a conocer a la gente que produce legalmente el cannabis y a aprender sobre lo bueno, lo malo y lo riesgoso. La lucha de la familia Morante (y su camino para enfrentarse al dolor) conmovió a su pueblo natal, General La Madrid, que a través de su intendente Martín Randazzo (médico cirujano) se convirtió en el primer municipio del país que reclama un permiso para cultivar, desarrollar e investigar en el tratamiento de chicos con epilepsia refractaria.   “Como médicos recibimos la pregunta de parte de los pacientes sobre si tiene cabida el uso medicinal del cannabis y muchos profesionales refieren que no hay suficiente información. Pero eso es no decir la verdad –apunta Morante, mientras ceba mate amargo en una habitación del Instituto Médico Platense, donde coordina el Servicio de Medicina Interna de la Universidad -. Nacimos en el seno de una sociedad con ciertos preconceptos sobre la planta y como médicos debemos revisar eso. La sociedad nos exige que seamos objetivos y que nos liberemos de esas ideas previas. Evidencia científica hay, y lo peor, es que hay mucho dolor. La gente que necesita el cannabis medicinal no la está pasando bien”.   Morante, bajito, simpático, de hablar rápido y tonada gauchesca, aclara que es necesario revisar las contraindicaciones de la sustancia, especialmente con pacientes que sufren de psicosis, problemas cardiovasculares o enfermedades hepáticas o renales avanzadas. Pero la ley es como un muro. “Nos piden evidencias científicas y no nos dejan hacer los estudios –señala, mientras hace palanca con la bombilla del mate-. Con lo que hay, hoy podemos acompañar a los que usan la sustancia. Por eso la gran ausente es la ley, y debemos exigirle a nuestros legisladores que creen las condiciones para acompañar a nuestros pacientes. A mí lo que me compromete es el dolor de la gente”. Morante no consume marihuana, pero admite que antes de darle el aceite a su hermana lo probó en su cuerpo: durmió plácidamente, como hacía años no pasaba. Hoy, la calidad de vida de Mariela es otra. *** Gonzalo Bramajo salió del hotel oncológico. El médico le había dado permiso para caminar unas cuadras. Bramajo quería respirar el aire de la ciudad. Menos puro que el de su barrio en Trelew, pero cargado de intensidad cosmopolita. Quizá, pensó, fuera la última vez que pudiera hacerlo. Salió para el lado de Callao y en la esquina con Rivadavia se encontró con integrantes de la Agrupación Agricultores Cannábicos Argentinos. Los vio y sintió el impulso de contarles su historia y al cabo de un rato se fue con un teléfono de contacto y un cogollo de regalo. La última vez que había fumado tenía 17 años y lo había hecho como quien se toma una cerveza. Esta vez tenía 30 y fue distinto. Volvió al hotel y lo fumó escondido en el baño de la habitación. Al rato nomás, se dio cuenta de que le hacía bien.   —Me miré al espejo y me empecé a reír. No tenés idea de cuánto hacía que no me reía.   En la pierna derecha, Gonzalo Bramajo tiene una cicatriz de 30 centímetros. Adentro, en la parte del fémur, no tiene hueso sino una prótesis metálica. Esa pierna podría no haber estado. Un cáncer estuvo a punto de comérsela.   El 15 de diciembre de 2011 fue a jugar al fútbol con los compañeros de su trabajo de entonces: atajaba. Salió a cortar un centro y cayó mal, muy mal. Lo que parecía una rotura de ligamentos en realidad fue el descubrimiento de algo peor: un tumor que ya había crecido demasiado. Su carrera contra la evolución del cáncer fue vertiginosa y dio un giro en aquella caminata frente al Congreso.   “A mí el THC me levantó el ánimo, me dio apetito y comer me devolvió proteínas que a la vez me levantaron las defensas”. Así sintetiza el círculo virtuoso Gonzalo, que a los 33 años pudo salir del dolor que le provocaba el cáncer de hueso. “Del 1 al 10 mi dolor era 1.000 y desde que consumo marihuana bajé a 4, y a veces llego a cero”, me contó el año pasado mientras esperaba el turno de compartir su historia ante 80 mil personas en el escenario frente al Congreso durante la Marcha Mundial de cada mayo. Hasta que se encontró con el uso medicinal del cannabis, Gonzalo estaba sometido a la morfina, que le mataba el dolor y lo demás: quedaba ciego o sordo por horas y alucinaba.   —Le encontraba sabor a los colores, así flipaba. Pero el tumor crecía igual.   Su historia está certificada por sus médicos, que registraron cómo el tumor dejó de tomar su cuerpo (hay científicos como el español Manuel Guzmán que ya están estudiando los efectos antitumorales que produce la planta) y el dolor casi desapareció, lo que permitió que en lugar de cortarle la pierna le pusieran la prótesis. No puede contar su historia sin emocionarse. Pensó que perdía una pierna, luego que perdía la vida (y a sus dos pequeños hijos) y la marihuana le devolvió todo en el último minuto del partido. Ahora cultiva el cannabis en su casa de la Patagonia y cuando no trabaja le gusta nadar en pileta y en el mar y, a veces, para sumergirse se vaporiza marihuana. Flota su cuerpo y, también, flota él.   *** Según datos de la Sedronar de 2011, el 3,2% de la población argentina de entre 16 y 65 años fumó al menos una vez en el año. Ni en Argentina ni en ningún lado se conocen pruebas que certifiquen que alguien haya muerto por sobredosis de cannabis. Tampoco existen estudios que vinculen el consumo de esta sustancia con el delito y la marginalidad. Raquel Peyraube es una médica uruguaya que lleva décadas trabajando con el tema drogas y adicciones en todo el mundo. Hizo trabajos de reducción de daños en Suiza, Francia, Holanda y es una de las impulsoras de la legalización de todos los usos del cannabis en Uruguay, donde se permite el cultivo de hasta seis plantas y la compra en farmacias de hasta 40 gramos por mes (aunque este aspecto no se llevó aún a la práctica). Por Skype, respondió estas preguntas.   —¿Qué piensa de la frase: “La marihuana es la puerta de entrada a otras drogas”?   — Que es mentira. El mito de la escalada que construyó EEUU se demostró falaz en Holanda y ahora sucederá lo mismo en Uruguay. Los datos analizados se obtienen de centros de internación donde se le preguntó a una persona adicta cuál fue la primera droga que consumió. Por otra parte, si esto fuera cierto: antes de marihuana la mayoría tomó alcohol o fumó tabaco, drogas legales.     —¿El consumo de marihuana fomenta el delito?   — Brevemente: Si un delincuente fuma marihuana para robar le va a ir muy mal, va a terminar tomando un café con la posible víctima, no va a estar enojado, va a perder agresividad, va a estar relajado, no le van a responder reflejos. No es una droga que promueva violencia.   —¿Existen casos de sobredosis por consumo de marihuana? — No tengo cifras. Pero lo que todavía no hay registrado, seriamente documentado, es un caso fatal de sobredosis. El nivel de toxicidad de la planta es bajo, pero hay que tener cuidado con los prensados que venden los narcos.   [legalizacion_cannabis_8_caja]   —¿Podría enumerar los beneficios medicinales de la marihuana? — Tiene efectos antiinflamatorios, ayuda en mecanismos de inmunidad. Es antioxidante, regula todo los sistemas que preservan la salud y el buen funcionamiento del organismo. A nivel neurológico, hay brutales evidencias de que sus componentes (como el THC y el CBD) son neuroprotectores o neuroreparadores en epilepsia, escleroris múltiple, Alzheimer, Parkinson, Síndrome de Tourette, entre otras; en enfermedades de dolor como artritis reumatoide, o neuropático; en HIV, para mejorar alimentación o sus síndromes; en cáncer, para el dolor en metástasis o como principio antitumoral, es decir mata las células tumorales, y se está demostrando que la quimioterapia mejora su resultado cuando se le agregan cannabinoides. En enfermedades de la piel. En la colitis ulcerosa crónica y en la enfermedad inflamatoria intestinal. A nivel del aparato digestivo tenemos el tratamiento de síntomas como náuseas o vómitos que produce la quimio. El cannabis baja la presión intraocular, pero no en todos los glaucomas.   —¿Qué genera mayor daño, la prohibición o su consumo? — No tengo dudas de que la prohibición. La peor legalización es mejor que la mejor de las prohibiciones.   *** El médico le había dicho a Soraya Chisu que por su hija Katrina, de 9 años, no había nada por hacer. Como última jugada, para ver qué pasaba con la salud de la nena que sufre encefalopatía crónica no evolutiva y epilepsia refractaria decidió probar el aceite de cannabis. “Mi marido se negaba, pero yo probé. Y fue como la película Despertares: Katri amaneció sin convulsiones y súper conectada. Le saqué el respirador y estuvo perfecta, aunque no habla ni camina. Fue un milagro”, contó al diario La Nación.   Desde 1920 y durante casi 14 años, la ley seca en Estados Unidos propició un tsunami de corrupción y crimen organizado. Las escenas del negocio de la venta ilegal y los ríos de alcohol y sangre que tendió la Prohibición son célebres. En esa época Albert Einstein visitó el país y escribió y publicó sus impresiones. La Prohibición se ganó un párrafo letal en ese texto, donde el genio de la relatividad analiza el prestigio de la Casa Blanca a partir de prohibir lo imposible: “No hay nada más destructivo del respeto por un gobierno y la ley de la tierra que aprobar leyes que no se pueden cumplir. Es un secreto a voces que el peligroso aumento de la criminalidad en este país está estrechamente relacionado con esto”. Einstein no era un borracho que escribió lo que escribió gobernado por el temblor de la abstinencia. Tampoco era un hipócrita.   En la última audiencia pública en el Congreso, el lunes 16 de mayo, Soraya pidió la palabra. Se sentó en una de las mesas centrales de la sala, un poco confundida con el uso del micrófono, así que pidió perdón. Sobre su suéter rojo tenía puesta una pechera de Cameda, una especie de escudo protector que también vestían otras 15 personas a su alrededor. Soraya relató la historia de Katri. A dos metros la escuchaban los diputados Néstor Pitrola y Nilda Garré. Pero su intervención no fue sólo la biografía líneal del sufrimiento. Con un tono de voz pausado, pero contundente, miro a los legisladores y a los asesores que la rodeaban y les preguntó: “¿Qué vamos a hacer hasta que la ley salga? A nosotros los chicos se nos siguen muriendo todos los días. Recurrimos a los cultivadores y los allanan o los meten presos. No sabemos si en la próxima convulsión nuestros hijos se van a morir. Y si se van a morir queremos que pasen sus últimos días lo mejor posible. Tenemos una sustancia que por una ley ignorante no la podemos usar, no estamos pidiendo una pavada, es una solución al dolor de nuestros hijos. ¿Cuántos se van a morir hasta que salga la ley?”.   Nadie le respondió  
Medicinal

Es juez penal y pide legalizar el uso de cannabis medicinal: “Mi hijo vivió un infierno de 12 años; la marihuana lo calmó”


Ya fue dos veces al Congreso a explicar por qué muchas familias necesitan urgente la sanción de una ley.

thumbnail_img
Durante el último mes y medio, el juez penal Pedro Pianta habló públicamente dos veces frente a los diputados en el Congreso. Y les dijo en la cara que la ley de drogas no funciona. Lo expresó de manera contundente: “Es nefasta”.  Lo hizo bajo su doble condición de magistrado y papá de un joven de 25 años enfermo de epilepsia refractaria, que mejoró su calidad de vida gracias a la marihuana. Pianta (56) es uno de la mayoría que no sabía de las propiedades medicinales del cannabis. Durante 24 años viajó por muchos países y probó muchas maneras de bajar las convulsiones de su hijo. “Pasamos 12 años que fueron un infierno. Una enfermedad así te demuele, te corroe. Vivíamos internados en terapia intensiva y en riesgo de muerte”. El combate contra la enfermedad lo dio con un arma de doble filo: 25 pastillas diarias que sumieron a su hijo homónimo en un estado de polimedicación. Pero hace un año el juez probó con el aceite de cannabis. Pedro empezó a conectar más con el entorno. El martes pasado Pianta conoció a María Laura Alasi y a su hija Josefina, la nena que a los 3 años pasó de 600 a 20 convulsiones al día gracias al aceite de marihuana. “Si Pedrito hubiera arrancado a esa edad con esto hoy todo sería mejor. Josefina va a tener una vida distinta, no tendrá ese deterioro de un cerebro que no tiene paz. Me preocupa la vida de esos niños”, explica al borde de la emoción. Ahora, cuenta este hombre de ojos celestes, titular del Tribunal Oral en lo Criminal N° 5 de Lomas de Zamora, todo cambió: “Se nota que está más atento, más conectado, responde mejor, no se tira tanto al suelo”. Conseguir el aceite no es sencillo. La planta está prohibida. Y su cultivo y su consumo están penados por la ley. Pianta acude a la solidaridad de los cultivadores que lo preparan y a veces, incluso, paga por tenerlo. –Como juez penal puedo decir que cultivar y adquirir la sustancia o venderla con fines terapéuticos es una conducta atípica. Para ser reprochable tiene que afectar un bien jurídico, y acá estamos hablando de salud pública. –Se supone que la ley de drogas busca proteger la salud pública.  –Si yo consumo o vendo para alguien con fines terapéuticos, es una conducta que está beneficiando la salud, no perjudicándola. La Policía usa la ley de drogas como instrumento de abuso de poder. El Estado, para el control social. Nuestra función como jueces debería ser aplicar la ley penal como la ley del más débil, con un fin pacificador, no para sancionar a los más vulnerables. El martes pasado, Pianta les dijo a los diputados que venía a “descorrer el velo”. Explicó que en la Provincia hay 37 mil presos por la ley de drogas: todos pobres. “El verdadero narcotráfico está en los que traen la efedrina, no en los cultivadores y los padres de los enfermos. Los jueces tenemos la obligación de estar en contacto con la realidad”, reclamó. –Según el Ministerio Público Fiscal, cada hora un consumidor o cultivador de marihuana es detenido. El martes en Diputados usted pidió la despenalización. ¿Sirve la prohibición? –Seguro que la legalización tendería a disminuir el tráfico criminal. Al no legalizarlo el negocio está en manos de un entramado de corrupción generalizada. Habría que estudiarlo profundamente, ninguna solución es mágica. Pero que una madre le llore a los legisladores para que le dejen utilizar la marihuana y no la metan presa, para un nenito que tiene 100 convulsiones por día, eso sí es criminal.
Medicinal

Marihuana medicinal: autorizan el primer tratamiento en Mendoza


thumbnail_img
Se trata de una niña de 6 años que padece epilepsia refractaria. Su papá fue autorizado por la Anmat para importar el medicamento, un aceite de cannabis, desde EEUU. En todo el país piden que se legalice y regule. Cando su segunda hija tenía 3 meses de vida, José Luis (53) comenzó a recorrer junto a su familia un camino de aprendizaje constante. La primera señal de que las cosas no estaban del todo bien con la salud de la pequeña se dio con la primera convulsión; a partir de allí su cuadro se agravó hasta con 20 crisis diarias, al punto de provocarle daños a nivel cognitivo y motriz. “Hemos probado varios tratamientos, pero ninguno ha sido realmente efectivo y todos presentan efectos adversos. Ya no hay cómo controlar las convulsiones”, explica el hombre, que la semana pasada comenzó a medicar a la niña con aceite de cannabis, bajo supervisión médica. Su caso figura entre los 85 del país (y el primero en Mendoza) que cuenta con la autorización de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) para la utilización de sustancias derivadas de la marihuana con fines medicinales. Pero no es el único. De hecho, la historia de José Luis y su familia viene a ser la cara visible de muchas personas que en nuestra provincia intentan encontrar una salida ante el dolor que les producen patologías neurológicas severas.  Por lo delicado de su situación, José Luis prefiere preservar la identidad de su hija y la de toda su familia. Por eso no desea exponerse pero sí quiere dar a conocer lo vivido, con la idea de ayudar a otras personas que estén viviendo situaciones similares. Cuenta que a lo largo de los años, su hija ha soportado numerosos tratamientos con distintas medicaciones y se ha sometido a todos los estudios médicos necesarios.  Para mejorar su calidad de vida, la nena recibe atención especializada en un centro de estimulación, ya que su estado general es de nerviosismo permanente e incluso necesita tomar pastillas para dormir. “No vemos el avance que quisiéramos”, aclara José Luis y agrega que hasta el momento, los especialistas no han hallado la manera de frenar la epilepsia refractaria (es decir, de difícil control) que padece la niña. “Tiene 6 años, pero es como un bebé de 6 meses; toma cuatro medicaciones diarias, con todo lo que ello implica”, lamenta.  Ahora, con el acompañamiento profesional necesario, la pequeña recibe una gota diaria de aceite de cannabis. “Es muy reciente, por eso hasta ahora se encuentra con una dosis inicial y no sabemos aún si en realidad presentará mejoría”, comenta este padre que ha apelado a todas las instancias posibles para acceder a esta medicación de manera legal.  Para lograr ese objetivo, José Luis relata que lo primero que hizo fue investigar sobre las posibilidades existentes en relación al uso del cannabis con fines terapéuticos. Buscó información, se asesoró e hizo contacto con las asociaciones que trabajan a nivel nacional para informar, guiar y contener a los papás de niños que conviven con diferentes patologías y síndromes de difícil tratamiento.  Fue así como se contactó con las representantes de Cameda (Cannabis Medicinal Argentina) y Mamá Cultiva. Pero además, encontró detalles respecto de cómo solicitar el aceite en Colorado (Estados Unidos) a través de CN Botanicals. Vale decir que  Colorado es el único Estado norteamericano donde este recurso está despenalizado. Es allí justamente donde tuvo origen el “Charlotte web oil” o aceite de Charlotte, en alusión a la primera niña que recibió el tratamiento en el país del norte.  José Luis comenta que desde que inició las gestiones para lograr la autorización oficial hasta que el aceite le fue enviado transcurrieron diez días. Y agrega que el precio de 125 mililitros es de 350 dólares.   Sin embargo, el monto que debió desembolsar fue mucho mayor debido a las complicaciones existentes en nuestro país. “Como  quedó trabado en la aduana, tuve que viajar en avión hasta Buenos Aires y quedarme dos días allá, además de pagar aranceles y  al mismo tiempo contar con todas las autorizaciones necesarias a pesar de que ya contaba con el aval de la Anmat”, relata el mendocino, quien considera primordial que el Estado o  una entidad se encargue de facilitar la llegada de esta medicación a la provincia. “Somos familias que venimos sufriendo bastante; estos trámites deberían ser más sencillos”, expresa.   Otros casos Gisela Diego (37) también es mendocina y hace tiempo quiere acceder a esta medicación. Ella cuenta que su padecimiento comenzó a los 4 años y desde entonces no ha tenido un tratamiento favorable. A los 6 años, los médicos le diagnosticaron una asimetría a nivel de ambos hipocampos, un cuadro que le genera crisis neurológicas en cualquier momento y lugar. Gisela, lejos de ocultar su padecimiento, decidió compartirlo para que sea posible encontrar una alternativa. “Es una sensación de muerte, es indescriptible y muy difícil de manejar”, relata y detalla esta profesora de danza que a fuerza de mucha fe y con el tiempo ha encontrado la forma de desenvolverse en todos los ámbitos de su vida con la enfermedad.  Desde su punto de vista, es necesario que el Estado regule y se ocupe de investigar para dar una solución a las personas que están a la espera de incorporar otras posibilidades terapéuticas.  Al igual que ella, Rubén Scotto (57), se muestra movilizado acerca de los efectos del aceite de cannabis en los casos de patologías neurológicas. De hecho, su hija Aylén (23) padece de síndrome de Rett, una afección neurológica invalidante.  “Todos los medicamentos han tenido efectos adversos graves para ella; por eso queremos que el cultivo (de cannabis) y la utilización para estos casos sea legal. No queremos una pastilla sintética, sino que sería bueno que se permitan apelar a alternativas naturales”, pide este docente que ha dedicado largos años al cuidado de su hija.     Permiso “excepcional” Daniel Zuin es neurólogo y delegado de la Asociación Argentina de Neurología ante la Federación Mundial de Neurología. Como experto explica que los casos autorizados por la Anmat son los relativos al uso compasivo de la droga, es decir que está permitida para casos excepcionales.  “La mayoría son pacientes que presentan epilepsia refractaria, es decir, de difícil control”, detalla el especialista mendocino y explica que hay varios estudios científicos que indican que el aceite de cannabis puede estar indicado para casos específicos, siempre bajo la supervisión de un médico. “Es necesario estudiar sus efectos en un grupo mayor de pacientes para comprobar su efectividad”, explica Zuin y agrega que la epilepsia refractaria afecta a entre el 15 y el 20% de los pacientes epilépticos. Y detalla que la epilepsia es una enfermedad neurológica caracterizada por crisis convulsivas que se repiten en forma crónica. Su origen puede ser genético o adquirido debido a malformaciones cerebrales, quistes o tumores.  
Medicinal

Argentina. Desde el pueblo surge el cambio


thumbnail_img
En la localidad de La Madrid, situada a unos 450 km de la capital de la República Argentina, se instauró el debate sobre el uso medicinal del cannabis. Desde el pequeño poblado, el Dr. Marcelo Morante (1), profesor de la Universidad de La Plata, junto con el Intendente Martin Randazzo y otros miembros de la comunidad, lograron romper el hielo y hacer el ruido que hacía falta, para que en el país resonara la noticia y se iniciara la educación cannábica de la sociedad. Argentina desde hace años viene luchando por los derechos humanos. La dictadura dejó un velo de miedo que encegueció y adoctrinó a la mayoría de la sociedad bajo el dominio de la información, el control mediático y la censura, sin ahondar en las cuestiones de lesa humanidad. Con todo este manejo de “La Verdad”, -la educación y el saber-, la planta de cannabis fue transmutando en el inconsciente colectivo, de ser una planta medicinal e industrial de uso cotidiano a ser un demonio destructor de la sociedad. En la actualidad, con muchos golpes y dolor, se intenta despegar ese manto de ignorancia programada, para poder seguir con una calidad de vida más acorde a lo natural. Dentro de estas luchas está la del reconocimiento y descriminalización de los usuarios de cannabis. Debido a la idiosincrasia conservadora del pueblo, conjuntamente con una Ley como la 23.737 que criminaliza y persigue a todo aquel que cultive posea o transporte Cannabis y un Estado ausente, es lo que llevaron a que Argentina aún esté en la edad de piedra de la carrera cannábica, en materia legal. No obstante, el resurgir de esta planta está ligado si o si a una concientización de los ciudadanos y la educación del sistema de salud público conjuntamente con los sectores de la producción y la industria. Dentro de las iniciativas que surgieron en el país, la localidad de La Madrid, viene realizando activamente la vinculación entre el pueblo y el gobierno donde el Intendente del mismo, Martin Randazzo conjuntamente con el médico Marcelo Morante, están haciendo campañas de concientización y educación desde su pueblo para el país. Asimismo solicitando un permiso que autorice a llevar a cabo el cultivo de cannabis y la producción de aceite para poder realizar los estudios clínicos que recaben datos necesarios para el aval de un cambio en la ley argentina, que tanto hace falta. El modelo propuesto por la gente de La Madrid, está ligado a la fundación DAYA de Chile y a la agrupación Mamá Cultiva, los cuales sentaron precedente en Sudamérica y hoy colaboran por la lucha contra el dolor, y para el tratamiento y la cura de diversas patologías. En Argentina se constituyó CAMEDA, un grupo de pacientes, cannabicultores, padres, profesionales de la salud, biólogos, químicos y médicos, unidos con el propósito de conseguir la regulación del uso del cannabis para fines medicinales, terapéuticos y científicos. Desde este espacio se busca dar claridad y contención a la gente que necesita de la medicina y no sabe cómo adquirirla, así mismo informar y educar a la sociedad, que es desde donde inicia y termina el cambio. Es una ardua tarea la de educar, más cuando el tema es tabú y presenta grandes problemas de prejuicios e ignorancia, como es este caso. Argentina es grande en extensión y posee una población aproximada de 40 millones, y partiendo desde este dato, solo se puede estimar cuantos de los habitantes del país han usado o utilizan actualmente el cannabis como terapéutico o recreacional. El hecho de que la planta sea ilegal y la tenencia para consumo este criminalizada, convierte a toda posible estadística en un dato más del sistema judicial y no figura en los registros de salud pública, con los cuales además de la estadística en si generada, se lograría poder tener información fehaciente sobre el uso y el impacto en la sociedad. A pesar de que no se contemple un número exacto de los usuarios, y que se puede estimar un numero de posibles pacientes de tratamientos canàbicos, en diversos puntos del territorio se busca repetir el modelo de producción del aceite con fines medicinales. En las diversas agrupaciones, que desde hace años vienen militando y luchando por el auto cultivo, se gestan reuniones informativas y talleres donde capacitan a las personas a poder preparar sus propios extractos, sin necesidad de recurrir a importaciones costosas, que de por cierto ya son posibles en el país. Otra modalidad que se presenta en el Distrito Federal, y buscan la legalidad y el reconocimiento inherente son los clubes de cultivo, que fueron los cimientos de la solidaridad entre los cultivadores y primeros usuarios medicinales de la planta. Si bien se ha extendido por todo el territorio nacional, los clubes “de hecho”, ya que no pueden inscribirse como tales, desde la comunidad cannábica se pretende la expansión y aprovechamiento de la planta en su totalidad. Si bien el uso medicinal es uno de los más noble que posee la planta, es deber el informar de todo el potencial de la misma, ya que, debido a la forma de vivir, producir y contaminar, hoy estamos paleando las enfermedades de ese estilo de vida con Marihuana, pero… si pudiésemos evitar esa contaminación, para así evitar las enfermedades o por lo menos disminuir su incidencia en la sociedad. Lindos pensamientos utópicos dirían muchos, pero con cannabis es algo real, que está pasando en el mundo y como parte de ello puede pasar aquí. No es utópico pensar el basar las economías productivas y la industria en un recurso renovable, que no contamina y que, es más, limpia y absorbe contaminantes de los suelos y el agua. Aproximadamente el 18 % del peso de un auto de alta gama es fibra de cáñamo, se construyen casas ecológicas y confortables, se realizan compuestos bio-platicos y combustibles como biodiesel o etanol. Básicamente todo lo que se hace con petróleo puede ser hecho con la planta de cannabis. Estamos parado ante la revolución verde, la verdadera. El potencial productivo del cáñamo es infinito, y con esta industria sin límites, viene de la mano un planeta sano, con sistemas de producción basados en economías de carbono en el que el balance sea positivo para el ambiente y la sociedad. Generando empleos y nuevas oportunidades para toda la sociedad que no solamente necesita salud en cuanto a enfermedades, sino funcional y emocionalmente, los argentinos necesitan un cambio de aire, una calada y volver a encarar este tema de la prohibición con otros ojos, más compasivos y basados en datos científicos no en supuestos experimentos mal realizados que ya son historia ante la nueva evidencia y no tan nueva, que la comunidad científica ha brindado y sigue brindando día a día. Es hora de que argentina inicie la participación en este juego como lo está haciendo, abriendo la importación de aceite y como próximo paso, permitir el cultivo y producción de aceite nacional. Será cuestión de tiempo, de trabajo y educación, hoy está en la mano de profesionales, cultivadores y expertos el llevar a cabo esta importante tarea de concientizar, para que, desde el pueblo informado, sigan surgiendo las revoluciones, los cambios que la sociedad quiere y necesita y solamente ella puede generarse solo si está abierta a mejorar. En InfoCannabis hemos querido ahondar más sobre esta y otras iniciativas que se están planteando en Argentina y reunimos a Martin Randazzo, Intendente de la Municipalidad de La Madrid y al Doctor Marcelo Morante en un mismo chat para hacerles a ambos las mismas preguntas: InfoCannabis – Por qué se han decidido a dar este paso? (solicitar un permiso que autorice a llevar a cabo el cultivo de cannabis) Marcelo Morante: El paso dado por gral La Madrid surgió como respuesta natural a una gran duda que algunos siembran de si la comunidad está preparada para dar el debate del Cannabis Medicinal. InfoCannabis – Como ven el panorama actual del cannabis en Argentina? InfoCannabis – Que supondría para La Madrid una regulación del cannabis en Argentina? Marcelo Morante: Para La Madrid es un gran desafío comunitario donde se visualizan los valores solidarios pero que también recuperan en productividad y fuentes laborales, y seguro deberán trabajar todas las instituciones en educación InfoCannabis – Han recibido críticas de los sectores más conservadores? Marcelo Morante: Los sectores más conservadores critican el proyecto y ven un futuro muy oscuro, un pueblo lleno de narcotraficantes y una juventud muy enferma. InfoCannabis – Cual ha sido su respuesta? InfoCannabis – Hay ya unos plazos para iniciar el cultivo? Marcelo Morante: Los plazos creo que comenzarán a correr desde la autorización del ejecutivo para un cultivo que resuelva la fuente de la sustancia para los ensayos clínicos. InfoCannabis – Cual es el siguiente paso? Marcelo Morante: El siguiente paso, es seguir trabajando en educación médica comunitaria y lograr rápidamente las modificaciones de la ley de drogas que haga que el modelo Gral La Madrid se replique en muchos municipios. InfoCannabis – Quieren añadir algo más? Marcelo Morante: Espero que se pueda generar la evidencia que las sociedades científicas exigen y se ponga fin a esta discusión sobre seguridad y eficacia, ya sin moralidad ni preconceptos de los cuales todos fuimos víctimas. (1) Marcelo Morante. Médico Rural nacido en General La Madrid. Especialista Universitario Jerarquizado en Medicina Interna, Profesor Adjunto Interino de La Cátedra de Medicina Interna (UNLP). Coordinador del Servicio Universitario de Medicina Interna con sede en el Instituto Médico Platense. El Dr. Morante es el responsable de estudiar los efectos terapéuticos de los cannabinoides en la Universidad de La Plata y uno de los máximos referentes e impulsores del proyecto Cannabis Medicinal en Argentina. Fotos: Prensa Municipalidad de General La Madrid
Medicinal

