Legales

SAG autorizó cultivo de marihuana con fines medicinales en La Florida


El anuncio fue realizado por el intendente metropolitano Claudio Orrego y el director regional del SAG, Oscar Concha.

thumbnail_img
El Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) confirmó la autorización de la plantación de marihuana para uso medicinal en la comuna de La Florida. En un mes comenzará la plantación de 214 plantas para que en abril de 2015 se pueda comenzar con los primeros tratamientos, sobre todo, para 200 personas que padecen de cáncer y epilepsia de la mencionada comuna. El anuncio fue realizado por el intendente metropolitano Claudio Orrego y el director regional del SAG, Oscar Concha, acompañados de la presidenta de la Fundación Daya, Ana María Gazmuri, y del alcalde Rodolfo Carter, quienes habían presentado el pasado 23 de mayo una solicitud para la plantación. Se trata de la primera vez que el SAG autoriza un cultivo de marihuana para uso terapéutico en el país. Previamente, Gazmuri destacó enCooperativa que de ser aprobado este sería el"primer cultivo de cannabis medicinal de Latinoamérica".   "Este proyecto es serio, tiene como foco bienestar de las personas y además estudios académicos sobre cannabis medicinal a futuro", indicó Orrego este lunes.   Mientras que Concha explicó que "se trata de una solicitud con fines medicinales terapéuticos y de investigación seria y responsable respecto de un área que resulta muy sensible para la población como lo es la enfermedad del cáncer. Los argumentos, además, fueron avalados tanto por la Fundación Arturo López Pérez como por Farmacopea Chilena y la Universidad de Valparaíso". "Para hacer efectiva la solicitud de cultivo, se realizaron consultas al intendente de Santiago y organismos técnicos como el Instituto de Salud Pública (ISP) y el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (SENDA), los cuales avalaron los argumentos presentados por la Fundación Daya,dando cuenta que se trata de una propuesta seria y coherente, razón por la cual se decidió otorgarles la autorización". El director regional del SAG añadió que "además del tema medicinal, hay un tema de investigación, lo cual nos va a permitir tener investigación de primera mano, de primera fuente, lo cual también es valorado por el Senda y el ISP, a objeto de comprobar los usos de la cannabis en el país".   Por su parte, la presidenta de la Fundación Daya expresó que "esto significa un gran avance, ya que la aplicación terapéutica que se puede dar con el aceite extraído de la cannabis permitirá aliviar síntomas que provocan un verdadero calvario en la vida de los enfermos que son sometidos a las quimioterapias". Gazmuri añadió que están en conversaciones con otras municipalidades de la Región Metropolitana para sumarse a este proyecto, entre ellas, Quilicura y Recoleta. Alcalde: "Abrimos el camino" Mientras que el alcalde de La Florida dijo que "si le podemos ofrecer alivio gratuito y de calidad a las personas que hoy mueren en medio del dolor y la pobreza, vienen validos los malos ratos y todo el trayecto recorrido". "Agradecemos a la Fundación Daya, que nos mostró el primer camino, le agradecemos especialmente a las decenas de funcionarios de la municipalidad de La Florida, que toda la municipalidad se ha comprometido. Abrimos el camino cuando ninguna otra institución para dar esta pelea, pelea que termina de buena forma", manifestó Carter.  Esta plantación inédita en el país se va a realizar en un terreno totalmente secreto dentro de la comuna de La Florida. Se van a importante durante el presente mes las primeras semillas para iniciar en octubre la plantación. Esmeralda, paciente de la comuna que participó de la actividad, manifestó que por un solo remedio paga mensualmente 400 mil pesos. "Ayer no me pude levantar porque no tengo para consumir, los dolores de músculo que tengo son insoportables. Estuve ocho meses con quimioterapia el año pasado y posterior a la quimioterapia los músculos se agotan, se destruyen por dentro, comienzan a reconstituirse y por eso duelen tanto", señaló. Agregó que "voy a tener que esperar hasta el próximo año, hasta mayo". De acuerdo a lo establecido en la Ley 20.000 el Servicio Agrícola y Ganadero, es el organismo del Ministerio de Agricultura, encargado de recibir las solicitudes para siembra de cannabis, las cuales son analizadas de forma particular, cuidando que exista concordancia entre las especificaciones de la solicitud y los fines para los que se solicita establecer el cultivo.
Medicinal

El ejército italiano tiene una nueva función: producir cannabis para uso médico


La droga producida en un cuartel de Florencia, será utilizada para las terapias del dolor y la esclerosis múltiple; la decisión se tomó para reducir gastos, ya que hasta el momento los cannabinoides

thumbnail_img
El ejército italiano tendrá una nueva función: producir cannabis para uso médico, en particular para las terapias del dolor y la esclerosis múltiple, ya que la droga es actualmente importada y, como consecuencia, muy costosa. Para esta nueva tarea, el ejército contará con la asesoría del ministerio de Salud, informaron hoy fuentes oficiales. El uso médico del cannabis para los enfermos de esclerosis múltiple es muy costoso en Italia debido a que los cannabinoides para esos fines suelen ser importados. Por eso las autoridades autorizaron su producción local. La ministra de Salud, Beatrice Lorenzin, y la ministra de Defensa Roberta Pinotti, presentaron la iniciativa hoy durante una conferencia de prensa. "Se trata de producir medicamentos específicos para patologías extremamente graves", explicó Lorenzin, quien mencionó la esclerosis múltiple y la terapia del dolor. "No queremos dar un valor ideológico ni cultural a la decisión, es una operación que va a beneficiar sobre todo a los enfermos", recalcó la ministra. HASTA 100 KG El cannabis será cultivado y tratado en un cuartel especial de Florencia, en el centro de Italia, donde será creado un laboratorio "químico y farmacéutico militar" que desarrollará el producto, el cual será distribuido también al sector civil. El laboratorio producirá entre 80 y 100 kilos al año de principio activo para cubrir las necesidades de Italia y será distribuido a farmacias locales y hospitales. "Importar un gramo de principio activo, THC, cuesta 15 euros. Con nuestra producción el precio se reducirá a al menos la mitad, lo que beneficiará al seguro social", comentó Lorenzin. Un grupo de trabajo se encargará de vigilar y controlar todo el sistema de producción del cannabis, que entrará oficialmente al mercado en 2015.
Medicinal

