Medicinal

Aceite de cannabis: extrayendo la medicina


Diferentes formas de administrar cannabinoides con fines medicinales.

thumbnail_img
Existen diferentes formas de administrar cannabinoides con fines medicinales. Aunque la vía inhalada es la más rápida en actuar, no todos los pacientes están dispuestos a llevar encima un dispositivo para tal efecto. En este sentido, la vía sublingual se presenta como la opción más interesante para los pacientes que utilizan cannabis con fines terapéuticos. La vía sublingual es relativamente rápida en actuar (inicio de los efectos, en unos 15 minutos tras la toma), evita el primer paso hepático y no necesita de dispositivos para su aplicación.                                              Existen varios tipos de disolventes que podemos utilizar para extraer los cannabinoides. Entendemos como aceite de cannabis el extracto residual que permanece una vez se haya evaporado el disolvente escogido para extraer los cannabinoides de la planta. Este producto de color oscuro y pegajoso se hizo famoso a nivel mundial gracias a Rick Simpson, que en sus vídeos explica con detalle cómo fabricar de forma casera este aceite de cannabis.  Los cuatro métodos de extracción analizados en este estudio fueron la nafta, el éter de petróleo, el etanol y el aceite de oliva. Este último método fue, según los autores del trabajo, el más adecuado para extraer los cannabinoides de la planta, ya que aunque utilizando aceite de oliva no podremos evaporar posteriormente el disolvente para conseguir un extracto más concentrado, la capacidad de éste para extraer los cannabinoides y los terpenos supera con creces el resto de los métodos utilizados. El único problema derivado del hecho de no conseguir concentrar el extracto es que el paciente tendrá que usar volúmenes mayores para conseguir el mismo efecto terapéutico que si utilizase otro tipo de extractos más concentrados.  La nafta y el éter de petróleo son los disolventes recomendados por Rick Simpson. Los principales problemas que se presentan cuando utilizamos estos disolventes son los residuos que encontramos en el producto final, y que son difíciles de eliminar con métodos caseros.  El etanol, por su parte, es menos tóxico que la nafta y el éter de petróleo, aunque resulta algo caro por los impuestos añadidos al alcohol. Además, hay que tomar ciertas precauciones cuando se trabaja con él, ya que el alcohol, cuando se evapora, se vuelve altamente inflamable, por lo que tendremos que trabajar en un sitio bien ventilado y sin ninguna llama cercana. La evaporación del alcohol, por tanto, nunca se hará con llama, sino con placa de inducción a niveles caloríficos relativamente bajos, o bien a temperatura ambiente. Tampoco evaporaremos el alcohol exponiéndolo al sol, ya que degradaríamos el THC de la muestra. Además, el alcohol extrae una fracción importante de clorofila, que da un color verde intenso y un sabor poco agradable al producto final. Se puede eliminar esta clorofila filtrando el producto por una columna de carbón activado, pero se eliminaría una fracción bastante importante de cannabinoides y de terpenos, por lo que no se recomienda efectuar este filtrado.  El método de extracción mediante nafta, éter de petróleo o etanol consiste en introducir la materia vegetal en un recipiente, llenarlos con cualquiera de los disolventes, dejar la mezcla en reposo agitando ligeramente de vez en cuando, repitiendo este proceso durante unos 20 minutos, filtrar y dejar evaporar el disolvente. En el caso del aceite de oliva, el cannabis triturado se mezcla con aceite de oliva y se calienta al baño maría durante un periodo que varía entre los 60 y los 120 minutos, se deja enfriar la mezcla y, posteriormente, se filtra por presión. Otro paso importante en la fabricación de aceite de cannabis es la fase de calentamiento. Recordemos que el calentamiento es un método indispensable para transformar los cannabinoides ácidos en neutros, siendo ésta la forma activa de los mismos. Como mala noticia tenemos que cualquier método de calentamiento, aunque sea por un corto periodo de tiempo (por ejemplo, utilizando el baño maría durante 5 minutos a 100 grados centígrados), elimina una importante fracción de los terpenos. En el caso del baño maría, durante 5 minutos los terpenos se redujeron a la mitad, y en el caso de utilizar un horno (30 minutos a 140 ºC), los terpenos detectables se redujeron a trazas, tanto los monoterpenos como los sesquiterpenos. Sabemos a día de hoy que la efectividad del cannabis no solo se basa en la presencia de cannabinoides, sino en la interacción de éstos con los terpenos. Por lo tanto, lo ideal sería utilizar un método que extrajese los cannabinoides y los terpenos sin eliminarlos del producto final, y que consiguiese la completa descarboxilación de los cannabinoides sin perder nada de terpenos. Desgraciadamente, ese método no existe en la actualidad o, si existe, todavía no se ha hecho público.  Al final del experimento se llegó a la conclusión de que el aceite de oliva es el mejor método para fabricar aceite de cannabis, ya que presentó una capacidad superior al resto de los disolventes en lo que se refiere a extracción de terpenoides y cannabinoides, sobre todo cuando se utilizan tiempos próximos a los 60 minutos en la fase de calentamiento al baño maría. 
Medicinal

Rick Simpson, creador del aceite de marihuana más famoso del mundo: “Mi intención es destruir la industria farmacéutica”


thumbnail_img
Aún sabiendo que falta un largo camino en el área de la investigación, Simpson asegura que el aceite de cannabis medicinal puede curar cualquier enfermedad. Certifica que él es la prueba viviente de la victoria de la marihuana contra el cáncer. El canadiense vive autoexiliado en Zagreb, Croacia, y viene este fin de semana a la Expo Weed, pero antes habló en exclusiva con The Clinic, para contar la historia y desarrollo de la fórmula de aceite de marihuana medicinal que se ocupará en la plantación de La Florida.   ¿Cómo te iniciaste en el consumo de aceite de cáñamo? -Empezó debido a un accidente que tuve en 1997. Un accidente en la cabeza, que derivó en lo que se conoce como Síndrome Post Contusión Cerebral, que te hace perder el equilibrio, produce un ruido muy fuerte y molesto todo el día, te sube la presión de la sangre. Tomé fármacos por un año y no me ayudaban en absoluto, entonces vi en la televisión al Dr. David Suzuki que mostraba a pacientes que consumían marihuana por razones médicas y tenían resultados increíbles. Había fumado antes, pero nunca la había considerado un remedio. Entonces fui a comprar algo de yerba, me la fumé y funcionó mejor que lo que me habían dado los doctores. Pero aún así no conseguía el efecto sedativo que yo necesitaba, aunque me ayudaba a dormir. ¿Qué significa vivir con un ruido en la cabeza? -El ruido era tan intenso que solo podía dormir un poco más de una hora antes de despertarme ensordecido. Estaba exhausto constantemente, y ya en 1999 estaba desesperado, estuve a punto de suicidarme varias veces, seguía empeorando y los tratamientos no me hacían efecto. Todavía lo tengo, llevo 17 años viviendo con ese ruido de mierda, pero el aceite hace que sea tolerable. Si no lo uso, el ruido se apodera de mi cabeza y me vuelve loco. Muchas de las personas con la misma enfermedad que yo se suicidan. Me han medido el ruido en 93 decibeles, es lo más bajo que llega cuando lo controlo con el aceite, a veces se pone mucho más fuerte. Para que te hagas una idea, es como pasar la aspiradora todo el día… todo el puto día. Por eso pedí una prescripción para consumir marihuana medicinal a los doctores, pero no me la querían dar. ¿Por qué no? -Dijeron que mi enfermedad no estaba dentro de lo que cubría el programa de marihuana medicinal. Le pregunté a mi doctor qué pensaba sobre extraer el aceite de la marihuana e ingerirlo, para evitar el problema del humo. Él dijo que sería una manera mucho mejor de usarla, porque evitaba los problemas de la combustión. Así que me fui a mi casa, compré marihuana e hice el aceite, pero me daba miedo usarlo, porque no sabía qué había hecho. ¿Tenías algún referente para hacerla? ¿De dónde salió la fórmula? -Soy un ingeniero, entiendo bien cómo funciona un equipo mecánico, en este caso es bastante simple. Lo hice con mucha facilidad, pero no me animé a tomarlo por alrededor de tres años, hasta que en el 2001, mi doctor me dijo “ya no hay nada que podamos hacer, el tratamiento no sirve”. Así que me fui a mi casa y tomé el aceite, la primera semana logré dormir ocho horas seguidas cada noche, desapareció el dolor en mis articulaciones y además perdí algo del peso que había aumentado con los fármacos. El 2002 me aparecieron unas manchas en las mejillas y en mi pecho, las había tenido por un tiempo, eran como contusiones, pero nunca sanaron, así que me las fui a revisar al doctor y me confirmaron lo peor: cáncer a la piel. Me metieron a pabellón de inmediato para que me las removieran con cirugía, una semana después las heridas estaban infectadas y el doctor me dijo que no habían logrado remover completamente el cáncer. Entonces me acordé de una investigación que postulaba que el THC –compuesto activo de la marihuana- eventualmente podría eliminar células cancerígenas. Tomé el aceite y lo apliqué directamente en las heridas de mis mejillas y mi pecho y luego las vendé. Cuatro días después las heridas habían sanado, no podía creerlo, incluso me había crecido el vello capilar. ¿Qué peligros tiene o puede tener el consumo de aceite de marihuana? -Esa fue una pregunta que me hice y que experimenté conmigo mismo, antes de compartir el aceite con alguien más. Pensé qué pasaría si tomo una dosis demasiado elevada, así que tomé 3/4 de gramo y me los puse en la boca, una hora después me fui a la cama y me sentí un poco mal, traté de moverme pero no podía, me dio pánico. Pero después me calmé y me dije “levántate de esta cama, idiota”, y logré moverme y sentirme mejor. Esa noche dormí increíble. Los cannabinoides naturales no matan, quizás te puedes quedar dormido por una semana, pero no morirte. ¿Te imaginaste alguna vez que tu fórmula iba a recorrer el mundo? -Por supuesto que no. Empecé porque quería curar mi propio cáncer, cuando los doctores vieron los resultados que había tenido no quisieron hablarme, les pedí respuestas pero no hubo. Contacté a partidos políticos, a ministerios federales de salud, programas de televisión, la Sociedad del Cáncer e incluso a las Naciones Unidas, nadie hizo nada, no podía creerlo, vi la corrupción en su estado más puro. Nunca creí que este mundo fuera tan corrupto. Entonces empecé a regalar mi aceite a otras personas con problemas similares al mío u otras enfermedades. Además de eso, puse la información en internet para que cualquier persona pudiese generar el aceite y sanarse a sí mismos. Pero repartir marihuana es ilegal… -Muy ilegal, me detuvieron por cultivo, posesión y tráfico. Aunque no cobres se considera tráfico. Todo el sistema judicial se me fue encima, se aseguraron de encontrarme culpable. Ellos sabían que yo tenía la cura para el cáncer. Pero no dejaron que mis pacientes presentaran testimonio y tampoco consideraron la evidencia científica que yo había reunido y que justificaba todo lo que dije. Incluso el juez dijo que, en otras circunstancias, yo estaría en la vanguardia del progreso médico. Terminé con un expediente criminal, pagué 2 mil dólares de multa y estuve preso cuatro días, por tratar de ayudar. Es por eso que me vine a Europa y no creo que vuelva a Canadá, ya vi la corrupción del sistema legal. ¿Crees que las farmacéuticas debiesen hacerse cargo del negocio? -No. Te voy a decir la verdad, mi intención es destruir la industria farmacéutica. Ellos han sabido la cura para el cáncer desde hace 150 años, es fácil probar que lo que digo es cierto. En 1850 todas las grandes compañías farmacéuticas que siguen en pie hoy, todas ellas fabricaban medicina a base de cáñamo y de otras plantas medicinales, era algo común. Pero en algún momento de esa época, según mis investigaciones, las compañías se dieron cuenta que tenían una especie de “curalotodo”, una medicina que todo el mundo tiene derecho a cultivar, lo que los pondría fuera del negocio. Fue por eso que enclaustraron y patentaron las recetas y comenzaron a producir químicos de mierda que nos hacen tragar desde entonces. ¿Qué sientes al saber que tu receta se ocupará para extraer aceite de la primera plantación legal de marihuana de Latinoamérica? -Estoy muy feliz de escuchar eso, siempre y cuando no se lucre con mi fórmula. ¿Cuál es tu cepa favorita?  -Empecé a cultivar mis propias cepas, porque el problema con los bancos de semillas es que realmente no sabes qué es lo que te llega. Pero si tuviese que estandarizar mi respuesta diría que mi cepa favorita es White Widow, el mejor analgésico del mundo. Pero el problema es que si pides White Widow a cinco bancos de semillas distintos, tendrás cinco plantas distintas, no hay estabilidad en la producción.
Industrial

