Cultivo

El cáñamo para crear el biodiesel, por un mundo más verde


Extreme Biodiesel, está en el fideicomiso para comprar 40 acres de tierras de cultivo en California. ¿La razón? Quiere cultivar cáñamo específicamente para la conversión a biodiesel

thumbnail_img
Las emisiones del tubo de escape nunca serán tan dulces. La compañía está llamando a esta operación específica XTRM Cannabis Ventures, y está siguiendo la medida del presidente Obama y los $ 1,000,000,000,000 que la  Ley Agrícola que firmó a principios de este mes puede producir. Ese proyecto de ley legalizó cultivar cáñamo en 10 estados, entre ellos el Golden State.  Extreme Biodiesel dice que va a utilizar dos hectáreas para albergar bodegas para el crecimiento interior del cáñamo, además de 20 hectáreas más para el cultivo de cáñamo al aire libre. Ni una palabra sobre la cantidad de biodiesel que puede ser producido a partir del cáñamo, o de cuántos agricultores utilizará. El uso de cáñamo no es exactamente nuevo para la industria automotriz, aunque parezca que el ángulo del biodiesel parece ser ser nuevo. En 2010, Industrias Motive mostraron el primer coche eléctrico-bio-compuesto de Canadá , que incluyó el cáñamo en su mezcla compuesta.  Además, a principios de 1940, Ford experimentó con el uso del cáñamo en los materiales plásticos del cuerpo de un prototipo de coche.
Industrial

La Planta Mágica


“En cinco o diez años, todo el Cono Sur estará sembrado de cáñamo”.

thumbnail_img
Fabrizio Giamberini, fundador de The Latin American Hemp Trading. “América se descubrió gracias al cáñamo”.  Así comienza el periodista uruguayo Guillermo Garat su libro Marihuana y otras yerbas, un ensayo sobre la prohibición y regulación del cannabis en Uruguay a lo largo de diferentes épocas. La planta del cáñamo, a partir de la cual se elaboraban, entre otros productos, las cuerdas de las velas de los primeros barcos que llegaron al Nuevo Mundo, fue condenada siglos después al ostracismo por su asociación con una droga fuertemente perseguida por leyes prohibicionistas: la marihuana. Con la entrada en vigor de la ley que regula la producción y distribución de cannabis en Uruguay, no sólo se legisla acerca del consumo recreativo de marihuana: también se abre la puerta a la recuperación del cultivo de la planta del cáñamo, un nuevo filón para una industria casi tan antigua como el mundo. Replanteo Corría el año 2006. Uruguay vivía el segundo año de gobierno delFrente Amplio, tras la histórica victoria electoral de Tabaré Vázquez, que puso fin a la alternancia de los dos partidos tradicionales que hasta entonces se habían disputado el poder en el país. El gobierno de izquierdas auguraba cambios, pero todavía en aquel entonces la liberalización del cultivo de marihuana se antojaba un ideal remoto, representado por los movimientos sociales, pero alejado aún de la agenda política. Fue en aquel año cuando Fabrizio Giamberini, un empresario uruguayo interesado en los usos industriales del cáñamo, obtuvo la autorización del Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias de Uruguay (INIA) para instalar la primera plantación experimental de cannabis  del país. No era una tarea fácil ya que, en aquel momento, la legislación uruguaya no distinguía entre los diferentes tipos de cannabis. “Las plantas que emplea la industria del cáñamo son variedades sin THC (tetrahidrocannabinol). Se obtienen mediante cruzas de diferentes genéticas de la planta, que por un proceso de selección natural derivan en plantas no psicoactivas”, puntualiza el empresario. Para convencer al Estado uruguayo de que el cannabis tenía usos distintos al recreativo, y de que la planta por sí sola no constituía una droga, Giamberini se reunió con agentes políticos para promover diferentes protocolos que generasen un cambio legal. Si se quería crear un mercado del cáñamo en Uruguay, era necesario obtener “variedades de cannabis industrial certificadas”, y establecer “mecanismos de control y muestreo” para garantizar que las plantas no fuesen destinadas al mercado de la droga. En mitad de este proceso, Giamberini se encontró con una realidad inesperada: los movimientos a favor de la legalización del cultivo de marihuana comenzaban a ganar fuerza. Las manifestaciones públicas pidiendo un cambio de rumbo en la legislación sobre el cannabis eran cada vez más frecuentes y numerosas, y el poder político parecía dispuesto a escuchar las reivindicaciones. Era el caldo de cultivo de un proyecto de ley que acabaría germinando en el invierno de 2013. El viento soplaba a favor, y el visionario Giamberini se decidió a crear la primera empresa especializada en el cultivo de cáñamo con fines industriales en toda Sudamérica: The Latin America Hemp Trading (The LAHT), una compañía pionera en el sector y radicada en Uruguay. La planta multiuso El empresario explica que de la planta del cáñamo se extraen principalmente dos subproductos con aplicaciones industriales: la fibra, a partir de la cual puede elaborarse celulosa y algunos biocompuestos, y el grano, con el que pueden fabricarse aceites y tortas ricas en proteínas. La fibra de cáñamo se usó durante siglos en la industria textil, ya que es muy resistente. Se utilizó para la hilatura, la fabricación de cuerdas y cordeles, y la confección de indumentaria para el trabajo. También puede emplearse para producir pasta de celulosa, a partir de la cual elaborar papel y cartón. Giamberini añade además que la parte leñosa de la planta del cannabis, conocida como “cañamiza”, sirve como base para elaborar bloques que se emplean en la construcción de edificios, ya que son baratos, ligeros y resistentes. Industrias como la automotriz e incluso la aeroespacial también incorporan elementos fabricados a partir de fibras de cáñamo, por ejemplo en las puertas de los vehículos, como ya hacen prestigiosas marcas de coches. Otro subproducto de la planta, el grano del cáñamo, es muy apreciado para elaborar aceites que sirven como condimento en las comidas, y está empezando a ser aplicado también en la industria cosmética, como componente de cremas y jabones. Además, a partir de este grano se puede preparar una torta rica en proteínas y aminoácidos, apta para la alimentación de personas veganas y celíacas, así como para deportistas. El cultivo de cannabis resulta ventajoso además porque la planta “crece en cualquier latitud, a gran velocidad, tiene poca o nula necesidad de agroquímicos y sus raíces preparan el suelo para las futuras plantaciones”, según señala Giamberini. “El cáñamo podría ser utilizado en Uruguay en las plantaciones de soja, como una forma de incorporar la rotación de cultivos y mejorar el rendimiento del terreno. Por supuesto que no se trata de masificar el cultivo de cannabis, ya que va dirigido a un mercado de nicho“, aclara el empresario. En concreto, los territorios demandantes de grano de cannabis serían países como Canadá o Estados Unidos, mientras que los productos elaborados a partir de fibras de cáñamo apuntan al mercado europeo. “La demanda de productos derivados del cannabis continúa creciendo. En cinco o diez años, todo el Cono Sur estará sembrado de cáñamo“, vaticina el fundador de The LAHT. De la prohibición a la expansión  Si la planta de cáñamo tiene tantas aplicaciones diferentes, y su cultivo es tan ventajoso, ¿por qué ha estado prohibida durante tantos años? El cultivo de cáñamo fue habitual durante siglos, y con las fibras de esta planta se fabricaron los uniformes de los obreros de las fábricas o las suelas de las alpargatas de los agricultores. El cáñamo estaba presente también en el papel en el que se imprimían periódicos, billetes, actas y hasta textos legislativos, tal y como describe el activista Jack Herer en su libro El emperador está desnudo. El cannabis estaba tan asociado al empuje productivo de una sociedad, que incluso el Departamento de Agricultura del Gobierno de Estados Unidos lanzó en 1942 el cortometraje “Hemp for victory” (“El cáñamo para la victoria”), en el que aleccionaba a los agricultores nacionales en el cultivo de cáñamo, necesario para producir bienes de uso como ropa, cuerdas o cordelería durante la Segunda Guerra Mundial.   Pero las voces del prohibicionismo ya llevaban décadas escuchándose en Estados Unidos, y propagándose por el resto del mundo a la misma velocidad que las restricciones y los falsos mitos en torno a la planta. El cáñamo comenzó a estar en tela de juicio por su asociación con el consumo de marihuana, que se relacionaba con la comisión de delitos en unos casos, y con la “disminución del espíritu combativo” en otros. Entre tanta contradicción, subyacía una idea común: al poder establecido no le convenía que la población utilizase marihuana con fines recreativos. Las plantaciones de cannabis pasaron de estar gravadas con fuertes cargas impositivas, a estar prohibidas y perseguidas. La marihuana pasó de consumirse como un componente más en ciertos medicamentos, a ser catalogada como una droga peligrosa. Las fibras de cáñamo fueron sustituidas por otras como el esparto o el yute, que no cargaban con el estigma de ser “las flores del mal”, y décadas más tarde aparecerían fibras sintéticas derivadas del petróleo, que vendrían a sustituirlas. “Hoy en día el cáñamo se ve como una alternativa para la industria, especialmente en las emergentes economías verdes, que promueven modelos productivos sustentables. No se trata de que las fibras vegetales sustituyan a las sintéticas, como tampoco se va a reemplazar el petróleo por los biocombustibles. Pero ambos modelos van a convivir para hacer a los países más dependientes del propio suelo, y menos dependientes de los combustibles fósiles”, opina Fabrizio Giamberini. No en vano, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) declaró el año 2009 como Año Internacional de las Fibras Naturales, destacando las propiedades del cáñamo.  “La regulación del cannabis en Uruguay crea un marco jurídico estable para la producción industrial de la planta, y permite emprender una unidad de negocio. La producción en el país puede tener una gran ventaja competitiva con respecto a otros países, además de contar con que el cultivo en el hemisferio sur es contra estación, lo que favorece el intercambio con los países del norte”, asegura Giamberini. Inmerso en un proceso de control de la compraventa y cultivo de la marihuana en el que el mundo entero ha puesto sus ojos, Uruguay aspira a tener en el cáñamo industrial una nueve fuente de inversiones y de exportaciones para añadir a su matriz productiva.  
Industrial

Cannabric - Aporte a la bioconstruccion


Para los que creian que solo en Paraguay se prensaba Hemp, aquí va la aplicación europea de los famosos "ladrillos" de marihuana.

thumbnail_img
Cannabric, creado por la arquitecta alemana Monika Brümmer, participa en proyectos de arquitectura ecológica y bioclimática, restauración de edificios históricos y rehabilitación de viviendas tradicionales en cueva. A continuación de su proyecto final de carrera (Escuela Superior de Bellas Artes, HdK Berlín 1995 /1996, hoy UdK), que trataba de la construcción con cáñamo, Monika Brümmer inventa el bloque Cannabric, que fabrica en sus instalaciones en España desde 1999, mientras también desarrolla proyectos con esta tecnología en otras partes del mundo. Este bloque se utiliza en muros de carga monocapa, de alto confort térmico, acústico y bioclimático y su producción deja una huella de carbono negativa. Con paredes de poco espesor Cannabric está tratando de lograr unas prestaciones térmicas similares a aquellas, encontrados en las viviendas-cueva en la provincia de Granada, un modelo de bajo o nulo consumo de energía en su calefacción y refrigeración. Aparte de practicar, investigar y promocionar la construcción con cáñamo, Cannabric suministra una amplia gama de materiales ecológicos e históricos, cuidadosamente seleccionados, aptos para la nueva construcción, la rehabilitación y la restauración, que también han sido aprobados en aplicaciones propias. Monika Brümmer hace consultoría, formación y presentaciones relacionadas con estas tecnologias, en España, así como en diversos países europeos y del mundo. En 2011 IHBA coloca el segundo Congreso Internacional de la construccion con cáñamo en Granada y las Instalaciones de Cannabric. Antes de dominar los materiales desnaturalizados en nuestro entorno, como el hormigón armado, los aislantes sintéticos y los barnices químicos etc., existían ejemplos impresionantes de construcción con la naturaleza y tenemos que recuperar estas técnicas y reinterpretarlos hacia una arquitectura contemporánea, respetuosa con la tradicional, ampliando horizontes con aquellas tecnologías actuales que son compatibles con una vivienda sana, habitable y respetuosa con el futuro del planeta. Ventajas de la construcción con cáñamo: Las propiedades resaltantes del cáñamo son sobre todo sus características térmicos, acústicos y bioclimaticos, que conducen a gran ahorro energético. También es interesante el efecto protector de los materiales ante radiaciones electro-magnéticas. El beneficio para el medio ambiente es tal en su cultivo como en  su empleo en la construcción (el cáñamo, al tener un período de crecimiento corto  y una produccion/hectarea 4 veces mayor que un bosque de madera, capta mas dioxido de carbono y conduce a edificios CO2 neutros o bien negativos, incluso teniendo en cuenta posibles transportes de material). Estudios recientes de SaAS (Bcn) confirman valores negativos de GWP en Cannabric (-0,624 kg CO2eq/kg), mirando todo el proceso de fabricación y posible transporte de material. En sistemas integrales con cáñamo, aplicados por Cannabric (toda la envolvente del edificio: muros, soleras, cubiertas), se han podido aplicar hasta 0,9-1 m3 de material vegetal por metro cuadrado construido, reemplazando asi materiales menos beneficiosos para el medio ambiénte y la salud de los usuarios de una vivienda.     Historia: Los yacimientos más antiguos de textil de cáñamo datan de 2800 a.C. en China, pero el punto culminante era el siglo XVII, cuando para un solo barco de vela se necesitaron hasta 100 toneladas del resistente vegetal. En 2005 se cultivaron 115.000 hectáreas a nivel mundial, con los líderes China y Rusia, seguidos por Canadá y Francia. Desde el punto de vista ecológico, su cultivo es altamente beneficioso para la agricultura y el medio ambiente y no precisa pesticidas, ni herbicidas. El tallo es libre de proteínas, por ello, separado de las semillas (un alimento muy completo y equilibrado) no se necesitan aplicar sustancias protectores para su almacenamiento o su uso en la construcción. Pudiera dar soluciones integrales en proyectos humanitarios.   Antecedentes de la construcción actual con cáñamo: Francia era el país pionero en la jovencísima historia de la construcción actual con cáñamo, que se inició hace solo 20 años por casualidad, con los experimentos de un autoconstructor, llamado Charles Rasetti, en la rehabilitación de su casa “Maison de Turquie”. Buscó una alternativa más ligera y aislante a los materiales anteriores e hizo un relleno de mortero de cal con cáñamo entre la estructura antigua de entramado de madera. Idea que ha sido tomada poco a poco por diversas empresas francesas y ha terminado en la comercialización de un granulado de cañamiza para morteros aislantes de cal y cáñamo o cal-arena-cáñamo, hoy muy extendido en Francia. Inicialmente se trataba de paja de cáñamo (cañamiza) mineralizada, pero finalmente se mostró que la mineralización es innecesaria para su uso en morteros o como relleno suelto. Hay que tener en cuenta que la mayor parte del tallo de cáñamo consiste de cañamiza, que a su vez es la parte más económica de la planta y que, antes de descubrir diversos usos, ha sido quemado en los campos. La construcción era una salida ideal para gran volumen de este material.  Algunas caracteristicas . . .  > una hectárea de cáñamo puede producir tanta fibra útil como cuatro de árboles o dos de algodón > posee la fibra más larga, suave y duradera conocida por el hombre > su tela es más suave, aislante, absorbente, fresca y resistente que el algodón > el papel de cáñamo es más resistente y duradero que otros y no requiere de ácidos ni cloro, puede ser reciclado hasta 7 veces > el aglomerado de cáñamo resiste el doble que el de madera y sostiene mejor los clavos > el tallo de cáñamo es libre de albumina por lo cual, los materiales fabricados de él, resistente a parasitos > cualquier material fabricado de madera o plástico podría ser hecho a partir de cáñamo, un material biodegradable > en 1941 Henry Ford construyó un vehiculo cuya carrocería estaba hecha de cáñamo y usaba combustible, también de cáñamo > el 90% de las velas y cuerdas para la navegación desde el siglo V a.C. hasta finales del siglo XIX d.C. fueron hechas con cáñamo > el aceite de las semillas contiene la cantidad más amplia de aceites grasos esenciales que se conozca en una planta > aparte de ser rico en proteinas (un 25%), el cáñamon es el alimento más completo que el hombre puede encontrar en una planta   Últimas décadas en Europa, cultivo y transformación: Desde finales de la segunda guerra mundial, cuando por última vez había gran necesidad en fibras textiles (usos militares entre otro), hasta principios de los años 90, el cáñamo se cultivaba principalmente en Francia, unas 6000 hectáreas anuales, destinadas a la fabricación de papel de fumar y de monedas, con pequeñas importaciones de España. Hasta 1998, debido a la reducción del cultivo de productos agrarios alimentarios y la búsqueda de alternativas, esta cantidad crecía (con ayudas económicas) hacia 40.000 hectáreas anuales en Europa, tras la revisión de la ley narcótica en diversos países europeos a favor de su cultivo. Fue en 1995, cuando el cáñamo era debate en los medios de comunicación en Alemania (fecha que coincidió con mi proyecto de fin de carrera, que trataba de construir con cáñamo). España, de 1997 a 1999, era temporalmente el productor líder de Europa (fecha en la cual inicié mi actividad con materiales de construcción de cáñamo en España), con 20.000 hectáreas anuales, debido a subvenciones, pero sin hacer uso de la mayor parte de la cosecha y sin crear mercado, por lo cual actualmente se posiciona en la cola de Europa y se ha quedado sin transformadora, situación que temporalmente hace poco viable el cultivo de cáñamo en España.   ¿ Querés pegar un par de estos para tu rancho? Este es el link con los precios: http://www.cannabric.com/media/documentos/4cd68_tarifa_parcial_03_cales.pdf
Industrial