Chile, pionero en marihuana medicinal en América Latina


En la mayoría de los países del mundo, si usted pide permiso a las autoridades para cultivar 750 plantas de cannabis, lo más probable es que termine en serios aprietos.

thumbnail_img
En Chile están dando luz verde para este tipo de cultivos. Las plantas serán sembradas desde este miércoles en un área designada por la Municipalidad de La Florida, en Santiago, la capital del país, generando gran atención de la comunidad local e internacional. Se espera que la cosecha esté lista en abril, cuando será recogida para su transformación en aceite que funciona como analgésico, el cual será destinado para el consumo de 200 pacientes con cáncer.   Debate sobre la legalidad A pesar de muchos debates en la región, este es el primer proyecto de este tipo en América Latina. Una tendencia que viene fortaleciéndose en el mundo, como por ejemplo la República Checa, que dio pasos similares el año pasado. Entre los países de esta región, el debate ha estado focalizado en Uruguay, país que este año se convirtió en la primera nación del mundo en legalizar el cultivo, venta y consumo de esta droga. No obstante, en Chile han tomado un enfoque distinto, permitiendo el uso de cannabis sólo con fines medicinales. "No queremos involucrarnos en el debate sobre el uso personal de la marihuana", dijo Rodolfo Carter, alcalde de La Florida. "Preferimos concentrarnos con el tema médico. El objetivo es ofrecerle a la gente que está padeciendo cáncer un tratamiento contra el dolor que sea más natural, saludable y barato". El proyecto de cultivo será supervisado por la Fundación Daya, una organización local sin fines de lucro. Y se elaborara un estudio clínico sobre la efectividad del cannabis para aliviar el dolor. "Eventualmente, nuestra intención es que todo el mundo tenga acceso a cannabis como medicina, incluso si no tienen recursos para comprarla", explica Nicolás Dormal, cofundador de Daya. "Por ahora, nos vamos a concentrar en estos primeros 200 pacientes".   Té de cannabis Así como han respaldado el proyecto en La Florida, las autoridades en Chile también han otorgado permiso a una mujer para importar medicamentos hechos con cannabis. Ese es el caso de Cecilia Heyder, quien fuera diagnosticada con lupus hace cinco años, una enfermedad originada por deficiencias en el sistema inmunológico. Cecilia tuvo una mastectomía y ha estado en tratamiento de radioterapia y quimioterapia. Diariamente consume decenas de analgésicos convencionales, pero dice que los efectos secundarios eran devastadores. "El dolor era insoportable", contó Heyder al corresponsal de la BBC. "Quería estrellar mi cabeza contra la pared. No podía caminar. Estaba en silla de ruedas. Mis niños entraban al cuarto y yo ni podía levantarme de la cama para besarlos". Producto de la desesperación, el año pasado obtuvo algunas hojas de cannabis y las utilizó para hacer té. Cecilia cuenta que el efecto fue inmediato. El té resultó mucho más efectivo que cualquier otro medicamento convencional que había probado. El problema para ella fue que luego de esa exitosa experiencia, no podía encontrar más marihuana. Por eso comenzó a contactar a las autoridades chilenas para obtener permiso de importación. En agosto pasado obtuvo el visto bueno y un mes después sus drogas comenzaron a llegar provenientes de Europa. De acuerdo con las autoridades en Chile, esta es la primera vez que medicina hecha de cannabis es legalmente importada en América Latina.   Costo elevado A pesar de su magnífico beneficio, el tratamiento con esta droga es costoso, y mensualmente puede representar un gasto de unos US$2.000. Heyder ha tratado de conseguir los fondos a través de una campaña pública que realiza en redes sociales, pero solo ha conseguido dinero para cubrir tres meses de tratamiento. Pasado ese período tendrá que ir a las calles a comprar marihuana ilegalmente, a menos que el Estado está dispuesto a ofrecer drogas hechas de cannabis gratis para los pacientes. "¿Me veré forzada a acudir al mercado negro, y correr el riesgo de que me pongan presa?". "No quiero volver a vivir eso. No quiero vivir con ese miedo", se lamenta Cecilia. También para la epilepsia. Si el proyecto en La Florida resulta exitoso con los pacientes con cáncer, pudiera expandirse para que personas que sufren otras enfermedades, como la epilepsia, también se beneficien. En ese sentido, el caso de Lucas Riffo, de seis meses de edad, pudiera ser emblemático. La droga tambien serviría para tratar casos de epilepsia como el de Lucas, que sufría hasta 300 convulsiones diarias. El niño nació con un severo caso de epilepsia, que le originaba unas 300 convulsiones al día. Sus padres, Jorge y Gabriela, le suministraron las medicinas para epilepsia tradicionales, pero no funcionó. Por eso, comenzaron a darle un aceite de cannabis hecho ilegalmente por ellos. Jorge explica que el cambio en la salud del bebé se percibió de inmediato. "Obviamente, comenzamos a darle dosis pequeñas", dijo. "Nos aseguramos de monitorear cuidadosamente su ritmo cardíaco y su respiración, y Lucas se mantenía bien mientras estuviera consumiendo dosis del aceite." "Luego le dimos un poco más, y se mantuvo por cinco o seis horas sin convulsionar. Eso era impensable antes. Ninguna de las drogas tradicionales había logrado eso."   Escepticismo A pesar de esto, no todo el mundo está convencido de los beneficios de la marihuana. Para algunos doctores se trata de una droga adictiva y causa problemas psicológicos. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que el consumo de cannabis puede afectar la habilidad para el aprendizaje y puede exacerbar la esquizofrenia. Según la OMS se requieren nuevas investigaciones al respecto. Por otra parte, existe un elemento adicional vinculado a esta droga, y es el tema de la delincuencia. ¿Qué impide que traficantes se aprovechen de las autorizaciones dadas por el gobierno? El proyecto en La Florida se encuentra resguardado por una cerca eléctrica y alambre de púas, a fin de evitar que las plantas sean robadas. A pesar de ello, Dormal considera que los riesgos de salud y de seguridad son menores comparados con los beneficios que ofrece la marihuana a los pacientes. "La marihuana puede tener efectos negativos, pero son realmente insignificantes en comparación con otras medicinas legales", indicó. Para Cecilia, a quien sus médicos le han dado apenas meses de vida, la decisión es simple. "Cannabis puede que no me cure el cáncer o el lupus, pero al menos me aliviara el dolor. Y eso es todo lo que yo estoy pidiendo".
Medicinal