Las semillas de cáñamo en la cocina tradicional


thumbnail_img
Lo primero en lo que piensa casi todo el mundo cuando se trata el tema de la cocina con cannabis son los bizcochos y otros productos de pastelería con efectos psicoactivos a pesar de que, en muchas partes del mundo, se utiliza el cáñamo como parte de la cocina tradicional desde hace mucho tiempo. Muchas de estas tradiciones se siguen manteniendo, y la popularidad del cáñamo va en aumento a medida que su industria recupera la legitimidad.   El cáñamo en la cocina tradicional La forma no psicoactiva del cannabis, generalmente conocida como cáñamo, crece en una gran variedad de hábitats por todo el mundo. Durante innumerables generaciones, las poblaciones locales han utilizado las semillas en su cocina tradicional, ya que se encuentran ampliamente disponibles y no cuestan casi nada. El cáñamo crece de forma abundante a lo largo y ancho de estas zonas, tanto cultivado como silvestre. Durante generaciones, se han utilizado las semillas de cáñamo en las poblaciones rurales del norte de Asia y el noreste de Europa, en China, Mongolia, Rusia, Alemania y otros muchos países actuales. Las semillas pueden prensarse para extraer aceite, y pueden usarse enteras, o trituradas, laminadas o molidas para producir distintas harinas. A partir de éstas, se pueden elaborar diferentes tipos de gachas (avena cocida), sopas y guisos. Debido a que las técnicas de descascarillado son complejas y con frecuencia requieren maquinaria, las harinas hechas con cáñamo en las zonas rurales suelen ser grumosas y espesas, ya que quedan restos de las cascaras molidas. Por lo tanto, en tiempos de abundancia, se prefieren otros tipos de granos, y el cáñamo es apreciado, sobre todo, en tiempos de hambruna. El cáñamo en las dietas tradicionales europeas Durante la edad media en Alemania e Italia, las semillas y el aceite de cáñamo se utilizaban para cocinar una gran variedad de platos, como por ejemplo sopas y pasteles rellenos. En las regiones del noreste de Europa y en los países bálticos donde tradicionalmente se cultiva cáñamo, la semilla de cáñamo local se sigue utilizando para elaborar aceite, y también se usa entera o machacada en distintas recetas. En Letonia, se comen platos elaborados con semillas de cáñamo durante las celebraciones anuales del Día del Solsticio de Verano en junio, que marcan tradicionalmente el día más importante en el calendario de Letonia. Las semillas de cáñamo también se machacan o trituran, y se añaden a la mantequilla de nata dulce para darle un color verdoso y un sabor ligeramente amargo y fresco. La mantequilla de cáñamo tradicional, conocida como ka?epju pavalgs, todavía se disfruta ampliamente en Letonia a día de hoy y está disponible en la mayoría de los mercados de agricultores y tiendas de alimentos naturales. La mantequilla de cáñamo normalmente se consume untada sobre una tostada o pan de centeno, o puede utilizarse como aditivo en diferentes recetas. Al parecer, los cocineros también utilizan la mantequilla de cáñamo como ingrediente en muchos platos locales, ya que se dice que confiere un agradable sabor al resultado final. Siemieniatka & kanapiø koðë La siemieniatka o semianka es una sopa a base de semillas de cáñamo que se consume tradicionalmente en la víspera de Navidad en los hogares de Lituania y Silesia (una región histórica situada ahora en Polonia, la República Checa y Alemania). Para elaborar la sopa, primero hay que cocer las semillas de cáñamo enteras a fuego lento en agua hasta que empiezan a reventar, entonces se escurren y se trituran minuciosamente para obtener una sustancia lechosa, parecida a la savia. Esta leche de cáñamo se mezcla entonces con leche de vaca, harina, sal, azúcar y mantequilla, y se cuece a fuego lento para conseguir una sopa espesa y cremosa. En Lituania, las gachas de cáñamo saladas (kanapiø kodë) se sirven tradicionalmente con patatas sin pelar al horno. Para elaborar las gachas, primero hay que freír en seco las semillas de cáñamo, para molerlas después hasta obtener un polvo fino. Luego, se cuece a fuego lento la harina, la sal, la pimienta y la cebolla, se retira la mezcla del fuego, y se le añade el polvo de cáñamo. Asimismo, durante determinadas festividades religiosas en Lituania, se consume leche de cáñamo en lugar de leche de vaca. La cocina con cáñamo en Asia El aceite obtenido de las semillas de cáñamo y producido a nivel local, se ha utilizado como aceite de cocina en los hogares del Nepal rural durante generaciones, y se sigue utilizando en la actualidad. De hecho, el aceite de semillas de cáñamo suele representar la única fuente de aceite vegetal en algunas poblaciones remotas y aisladas. China, que tradicionalmente se autodenominaba la “tierra del cáñamo y de la mora”, tiene una larga historia de productos alimentarios a base de cáñamo. Las semillas de cáñamo enteras se comen habitualmente en muchas partes de China, crudas o tostadas, y la mayoría de los mercados de alimentos las venden, sobre todo en las zonas rurales. Las semillas de cáñamo tostadas son un aperitivo popular en la China actual, están a la venta en los puestos de los mercados de alimentos en diferentes ciudades, y son un “tentempié familiar” habitual que se toma en excursiones y celebraciones, igual que las palomitas de maíz en otras partes del mundo. La cocina tradicional con cáñamo en Canadá En Canadá, el cultivo de cáñamo ya estaba muy extendido en el siglo XIX, e incluso se ofrecía a los posibles emigrantes, como incentivo, parcelas gratis de tierra y semillas de cáñamo para cultivar. Los Doukhobors, una secta de cristianos espirituales que surgió en la Rusia del siglo XVIII, emigraron en masa a Canadá en el siglo XIX para escapar de la persecución que sufrían en su país de origen. Llevaron consigo a los territorios de reciente creación sus costumbres y tradiciones, junto con las propias semillas, e incluso después de que el cannabis fuera prohibido en 1923, lo seguían utilizando de forma generalizada en sopas, cereales y otros alimentos. El desarrollo de la cocina moderna Muchas de estas recetas tradicionales utilizan semillas de cáñamo enteras que aún tienen sus cáscaras intactas. La cáscara, que representa casi el 20% del peso de la semilla, es dura y difícil de quitar, por lo que las harinas producidas con semillas de cáñamo enteras suelen tener una textura desagradable y arenosa. Con las herramientas y técnicas a disposición de las poblaciones rurales tradicionales, el descascarillado de las semillas de cáñamo no era una opción. Sin embargo, los recientes avances tecnológicos han facilitado un proceso de descascarillado que utiliza la separación mecánica para producir “corazones” de semillas de cáñamo suaves y sin restos de cáscara que se pueden comer tal cual, o se pueden procesar en harinas ligeras y de textura fina. La popularidad de los alimentos de cáñamo aumenta una vez más, a medida que su valor nutricional es mucho más conocido. Además de proporcionar una buena base para una dieta sana, las diversas propiedades del cáñamo pueden ayudar a mejorar una serie de enfermedades y trastornos relacionados con el estilo de vida. Mientras que la tendencia de la cocina con cannabis medicinal se ha convertido en algo indispensable, es importante no olvidar los muchos beneficios que puede proporcionar la cocina con cáñamo.
Legales

AUTORIZARON LA ENTRADA LEGAL A LA ARGENTINA DEL ACEITE DE CANNABIS "CHARLOTTE´S"


thumbnail_img
Relato de la madre de Josefina - Solicitante de la entrada legal a la Argentina del aceite de Cannabis Charlotte´s Web. Es una emoción inmensa la que nos invade, hoy se hizo posible un sueño por el que veníamos trabajando hace varios meses. Autorizaron la entrada legal a la Argentina del aceite  de Cannabis Charlotte´s Web, la Administración Nacional de Medicamentos y Alimentos (ANMAT) autorizo a través de la modalidad Uso compasivo la entrada del aceite para nuestra hija Josefina. En este difícil camino que nos toca vivir con la enfermedad de nuestra pequeña, el aceite le salvo la vida… Esto se hizo posible gracias a muchas maravillosas personas que Dios puso en nuestro camino. Gracias a todos y a cada uno de ellos…hoy nuestra pequeña Josefina puede tener una mejor calidad de vida… nosotros como familia podemos soñar y vivir una vida mejor…                                             USO COMPASIVO / LIBRE CIRCULACION - Pasos a seguir : 1. Debe enviar un mail a librecirculacion@anmat.gov.ar ( en caso de encontrarse a menos de 100km de CABA , toda la documentación debe presentarse por ventanilla de mesa de entradas INAL, EEUU25 de 10 a 13 hs) 2. Adjuntar la siguiente documentación:    - Carátula del trámite: nota dirigida al INAL, solicitando la liberación de los productos, aclarando el uso que se le darán a los mismos. Firmada y aclarada.    - Fotocopia de DNI    - Fotocopia de factura de compra    - Fotocopia de documento de transporte, guía aérea, comprobante de correo.    - Recibo De pago debe abonar 190$ .En caso de estar en CABA, abonarlo en Tesorería del Anmat, Av. De mayo 869, de 10 a 13 horas, teléfono: 43400800. . En caso contrario, debe hacer un depósito o transferencia a nuestra cuenta en el Banco Nación más próximo a su domicilio los datos son : Banco Nación sucursal N° 85 Plaza de Mayo, N° de cuenta 2769/32, CUIT 30-66314099-6, CBU 0110599520000002769/32-5, una vez realizado el mismo , avisa por mail (vpalm07@gmail.com) , apenas se vea la transacción reflejada en el extracto se genera el recibo, luego se escanea y se lo envían a su mail.-Por favor en el correo que nos adjunte el comprobante de depósito, no se olvide de poner el número de cuil (para generarle el recibo) , un número de teléfono, cualquier consulta no dude en comunicarse, muchas gracias 3. Teléfono de contacto 4. Adjuntar las recetas médicas correspondientes en original, indicando el diagnostico. (si no se encuentra en CABA, enviarlas por correo a EEUU 25 CABA (1101) Dra. Patricia Andreo, Servicio de Libre Circulación)    
Medicinal