¿Podría el cañamo ser un tipo alternativo de bateria?


thumbnail_img
El jueves, 14 de agosto de 2014 un grupo de científicos de la Universidad de Alberta en Edmonton (Canadá) presentó su investigación sobre un supercondensador fabricado con cáñamo: la batería de cáñamo. Los científicos presentaron sus resultados en la 248 Exposición y Reunión Nacional de la American Chemical Society (ACS); la Sociedad de Científicos más grande del mundo, celebrada en San Francisco. Los supercondensadores se están desarrollando mucho durante los últimos años. Es un método para almacenar energía, como sucede con las baterías, pero la densidad energética de los supercondensadores puede ser mil veces superior en comparación a los condensadores convencionales. Una de las ventajas de este nuevo tipo de batería es que puede ser recargada en menos de un minuto y más de cien mil veces. Tampoco pierde su capacidad con el tiempo. Grafeno  Generalmente los supercondensadores se hacen de grafeno, una materia prima derivada del grafito que es un tipo de carbón. La carrera por el supercondensador ideal se centra en gran medida en esta materia prima porque es fuerte y ligera. Actualmente, los científicos están investigando cómo la industria electrónica puede beneficiarse con el grafeno para crear mejores paneles solares, sistemas de filtración de agua, mejorar la tecnología de pantalla táctil y por último pero no menos importante, las baterías. Sin embargo, obtener grafeno del grafito es muy caro. Cáñamo El grupo de científicos, unidos en el grupo Mitlin, ha descubierto cómo pueden obtener carbono similar de las fibras de cáñamo para hacer nano-hojas. Esto se logra mediante el calentamiento de las fibras de cáñamo durante 24 horas a 176 grados centígrados. Después, el material resultante se expone, brevemente, a un calor más intenso. Este proceso exfolia las fibras de cáñamo convirtiéndolas en el carbono deseado.   Montado completamente, el rendimiento es mejor que el de los actuales supercondensadores comerciales en términos de densidad de energía y el rango de temperatura en el cual pueden trabajar. Los dispositivos de cáñamo rindieron una densidad de energía de 12 vatios/hora por kilogramo, que es dos a tres veces superior a sus equivalentes comerciales. También continuaron trabajando dentro de un rango de temperatura impresionante, desde congelación a más de 90 grados centígrados. “Hemos descubierto su salsa secreta ” dice el Dr. David Mitlin. “Ya hemos pasado la etapa de la fase principal para un supercondensador completamente funcional. Ahora nos estamos preparando para la fabricación a pequeña escala.” Actualmente el cáñamo industrial está resurgiendo otra vez en Estados Unidos. El país y la industria están cada vez más abiertos a los muchos usos tradicionales del cáñamo como alimento, cuerdas y papel. Sensi Seeds espera que este tipo de nuevas aplicaciones acelere enormemente el retorno del cáñamo industrial.  
Industrial

Colón: el narcotraficante que trajo las primeras semillas de Cannabis, y descubridor de America


thumbnail_img
Aunque cada día la visitan miles de turistas y los oriundos llevan 124 años viendo a Colón absurdamente apuntando a Mallorca, nadie se había percatado hasta ahora de que una decena de hojas de cannabis decoran el fuste del monumento a Colón en Barcelona. ¿Qué relación tenía Colón con la marihuana? ¿Acaso fue el primero en llevar la planta a América, igual que hizo en sentido contrario con el tabaco, para armar con uno y otro un primitivo porro atlántico? La percepción social de la marihuana está condicionada por el efecto psicoactivo de la planta, pero el cáñamo ha sido uno de los cultivos fundamentales en la historia de la Humanidad, “la planta más útil”, como fue descrita en un tratado francés del siglo XIX: su tallo y hojas sirven para elaborar ropas, cuerdas y todo tipo de tejidos muy resistentes; su semilla es altamente nutritiva y del cogollo de la hembra se extrae la marihuana y el hachís, las drogas no legales más consumidas del planeta. En el caso que nos ocupa Colón no hubiera llegado al Nuevo Mundo (o tal vez hubiera tardado mucho más) si no hubiera sido gracias al cáñamo. El velamen y las maromas de las carabelas estaban fabricadas de cáñamo, al igual que laestopa que se colocaba entre los tablones del barco antes de calafatearlo para hacer el barco estanco. Las lámparas usaban aceite de cáñamo para que la tripulación pudiera leer la Biblia… que estaba impresa en papel de cáñamo. Incluso las bodegas de la Niña, la Pinta y la Santa María estaban “repletas de semillas de cáñamo, que servían de alimento pero también para garantizar el suministro de la planta una vez arribaran a tierra firme”, nos cuenta Ana Rodríguez, subdirectora del Museo del Cáñamo recién abierto en Barcelona. De modo que, si Colón llevó la semilla del cáñamo para plantarla en América, no sólo se convertiría en el descubridor oficial del continente sino en uno de los primeros narcos(involuntarios) de la Historia. No hay constancia de que fuera así, pero el origen euroasiático de la planta parece indudable (cannabis indica es el nombre científico de una de sus variedades más extendidas… y potentes). Hay quienadjudica a los descubridores españoles la entrada de la marihuana en América en 1545, pero otras fuentes sitúan este cultivo varios milenios atrás, con la llegada de los primeros humanos al continente a través del estrecho de Bering. Llegara hace 450 años o hace 15.000 lo cierto es que la persecución de la marihuana empezó en América, en Estados Unidos, concretamente. Fue una orquestada campaña de demonización que se inició en 1937 y llega hasta nuestros días. Aquel año, el Departamento Norteamericano de Estupefacientes aprobó la Marijuana Tax Act, una ley que gravaba con fuertes impuestos el comercio del cáñamo industrial y penalizaba el consumo recreativo. No fue la cuestión moral, como suele pensarse, la que llevó a perseguir la marihuana sino una motivación económica: el lobby del nylon y del papel consideraban –con razón- al cáñamo un peligroso competidor. Volvemos al puerto de Barcelona, donde dejamos a Colón señalando hacia terra incognita. El monumento, de 60 metros, fue concebido por el escultor Gaietà Buïgas i Monravà, en 1888, con motivo de la Exposición Universal, y en su decoración participaron diversos artistas de la época. En la prolija descripción del monumento que hace laWikipedia, no hay una sola mención a las hojas de marihuana que adornan la columna, como tampoco saben nada de laganja las amables señoritas que atienden la oficina de información turística ubicada bajo la base. La marihuana de Colón ha pasado desapercibida durante 124 años, hasta que un buen día el periodista Lluís Permanyer avisó de tan singular contingencia. Los diseñadores del famoso monumento, aventura este historiador local, quisieron homenajear a la planta que hizo posible la histórica singladura de Colón.
Industrial

Producción de Fibra de Cáñamo


thumbnail_img
Introducción Analizando la morfología de las fibras de tallo de varias especies vegetales, se observa que hay una gran semejanza entre el lino y el cáñamo. Por lo que no es casual entonces, que las tecnologías productivas de una sean generalmente adaptables a la otra. Varios estados y firmas privadas contribuyeron al desarrollo de tecnologías productivas para el cáñamo. En la actualidad Europa y China están liderando la producción industrial de esta fibra. La producción de cáñamo tiene en el presente fundadas espectativas de crecimientoa nivel mundial. Pero para lograrlo deben resolverse (junto a otras medidas complementarias) cuatro puntos fundamentales para tener éxito. Ellos son:   1. El material se debe producido a gran escala. 2. Debe tener un precio bajo, para ser competitivo. 3. Las características de la fibra deben adecuarse al uso final. 4. Deberá disponerse de una moderna tecnología para el procesamiento. La fibra del cáñamo es en potencia un substituto perfecto para las aplicaciones de otras fibras biológicas o bio-fibras, pero también puede competir a veces con minerales tales como la fibra de vidrio y el acero para uso no textiles. Etapas en la producción Las fibras de mejor característica para el uso en textil, se encuentran en los tejidos externos asociados al líber o floema, que no son otra cosa que los tubos vasculares que transportan las sustancias elaboradas de las hojas hacía otros tejidos, debajo de la corteza. ENRIADO El primer paso en la extracción de la fibra sigue siendo el enriado. Como en el caso del lino, consiste en quitar las partes más suaves de la planta, exponiendo los tallos cortados a la descomposición microbiana.  En el enriado la planta es sometida a un proceso de fermentación que lleva consigo la putrefacción de su parte leñosa sin que resulten dañadas las fibras. Esto es realizado de dos formas: Enriado con rocío Realizado en el suelo del campo, generalmente en los mismos lugares donde se extraen las plantas. Es la forma más antigua y tradicional donde se produce la fermentación natural que lleva a la separación de las fibras del liber, dado por un estacionamiento de entre 2 y 3 semanas. La limitación más importante para éste método es la variable climática. Esto se debe a que durante el tiempo de putrefacción las condiciones deben permanecer dentro de ciertos patrones de invariabilidad y durante la recolección el clima no debe ser excesivamente húmedo. Esto solo se logra en determinadas regiones. Enriado con agua Hay dos formas conocidas de practicarlo según las tradiciones particulares del lugar. ENRIADO EN ZANJAS Sumergiendo los tallos en zanjas con agua, realizado actualmente en China y en Hungría. El resultado es remover la parte externa del tallo y aflojar la parte leñosa interna de las fibras de líber, llamadas frecuentemente cañamizas. El enriado por inmersión en agua se ha abandonado en gran parte de países donde la mano de obra es cara o existen regulaciones ambientales. ENRIADO EN TANQUES El enriado en tanques más amigable con el medio ambiente que en aguas de superficie abiertas, ya que es una manera de controlar los efluentes. Pero tiene una ventaja adicional: se producen fibras de alta calidad. A diferencia del lino, la fibra larga del cáñamo requiere del enriado por inmersión, para la obtención de mejores fibras que son empleadas para la producción de textiles finos. ENRIADO ALTERNATIVO Hay formas menos difundidas de producir el enriado del cáñamo, alguna de ellas son: Enriado por enzimas o microorganismos Dependiendo del desarrollo de los agentes microbiológicos específicos, y del precio de los mismos, es una técnica que puede tener importancia en un futuro próximo, considerando los terribles problemas de contaminación que aquejan al planeta. Enriado por vapor La extracción por vapor es otra tecnología potencial que ha sido aplicada a la planta de cáñamo de manera experimental, algunos años atrás. El material desprovisto de la corteza, separado como una fibra grosera, es la materia prima empleada para su procesamiento. El tallo del cáñamo es sometido a la acción del vapor bajo presión y temperatura creciente hasta que se separen las fibras. Pero lamentablemente las mismas son bastantes desparejas, de modo que para obtener fibras de alta calidad, el enriado por inmersión en agua sigue siendo la mejor alternativa. SECADO Y EMBALADO Una vez que concluyó el proceso de enriado, las fibras son recolectadas, secadas y embaladas para pasar a la próxima etapa donde se realiza la extracción de las fibras propiamente dicha. MACHACADO Todavía las fibras útiles se encuentran dentro de haces conteniendo una diversidad de restos de corteza y otros materiales que deben ser eliminados, cosa que se logra con la  etapa llevada a continuación, denominada machacado. En la misma, los haces de tallos secos son introducidos en una máquina llamada machacadora, en la que se los obliga a pasar entre dos pesados rodillos en donde son aplastados, partiendo a las fibras leñosas en pequeños pedazos, obteniéndose la denominada cañamiza. En el proceso artesanal esta operación se realiza en forma manual, machacando con fuertes golpes de pesados martillos de madera, sacudiendo luego los haces. AGRAMADO En esta operación las fibras cortas denominadas estopa, se separan de las fibras largas que se clasifican en dos tipos: fibra de hilo y fibra de hilo larga. Las fibras son dispuestas sobre la barra de madera y a modo de guillotina se las golpea con una barra móvil, que de alguna manera sigue machacando las fibras, rompiendo las fibras leñosas. Estas se separan con sucesivos golpes y cambios de posición del haz. El procedimiento es similar al que se realiza para las fibras de lino. .
Cultivo