Investigación asocia consumo de cannabis con reducción del riesgo de contraer cáncer de vejiga


El consumo de cannabis se asocia con una reducción de casos de cáncer de vejiga, según un estudio publicado en el febrero de la revista de Urology.

thumbnail_img
Para el estudio, los investigadores evaluaron los expedientes de 84.170 participantes en un corte multiétnico de hombres entre 45 y 69 años”, los datos se utilizaron para la investigación sobre el riesgo de contraer cáncer de vejiga asociado al consumo de cannabis y consumo de tabaco. Los investigadores determinaron que los antecedentes por consumo de cannabis se asoció con un menor riesgo de cáncer de vejiga, mientras que el consumo de tabaco se asoció con un mayor riesgo. “Después de ajustar los datos por edad, raza o etnia e índice de masa corporal, el uso de tabaco se asoció con un mayor riesgo de cáncer de vejiga (regresión de riesgos 1,52), mientras que el consumo de cannabis se asoció con una reducción del 45 por ciento en la incidencia de cáncer de vejiga (HR 0,55 ) “, dijo el Dr. Anil A. Thomas, investigador principal del estudio. Thomas concluye que aunque la relación de causa y efecto no se ha establecido, “el consumo de cannabis puede ser inversamente asociado con el riesgo de cáncer de vejiga”. El estudio, se puede encontrar por clic aquí , y fue realizado en el Centro Médico Kaiser Permanente de Los Angeles , Departamento de Neurología .
Medicinal

CANCER MARCA MONSANTO EN MONTE MAÍZ, CÓRDOBA


thumbnail_img
En la zona rural que rodea el núcleo urbano se aplican 630.000 litros de pesticidas por año. Principalmente se cultiva la soja transgénica (que va ligada inexorablemente al uso del agrotóxico glifosato). En Monte Maíz, un pueblo de 8.200 habitantes, en la provincia de Córdoba, Argentina y situado a 440 kilómetros al oeste de Buenos Aires, el jefe de la comuna, Luis Trotte, y otros vecinos le pidieron a la Universidad de Córdoba que investigara lo que ellos percibían como un aumento de enfermedades graves. Los médicos de la Universidad de Córdoba, encabezados porMedardo Ávila Vázquez, advirtieron de que por Monte Maíz circulan por año más de 600.000 litros de glifosato, un agrotóxico usado en las plantaciones de soja transgénica, y queson depositados en los 22 almacenes distribuidos por el pueblo, algunos de ellos sin habilitación municipal. Este mes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió de que “hay pruebas convincentes de que el glifosato puede causar cáncer en animales de laboratorio y hay pruebas limitadas de carcinogenicidad en humanos”. La investigación descubrió que la tasa bruta de incidencia de cáncer (casos nuevos diagnosticados por año) es de 707 por cada 100.000 habitantes, frente a 264 de la provincia de Córdoba y 217 de toda Argentina. Los principales tipos de tumores detectados fueron de mama, colon, próstata, tiroides y piel. El 21,6% de los casos ocurrió en menores de 44 años, un segmento de la población que solo está afectado en el 11,6% de los cánceres registrados en el nivel provincial. El grupo de profesores de Medicina de la Universidad de Córdoba, detectó en un pueblo agrícola de esa provincia, Monte Maíz, que las tasas de incidencia del cáncer y otras enfermedades triplican las medias provincial y nacional. Como conclusión, recomendó que se mudaran las plantas de almacenamiento de cereales, plaguicidas y otros agroquímicos fuera del centro urbano. El cáncer es la principal causa de muerte en Monte Maíz, el 33,4% del total en 2014. En la media de Argentina, son el 20%, por detrás de las enfermedades cardiovasculares. Para reducir los efectos, los investigadores recomendaron al intendente Trotte quereubicara los depósitos de agroquímicos y también los de granos, dado que de las cáscaras también se desprenderían sustancias presuntamente tóxicas.Hallaron en los suelos restos de glifosato, cipermetrina y cloropiritos. También sugirieron que se reforestaran los suburbios. “La zona rural reúne 65.000 hectáreas, donde se aplican 630.000 litros de pesticidas por año”, advierte el informe presentado el sábado 11 de abril de 2015. El documento también manifiesta la preocupación por el basurero a cielo abierto que está situado a 800 metros del pueblo. También señala la existencia de agua estancada de inundaciones pasadas y la de un canal de desagüe con productos nocivos desechados por industrias locales. No solo hay más cáncer en Monte Maíz, la tasa de abortos espontáneos asciende a 9,9% de las mujeres embarazadas, frente al 3% de media nacional. Los niños con malformaciones congénitas suman el 2,9% en los últimos 10 años (el 1,9% en Argentina). Los médicos también llamaron la atención por lacantidad de neumopatías, hipotiroidismo y lupus. En Monte Maíz se planta soja, maíz y trigo y el fenómeno se está extendiendo a todo el país porque Argentina es el tercer productor mundial de soja. Se calcula que en toda Argentina hay aproximadamente 31 millones de hectáreas de uso agrícola, lo que quiere decir que la soja transgénica ya ocupa este año cerca del 64% de la superficie cultivable total.  
Medicinal

Tratamientos con marihuana podrian combatir el cáncer de mama


Investigadores están desarrollando nuevos tratamientos para el cáncer de mama a base de compuestos que se encuentran en la marihuana.