Buscan que Córdoba sume su pedido sobre el uso medicinal del cannabis


thumbnail_img
La asociación de cannabicultores "Frente de Usuarios y Cannabicultores Independientes" quiere que el Concejo Deliberante ceda su espacio público para dar esta discusión. La intención es elaborar un documento para enviar al Congreso de la Nación.   El debate por la legalización del uso medicinal del cannabis pone un pie en el Concejo Deliberante de Córdoba. Hoy, el Frente de Usuarios y Cannabicultores Independientes presentará un pedido formal de audiencia y una carpeta dirigida a la Comisión de Salud titulada “Panorama del cannabis medicinal en Argentina”, que recupera proyectos de ley y experiencias de pacientes desde 2014. “Pediremos al Concejo que ceda el espacio público de discusión para que haya un debate con todos los actores sociales en torno al cannabis medicinal, con una solicitada al Congreso de la Nación”, dijo Brenda Chignioli, usuaria terapéutica, impulsora de la iniciativa. Ayer, la activista fue recibida, junto a otros usuarios, por la concejala Natalia de la Sota y su equipo del bloque Unión por Córdoba, quienes escucharon las experiencias y se comprometieron a apoyarlos. De esta manera, Córdoba podría seguir el camino de Comodoro Rivadavia y de General La Madrid, que elevaron pedidos al Congreso. Córdoba es la primera ciudad que cuenta con lo que sus integrantes llaman “clínica cannábica”. Desde hace tres semanas, en la Fundación La Mirada, en barrio Parque Vélez Sársfield, más de 50 pacientes se atienden con un equipo de profesionales de la salud (médicos, laboratoristas y fisioterapeutas) más la experiencia empírica de más de 20 años de Brenda y de Sergio Moyano. El caso “Yo tenía prejuicios. Pensaba que iba a ver pajaritos de colores y esas cosas. Pero a mi hija le devolvió la conexión con la vida y a mí la posibilidad de disfrutar de ella”, contó Nancy Ávila, catamarqueña, madre de Magalí (14), paciente con síndrome de West. Nancy participó ayer de la reunión en el Concejo. Con la terapia cannábica, sus convulsiones bajaron de 1.400 a 400 por día. Los pacientes acuden de otras provincias y los costos, muchas veces, son absorbidos por la Fundación La Mirada, que preside el oftalmólogo Carlos Laje. Su saber también está atravesado por la experiencia personal. Él y la concejal Natalia de la Sota son padres de una niña de 10 años con glaucoma que usa medicina cannábica. “La pregunta es cómo hacer para avanzar en la zona gris –dice Moyano–, porque mientras el Congreso debate y la Justicia resuelve, los pacientes necesitan medicina hecha a base de algo ilegal”.
Legales

Los 5 municipios de Cauca que abren sus puertas a la marihuana medicinal


thumbnail_img
El Ministerio de Salud se comprometió a acompañar a 52 productores Corinto, Caloto, Toribío, Jambaló y Miranda (Cauca) que se organizaron en una cooperativa para desarrollar proyectos medicinales con el cannabis. En la tarde de este miércoles, el Ministro de Salud, Alejandro Gaviria, se comprometió a acompañar a los productores de marihuana del Cauca que quieren empezar proyectos relacionados con el aprovechamiento medicinal de esta planta. En total son 52 cultivadores que se organizaron en torno a una cooperativa que reúne unas 4 mil familias de Corinto, Caloto, Toribío, Jambaló y Miranda. ¿No nombre? Cooperativa de Productores y Cultivadores de Cannabis Medicinal del Norte del Cauca La idea es que estos cultivadores, los primeros en Colombia en organizarse bajo las reglas de la nueva legislación que regula el cultivo y producción del cannabis, tengan un centro de investigación que sería financiado con recursos de regalías para la ciencia y la tecnología y en el que participaría la Universidad Nacional. De acuerdo a Gaviria, ese proyecto piloto llamado “Manejo Integral y Alternativo del Cultivo de Cannabis en 5 municipios del Norte del Cauca”, es la muestra de que se puede “convertir un problema en una oportunidad”. “Colombia hoy tiene, en el ámbito latinoamericano, una de las normatividades más importantes, que nos ponen a la vanguardia para aprovechar la oportunidad”, aseguró Gaviria. En esa región, donde históricamente se ha cultivado marihuana y coca, el Ministerio se comprometió a asesorar a estos productores en tres frentes: en una asesoría jurídica para la solicitud de licencias que busquen desarrollos agroindustriales a base de cannabis, en la elaboración de un proyecto para investigar las propiedades medicinales de la planta, y en el desarrollo de un programa productivo de semillas.  Sin embargo, los cultivadores hicieron un llamado al Gobierno para que no se le dé prioridad a la entrada de semillas extranjeras y, por el contrario, se protejan las autóctonas. "Es importante que se respete nuestra  ancestralidad. Ya es famosa la calidad de nuestra canabis, por lo que exigimos que no nos invadan las compañías extranjeras farmacéuticas con semillas producidas bajo estándares no tradicionales”, dijo a W Radio uno de los productores.
Medicinal

QUÉ OCURRE DURANTE LA DESCARBOXILACIÓN


thumbnail_img
La información sobre la descarboxilación del cannabis a menudo es incompleta, en el mejor de los casos, por lo que hemos preparado un artículo para que se entienda mejor. Si alguna vez has ingerido cannabis puro esperando colocarte, lo más probable es que te haya decepcionado. Esto es porque la marihuana debe atravesar un proceso conocido como descarboxilación, para que sea activa. ¿QUÉ ES LA DESCARBOXILACIÓN? En lenguaje sencillo, la descarboxilación es el proceso de calentar el cannabis para activar su THC, CBD y otros cannabinoides. Sin calor, estos compuestos no pueden atravesar la barrera hematoencefálica. Por eso se fuma la marihuana, o se vaporiza o cocina, antes de que entre en el cuerpo - es necesario si se desea experimentar los efectos de sus compuestos activos. Y metiéndonos más de lleno en el asunto, la descarboxilación es una reacción química en la el grupo carboxilo de átomos se elimina del cannabis, y se libera en forma de H2O y CO2 (agua y dióxido de carbono). A medida que el cannabis crece, pasa por un proceso conocido como fotosíntesis. Durante este proceso se absorbe CO2, que se combina con el hidrógeno de la planta para crear ácido carboxílico. Esto es lo que se conoce como carboxilación. Los principales ácidos carboxílicos que nos interesan, son el THCA y el CBDA, los precursores del THC y CBD, respectivamente. Cuando el cannabis está creciendo, contiene THCA y CBDA, no THC o CBD. Por eso el cannabis puro no coloca ni de lejos con la misma potencia que el cannabis descarboxilado. El proceso de descarboxilación puede darse en cierta medida de forma natural con calor y tiempo, a menudo como un proceso de secado del cannabis, o por almacenarse demasiado tiempo. Pero esta descarboxilación natural no es tan eficaz ni potente como la intervención humana, es decir, fumar, vaporizar o cocinar. Cuando esto ocurre, se elimina el CO2 de los ácidos, que se convierten en los codiciadísimos cannabinoides. Pero también hay otra función en juego. Una que los entusiastas del THC recreativo preferirán evitar. Cuando la descarboxilación está en su, más o menos, 70%, el THC comienza a degenerar en CBN, y esto ocurre a un ritmo más rápido que cuando el THCA se está transformando en THC, lo que provoca una caída rápida y significativa del contenido de THC. También hay que señalar que en este momento, el THCA que no se ha transformado se convierte en CBNA, y el CBNA sigue convirtiéndose en CBN, haciendo que el contenido de CBN aumente de forma aún más rápida. El THCA también se puede convertir en CBNA con el tiempo y la exposición al aire, razón en parte por la que la marihuana puede perder su potencia con el paso del tiempo o un almacenamiento inadecuado. Pero no dejes que esto te inquiete. El CBN tiene sus usos, sobre todo en lo que respecta a los usuarios medicinales. Se dice que el CBN es bueno para conciliar el sueño, y es un antioxidante y un remedio contra el glaucoma, entre otras cosas. CÓMO DESCARBOXILAR CANNABIS Como ya se ha mencionado, cuando la descarboxilación alcanza su 70%, el THC comienza a degradarse en CBN, así que dependiendo de lo que quieras hacer con tu cannabis, necesitarás distintas temperaturas y tiempo. En primer lugar, si el cannabis se vaporiza o fuma, es una cuestión indiscutible, ya que la descarboxilación ocurre de forma instantánea, y el único problema (con la vaporización) es acertar con la temperatura para que no se destruyan los cannabinoides. La decarboxilación manual del cannabis es para los que quieren cocinar con él, o hacer ciertos extractos y aceites. En términos generales, deberás descarboxilar tu cannabis a unos 106-120 grados centígrados durante 30-60 minutos. Mucha gente decarboxila el cannabis a 118-120 grados centígrados durante una hora, y por lo general ésta es la norma. Sin embargo, podría ser desaconsejable utilizar una temperatura tan alta para esa cantidad de tiempo (ver más abajo). Una nota para los puristas: la decarboxilación del cannabis a más de 100 grados Celsius de forma inmediata, puede provocar la ebullición de cualquier resto de humedad y causar daños celulares en el cannabis - deteriorando su integridad. Para evitar esto, puedes empezar por calentar el cannabis a unos 96 grados centígrados durante 15-20 minutos. Con esto se debería secar todo resto de humedad, haciendo que sea seguro pasar a temperaturas más altas. Pero es un tema muy trivial, y la mayoría no notaría la diferencia. Con el siguiente gráfico de la Revista de Cromatografía, te puedes hacer una idea de cómo la temperatura y el tiempo afectan al contenido máximo de THC durante la descarboxilación. Ten en cuenta que esto es en un entorno controlado de laboratorio, con un extracto de marihuana "en una superficie de cristal en un reactor abierto" - pero nos da una idea aproximada. Según estos hallazgos, puede que quieras reducir el tiempo de calentamiento a unos 30 minutos si vas a utilizar temperaturas más altas.             Aunque realmente no es necesario, un mejor entendimiento de la descarboxilación te puede ayudar a tener unos conocimientos más amplios sobre el cannabis, y sobre cómo nos afecta su química - sobre todo si estás pensando en hacer comestibles. Al mejorar tus habilidades de sincronización y temperatura, podrás tener mucho más control sobre la potencia.  
Medicinal

“Me hizo recordar que tenía una nena muy linda”


thumbnail_img
En una entrevista con muchas emociones de por medio, entre llantos, anécdotas y explicaciones sobre el uso de cannabis medicinal, conocimos a Pamela y cómo el aceite cambió la salud y la vida de su hija Guadalupe, quien tiene epilepsia refractaria. ¿Cómo conociste los efectos medicinales del cannabis? Lo conocimos mediante la tele, donde había salido una nota, y luego buscando mucho en internet para interiorizarnos en el tema ya que la planta de marihuana, para nosotros, era eso y nada más, y en realidad hace muchas cosas. Conocimos los componentes y que hace cada uno. También lo que nos ayudó mucho a conocer (sobre el Cannabis) fueron los cultivadores. Conocimos los cultivadores del oeste y nos enseñaron muchas cosas, fueron los primeros en ayudarnos. Nos regalaron las primeras plantas; plantas medicinales y que nos podían servir a nosotros en el caso de Guadalupe. Ahí fue donde empezamos, con la primera planta. Te sentís más esperanzado y empezas a conocer el círculo de la planta. ¿Cómo fue que empezaron el tratamiento con Guadalupe? El primer aceite que conseguimos con Guada, y estábamos muy desesperados por probarlo y saber si nos iba a servir o no, fue uno que compramos en Córdoba; hoy no estamos de acuerdo con esa compra porque la realidad es que en la desesperación lo compramos, pero hoy en día pensándolo en frío no sabíamos que tenía, si estaba bien evaporado (parte del procedimiento para obtener el aceite), si tenía alcohol o no, no sabíamos que era lo que le estábamos dando a Guadalupe. Por suerte nos fue bien, pero hoy sabemos que no fue la mejor decisión que podíamos haber tomado, en la desesperación queríamos probarlo a ver si nos iba a servir o no. Fue así como llegamos al primer aceite, ahora nosotros hacemos nuestro propio aceite. ¿Cómo fue el proceso previo de Guada al tratamiento con Cannabis y el proceso posterior en la salud de ella? El proceso pre Cannabis, estábamos bastante mal, con muchas convulsiones por día, con Guada totalmente desconectada. Era muy difícil porque ella dormía todo el tiempo, o miraba la tele pero era como la nada misma. Pos Cannabis, me hizo recordar que tenía una nena muy linda que disfruto mucho. Esto nos comentaste en la entrevista, que lo notaste mucho en la escuela, que es el ámbito de estimulación por fuera del hogar, ¿Cómo es esa situación? En el colegio está muy bien, Guada se conectó muchísimo con su entorno, los terapeutas están muy contentos porque notaron un cambio muy grande en estos últimos cuatro meses, ¡Con muchas ganas! Incluso con ganas de volver a caminar (contaba Pamela entre lágrimas de emoción). Guada desde que comenzamos el tratamiento, volvió a tener ganas de todo e inclusive de caminar. Había dejado de caminar, ya no quería pararse, y volvió a tener ganas; ganas de pararse, de dar sus pasitos, se mueve, juega, baja de su cama. Con el tiempo se van notando más cambios, como parte de un tratamiento a largo plazo. Si, nosotros creemos que no dimos con la cepa justa que necesita Guada, y que si nosotros llegamos a encontrar la cepa que a Guada le vaya bien, podemos estar mucho mejor. Hoy apostamos a eso; preferimos darle mil veces un granito de arroz (en referencia a la dosificación del aceite), que darle alguna otra medicación. Todo esto se da en conjunto con una agrupación, Mama Cultiva, en la que se apoyan y se organizan. ¿Cómo es la agrupación? Nosotros estamos, apoyados y apoyando, dentro de la agrupación Mama Cultiva. Somos un grupo de madres, la gran mayoría con hijos con epilepsia, pero hay otras patologías, que encontraron en el Cannabis una solución y una mejora en la calidad de vida de todos nuestros hijos. Con ellas estamos tratando de conseguir que se despenalice el consumo, la tenencia y el cultivo de la Marihuana, porque nosotros lo que queremos es que se despenalice para poder tener nuestro propio cultivo. ¿Cómo pensas que se puede llegar a esa despenalización? Pensamos que el estado tendría que hacerse presente en estos casos, nos tendría que ayudar a que estemos tranquilas y no andar pensando si nos agarran; la policía obviamente. Creemos que el estado tiene que resolverlo, pero no resolverlo autorizando que se traiga una aceite de afuera, cuando es una planta que la podemos tener nosotros en nuestra casa y se puede hacer en cualquier lado, ayudando a muchísimas familias. No queremos que nos dejen traer un aceite de Estados Unidos, queremos poder tener nuestra plata en casa. ¿Qué intereses pensás que hay de fondo para que no se despenalice? Económicos, totalmente. Creo que hay muchos intereses económicos por parte de los laboratorios. Es un comercio muy grande, y el aceite ayudaría a muchas personas a dejar de consumir excesos y excesos de fármacos. Hay muchos prejuicios sobre la marihuana Si, hay mucha desinformación, lo que tenemos que hacer es informar, que es otra de nuestras luchas. Que la gente deje de estigmatizar a esta planta, porque es un estigma lo que hay sobre la planta; es una planta que sirve para tratar muchísimas enfermedades y hay un montón de estudios sobre esto. Se sabe que se prohibió hace muchos años por un tema de comercio. Es cuestión de leer, informarse lo que es la planta, y que no es lo mismo la flor de la marihuana que lo prensado que le venden a los chicos, porque el que tiene plata consume lo mejor de la marihuana y el que no, termina consumiendo el prensado que tiene muchísimas sustancias tóxicas pero no de la planta sino de lo que le ponen aparte. Es el prensado el que termina haciendo mal a muchos chicos; una cuestión de niveles sociales. ¿Que comentarios querés agregar? P: Queremos que se sepa que esto ayuda a nuestros hijos, que la lucha es de todas las mamas juntas, porque encontramos una nueva familia entre nosotras, que sabemos por lo que estamos pasando y juntas vamos a salir adelante. El apoyo de la organización es primordial, que nos empuja a seguir adelante por nuestros hijos; porque estamos todas para todos. Juntas es más fácil.
Medicinal

Un gran alivio en medio del sufrimiento


IÑAKI CATALANO, UN CHICO CON EPILEPSIA QUE MEJORO GRACIAS AL ACEITE DE MARIHUANA

thumbnail_img
En la Argentina está prohibida la elaboración y el cultivo de la planta para uso medicinal. En La Pampa hay familias que recurren al aceite cannábico para superar el sufrimiento de sus hijos pero tienen que hacerlo en la clandestinidad. Hasta el año pasado Iñaki tomaba 24 pastillas diarias, 700 mensuales, 135 frascos por año. Sobrepasados y agotados por un cuadro que en 17 años de hipermedicación solo había empeorado, Rodrigo y Paola prácticamente se resignaron al momento de esperar un infarto y la posterior muerte de su hijo. Hoy, Iñaki “presenta una notable mejoría permitiendo recuperar objetivos terapéuticos que habían sido dejados por el estado grave que presentaba el cuadro en franco deterioro”, según el informe que lee su padre y que fue elaborado por el centro terapéutico educativo Solar, el lugar adonde Iñaki concurre diariamente desde 2003. El cambio radical para él, y para toda su familia, comenzó hace poco más de un año, cuando su hermana Camila leyó algo de información sobre “el aceite de marihuana”, al que se le da un uso exclusivamente medicinal para abordar patologías severas pero que tiene una enorme traba: la ley que prohíbe la elaboración y el cultivo de la planta para uso medicinal. “Nos empezamos a informar y a investigar y hasta que logramos sacarnos los prejuicios nos llevó un tiempo, pero dijimos ‘es nuestro hijo, ¿qué vamos a esperar?’. Nos conectamos con (la ONG) Cameda y conseguimos nuestro primer frasquito de aceite, todo eso en medio de un pánico terrible porque te sentís como un narcotraficante que va a llevar heroína a Europa… y vos lo único que querés es un aceite que sale totalmente natural de una planta, que no tiene ningún proceso químico y que provoca, nada más y nada menos, que una mejoría notable en tu hijo”, comenta Rodrigo Catalano (46), pareja de Paola (46) y padre de Camila (20), Tomás (13) e Iñaki (18), que ajeno a la charla con LA ARENA escucha en sus auriculares a los Red Hot Chili Peppers y solo deja el rock de lado cuando posa para las fotos. Cuando nació, Iñaki tuvo una convulsión y estuvo muerto durante 40 minutos. La reanimación lo devolvió a la vida con parálisis cerebral y su secuela mayor es la epilepsia refractaria, es decir, no hay medicación que regule las crisis. Llega un punto en que los químicos no hacen efecto y ya no hay salida. “Tenía entre 40 y 50 convulsiones diarias, no había familia, no había pareja, no había hermanos, vivís en un descontrol, en una situación emocional muy fuerte. Te aseguro que no hay cena, no hay almuerzo, nos llamaban de la escuela todo el tiempo porque convulsionaba. Estás preso en tu casa porque los amigos te invitan a cenar pero no querés exponer a terceros a situaciones muy fuertes. Así fue nuestra vida durante 17 años. Llega un momento como ser humano que no das más porque no encontrás ninguna mejoría”, relata Rodrigo sobre un calvario que afectó a todos. Angustia. “Iñaki estuvo 18 años medicado con algo convencional que nunca lo mejoró, solo lo mantuvo en vida, y que por el contrario empeoró su calidad de vida porque su patología fue cada vez más severa. No comía, se le atragantaban los remedios, era una tortura darle la medicación, la pasamos muy mal en serio, muy mal… Vivís en la angustia permanente y se intoxica a toda la familia, el chico pasa a ser un ente, hipermedicado, con cada vez más convulsiones que no logran bajar la crisis. Hay más medicación y hay más crisis, llega un punto que ningún cuerpo lo resiste, entonces llegamos al punto de ir preparándonos para la muerte, te convencés que ya no se puede hacer nada”, admite Paola. Cambios. Frente a ese panorama el descubrimiento del aceite cannábico fue un verdadero bálsamo, el inicio de una nueva etapa que generó cambios evidentes, pero que no son producto de una fórmula mágica o una apuesta a algo alocado y solo generado por la desesperación. Detrás hay un neurólogo que supervisa. “Esto no es algo que uno elige y listo, detrás hay todo un apoyo y un basamento médico y profesional que avala todo lo que una familia hace”, advierten los padres. Y agregan: “Con la primer gotita ya se vio el cambio, porque tuvo menos crisis y mejoró la conexión con nosotros, con sus docentes en la escuela, con todos. A partir del aceite bajamos a más del 50 por ciento los químicos y además las crisis no son tan agresivas, vos antes veías como en cada crisis el cerebro parecía que se estaba desintegrando y su corazón a punto de explotar. Con el aceite hizo una reconversión increíble en diez meses. Por eso queremos que se abra el debate, que se informe, que participe la sociedad. Estamos hablando de un derecho, del derecho a la salud”. El asesoramiento profesional. En la entrevista con la familia Catalano también estuvo Daniel Oliveto, biólogo profesional y profesor de Biología de la UNLPam, quien pertenece a Cameda y aporta sus conocimientos para que Iñaki pueda recibir el tratamiento adecuado. “La planta de marihuana tiene 60 compuestos activos denominados cannabinoides y el recreativo sería el THC, aparte de ese hay toda otra tanda de cannabioides que no producen efectos psicoactivos pero sí efectos biológicos súper potentes, ése es el CDB, no solo en las epilepsias sino que actúan en impedir metástasis, regular las células de defensa, la comunicación de neuronas en caso de epilepsia; va trabajando como un modulador de la comunicación entre neuronas”, explicó. En el caso de extracto de Charlotte’s, (autorizado a ingresar al país) tiene una alta proporción de CBD y nada de THC, “entonces es ideal porque le mejorás el estado de salud al niño y no queda drogado. Los efectos secundarios del cannabis no se comparan a lo que pueden producir las drogas. Además en el uso medicinal se necesitan dosis que no alcanzan a producir efectos, si se consume marihuana para drogarse la dosis es mucho mayor, entonces el secreto es ver qué dosis corresponde a cada persona y en función de su enfermedad”, indicó Oliveto. En el aspecto legal, Oliveto recordó que la ley 23737 impone una pena desde 4 a 15 años de prisión para quien posea una planta de marihuana en su casa. “Es un delito no excarcelable, en cambio si yo mato con mi auto a una persona seguramente quedo afuera de la cárcel, pero si tengo una planta son cuatro años mínimo. Ese es el mayor miedo porque la ley marca que no podés tener una planta por más que sea para uso medicinal”, indicó. En el Congreso. La diputada Diana Conti (FPV), con apoyo de otras fuerzas políticas, presentó este año un proyecto de ley en el Congreso para regular el uso del aceite cannábico. El proyecto considera “legítimo” y “autorizado” el consumo, tenencia y producción de la planta de cannabis sativa para fines terapéuticos o para la investigación de su posible eficiencia como medicación terapéutica o para el control de síntomas o cuidados paliativos. Una marcha, un reclamo. El sábado 7 de mayo un grupo de niños con epilepsia refractaria, en sus sillas de ruedas, encabezaron la multitudinaria Marcha Mundial de la Marihuana en Buenos Aires, donde miles de personas se manifestaron por la regulación del cultivo y consumo de la planta y la legalización de su uso medicinal. Integrantes de las ONG Cannabis Medicinal Argentina (Cameda) y Mamá Cultiva encabezaron el reclamo la insignia: “No más presos por cultivar: regulación del cannabis ya”. “Hoy ya es un tema instalado, se hacen seminarios, charlas, hay países que lo legalizaron, se busca que se pueda cultivar tu propia medicina y que el Estado nos cuide, que nos dejen tener nuestra planta sin ser delincuentes. Queremos instalar el debate a ver qué hacemos, acá esta Iñaki, es una evidencia, en lugar de prejuzgar que se contacten con nosotros, porque está claro que nos apoyamos en un mundo de gente totalmente ajena a la marihuana recreativa, que quede absolutamente claro. Porque además nosotros porque tenemos acceso a informarnos y saber, pero hay un montón de gente que no tiene esa posibilidad cultural y queda afuera, con todo el sufrimiento a cuestas. Además cuánto más se sepa, más seamos, más se informe menos chance va a haber para los vivos que siempre sacan provecho de la salud”, dijo Rodrigo (rocatalano@yahoo.com.ar es el mail para los interesados a contactar a la familia). Vale destacar un dato: en lo que va del año, en el país se autorizaron 85 solicitudes de pacientes para importar un producto derivado de la marihuana para uso compasivo. Se trata de un aceite con cannabidiol, que es el componente principal de la planta de marihuana y que se produce en los Estados Unidos.
Legales