El cáñamo vuelve a Tailandia


thumbnail_img
El 19 de septiembre de 2015, la Revista tailandesa Thai Highland Magazine organizaba una jornada informativa sobre el cáñamo en Tailandia. Tailandia ha puesto en marcha iniciativas en el reino para investigar el cáñamo y dio inicio a un programa cuyo objetivo consistía en desarrollar una variedad de semillas de cáñamo adecuada para su uso industrial. El programa, que comenzó hace más de 10 años, contó con la participación de diferentes instituciones extranjeras, entre los que se incluyeron criadores de la Universidad Agrícola de Wageningen de los Países Bajos, y hace poco ha llegado a su fin. Tuve la gran suerte de poder visitar un Instituto Real de Agricultura, cerca de la ciudad de Chiang Mai, en el norte del país, y tuve la oportunidad de darme una vuelta por uno de los campos donde producen su nueva variedad de cáñamo. Un patrimonio cultural Hasta el año pasado, en Tailandia, sólo podía cultivar cáñamo legalmente la tribu de la colina, conocida como los Hmong, para uso religioso. Las plantas que cultivan son cáñamo con un perfil bajo de THC y sus fibras se consideran sagradas. Estas se utilizan para producir prendas de vestir que se cree que permiten al, recientemente, fallecido reunirse con sus antepasados en la otra vida. Estas ropas tradicionales siguen desempeñando un papel importante y se utilizan en los funerales y en las bodas. Desde 2014, el gobierno tailandés ha concedido permisos especiales que autorizan el cultivo de cáñamo. Sin embargo, la semilla de cáñamo en sí sigue siendo ilegal, lo que ha causado problemas a nivel práctico que todavía tienen que resolverse. La policía y las autoridades sospechan que se cultivan plantas de cannabis con altos niveles de THC en secreto en los campos de cáñamo, a pesar de que esto echaría a perder cualquier intento de conseguir un buen Sinsemilla. Sin embargo, los tailandeses pueden ser muy prácticos, y pragmáticos, a la hora de buscar soluciones y el respaldo real en la investigación del cáñamo ha establecido una base sólida para que se produzcan verdaderos avances en el campo.   Conclusiones En general, soy muy optimista, me alegra ver que todo esto ocurre e intento ser de ayuda para cualquier iniciativa local que incluya las fibras de cáñamo. Fui uno de los invitados a esta reunión en calidad de representante de Hempflax, actualmente el segundo mayor procesador principal de fibra de cáñamo en Europa. Como tal, pude proporcionar información sobre cómo funciona el cáñamo como cultivo industrial a gran escala. Espero que esto lleve a iniciativas destinadas a establecer una industria de procesamiento del cáñamo y a mecanizar el proceso agrícola para permitir a Tailandia ser competitiva a nivel internacional. Esto haría posible el regreso de este antiguo cultivo a Tailandia y potenciaría aún más su idea de una sociedad de la suficiencia sobre la base de los recursos naturales sostenibles. El cáñamo podría volver a considerarse un cultivo importante en el futuro, como ya lo fue en el país en el pasado.
Industrial

Uruguay: Importaron semillas de EEUU y sembraron cáñamo industrial


Los hermanos Stanley son celebridades entre los especialistas en marihuana. Le deben su fama y prestigio a la cepa que logró detener las convulsiones de Charlotte Figi, una niña con síndrome de Dravet

thumbnail_img
Jon, uno de los seis hermanos Stanley, creadores de una genética rica en CBD, un canabinoide con efectos medicinales, está instalado en Montevideo para desarrollar un proyecto de cáñamo industrial. "Fuimos los primeros en la historia en importar semillas desde EEUU a Uruguay", contó Stanley a El Observador. El 9 de diciembre llegaron a Montevideo desde Colorado 10 kilos de semillas que se sembraron semanas después. Stanley advierte que la variedad importada tiene menos de 0,3% de THC (tetrahidrocannabinol), el componente psicoactivo que aparece en mayor porcentaje en otras variedades de marihuana. "Acá podemos utilizar hasta 0,7% de THC. Esa es una de las razones por las que estamos en Uruguay. Al aumentar el porcentaje de TCH podemos duplicar la cantidad de CBD", el componente que genera efectos medicinales, explicó Stanley. Las semillas que importaron de EEUU son un cruce genético de Charlotte's Web, la variedad medicinal producida por el laboratorio de los Stanley Brothers, CW Botanicals, y de una variedad autóctona de cáñamo industrial de Colorado, un estado pionero en la regulación del mercado de la marihuana. "La que importamos es una buena planta, muy tupida, fuerte en CBD", explicó. "Además, estamos explorando otros canabinoides, porque hasta ahora, por la prohibición, no sabemos mucho sobre las propiedades de CBG, CBN", agregó. Los hermanos Stanley lograron la variedad Charlotte's Web gracias a la experimentación. "Fuimos mezclando una cepa de marihuana con otra cepa y al final conseguimos algo que no se nota; podés fumar y no pasa nada. La madre de Charlotte nos encontró en 2011 porque unos médicos nos recomendaron. Entonces, preguntó si teníamos algo y teníamos una variedad con un porcentaje con 24% de CBD y menos de 0,3 % de THC", recordó Stanley en perfecto español. Hoy producen bajo las leyes federales de Colorado. Ganas de laboratorio local Cuando se desarrolló el proyecto de regulación de marihuana en Uruguay, los hermanos Stanley pusieron el ojo en el sur y entraron en contacto con Fabrizio Giamberini, un uruguayo que plantó en 2010 cáñamo industrial en la Estación Experimental La Estanzuela del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), en Colonia. Giamberini se asoció luego a los hermanos Stanley para desarrollar el proyecto en Uruguay. "La idea inicial es exportar a EEUU (el cáñamo industrial) pero yo tengo ganas de construir un laboratorio acá para vender en los países del Mercosur, porque hay personas de todos lados que buscan nuestros productos y tienen que importar desde Colorado", dijo Giamberini. En EEUU, los Stanley Brohers producen marihuana medicinal para pacientes con cáncer, pero en Uruguay producirán cáñamo industrial, materia prima de gotas que se consumen como suplemento alimentario. Del cáñamo industrial extraen un aceite que luego mezclan con aceite de oliva y de coco. Stalney advierte que estas gotas ricas en CBD "sirven para reducir epilepsias, para el parkinson, la esclerosis múltiples, para varias cosas".
Industrial

Nicolas Trainerbees, el apicultor que ha conseguido que sus abejas hagan miel con resina de marihuana


thumbnail_img
Este apicultor francés se medica desde muy pequeño con cannabis y se define como un apasionado por la naturaleza y por el entrenamiento de todo tipo de animales. Ambas circunstancias han contribuido a que lleve varios años investigando sobre cómo aunar las propiedades de la planta y de los insectos a los que dedica su vida. Su resultado se llama 'cannahoney', un delicioso néctar que no ha dejado indiferente a nadie y que tiene que hacer frente a las restrictivas leyes de su país.  Es artesano, cerrajero y sobre todo apicultor, aunque en este último oficio no es como los demás. Sus más de 4300 seguidores en Facebook y de 700 de Instagram buscan algo que ningún otro ofrece: maravillosas fotos donde las plantas de cannabis reciben una visita entrañable. Aunque más de uno se asustaría al encontrar abejas en su cultivo, ese es el principal propósito de este francés de 39 años que se define como defensor de la marihuana medicinal y de la legalización. Se llama Nicolas, aunque es conocido como Nicolas Trainerbees, un apodo que no es casual. Lo utiliza desde hace más de 20 años porque siempre le ha gustado pasar tiempo con todo tipo de animales, aunque especialmente de insectos y, sobre todo, de abejas. Las observa y, según dice (aunque sin revelar la táctica), las domestica para que se comporten como él quiere. "He entrenado abejas para hacer varias cosas, como la recolección del azúcar de frutas, en vez de utilizar flores". Más allá de ellas, también ha practicado con tarántulas, lagartos y hormigas porque es, según explica, "un apasionado de la naturaleza desde la infancia". Esa faceta le ha llevado a convertirse en autodidacta del mundo de la biología animal, de la entomología, del cultivo de cannabis, de la mejora de todo tipo de plantas y de todo lo que tenga que ver con el mundo de las colmenas. Desde hace un tiempo trabaja con abejas productoras de 'cannahoney', como ha decidido llamar a su peculiar miel cannábica. No obstante, con modestia, dice no haber creado miel, "sino una técnica de entrenamiento con la que las abejas recogen la resina y la utilizan en la colmena". Después, la sustancia final es solo fruto del trabajo de estos pequeños insectos. ¿Cómo decide un apicultor que sus abejas obtengan el néctar del cannabis? Primero, por experiencia personal. Nicolas es hiperactivo desde los 7 años lo que, unido a un sistema educativo que califica de "inadecuado", hizo que abandonara pronto la escuela. En sus primeros años de vida descubrió que la planta le ayudaba a canalizar el problema y, por eso, "empecé a consumir antes de los 10 años", asegura. Años después muchas personas que conocen sus habilidades en la crianza y formación de las abejas le empezaron a preguntar por qué no las aplicaba al mundo cannábico, haciendo que los insectos crearan una suerte de miel con plantas de marihuana. Se había dado cuenta de que, uniendo las propiedades de ambas cosas, y si los animales lograban utilizar la resina correctamente, conseguiría un gran resultado: "Conocía desde hace tiempo los beneficios para la salud de los productos de las abejas como la miel, propóleos, polen, cera y jalea real y también los del cannabis", así que decidió hacer caso a las peticiones. Además, "todo lo que pasa a través del cuerpo de una abeja mejora", dice, puesto que sus enzimas hacen que el néctar se convierta en la miel deseada. La resina obtenida de sauces, álamos y otros árboles se convierte en propóleo, que es antiséptico, antibiótico, antifúngico, antibacteriano y cicatrizante. "Así que si la abeja tomaba la resina del cannabis sería muy beneficioso también". "Nació para mí el nuevo reto de que las abejas obtuvieran esta resina", afirma. Desde ese momento (allá por 2006) pasó tiempo observándolas, examinando las colmenas y el comportamiento de sus integrantes y pensando que tenía que haber una manera de atraer un buen puñado de insectos hasta la resina. "Ese fue el punto de partida de mi investigación", explica. Cuando comenzó con las averiguaciones comprobó que hasta el momento nadie había unido ambos mundos e incluso los menos convencidos le decían que el cannabis no era una planta típica paraobtener la miel, por lo que sería imposible que las abejas se acercaran por sí mismas a recoger su polen particular. Nicolás ha demostrado a los más ingenuos que estaban equivocados. Después de varios ensayos y de mucha observación logró que su entrenamiento diera resultado en 2014, "con la enorme sorpresa de que las abejas utilizaban la resina como propóleo" y también para crear miel con los mismos efectos que el cannabis. Sus terpenos tienen "un gusto delicioso y agradable" que recuerda a la planta fresca, aunque el sabor cambia ligeramente de una cosecha a otra. La 'cannahoney' suele tener un olor "bastante floral" y un color que cambia ligeramente en función de las variedades, aunque este suele ir desde el verde claro al blanco o amarillo. La sustancia "no se fuma, se ingiere y es buena para la salud", explica el creador. Nicolas utiliza variedades de marihuana creadas por él mismo. Según dice, "las abejas aceptan cualquier tipo", por lo que también emplea otras ya existentes. De hecho, la última remesa de miel fue creada a partir de una Orange californiana. Antes de lograr sus primeros resultados algunos se atrevían a decir que la marihuana era nociva para las abejas. Él estaba totalmente convencido de que no era así, pero tuvo que esperar dos años hasta que el proyecto se consolidó y pudo probar que estas plantas no tenían ningún impacto negativo en los insectos. "Las abejas que producen la 'cannahoney' no se ven afectadas por los cannabinoides porque no tienen sistema endocannabinoide", explica. Ahora cuenta con 30 colmenas, muchas de las cuales utiliza para su proyecto de miel cannábica. Sin embargo, se enfrenta a las complicaciones de vivir en un país que pone muchas restricciones en todo lo referente a la marihuana, por lo que se ve obligado a cultivar sus plantas en espacios al aire libre, lejos de casa. En esa situación corre muchos riesgos, sobre todo al intentar transportar sus plantas cerca de las colmenas durante el tiempo necesario para que las abejas aprovechen su nuevo 'polen'. Su situación no le impide interactuar con sus seguidores a través de las redes sociales, donde suele publicar numerosas investigaciones que respaldan las propiedades terapéuticas de la marihuana con la que él mismo experimenta. Las fotografías que publica hablan por sí mismas; en ellas pueden verse, no solo las plantas acompañadas de abejas, sino también, por ejemplo, crepes hechos por él mismo y condimentados con su miel. Nicolas dedica casi todo su tiempo a este oficio, por eso no tiene web ni blogs: "Trabajo solo con mi mujer y no tengo tiempo ni dinero para hacer mucho más". Tan atractivas muestras hacen que muchos usuarios le pregunten sin cesar cuándo podrán hacerse con la sustancia, aunque reconoce que aún le hace falta un análisis más detallado para determinar todas las propiedades que posee. A pesar de esto, asegura que tres personas con ansiedad probaron algunas cucharadas "y se sintieron mucho mejor". Sus pasos ya sirven de ejemplo a muchos otros apicultores. Ahora, su principal objetivo es marcharse de Francia para tratar su patología de forma legal pero también para trabajar con más libertad y conseguir que profesionales del sector analicen su trabajo. Su próximo destino, si todo sale como espera, será España.
Industrial

Defensores del cannabis abogan por mercado de cáñamo


La inestable transformación de la planta de cannabis de ser una hierba ilegal a ser un producto convencional dará otro paso conforme los empresarios elaboran planes para lanzar derivados del cáñamo

thumbnail_img
La inestable transformación de la planta de cannabis de ser una hierba ilegal a ser un producto básico convencional dará otro paso conforme los empresarios elaboran planes para lanzar derivados del cáñamo.  Seed CX de Chicago ha aplicado ante un regulador estadounidense para convertirse en una plataforma de negociación de contratos financieros de cáñamo industrial, planta familia de la marihuana que se encuentra en productos tales como telas, champú, plásticos, materiales de construcción y alimentos.  Brian Liston, presidente de Seed CX, espera colocar tres mercados de seguimiento de contratos para semillas de cáñamo, plantas de cáñamo completas y extracto de planta de cáñamo. Pretende eliminar lo que él llama un “estigma” sobre el producto básico. “Tendremos éxito cuando el cannabis sea algo normal y también aburrido”, dijo Liston.  El cáñamo, al igual que la marihuana, es un tipo de cannabis. Su cultivo en EU siempre se ha visto obstaculizado por leyes federales que clasifican ambas variedades como sustancias controladas.  Pero el mercado de cáñamo obtuvo un visto bueno oficial en 2014, cuando la legislación agrícola estadounidense legalizó una nueva categoría de “cáñamo industrial” en los estados en que se permite su cultivo. El cáñamo industrial se define como una planta de cannabis con un nivel de THC (tetrahidrocannabinol) de menos del 0.3 por ciento, la sustancia psicoactiva de la marihuana. El cáñamo contiene cannabidiol (CDB) que se piensa puede tener potenciales beneficios terapéuticos.  Al menos 27 estados han aprobado leyes relacionadas con el cáñamo industrial, según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales. Liston dijo que Kentucky, Tennessee y Colorado representaron la mayor parte de la cosecha del año pasado. La producción registrada de cáñamo de EU alcanzó su punto máximo previamente con la cifra de 150 millones de libras durante la segunda guerra mundial.  Seed CX ha presentado un proyecto de solicitud ante la Comisión de Comercio de Futuros de Mercancías de EU para convertirse en un “centro de ejecución de intercambio”, una plataforma comercial de compraventa similar a una bolsa, establecida en virtud de la Ley Dodd-Frank de la reforma financiera de 2010, según dijeron personas familiarizadas con el asunto. El regulador no respondió a una solicitud de comentarios.  Liston y a su cofundador, Edward Woodford, se les ocurrió la idea mientras estudiaban para sus maestrías en finanzas en el Instituto de Tecnología de Massachusetts. “La industria del cannabis no ha sido explotada y es de difícil acceso”, dijo Liston. “Necesita todo tipo de servicios, y una gran cantidad de grandes negocios no desean que se les vea relacionados con el asunto”.  Incluso si persuade a los reguladores, Seed CX también tendría que atraer a los comerciantes. Los contratos de futuros y de derivados similares tienden a tener dificultades si no se basan en un mercado de efectivo activo subyacente, algo que Liston dijo que también intentaría cultivar.  Michael Gorham, profesor de finanzas en el Instituto de Tecnología de Illinois, se mostró escéptico. “La inmensa mayoría de los contratos de futuros mueren dentro de los primeros cinco años de salir a bolsa”, dijo.  La marihuana también ha ido ganando estatus legal en EU durante los últimos años. Alrededor del 86 por ciento de los estadounidenses viven en estados que permiten un cierto grado de uso médico o recreativode la droga, según ArcView Group, una red de inversionistas.  Las ventas legales aumentaron un 17.4 por ciento hasta los US$5.4 mil millones en 2015 y se prevé que alcancen los US$6.7 mil millones este año, estima ArcView.
Industrial