Niño utilizando aceite de Cannabis: “Yo preferiría estar ilegalmente vivo que legalmente muerto”


thumbnail_img
Hay nuevas investigaciones en el uso de la marijuana como medicina en Colorado y una conferencia exploró casi una docena de estudios que analizan el uso del cannabis para condiciones como las convulsiones y el insomnio. “Yo preferiría estar ilegalmente vivo que legalmente muerto”, dijo Coltyn Turner de 15 años. Coltyn toma su medicina cuatro veces al día. Utiliza aceite de cannabis (marijuana) para tratar su enfermedad de crohn, una dolencia que viene combatiendo desde los 11 años de edad, y hasta el año pasado parecía que estaba perdiendo la batalla. “Estaba tomando cada farmacéutico habido y por haber hasta que quedé en silla de ruedas”, dijo Coltyn. “Él se enfermó y no teníamos otra opción”, dice Wendy Turner, la madre de Coltyn.   Desesperados por un milagro, sus padres lo mudaron del mediooeste de EE.UU. a Colorado (donde el uso de cannabis es legal) en el 2014 y se refugiaron en el aceite de cannabis. “Pensamos, ‘Bueno, por qué no intentar?’ Y funcionó”, dijo Wendy. “Estamos muy orgullosos de este programa en términos del potencial”, dijo Ken Gershman del Departamento de Salud Publica y Medio Ambiente de Colorado.   Gershman dice, nueve estudios actuales y futuros están investigando a la marijuana como tratamiento para enfermedades que van desde el insomnio y la enfermedad inflamatoria intestinal hasta el trastorno de estrés post-traumático.   La historia de Coltyn es sólo una de las compartidas en la conferencia.   En cuanto a Coltyn, quien ha pasado de camas de hospital, a las cimas de las montañas de Colorado, su familia espera que la investigación lleva a la acción, lo que permitirá a las familias como ellos tener aceite de cannabis como una primera opción, en lugar de un último recurso. “Queremos que las personas entiendan que esta es una buena opción”, dijo Wendy. La conferencia fue una oportunidad para que los proveedores de salud y los ciudadanos aprendan de las últimas investigaciones sobre la marijuana medicinal.  
Medicinal

Cannabis Medicinal Argentino for Export


thumbnail_img
  En una casita del conurbano bonaerense se hospeda una familia ecuatoriana que nos visita un par de veces al año. Pero, lamentablemente, no lo hace por vacaciones ni ocio. El motivo es su hijo, José Gabriel, quien padece epilepsia refractaria y que, con mucho esfuerzo de su Mamá, Papá, Abuelos, y allegados, recibe un tratamiento con Cannabis medicinal en nuestro país. A pesar de no haber un contexto legal que apruebe nada de lo mencionado, aquí encontraron el Aceite para mantener un tratamiento regular y seguro, además del amparo de un médico como el Dr. Roberto H. Caraballo, que es el actual encargado del área de neurología en el emblemático Hospital de Pediatría "Prof. Dr. Juan P. Garrahan".   Todo comenzó cuando un pediatra en Ecuador le comentó a Mario, el padre de José Gabriel, que había oído casos de epilepsia refractaria tratados con Cannabis. Fue entonces cuando a través de primos y contactos en E.U.A consiguió Aceite del sitio Charllot´sWeb. “El Medico en Ecuador dijo que comencemos con una gota diaria. A la semana nos tocó venir para argentina y el Dr. Caraballo recomendó subir la dosis a 10 gotas. Al otro día durmió muchas horas… Me asusté. Pero después de un tiempo comenzamos a notar otros cambios positivos con ese aceitito marca “Amazon” ”. El segundo aceite que utilizaron fue el de Jorge, de Acheca (ASOCIACIÓN CHACABUQUENSE DE ESTUDIOS Y CULTURAS ALTERNATIVAS). Tres frasquitos que viajaron a Ecuador a los pocos días. Pero la logística requerida para mantener el tratamiento era muy grande. “Un par de ocasiones me quede sin aceite y compre en Ecuador a un tipo muy abusivo de Quito que nos dio un aceite mal hecho… casi alcohol puro”.         José Gabriel llegó tomar más de 5 medicamentos en simultáneo, además de probar otras terapias alternativas como las dietas cetogénicas, sin resultado. Luego de dos años de tratamiento Cannabico y muchísimos estudios, el Dr. Caraballo en coordinación con el médico de cabecera en Ecuador, decidieron sostener solo  Keppra , Valcote, y Cannabis. Otro dato interesante es que la dosis de estas últimas drogas mencionadas no varió en ningún momento. Para los médicos esto confirmó el beneficio real  que  significa para José Gabriel el Cannabis: Dos años sin aumentar fármacos ni sus dosis y la supresión total de convulsiones diurnas.     En el último electro que le realizaron a José Gabriel unas semanas atrás, no se encontraron ondas difusas. “Una cosa es la que uno puede pensar como padre, pero está constatado clínicamente que él bajó las convulsiones a partir del tercer mes de tratamiento, y que después del cuarto, en forma progresiva, las del día se redujeron a cero. Sin embargo de noche sigue padeciendo un ataque cuando alcanza el sueño profundo, y otro cuando despierta.” Hasta el Dr. Caraballo se sorprendió de la mejoría  y llego comparar el estado actual de José Gabriel con el de un niño cualquiera. Mario nos afirma que las palabras textuales del médico fueron: “Es el primer caso que yo tengo de un cambio tan profundo fruto del uso de Cannabis. Quizá otros padres lo intentaron pero desistieron por lo difícil que les resultaba mantener el tratamiento. Yo voy a comentar éste caso en el hospital, y a mí me van a escuchar”.     Hoy José Gabriel está mucho más conectado con su entorno y responde a su manera, a todo lo que observa. “A diferencia de lo que muchos creen, mientras mantenemos la dosis estable no le da sueño. El otro día fuimos a Chacabuco y regresamos a las 12 de la noche. Nos acompañó mi tía de 73 años  que fue y volvió durmiendo, mientras que José Gabriel disfruto del paisaje de las rutas de Bonaerenses”.  También mejoró su apetito. Le gusta el arroz, la carne, y el atún (el mejor del mundo es ecuatoriano) pero sus favoritos son las pastas.     Hasta ahora Mario no observo ningún efecto contraproducente; aunque destaca el acompañamiento permanente de Jorge, uno de los guías de la familia. “Al principio dormía mucho y hasta padecía más ataques, entonces, tener el compromiso de quien prepara el aceite para asesorarnos fue de gran ayuda”.     Mario junto a los médicos solidarios llegaron a la conclusión de que si se hubiese iniciado el tratamiento dos años antes, José Gabriel  podría estar caminando “Si saco a mi hijo de esa silla de ruedas voy a sentir que ocurrió un milagro”.   En Cogollos del Oeste estamos seguros que el testimonio de la familia de éste pequeño héroe le dará  fuerza a muchos otros padres que pasan por lo mismo. Además, es un hecho que revindica lo legítimo del cambio en políticas de drogas que es tendencia en Latinoamérica. La premisa a la se refiere el Dr. Marcelo Morante en la nota anterior, es absoluta: “El Cannabis está condenado al éxito porque es una medicina promovida por los pacientes y no por los médicos. La actitud de una madre que pide aceite para su hija con convulsiones, es totalmente natural”.   Como cierre, agradecemos a la familia de José Gabriel por habernos compartido su historia, y llamamos a seguir formando más redes de comunicación entre padres que requieran asesoría en Cannabis Medicinal.  
Medicinal

Fundación DAYA confirma: El CBD es solo una movida comercial al igual que Charlotte´s web


thumbnail_img
En el contexto de la Expo Cannabis Uruguay 2015 tuvimos el agrado de entrevistar a la Directora Ejecutiva de Fundación DAYA, Ana María Gazmuri V., quien nos aclaró el panorama en varios aspectos del Cannabis medicinal. Fundación DAYA (“amor compasivo”) es una de las organizaciones que impulsó un cambio de ley en Chile que calma el dolor de miles de pacientes y sus familias. En conjunto con Mamá Cultiva, desde 2014 brindan un servicio a la comunidad que va desde el asesoramiento por parte de médicos y terapeutas, hasta talleres de cultivo. Su misión, la investigación, promoción e implementación de terapias orientadas a aliviar el sufrimiento humano. El Cannabis medicinal explotó en toda Latinoamérica gracias a los pacientes que posicionan ésta medicina como inocua, segura,  y  con menos efectos colaterales que la mayoría de las drogas. El porcentaje de pacientes que inició su tratamiento a tiempo, redujo la ingesta de fármacos y mejoró significativamente su calidad de vida. Pero, dado que es un tratamiento tomado como última opción,  otro gran número de padecientes llega tan deteriorado que la mayoría de las veces llega a significar  un paliativo para acompañar los últimos momentos.  “En el Primer Seminario Internacional de Cannabis Medicinal en Santiago de Chile tuvimos a una neuróloga que expuso su testimonio como madre que trató de salvar a su hijo de la Leucemia, pero llegó demasiado tarde. La vulneración de derechos en estos casos es muy grave, por eso con el apoyo del Ministerio de Salud, la Cámara de Diputados, el Colegio de Químicos y Farmacéuticos, y  la Universidad de Valparaiso,  difundimos casos clínicos y sus estudios  para sumar rigor al asunto”. Otra cuestión clave es el suministro. Según nos cuenta Ana María, Fundación DAYA cree que  generar autonomía mediante el autocultivo es la mejor manera de obtener la medicina. Por eso, como complemento a los talleres y asesoramiento previamente mencionados, regalan semillas. El problema es que no todos tienen cuatro meses para esperar la cosecha. “En DAYA formamos una Red Solidaria con colaboradores anónimos que se comprometen, como sea, a brindar asistencia a todo aquel que precise ayuda de urgencia. Legalmente, apelamos a la extrema necesidad”. Cepas y cannabinoides son otros de los pilares que llevan al éxito en el tratamiento. Ana María nos comenta el verdadero interés detrás del CBD. “El CBD es una estrategia netamente comercial ya que no tiene las restricciones jurídicas del THC. Ésta molécula sin la presencia del resto de los Cannabinoides en su debida proporción es Hemp. Y para casos como los de epilepsia no sirve para nada. Nosotros tenemos la experiencia de que un tercio de los pacientes funciona bien con alto THC, otros con alto CBD, y el último grupo con un ratio 1:1”. También preguntamos por los casos de resistencia ya que,  son habituales, y generan mucho susto.  “Al comienzo de los tratamientos con Cannabis hay fase inflamatoria que puede provocar más convulsiones.  En ese caso la indicación es aumentar la dosis. Muchas veces ocurre que los padres observan mejorías y comienzan a quitar fármacos, generando así un síndrome de abstinencia que confunden como un efecto secundario del Cannabis. No recomendamos retirar tan rápido. Hay que establecer el tratamiento por lo menos tres meses, y acompañados por el neurólogo, ir retirando progresivamente. Otro dato importante es el de administrar la terapia a base de Cannabis dos horas antes que los fármacos. También recomendamos tener alguna resina de emergencia para una segunda dosis, en situaciones de emergencia.  Así lo hacemos nosotros, y con muy buenos resultados”. Todos sabemos que hay marcas de aceite cannábico como Charlotte´s Web, comercializadas y promocionadas por internet como medicinales. Lo que no se comunica es su ineficacia total para la mayoría de los tratamientos. Lamentablemente, debido a su fácil acceso, los padres con recursos lo adquieren y cuando ven que no funciona, descartan la opción. Ana María adhiere a esta premisa y nos cuenta…   “Es importante advertir a la gente que Charlotte´s Web no funciona. En México estamos trabajando con un grupo de padres que ya están utilizando nuestros protocolos”. Agradecemos infinitamente a Ana María y todo el equipo de Fundación DAYA por haber compartido su experiencia en estos temas fundamentales, y a la vez, tan manchados por la desinformación. También a la Revista THC por su compromiso permanente con el activismo y la ayuda para estar presentes en la expo. ¡Sepan que tienen nuestro apoyo para lo que necesiten!
Medicinal