thumbnail_img
Durante casi una década, un grupo de científicos del Instituto de Investigación del Centro Médico del Pacífico de California han estado estudiando el potencial de los ingredientes de la marihuana para combatir el cáncer . Pertenecientes a la familia de compuestos conocidos como cannabinoides, los ingredientes activos de la marihuana, que incluyen el THC (tetrahidrocannabinol) y el CBD (cannabidiol), se han demostrado eficaces en combatir el crecimiento y propagación de tumores en varios modelos de cáncer. Los últimos resultados del equipo, publicados en la revista British Journal of Pharmacology, sugieren que tanto los derivados de la planta y los cannabinoides sintéticos pueden ser prometedores en el tratamiento del cáncer de mama. “En esta investigación, se determinó que el CDB fue eficaz en la inhibición de la progresión metastásica que conduce a la supervivencia prolongada en varios modelos preclínicos de cáncer de mama”, escribió Sean McAllister, PhD, autor principal del estudio. En un modelo de ratón, se encontró que el tratamiento con cannabidiol reduce la metástasis del cáncer de mama hasta en un 75%. Aunque el THC no fue probado, el equipo señala, que una investigación anterior ha demostrado su actividad antitumoral “contra una variedad de cánceres agresivos.” Pero los resultados del grupo también parecen sugerir que ninguno de los compuestos por sí solo es el tratamiento más eficaz. En la búsqueda de un compuesto aún más potente, los investigadores realizaron experimentos con un cannabinoide sintético llamado O-1663. En comparación,  se encontró que O-1663 era “significativamente más potente y eficaz que el CDB.” Curiosamente, O-1663 parece activar las mismas vías de lucha contra el cáncer que el THC y el CBD activan por su cuenta. “De acuerdo con esta hipótesis, la administración combinada de CBD y THC produce una magnitud similar de actividad anti-metastásica en comparación con O-1663 sólo”, escribieron el Dr. McAllister y su equipo. Los estudios demuestran que los efectos anticancerígenos del THC se producen a través de vías conocidas como receptores cannabinoides (CB1 y CB2). Estas vías,  expresadas en varias células en el cuerpo, se encuentran en las células tumorales a concentraciones anormalmente altas. La activación de los receptores CB1 y CB2 se ha demostrado que inicia una serie de mecanismos que conducen a la muerte de las células tumorales, mientras que deja las células sanas ilesas. El cannabidiol, no se une directamente a los receptores de cannabinoides. Así que los efectos anticancerígenos del CDB parecen provenir de su capacidad para dirigir el gen ID1 – un jugador conocido en la metástasis de numerosos tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de mama. Sin embargo, mientras que O-1663 parece más prometedor como tratamiento del cáncer que el CBD o THC individualmente, los autores señalan que otros beneficios se han atribuido a los compuestos de origen vegetal. “THC y CBD se ha demostrado que tienen efectos anti-inflamatorios, analgésicos y los efectos neuroprotectores”, explican. La marihuana medicinal, en diversas formas, también se puede utilizar para controlar los síntomas de la pérdida de apetito y náuseas. Los investigadores concluyen que se necesitan más estudios para identificar los mecanismos que sustentan al THC y los beneficios más amplios del CDB y si O-1663 puede ofrecer lo mismo.    
Medicinal

“En Arroyo Seco, siete de cada diez personas sufren cáncer”


José Luis Bovalini, de la ONG “Basta de Cáncer”, relató en una entrevista la alarmante realidad que viven los pueblos de la región debido a las fumigaciones.

thumbnail_img
El cordón industrial ofrece diversas fuentes de trabajo y un gran movimiento económico, pero como todo, tiene su lado oscuro. El actual modelo productivo es manejado por las grandes empresas transnacionales y aceptado por las distintas administraciones del Gobierno desde la década del 90. Y promueve intereses económicos propios masificados por la falta de control y la complicidad de los sectores más poderosos. Este sistema logra que los campos y silos de la provincia de Santa Fe garanticen mayores ganancias para un reducido sector de la sociedad sin reparar en los costos sanitarios, ambientales y sociales convirtiéndose en una bomba de tiempo y perjudicando la calidad de vida de los pueblos. Las fumigaciones con agrotóxicos constituyen un aspecto fundamental para el sustento de este modelo agro tecnológico y agroindustrial, mediante el cual se está llevando a cabo un verdadero proceso de envenenamiento. En Arroyo Seco la situación es más que preocupante. José Luis “Coco” Bovalini vivió toda su vida en la vecina ciudad y convive todos los días con esta realidad. Cansado y preocupado por ver como la gente de su pueblo y alrededores se enfermaban “sin motivo”, decidió crear la ONG “Basta de Cáncer”.  “Yo estaba mal porque mucha gente se enfermaba de cáncer y se murió un amigo de 40 años y se me ocurrió poner un pasacalle con la inscripción ‘Basta de cáncer, abramos los ojos’ y todos me empezaron a preguntar; allí es como comenzamos a juntarnos porque son muchos lo que estaban preocupados”, arrancó Coco. La agrupación comenzó con mucha gente interesada pero luego se fue deteriorando. “Hay muchas cosas que hacer y necesitamos gente, 7 de cada 10 personas que viven en el pueblo están enfermos de cáncer. Acá se ocultaba la enfermedad. En la partida de defunción ponían muerte por paro cardiorrespiratorio, pero no ponían la enfermedad que provocaba eso y era una forma de tapar. Ahora, luego de un arduo trabajo, se logró que cada vez que muera un paciente, se especifique cuál fue la enfermedad que lo causó”, informó. La ONG viene trabajando desde hace unos 10 años. Han realizado charlas, movilizaciones, audiencias públicas y han logrado llamar la atención de todo un pueblo y sus alrededores. “Hemos logrado muchas cosas una que fue única en Arroyo que fue una audiencia pública en el Concejo municipal porque se iba a instalar una planta de silos en la entrada de la ciudad por la autopista, entonces dijimos que si permitíamos eso nos iban a rodear la ciudad con veneno. Nosotros logramos parar la obra y le cortamos el negocio a unos cuantos”, afirmó Bovalini. Según informan desde la ONG, la situación es dramática y el ocultamiento peor. “Ahora en la ciudad tenemos una empresa que hace biodiesel con productos altamente explosivos y peligrosos y lo permitieron, así que estamos en juicio nosotros con ellos. En una zona urbana no se puede poner este tipo de empresas”, aseguró y añadió: “Todos estos puertos cerealeros que han habilitado no deberían estar allá, toda la gente que esta en la zona del puerto vive enferma. No cumplen con la norma de seguridad para que el polvillo de estos químicos no vuele y se esparza por donde está la urbanización”. “El Glifosato no te hace mal en el momento, la gente se piensa que es así, pero no.Quienes estudiaron el tema de los agroquímicos vieron que la soja transgénica nunca se debería haber aprobado. Ellos decían que los efectos se iban a ver en 15 o 20 años y estamos en esa época. Ahora se ve todo. Malformaciones, pérdidas en los embarazos, enfermedades, cáncer…”. “Acá vinieron de Santa Fe, monitorearon distintas manzanas de la ciudad e hicieron el estudio, había estudiantes de medicina y gente de la municipalidad, yo me anoté para colaborar, pero los resultados de ese estudio nunca estuvieron. Si vos preguntas en cada casa siempre hay alguien o algún familiar enfermo”, comentó Bovalini. Datos que asustan Luego de varios años de estudiar, analizar e informarse sobre la situación de las fumigaciones en Arroyo Seco, la ONG “Basta de Cáncer” cuenta con datos alarmantes. Acá han habilitado cualquier cosa, está Monsanto en la entrada de la ciudad -por la ruta vieja camino al puerto- que tiene un depósito de agroquímicos y al lado pusieron una fábrica de zapatos, entonces tenés 200 personas trabajando al lado de una fábrica de veneno. Monsanto debería estar en el medio de 10 hectáreas de campo, que esté toda arada alrededor por si algún día pasa algo. Los agroquímicos son altamente explosivos, si llegase a explotar, entonces la onda expansiva tiene que ir debilitándose por el campo, si eso pasa acá, desaparece la población”, contó el fundador de la ONG. “Hay 20 millones de hectáreas que se cultivan y 200 millones de Glifosato que se tiran en todo el país” Como dato a tener en cuenta: “Fumigan los alcauciles con productos de banda roja, un producto que es lo más venenoso que existe. Una planta para que libere ese veneno tiene que estar en la tierra 40 días, yo mismo pasé a los dos días y ya los estaban cosechando”, afirmó José Luis. Las consecuencias llegaron al agua Según informaron desde la ONG, el agua de Arroyo Seco perdió por completo su pureza y predomina la contaminación con arsénico y nitrato. “Acá el que puede comprar toma agua en bidones porque saben que no se puede tomar el agua de la canilla y el que no, se lo tiene que aguantar”, lamentó Coco Bovalini. Y agregó: “El 95% de los productos que trabaja Basf es cancerígeno y tiran todos los desechos en el medio del río. No tenemos forma de frenarlos”. “La problemática de las fumigaciones es un tema ya conocido pero poco reconocido” Tal como la ley dice, “todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano…” y si dicha ley se cumpliría, las fumigaciones deberían hacerse a por lo menos 800 metros de las ciudades y no a menos como se encuentran ahora. “Nosotros no queremos alarmar, ni armar una psicosis de esto, pero queremos informar porque se está jugando con la vida de las personas y los gobernantes no toman conciencia y miran para otro lado. No nos damos cuenta pero el aire, el agua y lo que comemos de está contaminado”, afirmó Coco y contó: “Gracias a la última movida que hicimos la gente se preocupó y logramos que se realicen muestras de las verduras que llegan a los mercados”, reafirmó Bovalini. “Necesitamos gente que nos acompañe, que se anime a pararse frente a los camiones en Dreyfus o pelear un petitorio en el Concejo. Cada vez somos menos y necesitamos abrir los ojos, aunque sea por las próximas generaciones porque esto crece cada vez más y más”, finalizó.
Medicinal