El futuro es del cañamo


thumbnail_img
Su cultivo es vital para la salud pública y el medioambiente. Es la planta que mas biodiversidad crea a su alrededor. Su semilla es el alimento mas completo. Es la planta mas usada por la humanidad, desde hace 100.000 años. Una hectárea de cáñamo equivale a 5 hectáreas de árboles.  Como sumidero de CO2, una hectárea absorbe 47.000 kg./año de CO2. Una persona emite 8.000 kg./año de CO2.  España pagará miles de millones de euros por contaminar, al no cumplir el Protocolo de Kioto, que con el cultivo del cáñamo reduciría la multa. El Cáñamo es una tradición española, lo trajeron los árabes desde China hace 1.500 años. Cristóbal Colón lo sembró nada mas llegar a América como alimento y para poder arreglar los barcos. NOMBRES Nombre latín: Cannabis sativa. Catellano: cáñamo. Catalán: cànem. Gallego y portugués: cáñamo. Francés: chanvre. Inglés: hemp. Holandés: hennep. Alemán: Hanf. Italiano: canapa. Familia: urticáceas/cannabináceas Partes de la planta medicinales: sumidades floridas femeninas Altura: hasta 3 metros Hojas: alternas en tallos superiores y opuestas en la base Flores: masculinas de color amarillo pálido y curvadas hacia el suelo, las femeninas erectas, simples y con hojas en su base Fruto: cañamón, la semilla mas nutritiva. Omegas 3, 6 y 9. Recolección: Finales de verano cuando la planta alcanza su madurez y los cogollos están bien floridos con sus semillas maduras. Preferentemente en luna creciente o llena. Sustancias activas: Alcaloides: cannabinol cannabidiol cannabol delta-tetrahidrocannabinol ácido cannabidiólico Aceite volátil: (0,3%) terpenos y sesquiterepenos cannabeno p-cymeno mierceno dipenteno cariofileno Ácidos: ácido cannabidiólico ácido transcinámico (propiedades antibióticas) Resina: (hasta un 20%) colina trigonelina taninos materias minerales (14%) El fruto: 30% de aceite secante rico en glicéridos de los ácidos linoleico y linolénico. Propiedades: Las propiedades del cáñamo son innumerables Planta milenaria considerada como de las mas nobles que pueblan la tierra, y poco conocida mencionemos sus excepcionales virtudes a nivel Terapéutico:  han descubierto que lo que es bueno para el colesterol, cáñamón, es bueno para el cancer y sida, regenera las celulas Sedante, antidepresiva, estimulante del sistema nervioso, reductora de la presión intraocular, antibiótica. Indicaciones: Se está consintiendo su uso transitoriamente en el tratamiento de procesos dolorosos de cáncer y SIDA. Por vía externa el aceite de cáñamo. En los antecedentes del proyecto "ESTUDIO ECOFISIOLÓGICO DEL CÁÑAMO CON FINES INDUSTRIALES", dice: El sentido común y la experiencia, nos ha llevado a la conclusión de que la agricultura ecológica no solo es viable y rentable, sino que es vital, la única vía para garantizar la vida humana en el planeta por largos siglos. Una agricultura sostenible y sana es la base para un desarrollo equilibrado y a largo plazo, hay que recuperar la simbiosis con el entorno, no solo esquilmar y explorar. Buscar cultivos locales mejor adaptados a las condiciones medioambientales (ecofisiológicamente adaptados), más resistentes, que den poco trabajo y que sus costes sean mínimos. Buscar materias primas sostenibles, alternativas al petróleo y a la madera. El cáñamo es uno de estos cultivos, materia prima para más de 25.000 productos biodegradables y de obtención sencilla, biológica y ambientalmente correcta. El cultivo del cáñamo no precisa de pesticidas y herbicidas, tiene un rendimiento elevado y mejora la estructura del suelo. Tradicionalmente se usaba para limpiar el campo antes de plantar, como cosecha de barbecho que después quemaban para evitar corrimientos de tierra y pérdidas de agua. Las ventajas ecológicas y beneficios agrícolas son las siguientes: Planta ahogadora (alepatias) de malas hierbas, mejora la estructura del suelo, lo deja limpio, sano y estructurado en profundidad, debido a su raíz pivotante. No exige cuidados entre siembra y cosecha. Tiene una elevada tolerancia ante plagas y enfermedades. El cáñamo es un sustituto de los árboles puesto que una tonelada de papel de cáñamo salva 15 árboles maduros. Su cultivo paliaría el hambre en muchos lugares del planeta ya que produce entre 1-1.5 toneladas de semilla por hectárea, y esta semilla es altamente nutritiva Es un Sustituto biodegradable para el plástico. Recientes estudios alarman sobre la situación de la capa de ozono, pero el cáñamo no solo es resistente al incremento de radiaciones ultravioleta, sino que crece mejor produciendo más resina. La sociedad actual es adicta a petróleo y derivados, la conversión del cañamo en biomasa, frenaría la contaminación planetaria al tiempo que crearíamos una energía independiente. El cáñamo cultivado antes que el trigo, aumenta la producción de trigo en un 30%. En definitiva el cultivo del cáñamo es una alternativa real en zonas deprimidas desde un punto de vista agrícola ya que además es un cultivo muy útil para recuperar zonas de cultivo ahora abandonadas y esquilmadas.
Industrial

El Cáñamo y la Descontaminación de Suelo Radiactivo


La ciencia del cáñamo está hoy en día avanzando a pasos agigantados en comparación con el estancamiento que sufrió durante las dos décadas pasadas

thumbnail_img
Actualmente, se está dedicando una atención especial a un área importante de investigación, la fitorremediación o la descontaminación de los suelos – aunque el descubrimiento de que el cáñamo filtra los contaminantes del suelo se conoce desde hace algún tiempo.   El Proyecto de Fitorremediación de Chernobyl Durante más de una década, el cáñamo industrial que crece en los alrededores de la abandonada central nuclear de Chernobyl en Pripyat, Ucrania, ha estado ayudando a reducir la toxicidad del suelo. Ahora, los japoneses están considerando la posibilidad de seguir el mismo camino con el fin de enmendar el daño ambiental causado por la crisis de Fukushima – sin embargo, debido a la Ley de Control del Cannabis que Japón tuvo que incluir en su legislación obligado por las fuerzas de ocupación de Estados Unidos en 1948, el cáñamo sólo puede cultivarse bajo licencia – que están muy restringidas y son muy difíciles de obtener. En 1989, sólo tres años después de la explosión inicial, la administración soviética de la época pidió que la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA) evaluara la situación del medio ambiente. En la zona de exclusión de 30 kilometros alrededor de Chernobyl, se encontraron altas concentraciones de varios metales tóxicos, que incluían yodo, cesio-137, estroncio-90 y plutonio tanto en el suelo, como en las plantas y animales.   ¿Qué Plantas son Útiles para la Fitorremediación? En respuesta, se decidió llevar a cabo un esfuerzo conjunto para reducir la contaminación del suelo a través del uso de plantas beneficiosas. Este proceso, conocido como fitorremediación, comenzó de inmediato, y se utilizaron varias plantas para absorber contaminantes específicos – dos variedades del género brassica para eliminar el cromo, el plomo, el cobre y el níquel; maíz para absorber el plomo (varios investigadores han demostrado la capacidad extraordinaria de absorción de plomo de este importante cultivo) y, más recientemente, el girasol y el cáñamo. Se comenzaron a sembrar girasoles en 1996 después de que se desarrollase una variedad que prometía una eficacia desconocida para descontaminar; poco después, en 1998, se empezó a plantar cáñamo. Slavik Dushenkov, un investigador científico que trabaja para Phytotech, una de las organizaciones detrás de las plantaciones de cáñamo, declaró que “está demostrado que el cáñamo es una de las mejores plantas para la fitorremediación que se puede encontrar”. Además de en Ucrania, gran parte de las tierras rústicas de la vecina Bielorrusia se vieron afectadas por la explosión y sus autoridades también están utilizando cáñamo como descontaminante. La cosecha producida se transformará posteriormente en etanol, ya que el aumento de la producción de biocombustibles es un objetivo clave para aumentar la salud económica y medioambiental global de la zona.     Diferencias en la Absorción de Metales del Suelo. En 2012, un estudio realizado en Rumanía investigó la seguridad nutricional de las semillas de cáñamo producidas a partir de plantas cultivadas en suelos ricos en calcio, magnesio, potasio y hierro. El estudio determinó que cinco variedades de cáñamo rumanas distintas desarrollaron diferentes perfiles nutricionales de acuerdo con la absorción de los diversos metales del suelo. Por ejemplo, la variedad Zenit presentó las mayores tasas de absorción de calcio, mientras que la Armanca absorbió menos calcio; las variedades Diana, Denise y Silvana presentaron las tasas más altas de absoción de magnesio, y la variedad Zenit mostró las mayores concentraciones de hierro. A pesar de las diferencias, las semillas y el aceite de las cinco variedades mostraron altos niveles de magnesio, calcio, hierro, manganeso, zinc y potasio, todos metales muy beneficiosos que se encuentran en los alimentos. Sin embargo, también se hicieron pruebas a todas las variedades que presentaron niveles por encima del límite legal y seguro de cadmio, un metal pesado tóxico que puede causar diferentes complicaciones de salud – a pesar de que el suelo sí esté dentro de los límites de seguridad de concentración de cadmio. Las variedades Armanca y Silvana mostraron niveles especialmente elevados de cadmio.   El Cáñamo y la Absorción del Cadmio. El consumo excesivo de alimentos con alto contenido en cadmio puede causar deformidades en las articulaciones y huesos, enfermedades respiratorias, anemia e insuficiencia renal. En las zonas donde el cadmio está presente en el suelo, las variedades de cáñamo deberían seleccionarse en base a su mala absorción de cadmio, con el fin de que sea seguro para el consumo humano o animal. Según un estudio sobre variedades de cáñamo chinas realizado en 2011, muchas variedades de cáñamo tienen la capacidad de absorber y acumular incluso grandes cantidades de cadmio en el suelo sin perjuicio para la propia planta. Si bien esto tiene varias implicaciones a la hora de seleccionar sitios donde cultivar cáñamo que sea seguro para los productos alimenticios, también indica que los lugares contaminados con cadmio se beneficiarán especialmente de programas de fitorremediación que utilizan principal o exclusivamente cáñamo. Además, incluso si el cáñamo utilizado para descontaminar el suelo no es seguro para el consumo, aún puede usarse para otras aplicaciones industriales, como por ejemplo para biocombustible. El Cáñamo Casi No se ve Afectado por los Metales Pesados ??del Suelo. La resistencia del cáñamo a los contaminantes en el suelo se ha documentado perfectamente. Ya en 1975, un estudio publicado en la revista Agronomía describió cómo las características del suelo influían en la absorción elemental e incluso podrían afectar al perfil de cannabinoides final en las variedades psicoactivas. Para ilustrar esto, se sembró la misma variedad de cannabis afgano en quince lugares con diferentes perfiles de suelo, y a sus cosechas se les realizaron pruebas de contenido de metales. Los investigadores concluyeron que las diferencias podrían ser utilizados para determinar el origen geográfico del cannabis a través del análisis de las hojas. en 1995, el Instituto Polaco de Fibras Naturales dio a conocer un estudio que demuestra que las variedades probadas fueron capaces de soportar altos niveles de metales pesados ??en el suelo sin afectar al crecimiento de la planta, su cosecha o la calidad de la fibra. Sin embargo, se ha investigado poco sobre la seguridad de la utilización de fibras en la ropa u otras sectores de la industria, y este tema debe ser investigado a fondo con el fin de establecer los posibles usos del cáñamo producido en esas condiciones. Como herramienta probada y valiosa en la lucha para reparar los daños humanos infligidas a nuestros suelos y ecosistemas, el cáñamo podría beneficiar a cientos de miles de lugares en todo el mundo – se estima que sólo en los EE.UU. hay 30.000 lugares que requieren remediación. Como suele ser el caso, las restricciones de Estados Unidos sobre el cultivo de cáñamo impiden que se implemente cualquier operación a gran escala, y los sitios contaminados se dejan en gran medida sin remediar, por falta tanto de financiación como de interés por parte del Gobierno.
Industrial