Tiempo de debatir el uso medicinal de la marihuana


thumbnail_img
Actualmente se encuentran en discusión los fundamentos de 50 años de guerra contra las drogas. Se cuestionan, desde sus propósitos e intereses, los criterios de elegibilidad de las sustancias hasta la prohibición de la hoja de coca en un contexto de consumo legal pero excesivo de alcohol, creciente medicalización, aumento del crimen organizado y mayor prescripción médica de ansiolíticos. Una serie de elementos que hoy representan más un fracaso que una batalla ganada en materia sanitaria, económica y geopolítica. Si bien la planta de cannabis se encuentra incluida en la lista de sustancias prohibidas de la Convención Internacional de Estupefacientes de 1961 de la ONU, cabe indicar que en su preámbulo se establece un límite al prohibicionismo reconociendo que “el uso médico de los estupefacientes continuará siendo indispensable para mitigar el dolor y que deben adoptarse las medidas necesarias para garantizar la disponibilidad de estupefacientes con tal fin”. Durante la última década, gran parte de la UE, la mitad de los estados de EE.UU. y algunos países latinoamericanos -Uruguay, Chile y Colombia- han iniciado la experiencia de despenalización del uso medicinal de cannabis. En este contexto, se están desarrollando investigaciones y ensayos clínicos que permiten reconocer las ventajas y desventajas del uso de esta sustancia en enfermedades y síndromes como alzhéimer, esclerosis múltiple, cáncer, epilepsias refractarias, fibromialgia, hepatitis, VIH, artritis reumatoidea, entre otras. La legalización para el uso medicinal es un avance en términos de salud, que queda postergado por una ley de hace cinco décadas e imposibilita que niños, jóvenes, adultos y ancianos puedan tener una mejor calidad de vida por tratarse de un delito. Las madres nos cuentan que sus hijos dejaron de convulsivar, que comenzaron a vivir una vida más digna y que lo más peligroso que tiene la utilización de la sustancia es que la justicia considere que se está cometiendo un delito y las encarcele por ayudar a curar a sus hijos e intentar darles una vida mejor. Estamos ante una oportunidad y entendemos que las decisiones políticas no deben ir en contra de la comunidad, sino acompañando y avanzando en la ampliación de derechos.    Carolina Gaillard es Diputada Nacional Presidenta de la Comisión de Salud
Eventos

Generó interés la charla sobre el uso de cannabis medicinal


Los presentes escucharon a los dos paneles que expusieron sobre el tema en el Teatro Municipal

thumbnail_img
Ayer, en las instalaciones del Teatro Municipal, se llevó a cabo una jornada denominada "Cannabis Medicinal, Actualidad y Ley", con entrada libre y gratuita, que causó gran interés por parte del público que asistió, ocupándose todos los asientos. Se pudo ver a muchos jóvenes y adultos, quienes se acercaron para conocer más acerca del cannabis. Si bien, se había anunciado que iba a presentarse entre los disertantes el doctor Marcelo Morante, médico especialista en medicina interna y profesor de la Universidad de La Plata, los organizadores del evento señalaron que por razones personales no pudo asistir, exponiendo en su lugar el médico David Lencina. A medida que la gente fue llegando al teatro, los integrantes de la Asociación Civil de estudios de cultura cannabica de Necochea y Quequén, organizadores del evento junto a la asociación Pensamiento Penal, los invitaban a realizar una encuesta y entregaron folletería informativa. En primer término, la Asociación Civil presentó a los disertantes y destacó que "como asociación queremos informar sobre el Cannabis, sobre sus diferentes usos medicinales, industriales, terapéuticos y lúdicos, modos de administración y su evolución en la historia de la humanidad”. Se añadió que "queremos que la planta se empiece a ver como una planta y sus beneficios y no como una droga”. La asociación civil tiene como línea de acción realizar actividades públicas, ofrecer charlas, conferencias, documentales, como en esta oportunidad, para brindar más información con respecto a este tema. Disertantes  Para comenzar la jornada se presentó el panel Nº 1, donde expusieron Diego Nutre, Camada - Cannabis Medicinal Argentina; luego fue el turno de Ana Flor Sclani Horrac, Licenciada en Geografía y becaria CIC - GBA. Docente de la UNLP. A continuación, estuvo Matías Faray de  La Aco; Facundo Rivadeneira de Cogollos del oeste y Maximiliano Yunes, de la asociación local Cannabicultores Necochea. Después de un receso de cinco minutos, se presentó el panel Nº 2, donde expuso Mario Alberto Juliano, Juez Tribunal Oral Criminal de Necochea y Director Ejecutivo de Asociación Pensamiento Penal. A continuación, lo hizo Sebastián Basalo, director de la Revista THC. En tanto, para culminar la jornada hizo uso de la palabra David Lencina, médico universitario de posgrado de medicina interna, quien comenzó exponiendo ante la pregunta ¿Estamos realmente frente a un problema sanitario o es una herramienta útil el cannabis medicinal?. El profesional destacó que "esta molécula nueva todavía requiere estudios pero tendría utilidad en muchas enfermedades, como cuidados paliativos frente al dolor por cánceres entre otros síntomas”. El doctor resaltó que hay evidencia probada que el cannabis se utiliza para la esclerosis múltiple, anorexia, en pacientes con HIV, artritis rematoidea,  epilepsia refractaria, etc. "Muchos pacientes me dicen que tienen un conocido o un amigo que les aconsejan probar con el cannabis, pero si lo receto, estaría fuera de la ley. Entonces necesitamos una ley que nos permita recetar cannabis como recetamos paracetamol”, detalló. En el ámbito médico hay profesionales a favor y en contra del uso del cannabis. En este sentido, Lencina señaló que "arrancamos en 2014 y éramos pocos médicos a favor del cannabis medicinal, algunos nos miraban de reojo, y ahora nos preguntan al respecto. Creo que se va a ampliar el caudal de médicos en un futuro”.  Por otro lado, el profesional aclaró que primero se administran medicamentos a los pacientes y luego se usaría el cannabis, como medicina complementaria y no alternativa. Lencina detalló que "el cannabis es de baja toxicidad, pero como cualquier otro medicamento, no se administra en embarazadas y lactantes o con alguna enfermedad cardiovascular activa”. En este sentido, mencionó que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) autorizó el ingreso del aceite de  Cannabis Charlotte´s para utilizarlo en casos de epilepsia refractaria, pero no para el dolor. "La justicia tiene otros tiempos y hay que respetarlos, pero no son los tiempos de las madres con hijos con epilepsia. Asimismo, la gente pregunta cuáles son los efectos del cannabis, los beneficios y efectos adversos, y muchas veces tienen un preconcepto de que cura todo y no es así. Quisiéramos asistir a pacientes para mejorarles la calidad de vida”. Para culminar la jornada se abrió el debate y el público realizó preguntas.///  
Legales

Luenzo defendió su proyecto sobre uso medicinal del aceite de cannabis


thumbnail_img
El senador nacional por Chubut, Alfredo Luenzo, defendió ayer su proyecto de ley para autorizar la utilización del aceite de cannabis como uso medicinal y en ese sentido advirtió: "este debate hay que darlo y terminarlo, pero no se puede seguir postergando, porque estamos hablando de la salud de mucha gente". El legislador recordó que, años atrás, se cuestionaba la morfina, porque surge del opio, y hoy se utiliza sin inconvenientes para aliviar el dolor de pacientes. Luenzo, representante de Chubut Somos Todos (ChST), ratificó su compromiso de seguir "empujando" el proyecto de ley que presentó en el Congreso para posibilitar el uso medicinal del aceite de cannabis. "Si el aceite del cannabis lo podemos sacar de la discusión al rigor del Código Penal y lo podemos instalar en el terreno de la salud, vamos a comprender que es un elemento que puede ser muy bueno para muchos que lo están necesitando", sostuvo. "No sólo para casos de epilepsia refractaria o en pacientes oncológicos, sino también para muchas otras situaciones", detalló Luenzo sobre los beneficios que puede tener en personas afectadas por diversas enfermedades. En tal sentido, subrayó: "cuando estamos discutiendo si cannabis sí o cannabis no para uso medicinal, es lo mismo que discutir la utilización de la morfina. ¿Alguien estaría en su sano juicio pensando que estaríamos prohibiendo la morfina porque su origen es el opio? Esa es una discusión superada en la sociedad contemporánea", apuntó. Luenzo, quien presentó el martes su iniciativa parlamentaria en la materia, remarcó la importancia de que en la Argentina "se pueda avanzar en la investigación científica" del tema y en ese aspecto mencionó: "la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) es fundamental". Pidió ver de qué manera "se puede importar el aceite de cannabis que, inclusive en Estados Unidos, se hace ahora de manera sintética ya que ni siquiera se esté utilizando la planta para esto".
Eventos

Debatieron sobre el uso medicinal de la marihuana en Paraná


thumbnail_img
- En la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader) se realizó una jornada de debate sobre cannabis medicinal; La iniciativa fue impulsada por los diputados nacionales del Frente para la Victoria, Carolina Gaillard y Juan Manuel Huss; El objetivo principal fue abordar la actualidad legal del uso y cultivo  Junto con los organizadores, participaron del panel de expositores el Dr. Ariel De la Rosa, ministro de Salud y Acción Social de Entre Ríos; la senadora nacional Sigrid Kunath (FpV); el Dr. Marcelo Morante, director de proyectos de investigación del uso medicinal del cannabis en la Universidad Nacional de La Plata; la Dra. María Rosana Ramírez, investigadora del CONICET; el Dr. Carlos Magdalena, Director del servicio de Neurología Infantil del Hospital Gutiérrez (CABA); Ana María García Nicora, presidenta de Cannabis Medicinal de Argentina (CAMEDA); Judith Pavani, mamá de Santiago e integrante de CAMEDA; y Valeria Salech, Presidenta de Mamá Cultiva Argentina. Ante un auditorio colmado, el rector Sattler agradeció a los asistentes y expositores por su presencia: “este auditorio es una muestra de lo importante que es el tema”, manifestó, y celebró que este debate se diera en la UADER que “tiene un gran vínculo con el territorio”. En el mismo sentido, el ministro de Salud, Ariel De la Rosa, señaló que “las investigaciones están muy avanzadas en el país; ahora falta la tarea legislativa”. La diputada Gaillard planteó un debate serio, con las complejidades que un tema “tabú” tiene, y para el que es necesario tener mucha información, por eso “no podemos encerrarnos en el Congreso, tenemos que salir a dar el debate a las provincias y a los pueblos. Hoy hay una ley que es injusta, vetusta y anacrónica”, expresó. A su vez, la Presidenta de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados de la Nación aclaró la voluntad de discutir la despenalización o autorización del cannabis para uso terapéutico, “no una ley de la marihuana con fines recreativos”. “Hoy una mamá que cultiva para darle a su chiquito puede ir presa; hoy el Dr. Morante que prescribe cannabis puede ser considerado un delincuente; aquí hay una doctora (Dra. Ramírez) que no pudo investigar porque no había financiamiento porque es ilegal. Hay cuestiones legales, pero no legítimas y cuando el hecho sobrepasa a la ley es algo injusto. Nuestra responsabilidad es modificar la Ley. Ese es nuestro compromiso con la comunidad”, explicó Gaillard. “Nos pareció oportuno hacer un debate en Paraná y seguramente tendremos que replicarlo en otros lugares de la provincia y del país”, relató el diputado nacional Juan Manuel Huss y remarcó que “era muy importante para los legisladores poder generar el debate en la sociedad. Muchas veces esta temática está atravesada por prejuicios y también por intereses de aquellos que no quieren avanzar sobre tratamientos, pero sabemos que cuanto mayor sea el debate, mejores serán las soluciones.” Finalmente, la senadora nacional Sigrid Kunath celebró el debate y “la apertura que tiene que ver con discutir en lugares como este lo que nos ocupa en el Congreso.”   Perspectiva médica y científica  El Dr. Marcelo Morante hizo un llamado a la sociedad científica que “hoy está dividida y se tiene que reunir y atender a los sectores que están preocupados por la evidencia científica, y atender a los que están del otro lado, los que sufren”. Y en este sentido, explicó que hace falta “generar un tipo de médico que se anime y que tenga claro que su enemigo es el dolor”. Médico, profesor e investigador del área de dolor de la UNLP, Morante habló del caso canadiense, donde el Estado asegura la calidad del producto y los médicos –con la preparación necesaria- son los que llevan la relación con el paciente: “el médico debe estar muy pendiente de los resultados del tratamiento.” La Dra. María Rosana Ramírez, investigadora del Consejo Argentino de Investigaciones (CONICET), señaló la necesidad de “más estudios farmacológicos en animales y en personas” y volvió a plantear la falta de una política nacional que garantice el acceso seguro a los medicamentos y el uso racional, en el contexto de una cadena productiva conformada por productores nacionales. Por su parte, el Dr. Carlos Magdalena recordó que entró “al mundo del cannabis medicinal por una de las madres de CAMEDA”. Retomó el caso de un chico que comenzó a tratarse con cannabis, estuvo mejor y luego de un tiempo, los padres del niño le plantearon que “antes lo compraban en Uruguay, pero ahora está muy caro”, por lo que el doctor se preguntó “¿por qué acá no podemos hacerlo?”, Respecto del rol de los médicos, coincidió con Morante en la cercanía que debe tener el profesional de la salud con el paciente, “cuidando muy poco, atenuando a veces y acompañado siempre”. Testimonios de las familias Ana María García Nicora, presidenta de Cannabis Medicinal de Argentina (CAMEDA), destacó el contexto internacional de investigaciones, “en Israel, en Alemania, en Francia, y este año en Uruguay se realizó el primer seminario para médicos que trabajan con cannabis. En Argentina necesitamos que regulen, por eso fuimos a la marcha de la despenalización del cannabis el 7 de mayo”. Y manifestó el alto nivel de solicitudes y mensajes que reciben a diario, cuyas dos terceras partes se deben a consultas por epilepsia refractaria, “estamos desbordados de pedidos de médicos, de tratamientos”. Judith Pavani, mamá de Santiago, integrante de CAMEDA y de la ciudad de Victoria, Entre Ríos, pidió un esfuerzo conjunto para “dar una respuesta a nuestros hijos”. Y agregó: “es necesario que los médicos y farmacéuticos se formen y que los diputados legislen porque necesitamos salir de la ilegalidad; el dolor no puede esperar”. En el cierre de la jornada, Valeria Salech, presidenta de Mamá Cultiva Argentina, explicó que “buscamos calidad de vida para nuestros hijos. No hay persona en el mundo que haga eso, sólo que nosotros lo hacemos con más ahínco porque nuestros hijos están enfermos. Todos los casos son únicos”. Y recordó que llegaron al cannabis “porque vieron que estaba habilitado en muchos países del mundo menos en Argentina”. Salech, explicó que Mamá Cultiva es una organización que promueve el autocultivo porque “la medicina actual no está a la altura de la enfermedad de nuestros hijos”, y señaló que todas las madres se acuerdan de la primera vez que usaron el aceite en sus chicos “porque hubo un cambio impactante”. “Gracias al aceite pudimos conocer las voces de nuestros hijas e hijos, su risa, su llanto, su personalidad”, expresó. “Démonos la posibilidad de hacer algo que es ilegal pero su uso es serio, es responsable, es conciente, y es con todo el amor que una madre le puede dar a un hijo”, concluyó. 
Medicinal

"Legalizar la marihuana sería un problema, no una solución"


thumbnail_img
Tras las declaraciones del presidente Mauricio Macri sobre la posibilidad de regular el cannabis para uso medicinal, el titular de la Sedronar, Roberto Moro, brindó una entrevista y volvió a descartar la despenalización del consumo de drogas. Esta semana, el presidente Mauricio Macri reabrió el debate sobre la legalización de la marihuana en Argentina al asegurar que "siempre hay chances" de que eso suceda, aunque aclaró que solo la habilitaría para uso medicinal. Casi al mismo tiempo, la aparición de cocinas de cocaína en Córdoba y el norte del país puso en evidencia la expansión territorial del consumo de paco, una de las drogas más tóxicas y accesibles, que de la mano del aumento de la pobreza y la indigencia en el país, se abre terreno entre las poblaciones más vulnerables. En una entrevista, Roberto Moro, el titular de la Secretaría para la Prevención de la Drogadicción y la lucha contra el Narcotráfico (Sedronar), volvió a rechazar la despenalización del consumo y dijo estar "preocupado" por el aumento del uso de "todas las sustancias". Además, reconoció que el presupuesto con el que cuenta su secretaría para este año "no alcanza", y adelantó que pedirá una partida especial. – En 2012, durante el debate de la Ley de Adicciones que proponía la despenalización de la tenencia de drogas para uso personal usted dijo que no hay que criminalizar al adicto sino tratarlo como a un paciente. ¿Sigue pensando lo mismo? – Sí, claro. Es más. Creo que deberíamos hacer una campaña. Recién fui a un barrio donde el referente me decía "ayúdenos a no estigmatizar al que consume. A que todos pensemos que es un problema de salud y un problema social y no un problema penal". Y sí, nosotros tenemos que trabajar para no estigmatizar. Hoy si vos le preguntas a cualquier persona qué hace si encuentra a un adicto en la calle te dice que llama al 911. No se le ocurre llamar a Salud para que venga una ambulancia. – También dijo al asumir que no era momento para la despenalización de la marihuana. ¿Cree que estamos lejos aún? ¿Piensa que sería beneficioso? – Por el contexto que encontramos, legalizar la marihuana sería un problema, no una solución. Hoy, el debate es cada vez más amplio y nos parece bien. Pero legalizar como hizo Uruguay creo que no nos serviría a nosotros, ellos tenían un contexto más favorable, nuestro contexto es más similar al de Chile. Pero además tenemos que analizar cómo se construye el imaginario social, porque la percepción de riesgo ha cambiado mucho en Argentina. Si uno mira las estadísticas de hace diez años, más del 60% de los jóvenes de nivel secundario opinaban que el consumo de marihuana generaba un daño en la salud. Cuando tengamos los nuevos indicadores, vamos a encontrar que es inverso el porcentaje, la mayoría va a decir que el consumo de marihuana no hace daño, con lo cual estamos en un problema. Si la percepción de riesgo disminuye, aumenta el consumo. Lo dice la Organización Mundial de la Salud (OMS). – ¿Hoy es común ver consumo de marihuana en la calle, en la puerta de un colegio, a la vista de cualquiera. Tiene sentido seguir sosteniendo la penalización del consumo cuando en la práctica, sobre todo a partir del fallo Arriola de la Corte Suprema, no se aplica? – La verdad es que el consumo ha aumentado considerablemente. En nuestro país se ha dado un mensaje que hay que deconstruir y que dice que el consumo de marihuana es bueno. El consumo de cualquier sustancia es malo. Hoy un pibe consume marihuana porque ha recibido esos mensajes. El consumo de tabaco fue restringiéndose de esa manera. Hace 20 años era impensado decirle a un fumador que no fumara en una oficina o en un bar. Hoy es al revés. Todo eso cambió de tal forma que hoy el consumo de tabaco bajó un 20% en el mundo. – ¿Pero entonces no debería apuntarse a una campaña de concientización sobre los daños, más que a una penalización del consumo? – Sí, claro. Debemos atender este problema con una mirada social, de salud, más que punitiva. Pero tenemos que ir paso a paso, construyendo primero la accesibilidad a los servicios y los programas preventivos en poblaciones donde hoy faltan. Después va a venir lo otro. – ¿Usted cree que en un futuro se podrá despenalizar? – Totalmente. No se cambian cuestiones conductuales, sociales, de un año para otro. ¿Cuánto puede demorar un cambio cultural como ese? No menos de 8 o 10 años. Este Gobierno lo que no va a hacer es frenar los debates. Está bueno que la sociedad debata qué quiere y cómo lo quiere. El fallo Arriola fue clarísimo, pero es importante también conocer las diferencias entre legalizar, despenalizar, y regular. – El Presidente Macri dio esta semana una primera señal para habilitar el debate de la legalización, aunque aclaró que sería para uso medicinal. Dijo que lo iba a analizar. ¿Lo consultó? – Son temas que se hablan continuamente. El debate sobre el uso medicinal del cannabis está en el mundo hoy. Chile permitió el cultivo para el estudio, en Colombia lo anunciaron para el próximo año, al igual que México. Y nosotros tenemos instituciones muy serias como el Conicet, que puede ser un vehículo donde se puede analizar el uso medicinal. Hay que buscar evidencias científicas, algunos ya las están acercando, y el debate está muy bien. Hay que estudiar la posibilidad. – ¿Habló con la organización Mamá Cultiva y otras que promueven el uso medicinal, como el intendente de General La Madrid? – No directamente, pero sí con diputados que tuvieron el nexo con las mamás, y ellos nos iban a acercar. He leído algunos testimonios. Cuando hay una mamá angustiada por el padecimiento de su hijo uno tiene que escucharla y ponerse en los zapatos de esa mamá. Por eso me parece que el espacio de debate está bien. Pero algunos, no las mamás, utilizan el dolor de ellas para hacer propaganda de que el cannabis es bueno. Entonces, hay que diferenciar el uso medicinal y el consumo. – Si viene el Presidente mañana y le pregunta por este tema, ¿usted qué le responde? – Lo mismo que respondió él. Que lo vamos a estudiar, que vamos a avanzar. De hecho hay un proyecto de ley dando vueltas. Hoy se está discutiendo dónde debería estudiarse el consumo, algunos quieren que sea en General La Madrid, otros en otro ámbito. – Cuando comenzó su gestión una de las cosas que más cuestionó de sus antecesores fue la falta de estadísticas. Y dijo que para mitad de este año habría un primer análisis territorial. ¿Cómo viene eso? – El estudio lo vamos a hacer en octubre. Va a ser un estudio nacional tomando población de 12 a 65 años para tener una aproximación de población en general, con la idea de tomar poblaciones de 60 mil habitantes como base, tal como nos sugirieron las provincias en el Consejo Federal de Drogas. Estamos en una etapa preliminar, de logística y trabajo de campo. Si bien el total va a estar el año que viene, en diciembre vamos a tener una primera aproximación, sobre todo de algún indicador básico: edad de inicio y niveles de consumo de cocaína, marihuana, pasta base y nuevas sustancias como éxtasis y demás, teniendo en cuenta también drogas legales como tabaco y alcohol. Las variables más específicas las vamos a tener el año que viene. – El presupuesto de 2016 prácticamente no ha aumentado respecto al del año pasado, a lo que se suma que a partir de la devaluación el valor real de esta partida disminuyó. ¿Considera que es suficiente el presupuesto asignado de acuerdo a las tareas que deberían realizarse? – No. De hecho estamos trabajando con Jefatura de Gabinete, específicamente con el licenciado Mario Quintana, que es el que coordina nuestras actividades, para mejorar el presupuesto. Pensando en mejorar la accesibilidad a los servicios en el interior del país hemos encontrado muchas provincias que necesitan mayor asistencia que otras en cuanto a lo que tiene que ver con la atención de patologías vinculadas a las adicciones, en cuanto a la atención ambulatoria, en centros de día y en la modalidad de internación. Así que vamos a pedir una partida especial con fines específicos en el área preventiva. – Estadísticas no oficiales como las de la UCA hablan de un importante aumento de la pobreza y la indigencia en los últimos meses. Teniendo en cuenta que el consumo de paco se da mayormente en poblaciones más vulnerables debido a su precio y accesibilidad, ¿podemos inferir que crecerá el consumo? – Todo indica que en los últimos 10 años, de acuerdo a los estudios de la UCA, aumentó tres veces el consumo de todas las sustancias. No hay un sólo factor que determine el consumo, porque si no sería muy sencillo. Hay muchos factores que actúan sobre una persona para que aumente o no su consumo. El aumento de la pobreza es uno, pero no es determinante. La accesibilidad es otro, es verdad. Cuando uno piensa en este tema piensa en la persona, piensa en la sustancia, piensa en el contexto también. Yo creo que si el consumo aumentó tres veces ya no va a aumentar. A partir de ahora tenemos que hacer un gran trabajo para que descienda. ¿Aunque aumente la pobreza usted cree que el consumo de paco puede descender? – No va a aumentar la pobreza. Es uno de los tres ejes del presidente Macri: pobreza, droga, aumento de la producción. Todos sabemos que este momento es el más duro de los últimos años. Si aumenta la pobreza, hay otros factores que también van a decidir sobre esto. A partir de ahora nosotros tenemos que saber qué números tenemos y ver qué va a pasar hacia adelante. Pero desde mi óptica no va a aumentar la pobreza, entonces ese indicador no va a incidir. Si bien hoy estamos en un proceso de salir de lo difícil, en el peor momento, lo que viene es mucho mejor. – Hubo una evidente expansión territorial del consumo de paco hacia el interior del país. Lo reflejan estadísticas de la UCA y se vio en Córdoba con el caso de las madres amenazadas por los narcos y el cura Mariano Oberlín. ¿Coincide con el diagnóstico? ¿le preocupa? – Claro que nos preocupa. En Córdoba el año pasado ya venían diciendo las madres en algunos foros de drogas que había paco, salió en evidencia ahora. El paco es el gran problema en las villas. Es un fenómeno de las grandes urbes. En las villas el consumo de paco es muy fuerte. Uno va y el primer problema que plantea la gente es el paco. Por eso es tan urgente que exista el equilibrio entre la reducción de oferta y demanda. Con los operativos que está llevando con fuerza la ministra (Patricia) Bullrich va a reducir la oferta, con lo cual va a haber menos disponibilidad. De esa manera, uno desde este lugar tiene más espacio para generar políticas preventivas. – La Sedronar mantuvo hasta ahora los mismos dispositivos territoriales que había ejecutado el Gobierno anterior, con los CET, los CEPLA, que tuvieron muy buena recepción en los barrios. ¿Van a seguir? – Sí, van a continuar pero con una modalidad distinta. Había varios dispositivos, muchos de los cuales cumplían la misma función: CET (Casa Educativa Terapéutica), PEC (Punto de Encuentro Comunitario), CEPLA (Centro de Prevención Local de las Adicciones) y el Programa País. Van a estar todos unificados dentro de los dos que quedarán, CET y CEPLA. La idea es además generar otros dispositivos en el territorio. El Observatorio está estudiando cuáles son las zonas más vulnerables de la Argentina. Queremos trabajar con las provincias, con los municipios en los grandes conglomerados, primero generando prioridades y después, en una segunda etapa, llegar al resto del país, que tiene menos problemas pero tiene. En la Argentina de hoy no hay una comunidad en la que no haya problemas de consumo.     – Le voy a mostrar un video de Tucumán. Quiero que me diga qué haría usted con ese chico. – Primero conocerlo a él, a la abuela que es la que pide ayuda, e inmediatamente darle el tratamiento que necesite. Estamos viendo una noticia, es algo muy acotado en cuanto a la información. Pero por eso decía que tenemos que generar la accesibilidad a los servicios en todo el país. La Ciudad de Buenos Aires tiene buena distribución de servicios. Pero no pasa lo mismo en Tucumán, en Salta, en Formosa ni en Tierra del Fuego. El Estado tiene que ayudar a las provincias a que existan. Él es un caso, pero debe haber muchos más. Nosotros tenemos nociones por la OMS de que en la Argentina puede haber 200 mil potenciales usuarios de servicios de salud con esta patología. Siempre son el 10 por ciento los que piden ayuda. Serían 20 mil. Hoy estamos trabajando entre todo con 5 mil. O sea, que hay 15 mil personas que estarían fuera de los servicios.    – Los chicos con consumo problemático de paco u otras sustancias, y más que nada sus familias, señalan que no existen lugares de atención adecuados, o que muchas veces no son atendidos por su aspecto, su carácter. ¿Esto es así? – Sí, claro. Es así. Por eso es que el ministro de Salud (Jorge Lemus) pone dentro de la cobertura universal todo lo que tiene que ver con adicción. Ya en algunas provincias estamos capacitando juntos a los primeros niveles de atención, que son los que primero reciben al chico. Hay que capacitar al operador y capacitar al médico de los centros de atención primaria porque son los que ven por primera vez a un adicto, los que hacen el primer contacto. Hay que romper ese estigma y que si viene un pibe sucio, a los gritos, o con un estado de euforia porque acaba de consumir, se lo pueda atender o derivar al lugar adecuado. – Hay madres que abogan por las internaciones y otras que piensan que no resuelven nada. Estas últimas reclaman la reglamentación de la ley nacional de Salud Mental, que las acota. Macri derogó esta semana una resolución que iba en ese sentido. Y el director nacional de Salud Mental (Andrew Santiago Blake) está a favor del sistema manicomial. ¿Qué cree que va a pasar? – En este tema no hay soluciones mágicas ni soluciones absolutas, hay respuestas. Uno tiene que tener la cabeza más amplia y no enojarse ni con una posición ni con la otra. Probablemente para un hijo mío sea buena la internación y para tu hermano no. Esto no es matemática, depende de cada caso. Y en algunos casos, la internación es lo mejor. Ahora, no tenemos que volver al sistema manicomial en el que internábamos a una persona y la dejábamos diez años, la familia se lo sacaba de encima y el Estado lo dejaba ahí. Eso no puede ser, porque si no estamos vulnerando los derechos de la persona. En algunos casos la internación es buena en un tiempo breve, con una buena auditoría del Estado para ver que está cumpliendo la institución con lo que dijo que iba a hacer, y para saber si ese chico está avanzando en su tratamiento. Una internación breve para que el paciente pueda salir del primer estado y después trabajar su integración. No hay que olvidarse que el paciente viene de un contexto, que tiene una familia, sea cual sea, que es una persona, que le pasan cosas, por eso llegó ahí. No llegó porque mágicamente un día pasó por una calle, alguien le dio un porro y quedó pegado. Llegan al consumo por algo, entonces tenemos que deconstruir lo que le pasó para poder ayudarlo.     – ¿Y sobre la ley qué piensa? – El espíritu de la ley es buena, pero la reglamentación no. Creo que hay que trabajarla porque hace que salud mental y adicciones sean una sola cosa. Y a veces, en el tratamiento un paciente de salud mental no es lo mismo que un adicto. – ¿Se aumentaron los controles en fiestas electrónicas a partir de la tragedia de Time Warp? – Sí, lo trabajamos mucho con el director Nacional de Juventud, (Pedro) "Piter" Robledo. Tuvimos reuniones por el consumo abusivo de alcohol y otras sustancias. El consumo de las drogas sintéticas se da en las grandes ciudades: Mendoza, Córdoba, Rosario Buenos Aires. Comenzamos a trabajar con ellos porque creemos que la mejor forma de comunicar no es de un adulto a un joven sino de un joven a un joven. La pastilla sintética es mucho más difícil de detectar que la marihuana o la cocaína, y además no tiene determinados olores o sabores, pero además del control que realiza la seguridad, trabajamos en lo preventivo y en la reducción de daños. Nos aseguramos de que no falte agua en esos sitios.    – ¿Qué trabajo realiza la Sedronar sobre los mensajes publicitarios que incitan el consumo de alcohol? – Estamos hablando con los diputados de la Comisión de Salud y la de Adicciones, hemos charlado con todos y hemos coincidido en un 90 por ciento con todos los sectores. Les pedimos que nos ayuden a trabajar sobre el artículo 4 de la ley 24788, que es la ley de Alcohol en Argentina. Es el artículo que reglamenta todas las publicidades y que no está puesto en vigencia. Pero además queremos modificar algunas cosas. La ley dice que los espectáculos deportivos no deberían tener publicidades de alcohol, y nosotros vemos que el rugby está patrocinado por una empresa del rubro, o el fútbol durante los mundiales. Creemos que la publicidad, con esta idea que difunde de que si consumo alcohol me divierto más, conquisto más chicas, soy más alto o más lindo, genera estereotipos muy alejados de la realidad.    – Así como el consumo de marihuana se está naturalizando, ¿cree que la cocaína pueda ir en ese sentido también? – No, con la cocaína no pasa lo mismo. Y creo que tiene que ver con que detrás de la marihuana hay un potencial futuro comercio mucho más grande y mucho más millonario que con la cocaína. Hay gente que quiere que sea un comercio legal.
Eventos