Los Estados Unidos finalmente confiesa el cannabis mata las células cancerosas


thumbnail_img
Un grupo de investigadores federales encargados por el gobierno para demostrar que el cannabis tiene “ningún uso médico aceptado” puede tener involuntariamente información permiten deslizarse a través de las grietas, mostrando cómo el cannabis en realidad mata las células cancerosas. La investigación, que fue realizada por un equipo de científicos de la Universidad de Saint George de Londres, encontró que los dos más comunes los cannabinoides en la marihuana, el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD), debilitó la ferocidad de las células cancerosas y hacerlas más susceptibles a la radiación, dijo Mike Adams de hierba de despacho. El estudio, que fue publicado el año pasado en la revista Molecular médica terapias contra el cáncer, detalla las “reducciones drásticas” en variaciones de cáncer cerebral fatal cuando estos cannabinoides específicos fueron utilizados en combinación con radioterapia. “Hemos demostrado que los cannabinoides podrían desempeñar un papel en el tratamiento de uno de los cánceres más agresivos en los adultos”, escribió el investigador principal Dr. Wai Liu, en noviembre de 2014 op-ed del Washington Post. “Los resultados son prometedores… podría proporcionar una forma de romper el glioma [tumores] y salvar más vidas.” “Recientes estudios realizados en animales han demostrado que la marihuana puede matar a algunas células cancerosas y reducir el tamaño de los otros”, señaló el informe del NIDA. “Pruebas de un estudio animal sugiere que los extractos de toda la planta de la marihuana puede reducir uno de los tipos más graves de tumores cerebrales. La investigación en ratones mostraron que estos extractos, cuando se utiliza con la radiación, el aumento de la cáncer-matar a los efectos de la radiación.” NIDA la recién pro-pot posición es especialmente curioso dado que se reveló en los talones de una reciente propuesta introducida en el Congreso y la Cámara de Representantes que los intentos por legalizar la marihuana medicinal a nivel nacional. El proyecto de ley, que se denomina Ley de los cuidadores, pretende degradar el Cuadro I de marihuana a un estado de la Lista II con el fin de hacer más flexible la hierba en los ojos del gobierno federal como una forma aceptada de medicina. Además, el proyecto de ley eliminaría también el cannabidiol, no intoxicante compuesto de la maceta, desde la Ley de sustancias controladas y permitir que se distribuye en un estado a otro, sin violar las leyes federales. El cannabis se convirtió en un Horario I droga en 1970 con la promulgación de la Ley de Sustancias Controladas, que clasifica el Cannabis como tener un alto potencial para el abuso, ningún uso médico e inseguras para usar sin supervisión médica. Esta investigación federal contradice básicamente cannabis’ lista I estado. Esto podría significar la reforma está más cerca de lo que habíamos imaginado originalmente? Manténgase sintonizado para obtener las últimas actualizaciones sobre el cannabis de la reforma. ¿Cuáles son tus pensamientos sobre este tema? ¿Cree que estamos a punto de ver un cambio importante en la situación legal del cannabis? ¿Le parece que debe ser mirado como una potente medicina? Comparta con nosotros en la siguiente sección de comentarios! Fuente: Despacho de hierbas
Medicinal