Micaela padece Síndrome de Dravet y buscan tratarla con aceite de cannabis


Carola Pedraza, la madre de la nena de 12 años, busca nuevas alternativas para tratar de mejorar la calidad de vida de su hija que sufre unas cinco convulsiones diarias y que debe tomar 23 pastillas p

thumbnail_img
Micaela tiene 12 años, hoy atraviesa un delicado estado de salud debido a que sufre el Síndrome de Dravet- consecuencia de que ya a los cuatro meses tuvo su primera convulsión y a los seis fue diagnosticada con el Síndrome de West, una encefalopatía (alteración cerebral) epiléptica de la infancia, grave y poco frecuente y de difícil pronóstico. Desde los cuatro meses nunca dejó de convulsionar, tiene un daño muy grave con un retraso mental severo como una nena de un año y medio, no emite sonidos más que un llanto, no controla esfínteres y usa pañales. Micaela vive en Comodoro Rivadavia junto a su mamá, Carola Pedraza, quien conoció la historia de Ciro Crespo-publicada ayer en El Patagónico- y ante la desesperada búsqueda de tratamientos alternativos que puedan mejorar la salud de su hija, quiere evaluar la posibilidad de que reciba el tratamiento con aceite de cannabis. "Ella estuvo muchas veces internada grave al borde de la muerte pero continúa grave, toma 23 pastillas al día para evitar las convulsiones que son en promedio cinco por día. Ahora no está internada pero el miércoles va a ser derivada al Fleni", explicó Carola a El Patagónico. Cuando llegue a Buenos Aires deberá realizarse los estudios pre quirúrgico para comenzar con un nuevo tratamiento- dieta cetogénica- que es una nueva posibilidad que se suma con la esperanza de que haya cambios en la salud de la pequeña, aunque Carola reconoció que es un tratamiento de baja efectividad. "Por lo que leí lo de cannabis es mejor que cualquier tratamiento, lo que queda es la dieta y la operación del nervio vagal que tampoco tiene un porcentaje alto de éxito y ya estoy desesperada buscando algo que la mejore", manifestó la madre. Actualmente tiene un tratamiento con Valium, el cual no se consigue en la ciudad y debe ser solicitado especialmente a la droguería ya que son importados, y los costos ascienden a seis mil pesos por mes, lo que es solventado Seros, gracias a un recurso de amparo presentado el año pasado ya que la obra social en un primer momento no lo cubría. Además Carola solicitó la posibilidad de que el pedido de ayuda pueda llegar al papá de Micaela, David Evans y su familia que viven en Dolavon. "Necesitamos urgente la colaboración para poder realizar un estudio pendiente por falta de colaboración familiar paterna. Indefectiblemente es necesaria para la realización deuestras de sangre de ambos padres y paciente perdido desde Octubre 2015 para enviar a Estados Unidos". TRATAMIENTO El Estado argentino, a través del Anmat, autorizó por primera vez la importación de aceite de cannabis para uso medicinal, un extracto de la planta que contiene alta concentración de cannabidiol (CBD), uno de los compuestos no psicoactivos del cannabis. El mismo había detenido las más de 300 convulsiones diarias de Charlotte Figi, una chica de Estados Unidos. SINDROME DE DRAVET El síndrome de Dravet también conocido como epilepsia mioclónica grave de la infancia o epilepsia polimorfa, es una encefalopatía devastadora de la niñez. Es un síndrome epiléptico refractario al tratamiento farmacológico en la mayoría de los casos. Se presenta en uno de entre 20.000 y 40.000 individuos en la población general. Los niños con síndrome de Dravet con frecuencia tienen un pobre desarrollo del lenguaje y las habilidades motoras, hiperactividad y dificultad para interactuar con otros niños.
Industrial

Instructivo: Como realizar el trámite para importar aceite de cannabis rico en CBD


Guía para solicitar en el ANMAT la importación de aceite de cannabis como suplemento dietario para uso compasivo.

thumbnail_img
Cuando un suplemento dietario, como el aceite de cannabis rico en cannabidiol (CBD),no ha sido todavía aprobado por la ANMAT para uso general de la población, se puede solicitar el permiso para importarlo para su uso individual por razones humanitarias o compasivas. Dado que los aceites de cannabis ricos en CBD son comercializados por varios países como suplemento dietario, la solicitud para que se apruebe su ingreso al país por uso compasivo hay que tramitarla en el Instituto Nacional de Alimentos (INAL), el cual es parte de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y tecnología Médica (ANMAT), que a su vez depende del Ministerio de Salud de la Nación. Una vez aprobada la solicitud, la ANMAT emite un certificado mediante el cual informa a la Administración Nacional de Aduanas que el ingreso del producto al país está avalado por la autoridad sanitaria. Dicho certificado hay que presentarlo en la aduana para retirar el producto.   Para realizar el trámite previamente hay que: A. Contar con la receta médica en original, firmada y sellada por un médico matriculado en Argentina, con 30 días de emisión. La misma debe indicar: el detalle de la composición y gramaje del producto que se importa, la cantidad solicitada, el nombre del paciente y su diagnóstico. B. Haber realizado la compra del producto y contar con su factura de compra y el comprobante de envío del producto, que puede ser: guía aérea, guía de correo, conocimiento de embarque o carta de porte por carretera. En este caso suele ser una guía de correo. C. Realizar el pago de un arancel de trámite ($190 en enero 2016). Para pagar hay que concurrir a la tesorería de la ANMAT ubicada en Av. De Mayo 896 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), de 10 a 13hs. Su teléfono para consultas es (011) 4340-0800. En caso  de encontrarse a más de 100 km de CABA se puede enviar un mail a gestionelectronica@anmat.gov.ar para coordinar el pago mediante depósito o transferencia bancaria, indicando que el motivo del pago es para realizar el tramite ante el INAL para ingresar al país un suplemento dietario por uso compasivo.   Para iniciar el trámite hay que presentar la siguiente documentación en la mesa de entrada del INAI (calle Estados Unidos 25, CABA),de 10 a 13hs. O, en caso estar a más de 100km enviarla por mail a librecirculacion@anmat.gov.ar y por correo postal a la Bioquímica Patricia Andreo del servicio de libre circulación, a la calle Estados Unidos 25, CABA, CP 1101.    A. Declaración jurada dirigida al INAL detallando los datos del paciente, del solicitante, del médico y del producto. Se puede descargar una nota modelo ANMAT en el sitio www.revistathc.com/aceiteDeCannabis/ B. Receta médica en original. (ver punto 1 A) C. Fotocopia de la factura de compra del producto y del documento de transporte, la cual puede ser: conocimiento de embarque, carta de aporte por carretera, guía aérea o guía de correo, siendo la guía  de correo la más utilizada. (ver punto 1B) D. Comprobante de pago del arancel de trámite. (ver punto 1C) E. Fotocopia del frente y reverso de DNI tarjeta (o la primera y segunda hoja del DNI libreta) del paciente. F. Teléfono de contacto, fax donde el INAL pueda enviar el certificado de autorización y dirección de correo postal donde desea recibir el certificado original. Todas las hojas presentadas deberán contar con la firma y aclaración del solicitante. El INAL agradece la presentación de la documentación detallada foliada (numerada consecutivamente a partir de la primera página) y sujeta mediante arandela de cartón y broche tipo mariposa. Importante: es de vital impotancia coordinar bien los tiempos de los tramites, para evitar que se venza  la receta o que el producto quede mucho tiempo en aduana, lo que podría generar más costos o que el producto se eche a perder por un defectuoso almacenamiento  
Medicinal