EEUU, 100.000 trabajadores empleados por las empresas de marihuana


thumbnail_img
La industria de la marihuana de Estados Unidos se ha convertido rápidamente en un importante generador de trabajo, con empresas relacionados con el cannabis empleando en la actualidad un estimado de 100.000 a 150.000 trabajadores. Las estimaciones publicadas en el 2016 Marijuana Business Factbook  incluyen el empleo en los comercios, cultivo al por mayor, productos infundidos / concentrados empresas, laboratorios de ensayos y empresas auxiliares que se centraron principalmente en la marihuana. Es una hazaña impresionante para una industria que en su mayor parte operaron legalmente desde el año 2009, y poniendo de relieve el rápido crecimiento del sector tanto en el número como en el tamaño de las empresas. Las cifras de empleo incluyen tanto a tiempo completo como tiempo parcial. Calcularon la cifra utilizando el número estimado de empresas de marihuana en el país y el número medio de trabajadores por empresa que se emplean en cada segmento, reuniendo los datos a través de la encuesta anual de profesionales de la industria de la Marihuana Business Daily. Para poner estas cifras en perspectiva, la industria de la marihuana ahora emplea aproximadamente el mismo número de personas asistentes de vuelo en el país o desarrolladores web, administradores de bases de datos o los bibliotecarios. El lado de la industria que toca la planta es particularmente grande, el empleo es de 58,000 a 88,000 trabajadores. Pero las empresas auxiliares que no manejan la planta, tales como las empresas de iluminación para el cultivo, fabricantes de vaporizadores y empresas de servicios profesionales, también emplean a decenas de miles de trabajadores. El potencial para un mayor crecimiento de empleo es muy alto, ya que la industria está todavía en su infancia. Solo en el 2016, hay medidas electorales para este otoño en media docena de estados ya sea para legalizar la marihuana medicinal o la recreativa, con varios estados más que siguen luchando para conseguir entrar en la papeleta de este año. Si pasan incluso un puñado de estas medidas, el crecimiento del empleo se elevará significativamente en la industria. California es uno de los estados que votarán la legalización de la marihuana recreativa este año y es un gran premio en particular. Es el estado más poblado de los Estados Unidos, la legalización del uso recreativo podría tener un impacto sobre las oportunidades de negocio y el empleo tremendas. La industria también está experimentando un crecimiento considerable de empleos en algunos estados de cannabis maduros y en los nuevos mercados, como Maryland, Ohio y Pennsylvania pronto se pondrán en línea, alimentando aún más el empleo. Por Eli McVey
Medicinal

La marihuana sería eficaz en tratamientos de salud mental


thumbnail_img
Según la Encuesta Nacional de Salud, 1 de cada 10 colombianos sufre de alguna enfermedad mental como la depresión, la ansiedad o la paranoia, que según evidencia científica podrían ser tratadas con la marihuana medicinal, logrando que esta intervenga en los procesos del cerebro y regulen los comportamientos alterados. Luego de dos años de estudio, el psicólogo clínico, especialista en conductas adictivas de la UEA de Estados Unidos, Edgar León, asegura que a través de pruebas científicas ha logrado identificar con un grupo de investigación, que el cannabis puede actuar como un elemento de reemplazo de agentes en el cerebro encargados de mantener a los seres humanos equilibrados emocionalmente. “El cerebro tiene unas guías neuronales que generan unas sustancias para mantener el estado normal de las emociones, evitando que no se genere ansiedad o depresión; entonces al utilizar el cannabis medicinal, esta reemplaza las sustancias naturales del cerebro y observamos que las personas reaccionan positivamente, siendo un coadyuvante muy efectivo en el tratamiento “, sostuvo León. Curar el insomnio en pacientes depresivos e inhibir la ansiedad en personas paranoides, son algunos de los efectos que lograría el cannabis medicinal, mejorando la calidad de vida del paciente y con ayuda de la medicina tradicional, erradicar completamente la enfermedad. “Se sabe que el cannabis reduce el dolor en las personas y ahora con nuevas investigaciones puede cumplir funciones de complementar con sustancias naturales al cuerpo para facilitar el buen funcionamiento del mismo”, dijo el psicólogo León, que además enfatizó que como con cualquier otro medicamento, debe ser aprobado por el médico e indicar una dosis de acuerdo al caso de la persona. Con respecto al cuestionamiento de que los beneficios en salud mental que presenta esta planta puedan convertirse en un mayor aumento del uso recreativo, León asegura que la forma para introducir estas sustancias al cuerpo “no es recomendable el consumo de la aspiración del humo de la marihuana porque no ha habido demostraciones contundentes de que la marihuana tenga beneficios representativos de esta forma, por lo tanto ya la legislación esta regulando las presentaciones de esta”. Los estudios además indican que lejos de ser una propuesta que apoye o le haga publicidad al uso medicinal de la marihuana, también advierten sobre la posibilidad de que genere efectos secundarios en el organismo como cualquier otro medicamento, es por eso que Edgar León, quien además es miembro Colegio Colombiano de Psicólogos, hace un llamado para “establecer lazos entre los médicos y psicólogos para empezar a comprender que para que el paciente vea mejoras, debe haber un trabajo conjunto donde se identifique el problema y el médico sepa tratarlo”.
Medicinal

La marihuana sería eficaz en tratamientos de salud mental


thumbnail_img
Según la Encuesta Nacional de Salud, 1 de cada 10 colombianos sufre de alguna enfermedad mental como la depresión, la ansiedad o la paranoia, que según evidencia científica podrían ser tratadas con la marihuana medicinal, logrando que esta intervenga en los procesos del cerebro y regulen los comportamientos alterados. Luego de dos años de estudio, el psicólogo clínico, especialista en conductas adictivas de la UEA de Estados Unidos, Edgar León, asegura que a través de pruebas científicas ha logrado identificar con un grupo de investigación, que el cannabis puede actuar como un elemento de reemplazo de agentes en el cerebro encargados de mantener a los seres humanos equilibrados emocionalmente. “El cerebro tiene unas guías neuronales que generan unas sustancias para mantener el estado normal de las emociones, evitando que no se genere ansiedad o depresión; entonces al utilizar el cannabis medicinal, esta reemplaza las sustancias naturales del cerebro y observamos que las personas reaccionan positivamente, siendo un coadyuvante muy efectivo en el tratamiento “, sostuvo León. Curar el insomnio en pacientes depresivos e inhibir la ansiedad en personas paranoides, son algunos de los efectos que lograría el cannabis medicinal, mejorando la calidad de vida del paciente y con ayuda de la medicina tradicional, erradicar completamente la enfermedad. “Se sabe que el cannabis reduce el dolor en las personas y ahora con nuevas investigaciones puede cumplir funciones de complementar con sustancias naturales al cuerpo para facilitar el buen funcionamiento del mismo”, dijo el psicólogo León, que además enfatizó que como con cualquier otro medicamento, debe ser aprobado por el médico e indicar una dosis de acuerdo al caso de la persona. Con respecto al cuestionamiento de que los beneficios en salud mental que presenta esta planta puedan convertirse en un mayor aumento del uso recreativo, León asegura que la forma para introducir estas sustancias al cuerpo “no es recomendable el consumo de la aspiración del humo de la marihuana porque no ha habido demostraciones contundentes de que la marihuana tenga beneficios representativos de esta forma, por lo tanto ya la legislación esta regulando las presentaciones de esta”. Los estudios además indican que lejos de ser una propuesta que apoye o le haga publicidad al uso medicinal de la marihuana, también advierten sobre la posibilidad de que genere efectos secundarios en el organismo como cualquier otro medicamento, es por eso que Edgar León, quien además es miembro Colegio Colombiano de Psicólogos, hace un llamado para “establecer lazos entre los médicos y psicólogos para empezar a comprender que para que el paciente vea mejoras, debe haber un trabajo conjunto donde se identifique el problema y el médico sepa tratarlo”.
Legales

La Madrid: el ministro Elustondo, a favor del cultivo de marihuana


Dijo que promoverá la investigación científica de las propiedades terapéuticas del cannabis.

thumbnail_img
 El ministro de Producción, Ciencia y Tecnología bonaerense, Jorge Elustondo, brindó hoy su respaldo al proyecto de cultivar marihuana para uso medicinal y terapéutico en el distrito de General La Madrid, a unos 240 kilómetros de Bahía Blanca.    El funcionario recibió hoy al intendente de General La Madrid, Martín Randazzo, y al doctor Marcelo Morante, de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), para interiorizarse sobre el proyecto de ley que impulsan para regular el uso terapéutico de la planta conocida como cannabis.    Elustondo dijo que trabajará para agilizar la investigación científica de las propiedades de la especie herbácea.    En este sentido, propuso convocar a un comité de expertos que puedan "aportar su conocimiento para generar los protocolos necesarios para su cultivo y uso en investigación, garantizar la transparencia que una actividad de este tenor necesita, y así transmitir tranquilidad a la sociedad".    Durante la reunión evaluaron el trabajo que el municipio y la UNLP realizan desde 2014 para avalar la iniciativa, que tiene por objetivo lograr la autorización para cultivar marihuana en General La Madrid y procesarla en forma de aceite para su uso en patologías complejas.
Medicinal

Entrevista a Rick Simpson


thumbnail_img
Rick Simpson saltó a la fama en Internet entre la comunidad del cannabis después de la publicación en 2008 en YouTube de Run From The Cure, el documental que hizo público su método de elaboración de un concentrado de cannabis del que afirma que puede curar el cáncer y otras enfermedades. Sensi Seeds le entrevistó durante su reciente visita a Ámsterdam. Hola Rick Simpson, gracias por charlar con nosotros. Para empezar, ¿quién eres y de qué te conoce la gente? RS: Soy de Nueva Escocia, Canadá y hace muchos años descubrí las propiedades curativas de las extracciones que se pueden producir a partir de la planta de cáñamo/cannabis. En particular, de las variedades indica. Estoy aquí para conseguir que la planta de cannabis sea libre. En especial el uso medicinal. Nadie tiene derecho – en realidad, nunca nadie ha tenido derecho – a prohibir esta planta en primer lugar. Pero ahora hace mucha falta, hay tantas personas con enfermedades hoy en día. Nuestros sistemas inmunológicos se ven afectados por el medioambiente en el que vivimos. Vivimos en un mundo envenenado y la situación empeora cada día. El cannabis no es sólo para la salud, puede satisfacer nuestras necesidades energéticas Tenemos que liberar a esta planta porque lo que necesitamos de verdad es una economía basada en el cáñamo, en lugar de este disparate que tenemos hoy en el que todo está basado en los combustibles fósiles. El cannabis no es sólo para la salud, puede satisfacer nuestras necesidades energéticas, puede poner fin al hambre, devolver a la gente a la tierra. Creo que podría acabar con el desempleo. Ofrece a la humanidad un futuro. Y podemos devolverle vida a este planeta, pero si seguimos yendo al paso que vamos en este momento, creo que dentro de 10 ó 15 años podríamos terminar extinguiéndonos. Porque nuestros sistemas inmunológicos se ven afectados por nuestro medio ambiente y todo lo que contiene, prácticamente. Si tu sistema inmunológico se ve afectado, no tienes nada con lo que luchar. S: Ahora mismo te encuentras en Ámsterdam, sé que estuviste aquí en 2009 para la Cannabis Cup en la que recibiste el Premio Freedom Fighter of the Year, pero ¿es la primera vez que te reúnes con la familia Dronkers? R: En 2009, después de haber terminado la Cannabis Cup, me fui a Viena, y me encontré con dos de los hijos de Ben, pero de ahí no salió nada la verdad. Estaba agotado por aquel entonces, hecho polvo de todos los viajes que había estado haciendo. Pero fue muy amable de su parte invitarme a alojarme en un apartamento suyo para este evento. Por lo que veo, están haciendo un buen trabajo, así que estoy encantado de conocerles. S: Hace poco fuiste el invitado de honor durante el Cannabis Liberation Day, en el que recibiste el Premio Koos Zwart (que Ben Dronkers ganó el año pasado) por tu contribución al activismo cannábico. ¿Nos puedes contar algo al respecto? R: Todo el acto fue maravilloso, pensé. En muchos de estos actos del mundo del cannabis, hay gente rara con mucha frecuencia, pero en este caso, me encontré con que estaba conociendo a muchas personas que, realmente, están en el camino correcto para intentar conseguir que el cannabis se legalice, y de la manera adecuada. Así que me sentí muy emocionado de conseguir el premio, y muy contento de asistir al acto. La Cannabis Cup es como una gran fiesta, pero esta tenía un carácter más serio, así que me sentí muy satisfecho. S: ¿Crees que volverás por aquí? R: Oh, sí. Me encantaría. S: Estuviste trabajando en Run From The Cure 2: Run To The Cure. Hubo una plataforma de crowdfunding que se completó con éxito, y el tráiler se lanzó en 2014. ¿Nos puedes contar algo sobre el tema, sigue adelante? ¿Cuándo podemos esperar verlo? R: Ojalá pudiera decírtelo. Me paso el día recibiendo estos mensajes de correo electrónico que me preguntan por Run From The Cure 2. Estoy en ello, por supuesto; y de hecho más de una cuarta parte del dinero que se ha recaudado ha salido directamente de mi bolsillo, a través de la venta de libros. Así que la idea era que se suponía que Christian Laurette [el director y productor de Run From The Cure y la secuela prevista – Ed.] iba a realizar el documental y conseguir que estuviera listo tan pronto como fuera posible. Pero durante los últimos dos años, no he sido capaz de ponerme en contacto con él mismo. Así que no sé si le han amenazado… hay muchas formas en que la sociedad puede atacarte para ralentizar las cosas. Creo que Christian hizo un trabajo maravilloso con Run From The Cure, el original, así que de verdad que no sé lo que ha pasado. Siempre ha sido mi objetivo conseguir la mayor cantidad de información que pudiera, pero en esta situación, no tengo ni idea de lo que pasa con Run From The Cure 2. La Llamada de Atención a Rick Simpson También se están realizando otros documentales. Rodamos mucho material en la India cuando estuve allí el año pasado. Se suponía que iba a ser “La Llamada de Atención a Rick Simpson”. Ese no ha salido todavía. Hay otro caballero en los EE.UU., que ha realizado un gran trabajo documental, está muy interesado. Lo que recomiendo a la mayoría de la gente es, lo mejor que puedes hacer es dejar de leer los periódicos y dejar de ver la televisión. Apagué mi televisor en 2003 y empecé a ver documentales, y ahí es cuando consigues una verdadera educación sobre el mundo en que vivimos. No todo en Internet es cierto, pero tienes que contrastarlo, y encontrar tu propia verdad. Pero creedme, creo que esos documentales son una buena fuente de conocimientos para cualquiera. S: ¿Puedes contarnos cuando tomaste conciencia del cannabis por primera vez? R: Empezamos a oír hablar del cannabis en la década de 1960. Cuando tenía unos 20 años, todos mis amigos habían empezado a fumar cannabis. Pero por supuesto, yo soy mucho más listo de lo que eran, así que seguí con el alcohol. Tenía unos 35 años cuando al final empecé a fumar cannabis y me alejé del alcohol, y fue una experiencia muy positiva, porque te ayuda a tomar distancia del licor. Nunca consideré el cannabis una planta medicinal, nunca había pensado en ello, en realidad, hasta que me lesioné. Sufrí esta grave conmoción cerebral en 1997 que me dejó con síndrome posconmoción. Los médicos me dieron todo tipo de medicamentos y no me hicieron nada más que daño, sencillamente me hicieron empeorar. Aproximadamente un año después de que me lesionase, estaba viendo un episodio de “The Nature Of Things” con el Dr. David Suzuki, titulado Reefer Madness 2. Presentaba a todos estos pacientes que fumaban cannabis y a los que les estaba ayudando mucho, y aquellas eran enfermedades graves. En ese momento, ni siquiera tenía cannabis, así que salí y conseguí un poco de un amigo. Me lo fumé y me di cuenta, hace más por mí que cualquier cosa que los médicos me estén dando. El Programa de Acceso a la Marihuana En Canadá, tenemos el Programa de Acceso a la Marihuana (Marijuana Access Program), y pensé que podría conseguir una receta a través de un médico. Sin embargo, todos los médicos con los que hablé me dijeron lo mismo – “sigue siendo objeto de estudio”, “es malo para los pulmones”. Creía en el sistema médico, sabes, porque he trabajado durante 25 años en el sistema médico. Soy ingeniero, no soy médico, pero ha trabajado en un hospital. Así que yo creía en lo que hacían. Pero en 1999, los efectos de estos medicamentos me estaban convirtiendo en un suicida. Así que un día, en mi desesperación, me fui al médico y le pregunté “¿Qué pensaría usted si hiciese aceite esencial de cannabis, y lo ingiriese, en vez de fumarlo?” Cuando le dije eso, el médico vaciló, y luego dijo “Bueno, sería una manera mucho más medicinal de usarlo.” Pero siguieron sin darme una receta. Ya estaba cultivando cannabis en ese punto, así que hice mi propia extracción. Me da vergüenza decirlo, pero me daba miedo tomarla. Sabía por los efectos de las indicas que sería muy sedante, pero yo estaba haciendo un concentrado. No sabía qué más efectos tendría, así que me daba un poco de miedo. Casi tres años después, a finales de 2001, el doctor me llamó a su consulta. Me dijo que “No hay nada más que podamos hacer por ti, te hemos dado todo lo que tenemos, así que ahora corre por tu cuenta.” Volví a pedir una receta; me volvieron a denegar la prescripción. Así que en realidad me pusieron en una posición en la que no tenía otra opción. Empecé a tomar pequeñas dosis por la noche, más o menos una hora antes de acostarme, y a medida que subía la dosis, empecé a conciliar el sueño y conseguir el descanso que necesitaba. No había dormido bien desde hacía cinco años. Mis procesos mentales se aclararon, conseguí controlar mi tensión arterial, se curó la artritis de las rodillas. Volví a tener un peso saludable; había perdido 15, 20 kilos. Fue increíble ver cómo sucedía todo. La gente que me rodeaba también lo veía. La mejoría fue espectacular. Tres lesiones cutáneas – pero ¿por qué iba a tener cáncer? A finales de 2002, fui a ver a mi médico para saber cómo iban las tres lesiones que tenía, una cerca del ojo al lado de la nariz, otra en la mejilla, y la otra en el pecho. Las tenía desde los años 90. No se curaban. Sospeché que eran cáncer de piel. Cuando el médico les echo un vistazo, la que más le preocupó fue la que estaba cerca del ojo. Dijo que tendríamos que quitarla la primera, luego en una fecha posterior puedes venir y te hacemos las otras dos. Me operaron, y una semana después, cogí un espejo de aumento y estuve mirando donde me habían operado, y estaba infectado. Eso es habitual en los hospitales hoy en día, por desgracia. La verdad es que tenía muy mal aspecto. Justo en ese momento, me acordé de un estudio presentado en una emisora de radio local allá por 1975 que afirmaba que se había descubierto que el THC, el ingrediente activo del cannabis, destruía las células cancerosas. En este momento, pensé: “Bueno, no puede ser verdad”, porque hasta ese mismo momento había estado ingiriendo las extracciones durante casi un año, y si esto era verdad, ¿por qué iba a tener cáncer? Rick Simpson casi ni prueba el aceite Así que me duele admitirlo, pero casi ni lo pruebo. Pero pensé, bien, tengo estas zonas afectadas de todos modos, así que me limite a poner una gota de aceite en la que estaba en la mejilla y en la del pecho, y me puse una venda en las dos. Todo el mundo que tiene carcinoma de células basales siente como si tuviera astillas en la zona afectada, como astillas de madera. Y siempre es irritante, y suele hincharse o sangrar un poco, y por lo general es una lesión abierta. Me di cuenta de inmediato, tan pronto como apliqué la extracción, esa sensación de astillas desapareció. Pero no sentí nada más. Así que dejé los vendajes puestos. Cuatro días más tarde, recuerdo mirar en el espejo cuando me quitaba las vendas y la sorpresa fue sencillamente increíble. Porque estaba completamente curada, sólo había piel rosa. La del pecho estaba igual. Así que empecé a contarles a mis amigos y vecinos lo que había hecho, y a decirles “creo que esta extracción de la planta de cannabis ha curado mis cánceres”. Y por supuesto ¡todo el mundo se reía de mí! “Si claro, Rick, la marihuana cura el cáncer, sabes que estás loco”. Unas siete semanas más tarde, el que me habían extirpado quirúrgicamente volvió con ímpetu. Así que le vi desarrollarse, la hinchazón y la sensación de tener astillas en la cara. S: ¿Hicieron una biopsia cuando te lo quitaron? R: Sí, se hizo [en el de la nariz – Ed.] S: ¿Y los otros dos? R: Bueno, eran todos iguales, la misma sensación, el mismo aspecto. Este volvió así que simplemente apliqué una gota de aceite, la puse sobre la zona afectada, me lo vendé, y lo dejé durante cuatro días. Y cuando me quité la venda: curado por completo. Eso ocurrió hace más de trece años, y nunca he tenido que volver a tratar estas zonas. Fui a la consulta de mi médico unos días más tarde, para conseguir una copia del informe de patología, y lo indicaba allí mismo: carcinoma de células basales. La mujer del médico era la recepcionista, y sabía que le había pedido al médico muchas veces las recetas para el cannabis. Le dije que me gustaría volver por la tarde y tener una conversación con el médico sobre algo en lo que había estado trabajando. Me miró y me dijo: “¿De qué se trata?”. Le dije que el cáncer que me habían quitado había vuelto a salir en siete semanas, así que me lo había curado utilizando aceite de cáñamo [sic], igual que las otras dos zonas. “Yo ya estaba ingiriendo las extracciones, así que sabía que no implicaba ningún peligro…” Así que fue entonces cuando empecé a pasar las extracciones a la gente. Al principio era para enfermedades de la piel, como la psoriasis, cáncer de piel, quemaduras de tercer grado; cualquier cosa parecida la cura magníficamente. Poco tiempo después empecé a dársela a la gente para el tratamiento de cánceres internos, porque pensé, si cura el cáncer por fuera, ¿podría hacerlo por dentro? Y yo ya estaba ingiriendo las extracciones, así que sabía que no implicaba ningún peligro… A partir de ahí, se desató todo. Los resultados fueron sorprendentes, y la gente se lo contaba a sus amigos y vecinos, y luego seguía llegando más y más gente. S: ¿Puedes contarnos qué te depara el futuro próximo? R: Voy a viajar de vuelta a Zagreb el jueves, pero espero, en las próximas dos o tres semanas, viajar a España y a Portugal. Algunos de estos países son ahora mucho más abiertos que aquí en los Países Bajos. Detrás de la puerta cerrada de tu casa, puedes cultivar un cierto número de plantas de cannabis, así que me gustaría ir allí y perfeccionar estas extracciones hasta los niveles medicinales más altos. Este es mi objetivo, perfeccionar la medicina y bajar el precio. Ese es el problema con el mercado negro. ¿De dónde ha salido? De nuestros gobiernos. El cannabis se cultivó durante miles de años como cultivo agrícola, sin regulaciones, nada. Entonces, ¿por qué necesitamos regulaciones ahora? La verdad es muy sencilla, si permitiesen cultivar cannabis correctamente de la forma en que debe hacerse, podrías salir y comprar un kilo de cogollos medicinales de alta calidad por diez dólares. Es un cultivo agrícola, no es diferente del maíz o de cualquier otra cosa. Necesitamos libertad, y lo que siempre he dicho es, cuando consigamos que la planta de cannabis sea libre, nosotros también lo seremos.
Legales