Diferencias entre aceite de cannabis y aceite de cáñamo


thumbnail_img
En el último tiempo, hemos sido testigos de cómo las creencias y actitudes hacia la marihuana han ido cambiado, desde el prohibicionismo hasta su despenalización en algunos países. Si bien el consumo de marihuana sigue siendo ilegal en gran parte del mundo, muchos gobiernos son cada vez más tolerantes con el uso de esta planta. Un buen ejemplo es Europa y Estados Unidos, donde muchos Estados han legalizado el uso medicinal del cannabis, y en algunos casos incluso su uso recreativo. Con esta nueva postura hacia el cannabis, un mayor número de investigaciones, productos y posibilidades llegan a nuestras manos. Los productos hechos a base de cannabis son cada vez más populares, (aún cuando en muchos países continúan siendo ilegales) básicamente, debido a que la mayoría de las personas que los prueban obtienen una solución rápida a problemas que la medicina tradicional no ha podido resolver. Ante la proliferación de estos productos, es necesario aclarar la diferencia entre el aceite de cannabis o marihuana y el aceite de cáñamo, dos productos con propiedades medicinales, pero diferentes en el proceso de producción y en sus efectos médicos. El aceite de marihuana o cannabis medicinal es el aceite producido a partir de las flores (cogollos) obtenidas desde la planta. Más específicamente, este aceite corresponde a una extracción de cannabinoides (los principios activos de la marihuana con propiedades medicinales) a partir de las flores, que son las estructuras de la planta que mayormente producen los tricomas que contienen los cannabinoides. Al ser una solución muy concentrada de cannabinoides, principalmente es utilizada para tratar dolores fuertes, tales como los efectos secundarios de la quimioterapia, la epilepsia y el cáncer. Es un aceite muy costoso de producir, ya que se necesita una gran cantidad de flores para obtener unos pocos mililitros de aceite. En el mercado oficial, es decir, donde es legal su comercialización (principalmente EEUU y Europa) el valor por 10 ml de aceite supera los 30€ ($35 dolares, $21.000 pesos chilenos, $300 pesos argentinos, etc). En los países donde la marihuana es aún ilegal, su valor fácilmente puede triplicarse, debido a que el costo de obtener la marihuana es mucho mayor (cualquier producto por debajo de este valor será de poca concentración o puede ser un engaño). Por ello, muchas personas están prefiriendo cultivar y producirla en casa. Aquellos que tienen la suerte de vivir en un país donde el uso de cannabis es legal, se podrán encontrar con distintos tipos de aceite dependiendo de qué cannabinoide esté en mayor concentración. El aceite de CBD tendrá principalmente cannabidiol, el cannabinoide no psicoactivo y muy útil en los casos de epilepsia. También podrán encontrar aceite con un mayor concentración de THC, el cannabinoide psicoactivo, útil para los dolores, aumento del apetito, nauseas y vómitos por la quimioterapia, etc. Será el mismo usuario junto a un especialista el que deberá determinar qué tipo de aceite y concentración será útil en cada caso. Por otro lado, el aceite de cáñamo (o hemp en inglés) es el aceite obtenido a partir de las semillas de la planta del cáñamo. Si bien la marihuana también corresponde a cáñamo, ésta se ha identificado a lo largo de la historia por su gran producción de cannabinoides, mientras que el llamado “cáñamo” industrial produce muy pocos cannabinoides y es comúnmente utilizado para producir fibra. La utilidad medicinal del aceite de cáñamo también está investigándose, pero ya se conoce que es un aceite rico en Omega 3 y 6, siendo muy útil como suplemento alimenticio, aportando estos nutrientes a la dieta. La principal diferencia de este aceite con el de marihuana o cannabis, es que no contiene cannabinoides, por lo que no será útil en tratar los problemas antes mencionados. Al no contener THC ni CBD, este aceite es de mucho menor costo de producción y es posible encontrarlo en países donde la marihuana aún es ilegal. Como consejo final, recomendamos a todos los usuarios a estar prevenidos y no correr riesgos de comprar aceite en el mercado negro sin tener información sobre la variedad de cannabis y el método que se ha utilizado para su producción. También, idealmente deberíamos conocer la concentración de cannabinoides que presenta el aceite para así poder estimar de mejor manera la dosis necesaria y no pasar a estados de intoxicación.
Industrial

El rey del cáñamo en España


thumbnail_img
Francisco Sanchez-Osorio es un amante de cannabis sativa en sus dos versiones, marihuana y cáñamo, pero es en esta última en la actualidad, donde centra la gran mayoría de sus esfuerzos profesionales. Hectáreas y hectáreas de cáñamo en la mejor zona de cultivo del levante español, es lo que nos enseña y se siente orgulloso este profesional del cultivo e industria del cáñamo. Ya son varias las temporadas que lleva plantando este tipo de cultivo que comienza a ser muy demandado tanto por sus usuarios gracias a la inmensa cantidad de ventajas que tiene esta planta para la salud, como por las empresas manufactureras gracias a su infinidad de usos para las distintas industrias que tiene la planta. Estos días coinciden con la recolección del cultivo de invierno y a su vez, Francisco esta preparando los campos para otra siembra en estos meses donde el sol sube la temperatura. Este infatigable “currante del cáñamo” está dispuesto y preparado a difundir las bondades de este tipo de cultivo para el medio ambiente y para el bienestar de nuestra salud. Francisco Sanchez-Osoriotambién es el gerente deValhemp S.L, empresa exclusivamente especializada en todo lo referente al cáñamo, tanto en todos sus aspectos agrarios como industriales, comerciales y de producción o asesoramiento. Sus cultivos de cáñamo están situados en el centro de las tierras valencianas que son altamente propicias para este cultivo gracias a su estratégica localización que le proporciona un envidiable clima y por la cercanía de la albufera, abundante agua. El cáñamo o cannabis sativa es recolectado desde hace miles de años y se utiliza y ha estado utilizando por sus aspectos médicos, para la alimentación, como materia de fabricación de tejidos, como alimento de animales, cosmética, combustible y también para limpieza y descontaminación de las tierras, además de otros usos. [kako] Francisco Sanchez-Osorio es un amante empedernido de esta planta y en menos de treinta minutos que llevamos con él no ha parado de contarnos la gran cantidad de ventajas que tiene el cultivo de esta planta y sus productos. Nos dice que es una planta generosa con el medio ambiente, puesto que no necesita fertilizantes y nos argumenta el sin fin de productos que se pueden realizar con un material plástico y biodegradable que un amigo suyo fabrica a partir de esta planta. También nos habla de los grandes beneficios que tiene para nuestra salud la alimentación con sus semillas y con su aceite, lo “milagroso” de los efectos sanadores para nuestro cuerpo de su extracto conocido como aceite CBD y todo, basándose en un producto natural y de cultivo ecológico. En nuestro recorrido por estas hectáreas de cáñamo hemos podido comprobar como estas maravillosas plantas se cultivan en armonía con el medio ambiente mimetizándose con el paisaje y creando un mar verde donde solo los pájaros, lo no invitados ya que se comen las semillas de los cogollos, son los únicos que producen algún tipo de sonido. También otro de los “no invitados”, un tipo de oruga que ataca el cogollo y que los cultivadores de marihuana conocen bien, es otro de los seres vivos que molestan a estas plantas y que Francisco cada vez que quita uno lo maldice. El cáñamo es ya una nueva industria, aunque no novedosa, y no tiene nada que ver con lo que rodea a su hermana la psicoactiva y llamada marihuana. Recordamos que las dos plantas hermanas se llaman igual, cannabis sativa, pero el cáñamo tiene menos de un 0,2 por ciento de THC, cannabinoide que produce el efecto llamado “colocon”, e insuficiente para embriagar a una persona o notarlo, todo lo contrario que en su versión marihuana. El cáñamo o hemp (en inglés) es un cultivo que esta en auge y Francisco Sanchez-Osorio es uno de los emprendedores en España del resurgir de esta industria, que aunque se denomina cannabis sativa y visualmente es prácticamente idéntica a la marihuana, no sirve para nuestro consumo recreativo más bien para el bienestar de nuestra salud.
Legales

Italia. Los agricultores en Puglia están limpiando sus tierras con el cultivo de cannabis


thumbnail_img
En los campos alrededor de Taranto, Puglia, cada vez más agricultores están sembrando los campos de cannabis en un intento por salvar su preciado suelo que se ha vuelto inseguro gracias a los años de contaminación de la planta de acero más grande de Europa. La planta siderúrgica ocupa 15 de millones de metros cuadrados y ofrece unos 14.000 puestos de trabajo locales, pero la planta esta causado un daño incalculable en la región al estar arrojando emisiones tóxicas al aire durante décadas. Las emisiones han causado graves problemas a los agricultores dentro de un radio de 20 km de la planta de acero y ya no pueden cultivar sus tierras. El problema son las dioxinas: una serie de compuestos cancerígenos que se libera a la atmósfera por parte de las industrias pesadas y luego estos vuelven a caer a la tierra acumulándose en el suelo. Las cosas se pusieron tan mal en el 2008 que el gobierno regional de Puglia ordenó a los agricultores locales  Vicenzo y Vittorio Fornaro sacrificar sus rebaño de ovejas por los altísimos niveles de dioxina existen en la hierba y que habían dejado a los animales nocivos para el consumo humano.   “Fue el peor día de mi vida“, dijo Vincenzo a La Stampa, y que acaba de plantar su segunda cosecha de cáñamo, “Tuvimos que decidir si quedarse y luchar, o buscar pastos nuevos.” Las revolución del cannabis se inició en el 2011 con la creación de CanaPuglia, una asociación que busca ayudar a las granjas contaminadas afectadas y que se enfrentan a la ruina o dan la vuelta plantando cosechas de cannabis bajo en THC (cáñamo)   “Las raíces de cannabis son capaces de limpiar los suelos contaminados mediante la absorción de todo tipo de contaminantes, desde compuestos radiactivos hasta los metales pesados y las dioxinas,” dijo el presidente de CanaPuglia Claudio Natale aThe Local. La extraordinaria capacidad de la planta para sobrevivir no sólo en los suelos fuertemente contaminados, sino también para limpiarlos, fue descubierta en la década de 1990 por los agricultores que llevaban a cabo experimentos en la tierra radiactiva en los alrededores de Chernobyl, Ucrania. “El resultado del cultivo de la planta es muy eficaz en la reducción de los niveles de dioxinas, en la actualidad hay alrededor de 100 agricultores que viven experimentando alrededor del cultivo de la planta”, explicó Natale. “Cada vez hay más hectáreas que se plantan cada año.” Los agricultores están creciendo una variedad legal de la planta Cannabis sativa que contiene extremadamente bajos niveles de THC, su compuesto psicoactivo. Si bien esto hace que las plantas sean inútiles para su consumo recreativo, todavía tienen un montón de usos más interesantes, tales como la producción de fibras de cáñamo, biodiesel , alimentación y aislamiento. En caso de que la producción de cannabis en Taranto despegase, la zona podría convertirse en el centro de toda la industria del cáñamo en Italia. La empresa de construcción local, Vilbrotek, ya está experimentando con los materiales a partir de cáñamo, mientras que una de las dos plantas de tratamiento de cáñamo en Italia se encuentra en Taranto. “Es probable que sea un largo camino hacia la recuperación”, dijo Natale. “Los cultivos de cannabis tienen un valor muy bajo y nuestros agricultores no pueden sobrevivir con esto por sí solo.” En 2012, la planta de Ilva fue detenida por los magistrados italianos que acusaron a los dueños, la familia Riva, de delitos contra la seguridad pública.  Desde entonces, tanto la fábrica como el gobierno italiano han sido acusados por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de causar miles de muertes menospreciando las normas de emisiones y la contaminación. Podría pasar años hasta que alguien sea condenado, pero los cultivos están creciendo una vez más en las tierras alrededor de Taranto.  “Mi madre murió de un tumor y perdió un riñon”, dijo Vincenzo, “Pero ahora los vientos han cambiado y estamos tomando de nuevo nuestra tierra.”  
Cultivo

La primera dama de Japón quiere resucitar la cultura del cáñamo en su país


thumbnail_img
La Primera Dama de Japón, Akie Abe, ha expresado sus deseos de que su país recupere la cultura del cáñamo que tan importante fue antaño. La esposa del actual Primer Ministro ha ofrecido declaraciones a los medios en varias ocasiones reivindicando el cannabis como “una planta de la cual todas sus partes pueden ser utilizadas”. La relación de Akie Abe con el cannabis es estrecha y personal hasta el punto que decidió tratar la colitis ulcerosa del Primer Ministro con un medicamento a base de CBD, y ha expresado públicamente que le gustaría conseguir una licencia para cultivar cáñamo. Japón tiene una historia larga de uso tradicional de la planta que se vio interrumpida por una ley promulgada en 1945, durante la ocupación de Estados Unidos tras la II Guerra Mundial. Desde entonces en Japón el consumo de cannabis puede conllevar una condena de 5 años de cárcel. A pesar de esto la ley permite permisos especiales para el cultivo de la planta, tanto para fines industriales como para investigación médica. Pero en la práctica estos permisos son muy difíciles de conseguir y las personas e instituciones interesadas en el cultivo y la investigación se encuentran con muchas dificultades para plantear proyectos con la planta
Industrial

Cannabis convertido en gel, crema y protector solar


Ctaex participa en el proyecto MultiHemp, cuyo objetivo es ampliar el mercado del cáñamo industrial renovable

thumbnail_img
Cannabis convertido en gel, champú, crema corporal, e incluso protector solar. Eso es sólo una parte del resultado de una investigación a nivel mundial en la que está implicada la región extremeña. Desde el Centro Tecnológico Agroalimentario de Extremadura (Ctaex) participan en MultiHemp, un proyecto cuyo objetivo es avanzar en la investigación científica y técnica para consolidar y ampliar el mercado de cáñamo industrial renovable. En términos globales quieren desarrollar una biorefinería a base de cáñamo con un procesamiento eficiente para proporcionar fibra, aceite, materiales de construcción, productos químicos finos y biocombustibles. «Es importante diferenciar el cáñamo industrial de la marihuana. Aunque son la misma planta, cannabis sativa, ni tienen las mismas características ni producen los mismos efectos», apunta Rosa de la Torre Carreras, responsable del área de Ciencia y Seguridad de los Alimentos de Ctaex y una de las participantes en esta investigación. El primero de ellos posee un porcentaje menor de 0,2 por ciento del metabolito secundario delta-9-tetrahydrocannabinol (THC) y su uso es para fines industriales. Por su parte, la marihuana es cultivada con fines medicinales o lúdicos y presenta concentraciones importantes de THC con efectos psicoactivos. En este sentido, el Real Decreto 1729/1999 del 12 de noviembre de 1999autoriza 25 variedades de cáñamo industrial para el cultivo en España y las semillas de estas variedades tienen que estar certificadas por la Unión Europea para que su cultivo sea legal. En España esta planta se ha sembrado durante varios siglos para la confección de vestidos e incluso piezas de barcos. De hecho, las velas de Cristóbal Colón fueron confeccionadas con fibra de cannabis. Hoy sigue siendo utilizado en muchas embarcaciones por su gran resistencia a la humedad y a las variaciones climáticas. Sin embargo, la disminución de su cultivo en los países industrializados comenzó a raíz de una confusa política de prohibición de la marihuana, que afectó directamente al cáñamo, en los años 30 del siglo XX. «Se trata de un cultivo de alto rendimiento sostenible bien adaptado a la mayoría de las condiciones europeas, con características ambientales y agronómicas ventajosas. Cultivado tradicionalmente para las fibras, semillas y sustancias psicoactivas, ahora se considera un cultivo ideal para producir biomateriales innovadores», describen en la web del proyecto. En ella también destacan que la producción de cáñamo se redujo en el último siglo y fue desplazada por el algodón y las fibras sintéticas. «Esto explica por qué el cáñamo no ha estado sujeto a la cría intensiva que ha impulsado grandes mejoras en los principales cultivos de alimentos en los últimos 50 años». Explican que el algodón «tiene una de las peores huellas ambientales de cualquier cultivo», y añaden que el cáñamo requiere menos agua y agroquímicos, y proporciona fibra y aceite de calidad superior. En Extremadura En la región extremeña, en 2015 solamente hubo declaradas dos hectáreas de cáñamo, según la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía de la Junta de Extremadura. Y precisamente están localizadas en Ctaex con motivo del proyecto MultiHemp, un plan de trabajo de investigación que se está llevando a cabo por un consorcio de socios formado por seis universidades, 13 pequeñas y medianas empresas, tres centros de investigación, varios países de la Unión Europea (Alemania, Bélgica, Eslovenia, España, Finlandia, Francia, Holanda, Italia, Letonia, Reino Unido, República Checa) y China. Cada socio se está centrando en una parte diferente del cultivo para obtener distintos productos. En Extremadura lo están haciendo en la semilla. Para ello, en la finca de Ctaex sembraron a principios del pasado mes de mayo unas 300.000 plantas, algo que ya hicieron en 2015 y que dio resultados positivos. «Alcanzaron hasta los tres metros de altura», recuerdaJuan Labrador, agricultor que lleva trabajando en Ctaex 38 años. Él será uno de los encargados de la cosecha de esta plantación, que alcanzará su punto óptimo durante el mes de octubre o noviembre. Labrador es quien se encarga de mimar el cultivo para que en el laboratorio los técnicos puedan obtener los diferentes productos. En este caso, en Ctaex elaboran aceite a partir de las semillas y productos cosméticos de cuidado personal. «Para que el proceso de desarrollo se lleve a cabo de manera controlada,pautada y segura se deben conocer las normas cosméticas, los ingredientes permitidos y los prohibidos en la formulación», explica De la Torre, quien destaca varias etapas. Primero seleccionan los ingredientes y a través de una relación de las diferentes materias primas y principios activos proceden a hacer la formulación final. Luego se elige el envase más adecuado para la fórmula desarrollada. Por su parte, «la cosecha requiere de la separación de la semilla y la flor del cáñamo. Seguidamente, se trata la semilla con fluidos supercríticos, se extrae el aceite y se desarrollan los cosméticos», detalla Montserrat Gómez-Cardoso Bernet, ingeniera química por la Universidad de Extremadura y responsable de Servicios Analíticos de Ctaex. Apunta que el proceso se hace a través de diferentes formulaciones químicas que en la mayoría de los casos son emulsiones, con una parte acuosa y una grasa. El emulsionado une esas dos fases y forma la crema. Además, analizan fisicoquímicamente y microbiológicamente las cremas. «Las muestras que hemos realizado han dado resultados óptimos», afirma Gómez-Cardoso. «El producto final es un aceite de cáñamo con gran riqueza en ácidos grasos poliinsaturados, especialmente en ácido linoleico y gamma-linoleico, que hace que pueda tener muchísimas aplicaciones terapéuticas para síndrome premenstrual, inflamaciones y artritis, entre otras. De hecho, si nuestro cuerpo tiene la cantidad de ácidos grasos adecuada siempre combatiremos las enfermedades de un modo más eficaz», detalla De la Torre, que alude también al uso cosmético. «Su riqueza en sales minerales, vitaminas y ácidos grasos lo hacen un ingrediente ideal para jabones, geles de baños, cremas y champús. Es perfecto como aceite base en los masajes, ya que aparte de que beneficia mucho a la piel, se absorbe rápidamente y no queda graso». Cuatro años de trabajo Teniendo en cuenta esas propiedades, desde Ctaex han elaborado muestras de presentación enmarcadas en este proyecto que comenzó en junio de 2012 y que finalizará en diciembre de 2016. «Esas muestras no se pueden vender al público, aunque el objetivo es que el resultado de todos los subproductos tengan una repercusión en el mercado, ya que hay muchas empresas interesadas en este sector y podemos facilitar las recetas del proceso», matizan desde el centro de investigación extremeño. Actualmente, el proyecto se encuentra en la última fase. En los diferentes países participantes se están desarrollando foros de transferencia de tecnología con una parte del cultivo como protagonista. Y es que cada socio se ha centrado en una elemento diferente de la planta. Por ejemplo, el tallo lo han usado para elaborar textil e incluso salpicaderos para automóviles. Además, con las fibras más cortas se están haciendo materiales de construcción. Por otro lado, de la flor del cáñamo están obteniendo los cannabinoides. Sobre todo el cannabidiol, muy usado en medicina para aliviar la ansiedad, las náuseas, la inflamación, las convulsiones y para inhibir el crecimiento de células cancerígenas. Finalmente, de la semilla del cáñamo han obtenido los productos cosméticos a partir del aceite. «Éste sólo se puede usar en frío porque en caliente produce efectos tóxicos», asevera la propia Rosa de la Torre. Ella ha visto crecer este proyecto que cuenta con una inversión de seis millonesde euros. De ellos, 92.000 están asignados a Ctaex, un centro compuesto actualmente por 43 trabajadores. «En este tipo de programas es muy importante las justificación financiera. Hay que determinar el trabajo por hora de cada trabajador», explica José Luis Llerena, director de Ctaex. La presentación final de todo el trabajo realizado se hará a finales de año enBruselas. En ese momento será cuando el proyecto ponga de manifiesto los resultados obtenidos. «A juzgar por lo realizado hasta el momento por los socios, todo apunta a que ha sido un éxito y tendrá continuidad», concluyen desde Ctaex.  
Medicinal