Los cannabinoides destruyen el cáncer y el gobierno lo sabe desde 1974


thumbnail_img
Los cannabinoides destruyen el cáncer. Un nuevo estudio publicado en Nature Reviews-Cancer ofrece una explicación detallada e histórica acerca de cómo el THC (Tetrahidrocannabinol) y los canabinoides naturales atacan el cáncer, preservando las células normales.     El estudio por Manuel Guzmán de Madrid, España, encontró que los canabinoides, los componentes activos de la marihuana, inhiben el crecimiento del tumor en animales de laboratorio. Ellos actúan por medio de la modulación de las rutas claves de la señalización celular, induciendo de ese modo, la muerte de las células tumorales, así como inhibiendo el crecimiento de los vasos sanguíneos que alimentan el tumor. El estudio de Guzman es muy importante de acuerdo al Dr. Ethan Russo, un neurólogo y autoridad mundial en cánabis médico: “El cáncer ocurre porque las células se inmortalizan, y no consiguen captar las señales para parar el crecimiento. Una función normal de remodelamiento del cuerpo requiere que las células mueran de forma espontánea. Esto se llama apóptosis o muerte celular programada. Ese proceso no funciona en los tumores. El THC promueve su reaparición de manera que los gliomas, leucemias, melanomas y otro tipo de células, de hecho facilitarán las señales, frenará la división celular y morirán”. “Pero, esto no es todo”, explica el Dr Russo; la otra forma en que los tumores crecen es por medio de asegurarse  de que se nutren: envían señales para promover la angiogéneses, el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos. Los canabinoides desactivan esas señales también, es realmente increible y elegante”. En otras palabras, este artículo explica varias formas en las cuales los canabinoides podrían ser usados para luchar contra el cáncer, y, como dice el artículo, “los canabinoides son usualmente bien tolerados, y no producen los efectos tóxicos generalizados de las quimioterapias convencionales”. Normalmente, cualquier historia que incluso sugiera la posibilidad de un nuevo tratamiento para el cáncer es saludada como “una cura contra el cáncer”, por muy remota que se encuentre en el futuro e improbable que pueda ser su aplicación. Pero si se trata de la marihuana, no esperes que las noticias de los medios de comunicación de masas hablen de ello; especialmente desde que los editores de los medios de masas han ido silenciosamente asesinando esta historia durante los últimos 30 años. Así es; las noticias acerca de la capacidad de eliminar los tumores hizo su aparición por primera vez en 1974. Los investigadores del Medical College de Virginia, que habían sido financiados por el Instituto Nacional de Salud para encontrar pruebas de que la marihuana dañaba el sistema inmunitaria, en su lugar encontraron que la THC ralentizaba el crecimiento de estos tres tipos de cáncer en los ratones, de pulmón, cáncer de mama y leucemia inducida por virus. El Washinton Post reportó en la sección local de noticias el 18 de Agosto de 1974 bajo el título “Se estudia el freno al cáncer” que decía: “El agente químico activo en la marihuana frena el crecimiento  de tres tipos de cáncer en ratones y puede también suprimir la reacción inmunitaria que causa el rechazo de los transplantes de órganos, según ha descubierto un equipo del Medical College de Virginia. Los investigadores encontraron que el THC ralentizaba el crecimiento de cáncer de pulmón, cáncer de mama y leucemia inducida por un virus y prolongaba sus vidas tanto como un 36 por ciento”. “La cobertura mediática del descubrimiento de Madrid ha sido virtualmente inexistente en este país. Las noticias aparecieron sin mucho ruido en Febrero del 2000 con una historia acerca del artículo de Nature Medicine”, se lamentaba el editor de MarijuanaNews.com Richard Cowan, que dijo que fue sólo capaz de encontrar el artículo a través de un enlace que apareció en el Drudge Report. “The New York Times, The Washington Post, and Los Angeles Times ignoraron la noticia, incluso siendo de una importancia indiscutible ya que se trata de una sustancia benigna que se encuentra en la naturaleza y destruye los tumores cerebrales cancerígenos”, añade Cowan. El 29 de Marzo de 2001, el San Antonio Current publicó una noticia muy bien investigada, cuidadosamente analizada por Raymond Cushing titulada “La marihuana elimina los tumores; el Gobierno lo sabe desde 1974”. La cobertura mediática desde entonces, ha sido inexistente excepto por la copia de esta historia en Alternet. Es difícil de creer que el conocimiento de que el cannabis puede ser usado para combatir el cáncer haya sido suprimido durante al menos 30 años, pero parece probable que esta censura continúe, ¿por qué? De acuerdo con Cowan, la respuesta está en que es una amenaza a la prohibición del cannabis. “Si este artículo y sus predecesores desde el 2000 y 1974 fueron las únicas evidencias de la supresión del cannabis médico, uno podría tal vez tratar de racionalizarlo de alguna manera. Sin embargo, hay una cantidad enorme de pruebas de que la supresión del cannabis médico representa el fallo más enorme de las instituciones de una sociedad libre, de la medicina, del periodismo, de la ciencia y de los valores fundamentales”, dice Cowan. Millones de personas han muerto con horribles muertes y en muchos casos, sus familias han dilapidado sus ahorros en fármacos caros, tóxicos y peligrosos. Ahora nos empezamos a dar cuenta de que no sólo la marihuana no ha matado nunca a nadie, sino que su prohibición ha matado a millones.
Medicinal