La Madrid: desde el intendente hasta los policías quieren cultivar marihuana


thumbnail_img
Es la primera localidad argentina que se propone para cultivar marihuana con fines medicinales. Todos apoyan el proyecto, que los concejales aprobaron por unanimidad. La lucha comenzó con la historia de una vecina enferma de cáncer. Los fondos de la casa de Ñato dan a un campo abierto, a un horizonte infinito. La helada de la madrugada se ha disipado y las vacas pastan cerca de la huella que dejó un río angosto que ya no corre. Es lo que se ve por la ventana de su casa en esta tarde de julio. Ñato es Carlos Raúl Aisaguer, tiene 60 años y está sentado en una silla junto al hogar. Aquí huele a leña recién cortada. Ñato reparaba el alumbrado público del pueblo en el que vive, La Madrid, hasta que en 2008 le diagnosticaron cáncer de riñón, con metástasis en el esternón y la décima costilla: lo operaron de inmediato. Meses después, una neumonía lo arrojó a la cama. Entonces descubrieron varios tumores en su pulmón: se sometió a cuarenta y siete sesiones de rayos. El tratamiento daba resultados –los nódulos y las lesiones óseas se reducían– al tiempo que alteraba su vida. La boca era una llaga, la piel de las manos se desprendía. No había sueño, no había hambre. Caminar lo agitaba y estornudar era un suplicio. Ahora, Ñato cruza las piernas, apoya las manos sobre la mesa, luego una palma sobre la otra, y dice: “Siempre fui un tipo muy alegre, pero el dolor... Ese dolor no dejaba ni que me ría. Lloraba mucho, pensaba pavadas… Mi nuera estaba embarazada, yo no iba a conocer a mi nieto”. Pero eso fue antes, hace más de dos años. Antes de que le contaran que había un aceite hecho con las flores de la planta de marihuana que podía mejorar su calidad de vida. Una tintura de cannabis para aliviar su dolor, despertarle el apetito o ayudarlo a conciliar el sueño. El sol está dentro de su casa y Ñato se mira las manos –no hay pellejos, sino dos guantes de piel blanca– y sigue: “Yo la palabra cannabis no la había sentido nunca… Sabía, sí, que era algo que se podía fumar, algo recreativo. Pero cuando me contaron cómo funciona el aceite, no lo dudé. Lo conseguimos, empecé a tomar cuatro gotitas antes de acostarme y al tiempito salí de la cama, quise comer, charlaba… Volví a tener ganas, ánimo. ¿Vos sabés lo que es no poder planear unas vacaciones porque no sabés si vas a estar vivo?” Esa es la historia de Ñato. Lo que sigue es la historia del pueblo donde vive, General La Madrid, una localidad bonaerense a 460 kilómetros de Capital, que quiere cultivar cannabis con fines medicinales. En el partido de General La Madrid viven poco más de once mil personas, distribuidas en la ciudad y parajes aledaños: La Colina, Las Martinetas, Pontaut y Líbano. El edificio más antiguo fue inaugurado en 1883 y es un galpón de máquinas en el que abastecían de agua a las locomotoras. Está en la estación de ferrocarril donde ahora el tren llega los viernes y parte los domingos hacia Plaza Constitución. A una cuadra de las vías está la plaza San Martín y su arboleda de plátanos. La rodean la municipalidad, el correo, la parroquia, la comisaría y la escuela N°1. A media cuadra de la plaza está el cine, que cerró con el auge del video club y se vino abajo con el DVD y la venta pirata. Tiene 450 butacas y una de las mejores acústicas de la Provincia. En el pueblo hay cuarenta y una escuelas, todas públicas y laicas. El único boliche se llama Robinson y los sábados revienta de adolescentes y de divorciados. En el Club Deportivo Barracas muestran con orgullo una camiseta del Barça autografiada por Messi. En La Madrid no hay clínicas privadas: todos acuden al hospital municipal. Allí nacen, en promedio, ciento sesenta bebés por año. En las estadísticas policiales hay pocos allanamientos por comercialización de drogas (en general, marihuana fraccionada para la venta), algún robo y ningún crimen. En la comisaría hay quince motos secuestradas por circular con escape libre. Los vecinos con consumo problemático de sustancias son casos sueltos. Les preocupa que los chicos tomen tanto alcohol. Dos de cada diez vecinos trabajan para la municipalidad. El resto, en los comercios o en el campo. El cultivo de soja, maíz y girasol, junto con la cría de ganado es la principal actividad económica. Aquí vivía Emilia Morante, “La Coqui”. Era la costurera del pueblo, terminó el secundario siendo adulta y cuando ya había criado a tres hijos: Carlos, Mariela y Marcelo. En 2004, a Coqui le descubrieron un tumor en el cerebro, inoperable. Un día de julio del año siguiente, cuando el dolor la doblegaba, dijo que se iba con la tarea cumplida, que dejaba a tres profesionales, un contador y dos médicos. Y murió. Tenía 56 años y la lloró todo La Madrid. Años después, su hija fue diagnosticada con una enfermedad rara, llamada neurolupus. Los hermanos, Carlos y Marcelo, se turnaban en guardias nocturnas porque Mariela convulsionaba cada hora. La medicación que le habían indicado no hacía efecto. Fueron noches largas para Marcelo, el médico. En esas horas buscó algo para controlar los espasmos de Mariela y supo dos cosas: que el cannabis medicinal podría haber ayudado a su madre a transitar aquel cáncer y que, en ese momento, servía para frenar las convulsiones de su hermana. Entonces se fue a Canadá a ver cómo era eso de la marihuana como remedio. Volvió unos meses después, convertido en un experto en el tema. Le había llamado la atención que en ese país regularan el uso terapéutico del cannabis, pero no el recreativo o el industrial. Lo inquietó, también, que el Estado controlaba que fuera un fármaco de calidad, que el médico prescribía la dosis y que las farmacias habían quedado fuera del circuito. Entonces pensó en dar una charla en La Madrid, su pueblo natal. La tarde del 5 de junio del año pasado, en el Salón Blanco de la municipalidad, Morante dio el taller “Cannabis Medicinal, un remedio para el dolor”. Todas las sillas estaban ocupadas. Los vecinos que querían escucharlo, permanecieron de pie, al fondo. Morante ya era docente e investigador de la de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Plata y estaba a cargo del Area de Investigación Médica del Dolor. Pero seguía siendo ese chico criado en el campo. En la charla, vestía un ambo blanco e iba y venía delante de una pantalla que reproducía imágenes en powerpoint. Morante explicó varias cuestiones, apoyado en el modelo canadiense que acababa de conocer: que está comprobado que el cannabis actúa en ciertas estructuras del cerebro, que hay evidencia científica que respalda su efectividad y las formas de administración (en comprimidos, en vapor, en aerosol). Y dijo, también, que en la Argentina ya hay pacientes que, desesperados, fabrican su propio aceite, que eso habla de un Estado que no reglamenta y pone en peligro a los ciudadanos. Y cerró la conferencia con un mensaje al Concejo Deliberante: “Si no hay una pata política, no se podrá legalizar el uso medicinal de cannabis”. Veinticinco días después, los seis concejales de La Madrid –tres del Frente para la Victoria y el resto de Cambiemos– por unanimidad, resolvieron pedir al Congreso que modifique la legislación vigente y despenalice la siembra y el cultivo de la planta. Así estarían habilitados para realizar ensayos clínicos, es decir, para establecer evidencias de seguridad y determinar su uso adecuado. Eso los convirtió en la primera localidad del país en tener un plan para investigar el cannabis. Cuentan con el apoyo de la facultad de Medicina y de Ciencias Exactas de La Plata, y del CONICET. Pero, sobre todo, con la venia de la policía, los maestros, el cura, los médicos, los comerciantes, el club y los usuarios de cannabis, que aquí son muchos. Ana María Leibold, por ejemplo. Tiene 51 años, es asistente de odontólogo y ama de casa. Hace 14 años dieron con su diagnóstico: fibromialgia. “Me dolían los huesos, las manos. No podía levantar la pava para cebar mate”, dice. Ella y su marido, un hombre alto que se llama Mario, vivieron la procesión y el calvario. Visitaron a un psiquiatra que determinó ataques de pánico y crisis de angustia, un reumatólogo que avaló lo dicho por el psiquiatra y un traumatólogo que concluyó que lo suyo se trataba de un codo hinchado. “Vinimos a una charla que dio el doctor Morante hace unos meses y pensé: ‘Acá está mi solución’.” Consiguió el aceite, tomó una cucharadita de café y esa noche durmió como nunca. “Ani pasaba el trapo y lloraba. Hoy es otra persona. Fue un alivio para toda la familia”, agrega Mario. Blanca Galván es otro caso. Una de sus nietas, Claudia, también escuchó la charla de Morante y supuso que tenía a mano la solución para su abuela. Blanca, de 85 años, padece una enfermedad autoinmune que afecta el tejido muscular. El dolor la paralizaba y solo podía caminar si le inyectaban corticoides. Pero ese fármaco implicaba un riesgo cardíaco. Probaron con el aceite —una gota en una miga de pan, por las noches— y dio resultados. “La enfermedad rebrotaba, con crisis cada vez más fuertes. Con el cannabis pasaron a ser esporádicas y, gracias a eso, bajamos la cantidad de medicamentos que tomaba para aliviar el dolor”, cuenta su hija, Edith. “El cannabis es una excusa para rediseñarnos como pueblo –argumenta Martín Randazzo, cirujano e intendente de La Madrid–. Este proyecto tiene que ver con la identidad de los lamadritenses, una identidad que tiene que ver con la solidaridad, con estar unidos para mejorar la vida del vecino que sufre”. Randazzo asegura que esto generará, además, un centenar de puestos de trabajo y que alentará a los jóvenes a no irse de la ciudad para estudiar en otro lado. Habla, también, del cambio de paradigma en la relación médico-paciente, una teoría que comparte con Morante: es el paciente, más informado, quien le dice al médico que está probando con cannabis. Eso significa que el ciudadano le está sacando ventaja al Estado. La idea es cultivar unas veinte plantas de cannabis en un predio ubicado en el parque industrial del pueblo. Luego de cosecharlas, investigarían su uso en un laboratorio para probarlas en pacientes con epilepsia refractaria. Para eso necesitan el permiso del Ministerio de Salud y de Seguridad de la Nación. Pero ellos quieren que lo discuta el Congreso. Hace más de un año que esperan que debatan la reglamentación. “Nosotros esperamos. Lo que no espera es el dolor”, apunta el intendente. El viernes 29 de julio, la periodista mexicana Cecilia González entrevistó a Mauricio Macri. El presidente fue consultado sobre varios temas: aborto, derechos humanos, su situación patrimonial. Respecto de si hay posibilidades de legalizar el cultivo de cannabis como paliativo, respondió: “Siempre las hay, pero primero vamos a estudiar con mucha atención cuáles son los resultados que tiene Uruguay o cualquier otro país que avance en esa dirección”. Mientras tanto, en La Madrid se organizaron. En el hospital funciona el equipo de cuidados paliativos que monitorea a los pacientes que han decidido usar aceite de cannabis. Una de sus integrantes es la psicoanalista Verónica Gorgensen y dice: “La hija de una paciente con cáncer nos dijo que el aceite le había devuelto a su mamá. Esta mujer estaba deteriorada, con limitaciones y no podía conectar con su entorno. Con el tratamiento oncológico y el acompañamiento del cannabis, ella y su familia están disfrutando el día a día”, señala. Mario Conlon es el secretario de Seguridad del Partido. Dice que cuentan con el presupuesto para rodear de cámaras de seguridad al predio donde quieren cultivar marihuana. El monitoreo, prometen, será permanente. Además, en el parque industrial, harán un playón para los vehículos secuestrados en inspecciones de tránsito, por lo que contarán con custodia policial las veinticuatro horas. En el pueblo hay pacientes que cultivan marihuana para fabricar su aceite. Conlon asegura que si la fiscalía de Olavarría (de la que dependen) ordena un allanamiento, ellos deben decomisar las plantas. “Somos auxiliares de la Justicia. No hay tolerancia aunque conozcamos cada caso porque son nuestros vecinos”, explica. Y porque creen que los chicos son replicadores, dan charlas en las escuelas. “Nos llamó la atención el silencio que había en el gimnasio cuando los profesionales hablaban. Los alumnos hicieron muchas preguntas, como si el cannabis sirve para cualquier enfermedad. No hubo risas ni chistes, sino mucho interés”, cuenta Alejandra Claverie, directora del colegio N°1. Cuando la inspectora de la jurisdicción supo que habían dado esa charla, la llamó por teléfono y, enojada, le preguntó por qué hablaban de un tema sin regulación. “Le expliqué que tenemos autonomía, que hay muchos temas sobre los que no hay legislación y los tocamos en la materia Política y Ciudadanía, y que consideramos que los alumnos están en condiciones de recibir la información”, dice Claverie. Unos 400 estudiantes de entre 14 y 18 años participaron de las charlas. Para fabricar el aceite de cannabis se necesitan las flores de la planta de marihuana. Sólo dan flores las plantas hembra. En ellas se depositan los principios activos de la sustancia: los cannabinoides. Los más conocidos son el THC, el CBD y el CBN, y tienen varias propiedades medicinales. En países como Chile o Israel, la ciencia demostró que el cannabis es capaz de acompañar el tratamiento que le indican los médicos a los pacientes que sufren enfermedades crónicas o raras. Juan Carlos y el Ruso Gómez atienden el almacén de ramos generales Gómez y Cortázar. Entre los dos suman muchos años, pero no tantos como el local que mantienen en pie: no se ponen de acuerdo, pero la apertura podría haber sido en 1896 ó 1898. Los hermanos no saben cómo se produce el aceite de cannabis pero vieron cómo su vecino Ñato se sacudió la depresión con la gotitas. “Estoy completamente de acuerdo con el proyecto de cultivar cannabis, siempre que sea con fines terapéuticos, ¿no? Acá confiamos mucho en quienes están detrás, porque nos conocemos todos. Ellos nos explicaron que hay que ponerse en el lugar del otro, del que sufre. La Madrid está dando un paso importante en este asunto”, dice el Ruso. Aquí es todo herrumbe. El Ruso está de pie junto a la salamandra, rodeado de aluminio, tornillos, llaves; muy cerca del dispensario donde hace añares guardaban la yerba, el arroz y el azúcar para venderla al peso. El Ruso está a un paso de la bandeja donde ponían las masitas de yapa y a unos metros de las bobinas en las que enrollaba las sogas de yute y de cáñamo. El hombre está lejos de esa piecita donde arrumbó los sifones de copetín, esos que se terminaban en tres chispazos.
Medicinal

Lo que la marihuana puede hacer por su salud


Varios grupos de investigación exploran nuevos usos de compuestos del cannabis contra el cáncer, la epilepsia y otras dolencias

thumbnail_img
Miles de años después de las primeras referencias históricas del consumo demarihuana, el potencial médico del cannabis sigue estando por explotar. Se debe a la falta de conocimiento básico. Hace solo 25 años que se descubrió el sistema endocannabinoide, una extensa red de comunicación entre neuronas y otras células del sistema nervioso central y otros órganos cuyo funcionamiento es modulado por los principales compuestos activos del cannabis. El propio organismo genera variantes endógenas de esas sustancias para regular funciones cerebrales fundamentales como la conducta, la memoria y el dolor. Ahora, el reto es convertir los cannabinoides en fármacos más efectivos contra un rango cada vez más amplio de dolencias, desde los tumores más agresivos a la epilepsia. “Por una lado tenemos una sustancia que se ha consumido durante siglos, pero cuyos efectos se han probado en muy pocos estudios clínicos con pacientes”, explica Manuel Guzmán, que dirige un grupo de investigación sobre cannabinoides en la Universidad Complutense de Madrid. Por otro, dice, cada vez se tiene más conocimiento básico de sus efectos gracias a los estudios con animales y células humanas. En uno de esos estudios, Guzmán y otros autores demostraron que los cannabinoides como el THC, el principal responsable de los efectos psicoactivos de la marihuana, reduce el crecimiento de los glioblastomas, un tumor de cerebro muy agresivo y difícil de tratar. “Hay muy buenas evidencias de que el cannabis puede eliminar el cáncer en células humanas y ratones, pero las pruebas sólidas de que lo hace en personas son aún muy pocas”, reconoce. Su equipo colabora en un ensayo clínico que está probando en Reino Unido la eficacia de Sativex, un fármaco que contiene los dos principales compuestos del cannabis (THC y cannabidiol, o CBD), para pacientes cuyos tumores han resurgido tras la cirugía. El fármaco se administra junto a la quimioterapia convencional. “En unos meses”, explica Guzmán, su equipo espera comenzar el primer ensayo clínico en España para probar la efectividad conjunta como tratamiento de primera línea en pacientes con glioblastoma. Según Guzmán, que preside la Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides, “estamos viviendo un boom” en la investigación en usos novedosos de los cannabinoides. Han sido impulsados en parte por experiencias personales de pacientes o familiares con el uso de marihuana para aliviar sus síntomas. La aplicación más llamativa es el CBD para reducir el número de ataques epilépticos en niños con síndrome de Dravet. Su efectividad ya se está probando en ensayos clínicos. En sus orígenes, los tratamientos ya aprobados de estos compuestos contra los espasmos de la esclerosis múltiple o el dolor y las náuseas en el cáncer también tuvieron su origen en evidencias “anecdóticas” registradas en enfermos que usaban marihuana. “Los receptores de THC son de los más abundantes en el cerebro, más que los de dopamina o serotonina, por eso tienen un gran potencial para conseguir nuevos fármacos”, explica Rafael Maldonado, investigador del laboratorio de neurofarmacología de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. Una de las barreras para transformar la marihuana en medicamento son sus efectos psicoactivos. Su equipo ha conseguido por primera vez disociar los efectos terapéuticos del THC de los alucinógenos. El objetivo de esta investigación,realizada en ratones y recién publicada en PLoS Biology, es buscar fármacos contra el dolor que no provoquen pérdida de memoria o alteraciones en la conducta. Alzhéimer El trabajo describe un péptido (una proteína de pequeño tamaño) que, administrado a los roedores, bloquea gran parte de los efectos “indeseables” de la marihuana conservando sus otras funciones analgésicas. “Por ahora, todo hace pensar que ese mismo compuesto sería inocuo en humanos”, señala. Su equipo forma parte del consorcio europeo Neuropain, dotado con seis millones de euros en parte para buscar nuevas aplicaciones de los cannabinoides contra el dolor neuropático, que surge tras la alteración de nervios por el cáncer u otras patologías y que no responden bien a los analgésicos. El referente más común, explica Maldonado, son los casos en los que un miembro amputado sigue doliendo. La marihuana sigue siendo un pozo sin fondo para la investigación biomédica, tanto que muchos científicos ya ni piensan en ella. Se cree que hay entre 60 y 90 cannabinoides, muchos de ellos aún sin explorar y que deberían ser incluidos en “quimiotecas” para su estudio. “Hemos sobrepasado a la marihuana, hoy el campo de investigación es infinitamente más amplio y debería dejar de ser vinculado con esta”, explica Javier Fernández-Ruiz, catedrático de bioquímica de la Universidad Complutense de Madrid y miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Neurodegenerativas. Los cannabinoides pueden ser un buen aliado en la guerra contra el alzhéimer o el párkinson, las “enfermedades típicas del siglo XXI” debido a la longevidad cada vez mayor de la población, explica Fernández-Ruiz. El paso del tiempo hace que el cerebro pierda neuronas y que gran parte no se repongan. Esto se debe a múltiples factores como la oxidación o la falta de riego vascular. “Los cannabinoides parecen ser capaces de corregir varios de estos problemas a la vez”, explica Fernández-Ruiz. Su próximo proyecto es un estudio en perros que sufren una enfermedad parecida a la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) para probar el efecto del THC y el CBD. Todos los expertos consultados piden mucha cautela ante estas líneas de investigación. “Estoy seguro que en el futuro habrá un medicamento contra tumores cerebrales basado en cannabinoides, pero los pacientes actuales no se podrán beneficiar de ellos”, advierte Fernández-Ruiz. USOS LEGALES EN ESPAÑA El único fármaco basado en compuestos de la marihuana aprobado en España es el Sativex contra la espasticidad (contracción permanente de ciertos músculos) en pacientes de esclerosis múltiple, explica Javier Fernández-Ruiz, ex-presidente de la Sociedad Española de Investigación sobre Cannabinoides. El fármaco lo elabora GW Pharmaceuticals, una compañía británica que abandera el uso farmacológico de estos compuestos. El fármaco, un spray bucal, también puede ser usado como tratamiento compasivo contra el dolor y las náuseas asociados a la quimioterapia. Para ello el médico debe pedir un permiso a la Agencia Española del Medicamento. “Con mucha frecuencia los pacientes nos preguntan por esto”, ya que “es algo que se puede hacer y a veces los oncólogos no lo saben”, explica Fernández-Ruiz. El Sativex es "muy similar" al aceite de cannabis "casero", explica Manuel Guzmán. El problema de usar esta segunda sustancia en investigación es que cada planta tiene una composición de THC o CBD diferente y por tanto es difícil o imposible de usar en estudios científicos. El medicamento, en cambio, tiene un grado de pureza estandarizado y siempre lleva la misma proporción entre THC y CBD, entre otras características que permiten su uso farmacológico. Este experto opina que estos dos compuestos van a monopolizar la búsqueda de nuevos tratamientos en el corto plazo. "Espero que en cinco años haya nuevas aplicaiones para ellos, más adelante, es posible que se le sumen otros compuestos", explica.  
Medicinal

Farmacéutica Acaba De Aportar $500,000 A La Campaña Que Se Opone A La Legalización Del Cannabis En Arizona


thumbnail_img
La semana pasada la farmaceútica Insys Therapeutics aportó $500,000 dólares a la campaña que se opone a la legalización del cannabis en Arizona, según revelan los reportes de campaña.   Este aporte es uno de los más significativos que hasta el momento ha tenido la oposición liderada por “Arizona por una política responsable de Drogas”, el grupo más importante. Lo anterior, liberaa tenciones entre ambos bandos. Los que apoyan la Propuesta205, sometida a votación en noviembre, aseguran que habilitar el acceso al cannabis eliminaría la necesidad de los pacientes a utilizar drogas sintéticas. Insys Therapeutics es la creadora del analgésico Fenatyl el cual ha demostrado ser altamente adictivo. Tanto así que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés) le han adjudicado una serie de muertes por sobredosis en años recientes. La droga que mató hace unos meses cantante Prince y posiblemente al actor Philip Seymur (Subsys, fenatyl), le generó solo en el primer cuarto del año, $62 millones de dólaresde ganancias a la farmaceútica. Esto representa más del 100 por ciento de sus utilidades. Tampoco es la primera vez que la empresa busca incidir en la política pública del cannabis. El año pasado hicieron una solicitud a la Administración contra el Control de Drogas (DEA)para que retirasen las restricciones contra la elaboración de versiones sintéticas de cannabidiol (CBD), un componente con alto valor medicinal en esa planta. Los activistas de Arizona se enfrentan ante una empresa que acaba de recibir el visto bueno de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para su nueva droga basada en la reproducción sintética del componente activo del cannabis conocido comodelta–9–tetrahidrocannabinol (Δ9-THC). La droga lleva por nombre Syndros y recibe el visto bueno para tratar el Sida y los síntomas del cáncer. Los defensores del movimiento de legalización en Arizona desconfían de las verdaderas intenciones de la empresa para dejar libre el terreno para la comercialización de Syndros y Fenatyl. “Parece que lo intentan aniquilar el mercado no farmacéutico de cannabis para beneficiar sus bolsillos” comentó J.P Holyoak en una declaración. En un email dado a conocer por Washington Post, Insys declara que “se han aliado con los políticos electos, las organizaciones y empresarios para oponerse a la Proposición 205 ya que es un fallido intento para proteger la salud de las personas y los niños de Arizona”. Sin embargo, los activistas defienden que el argumento de la salud pública alegado por la empresa no tiene validez, ya que el cannabis ha demostrado ser efectivo en el tratamiento del dolores crónicos sin necesidad de analgésicos ni otro tipo de medicamentos. Así bien, estudios han demostrado una caída del uso y sobre dosis de opioides en los lugares donde actualmente cuentan con programas de cannabis medicinal. Sobre el tema Insys responde: “Creemos firmemente en el potencial clínico de los cannabinoides. Como muchos en la comunidad de la salud, esperamos que los pacientes puedan beneficiarse de los productos en los ensayos clínicos donde estos han demostrado ser seguros y efectivos”. La campaña Regulate Marijuana like Alcohol (Regulen la marihuana como el alcohol) ha recogido $3 millones de doláres, mayoritariamente de parte del grupo Marijuana Policy Project. La donación de Insys pone en entredicho la ventaja que tenía sobre los opositores.
Medicinal