Proteína de cáñamo, un complemento ideal para deportistas y veganos


thumbnail_img
Disfruta de los grandes beneficios que aporta la proteína de cáñamo y gana en salud.Las semillas de cáñamo es un alimento bastante completo si lo comparamos con el resto de semillas existentes en el mercado alimenticio, solo superada por la soja este suplemento alimenticio goza de multitud de nutrientes que aportarán a tu vida diaria la energía necesaria para acabar el día con una sonrisa. ¿Que es lo proteína de cáñamo? La proteína de cáñamo se obtiene a partir de las semillas de esta misma planta, que al contrario que su familiar directo “la cannabis sativa”, carece o tiene niveles prácticamente nulos del principio activo THC, que es el encargado de aportar las propiedades psicotrópicas. Su formato de venta suele ser en polvo, sobretodo para su fácil disolución en líquidos y batidos aunque tampoco podemos descartar como aderezzo en la alimentación sólida. Por supuesto hablamos de una proteína de alta calidad que sustituye perfectamente a las de origen animal de toda la vida como las de clara de huevo o suero lácteo. Su función debe ser la de complemento alimenticio, ya que  por muchos nutrientes que nos aporte aún necesitamos más cantidades para nuestro organismo como en el caso de los aminoácidos los cuales necesitamos más cantidad de las que nos ofrece las semillas de cáñamo. Su color es verdoso intenso, con cierto aroma a nuez y normalmente viene comercializado en polvo. Su función en el deporte La proteína de cáñamo es un complemento ideal para los deportistas, puesto que nos ayuda a mejorar nuestro rendimiento y potenciar nuestra resistencia física ante sobre esfuerzos y sesiones duras y continuadas de ejercicio. Es un perfecto protector de nuestra salud cardíaca, un punto a favor que todos los deportistas aprecian, además su alto contenido en fibra nos ayuda a potenciar la musculatura. También su alto contenido en aminoácidos nos aporta una gran ayuda a la hora de tejer y reparar tejidos, un problema que se suele dar mucho en las lesiones provocadas por el ejercicio pesado. Otro factor importante es su fácil digestión, que al contrario de las proteínas con base animal hace que la dieta de los deportistas sea mejor tolerada a la hora de la asimilación por parte de nuestro cuerpo. Esta proteína tiene una importante mención en el libro “La guía de nutrición vegana para un rendimiento óptimo en el deporte y la vida” del autor Brendan Brazier, donde da un voto de favor en el uso de esta proteína por los muchos beneficios que aporta frente al resto de proteínas incluida la de la soja, la cual se hace de difícil digestión. Beneficios de la proteína de cáñamo Tenemos ante nosotros una cantidad enorme de beneficios para nuestra salud, donde por ejemplo el alto contenido en enzimas vivas tan esenciales para nuestra salud [el cuerpo humano no es capaz de generarlas por si solo] es vital para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Estos nutrientes esenciales son el calcio, hierro, potasio, fósforo, magnesio, clorofila entre otros, todos de vital importancia para la salud. Otro punto importante es su bajo nivel de inhibidores de enzimas, que el resto de proteínas vegetales y animales contienen en altas dosis, este es un problema a largo plazo ya que puede crear deficiencias en proteínas y aminoácidos. Como ya mencionamos en artículos anteriores las semillas de cáñamo son muy ricas en contenido de acidos grasos como los famosos omega3 y 6 que tanto nos recuerdan los publicistas de los medios audiovisuales. Además en la mayoría de los casos vitaminas, fitonutrientes, minerales y enzimas permanecen intactos tras su procesado, ayudando al mantenimiento de nuestro cuerpo. Valor nutricional cada 30 gr: Energía 110 calorías Proteínas (tal cual) 14,0 gr Carbohidratos 9,0 gr Grasas 2,5 gr de las cuales saturadas 0,0 gr Fibra dietética 8,0 gr
Legales

LA LEGALIZACIÓN SE ACERCA A JAPÓN: UNA CIUDADANÍA ENVEJECIDA DISPARA LA DEMANDA DE CANNABIS MEDICINAL


thumbnail_img
El cáncer y las enfermedades crónicas tienen mayor incidencia en las personas de edad avanzada, que en el país nipón suponen un cuarto de una población de 127 millones de personas. La figura del activista Masamitsu Yamamoto, recientemente fallecido a causa de un cáncer de hígado, y la primera reivindicación de un partido político han abierto el debate de una regulación del cannabis para fines terapéuticos. La ley japonesa es muy conservadora y los pacientes reclaman una normativa que les permita aliviar el dolor con la planta sin verse obligados a incumplir la ley. En los últimos años, muchos países desarrollados han suavizado sus normas respecto al consumo individual de marihuana y sus aplicaciones para fines terapeúticos. Mientras que el uso medicinal se ha regulado en lugares como Italia y varios estados de Estados Unidos, en otros países se han despenalizado el consumo personal, como Alemania, España o Bélgica. Sin embargo, parece que esta tendencia no termina de llegar a Asia. Japón es una de las naciones que tiene una de las normas más restrictivas en torno al cannabis, en sintonía con sus vecinos de continente. En el país nipón es ilegal poseer y cultivar marihuana; el castigo es una pena de varios años de cárcel. Si las autoridades arrestan a un ciudadano por fumar un porro, la pena máxima a la que se puede enfrentar alcanza los cinco años de prisión. Esta penalización choca con las leyes de países más avanzados, en las que el consumo privado de pequeñas cantidades no suele estar castigado con periodos en prisión y aún menos tan largos. Pero la ley japonesa es muy estricta y además muy concreta. En el artículo 4 del reglamento dirigido a regular este tema se expresa claramente la prohibición del cannabis para fines medicinales. Además, tampoco se permite utilizarlo en investigaciones clínicas. Esta situación provoca cada año unos 2.000 arrestos por posesión de cannabis (sin diferenciar, siquiera, si los detenidos lo consumen de forma recreativa o medicinal). Ante una legislación tan conservadora, cada vez hay más voces que apuestan por una flexibilización de la normativa, especialmente en cuanto al uso médico de la planta. El cannabis puede ayudar a los pacientes a calmar dolores y a aumentar el apetito, beneficios ideales para contrarrestar tratamientos como la quimioterapia. Los resultados de los estudios médicos sobre el cannabis son conocidos en todo el mundo y también en Japón, donde parte de la tercera edad ha comenzado a reivindicar su derecho a tratarse con la planta. El hecho es que Japón cuenta con una población muy envejecida. De los 127 millones de habitantes, un cuarto tiene más de 60 años. Las previsiones apuntan a que la tendencia irá en aumento. Según las Naciones Unidas, el 32 % de los japones tendrá 65 años o más en 2100. Este incremento de la edad, aparte de afectar a la economía, también influye negativamente en el bienestar general y la sanidad pública. Los partidarios de la legalización afirman que la marihuana puede calmar el dolor de enfermedades como el cáncer, prevenir la demencia y reducir el gasto médico.   Por su parte, el Gobierno se defiende argumentando que la eficacia de la planta de cannabis no ha sido probada y que regularla se trataría de una decisión irresponsable por no contar con pruebas médicas. Sin embargo, al estar prohibidas las investigaciones con cannabis es muy difícil que los médicos puedan aportar resultados comprobados científicamente. Es la pescadilla que se muerde la cola. “No estamos diciendo que se tengan que liberar todas las restricciones de la marihuana", ha explicado Minoru Arakaki, director de una nueva institución académica sobre el cannabis medicinal que lucha por la normalización. "Lo que estamos diciendo es que iniciemos una investigación para ver qué daño y beneficio puede aportar, y vamos a utilizarla si resulta ser útil". Después de 70 años de una ley restrictiva y aparentemente inalterable, los aires de cambio han alcanzado a las altas instancias. La primera dama japonesa, Akie Abe, ha mostrado su disposición a la regulación del cáñamo. "Es una planta de la cual todas sus partes se pueden utilizar de manera efectiva", declaró en una reciente entrevista. "Aunque todavía no está permitido en Japón, creo que también podría tener un gran uso para fines médicos”. Mucho antes de que la Ley de Control de Cannabis promulgada en 1948 prohibiera la importación, la exportación, el cultivo y venta de marihuana, el cáñamo se cultivaba ampliamente en Japón para hacer telas y para su uso en ceremonias imperiales. De hecho, todavía existen granjas de cáñamo legales en Japón, pero son muy raras y requieren de un permiso especial. Ahora la primera dama japonesa se ha propuesto revivir esta tradición agrícola y posó recientemente en una de estas granjas, en medio de las plantas, mientras afirmaba que ella misma había considerado solicitar un permiso para cultivar cáñamo. A esto se suma que un pequeño partido político se ha convertido en la representación de los pacientes que piden una regulación del cannabis. El Partido Nuevo Renacimiento (en japonés, Shinto Kaikaku) ha pedido el levantamiento de la prohibición de la investigación con cannabis. Entre los políticos se encuentran antiguos miembros del Partido Liberal Democrático (PLD), cuyo primer ministro, Shinzo Abe, preside actualmente el país. Muere el defensor de la marihuana medicinal antes de conocer la resolución judicial El debate de la legalidad del cannabis terapéutico se popularizó en Japón a raíz del caso de Masamitsu Yamamoto, considerado uno de los mayores activistas del país y cuya historia dio la vuelta al mundo. Este hombre sufría de un cáncer de hígado muy desarrollado. Para tratarse comenzó con quimioterapia, pero su estado no mejoró y además le suponía, como es habitual, muchas molestias y dolores. Fue entonces cuando decidió probar con el cannabis y buscó información en las instituciones de su país, sin obtener respuesta alguna. También pidió formar parte de un ensayo médico que estudiase los efectos de la planta, pero tampoco consiguió ningún resultado. Ante la negativa de las autoridades, decidió cultivar cannabis en su casa. Comenzó a sentirse mejor, según sus propias declaraciones, hasta que se vio obligado a interrumpir el tratamiento cuando la policía registró su casa y le incautó 200 gramos de marihuana. Tras ser detenido e interrogado, fue puesto en libertad y entró en un proceso judicial del que no vería el final. El 25 de julio de este año murió de insuficiencia hepática con la edad de 58 años. Dos semanas antes, en una audiencia judicial a la que acudió en silla de ruedas, afirmó que había consumido marihuana como último recurso tras haber agotado todas las vías médicas y fracasar en sus intentos por acceder a un tratamiento legal de cannabis. La lucha de Yamamoto ha encendido el debate de la legalización y despenalización de la marihuana. Durante el proceso judicial, el médico Kazunori Fukuda, exdirector del Centro Nacional de Cáncer y que ahora dirige una clínica para tratar a los pacientes a través del método kampo (una adaptación de la medicina china tradicional), testificó acerca de losefectos del cannabis como medio curativo. El doctor aseguró que los beneficios médicos están reconocidos ampliamente y puso como ejemplo la apertura de muchos países desarrollados.  Aunque los partidarios esperaban que la expectación causada por el caso de Yamamoto abriese la puerta a una reflexión por parte del Gobierno, el partido del primer ministro ha mantenido su oposición al uso médico de la planta de marihuana, incluso para la investigación. Sin embargo, la existencia de al menos una formación política que defienda suavizar la norma japonesa ya se entiende como otro cambio más en un contexto social y político en movimiento. Saya Takagi, del Partido Nuevo Renacimiento, aludió precisamente a la gran diferencia legislativa que existe entre países: "Frente a esta aguda brecha entre Japón y el resto del mundo, los ciudadanos se pierden y no saben qué creer", aseguró. Habrá que esperar para descubrir el impacto de la demanda social en el Ejecutivo y si este se decide finalmente a seguir los pasos que ya han tomado muchos Estados desarrollados. 
Industrial