Los cannabinoides destruyen el cáncer y el gobierno lo sabe desde 1974


thumbnail_img
Los cannabinoides destruyen el cáncer. Un nuevo estudio publicado en Nature Reviews-Cancer ofrece una explicación detallada e histórica acerca de cómo el THC (Tetrahidrocannabinol) y los canabinoides naturales atacan el cáncer, preservando las células normales. El estudio por Manuel Guzmán de Madrid, España, encontró que los canabinoides, los componentes activos de la marihuana, inhiben el crecimiento del tumor en animales de laboratorio. Ellos actúan por medio de la modulación de las rutas claves de la señalización celular, induciendo de ese modo, la muerte de las células tumorales, así como inhibiendo el crecimiento de los vasos sanguíneos que alimentan el tumor. El estudio de Guzman es muy importante de acuerdo al Dr. Ethan Russo, un neurólogo y autoridad mundial en cánabis médico: “El cáncer ocurre porque las células se inmortalizan, y no consiguen captar las señales para parar el crecimiento. Una función normal de remodelamiento del cuerpo requiere que las células mueran de forma espontánea. Esto se llama apóptosis o muerte celular programada. Ese proceso no funciona en los tumores. El THC promueve su reaparición de manera que los gliomas, leucemias, melanomas y otro tipo de células, de hecho facilitarán las señales, frenará la división celular y morirán”. “Pero, esto no es todo”, explica el Dr Russo; la otra forma en que los tumores crecen es por medio de asegurarse  de que se nutren: envían señales para promover la angiogéneses, el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos. Los canabinoides desactivan esas señales también, es realmente increible y elegante”. En otras palabras, este artículo explica varias formas en las cuales los canabinoides podrían ser usados para luchar contra el cáncer, y, como dice el artículo, “los canabinoides son usualmente bien tolerados, y no producen los efectos tóxicos generalizados de las quimioterapias convencionales”. Normalmente, cualquier historia que incluso sugiera la posibilidad de un nuevo tratamiento para el cáncer es saludada como “una cura contra el cáncer”, por muy remota que se encuentre en el futuro e improbable que pueda ser su aplicación. Pero si se trata de la marihuana, no esperes que las noticias de los medios de comunicación de masas hablen de ello; especialmente desde que los editores de los medios de masas han ido silenciosamente asesinando esta historia durante los últimos 30 años. Así es; las noticias acerca de la capacidad de eliminar los tumores hizo su aparición por primera vez en 1974. Los investigadores del Medical College de Virginia, que habían sido financiados por el Instituto Nacional de Salud para encontrar pruebas de que la marihuana dañaba el sistema inmunitaria, en su lugar encontraron que la THC ralentizaba el crecimiento de estos tres tipos de cáncer en los ratones, de pulmón, cáncer de mama y leucemia inducida por virus. El Washinton Post reportó en la seccion local de noticias el 18 de Agosto de 1974 bajo el título “Se estudia el freno al cáncer” que decía: “El agente químico activo en la marihuana frena el crecimiento  de tres tipos de cáncer en ratones y puede también suprimir la reaccion inmunitaria que causa el rechazo de los transplantes de órganos, según ha descubierto un equipo del Medical College de Virginia. Los investigadores encontraron que el THC ralentizaba el crecimiento de cáncer de pulmón, cáncer de mama y leucemia inducida por un virus y prolongaba sus vidas tanto como un 36 por ciento”. “La cobertura mediática del descubrimiento de Madrid ha sido virtualmente inexistente en este país. Las noticias aparecieron sin mucho ruido en Febrero del 2000 con una historia acerca del artículo de Nature Medicine”, se lamentaba el editor de MarijuanaNews.com Richard Cowan, que dijo que fue sólo capaz de encontrar el artículo a través de un enlace que apareció en el Drudge Report. “The New York Times, The Washington Post, and Los Angeles Times ignoraron la noticia, incluso siendo de una importancia indiscutible ya que se trata de una sustancia benigna que se encuentra en la naturaleza y destruye los tumores cerebrales cancerígenos”, añade Cowan. El 29 de Marzo de 2001, el San Antonio Current publicó una noticia muy bien investigada, cuidadosamente analizada por Raymond Cushing titulada “La marihuana elimina los tumores; el Gobierno lo sabe desde 1974”. La cobertura mediática desde entonces, ha sido inexistente excepto por la copia de esta historia en Alternet. Es difícil de creer que el conocimiento de que el cannabis puede ser usado para combatir el cáncer haya sido suprimido durante al menos 30 años, pero parece probable que esta censura continúe, ¿por qué? De acuerdo con Cowan, la respuesta está en que es una amenaza a la prohibición del cannabis. “Si este artículo y sus predecesores desde el 2000 y 1974 fueron las únicas evidencias de la supresión del cannabis médico, uno podría tal vez tratar de racionalizarlo de alguna manera. Sin embargo, hay una cantidad enorme de pruebas de que la supresión del cannabis médico representa el fallo más enorme de las instituciones de una sociedad libre, de la medicina, del periodismo, de la ciencia y de los valores fundamentales”, dice Cowan. Millones de personas han muerto con horribles muertes y en muchos casos, sus familias han dilapidado sus ahorros en fármacos caros, tóxicos y peligrosos. Ahora nos empezamos a dar cuenta de que no sólo la marihuana no ha matado nunca a nadie, sino que su prohibición ha matado a millones.
Legales