MADRID - Médicos y pacientes piden regular el cannabis medicinal para evitar su situación de "indefensión sanitaria y jurídica"


thumbnail_img
La falta de una regulación del uso medicinal del cannabis y sus derivados en España pone a los pacientes y a los médicos que defienden este uso ante la situación de "desprotección" e "indefensión sanitaria y jurídica", según han explicado el doctor Manuel Guzmán, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad Complutense de Madrid y Carola Pérez, presidenta del Observatorio Español de Cannabis Medicina (OECM), plataforma que ha sido presentada este lunes y que está integrada por investigadores, médicos y asociaciones de pacientes. El Observatorio Español de Cannabis Medicinal fue creado en octubre del pasado año ante la necesidad de coordinar y realizar actividades y proyectos orientados a conocer las propiedades del cannabis y sus derivados siempre orientado a su uso medicinal, sobre todo, advierte, "basándonos en resultados de estudios científicos y ensayos clínicos", explica a Europa Press su presidenta. En el mismo sentido, Guzmán explica que "la idea del observatorio es intentar abrir los ojos a la Administración ante un problema en el que no debería mirar a otro lado". "Hay que hacer ver a la Administración que no se están aprovechando adecuadamente las propiedades medicinales de una planta tan valiosa como es el cannabis, y que los pacientes están en una situación de indefensión sanitaria y jurídica", explica el experto. Lo cierto es que estos pacientes no están siendo tratados en las condiciones óptimas, "muchas veces los especialistas no se quieren meter en el tratamiento de un paciente con una sustancia que es alegal"; y, por otro lado, muchos están utilizando preparados que no han pasado un control por parte de la Administración, con lo que se está poniendo en riesgo su salud. "Se trata de una sustancia que aunque está tolerada en nuestro país sigue siendo ilegal, con lo cual un paciente puede ser sancionado, se le puede decomisar la mercancía y en ocasiones debe acudir al mercado negro o a los club de cannabis que se encuentra muchas veces en un limbo legal", explica en una entrevista a Europa Press, al tiempo que recuerda que "es un problema que hay que afrontar y no mirar para otro lado". "Necesitamos que los políticos tengan voluntad de cambiar leyes", añade Pérez, quien estaca que el acceso a estos productos es por el mercado negro, el autocultivo o a través de los clubs de cannabis. Asimismo, a través de Internet estos pacientes tienen acceso a aceites sin embargo son productos sin control sanitario. "Es necesario que entiendan que el dolor y el sufrimiento no puede esperar, más sabiendo que tenemos un tratamiento que es un paliativo, natural y nada tóxico; no es comprensible que estemos en esta situación todos los enfermos y el Gobierno no nos ayude a paliar el sufrimiento. Está situación no es humana", advierte la presidenta del observatorio. PUEDE HABER MAS DE 70.000 PACIENTES Existen cinco grupos principales de pacientes que se podrían beneficiar de esta situación. Por un lado, aquellos con dolor crónico de distintos tipos, desde dolor neuropático hasta migraña; los que sufren enfermedades inflamatorias crónicas como la enfermedad de Crohn y el reumatismo; y lo que tienen enfermedades psiquiátricas como la depresión severa y el síndrome de estrés postraumático Además, para pacientes con enfermedades neurológicas como la esclerosis múltiple, la epilepsia y el síndrome de Tourette; y, finalmente, aquellos que sufren nauseas y pérdida de apetito de distintos orígenes, sobre todo oncológicos; así como otras enfermedades como el asma y el glaucoma. Asimismo, en los últimos años se esta investigando su uso como antitumoral. No hay un dato estimado de cuantas personas en España debería tener acceso a estas terapias, sin embargo "si tenemos en cuenta el número de personas que vive con dolor crónico en España, más aquellas en procesos de cáncer, más las personas con enfermedades neurodegenerativas, hablaríamos de muchísimas personas podrían verse beneficiadas, más de 70.000 personas", advierte. ¿POR DÓNDE EMPEZAR? Sin meterse en la legalización lúdica del cannabis, Guzmán recuerda que hay diferentes modelos en muchos países, "y todos están funcionando sin ninguna peligrosidad social". Ellos abogan por introducir el cannabis medicinal en dispensarios autorizados por el Gobierno o las CCAA; una prescripción realizada bajo control médico y, finalmente, un control sobre los preparados del cannabis y sus derivados de modo que estén analizados como cualquier fármaco para demostrar su seguridad. "Inicialmente lo más sencillo sería habilitar a través de farmacias, centros hospitalarios o ambulatorios la prescripción de preparados fiables a precios razonables", añade el experto que no quiere dejar pasar el alto coste de muchos de estos productos que lo pacientes no pueden permitirse. Después, considera que, en el futuro, podría estudiarse si es bueno regular el autoconsumo, y otras formar de administración de estas sustancias siempre hablando de su uso como tratamiento. Actualmente, sólo 10 países cuentan con una legislación que garantiza a sus ciudadanos el acceso al uso medicinal del cannabis y los cannabinoides, los compuestos activos encontrados en las plantas del cannabis, que pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de los pacientes de un modo considerable. Cerca de otros 20 países permiten un acceso limitado a los medicamentos basados en cannabis solo en ciertos casos específicos. Más recientemente, a principios de 2016, el Parlamento Australiano ha legalizado el cannabis medicinal tras una larga campaña. En cualquier caso, informan en el Observatorio "todavía quedan 150 países en los que no existe acceso a las medicinas basadas en el cannabis". "En España la situación es dantesca", explica Carola, quien recuerda que, por un lado, está regulado el uso de un medicamento derivado del cannabis, 'Sativex,' al que tienen acceso los pacientes de esclerosis múltiple en línea 2", sin embargo pacientes como ella, con dolor neuropático, el acceso a este medicamento de farmacia hospitalaria es mediante receta médica y el abono de 510 euros, pese a que se le ha autorizado como medicamento de uso compasivo. Sin embargo, existen productos como el aceite de cannabis mucho más económicos que pueden ayudar a controlar el dolor. "Antes estaba tomando 19 pastillas diaria y ahora me encuentro solo con dos y el cannabis, de ser una persona inmóvil en casa, llorando, sufriendo, sin dormir ni comer, esto ha sido una recuperación absoluta", explica. El consumo social del cannabis en España está cada vez más normalizado pero, sin embargo, el consumo terapéutico es desconocido y, lo que es peor, puede verse ignorado por ese uso lúdico. Sin embargo, lo pacientes demandan una regulación que ponga al mismo nivel de otras terapias farmacológicas el uso del cannabis y sus derivados. "Los enfermos nos encontramos en una situación de desprotección absoluta", incide la presidenta del observatorio, quien recuerda que "ella no tiene problema de comprar un tramadol (analgésico opiáceo) en la farmacia pero puedo ser multada si me acerco a un club cannábico". Esta situación no beneficia al paciente, porque más allá de la indefensión, se encuentra el estrés al que se enfrentan ante la situación de ser multado, ha añadido.
Institucional

Cogollos del Oeste: “Cada 1 hora 10’ se detiene a un usuario”


thumbnail_img
La Izquierda Diario entrevistó a Facundo Rivadeneira y Pablo Álvarez, activistas de la asociación “Cogollos del Oeste”. Conversamos sobre los usos del cannabis y del cáñamo industrial, la lucha por el cannabis medicinal, los obstáculos para su legalización y sus aportes en los proyectos de ley presentados en el Congreso Nacional. ¿Cuál es el objetivo de Cogollos del Oeste? [-]  CoDelO es una asociación formada hace cinco años por usuarios y cannabicultores. Se formó con el fin de nuclear a los cultivadores que estábamos ante una situación de vulnerabilidad ante la policía y en un marco que se estaban formando y evolucionando muchas organizaciones. Nuestro objetivo principal es un cambio social y sabemos que la herramienta para ese cambio es la información. Por eso lo que más trabajamos es la información verídica. Hay mucha información falsa enlos medios, sobretodo en Internet y en redes sociales. Previo filtro y trabajo, nosotros exponemos en diversos portales que manejamos en nuestra página web, Facebook, Twitter, etc. todo lo que tiene que ver con la actualidad de noticias sobre políticas de drogas, sobre cannabis, su uso medicinal y cáñamo industrial. ¿Qué los motivó a concientizar sobre los usos de la marihuana? [-]  Los derechos humanos y la injusticia. Cada 1 hora 10’ se detiene a un usuario. En este momento que pasó que estamos con ustedes ya hubo dos detenidos. Hay 10.000 causas anuales, 9.450 causas por tenencia o consumo. Hablando de los usos del cannabis, últimamente se ha visibilizado mucho el debate alrededor del cannabis medicinal, también la última marcha en mayo logró expresarlo en las calles. ¿Por qué ahora volvió el debate? [-]  Para empezar la convocatoria a esta marcha fue muy similar a la del año pasado y al del anterior. Fueron entre 150 y 200 mil personas. Sabemos que hay un movimiento que se generó a raíz del cannabis medicinal, liderado por padres y usuarios medicinales que están llevando la bandera en este momento. Estamos ahí para apoyarlos. Hay que explotar todo lo que tenga que ver con la información con respecto al cannabis medicinal y con lo que está sucediendo. Hay que apoyar y ser muy estratégicos, trabajar de manera colectiva, elaborando consensos y acompañándonos que es lo más importante. Hoy en día es una herramienta de lucha el cannabis medicinal, quienes lo conocemos hace tiempo lo tomamos así y para muchos que antes no lo sabían lo toman como una herramienta de vida. ¿Cómo es el tratamiento de los medios tradicionales sobre el debate del cannabis medicinal? [-]  Malo. Peor que la falta de información, es la mala información. Mienten. Se basan en ensayos y posiciones que son obsoletos. Hay estudios sobre epilepsia desde el año 1949. Hay trabajos hechos en ratas con cannabis y células cancerígenas en tumores de cabeza. Hay remisión de enfermedad pero no se puede seguir investigando porque está prohibido. Es decir, no se puede investigar en humanos. Hay más de 20.000 trabajos científicos que avalan la interacción entre nuestro cuerpo y los fitocannabinoides. Todos los mamíferos nacen con un sistema endocannabinoide. Tiene que ver con nuestro sistema inmunológico, con nuestra salud y con nuestro bienestar. Tenemos la suerte de conocer verdaderas historias y tener esa fuente empírica, tener la certeza de cómo funciona el cannabis. Ver como un chico deja de convulsionar, que un chico con autismo conecte, que una persona con cáncer se sienta mucho mejor, empiece a comer y aumente de peso. Una persona con esclerosis múltiple deja de tener temblores a los instantes que consume cannabis. Las personas con fibromialgia dejan de tener dolores y pueden dormir en la noche. Pero está prohibido y no se puede investigar, esa es la hipocresía. ¿De qué manera la ilegalidad del cannabis fortalece al entramado del crimen organizado y el narcotráfico contando con la complicidad estatal y policial? [-]  El tema de la ilegalidad es un tema de plata y poder político organizado. Acá hay un solo “cartel” que es la policía. Maneja la transa, la trata, el juego clandestino, en todo está la policía, ellos son el ente regulador ilegal. Crimen con chapa. El cannabis es la sustancia que más se consume a nivel mundial y Argentina no es la excepción. Porque más allá del aspecto legal, hay un cambio de conciencia cultural. Acá el cambio no fue legal porque seguimos con la misma ley de décadas atrás pero sí hay un cambio cultural. Cuando se habla de mezclar todo, también se corre un riesgo en no informar sobre las otras sustancias. Entonces está bueno hablar de reducción de daños. Si se hubiera informado, los chicos de la Time Warp hoy estarían con nosotros. El uso está muy ligado al contexto socioeconómico de los usuarios… [-]  Siempre. Sobre todo en tiempos de prohibición. A la persona de clase alta nunca le va a faltar la sustancia de mejor calidad a mucho dinero obviamente ilegal. A la persona de pocos recursos le puede costar la vida. Eso no lo ve la ley. En tiempos de “narcotráfico cero”, más se agranda la falacia de la lucha contra el narcotráfico. Además el postulado de la lucha contra las drogas ya fracasó por la cantidad de muertos. En este contexto de ilegalidad se generan grandes negocios políticos. Una cadena miserable de circulación de plata y crimen. El autocultivo es una manera de resguardar al que decide consumir cannabis. Nosotros no hacemos apología, le decimos al que ya decidió consumir que lo haga de la mejor manera y lo más sano posible. ¿Quien encabezó el prohibicionismo? [-]  DuPont, la Iglesia, los medios hegemónicos, la derecha. En realidad la prohibición arrancó por el cáñamo, no por el cannabis. Cuando se desarrollan las patentes de los primeros plásticos por ejemplo teflón, lycra, nylon, el competidor principal era el cáñamo. Las empresas junto con los medios empezaron una dura campaña contra él. Después de esa campaña de demonización, sumaron la del cannabis que lo aplicaron a los negros y mexicanos de Estados Unidos. Asociaron el consumo del cannabis a una cantidad de barbaridades. Por ejemplo, si el hombre negro fumaba cannabis iba a mirar de una forma libidinosa a la mujer blanca. Por eso empezaron a perseguir a los consumidores. El cannabis acompañó a la humanidad desde sus principios. Tiene 5 mil años de uso y 80 años de prohibición. ¿Cuál es la importancia del cáñamo industrial? [-]  Es una herramienta necesaria para nuestro medio ambiente. Hay un quiebre en la psiquis del hombre en su desarrollo a partir de su conocimiento tanto artístico como tecnológico. Descontamina el piso por ejemplo. Se hicieron varios estudios sobre suelos radioactivos. De todas las especies vegetales, lo único que sobreviven son dos: el girasol y el cáñamo. Con la diferencia que el último absorbe los efectos radioactivos y los metales pesados que quedan en el piso. Es una planta muy útil, tiene muchos usos en la industria. Por un lado se extrae la semilla para la obtención de aceite, por otro se extrae la fibra para textil, la pasta de celulosa para hacer papel, también etanol y con lo que queda se pueden hacer otros productos. Es uno de los mejores aislantes que existen. Sería una perfecta planta para hacer la rotación de cultivo porque hacia el final del ciclo entrega muchos nutrientes al suelo, entonces re fertiliza. Podría descontaminar napas de agua. Se lo utiliza para construcción en seco, plásticos, de su semilla se puede extraer biodiésel, lo cual ahí ataca otra gran industria que es la del petróleo. Todo tiene explicación científica para esta planta. Con respecto a la legislación, se presentaron muchos proyectos sobre el cannabis. ¿Por qué opinan que durante los últimos 15 años no se avanzó? [-]  Tuvimos que llegar a la situación de que una madre desesperada vaya a golpear las puertas de todos los despachos para que se cambie la ley. Hace dos años teníamos a 200 mil personas en la plaza, teníamos los medios, fuimos tapa de Clarín, la misma cantidad de detenidos por consumo. ¿Por qué apoyan el proyecto de ley presentado por Myriam Bregman del Frente de Izquierda? [-]  Nosotros apoyamos la lucha por un cambio en la ley. Cuando los diputados se comunicaron con nosotros pidieron una opinión y tratamos de ayudar. Está bueno el proyecto que se ha redactado. De por sí tiene una intención más de avanzada. Apuntamos a que el espacio político nos escuche y articule. Creemos que existe la construcción colectiva. Está bueno que nos convoquen los legisladores, que nos pregunten qué nos parece el proyecto, que nazca desde abajo. Incluso rescatar el apoyo mutuo de los legisladores con respecto a la temática. Se han presentado más de diez proyectos entre cannabis medicinal, despenalización, ley de drogas, lo que abarca a las cinco o seis comisiones que tratan la temática. Es para rescatar tanto del Frente de Izquierda como de otros sectores que se han abierto a debatir. La despenalización sería el paso previo a la legalización. Tiene que ver con la coyuntura lamentablemente, hacia dónde va el poder político. Sabemos que en el 2012 lo que apuntaba el proyecto de ley era la despenalización. Hoy es el cannabis medicinal, siendo el objetivo final derribar el paradigma de la prohibición. Nos podemos adaptar a escenarios nuevos pero el cannabis tiene que ser legal, derribar ese paradigma que es lo que trae la violencia, las muertes, la desigualdad, la fuga de divisas, el lavado de dinero, corrupción y trata de personas.La amnistía tiene que suceder. Tenemos compañeros que hace tres años que están con prisión por 20 gramos de prensado. O que están boyando en el limbo judicial, de cárcel en cárcel, activistas que el juez tiene que definir su sentencia. Algunas causas comenzaron por cultivo y le terminan sumando apología por ir a una marcha. Eso es un mensaje hacia todos, una advertencia. Igualmente seguimos marchando y diciendo la verdad. Se está mal informando diciendo que quema las neuronas cuando en realidad es un regenerador. El prohibicionismo ha hecho un trabajo excelente en ese sentido.
Legales

Diputados argentinos llegan a Chile por debate sobre marihuana


Escucharán debate sobre el uso medicinal de la marihuana.

thumbnail_img
Con el fin de conocer  sobre el debate que realiza la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados es que un total de nueve diputados argentinos viajó a Chile, gestión facilitada por Fundación Daya. En conferencia de prensa, los parlamentarios, de diversas bancadas políticas, fueron encabezados por Carolina Gaillard, Presidenta de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados de Argentina, actividad en la que también estuvo la Directora Ejecutiva de Fundación Daya, Ana María Gazmuri, además de la Presidenta de MamáCultiva, Paulina Bobadilla y la Presidenta de MamáCultiva Argentina, Valeria Salech. “Celebramos este tipo de encuentros y esperamos que sigan existiendo, y así seguir juntos el camino en pro de una mejor salud para todos”, comentó la Directora Ejecutiva de Fundación Daya, Ana María Gazmuri. “Compartimos la mirada de los parlamentarios, el debate por el uso medicinal de cannabis es una oleada regional y creemos sinceramente que abrazándonos y trabajando en conjunto, podemos lograr una mejora en la calidad de vida de las personas”, agregó la representante. Por su parte, la Diputada Gaillard agradeció a Fundación Daya y MamáCultiva porque “gracias a estas organizaciones, pudimos coordinar agenda para conocer cómo se implementa y cómo funciona el uso medicinal de cannabis en Chile”. La parlamentaria argentina indicó que “entendemos que hay una necesidad concreta de miles de madres y pacientes que no han tenido mejoría con tratamientos convencionales, y conocer la experiencia chilena, impulsada por Fundación Daya y MamáCultiva, nos permite entender cómo encarar el proyecto de ley que tenemos en Argentina”. Gaillard recalcó el hecho que los nueve diputados que viajaron a Chile son de distintos bloques políticos, y esto se debe a que “lo central es poder garantizar a todos el acceso a la salud, que es un derecho fundamental”. Quien también se refirió a la visita fue la Diputada Nilda Garré, quien indicó que “los chilenos tienen mucho que contarnos, mucho que decirnos y enseñarnos, y agradecemos su buena voluntad para apoyarnos en nuestro trabajo legislativo, donde queremos dar una solución lo más rápido posible a las personas que tienen alivio con el uso medicinal de cannabis”. La agenda de trabajo de los parlamentarios partió el lunes 26 de septiembre cuando asistieron a la Comisión de Salud de la Cámara de Diputado de Chile, en medio del debate que se realiza por la modificación a la ley 20.000 de drogas. Luego de la conferencia de prensa, los diputados sostuvieron reunión con pacientes de Fundación Daya, además de médicos de la organización, para luego dar paso a una reunión con expertos en políticas de drogas. “Con esta visita a Chile y Fundación Daya nos llevamos mucha riqueza para la toma de decisiones en Argentina, y entendemos que regular el uso medicinal de cannabis es un tema urgente, por lo que trabajaremos todos juntos para lograr lo mejor para las personas”, esgrimió el Diputado Sergio Wisky. La Presidenta de MamáCultiva Argentina, Valeria Salech, calificó esta reunión como “histórica”, ya que “es un avance muy importante que, frente a tanta división ideológica en Argentina, se unan diversos bloques políticos frente a esta causa”. Finalmente, quien también quiso referirse al encuentro fue la Diputada Diana Conti, quien comentó que “nos gustaría tener una ley parecida a la de Chile, donde la tenencia de cannabis no es delito, y es importante que todos entiendan que la puerta de ingreso a las drogas duras no es el cannabis, sino el contacto con el narcotraficante”. En la visita de los parlamentarios argentinos, Ana María Gazmuri hizo entrega oficial de una carpeta con un compendio de evidencia científica sobre uso medicinal de cannabis, documentación preparada por Fundación Daya. Cabe destacar que los otros diputados argentinos presentes fueron el Presidente de la Comisión de Seguridad Interior, Luis Petri; las Diputadas Gabriela Troiano y Blanca Rossi y los Diputados Jorge Franco y Andrés Guzmán. Daya también ha estado presente con su experiencia en la discusión parlamentaria en la Asamblea Nacional de Ecuador.
Medicinal

«EL QUE CREE QUE EL CANNABIS TE VUELVE LOCO Y NO TIENE EFECTOS TERAPÉUTICOS TIENE MALA FE O ES UN IGNORANTE»


thumbnail_img
Manuel Guzmán, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad Complutense de Madrid, explica por qué considera que España debe legalizar el cannabis medicinal durante la presentación del Observatorio Español de Cannabis Medicinal (OECM). Cuando se habla de cannabis se suele hacer siempre la misma fotografía. Se piensa en jóvenes con rastas, que escuchan a Bob Marley y fuman sin otro motivo que la diversión. Esta fotografía, pese a ser reduccionista, es real. Pero no es la única. Hay otra, bastante menos lúdica. Es la de personas con cáncer, esclerosis múltiple, enfermedad de Crohn...o de aquellos que, un día cualquiera, sufrieron un golpe o una caída que los obligó a someterse a once operaciones de espalda en solo un año, como le sucede a Carola Pérez, que sufre dolor crónico neuropático, se sometió a la extracción del coxis y espera en breve su operación número doce. Carola lucha cada día contra el dolor, solo apaciguado con el cannabis (toma Sativex, que no le basta y que le cuesta 510 euros) y eso, en cierto modo, lo que la ha llevado a intentar ayudar a otros poniéndose al frente del Observatorio Español de Cannabis Medicinal (OECM). El pasado martes en Madrid se hizo la presentación oficial del Observatorio y allí se reunieron investigadores, médicos y pacientes con el objetivo de acercar el cannabis medicinal al público general, precisamente el que suele olvidar la fotografía de los pacientes. ¿ANTITUMORAL? Ya hay estudios clínicos que demuestran que, en el caso del cáncer, los cannabinoides pueden ser útiles para paliaralgunos efectos de la enfermedad como la pérdida de apetito, el dolor, o los efectos de la quimioterapia, como las náuseas o los vómitos. Pero los investigadores quieren ir más allá y no solo investigar acerca de la función del cannabis como paliativo sino como antitumoral. Aún no hay estudios que lo demuestren, al menos en humanos, pero sí se han obtenido avances en animales. «Trabajamos para dilucidar si los cannabinoides son compuestos antitumorales y ver si, combinados con otras terapias, podrían servir para el tratamiento efectivo del cáncer, al menos de los más malignos y con mayor incidencia», explicaManuel Guzmán, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad Complutense de Madrid. También el Observatorio lleva otra línea de investigación basada en la relación entre los cannabinoides y las enfermedades neurológicas, sobre todo las neurodegenerativas como el alzhéimer, el párkinson, la esclerosis múltiple, o la esclerosis lateral amiotrófica para dilucidar si los cannabinoides pueden proteger a la neuronas y actuar comomoléculas protectoras de la neurodegeneración. Pero mientras se avanza en este campo, los defensores del cannabis medicinal piden en España algo, si cabe, más urgente para ellos: su legalización. Los enfermos, explica Guzmán, están ante una situación de inseguridad jurídicaporque están usando un preparado de cannabis que, a día de hoy, es ilegal y eso pone al paciente en una situación desagradable en la que puede ser perseguido o se le puede poner una sanción administrativa. EJEMPLOS EN ALEMANIA, ISRAEL O CANADÁ Pero otra cuestión relacionada con la ilegalidad, igualmente preocupante para los pacientes, es la falta de seguridad en las sustancias que se consumen. «Si no es legal, no hay control de calidad de la sustancia, no sabemos qué cantidad hay de los compuestos en la planta, es como si no supieras si te estás tomando un paracetamol de 100 mg o de 500 mg», ejemplifica Guzmán, quien recuerda que para cada paciente será necesaria una dosis determinada, así como la predominancia de determinado compuesto orgánico. Esto se debe a que la planta contiene en total cerca de 60 cannabinoides, siendo mayoritarios el tetrahidrocannabinol(THC), responsable del efecto psicoactivo del cannabis, y el cannabidiol (CBD), que no tiene efecto psicoactivo. «Para algunas enfermedades es mejor el THC, pero como tiene efecto psicoactivo, se administra de forma escalonada, como con cualquier otro medicamento para disminuir estos efectos», señala. Para España se está estudiando el mejor modelo de legalización. El Observatorio considera que es necesario tomar lo mejor de cada país (Israel, Canadá, Estados Unidos, Alemania u Holanda permiten el consumo de cannabis medicinal) yproponerlo en nuestro país. «Lo más fácil sería usar dispensarios en ambulatorios del Sistema Nacional de Salud o algunos que ya se usan de forma legal en algunos clubes de pacientes destinados a la prescripción de cannabis medicinal y que las preparaciones estén estandarizadas y analizadas por laboratorios oficiales y como el cannabis es una planta compleja poder predecir si una una preparacion rica en THC o combinada con CBD, o THC puro en función de las enfermedades», concluye Guzmán.
Legales