¡Es Hora de Pensar Globalmente y Cultivar Localmente!


thumbnail_img
En un mundo donde el clima cambia rápido y los recursos se agotan, nunca ha sido tan necesario replantearnos nuestras estrategias a largo plazo, y desarrollar industrias a nivel local y sostenibles. El cannabis y el cáñamo están al frente de las nuevas industrias verdes, pero quedan mucho cambios que realizar si queremos restablecer el equilibrio. Actualmente vivimos el comienzo de la época del Antropoceno, una consecuencia directa de la actividad humana desde los albores de la revolución industrial. Nuestros métodos modernos de gestionar la agricultura, el comercio y la industria están llevando nuestro planeta al límite, y, potencialmente, podrían incluso conducirnos hacia un futuro en el que la Tierra ya no pueda sustentar la vida. Como sector emergente que ha sido alabado por su potencial medioambiental, y como uno que también tiene la capacidad de llegar a ser tan amplio, y de influir positivamente en muchos aspectos de la vida cotidiana, resulta absolutamente indispensable que el sector del cannabis mantenga los más altos estándares. El cannabis forma parte de un cambio de paradigma socioeconómico espectacular, y si lo hacemos bien, podemos cambiar el mundo de manera efectiva. Entonces, ¿qué debemos hacer? La solución es bastante simple – tenemos que mantener la industria variada, a pequeña escala, no invasiva, y de ámbito local. Mantener la Industria del Cannabis “Local” “Local” significa establecer redes integrales que permitan a los proveedores locales atender las necesidades de la población local. En general, los cultivos debería consumirlos el mercado interno en la zona de producción, en lugar de transportarlos por todo el mundo utilizando el muy contaminante transporte de mercancías marítimo o aéreo. Sin embargo, el cannabis es intrínsecamente problemático, ya que no puede producir grandes cantidades de THC en las latitudes más altas. La producción de cannabinoides, en general, requiere días más largos e intensamente iluminados por el sol, y fuera de la zona del paralelo 44 hacia el norte o el sur, la potencia del cannabis cultivado en exterior baja considerablemente. Por lo tanto, la producción de cannabis de gran potencia en las latitudes más altas depende en gran medida del uso de instalaciones de interior o de invernaderos. Una solución consiste en cultivar cáñamo en las regiones más frías y cannabis de alta potencia en las regiones más soleadas, y trabajar en la rápida mejora de los modelos de transporte para que sean lo más eficaces y tangan el menor impacto posible. El comercio internacional regulado podría aportar una redistribución, muy necesaria, del capital a los países en desarrollo ricos en recursos naturales de cannabis, si se realiza dentro de unos límites medioambientalmente seguros y sostenibles. Muchos de los países que a día de hoy abastecen el mercado mundial de cannabis ilegal podrían convertirse en proveedores de cultivos lícitos y legítimos. No obstante, allí donde se pueden establecer marcos locales, éstos deben tener prioridad, a menos que se pueda demostrar que importar cannabis del extranjero tendría menor impacto ambiental. Por lo tanto, el cultivo en invernaderos, con luz suplementaria limitada, puede ser la mejor solución en lugares más fríos, sobre todo si las luces complementarios son LED, si los proveedores de energía proporcionan servicios energéticos “verdes”, y así sucesivamente. Mantener la Industria del Cannabis a “Pequeña” Escala Incluso los campos más grandes de cannabis y cáñamo legales resultan diminutos comparados con las gigantescas extensiones de tierras destinadas a cultivos como el maíz, el trigo y el algodón. Pero a medida que se desarrolla la industria legal, hoy algunos estados de los Estados Unidos permiten a los cultivadores de cannabis cultivar a lo grande – muy grande, en comparación con el tamaño típico de un cultivo ilegal. Varios grandes productores de Colorado, como Livwell y River Rock, tienen cultivos que superan los 25.000 pies cuadrados (2323m²). Si se cultiva en interior, la huella energética debida a cultivar esta cantidad de cannabis puede llegar a ser extremadamente alta, incluso si se utilizan sistemas de iluminación LED y de eficiencia energética. Incluso cuando se cultiva en exterior, hay infinidad de argumentos que sugieren que cuanto más pequeño, mejor. La agricultura a gran escala puede causar estragos en el ecosistema local, incluso si el uso de productos químicos es bajo o inexistente. Eliminar la vegetación silvestre puede perturbar el equilibrio entre los cultivos, insectos, aves y otros miembros de la red trófica o alimentaria. Dejar al descubierto la capa superior del suelo después de la cosecha expone la tierra a la erosión. El uso de productos químicos puede devastar los cauces de agua locales y envenenar a los organismos beneficiosos. Básicamente, “pequeña” significa que no hay monocultivos del tamaño de campos de fútbol. Existe una correlación directa entre el tamaño del campo y la biodiversidad – y si los agricultores separan en fragmentos más pequeños los campos y plantan setos vivos alrededor de los perímetros, pueden mejorar de forma espectacular la biodiversidad local, las poblaciones de abejas y mariposas, y la salud general del ecosistema. Si se eligen bien los setos, se puede disfrutar de más beneficios – para ello, busca especies que repelan las plagas como neem, o incluso cultiva árboles frutales y saca partido de uno o dos cultivos alimenticios extra. Mantener la Industria del Cannabis “Variada” En lo que respecta a la agricultura, la “variedad” y el tamaño “pequeño” van de la mano, y el monocultivo es el enemigo jurado de los dos. El cannabis y todos los demás cultivos deben cultivarse de manera que maximicen la biodiversidad de las plantas, los insectos beneficiosos y la microbiota. Los sistemas de cultivos múltiples, orgánicos y a pequeña escala son la única forma real de garantizar la sostenibilidad a largo plazo y la buena salud del medio ambiente. Los agricultores deben considerar seriamente la reducción del tamaño del campo y la introducción de setos, plantas de compañía, y técnicas de asociación de cultivos. A nivel mundial, los agricultores de cannabis de China, Ghana, Jamaica, Sierra Leona y muchos otros países han utilizado la asociación de cultivos con el cannabis desde hace años, tanto como una forma de ocultar sus cultivos como para diversificar sus cosechas. El cannabis puede crecer junto con muchas plantas, pero hay varias que ofrecen ventajas especiales – echa un vistazo a nuestra guía completa sobre la asociación de cultivos para el cannabis si quieres saber más y tener más información sobre la asociación de cultivos, no te pierdas el post informativo de Project CBD Marijuana Not Monoculture. No podemos cometer el error de dar prioridad al cannabis sobre todas las demás plantas sólo porque el ser humano puede sacarle muchísimo partido. Seguir esta lógica con nuestros cultivos alimentarios ha supuesto una destrucción masiva, y sin precedentes, de la biodiversidad y del medio ambiente natural. Tenemos que darnos cuenta de que nuestros intereses no van en contra de los intereses del medio ambiente – si el medio ambiente sufre, nosotros también sufrimos. Si el medio ambiente ya no puede sustentar la vida, ya no puede sustentarnos. Mantener la Industria del Cannabis “No Invasiva” “No invasiva” significa que no se produce la destrucción de las áreas naturales y silvestres existentes. Significa no utilizar grandes cantidades de productos químicos para rociar los cultivos si hay riesgo de que pueda afectar a la fauna circundante. Significa utilizar métodos orgánicos (o incluso veganos) cuando sea posible, y garantizar que los tratamientos se mantienen al mínimo incluso cuando son orgánicos. Significa que hay que convertir los tés de micorrizas, bacterias beneficiosas y de compost en la base del programa de alimentación. Significa trabajar por un futuro de impacto cero, cero residuos. Significa prestar atención al uso del agua, y cultivar variedades adaptadas a condiciones de aridez donde sea necesario en lugar de depender del riego. Si intentas cultivar plantas en el desierto, hay que aceptar que existen limitaciones. Añadir al problema el uso inadecuado del agua acelera la desertificación de California, como un simple ejemplo, y la desertificación en curso en California ya ha puesto en riesgo incontables vidas y sus medios de subsistencia. Todo esto significa que no podemos justificar el funcionamiento de enormes instalaciones de interior a menos que funcionen únicamente con energía renovable. En Europa, las empresas que quieren cambiar a suministradores de energía limpia pueden empezar por echar un vistazo al expediente de la UE sobre proveedores de energía verde. En los EE.UU., las empresas pueden consultar este Mapa de Estrategia Corporativa para encontrar proveedores de electricidad verde en su estado. Uso de Productos Químicos en la Industria del Cannabis El uso intensivo de químicos en la industria legal es relativamente insignificante en comparación con otras formas de agricultura. El cáñamo es bien conocido por ser una planta vigorosa y resistente que requiere poco uso de herbicidas y pesticidas. El cáñamo no es en absoluto una planta milagrosa – requiere una absorción de nitrógeno relativamente alta (y con frecuencia, nitrógeno complementario) para producir rendimientos satisfactorios, y lo ideal sería que se cultivase en rotación o intercalado (asociación de cultivos) con plantas fijadoras de nitrógeno. Además, necesita más energía para procesarlo en fibra que el algodón, el principal cultivo de fibra del mundo actualmente, pero por el contrario requiere mucho menos agua – y a medida que mejoran las técnicas de procesamiento, las necesidades energéticas totales deberían seguir disminuyendo. En general, la mayoría del cáñamo producido en la actualidad causa un mínimo impacto en términos ambientales. Por otra parte, el estatus del cáñamo como cultivo que puede influir positivamente en diversas industrias actualmente insostenibles (aceites, plásticos, textiles, biocombustibles, etc.) sin duda parece ser merecido. Se han puesto en marcha proyectos de fitorremediación de cáñamo con éxito en Italia y Ucrania, y las industrias de los plásticos, productos para el cuidado de la piel y productos alimenticios de cáñamo crecen año tras año. El cannabis medicinal y recreativo, generalmente, se cultiva con el mínimo uso de productos químicos, porque una elevada cantidad de residuos químicos podría presentar varios riesgos potenciales para el paciente y para la salud de los consumidores. De hecho, las normativas sobre pesticidas de Colorado son rigurosas, y han dado lugar a numerosos retiros de productos sospechosos de superar los límites. La industria ilegal está muy denostada por su pobre trayectoria con el medio ambiente, y este reproche está justificado. Sin embargo, el impacto ambiental comparativamente menor de la industria legal demuestra una vez más que la mayoría de los aspectos “negativos” relacionados con el mercado negro del cannabis se derivan de su ilegalidad, no de sus llamados peligros inherentes. A medida que sigamos legalizando y regulando, estos temas deben ser cada vez más fáciles de resolver. Los Invernaderos No Resuelven Todo el Problema El cultivo en invernadero suele mencionarse como una forma ideal de cultivar cannabis en abundancia con una huella ambiental relativamente pequeña, y se está popularizando a medida que aumenta la legalidad. Sin embargo, la agricultura en invernadero a gran escala también acarrea una serie de problemas inherentes. En Francia, un estudio realizado en 2011 demostró que en el caso de los tomates, la producción en invernadero durante todo el año tuvo un impacto 4,5 veces mayor que la producción de temporada bajo túneles de plástico. En Andalucía, España, el paisaje lo domina un amplio complejo de invernaderos que ocupan 49.000 hectáreas, que contribuye enormemente al vertido en los mares y océanos de plásticos, y a crear una demanda insostenible de recursos hídricos. Tenemos que trabajar para reducir el uso indebido de lo que queda de nuestra tierra en estado natural, en lugar de contribuir. Por lo tanto, si cultivas en invernadero, que sea pequeño, y en la medida de lo posible, que sea de temporada. Y si se trata de elegir entre los dos, de temporada es quizás más importante que pequeño. Una cosecha estacional enorme al año podría ser una opción mucho mejor que siete u ocho cultivos pequeños, pero de gran consumo energético durante todo el año. El Cannabis al Frente de los Esfuerzos Medioambientales Globales Las industrias del cáñamo y del cannabis ni siquiera se comparan con el desconocimiento monumental del medio ambiente mostrado por parte de los agricultores de cultivos como el trigo, el maíz, la soja y el algodón. En el Reino Unido, el tamaño medio de una granja de cultivo es de 81 hectáreas; en los EE.UU., es de 176 hectáreas. Compara esto con los cultivos de cannabis “masivos” que hemos mencionado anteriormente, y vemos la diferencia – ¡25.000 pies cuadrados equivalen a tan sólo 0,57 acres (0,23 hectáreas)! Además, en 2015, dentro de la totalidad de la UE se cultivaban poco más de25.000 hectáreas de cáñamo en comparación con los 104 millones de hectáreas de tierra agrícola total. Canadá cuenta con 84.000 hectáreas de un total de 68 millones de hectáreas, y los EE.UU. no cultiva cáñamo en prácticamente ninguno de sus aproximadamente ¡160 millones de hectáreas! Pero las cosas están cambiando rápidamente en los EE.UU. ya que los agricultores se aprovechan de la reciente relajación de las leyes y empiezan a cultivar un cultivo que no ha sido legal en el país desde la Segunda Guerra Mundial, y en la UE, la industria del cáñamo se está desarrollando bien y expandiendo año tras año. En vista de los beneficios medioambientales demostrables del cáñamo sobre la mayoría de otros cultivos, tenemos que empezar seriamente a sacar provecho de las diferentes formas en que puede sustituir a otros cultivos, y parece que el mundo empieza a tomar conciencia de este hecho. En muchos sentidos, el sector del cannabis ya es un gran ejemplo para la agricultura mundial, pero tenemos que hacer que nuestros métodos se acerquen lo más posible a ser perfectos, lo más rápidamente posible, si queremos tener alguna posibilidad de mitigar las embestidas del cambio climático a las que nos enfrentamos hoy. Se impone la necesidad de sustituir los mayores contaminantes (las enormes granjas industriales que atiborran sus cosechas y ganado de pesticidas y antibióticos), pero tenemos que asegurarnos de que aquello con lo que lo reemplazamos sea absolutamente limpio. En la industria del cannabis, estamos perfectamente preparados para garantizarlo, siempre y cuando hagamos algunos ajustes aquí y allá y siempre que sigamos las reglas para las mejores prácticas. Para muchos, esto es predicar en el desierto – pero estamos en tiempos de transición rápida y fundamental, y a medida que la industria se convierte en legal, la estamos abriendo a todo tipo de intereses comerciales, potencialmente sin escrúpulos. Además, como tenemos más poder para conseguir nuestras metas, tenemos que ser cada vez más conscientes del hecho de que a medida que crece este poder, junto con el tamaño y el número de cultivos legales, nuestra capacidad de causar la destrucción del medio ambiente aumenta exponencialmente.
Industrial

Este coche de carreras a base de cáñamo es diez veces más resistente que el acero


El cáñamo es una planta con muchos usos distintos a los que ahora podemos añadir el desarrollo de soluciones ecológicas para el sector del automóvil.