Los 5 beneficios más importantes del cannabis para los enfermos de cáncer


thumbnail_img
Se está produciendo muchos avances en lo que respecta al potencial del cannabis para curar el cáncer, aunque la comunidad científica está lejos de llegar a un consenso. Sin embargo, lo que es mucho más cierto es la capacidad del cannabis para mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer sometidos a los tratamientos tradicionales, como la quimioterapia. En este artículo, vamos a ver cómo puede ayudar. Antiemético/Contra las náuseas Las náuseas y los vómitos son efectos secundarios muy comunes de la quimioterapia. Los medicamentos quimioterapéuticos (principalmente, el cisplatino) causan las náuseas mediante la producción excesiva de serotonina en las células enterocromafines especializadas, que se encuentran en altas concentraciones en el tracto gastrointestinal (GI). El exceso de serotonina irrita la mucosa (revestimiento interior) del tracto GI y estimula los receptores de serotonina (5-HT) del nervio vago neurálgico, el nervio principal que controla el sistema nervioso parasimpático del tracto GI. Entonces, el nervio vago envía los estímulos al área postrema, una área pequeña situada en el bulbo raquídeo (tallo cerebral inferior) que se conoce como el centro del vómito. Se cree que los cannabinoides (en particular, el CDB) reducen los síntomas en los pacientes sometidos a quimioterapia mediante la unión a los receptores HT-5 y el bloqueo de la acción de la serotonina. Los agonistas de los receptores cannabinoides, tales como el THC, parece que también suprimen directamente los vómitos y las náuseas al agonizar el receptor de CB1, mientras que los antagonistas de los receptores CB, tales como CDB son neutrales, y los agonistas inversos realmente causan las náuseas. Esto sugiere que tanto el THC como el CBD desempeñan un papel a la hora de controlar las náuseas y los vómitos, el THC al agonizar el receptor CB1, y el CDB antagonizando los receptores 5-HT y bloqueando la acción de la serotonina. Estimula el apetito Los medicamentos quimioterapéuticos son bien conocidos por causar anorexia (pérdida del apetito), lo que, en parte, es debido a sus efectos sobre el sistema de señalización de la serotonina. Los estudios han demostrado que la presencia de cisplatino conduce a un exceso de producción de serotonina y de estimulación del nervio vago. Esto lleva a una reducción de ghrelina, la “hormona del hambre” que es secretada cuando el estómago está vacío. Sin ghrelina, el cerebro no recibe los estímulos necesarios para producir la sensación de hambre. Diversos estudios han demostrado que la presencia de ghrelina o agonistas cannabinoides, como el THC, causan un aumento de la producción de una enzima AMP, activada por la proteína quinasa (AMPK), en el hipotálamo. La enzima es crucial para los procesos metabólicos que regulan la homeostasis de la energía (equilibrio energético) en el cuerpo, y se produce en respuesta a la estimulación de los receptores GHS-R1a de ghrelina que se encuentran en el tracto GI. Por lo tanto, el THC puede hacer el trabajo de la ghrelina de forma eficaz mediante la activación de los receptores y estimular, directamente, el cerebro para producir la sensación de hambre. Antidiarreico La diarrea puede ser un efecto secundario de la quimioterapia y de la radioterapia, y también puede ser un síntoma del mismo cáncer, incluyendo el linfoma, cáncer de colon, cáncer de páncreas, y algunos carcinomas y cánceres neuroendocrinos. Si los episodios de diarrea se prolongan, pueden causar deshidratación, pérdida de peso, fiebre y dolor abdominal. La diarrea secretora, en la que el cuerpo libera el exceso de agua o de hormonas en el tracto GI, es la forma más común asociada al cáncer. Se ha demostrado que los cannabinoides reducen los síntomas de la diarrea secretora, particularmente ??-THC, que agoniza los receptores CB1 en el tracto GI y, por lo tanto, ayuda en la regulación de la motilidad intestinal y las secreciones. La inflamación intestinal también puede desempeñar un papel a la hora de causar diarrea. El uso de cannabinoides para reducir la inflamación es muy conocido. Analgésico Los enfermos de cáncer sometidos a quimioterapia suelen informar de dolor, incluyendo dolores de cabeza, dolores musculares, dolor de estómago y la neuralgia (dolor provocado por el fallo del sistema nervioso). Gran parte del dolor que aparece a causa de la quimioterapia se produce debido a la inflamación, aunque también puede surgir debido a la formación de lesiones o úlceras en las membranas mucosas. Además de esto, la propia enfermedad puede causar dolor severo en sus últimas etapas, a menudo debido a que los tumores ejercen presión sobre los nervios, los huesos o los órganos a medida que crecen. El cannabis se utiliza ampliamente en el tratamiento del dolor crónico resultante de una amplia variedad de enfermedades que no se limitan al cáncer. La capacidad del cannabis para reducir la inflamación es de vital importancia en el tratamiento del dolor que surge debido a la quimioterapia. Se cree que tanto los antagonistas, como el CDB, y los agonistas, tales como el THC (y el agonista endógeno 2-AG), reducen la inflamación mediante la inhibición de la función de los macrófagos, que son células blancas de la sangre de gran tamaño y especializadas, fundamentales para diversas respuestas inmunes. Además, la hiperalgesia (aumento de la sensibilidad al dolor) y el dolor neuropático producido debido al daño inducido por el tumor en los nervios periféricos pueden controlarse directamente a través del uso de cannabinoides. Los estudios han demostrado que los agonistas de los receptores cannabinoides, tales como el THC y el cannabinoide sintético WIN55,212-2, reducen la hiperalgesia en los tejidos profundos afectados por el crecimiento del tumor al agonizar los receptores cannabinoides de los nociceptores, o neuronas sensibles al dolor. Antidepresivo La depresión en los pacientes de cáncer es uno de los síntomas que recibe menos atención, pero que puede resultar gravemente perjudicial para la calidad de vida del enfermo, y que sufren la mayoría de ellos. Si no se recibe tratamiento, la depresión puede llevar a una serie de complicaciones que pueden trabajar, conjuntamente, para hacer de manera efectiva que el paciente se sienta aún más enfermo, por ejemplo, la pérdida del apetito asociada a la quimioterapia puede aumentar, de manera significativa, en los pacientes con depresión. También puede afectar a la calidad del sueño y a los niveles de estrés, lo que puede causar problemas de salud a nivel fisiológico. Los pacientes con cáncer tratados con antidepresivos también describen como sienten una reducción de la fatiga, la ansiedad y el dolor. La capacidad del cannabis para tratar la depresión se discute, y se dispone de pruebas sustanciales aportadas por ambas partes. Varios estudios han indicado que ??-THC, el CBD, y el cannabicromeno (CBC) pueden ejercer un efecto antidepresivo. Se sabe que el sistema endocannabinoide desempeña un papel importante en la regulación del estado de ánimo y los niveles subjetivos de felicidad, y los endocannabinoides, como la anandamida, son fundamentales para el proceso. Se cree que ciertas variaciones genéticas en la expresión de los receptores CB1 hacen que algunos individuos sean más sensibles a los efectos de elevación del estado de ánimo del cannabis. El cannabis puede no ser beneficioso para todos los individuos que padecen cáncer, e incluso puede provocar efectos adversos en un pequeño número de personas, aunque los efectos adversos experimentados, por lo general, son mucho menos graves que los efectos secundarios de la quimioterapia o la radioterapia. Sin embargo, a medida que sabemos más sobre las propiedades del cannabis, empezamos a comprender lo importante que podría ser para controlar los síntomas del cáncer. Los fármacos con la capacidad de tratar, al mismo tiempo, un amplio conjunto de síntomas, como las náuseas, la anorexia y la diarrea, son poco frecuentes, y los que pueden hacerlo sin causar efectos secundarios graves propios son menos frecuentes todavía.