Cómo hacer aceite de marihuana medicinal


Detallado instructivo para hacer tu propio aceite de marihuana medicinal

thumbnail_img
El aceite puro de cannabis medicinal ha aliviado a muchos hombres y mujeres que padecen de numerosas condiciones médicas diagnosticadas, incluidos la epilepsia, el cáncer, el dolor articular crónico y el TSPT (trastorno de estrés postraumático), y es muy seguro de elaborar. Quienes cuentan con una prescripción se pueden beneficiar de este potente analgésico, al aplicar pequeñas cantidades de aceite directamente sobre su piel o tomar entre 1 y 3 gotas al día. Parte 1 de 3: Preparar y equipar el lugar de trabajo 1 Selecciona un lugar de trabajo. Cuando elabores tu propio aceite de marihuana medicinal, necesitarás trabajar en un ambiente seguro y ventilado. El espacio debería estar bien ventilado, así que abre todas las ventanas y usa ventiladores a fin de promover el flujo del aire. También es recomendable que cuentes con un extintor de incendios, ya que el alcohol que usarás como solvente es extremadamente inflamable, igual que el aceite en sí.[1] Si piensas usar la hornalla de una estufa, será necesario que cuentes con una fuente de gas o de electricidad. Si piensas usar una olla arrocera, necesitarás que haya una fuente de electricidad en tu espacio de trabajo.[2] 2 Obtén todos los materiales. A fin de producir aceite de cannabis, necesitarás marihuana medicinal y un solvente. Consigue 29 gramos (1 onza) de marihuana medicinal.[3] De ser necesario, puedes sustituirlos por entre 57 y 85 gramos (2 y 3 onzas) de recortes de marihuana medicinal.[4] Compra 3,8 litros (1 galón) de alcohol de alta graduación, como el Everclear, para usar como solvente. El alcohol de alta graduación se evaporará durante el proceso de hervido y obtendrás un aceite medicinal de marihuana puro y potente. No utilices alcohol que no sea para el consumo humano, como por ejemplo el isopropílico.[5] 3 Consigue tus herramientas. Durante el curso de este proceso, necesitarás varias herramientas. Estas incluyen: 1 recipiente mediano de vidrio o cerámica (no uses uno de plástico); 1 cuchara de madera grande; 1 herramienta para colar que puede ser: bolsita de malla, bolsa para granos, par de calcetines limpios, tela de cielo, filtro para té chai o filtro para café con colador de malla; 1 recipiente para poner el líquido, como un tazón para batir de 1,90 litros (2 cuartos); 1 espátula de silicona;[6] 1 olla de baño María (y una estufa u hornalla) o una olla arrocera y un calentador de vela;[7] jeringas orales de plástico.[8] 4 Considera la posibilidad de usar equipo protector. Ten en cuenta que el proceso de hacer tu propio aceite de marihuana medicinal puede ser peligroso. Ten precaución y considera la posibilidad de proteger tu cuerpo con lo siguiente: máscara de seguridad para pintura o filtradora de olores; guantes que no sean de látex; guantes para horno o agarraderas; lentes de seguridad.[9] Parte 2 de 3: Extraer el THC de la cannabis medicinal con un solvente 1 Sumerge los cogollos de cannabis medicinal en el solvente. Introduce los cogollos de marihuana medicinal en un recipiente mediano de vidrio o cerámica. Vierte el alcohol de graduación alta sobre la marihuana medicinal hasta que el solvente quede 2,50 centímetros (1 pulgada) por encima de la superficie de la cannabis. 2 Revuelve la mezcla. Toma la cuchara de madera y mezcla y machaca el solvente y la cannabis medicinal por entre 2 y 3 minutos. El movimiento constante de revolver la mezcla ayudará a que el solvente absorba el THC que contiene la marihuana medicinal.[10] 3 Cuela la solución de solvente y cannabis medicinal adentro de otro recipiente. Retira el colador que hayas utilizado y el recipiente vacío. Coloca el colador sobre el recipiente vacío y vierte cuidadosamente la solución en su interior, deja que el líquido verde oscuro lo llene. Si usas una bolsa o tela, exprime el contenido de la misma a fin de extraer todo el líquido. El líquido es una mezcla del alcohol y de la resina extraída de la cannabis medicinal.[11] 4 Remoja, revuelve y cuela la mezcla una segunda vez. El primer lavado extraerá aproximadamente entre el 70 y el 80 por ciento de la resina que contenga la cannabis medicinal. Este segundo lavado extraerá el resto del THC. Vacía el contenido de tu colador en un recipiente mediano. Vierte el solvente sobre la cannabis para que quede totalmente sumergida. Usa la cuchara de madera para revolver y machacar la mezcla de alcohol y de cannabis medicinal por entre 2 y 3 minutos. Coloca el colador sobre el segundo recipiente, que ya tiene el líquido verde oscuro del primer lavado. Lentamente, vierte el contenido del recipiente en el colador. Deja que todo el líquido verde oscuro pase al interior del recipiente. No es necesario hacer un tercer lavado.[12]   Parte 3 de 3: Eliminar el solvente y almacenar el aceite de cannabis 1 Evapora el solvente en una olla de baño María. Cuando llegue el momento de evaporar el alcohol tendrás dos opciones. La primera es usar una olla de baño María y una estufa. Este es un método muy seguro. Llena con agua la parte inferior de la olla de baño María. Vierte el líquido verde oscuro en el recipiente superior de la olla de baño María. Si no te cabe todo el líquido adentro del recipiente, añádelo gradualmente a medida que este se vaya evaporando y se reduzca el contenido inicial. Enciende la hornalla a temperatura alta para que el líquido en la olla superior hierva. Una vez que el líquido de la olla superior esté burbujeando, es decir, que el alcohol se esté evaporando, apaga la hornalla de inmediato. El calor del agua en la olla de abajo continuará evaporando el alcohol. Deja que el contenido de la olla superior burbujee por entre 15 y 25 minutos. Ocasionalmente, raspa los lados y el fondo de la olla con la espátula de silicona. Si el líquido deja de burbujear, pero todavía no se ve lo suficientemente espeso, enciende la hornalla a temperatura baja y apágala cuando vuelva a burbujear. Cuando el contenido tenga la apariencia de un jarabe verde oscuro, todo el alcohol se habrá evaporado y todo lo que quedará será el aceite de cannabis medicinal. El proceso estará completo. Retira la olla superior de la inferior y deja que el aceite de marihuana medicinal se enfríe. A medida que pierda temperatura se seguirá espesando.[13] 2 Evapora el solvente en una olla arrocera. Si no tienes acceso a una estufa u hornalla, puedes usar una olla arrocera en lugar de una de baño María. Llena la olla arrocera hasta los 3/4 de su capacidad total con la mezcla de alcohol y aceite. Si te sobra mezcla, puedes seguir agregándola a la olla a medida que su contenido se evapore. Enciende la olla arrocera a temperatura alta o en la opción de "arroz blanco". Deja que la mezcla de solvente y aceite se evapore. Cuando la mezcla de solvente y aceite sea un líquido espeso de color verde oscuro, ponte los guantes para horno, retira la olla de la arrocera y revuélvela suavemente. Ten en cuenta que cuando la cantidad de burbujas que suba a la superficie disminuya notoriamente, habrá llegado el momento de retirar la mezcla de la olla arrocera. Vierte el contenido de la olla arrocera en un plato de vidrio o de metal. Coloca el plato de vidrio o de metal sobre un calentador de vela. Enciende el calentador y deja que se evaporen los restos de CO2 que queden en la mezcla. Cuando el contenido del plato ya no burbujee, retíralo del calentador de vela. La falta de burbujas significa que todo el alcohol se ha evaporado del aceite de cannabis medicinal y que el proceso está completo.[14] 3 Llena las jeringas con el aceite de marihuana medicinal. Para que te resulte fácil de usar, almacena el aceite de marihuana medicinal en jeringas de plástico. Absorbe lentamente el aceite de marihuana medicinal con la jeringa de plástico jalando del émbolo. Si tienes más aceite que jeringas, puedes almacenar el sobrante en un recipiente hermético de vidrio. Guarda tus jeringas y recipientes en un armario fresco y oscuro.[15] Consejos El aceite se utiliza solo con propósitos médicos. El aceite se usa para aliviar los síntomas asociados con los trastornos de ansiedad, el trastorno bipolar, la colitis, la diabetes, la epilepsia, las enfermedades cardiacas, la esclerosis múltiple, las náuseas, la enfermedad de Parkinson, la artritis reumatoide, la esquizofrenia, la depresión, la inflamación del hígado, el cáncer y los trastornos neurológicos, así como también para aliviar el dolor neuropático. Puedes mezclar el aceite de marihuana medicinal con aceite de oliva o de coco a fin de reducir su potencia, usarlo para cocinar o aplicarlo sobre la piel.[16] A fin de producir un aceite medicinal efectivo tienes que usar una planta hembra de marihuana.[17] El aceite de semillas de cáñamo (hemp) no es lo mismo que el de marihuana medicinal.[18] El aceite de marihuana medicinal también se conoce como aceite de cáñamo (hemp), aceite de hachís y aceite de cannabis.[19] Advertencias La posesión o venta de marihuana natural es ilegal en muchos países del mundo y bajo la ley federal en los Estados Unidos. La marihuana entera o natural, incluyendo al aceite de marihuana o de cáñamo, no están aprobados por la FDA (siglas en inglés de la Agencia de Alimentos y Drogas) para ningún uso médico.[20]
Legales

MÁS PERSONAS LOGRAN AUTORIZACIÓN PARA INGRESAR ACEITE DE CANNABIS MEDICINAL Y ANTICIPAN NUEVOS SEMINARIOS


thumbnail_img
LAS AUTORIDADES DE SALUD AUTORIZARON A MÁS PERSONAS LA IMPORTACIÓN DE CANNABIS MEDICINAL AL IMPULSO DE MADRES CON HIJOS CON EPILEPSIA QUE SE ORGANIZARON, PREPARAN NUEVOS SEMINARIOS SOBRE LA TEMÁTICA Y SE APRESTAN A ENCABEZAR, EN MAYO, LA MARCHA POR LA REGULACIÓN DEL USO DE LA PLANTA. "Se flexibilizó la autorización para ingresar el aceite de cannabis, sabemos que se lo permitieron a varias personas más", confirmó Laura Alasi, la primera en conseguirlo el año pasado para su hija Josefina, de tres años, que convive con el síndrome de West o síndrome de los espasmos infantiles, una encefalopatía epiléptica infantil. "Lo que nos preocupa ahora es que están cobrando 2.500 pesos en impuestos para ingresar el aceite que sale 275 dólares, más 50 de envío y no podemos las familias con niños con patologías severas, sostener esos costos", explicó. La autorización la brinda la Administración Nacional de Alimentos y Medicamentos (Anmat) que depende del Ministerio de Salud. Alasi anticipó que "voy a pedir al organismo que nos libere del impuesto. Las medicinas y terapias de nuestros hijos son costosas, las obras sociales no la reconocen o te hacen los reintegros luego de varios meses. No damos mas". Mientras familiares y pacientes buscan estrategias para lograr conseguir el aceite, siguen haciendo incidencia, replicando el seminario sobre cannabis medicinal que hicieron en febrero en Mar Azul, a la ciudad de Santiago del Estero en junio y a General Lamadrid, en abril. "Nuestra página web desborda de consultas de personas con años de dolencias que no pueden tratarse con un analgésico, que necesitan respuestas", contó a Télam, Ana García Nicora, médica y mamá de una adolescente que convive con epilepsia y titular de Cannabis Medicinal Argentina (Cameda). Por eso "seguimos informando a través de los seminarios, con invitados de Chile, donde están muy avanzados en el uso medicinal y decidimos encabezar, el 7 de mayo, la marcha por la regulación del cannabis". La médica compartió que ayer le entregó al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodriguez Larreta, una carpeta con la información reunida por la entidad, cuando el político estaba reunido con vecinos en el barrio de Belgrano. "Necesitamos avanzar en la Ciudad de Buenos Aires con la regulación, como lo estamos haciendo en el Congreso", destacó al referirse al proyecto presentado el lunes último por la diputada del FpV, Diana Conti, para despenalizar el uso de la marihuana para fines terapéuticos e investigación. En tanto, Josefina "está fantástica" compartió su mamá. "Ya se sienta sola, agarra bien sus juguetes y hace seis días que no tiene crisis. Y todo gracias al aceite de cannabis".  
Medicinal

Madres argentinas marcharán por la legalización del cannabis medicinal


La movilización será el próximo sábado. Reclaman una Ley ley que autorice la investigación y producción del aceite en base a marihuana.