thumbnail_img
La planta de cannabis, que no dejará nunca de sorprendernos, es ahora la herramienta fundamental con la que un hombre ha construido en Florida un coche de carreras que, además de contar con un diseño a la altura, cumple todos los requisitos de calidad y es respetuoso con el medio ambiente. El cáñamo es una planta con muchos usos distintos a los que ahora podemos añadir el desarrollo de soluciones ecológicas para el sector del automóvil. El estadounidense Bruce Michael Dietzendirige en Florida una fábrica de coches de carreras llamada Renew Sports Cars. Siempre le ha fascinado construir modelos de lo más estilosos, pero esta vez ha dado un paso más incorporando a sus diseños un nuevo material: el cáñamo. Esta ‘máquina verde’ está hecha de tres capas intercaladas de cáñamo, lo que ha permitido a Dietzen desarrollar un modelo mucho más ligero. El cuerpo del coche utiliza tan solo 45 kilos del novedoso material; eso hace que el coche necesite menos combustible y lo convierta en una opción de lo más ecológica. Además, también funciona con biodiésel, algo que le permite tener un impacto de carbono mucho más bajo que el que producen los coches eléctricos. Tal y como ha demostrado el fabricante, el cáñamo proporciona muchas ventajas: gracias a su mayor elasticidad, es al menos diez veces más resistente que el acero ante choques, y también tiene propiedades mecánicas que se asemejan a las del vidrio, lo que hace de él un material muy ligero. Aunque este modelo resulte de lo más innovador, Dieztsen no es el primero que se propone  usar este material. El mismísimo Henry Ford fabricó en el año 1941 un coche hecho con cáñamo. Con él esperaba poner a disposición de la sociedad una línea con precios más bajos y no contaminantes. El resultado fue un vehículo un 25 % más ligero que cualquier otro disponible en la época actual. Bruce nos demuestra con su invento, inspirado en los coches de carreras europeos de los años cincuenta y sesenta, que ecología y cannabis forman el equipo perfecto. El fabricante espera que su automóvil se convierta en un modelo para el resto de compañías y que estas se lancen a la aventura de incorporar a sus diseños materias primas provenientes del cáñamo. Renew Sports Cars se propone ahora hacer una gira nacional con el fin de dar a conocer su nuevo vehículo. Para ello, ha creado un ‘crowdfunding’ con el que recoger fondos y donde también muestra un vídeo de su coche en acción.      
Industrial

Cómo se Fabrican los Tejidos de Cáñamo


thumbnail_img
Durante miles de años, los humanos han refinado y perfeccionado los métodos para cultivar, cosechar y procesar el cáñamo, con el fin de obtener fibra para la confección de prendas y muchas más cosas. Hoy en día, contamos con innumerables tipos y mezclas de tejidos a nuestra disposición que satisfacen todo tipo de necesidades y aplicaciones. Pero, ¿cómo se obtiene y se procesa la fibra de cáñamo? La fibra de cáñamo se produce a partir de variedades de Cannabis Sativa con bajo contenido en cannabinoides que se plantan muy juntas para minimizar la cantidad de ramas y favorecer que se formen tallos centrales, altos y rectos. A diferencia de la mayoría de variedades de cannabis psicoactivas, los tallos de las variedades cultivadas para extraer fibra se caracterizan por ser huecos y por contener cantidades de fibra mucho mayores (35% frente al 15%). En el hemisferio norte, las semillas para obtener fibra de cáñamo se siembran cuando la temperatura del suelo se encuentra por encima de los 7,5°C, y, por lo general, se cosecha más o menos en agosto, una vez que el polen empieza a desprenderse. El cáñamo puede florecer incluso en las condiciones menos óptimas, y en estos casos, generalmente, produce más que los cultivos rivales. Sin embargo, para obtener las mejores cosechas, el cáñamo debe cultivarse en condiciones templadas y húmedas, en suelos bien drenados y no ácidos, con alto contenido en nitrógeno. La tierra debe estar húmeda pero no en exceso, ya que se ha demostrado que el suelo excesivamente húmedo produce fibras endebles; también se dice que los veranos frescos ayudan a que la fibra sea fina y fuerte. Cosechar y Separar la Fibra de Cáñamo Si la única finalidad del cultivo es obtener fibras, tanto las plantas macho como las hembra se cortan tan pronto como los machos comienzan a exudar polen. Si la finalidad del cultivo es obtener fibras y semillas, a los machos se les permite polinizar a las hembras antes de ser cortados; las hembras se dejan madurar hasta que las semillas están listas, momento en el que se cortan las plantas y se separan la fibra y las semillas. Curiosamente, los agricultores tradicionales de cáñamo del Reino Unido aseguraban que las plantas de cáñamo macho producen una fibra mucho más fina y más sedosa que la producida por las hembras, lo que fue confirmado por un estudio realizado en 1996 en Hungría, que llegó a la conclusión de que la fibra macho era más fina mientras que la fibra hembra era ligeramente más fuerte. Enriamiento o Separación de la Fibra de Cáñamo Una vez que se han cortado las plantas, se suelen colocar los tallos en el suelo durante varias semanas para que se produzca el enriamiento (retting, en inglés). Este es un proceso de descomposición mediante el cual la pectina (una especie de gel de polisacárido presente en la mayoría de las paredes celulares de las plantas) que une las fibras entre sí se descompone por la exposición a la luz y el aire, y deja al descubierto las largas fibras del líber. Las fibras del líber o fibras vegetales son las que ocupan el floema o corteza interna de las plantas dicotiledóneas como el cáñamo y el lino. La separación o enriamiento también se puede realizar en tanques de agua, lo que acelera el proceso, o en las heladas y la nieve, donde se dice que se produce una fibra más blanca y más fina. Hoy en día, también existen métodos químicos y enzimáticos con los que acelerar el proceso de separación. Decorticación de la Fibra de Cáñamo La decorticación consiste en eliminar el núcleo central leñoso del tallo. Este paso puede llevarse a cabo inmediatamente después de la separación o enriamiento, mientras que los tallos están todavía húmedos; en este caso, las fibras húmedas se pelan separandolas del núcleo y después se secan. Como alternativa, se pueden secar los tallos y luego procesarlos con maquinaria especializada que rompe el núcleo leñoso y lo separa de las fibras. Gracias a la maquinaria de descortezado moderna, ya no se tarda tanto tiempo en conseguir el enriamiento o separación, ni los procesos de descortezado se hacen por separado, ya que estas máquinas combinan los dos procesos en uno, produciendo fibra preparada en fardos unos pocos minutos después de haber cortado la planta. Tratamiento de la Fibra de cáñamo Una vez que las fibras han sido separadas, se forman fardos o pacas y se retiran del campo para procesarlas y convertirlas en hilo. A menudo, la fibra se teje sin ningún tipo de procesamiento complementario; sin embargo, algunos productores han desarrollado procesos químicos o mecánicos que aumentan la suavidad o elasticidad de las fibras. Por ejemplo, hay un proceso complejo que requiere remojar las fibras en una solución de jabón y carbonato de sodio cerca del punto de ebullición, antes de lavarlas con agua y sumergirlas en ácido acético diluido. Después, las fibras se lavan en agua pura, una vez más, luego, se secan y se peinan para obtener un resultado final de excepcional suavidad y finura, y excelente calidad. Eliminar la Lignina de la Fibra de Cáñamo La lignina es un biopolímero leñoso duro que conforma un 8-10% del peso en seco de las fibras de cáñamo, y es responsable del tacto áspero y rasposo de la fibra de cáñamo tradicional. Si se elimina la lignina, la fibra resultante es mucho más lisa y más suave. El hecho de que no se pudiera eliminar la lignina del cáñamo sin reducir la resistencia de la fibra hizo que se optara por otros cultivos – un motivo más por el que el uso de la fibra de cáñamo comenzó a disminuir tan drásticamente en el período posindustrial. A mediados de la década de los 80, los investigadores desarrollaron una nueva técnica para eliminar la lignina a través de métodos enzimáticos y microbianos: por primera vez, se le aplica a la fibra de cáñamo proteasa, una enzima de las proteínas digestivas, que reduce el nitrógeno en los tallos; a continuación, se permite que una especie de hongo conocido como Bjerkandera crezca sobre las fibras, donde consume la lignina. Las fibras producidas con esta técnica eran mucho más versátiles, por lo que, de nuevo, se empezó a utilizar cáñamo en la confección de prendas de vestir. Hilado de la Fibra de Cáñamo La fibra de cáñamo se hila de manera similar a otras fibras naturales; por lo general, las fibras se entrenlazan para formar hilos largos y continuos, que suelen sellarse con cera o un agente similar para hacer que el resultado final sea impermeable o dure más. Por lo general, es en esta etapa del proceso cuando se añaden otras fibras a la mezcla: en lugar de tejer una tela en la que únicamente se combinan hilos obtenidos a partir de un solo tipo de fibra, el propio hilo es una mezcla de fibras que influye en las características finales. Sin embargo, este no es siempre el caso: el fustán, por ejemplo, tradicionalmente hace referencia a un material textil hecho de una urdimbre de lino (hilo longitudinal) entretejida con una trama de algodón (hilo transversal). El Proceso del Hilado A Mano Tradicionalmente, este proceso se realizaba a mano, con la ayuda de nada más que dos herramientas simples, el huso y la rueca. El huso es una pieza con forma más o menos cónica que normalmente lleva en su parte inferior un contrapeso y que se hace girar arrollando la fibra en bruto alrededor de él a medida que se va retorciendo, y la rueca es una vara de madera alrededor de la cual se fija una porción de la fibra que va a ser hilada. El hilandero artesanal pone el huso de hilar a dar vueltas, y suelta lentamente la fibra en bruto de la rueca; el movimiento de rotación y la fuerza del contrapeso a medida que cae, poco a poco, hacen que las fibras se entrelacen firmemente en hilos. Algunos aficionados y productores especializados todavía tejen a mano utilizando estas herramientas tradicionales. Para hilar a mano la fibras de cáñamo, la mejor opción es un torno de hilar ligero de peso, ya que puede girar muy rápido y producir hilo fino y suave. La mayor parte del hilo de cáñamo es hilado en seco, pero también se puede hilar “húmedo”: el hilandero simplemente se humedece los dedos con agua y frota ligeramente el hilo a medida que gira, alisando las fibras lacias para producir el resultado más suave posible. Aunque el cáñamo ahora tiene que competir con una gran variedad de fibras alternativas, tanto naturales como artificiales, la mejora de las técnicas de procesamiento ha puesto al descubierto usos innovadores para los productos textiles de cáñamo; además de esto, la necesidad de encontrar cultivos textiles de bajo impacto ambiental aumenta con rapidez. Por estas razones, una vez más el cáñamo está cobrando importancia después de un largo período de declive, aunque puede que no recupere su antiguo estatus como cultivo textil número uno.
Medicinal

Inauguran museo del cannabis en Montevideo


thumbnail_img
Ed Rosenthal, un cultivador y escritor californiano, observa una exhibición durante la inauguración del Museo Cannabis Montevideo, en Montevideo, Uruguay, el jueves 8 de diciembre de 2016. El museo exhibe diversos objetos elaborados con cáñamo, como prendas de vestir, cosméticos, medicamentos, papel, material de construcción y pasta. Cuando Uruguay era gobernado por la dictadura militar, el entonces joven Eduardo Blasina encontró refugio en el rock. "El marxismo leninismo nunca me sedujo, porque me parecía que era salir de una dictadura para pasar a otra. Fue el rock el que me dio el sentido de libertad que yo buscaba y pronto vi que parte de ese sentimiento de libertad tenía que ver con el cannabis", recordó Blasina, dueño y director del Museo Cannabis Montevideo que se inauguró el jueves en la capital uruguaya. Blasina probó la marihuana por primera vez cuando tenía 19 años en unas vacaciones en Brasil. Desde entonces se transformó en un partidario de la legalización de la hierba. "El museo tiene como uno de sus ejes la reivindicación de la libertad, porque siempre creí que la libertad funciona mejor que las prohibiciones", dijo a The Associated Press. La idea de crear un museo cannábico surgió hace unos dos años, cuando escuchó de boca de una autoridad del Ministerio de Turismo que lo deseable sería que la fama que Uruguay se ganó por legalizar la hierba provocara la llegada de un turismo interesado en el fenómeno cultural y no en el simple consumo de marihuana. En el museo, ubicado en una amplia casona en el barrio de Palermo, a pocas cuadras del Río de la Plata, se exhiben un sinfín de objetos elaborados con cáñamo: prendas de vestir, cremas de todo tipo, jabones y champú, medicamentos para humanos y perros, papel, ladrillos que se emplean en la construcción, portafolios para ejecutivos y hasta pasta italiana. "El cáñamo es la planta más versátil del mundo. Fue la que le permitió al hombre navegar, porque antes de la invención de los motores las velas eran de cáñamo", explicó Blasina mientras mostraba con orgullo un paquete de fettuccini de cannabis. "Los hace una empresa uruguaya. Son exquisitos, yo los he probado. No tienen ningún efecto psicoactivo, pero a pesar de ello hace meses que están intentando lograr que el Ministerio de Salud Pública los autorice a salir al mercado". La marihuana y el cáñamo pertenecen a la familia del cannabis, pero algunos expertos diferencian el cáñamo de la marihuana. El cáñamo es rico en cannabidiol (CBD), una sustancia no psicoactiva pero que suele usarse en el tratamiento alternativo de enfermos que sufren problemas neurológicos como epilepsia, convulsiones, párkinson y mal de Alzheimer, y contiene cantidades infinitesimales de tetrahidrocannabinol (THC). La marihuana en cambio es rica en ácido tetrahidrocannabinólico (THCA), que en la combustión se convierte en THC, la sustancia que altera las funciones psíquicas a quien la fuma. La marihuana también es rica en ácido cannabidiólico (CBDA), que en la combustión se convierte en CBD. En el museo también hay libros, revistas y material científico y médico de la época en la cual la marihuana se usó legalmente como medicamento, en la segunda mitad del siglo XIX. Y muestras de productos médicos de la hierba recién salidos al mercado. "El museo te pone en el pasado, en el presente y en el futuro, porque tenemos los desarrollos que la ciencia está realizando en este momento", dijo su director. Además de marihuana y cáñamo, el museo también homenajea a otras especies vegetales importantes para el ser humano. En el jardín de la casona que alberga la colección cannábica hay frutales nativos de Uruguay y la región, y plantas de café y yerba mate, de la cual se extrae la infusión más popular en el país. "Quisimos darle un lugar importante a la yerba mate, que tiene una presencia muy fuerte en el museo. Es la hierba psicoactiva nativa", explicó Blasina, ingeniero agrónomo de profesión, aludiendo a los efectos que esta hierba amarga tiene en quien la consume: despierta, vigoriza y quita el hambre. El museo tendrá una especie de mate-bar donde los turistas que no son de la región podrán tener su primera experiencia con el mate. El Parlamento sancionó el 10 de diciembre de 2013 una ley que transformó a Uruguay en el primer país en tener un mercado legal de esta hierba desde su siembra hasta su venta al público, que se realizará en una red de farmacias. Dos empresas ganaron la licitación para cultivar la hierba que se venderá en las farmacias. Ambas ya hicieron su primera cosecha, pero diversas dilaciones del gobierno han retrasado la llegada de la hierba a los comercios. Blasina es uno de los accionistas de una de las dos empresas que ganaron la licitación. La misma ley habilitó el cultivo personal del cannabis y la formación de clubes cannábicos. Hasta el momento hay 5.446 cultivadores registrados y 27 clubes ya habilitados.