Una diputada planteó que la cannabis medicinal encuentra resistencia en el negocio de laboratorios.


thumbnail_img
Claramente aquí hay un interés muy fuerte por parte de los laboratorios y las potencias hegemónicas que siempre impulsaron su prohibición desde el año 61, justamente porque el cannabis es un vegetal que podría tener cualquier persona en su casa. Y alguien que consume cannabis medicinal probablemente deje de consumir diez fármacos diferentes”, dimensionó Carolina Gaillard, quien preside la comisión de Salud de la Cámara de Diputados de la Nación. Mientras la discusión instalada a nivel nacional se da en torno a la autorización de un tratamiento médico, ya que el uso del cannabis medicinal consiste en ello, las distintas legislaturas avanzan en las provincias sancionando sus marcos legales como en el caso de Chubut que lo incluyó en el vademécum de la obra social SEROS. Sin embargo, en el Congreso nacional es donde la iniciativa encuentra las mayores resistencias, fundamentalmente desde el oficialismo y en función de los posicionamientos del Ministerio de Seguridad. Para Carolina Gaillard (FpV), diputada nacional que preside la comisión de Salud de la Cámara baja la situación no solo tiene contexto en las políticas nacionales de lucha contra el narcotráfico -un argumento que consideró erróneo- sino además en los intereses de los laboratorios. “Claramente aquí hay un interés muy fuerte por parte de los laboratorios y las potencias hegemónicas que siempre impulsaron su prohibición desde el año 61, justamente porque el cannabis es un vegetal que podría tener cualquier persona en su casa. Y alguien que consume cannabis medicinal probablemente deje de consumir diez fármacos diferentes”, expuso ayer al participar en el Cine Teatro Español del 1° Seminario Regional Patagónico de Cannabis Medicinal. INTERESES CRUZADOS Así manifestó que la negativa a autorizar un tratamiento médico derivado de una planta, convive a nivel institucional con un sistema de salud que prescribe con total naturalidad ansiolíticos y psicotrópicos -incluso a nivel pediátrico-, que sí constituyen fármacos “peligrosos” desde el punto de vista del consumo y la adicción, argumentó. “El negocio de los laboratorios es muy importante: mueven 900.000 millones de dólares al año en el mundo. Después del negocio de las armas es el más importante. Si no ha habido investigación en el cannabis y sus posibles beneficios, es porque claramente hay un negocio de los laboratorios que ha impedido no solo que se investigue, se ha impedido y prohibido sus uso en el año 61 justamente porque se trata de un vegetal que cualquiera podría tener”, subrayó la diputada. Gaillard expuso que el debate que actualmente se da en Diputados, se circunscribe puntualmente en el uso medicinal y su autorización que hoy está penalizada por la ley de estupefacientes. Señaló que la mayor oposición al tratamiento proviene del Ministerio de Seguridad y en relación a las políticas contra el narcotráfico. “De allí viene la mayor oposición a que avancemos en la despenalización del uso medicinal -no del consumo recreativo- y trabajamos fuertemente en el consenso de todos los bloques políticos en avanzar en autorizar la investigación del cannabis medicinal, la producción publica y tendríamos que ponernos de acuerdo en algunas posturas cruzadas que hay respecto de la autorización del autocultivo para pacientes que tienen determinadas patologías como al epilepsia refractaria, pacientes oncológicos, que podrían cultivar en sus domicilios para poder hacerse la medicina”, explicó Gaillard en función de que en la Cámara baja existen doce iniciativas vinculadas en análisis, todas provenientes de distintos bloques políticos. “Creemos que podemos hacer una legislación como hay en otros países del mundo donde existen registros en el marco de la autoridad de aplicación, es decir el Ministerio de Salud, que autorizan a pacientes a cultivar en su domicilio. Pero hay mucha hipocresía y nosotros tenemos que dar el debate de cara a la sociedad, sacándonos la caretas que hay. No estamos hablando de legalizar el consumo de la marihuana, pero hay que decir que hoy la política del Gobierno nacional y el Ministerio de Seguridad a cargo de Patricia Bulrich está a contramano del mundo, que ya no trata al consumidor como un delincuente, sino como alguien con un problema”, sostuvo. Más allá de ese posicionamiento, Gaillard subrayó que lo que se discute hoy es el cannabis medicinal, un debate totalmente diferente al del consumo y el narcotráfico. “Nuestro debate tiene que ver con la salud, y con que el Estado no les ponga resistencia y dificultad a mamás y pacientes que lo necesitan, y que por estar penalizado aún el uso medicinal lo único que sucede es que es difícil encontrar un médico que te los prescriba, es difícil hacerte del aceite que no se vende en farmacias, y el Estado no puede producir. Nosotros creemos que hay que despenalizar y legalizar el uso medicinal para que todos los pacientes que han encontrado en el cannabis una manera de aliviar el dolor y una mejor calidad de vida lo puedan hacer. Tienen todo el derecho y así se los garantizan los tratados internacionales de Derechos Humanos”, manifestó la diputada.
Medicinal

CHILE - Hoy se votan indicaciones a despenalización del autocultivo y uso medicinal de la marihuana


La antesala de la votación estuvo marcada por la iniciativa de diputados oficialistas para centralizar la distribución y prohibir el autocultivo.

thumbnail_img
La Comisión de Salud de la Cámara de Diputados revisa este martes el proyecto de ley que busca despenalizar el autocultivo y el uso medicinal de la marihuana. La sesión está agendada a partir de las 17:30 horas y será liderada por el presidente de esa instancia, el diputado DC Víctor Torres. Durante la jornada se someterán a votación las 81 indicaciones que se han ingresado al proyecto, incluyendo aquellas que impulsa el Ejecutivo como el límite de plantas por hogar, que se reduciría a una respecto el proyecto original y la disminución a 2 gramos el límite de porte. La iniciativa original había sido aprobada el año pasado por dicha comisión, autorizando el porte de 10 gramos de cannabis y el autocultivo personal de 6 plantas, tras lo cual pasó a votación en sala. Fue en esa instancia que el Ejecutivo introdujo indicaciones que modificaron drásticamente lo aprobado: de 10 a 2 gramos en el primer caso y de 6 a una planta en el segundo. Si bien la Sala aprobó en general la idea de legislar, la iniciativa regresó a la comisión de Salud para revisar las nuevas indicaciones. Fue en ese contexto que el miércoles pasado un grupo de diputados oficialistas presentó un conjunto de indicaciones apuntando a que se prohiba el autocultivo y se centraliza la entrega de cannabis por medio de "proveedores". "Nosotros pensamos que el autocultivo es una medida absolutamente permisiva, que no puede ser controlada, pero sí puede ser que existan licencias autorizadas de laboratorios o distintas instituciones en que exista un registro de consumidores", explicó a T13.cl el PPD, Miguel Ángel Alvarado.
Legales

Cannabis medicinal: el 13 de octubre Diputados tratará la despenalización del autocultivo con fines terapéuticos


Un plenario de las comisiones de Salud, Seguridad Interior y Legislación Penal tratará un planteo de reforma de la Ley 23.737, relativa a la tenencia y tráfico de estupefacientes.

thumbnail_img
Impulsado por un enorme movimiento de lucha de madres, familiares y pacientes que reclaman la legalización del cannabis para paliar diversos síntomas y dolores, el debate sobre su uso medicinal en el marco del derecho a la salud de la población se instaló de lleno en la Cámara de Diputados. El jueves 13 de octubre, un plenario de las comisiones de Salud, Seguridad Interior y Legislación Penal tratará un planteo de reforma de la Ley 23.737, relativa a la tenencia y tráfico de estupefacientes, para que excluyera la penalización de la tenencia y cultivo de cannabis para uso terapéutico. Desde los Ministerios de Seguridad y Salud y desde la Administración Nacional de Medicamentos Alimentos y Tecnología médica (ANMAT) buscan desviar el reclamo de despenalización del autocultivo e interponen maniobras para dilatar el debate. Pacientes y familiares le exigieron a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y a los diputados de Cambiemos la reforma de la ley 23.737 para poner fin a la criminalización de los usuarios medicinales. El proyecto del PO en el Frente de Izquierda Nuestra bancada presentó un proyecto propio que establece la despenalización del consumo, el acceso al cannabis medicinal a través de las Obras Sociales y el sistema público de salud, y la investigación y producción estatal de esta sustancia para uso medicinal por la ANMAT. Tal como denunciaron los diputados Pablo López y Néstor Pitrola, el proyecto fue girado a la Comisión de Seguridad Interior, como cabecera, cuando el proyecto enmarca la legalización del cannabis medicinal como un asunto de salud pública y no como un problema penal (Ver: https://www.youtube.com/watch?v=OvICTLmKDpc ,https://youtu.be/tscgdHnRAGw) A principios de este año, la diputada Soledad Sosa y los diputados Néstor Pitrola y Pablo López, organizaron una audiencia pública en una sala colmada, donde se escucharon las voces de Mamá Cultiva, CAMEDA y muchas otras organizaciones, así como de médicos e investigadores especializados en el tema, que dieron testimonio de la persecución estatal contra quienes practican el auto cultivo y los efectos progresivos para la salud de los pacientes con epilepsia refractaria, cáncer, esclerosis múltiple, HIV, Parkinson, autismo, parálisis cerebral, fibromialgia, anorexia y muchas más. Los usos terapéuticos del cannabis están demostrados científicamente para muchas patologías (http://www.cannabismedicinal.com.ar/cannabis-medicinal/investigacion) y en muchos países ya está regulado, como es el caso de Canadá, donde el 24 de agosto último comenzó a regir el Programa de Acceso al Cannabis con Fines Medicinales (ACMPR). Por el derecho a la salud, contra el narcotráfico La legalización del cannabis medicinal bajo control estatal desplazaría a los aprovechadores, protegiendo a las familias y cultivadores. En este sentido, no claudicaremos en nuestra lucha por defender nuestros autocultivos medicinales, los cultivos colectivos y solidarios entre pacientes y cultivadores y la producción nacional tanto de flores de Cannabis Sativa y derivados como el aceite, y su inclusión en el Plan Médico Obligatorio para que todas las personas puedan acceder a su tratamiento a través de hospitales, obras sociales y prepagas. Los familiares y pacientes no queremos ser víctimas de las maniobras parlamentarias de los bloques mayoritarios. Exigimos que este jueves 13 de octubre se cumpla con nuestro derecho a una vida digna y sin dolor. Seguiremos firmes en la lucha hasta alcanzar la legalización del Cannabis medicinal.
Eventos

Chile aprueba ley que despenaliza cultivo y consumo de marihuana


thumbnail_img
La Cámara de Diputados chilena aprobó el proyecto de ley que despenaliza el cultivo de marihuana y también su consumo privado, con fines espirituales, medicinales y recreativos. De esta manera, la norma permitirá a los ciudadanos portar cantidades inferiores a diez gramos de cualquier variante de la especie vegetal cannabis. Asimismo, se permitirá cultivar un máximo de seis plantas. Igualmente, las personas que necesiten consumir marihuana con fines medicinales deberán tener una prescripción médica. La iniciativa modifica el Código Sanitario y la Ley 20.000, que sustituía la Ley 19.366. Esta sancionaba el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Sicotrópicas, reportó el portal británico BBC. En cuanto a la posesión de esta sustancia, Chile se suma a Uruguay, Jamaica, Colombia, Ecuador, Costa Rica y México con una cantidad característica de la misma. Sin embargo, en la región destaca Uruguay, país que creó un mercado legal de marihuana en 2013. A comienzos de este año, Jamaica siguió sus pasos.
Legales

No son narcos: presos por cultivar


En nuestro país se sigue fomentando la persecusión a cultivadores y no a narcos ni a grandes vendedores. Eric y Alejandro Nicolas cultivan para consumo propio y para usos medicinales.

thumbnail_img
No es una nueva noticia, lamentablemente en Argentina lejos se está de perseguir al narcotráfico. Los anuncios del gobierno son una cáscara vacía que sólo busca un titular en algún medio para dejar contentos a una opinión pública altamente manipulada, sobretodo en materia educativa de sustancias psicoactivas. Eric y Alejandro Nicolas plantan marihuana precisamente para no comprar a ningún “puntero” (denominación de quienes venden sustancias psicoactivas que son ilegales) y también para colaborar con producción de Cannabis para uso en casos medicinales. Eric y Alejandro Nicolas son nuevas víctimas de la estigmatización mediática, social y de un entramado entre el Poder Judicial, la policía y los verdaderos narcotraficantes. Actualmente se dilapidan millones de pesos y recursos humanos, como también pérdida de tiempo, en casos que viola la normativa actual bajo la carátula de “tenencia simple”. ¿Eric y Alejandro Nicolas son narcotraficantes por tener plantas de cannabis en su casa? Claro que no, son víctimas de este entramado corporativo que persigue a consumidores y deja libres a vendedores masivos. ¿Podemos comprar el discurso de una policía y una justicia “eficiente” porque agarra a unos pibes con porro? Eso es lo que nos venden. No compremos.
Legales

Otro avance en Diputados para despenalizar uso de cannabis medicinal


thumbnail_img
En una reunión informativa de las comisiones de Seguridad Interior, Acción Social y Salud Pública y Legislación Penal, los diputados acordaron emitir dictamen la próxima semana para definir un régimen de cannabis para uso medicinal y despenalización de su suministro con fines terapéuticos, informa a agencia DyN. El plenario tuvo momentos de tensión cuando los representantes del oficialismo trataron de establecer que sea el gobierno quien reparta el aceite de cannabis, mientras que la kirchnerista Diana Conti se expresó a favor de autorizar los monocultivos. Siete proyectos fueron presentados para legislar sobre la despenalización del uso medicinal del cannabis, un tema no había sido tratado ni en comisión por el parlamento pese al reclamo de organizaciones de familiares de pacientes y profesionales. El debate tuvo un inicio polémico porque desde la oposición reclamaron que la cabecera del proyecto fuera la comisión deSalud, que preside la kirchnerista Carolina Gaillard, pero el oficialismo mantuvo el control a manos de la de Seguridad, que encabeza Petri. "Es parte de una visión por la que se criminaliza a los pibes", cuestionó Conti, mientras que Gaillard dijo que "estamos discutiendo un tema de salud, no un tema de drogas y adicciones". "Estamos cumpliendo con un compromiso, no hay voluntad de dilatar el tema", garantizó el cobista Luis Petri (UCR), presidente de la comisión de Seguridad Interior, quien fustigó a los sectores kirchneristas que promueven la propuesta al apuntar que "desde 2003 que estaba presentado" el tema a través de distintas iniciativas. Por su parte, la socialista Gabriela Troiano alertó que "hay grupos que quieren desviar el tema como medicamento que está contemplado dentro de la legislación actual" y, en este contexto, reclamo "celeridad en el tratamiento de este tema". "Es necesario dar el debate del uso medicinal del cannabisdestrabando las cuestiones legales que impiden a nuestros laboratorios nacionales poder encabezar la producción del acceso al medicamento para sectores más vulnerables", agregó. El debate incluyó la participación de familiares de pacientes que reclaman la legalización del cannabis medicinal y, en este contexto, conmovió el testimonio de María Laura Alassi, madre de una nena que tiene epilepsia refractaria que consiguió la autorización del ANMAT para importar aceite de cannabis. "Basta de empujar a las familias a la manos de estafadores y narcotraficantes", exigió Alassi, quien aclaró ante la mirada de los legisladores que "no vengo a generar lastima, vengo a pedir que trabajen por nuestros hijos, por nuestros enfermos, no me voy a ir sin una respuesta positiva". Previamente, el médico psiquiatra Andrew Blake, director Nacional de Salud Mental y Adicciones, propuso avanzar en un ensayo clínico con laboratorios nacionales sobre el uso del cannabis. Silvia Kochen, médica e investigadora del CONICET, confirmó que en Argentina ya se comenzaron a hacer ensayos con pacientes epilépticos y los primeros resultados determinaron que "en alrededor del 40 por ciento" de ellos se redujo "en más del 50 por ciento de los efectos de crisis". Marcelo Morante, médico y profesor adjunto de la cátedra de Medicina Interna de la Universidad Nacional de La Plata, reclamó a los diputados comprometerse a dar un marco regulatorio para que esto sea sincero". Por su parte, el juez federal de Lomas de Zamora Pedro Pianta apuntó que "el autocultivo no es algo ilegal" y pidió "quedarse tranquilos porque están amparados por la Constitución nacional". El debate continuará el martes al mediodía cuando el plenario de comisiones vuelva a reunirse para emitir dictamen.
Medicinal

"Me llamó la secretaria de Michetti y me dijo que Macri no puede hacer nada ni interceder"


thumbnail_img
Un matrimonio de San Carlos Centro le escribió una carta al presidente pidiéndole por el uso de aceite de cannabis para sus mellizos que padecen epilepsia refractaria. La madre de Ignacio y Santiago, mellizos de un año y medio que padecen epilepsia refractaria. Junto a su marido Mauricio le escribió una carta al presidente de la Nación, Mauricio Macri, para que autorice el uso medicinal de aceite de cannabis. Sin embargo la respuesta no fue favorable. "Me llegó un email diciéndome que habían mandado (la carta) al Ministerio de Salud y a la vicepresidencia. Y ayer me llamó la secretaria de la vicepresidenta diciéndome que ellos no podían hacer nada ni interceder", contó la joven. En contacto con "El primero de la mañana" de La Ocho, habló de la intención de la carta a Macri: "No pretendo que salga ya autorizando esto, pero hace rato que se habla de esto y siempre queda en el mismo lugar". Los padres piden que el Congreso autorice el autocultivo y la elaboración local de este aceite. La joven madre relató que en abril pasado probaron con un aceite casero de cannabis en sus mellizos y los resultados fueron satisfactorios, al punto que las convulsiones de sus chicos no sólo eran menores, sino que incluso duraban menos tiempo. En un principio probaron con uno traído desde los Estados Unidos, pero como la composición era distinta los resultados era diferentes.  
Medicinal

ESTA GRÁFICA ILUSTRA LO QUE HACE EL CANNABIS EN LAS DIFERENTES PARTES DEL CUERPO SEGÚN CÓMO SE INGIERA


thumbnail_img
La cannabis está revolucionando el mercado médico en Estados Unidos con sus innumerables aplicaciones, parece que está planta tiene una enorme versatilidad y benevolencia para el cuidado médico. Dicho eso, su uso recreacional, especialmente cuando es fumada, puede producir daños en los pulmones e intensificar rasgos psicopatológicos. La gente de MesotheliomaTreatmentCenters.org ha compilado este infográfico de alta utilidad para quienes quieren conocer más sobre la marihuana medicinal.  En él, podemos ver que entre los usos medicinales del cannabis se encuentran: reducción del dolor crónico, ayuda a disminuir epilepsias en niños, los endocannabinoides ayudan a contrarrestar el estrés crónico, algunas pruebas sugieren que puede tratar el cáncer y muchos más.  Abajo también se distingue entre las vías de ingestión. Sabemos que el método medicinal preferido es el aceite untado o en algunos casos el cannabis comestible. Los beneficios que tiene fumar son mayormente recreativos no medicinales, aunque el hecho de que tenga un efecto instantáneo hace que sea más fácil regular la dosis, pero este método puede dañar los pulmones y no es recomendable para personas con debilidades respiratorias. El vaporizador es más benévolo con los pulmones pero aún no se estudian bien posibles efectos colaterales. Los comestibles duran más y son una opción para las personas con problemas respiratorios, pero es mas difícil calibrar la dosis. Las tinturas permiten una microdosis y son buenas para los niños, pero suelen ser más caras ya que requieren de mucho cannabis para realizarse. Los dos receptores principales del cannabis en el cuerpo son el CB1 y el CB2, la gráfica ilustra dónde se ubican y a que órgano están ligados, así como también las diferentes propiedades de los ingredientes activos THC y CBD.   
Legales

DESCUBREN CÓMO EL CANNABIS PODRIA AYUDAR A MATAR LAS CÉLULAS TUMORALES


Las mata bien muertas

thumbnail_img
El principal componente activo del cannabis resulta efectivo en la muerte de células tumorales porque activa un mecanismo de autofagia, revela un estudio realizado por científicos de la Universidad Complutense de Madrid. Los cannabinoides, usados en rituales ancestrales y en medicina desde hace miles de años, son sustancias producidas por Cannabis sativa e indica y actúan sobre el sistema nervioso. Pero recién en 1960 se conoció la estructura química de sus componentes activos (los cannabinoides). Un estudio reciente descubrió que el principal componente activo del cannabis, el THC (delta-9 tetrahidrocannabinol) resulta efectivo en la muerte de células tumorales gracias al mecanismo de "reciclaje celular" o autofagia. El hallazgo de este proceso con el que la célula degrada y recicla sus componentes le valió el Premio Nobel de Medicina 2016 a uno de sus descubridores, Yoshinori Ohsumi. "Hemos identificado uno de los factores que determina que la activación de la autofagia conduzca a la muerte de las células tumorales", explica Guillermo Velasco, investigador del departamento de Bioquímica y Biología Molecular I de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y autor principal del trabajo, que se publica en Autophagy. Los científicos utilizaron un cultivo de células de glioma -un tumor cerebral muy agresivo- y las sometieron a dos tratamientos por separado: ausencia de nutrientes y suministro de THC. Estudios previos comprobaron que, en ambos casos, se induce a la célula a que inicie el proceso de autofagia, aunque de dos formas diferentes.  Por un lado, la ausencia de nutrientes potencia la autofagia protectora, que ocurre cuando las células la activan para digerir componentes celulares más complejos y obtener la energía necesaria para adaptarse a esa situación de ayuno. En el caso del THC, lo que potencia es una autofagia más destructiva.  Al comparar los cambios que se producían en las células tras la ausencia de nutrientes o el suministro del cannabinoide, los científicos descubrieron que solo el tratamiento con THC aumentaba los niveles de unos lípidos (dihidroceramidas) que, a la larga, desencadenaban la muerte de la célula.  "El estudio demuestra que el aumento de los niveles de algunas dihidroceramidas tiene un carácter desestabilizador para los orgánulos de la célula implicados en la degradación de componentes celulares, lo cual lleva, en último término, a la muerte de las células tumorales", afirma Velasco. Un paso hacia nuevas terapias  La investigación también muestra, tanto en estudios in vitro como en tumores generados en ratones, que la manipulación de los niveles de estos lípidos puede ser una estrategia para activar una autofagia que conduce a la muerte de las células tumorales, lo que reduciría el crecimiento tumoral.  "Estas observaciones pueden contribuir a sentar las bases para el desarrollo de nuevas terapias antitumorales basadas en la activación de la muerte a través de la autofagia", mantiene el científico.  Además, el estudio ayuda a comprender el mecanismo de acción de los cannabinoides en células tumorales, un campo de estudio en el que el departamento de Bioquímica y Biología Molecular I de la UCM lleva más de una década trabajando.  En el trabajo, liderado por la Universidad Complutense de Madrid y el Instituto de Investigaciones Sanitarias San Carlos, también participan el Instituto de Química Avanzada de Cataluña, el Instituto de Biofísica (UPV/EHU-CSIC), la Universidad del País Vasco, el Danish Cancer Society Research Center (Dinamarca), la Universidad de Newcastle (Reino Unido), el Centro de Investigaciones Biológicas (CSIC), la Universidad de Sunderland (Reino Unido), el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas (Japón) y el CIBERNED.
Medicinal

Los jugadores de Unión se sumaron al pedido de la familia de los gemelos de San Carlos


Con una pancarta, el plantel Rojiblanco apoyó a los papás de Santi y Nacho por el uso del aceite de cannabis para sus hijos que padecen epilepsia refractaria.

thumbnail_img
MInutos antes del encuentro de Unión y Sarmiento de Junín en el 15 de abril, ayer el plantel del Tate posó ante las cámaras con un cartel en apoyo al pedido que una madre sancarlina le hizo a Mauricio Macri, por el uso de aceite de cannabis para sus hijos que padecen epilepsia refractaria. Melisa Pighin, mamá de los gemelos Ignacio y Santiago de un año y medio, envió la semana pasada una carta al presidente con este pedido. La noticia fue publicada por UNO Santa Fe junto a una foto de la familia sancarlina con las camisetas de Unión, club del cual son hinchas. Fue la Vicepresidenta Gabriela Michetti quien se comunicó telefónicamente con la mamá tras recibir el pedido en Presidencia, pero le explicó que el primero debe ingresar a Diputados para luego seguir camino a Senadores. En abril pasado comenzaron a ser tratados con un aceite casero de cannabi y según relata Melisa Pighin los resultados fueron satisfactorios, al punto que sus convulsiones no sólo eran menores, sino que incluso duraban menos tiempo.  
Industrial

Mujer reemplaza 40 medicamentos por jugo de cannabis


thumbnail_img
Marihuana medicinal. Actualmente muchas personas en el planeta están comenzando a tomar conciencia de los beneficios medicinales que el cannabis tiene para ofrecer. Un estudio reciente realizado por el Instituto de Psiquiatría Molecular de la Universidad de Bonn en Alemania acaba de descubrir que la activación del sistema cannabinoide en el cerebro desencadena la liberación de antioxidantes que actúan como un mecanismo de limpieza.   Este proceso es conocido por eliminar las células dañadas y mejorar la eficiencia de las mitocondrias que son la fuente de energía que alimenta las célula. También hay una gran cantidad de evidencia que apoya el hecho de que el cannabis también puede ser un tratamiento efectivo, e incluso una posible cura para el cáncer. Los cannabinoides han demostrado reducir las células cancerosas. Si bien no todas las cepas de cannabis tiene el mismo efecto, más y más pacientes están viendo el éxito en la reducción del cáncer en un corto período de tiempo mediante el uso de marihuana medicinal. Contrariamente al pensamiento y creencia popular, el fumar cannabis no ayuda completamente en el tratamiento de la enfermedad en el cuerpo ya que los niveles terapéuticos de cannabinoides no se pueden alcanzar a través de fumar. Hacer de aceite de la planta o ingerirla es la mejor manera de obtener eficientemente los ingredientes curativos que son los cannabinoides. Uno de los últimos métodos de obtener sus beneficios es extraer el zumo o jugo de la planta. Este es una gran manera de conseguir lo mejor de los materiales vegetales. Hace que la digestión sea fácil y permite que el cuerpo obtenga los máximos beneficios. Por lo tanto, es lógico pensar que muchos de los beneficios asociados con el fumar, vaporizar, o comer cannabis podría ser mejorada a través de los zumos. Otro punto a favor es que el cannabis en bruto no es psicoactivo ya que tiene una muy baja concentración de THC el cannabinoide psicoactivo. Una mujer ha experimentado en si misma los beneficios de los zumos en crudo o “Raw”.  Kristen Peskuski había sido diagnosticada con artritis reumatoide cuando tenía tan sólo 16. Además que tenía lupus sistémico, endometriosis, y varias otras condiciones. En un video, que se ha transformado en viral, ella explica cómo el cannabis en crudo le permitió conseguir eliminar la necesidad de tomar un cóctel de más de 40 medicamentos diferentes.                     
Industrial