thumbnail_img
"Necesitamos que el Estado nos contenga, que el Congreso avance en el tratamiento de la ley que autoriza la investigación y producción del aceite en base a cannabis para nuestros hijos", pidió Laura Alasi, la primera en conseguir autorización oficial para ingresar la medicina al país. Ella también es pionera en lograr que su obra social compre el producto estadounidense en base a la planta de marihuana, gracias a un amparo favorable firmado por la jueza Graciela Jofré, de Villa Gesell. Por orden judicial, la obra social de los empleados públicos bonaerense (IOMA) "va a comprar el aceite y también se hará cargo de cubrir el tratamiento de mi hija, algo que no habíamos logrado sin recurrir a la justicia", señaló a Télam la mujer. Aclaró que "aún no me devolvieron el dinero por las prestaciones y todavía no recibí el aceite". Cada paso para tratar en su hija el síndrome de West, un tipo de epilepsia infantil que provoca convulsiones permanentes, es "agotador", definió la mamá. Por eso "vamos a marchar el sábado a partir del mediodía en Plaza de Mayo, porque si bien el Anmat-la Administración Nacional de Medicamentos- está autorizando el ingreso del aceite y en IOMA mostraron predisposición y me aceptaron todos los papeles, no podemos vivir envueltos en burocracia". Laura necesita su tiempo para ocuparse de Josefina y de su otro hijo "para disfrutar nuestra vida junto a mi marido, porque el aceite ha mejorado mucho a nuestra hija. Los médicos están sorprendidos". Ella no reniega de la medicina tradicional, pero es consciente de que los médicos "también necesitan una ley, ya que algunos tienen temor cuando les decimos que estamos suministrando medicamento cannábico". "Somos 'mamás coraje', todo lo vamos haciendo solas: necesitamos sentirnos acompañadas e involucrar a la sociedad", compartió la mujer que disfruta contar los avances de Josefina desde que el aceite en base a cannabis acompaña el tratamiento médico tradicional de la niña de tres años. Anoche, el Senado de Connecticut, Estados Unidos, aprobó el uso de la marihuana con fines medicinales para menores de edad, si bien la decisión final será del gobernador Dan Malloy,  para saber si se sumará a la lista de 23 estados que tienen leyes que permiten el consumo médico cannábico. En Argentina, la diputada Diana Conti, del Frente para la Victoria, presentó en marzo último un proyecto en ese sentido que espera a ser debatido en el Parlamento.
Legales

CAUTELAR A LA OBRA SOCIAL IOMA - ACEITE DE CBD CHARLOTTE´S


thumbnail_img
Ordena cautelarmente a la obra social IOMA arbitrar los medios necesarios y prestar cobertura total a una menor que padece encefalopatía epiléptica (síndrome de West) del Medicamento "Aceite De Cbd, Charlotte`S Web Suplemento Dietario", producto cannábico de Estados Unidos. V., F. J. Y A., MARÍA L. C/ IOMA S/AMPARO SENTENCIA JUZGADO DE PAZ VILLA GESELL, BUENOS AIRES 30 de Marzo de 2016Id SAIJ: NV14096 SINTESIS Ordena cautelarmente a la obra social IOMA arbitrar los medios necesarios y prestar cobertura total a una menor que padece encefalopatía epiléptica (síndrome de West) del Medicamento "Aceite De Cbd, Charlotte`S Web Suplemento Dietario", producto cannábico de Estados Unidos. Considera que atento las dolencias que padece la niña, es indudable que requiere de una acción positiva que le asegure la vigencia del derecho a la salud, dentro de la garantía constitucional a una tutela judicial continua y efectiva, de manera que en virtud de las directivas emanadas de los Tratados Internacionales de Derechos Humanos, de la Constitución Nacional y de la Provincia de Buenos Aires, es dable considerar que el derecho invocado resulta verosímil. Para ver el PDF completo hace CLICK ACÁ.  
Medicinal

Gracias al uso de cannabis, mi hija bajó de 10 a cero crisis diarias


Pía Fernández es una niña de 4 años. Hace 2 años le detectaron el Síndrome de Angelman, una complicada enfermedad que le trajo diversas consecuencias, donde la más complicada es un cuadro de epilepsia

thumbnail_img
“Apenas comenzó, tuvimos que hacer exámenes, como algunos electroencefalogramas con privación de sueño, y también tratar con medicamentos”, comenta la madre de la menor, Pía Ubilla. A pesar de los medicamentos, la niña seguía con crisis de epilepsia. “Le daban a diferentes momentos, y más de 10 crisis al día”, asegura la madre, quien asociaba éstas a sueño o estrés de la menor. Fue durante el proceso cuando el padre de la menor, Luis Fernández, leyó sobre el uso medicinal de cannabis, y fue cuando llegó donde Andrea Bello, representante de la Fundación Daya en Concepción, y miembro activo de la Fundación Mamá Cultiva. “Luis viajó a Concepción y Andrea le habló de los beneficios del aceite de cannabis, de las aplicaciones y los beneficios que podía tener con su uso”, agrega Ubilla. Fue la madre quien decidió viajar a Santiago para conversar sobre el mismo tema con la Directora Ejecutiva de la Fundación Daya, Ana María Gazmuri y la Directora Técnica de la misma organización, Alejandra Ahumada. Ahí empezó el tratamiento en base a macerado de cannabis, donde Pía ha visto un gran avance en su hija. “Mi hija no habla, pero desde el primer día de tratamiento comencé a verla más despierta, y se nota que me toma mayor atención”, asegura la madre. Pero no sólo fue ese el cambio que la madre notó en su hija. “Después de haber tenido más de 10 crisis diarias, ahora los episodios le bajaron a cero”, agrega, y asegura que a lo sumo tiene una crisis cada tres meses. “Esto ha permitido que mi hija consuma la dosis mínima de medicamento hace tiempo, y el último electroencefalograma arrojó como resultado una epilepsia que no ha avanzado, logrando que esté hace más de un año estable”, cuenta. Además Ubilla asegura que su hija “tiene una vida mejor, más tranquila”, y lo que más agradece al tratamiento con cannabis es que “esto no le mata neuronas, como sí lo hacía cada una de las crisis que ella tenía”. -¿Qué les dirías a otros padres como tú, que no saben sobre el tratamiento con cannabis? "Que confíen para dar el paso, que lo hagan para mejorar la calidad de vida para sus hijos. Todo está en confiar, y en mi caso la Fundación Daya siempre ha caminado de la mano conmigo en el proceso de mi hija, y estoy segura que así será con el resto de los pacientes."
Medicinal

Marihuana medicinal: autorizan el primer tratamiento en Mendoza


thumbnail_img
Se trata de una niña de 6 años que padece epilepsia refractaria. Su papá fue autorizado por la Anmat para importar el medicamento, un aceite de cannabis, desde EEUU. En todo el país piden que se legalice y regule. Cando su segunda hija tenía 3 meses de vida, José Luis (53) comenzó a recorrer junto a su familia un camino de aprendizaje constante. La primera señal de que las cosas no estaban del todo bien con la salud de la pequeña se dio con la primera convulsión; a partir de allí su cuadro se agravó hasta con 20 crisis diarias, al punto de provocarle daños a nivel cognitivo y motriz. “Hemos probado varios tratamientos, pero ninguno ha sido realmente efectivo y todos presentan efectos adversos. Ya no hay cómo controlar las convulsiones”, explica el hombre, que la semana pasada comenzó a medicar a la niña con aceite de cannabis, bajo supervisión médica. Su caso figura entre los 85 del país (y el primero en Mendoza) que cuenta con la autorización de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) para la utilización de sustancias derivadas de la marihuana con fines medicinales. Pero no es el único. De hecho, la historia de José Luis y su familia viene a ser la cara visible de muchas personas que en nuestra provincia intentan encontrar una salida ante el dolor que les producen patologías neurológicas severas.  Por lo delicado de su situación, José Luis prefiere preservar la identidad de su hija y la de toda su familia. Por eso no desea exponerse pero sí quiere dar a conocer lo vivido, con la idea de ayudar a otras personas que estén viviendo situaciones similares. Cuenta que a lo largo de los años, su hija ha soportado numerosos tratamientos con distintas medicaciones y se ha sometido a todos los estudios médicos necesarios.  Para mejorar su calidad de vida, la nena recibe atención especializada en un centro de estimulación, ya que su estado general es de nerviosismo permanente e incluso necesita tomar pastillas para dormir. “No vemos el avance que quisiéramos”, aclara José Luis y agrega que hasta el momento, los especialistas no han hallado la manera de frenar la epilepsia refractaria (es decir, de difícil control) que padece la niña. “Tiene 6 años, pero es como un bebé de 6 meses; toma cuatro medicaciones diarias, con todo lo que ello implica”, lamenta.  Ahora, con el acompañamiento profesional necesario, la pequeña recibe una gota diaria de aceite de cannabis. “Es muy reciente, por eso hasta ahora se encuentra con una dosis inicial y no sabemos aún si en realidad presentará mejoría”, comenta este padre que ha apelado a todas las instancias posibles para acceder a esta medicación de manera legal.  Para lograr ese objetivo, José Luis relata que lo primero que hizo fue investigar sobre las posibilidades existentes en relación al uso del cannabis con fines terapéuticos. Buscó información, se asesoró e hizo contacto con las asociaciones que trabajan a nivel nacional para informar, guiar y contener a los papás de niños que conviven con diferentes patologías y síndromes de difícil tratamiento.  Fue así como se contactó con las representantes de Cameda (Cannabis Medicinal Argentina) y Mamá Cultiva. Pero además, encontró detalles respecto de cómo solicitar el aceite en Colorado (Estados Unidos) a través de CN Botanicals. Vale decir que  Colorado es el único Estado norteamericano donde este recurso está despenalizado. Es allí justamente donde tuvo origen el “Charlotte web oil” o aceite de Charlotte, en alusión a la primera niña que recibió el tratamiento en el país del norte.  José Luis comenta que desde que inició las gestiones para lograr la autorización oficial hasta que el aceite le fue enviado transcurrieron diez días. Y agrega que el precio de 125 mililitros es de 350 dólares.   Sin embargo, el monto que debió desembolsar fue mucho mayor debido a las complicaciones existentes en nuestro país. “Como  quedó trabado en la aduana, tuve que viajar en avión hasta Buenos Aires y quedarme dos días allá, además de pagar aranceles y  al mismo tiempo contar con todas las autorizaciones necesarias a pesar de que ya contaba con el aval de la Anmat”, relata el mendocino, quien considera primordial que el Estado o  una entidad se encargue de facilitar la llegada de esta medicación a la provincia. “Somos familias que venimos sufriendo bastante; estos trámites deberían ser más sencillos”, expresa.   Otros casos Gisela Diego (37) también es mendocina y hace tiempo quiere acceder a esta medicación. Ella cuenta que su padecimiento comenzó a los 4 años y desde entonces no ha tenido un tratamiento favorable. A los 6 años, los médicos le diagnosticaron una asimetría a nivel de ambos hipocampos, un cuadro que le genera crisis neurológicas en cualquier momento y lugar. Gisela, lejos de ocultar su padecimiento, decidió compartirlo para que sea posible encontrar una alternativa. “Es una sensación de muerte, es indescriptible y muy difícil de manejar”, relata y detalla esta profesora de danza que a fuerza de mucha fe y con el tiempo ha encontrado la forma de desenvolverse en todos los ámbitos de su vida con la enfermedad.  Desde su punto de vista, es necesario que el Estado regule y se ocupe de investigar para dar una solución a las personas que están a la espera de incorporar otras posibilidades terapéuticas.  Al igual que ella, Rubén Scotto (57), se muestra movilizado acerca de los efectos del aceite de cannabis en los casos de patologías neurológicas. De hecho, su hija Aylén (23) padece de síndrome de Rett, una afección neurológica invalidante.  “Todos los medicamentos han tenido efectos adversos graves para ella; por eso queremos que el cultivo (de cannabis) y la utilización para estos casos sea legal. No queremos una pastilla sintética, sino que sería bueno que se permitan apelar a alternativas naturales”, pide este docente que ha dedicado largos años al cuidado de su hija.     Permiso “excepcional” Daniel Zuin es neurólogo y delegado de la Asociación Argentina de Neurología ante la Federación Mundial de Neurología. Como experto explica que los casos autorizados por la Anmat son los relativos al uso compasivo de la droga, es decir que está permitida para casos excepcionales.  “La mayoría son pacientes que presentan epilepsia refractaria, es decir, de difícil control”, detalla el especialista mendocino y explica que hay varios estudios científicos que indican que el aceite de cannabis puede estar indicado para casos específicos, siempre bajo la supervisión de un médico. “Es necesario estudiar sus efectos en un grupo mayor de pacientes para comprobar su efectividad”, explica Zuin y agrega que la epilepsia refractaria afecta a entre el 15 y el 20% de los pacientes epilépticos. Y detalla que la epilepsia es una enfermedad neurológica caracterizada por crisis convulsivas que se repiten en forma crónica. Su origen puede ser genético o adquirido debido a malformaciones cerebrales, quistes o tumores.  
Medicinal

Niño Autista empieza a hablar tan solo 2 dias después de recibir tratamiento con Aceite de Cannabis


thumbnail_img
A los 10 meses de edad, Kalel Santiago de Puerto Rico fue diagnosticado con una rara forma de cáncer llamado neuroblastoma.Soportó la quimioterapia, la radioterapia y la cirugía por dos años - y sobrevivió. Entonces él fue diagnosticado con algo permanente: autismo severo que lo deshabilitó para hablar. “Mientras estaba en el hospital, nos dimos cuenta de que él no hablaba en absoluto y tenía un comportamiento que no estaba bien, como aleteo de manos, y caminaba sobre las puntas de los pies,” su padre Abiel Gómez Santiago dijo a Yahoo News. “Pero nosotros esperamos hasta que tuvo 3 años y libre de cáncer para mirar su comportamiento “. “Él y su esposa Gladys – también los padres de dos chicos mayores, ahora 18 y 20 – hicieron un curso de educarse a sí mismos sobre el autismo.Intentaron varias escuelas y terapias y finalmente encontraron el éxito impresionante, con una escuela única surf-terapia cerca de su casa “. Con el tiempo, la familia Santiago tropezó con un tratamiento de la potencia real y potencial: aceite CDB(aceite de cannabis medicinal). A través de un programa de recaudación de fondos, fueron capaces de conseguir una pequeña botella de aceite. Kalel fue recibiendo dosis orales dos veces al día. Al cabo de dos días, finalmente fue capaz de hablar. “Nos sorprendió en la escuela diciendo las vocales, AEIOU. Fue la primera vez en la historia, “ dijo Abiel. “No se puede imaginar la emoción que teníamos, escuchar la voz de Kalel por primera vez. Fue increíble. El maestro lo grabó y lo envió a mi esposa ya mí y nos dijo que que habíamos probado, lo único diferente que hemos estado haciendo es estár utilizando el CDB “. Poco después, comenzó a usar las consonantes, también, hablando igual que sus padres,ellos nunca pensaron que fuera posible. “Me dijo: ‘Amo mi mama,’ ‘Yo amo a mi mamá'”, dice Abiel. “No sé cómo agradecer a [los fabricantes de aceite CDB].” La historia de Kalel es otra pieza que evidencia que cada vez hay mas personas en la montaña de apoyo al aceite de cannabis y la legalización de la marihuana completa.Por favor, comparta esto con el mayor número de personas posible.
Medicinal

Fabricando su propia medicina


thumbnail_img
Un grupo de rosarinos elabora aceite de marihuana para tratar distintas dolencias. Al producto no lo comercializan, lo donan. También obsequian plantas y capacitan a los interesados tanto en el cultivo como en la producción de la tintura. La utilización del cannabis con fines medicinales viene siendo tema de análisis en los medios de todo el país, pero no de polémica; y vale la aclaración porque cada vez son más los sectores que ven con buenos ojos la necesidad de legislar sobre el tema. A tal punto que en la Cámara de Diputados de la nación ya hay tres proyectos que van en ese sentido. Pero mientras los acuerdos  para contar con una ley se dilatan, ya hay personas que tratan sus dolencias con aceite de marihuana. Algunas de ellas lograron autorización para importar el medicamento desde los  Estados Unidos, pero están los que directamente elaboran la tintura con sus propias manos. La Asociación Rosarina de Estudios Culturales (Arec) es una organización sin fines de lucro que nació para pedir un cambio en la ley de drogas. Luego del resonante caso de Katrina, una chiquita de 10 años que vive en Buenos Aires y padece convulsiones refractarias las que logró aliviar gracias al consumo de aceite de cannabis, cada vez más gente se fue acercando a Arec para informarse sobre las bondades de la también denominada tintura de marihuana.  “Con los pacientes nos reunimos cada 15 días. Cuando arrancamos con esto, hace dos meses, vinieron a consultarnos 5 pacientes, en el último encuentro las personas que se acercaron fueron más de 70”, recordó Daniela Morales Scrinzi integrante de Arec.  Según informó la Administración Nacional de Alimentos, Medicamentos y Tecnologías (Anmat) ya se llevan autorizados 85 tratamientos con aceite de marihuana procedente de Estados Unidos. Sin embargo, hay algunas diferencias entre el producto que llega desde el exterior y el que elaboran de manera artesanal organizaciones como Arec o Mamá Cultiva en Buenos Aires. La primera es el precio, la tintura norteamericana tiene un costo aproximado de 250 dólares. La segunda es que el importado sólo sirve para el 25% de los pacientes porque se  elabora utilizando un solo componente del cannabis que es el CBD.  "Nosotros no producimos ningún aceite puntual derivamos las donaciones de aquellos que cultivan y elaboran la tintura y se supervisan las formas de preparado", explicó Morales Scrinz a RosarioNoticias.info. Convulsiones refractarias, dolores reumáticos, esclerosis múltiple son tan sólo algunas de las enfermedades que pueden ser tratadas con este medicamente de origen natural. Hasta el momento se sabe que es un paliativo y no algo que sirva para curar. Lo que queda claro es que su consumo ha servido para mejorar la calidad de vida de personas que en muchos casos estaban desahuciadas. Sin embargo, queda mucho por investigar, algo que la Argentina por el momento no es posible ya que el cultivo de marihuana está penado por la ley. “Hasta que no se cambien las normas estamos fuera de la ley. Pero hemos podido comprobar cómo en poco tiempo la calidad de vida de la gente fue mejorando de manera notable. Sabemos que muchos no pueden pagar el aceite que llega desde el exterior y que ese producto no le sirve a todos, por eso se nos ocurrió lo de las donaciones”, detalló Morales Scrinz. Dese Arec  también buscan evitar que en la desesperación alguien pueda ser estafado comprando una tintura de dudosa procedencia generando además un riesgo aún mayor para su salud. Por esa razón, además de donarles el aceite les entregan una planta, les enseñan a cultivarla y los capacitan para que cuando el proceso natural lo permita puedan elaborar su propio aceite. Un golpe a la industria de los medicamentos Mariano Mussi es médico generalista,  epidemiólogo e integrante de Arec. El profesional, quien se acercó a la organización luego de convencerse que “había un gran descontento con los modos de atención médica”,  le contó a RosarioNoticias.info que los derivados del cannabis solo o en combinación “están siendo probados para el tratamiento de muchos síntomas en todo el mundo con resultados muy prometedores”. “Para muchas enfermedades ya fueron probados sus beneficios, entre ellas los síndromes de pérdida de peso, gente con HIV y con cáncer. Creo que esto amerita ser probado y estudiado cuidadosamente. Pero lamentablemente, las formas para el estudio no están dadas en nuestro país porque la legislación no lo prevé. Es necesario que las universidades lleven adelante una investigación seria para poder romper con tantos temores, los mitos y prejuicios”, detalló Mussi. En el Congreso de la Nación hay presentados tres proyecto referidos a la utilización de la marihuana con fines medicinales. En todos se pide llevar a cabo investigaciones para corroborar los cientos de testimonios que dan cuenta de las bondades de su utilización. Si bien hay muchas esperanzas en cuanto a poder avanzar con una norma que los saque de la ilegalidad, entre los integrantes de Arec vuela el fantasma del lobby que pueden llegar a ejercer los laboratorios ante un medicamento de elaboración casera.
Legales

Chubut es la primera provincia en incluir el aceite de cannabis en el sistema de salud


thumbnail_img
El gobernador Mario Das Neves promulgó la ley "I N°588" por la cual se incorporando ese producto al vademécum de la salud pública para el tratamiento del "síndrome de Dravet", más conocido como epilepsia. De acuerdo con la nueva legislación, el "aceite de marihuana" será provisto en los hospitales públicos y se incorpora al vademécum de la obra social "Seros" que brinda cobertura a los empleados de la administración pública del Chubut, informa la agencia Télam. "Incorpórase al vademécum de salud pública de la provincia como tratamiento alternativo el Charlotte Web o aceite de cannabis, para el tratamiento del síndrome de Dravet y otras patologías que crea conveniente el ministerio de salud de la provincia" dice la flamante norma en el artículo primero. El siguiente artículo de la ley sancionada por unanimidad por la legislatura en agosto pasado, incorpora el medicamento alternativo a la obras social Seros. El autor del proyecto en la legislatura unicameral del Chubut, Gustavo Fita (FPV) se mostró en diálogo con Télam "muy satisfecho con todos porque de ahora en más las familias chubutenses que necesitan el aceite de cannabis para el tratamiento de una enfermedad ya no van a tener que viajar a la aduana de Buenos Aires para buscarlo y podrán estar más tranquilas". "Esto sin dudas va a acercar a más gente a esta medicación que baja la cantidad de convulsiones en pacientes que sufren epilepsia de 60 episodios a 2 o 3 por semana y de menor intensidad", sostuvo. El diputado provincial es oriundo de Comodoro Rivadavia, ciudad que ya había dictado una norma a nivel de Concejo Deliberante donde reclamaron que el aceite de cannabis sea incorporado al vademécum. A su vez, los concejales se movilizaron por la historia de Micaela que desde muy temprana edad sufre repetidas, fuertes y prolongadas crisis convulsivas, causándole deterioro cognitivo, perdidas de pautas madurativas, intenso dolor, problemas motores y sufrimiento. "La madre de Micaela recorrió de manera permanente centros hospitalarios, clínicas, además de constantes consultas y tratamientos con reconocidos profesionales en la enfermedad que la aqueja, realizando hasta 8 viajes anuales a la ciudad de Buenos Aires con estadías prolongadas", detalló Fita quien se reunió con la afligida madre en reiteradas oportunidades. A través de la medicina tradicional, Micaela llegó a ingerir 27 pastillas diarias que no mejoraron sustancialmente su cuadro clínico, descartándose propuestas quirúrgicas por la baja chance de éxito en el control de sus crisis y por tener una epilepsia multifocal, siendo una de las pacientes mas estudiada en la Argentina e inclusive fuera del país. Fita relató que las secuelas de más de 12 años de convulsiones afectaron además la calidad de vida y funcionamiento familiar, sin saber la suerte de Micaela ya que "su estado fue empeorando con hasta 10 convulsiones por día, de las cuales muchas alcanzaron hasta 35 minutos ininterrumpidos". El legislador provincial describió que "todo esto fue configurando una situación desesperante sobre todo porque el síndrome de Dravet tiene una tasa de muerte súbita del 18 % y llego al punto de ser asistida con oxigeno durante las 24 horas y la utilización de sonda para alimentarla". Paralelamente al tratamiento que le ofrecían los manuales de la medicina clásica, la madre de Micaela dio con una terapia alternativa en base a aceite de "charlotte web", por un caso similar que enfrentaba una niña de la ciudad norteamericana de Colorado Springs, que tuvo una mejoría instantánea del cuadro de epilepsia, recuperando paulatinamente motricidad, habla y cognición. En diálogo con Télam, Carola, la mamá de Micaela, reveló que "en principio era un poco reacia a aplicar el tratamiento alternativo con aceite de cannabis, incluso después de haberlo adquirido legalmente por un proceso de importación que demando un sinnúmero de tramites burocráticos". "Pero el agravamiento del cuadro hizo que comenzara a usarla casi obligada por las circunstancias y así encontré inmediatos resultado respecto a la cantidad de episodios convulsivos, pasando de 10 diarios a 2 o 3 por semana y de menor intensidad" explicó.
Legales