23 diputados acompañan el uso de cannabis medicinal en Neuquén


La iniciativa pretende la regularización de productos medicinales derivados de la Marihuana.

thumbnail_img
Neuquén- Un proyecto de ley para incorporar los tratamientos en base a medicamentos con extractos de cannabis al sistema público de salud fue presentado en la Legislatura, con un amplio consenso. La agrupación Cannabicultores del Alto Valle recibe por día alrededor de 70 consultas de personas que buscan este tipo de medicina para pacientes con epilepsia, enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple o que necesitan cuidados paliativos. “Con este proyecto vamos a dar un primer paso: se va a poder acceder mediante la importación. Estamos esperando que el Congreso avance para tener otras vías como la producción por parte del Estado y la posibilidad de las familias de poder autocultivar”, explicó el diputado Santiago Nogueira del bloque Libres del Sur. La iniciativa fue acompañada por 23 diputados, incluidos cuatro del MPN: Pablo Bongiovani, Carlos Koopman, Luis Sapag y Claudio Domínguez. El único bloque que no aportó firmas para el proyecto fue el PRO.
Medicinal

Segunda Jornada sobre Cannabis Medicinal en el Bolsón. Más de 500 personas participaron en la extensa charla


thumbnail_img
Escuchá la charla en el siguiente reproductor, o descargala. DESCARGAR AUDIO El Bolsón (RLN).- La convocatoria fue rotunda. Es raro en estos tiempos que un evento comience a horario, sin embargo, las Segundas Jornadas sobre Cannabis Medicianl comenzaron a las 19:05, apenas cinco minutos más tarde que lo anunciado y ya en ese momento con el auditorio del Instituto de Formación Continua de El Bolsón repleto. Con todas las sillas ocupadas, gente sentada en el piso, otra contra la pared y varias filas de gente parada al fondo, la charla fue abierta por las tres médicas y el médico que eran parte del panel. Una ovación de aplausos daba cuenta al finalizar cada intervención que lo que se estaba planteando era la necesidad de habilitar una medicina que hoy resulta ilegal. Con testimonios de pasientes en video y en vivo, la emoción conmovió por los relatos de quienes han visto una mejoría en sus familiares o en sí mismos a partir del tratamiento cannábico. El neuro cirujano Mazzaglia de Bariloche también se sumó al panel y sin plantear que el cannabis es una solución mágica, propuso fijar la mirada en las personas para poder pensar los tratamientos. También se pudo apreciar videos sobre los procesos de fabricación de productos cannábicos, la importancia de la rigurosidad en los mismos para que la efectividad no esté condicionada a la impresición. Iktami Devaux explicó sobre la diferencia o similitud, sobre la necesidad de ambos componentes al hablar del THC y el CBD, ambos canabidoiles presentes en la planta y fundamentales en las terapias curativas. La charla duró cuatro horas, pero casi la totalidad del público permaneció sentada y atenta hasta el final, momento en el cual se abrió un micrófono para preguntar desde el público. Y varias fueron las preguntas, de un público que se mostró muy heterogéneo en cuanto a edades, sectores sociales, profesión u ocupación. Y es tal vez como lo decía otro de los panelistas, Emilio Ruchansky, editor de la revista especializada en cannabis, la revista THC, "es la primera vez que veo una charla sobre este tema con tantos médicos en el panel y en el público. He recorrido varias provincias acompañando eventos de este tipo, y esto y la heterogeneidad del público no lo había visto nunca". La charla, además fue transmitida en triplex por Fm La Continua 88.7 radio educativa del IDFC El Bolsón, Radio Fogón 98.3 de El Hoyo, Chubut; y por Radio La Negra en radiolanegra.blogspot.com en directo. Los y las invitamos a escuchar el audio de esta charla:      
Medicinal

Famosos a favor del cannabis medicinal y el autocultivo de marihuana


Junto a la ONG “Mamá Cultiva”, reconocidas figuras del espectáculo como Mónica Antonópulos, Dady Brieva, Cecilia Roth y Víctor Hugo Morales realizaron un video para concientizar.

thumbnail_img
El debate por la despenalización de la marihuana tiene sus mixturas. Una de ellas es la que representa el cannabis medicinal. Este martes por la tarde apareció un video donde una serie de famosos se manifiesta a favor del autocultivo para este tipo de fines bajo el hashtag #YoMePongoEnSusZapatos con la idea de pensar en las personas que sufren de epilepsia refractaria. Según el sitio dietaparaepilepsia.com.ar, el 30% de los pacientes con epilepsia no responden de forma adecuada a las drogas anticonvulsivantes. Es por eso que -así lo plantean los famosos en el video de Mamá Cultiva- el cannabis medicinal puede ser una respuesta satisfactoria a este tipo de problemática, la de la epilepsia refractaria. Mónica Antonópulos, Federica Pais, Sebastián Presta, Víctor Hugo Morales, Rita Cortese, Silvia Martínez Cassina, Julia Mengolini, Gisela Marziotta, Dady Brieva, Marco Antonio Caponi, Juan di Natale, Daniel Malnatti y Cecilia Roth son las celebridades que aparecen en el video brindando su imagen y su voz para apoyar esta causa. En el sitio web de la ONG aclaran que "como organización nuestro único interés es hacer visible y promover la legalización de cannabis para usuarios medicinales".
Medicinal

"Madres de la marihuana": cultivan para curar a sus hijos y por amor desafían la ley


Son más de cien y muchas de ellas ni siquiera fumaron jamás un cigarrillo. Pero, aunque es ilegal, producen el aceite de cannabis con el que tratan las enfermedades de sus chicos.

thumbnail_img
La vida para Roxana Peressut, su marido Elio y sus dos hijos se había vuelto tan desesperante que llegaron a pensar en matarse. Fue cuando los médicos les dijeron que ya no había medicamento que ayudara a Marco (14 años) con su autismo, mientras su otro niño, Luca (13), sufría una epilepsia tan difícil de controlar que lo mandaba cinco veces por mes al hospital. "Pensamos en serio en suicidarnos. No tenía sentido la vida. Estábamos alejados de la realidad", cuenta Roxana, de una época -hace seis años- donde la angustia había tomado todo. Pero prevaleció la pulsión de vida. Y la familia Peressut buscó hasta encontrar. Se informó sobre cannabis y en 2014 se animó a probar cuando una amiga le dio cogollos de marihuana con una sugerencia: hacer manteca para Marco. Su hijo mayor era un torbellino de violencia centrífuga. Su tormenta interior lo llevaba a golpearse la cabeza contra la pared, a revolear cosas. Un día de berrinche llegó a sacarle tres dientes a su madre de un rodillazo en el maxilar. Tanto padeció por amor Roxana que no olvidará jamás el momento en que untó la manteca sobre una galletita de agua y se la dio. Media hora más tarde lo encontró mirando cómo giraba el lavarropas mientras comía un pan con mermelada. Hasta ese día nunca, en doce años, madre e hijo habían sostenido un diálogo. Roxana le preguntó si estaba bien. Y él respondió: "Sí, mamá, gracias". Desde ese momento en su casa crecen plantas de cannabis hembras cuyos cogollos ella transforma -con un método sencillo-en aceites para ensaladas o mantecas o licuados hiperconcentrados. Según la ciencia, lo que ayuda en enfermedades como autismo, epilepsia, cáncer, esclerosis son los componentes químicos (THC o CBD) de la flor (marihuana) y la relación que tienen éstas con unos receptores en el cerebro llamados endocannabinoides. Frente a escenarios como el de Roxana, cada vez más familias se convencen de que existe una relación natural entre el cuerpo humano y la planta. Eso aprenden las madres, antes de comenzar a cultivar cannabis en sus casas, algo que hoy es ilegal en la Argentina. El temor a ir presas les resulta insignificante al lado de la nueva chance de vida. A Peressut le fue bien con el autismo de Marco y también con la epilepsia y la dificultad cognitiva de Luca, quien ocho meses después de la experiencia de su hermano comenzó a usar cannabis. Sesenta días más tarde dejó de sufrir convulsiones: "Ahora nos mira a los ojos, entiende los chistes, interactúa". Son muchas las familias destrozadas cuyas vidas dan un giro desde que empiezan a cultivar. "No es sólo que mejora la salud de ellos. Todo el entorno se recompone", reflexiona Valeria Salech, fundadora de la organización Mamá Cultiva, que nuclea a 50 familias con diversos dramas. El objetivo de la organización es enseñar a cultivar de manera solidaria y fabricar la medicina de sus hijos. En muchos casos porque no tienen dinero para importar el aceite (actualmente permitido sólo para casos de epilepsia) y en otros porque no cualquier aceite les da resultado. Ellas, acompañadas por cultivadores expertos,saben qué tipo de semilla ayuda a cada enfermedad. Pero tener cannabis es ilegal. La ley de drogas castiga a quien siembre o cultive plantas con entre cuatro y 15 años de prisión. Posiblemente esta semana, Diputados debata la legalización del uso medicinal de la marihuana. Pero el proyecto que obtuvo dictamen -de Cambiemos- no contempla permitir el autocultivo. "Les falta abrir los ojos", dice Salech. Sus palabras durante la última audiencia pública en la Cámara baja fueron terminantes. "Si alguien entra a mi casa a robar o me viola no puedo denunciar porque tengo 30 plantas. Igual les digo algo. Las voy a seguir teniendo", les dijo a los legisladores. "No tengo miedo que me allanen pero sí de ver a mis hijos mal. Prefiero ir presa, pero que no les quiten su medicina", se endurece a tono Roxana. Valeria es mamá de Ariadna (13) y de Emiliano (10), quien llegó a sufrir hasta 200 convulsiones por día. Tomaba un cocktail de medicamentos que, con el fin de parar su epilepsia, le provocó un retraso cognitivo y un autismo violento. "Lo doparon demasiado", cuenta su mamá. Salech empezó a investigar las propiedades medicinales del cannabis . El aceite transformó la vida de Emiliano. "El primer cambio fue su risa. Se puso a mirar La Pantera Rosa y se reía. Y su conexión con nosotros, nos empezó a mirar a los ojos,me trae su vaso si tiene sed", se emociona Valeria. Antes de la marihuana, Emiliano era violento.No controlaba su motricidad fina. "De pronto puede acariciarnos. Tenemos una vida agobiante, estresante, y el aceite nos da calidad. Voy a defender hasta el día que me muera a la planta", avisa Salech, que sólo alguna vez fumó marihuana. Roxana aclara que nunca tuvo prejuicios pero jamás fumó: "Algunos dicen que el cannabis le quita el sentido a la vida, aleja de la realidad y acerca a otras drogas. ¡Pero así era como estaba mi familia antes de darle cannabis a mis hijos! Es una planta terapéutica, aun si la usás de forma recreativa. El tema es que hay casos donde una convulsión más y el chico muere. Y en eso los políticos, que muchos fuman, no pueden mirar para otro lado. La necesidad es urgente".                        
Medicinal

Zoe e Isabel, dos usuarias de aceite de cannabis de la ciudad


thumbnail_img
Hace poco menos de dos semanas, la Cámara de Diputados de la Nación dio media sanción al proyecto de ley que autoriza al Estado a importar y distribuir aceite de cannabis para pacientes que certifiquen a través de un médico la necesidad de utilizar el olio para el tipo de patología sufrida. A pesar de lo novedoso de la medida, en Mar del Plata son muchas las personas que utilizan este preparado para distintos tipos de enfermedades: epilepsia refractaria, cáncer, mal de párkinson, VIH y esclerosis múltiple, entre otros. El uso terapéutico, a pesar de haber sido recientemente regulado, es frecuente en casos donde la medicina convencional no brindó el resultado esperado. El Marplatense pudo contactarse con dos casos de usuarios de aceite de cannabis de la ciudad y escuchar su testimonio: el primero es el de Silvia, la mamá de Zoe, una nena de 10 años con autismo que recurrió a las gotas para evitar medicamentos de laboratorio para “bajar” la ansiedad típica de esta patología y, según lo que ella misma dice, le fue “muy bien”, y el otro, es el de Isabel, una bisabuela de 81 años que buscando infructuosamente paliar un fuerte dolor abdominal, comenzó a consumir aceite de cannabis y recuperó “las ganas de vivir”. “Dormir nos cambió la vida” Después de pensarlo mucho, Silvia se animó a contar su experiencia. Ella es la mamá de Zoe, una nena de 10 años que, desde hace dos meses, toma dos gotitas de aceite de cannabis por día y, desde entonces, duerme ocho horas y va al colegio feliz, contenta, como cualquier nena de su edad. Zoe tiene Trastorno Espectro Autista (TEA) diagnosticado desde antes de cumplir su segundo año de vida y su desarrollo siempre estuvo acompañado por múltiples terapias que le permitieran mantener una vida “normal”, como la de Catalina, su hermana melliza. “Al año y siete meses Zoe empezó a perder las habilidades y el lenguaje adquirido, dejó de hablar lo poquito que hablaba para volver a balbucear, dejó de mirarnos y empezó a tener rutinas dentro de la casa. Su evolución se había detenido en el tiempo”, recuerda Silvia. “Dejó de llorar, de reír, de hacer sonidos: se le apagó la computadora”, precisa. Antes de que Zoe cumpliera dos años, un neurólogo le dijo a Silvia que su hija tenía autismo. “Ahí empezamos la aventura”, dice. Aventura que tuvo como escenarios principales los consultorios de terapistas ocupacionales, psicólogos, fonoaudiólogos y psicopedagogas para buscar darle a Zoe la mejor calidad de vida posible. En ese contexto, Silvia vio con sus propios ojos los avances de un nene con esclerosis múltiple que visitaba los mismos profesionales que Zoe. Cuando la mamá de ese nene le dijo que los cambios se debían al consumo de aceite de cannabis, no lo podía creer: “De hecho, yo ni sabía que existía una planta medicinal, pensaba que eso existía solo para fumar ‘porro'”, rememora. Pero le ganó la curiosidad y el deseo de ver mejor a su hija. Casualmente, Zoe estaba teniendo ciertas “conductas disruptivas” que complicaban su vida en sociedad y, también, la familiar. No quería ir al colegio, ni sentarse a comer a la mesa, mucho menos ir al colegio o visitar a alguno de sus médicos. En ese marco, los terapeutas sugirieron que, si su conducta y ansiedad no bajaban, había que comenzar a pensar en medicarla, pero Silvia se negó. Y recordó la experiencia de otra mamá con aceite de cannabis. Zoe no tomó nunca ningún tipo de medicamento, y “siempre fue una nena feliz”. Después de mucho leer, investigar y preguntar, Silvia asistió a una reunión donde otras mamás exponían sus experiencias con aceite cannábico en sus hijos con epilepsia, por ejemplo. A pesar de que ninguna habló de autismo, Silvia salió de la charla “fascinada”, como ella misma dice, y “decidida a buscar ‘eso'”. Y lo encontró. Zoe no recibió un aceite cualquiera. Antes de administrárselo, Silvia describió minuciosamente cómo era su hija y qué tipo de conductas tenía. “Toma una gotita a la mañana y otra a la noche, y eso es lo único que ingiere”. “Mi hija dormía muy poco: se acostaba a las 22, a eso de las 2 se pasaba a mi cama, donde dormía una o dos horas más y ya se levantaba para empezar el día, a eso de las 4”, recuerda la mamá. “Con mi marido nos turnábamos para quedarnos con ella, porque no era posible dejarla sola”, recuerda. “Ahora, Zoe, duerme ocho horas diariamente, incluso, cada tanto, duerme la siesta también”. Y dice “ahora” para referirse a lo que sucede en su casa desde hace poco más de dos meses: se duerme todas las noches. Y eso es una novedad. “A la media hora de haberle dado la primera gotita, Zoe estaba inmersa en un sueño profundo por primera vez en su vida. La mirábamos y no lo podíamos creer”, recuerda Silvia con una sonrisa que le cubre gran parte de la cara. “Dormir nos cambió la vida”, remarca, feliz. Apenas tres días después de esa primera noche de sueño, la acompañante terapéutica de Zoe le dijo: “No sé qué estás haciendo con tu hija, pero me estás trayendo otra nena: no quiere salir del aula, no golpea las cosas, no grita más, trabaja contenta, está feliz”. Silvia no le contó nada de la nueva medicación a ninguno de los terapeutas con el objetivo de no influenciar las devoluciones de los especialistas. “Todos los profesionales me dijeron que el cambio que veían era fantástico”, indica. De todos modos, Silvia reconoce que el aceite cannábico “no es mágico”, pero que sí les hizo “muy bien” y mejoró la calidad de vida de Zoe y de toda la familia. “Tiré todos mis prejuicios a la basura, me animé y me fue bárbaro”, asegura, pero hace hincapié en que tuvo “mucha suerte” por la celeridad del progreso e instó a otras mamás decididas a implementar esta medicación a no darse por vencidas: “Hay tanta variedad de plantas que es lógico que no funcione desde siempre como me pasó a mí”. Hoy, Zoe, además de seguir siendo esa “nena feliz” que siempre fue, está “presente, conectada con el mundo y con todo lo que sucede a su alrededor”. Isabel, la bisabuela que se animó Isabel tiene 81 años y un dolor constante en la zona abdominal que la aqueja desde hace años. “Estás mejor que yo”, le dicen todos los médicos que intentaron determinar el origen de esa dolencia, consternados por no poder hallarlo. Estudios. Estudios. Más estudios. Nadie, nunca, pudo decirle qué sucedía, pero eso ya parece no importarle, porque, cansada ya de intentar dar con el remedio preciso, se animó a probar aceite de cannabis. Pero el intentó fracasó: el dolor sigue igual que antes, el olio palió mínimamente esa dolencia, pero, por lo que dice y por lo que puede verse comparándola con fotos de un año atrás, le fue bien. “Le devolvió quince años de vida”, dice radiante Sonia, su hija. “Mi mamá era como una bolsita: la ponías acá, la llevabas allá, y ella se quedaba donde la pusieras. No quería comer, no leía más, no entendía lo que veía en las novelas, se le mezclaban las situaciones. Sentía que había dicho ‘Hasta acá llegué’ y se había ido de la vida”, recuerda Sonia, e Isabel la interrumpe porque siente que no está contando todo: “Estoy leyendo un libro y viendo tres novelas a la vez”, agrega, orgullosa. “Volvió a la lucidez, disfruta de la lectura, come, se combina la ropa, tiene memoria, proyecta viajes, es otra mujer”, sostiene su hija, quien cuenta que su mamá comenzó hace un año a tomar tres gotitas de aceite cannábico por la mañana, otras tres por la tarde y la misma cantidad antes de dormir. Actualmente, aumentaron la dosis en cinco gotas, lo que Isabel precisa para estar bien. Isabel y Sonia, quienes más que madre e hija, parecen ser amigas, están ansiosas por enumerar todos los cambios registrados. Lo bien que está, los viajes que planean, el amor que sienten por todos los nietos y bisnietos de la familia, cuánto las apoya un familiar médico que visitaron hace poco. “¿Qué le hiciste a tu madre? ¡Está nueva!”, dice Sonia que le preguntan quienes conocen a Isabel. “Antes no recordaba ni qué había hecho por la mañana, ahora me cuenta con lujo de detalles pasajes de la novela histórica que está leyendo o diálogos de la novela de la tarde”, dice extasiada, Sonia, e Isabel, al lado de ella, no la deja mentir: hasta imita los movimientos que imaginó que hacían los protagonistas del libro en las últimas hojas leídas. “Hace un tiempo, un familiar nos contó de alguien que conocía que usaba estas gotitas para dolores de cáncer y le hacían bien. Por eso, movimos ‘cielo y tierra’ para conseguirlo y lo logramos”, recuerda Sonia. “Al principio, uno está ‘desnudo’, totalmente ciego, ahora ya sabemos. Yo nunca consumí nada, pero no nos asusta: a las personas les hace bien porque es una hierba medicinal como cualquier otra”, indica. De todos modos, a pesar de tener esta concepción, no todos los familiares de ambas están al tanto de que Isabel toma aceite. “Si se lo dijéramos, pensarían que se está drogando”, se anima a anticipar. “Su actitud cambió, es realmente impresionante, estoy feliz”, dice Sonia, e Isabel agrega: “Sí, me cambió la vida: tengo ganas de salir, de comprarme cosas, de irme de viaje. Antes no me pasaba”. “Había perdido la gracia de la vida”, diagnostica, segura, su hija. “No tenía ganas de vivir”, retruca Isabel. En diciembre del año pasado, Isabel tomó sus primeras gotitas y el primer cambio visible fue haber vuelto a la lectura, hábito que tenía abandonado desde hacía años, a pesar de haber sido una asidua lectora durante toda su vida. Recién en julio, Sonia notó que su madre “se despertó al mundo otra vez”. A pesar de lo paulatino de los cambios, tanto Sonia como Isabel siguieron apostando: “Sé que es una hierba medicinal que no hace un efecto de golpe como un remedio de laboratorio, por eso seguí confiando y finalmente surgió el cambio”, argumenta la más joven. “No la dejo ni loca”, dice, Isabel, lamentándose profundamente por no haber podido darle de estas gotitas a su hermano, muerto hace tres años debido a un doloroso cáncer: “Habría muerto más tranquilo”, presagia, en vano, la coqueta señora que, gracias a estas gotitas, y como ella misma dice, volvió a vivir.
Medicinal

La DEA clasifica el aceite de CBD como droga de la Lista 1


thumbnail_img
El miércoles, la DEA dio otro golpe contra la marihuana modificando su ya bizarra clasificación como droga de la Lista I. Ahora, todos los extractos, incluido el cannabidiol (CBD), se clasifican y enumeran en esta lista junto con la heroína como una “droga sin uso médico”. Dile eso a los miles de pacientes con epilepsia, que están disfrutando misericordiosamente de la epilepsia intratable y de las crisis polimórficas. Bajo su nuevo código de drogas, titulado “Establecimiento de un nuevo código de drogas para extracto de marihuana”, la DEA anunció que estaba “creando un número de código separado para el extracto de marihuana con la siguiente definición: ‘Significado de un extracto que contenga uno o más cannabinoides derivados de cualquier planta del género Cannabis, distinta de la resina separada (ya sea cruda o purificada) obtenida de la planta. “Los extractos de marihuana seguirán siendo tratados como sustancias controladas de la Lista I”. La DEA se está dando esencialmente la licencia de “saber mas” que los científicos que están estudiando la marijuana y cuáles están investigando CBD y otros extractos. En este momento, cuando los investigadores solicitan permiso para estudiar marihuana en la DEA, no hay manera de especificar si tienen la intención de trabajar sólo con extractos. “Es un mecanismo de contabilidad interno para nosotros”, dijo el portavoz de la DEA, Russell Baer, ??a VICE News. “El propósito es profundizar y obtener información más precisa sobre la investigación que se está llevando a cabo con CBD en particular”. Sí claro. Además del hecho de que este movimiento es probablemente ilegal, es claramente hacia atrás y podría obstruir los esfuerzos de investigación médica que ya han producido medicamentos eficaces derivados de la CDB.Uno de estos medicamentos es Epidiolex, desarrollado por GW Pharmaceuticals para el tratamiento del síndrome de Dravet, que recientemente se acercó un paso más a la aprobación de la FDA. “Esta acción está más allá de la autoridad de la DEA”, dijo Robert Hoban, abogado de cannabis de Colorado y profesor adjunto de leyes en la Universidad de Denver, en el International Business Times. “La DEA sólo puede llevar a cabo la ley, no pueden crearla.Aquí, pretenden crear una categoría enteramente nueva llamada “extractos de marihuana”, y al hacerlo, arrebata el control sobre todos los cannabinoides. Quieren llamar ilegal a todos los cannabinoides. Pero ellos no tienen la autoridad para hacer eso”. La idea de clasificar la marihuana y ahora el CBD, así como los extractos de cannabis (psicoactivos o no), como drogas de la Lista 1, junto con la heroína no es nada menos que un ultraje.
Medicinal

Unas 400 familias utilizan en San Juan el aceite de cannabis


Así lo afirmó Cristina Agüero, referente de una agrupación cannabicultora local. Insiste en la necesidad de legalizar el autocultivo para garantizar los tratamientos. Por Jorge Balmaceda Bucci.

thumbnail_img
La tímida sonrisa que había provocado la media sanción al proyecto que permite el uso terapéutico de la marihuana se redujo considerablemente en los usuarios de este tratamiento cuando se hizo oficial que el autocultivo en Argentina seguirá siendo ilegal. En la provincia, según afirman desde la Agrupación Cannabicultura de San Juan, son más de 400 las familias que regularmente utilizan el aceite de cannabis para mitigar los dolores y padecimientos de uno de sus miembros. Además de los pacientes del Gran San Juan, en la agrupación que preside Cristina Agüero también le brindan asesoramiento y enseñanzas a personas de Albardón, Ullum, Jáchal, Caucete y 25 de Mayo y a familias de Mendoza, San Luis, Tucumán, La Rioja y La Pampa. "En la media sanción solo se está trabajando principalmente con una patología, que es la epilepsia refractaria, y se está dejando fuera a otras 46 enfermedades que también se pueden tratar con los cannabinoides. Las personas que tienen cáncer de útero, por ejemplo, no quedan amparados dentro de esto que propone el Gobierno”, comentó Agüero, quien pidió poder ser recibida por las autoridades provinciales para abordar el tema. ‘Jota’ –que pidió usar este alias a modo de reguardar su identidad "para evitar ser señalada como una madre que droga a su hija”- destacó por su parte la necesidad de legalizar el autocultivo para la realización de aceite terapéutico porque "de esta manera siempre podremos tener para ayudar a mi hija a controlar sus episodios y los fuertes dolores que le genera su enfermedad”. Continuando en esta línea, Agüero señaló que "antes criminalizaban y condenaban al usuario, ahora van contra la familia. Cómo le vas a decir a un padre que no cultive una planta para hacer un aceite que le dé calidad de vida a su hijo, que en el caso de los epilépticos puede reducir de 20 a 2 los episodios al día. Nosotros recibimos cada caso e intentamos darles el mejor asesoramiento con profesionales y les enseñamos los pasos para el cultivo y la realización del aceite”. El grupo de médicos que trabaja en la Agrupación Cannabicultora se interioriza en cada caso, en cada historia clínica, y recomienda el uso adecuado, que puede ser por gotas, por comida o por cápsula. Al respecto, Cristina Agüero añadió que cabe destacar "que los pacientes no deben dejar los tratamientos que están realizando con sus médicos de cabecera, como el neurólogo o el reumatólogo”. "Además, legalizando el cultivo de la marihuana estamos haciendo reducción de daño porque estamos evitando que una persona que quiere fumar un porro no tenga que ir a una zona peligrosa en la que pueda encontrarse con consecuencias peores”. concluyó.