CHUBUT - Por primera vez, una provincia pagó el aceite de cannabis para el tratamiento de una nena


La obra social se hizo cargo de la totalidad del valor tras la ley que aprobó la Legislatura local. La chica de 13 años sufre el síndrome de Dravet y necesita de la medicación

thumbnail_img
La obra social Seros, que nuclea a todos los trabajadores de la administración pública provincial, hizo la primera entrega de aceite de cannabis a la niña Micaela Evans, quien padece Síndrome de Dravet. Tal como lo establece la ley 588 que aprobó la Legislatura provincial el mes pasado por iniciativa del diputado Gustavo Fita, la obra social se hizo cargo del total de la cobertura.. Fue Carola Pedraza, mamá de Micaela, quien puso en discusión pública la necesidad de eliminar las barreras que existen en la Argentina para acceder al tratamiento con el uso del aceite de cannabis y luego de un largo camino se concretó la legislación en Chubut. Carola mostró su satisfacción al recibir el medicamento, máxime teniendo en cuenta de que le fue entregado con el 100 por ciento de cobertura. Recordó que el 29 de septiembre un profesional médico de la Asociación Española le entregó la receta que de inmediato presentó en la obra social acompañándola con un escrito donde manifestaba que lo hacía "en los términos de la Ley 588 de la provincia del Chubut, que garantiza el acceso al cannabis medicinal y la posterior entrega del medicamento de uso compasivo en la sede Comodoro Rivadavia de la obra social". Señaló que debió realizar engorrosos trámites que demandaron alrededor de un mes desde la presentación de la receta y su aceptación. “Estaba preocupada porque tenía poco aceite para Mica. Este llegó justo” dijo. Asimismo dijo que “las acciones jurídicas son efectivas pero tardan” y aseveró que "aunque la comunicación con Rawson hasta que llegó el medicamento no fue fluida y recién a último momento supe que había pasado por Aduana, llegó y eso es lo importante. Confío en que los mecanismos sean más ágiles en las próximas oportunidades”. Asimismo, más allá de haber conseguido la cobertura, también mostró su satisfacción por "allanar el camino para otros padres. Sugiero que las personas que tengan problemas con sus hijos que no puedan resolver que no dejen de ver todas las alternativas. En nuestro caso pudo ser controversial, pero sabíamos que era posible". Recordó que cuando empezó el tratamiento de su hija Micaela de inmediato notó una sensible mejoría en la niña, pero trajo a colación las serias dificultades que le representaba conseguir el aceite de cannabis, dado que lo tenía de importar de Estados Unidos y viajar a Buenos Aires para poderlo retirar de la Aduana y esto ocurría cada 30 o 60 días.
Legales

La UNLP dice que ya puede producir el aceite de cannabis


El proyecto lo desarrolla un grupo de científicos del Laboratorio de Investigación y Desarrollo de Bioactivos (LIDeB) de la Facultad de Ciencias Exactas.

thumbnail_img
En el medio de las polémicas por el uso del aceite de cannabis, la Universidad Nacional de La Plata informó que trabaja en el desarrollo de dos proyectos científicos sobre el uso medicinal del aceite de cannabis, un producto que ha mostrado buenos resultados como agente anticonvulsivo en pacientes con epilepsia y otras enfermedades. “Cabe aclarar que la autorización para trabajos científicos y su producción aún no está permitida en el país y además es imperioso hacer evaluaciones farmacológicas controladas”, advierten en la casa de altos estudios. CONTROL DE CALIDAD Los investigadores aseguran que están en condiciones de posicionar al Laboratorio como centro de producción de sustancias que sirvan para el control de calidad del aceite del cannabis que se consume en el país. Es que, en muchos casos, las familias de pacientes epilépticos fabrican el aceite de manera casera, o bien logran importarlo desde otros países; el problema, indican desde la UNLP, es que en estas condiciones resulta casi imposible determinar con certeza las propiedades medicinales del producto. Sobre este punto, el director del LIDeB, Luis Bruno Blanch, explicó que “el control de calidad del aceite cannabis para su uso medicinal nos remite a la ley sobre el uso de medicamentos, que plantea que es necesario determinar qué componentes tiene cada medicamento y en qué concentración. Hasta ahora, y ante la ausencia de reglamentación, la elaboración del aceite suele realizarse de manera casera y muy informal, pero si a partir de una nueva legislación el Estado se hace presente, debemos ser rigurosos en los controles ya que estamos hablando de salud pública”. Blanch detalló que “en el proceso de extracción del aceite se suelen utilizar distintos tipos de solventes, tales como alcohol, isopropanol, entre otros. Luego se hace un calentamiento para eliminar el solvente utilizado y, en esta instancia, suelen quedar restos de alcohol que pueden traer algún tipo de riesgo para la salud. Como resultado se obtienen productos con distintos componentes y en distintas concentraciones, por eso la efectividad no siempre es la misma y requiere de un control profesional”. “El control de calidad es imprescindible. Imaginemos un paciente con epilepsia que lógicamente, tiene su organismo alterado y afectado por el uso frecuente de medicamentos específicos; a ese paciente no le podemos sumar un aceite que, por ejemplo, contenga restos de alcohol, ya que estaríamos agravando su condición”, explicó Blanch, y agregó: “aquí es donde nuestra Universidad Pública, a través del LIDeB está preparada y capacitada para realizar los controles y verificar que se cumpla con los estándares de calidad ”. ESCALA REDUCIDA Los investigadores aseguraron que ya están en condiciones de producir aceite cannábico en el laboratorio, aunque en una escala reducida, es decir, no más de dos litros mensuales. Desde el LIDeB detallaron que, en primer lugar, el trabajo de laboratorio estaría enfocado en analizar las características botánicas de la planta. Una vez recolectada la planta, se la somete a un proceso de acondicinamiento del vegetal, con la finalidad de eliminarle el agua para evitar que las enzimas naturales sigan actuado. El paso siguiente, es el secado seguido de la extracción del aceite utilizando solventes, y finalmente la etapa de purificación y eliminación total del solvente. El presidente de la Universidad Nacional de La Plata, Raúl Perdomo, manifestó que: “es indispensable que la Universidad tengan un rol protagónico en un tema tan relevante para la salud como la producción y utilización del aceite de cannabis. No puede estar ausente, no se le puede dar a la sociedad un medicamento que no esté rigurosamente elaborado y testeado, sobre todo cuando tenemos la capacidad y el conocimiento para hacerlo”. Bruno Blanch explicó que, “en el Laboratorio de Investigación y Desarrollo de Bioactivos venimos trabajando con fármacos que superen la fármaco - resistencia de la epilepsia.
Medicinal

La DEA clasifica el aceite de CBD como droga de la Lista 1


thumbnail_img
El miércoles, la DEA dio otro golpe contra la marihuana modificando su ya bizarra clasificación como droga de la Lista I. Ahora, todos los extractos, incluido el cannabidiol (CBD), se clasifican y enumeran en esta lista junto con la heroína como una “droga sin uso médico”. Dile eso a los miles de pacientes con epilepsia, que están disfrutando misericordiosamente de la epilepsia intratable y de las crisis polimórficas. Bajo su nuevo código de drogas, titulado “Establecimiento de un nuevo código de drogas para extracto de marihuana”, la DEA anunció que estaba “creando un número de código separado para el extracto de marihuana con la siguiente definición: ‘Significado de un extracto que contenga uno o más cannabinoides derivados de cualquier planta del género Cannabis, distinta de la resina separada (ya sea cruda o purificada) obtenida de la planta. “Los extractos de marihuana seguirán siendo tratados como sustancias controladas de la Lista I”. La DEA se está dando esencialmente la licencia de “saber mas” que los científicos que están estudiando la marijuana y cuáles están investigando CBD y otros extractos. En este momento, cuando los investigadores solicitan permiso para estudiar marihuana en la DEA, no hay manera de especificar si tienen la intención de trabajar sólo con extractos. “Es un mecanismo de contabilidad interno para nosotros”, dijo el portavoz de la DEA, Russell Baer, ??a VICE News. “El propósito es profundizar y obtener información más precisa sobre la investigación que se está llevando a cabo con CBD en particular”. Sí claro. Además del hecho de que este movimiento es probablemente ilegal, es claramente hacia atrás y podría obstruir los esfuerzos de investigación médica que ya han producido medicamentos eficaces derivados de la CDB.Uno de estos medicamentos es Epidiolex, desarrollado por GW Pharmaceuticals para el tratamiento del síndrome de Dravet, que recientemente se acercó un paso más a la aprobación de la FDA. “Esta acción está más allá de la autoridad de la DEA”, dijo Robert Hoban, abogado de cannabis de Colorado y profesor adjunto de leyes en la Universidad de Denver, en el International Business Times. “La DEA sólo puede llevar a cabo la ley, no pueden crearla.Aquí, pretenden crear una categoría enteramente nueva llamada “extractos de marihuana”, y al hacerlo, arrebata el control sobre todos los cannabinoides. Quieren llamar ilegal a todos los cannabinoides. Pero ellos no tienen la autoridad para hacer eso”. La idea de clasificar la marihuana y ahora el CBD, así como los extractos de cannabis (psicoactivos o no), como drogas de la Lista 1, junto con la heroína no es nada menos que un ultraje.
Eventos

Sabado 13 de Mayo - Introduccion al Cannabis Medicinal


Disertante: Vale Sativa

thumbnail_img
Si querés informarte, si estás por empezar , o ya cosechaste ese cultivo y tenés dudas. Venite!  Fecha: Sabado 13 de Mayo 14:00Hs PUNTUAL! Tema: Introducción al Cannabis Medicinal (Extracciones seguras, abordaje terapeutico, reducción de daños) Disertante: Vale Sativa Zona: CABA Valor de la entrada: $150 (Se abona el día del evento)ç La entrada incluye catering (bebidas, infusiones, galletitas, frutas, etc...) y acceso a los sorteos a realizar al final del evento. INFO E INSCRIPCIONES: inscripciones@cogollosdeloeste.com.ar