Medicinal

Libros: PHARMACOTHEON


Drogas enteogenicas, sus fuentes vegetales y su hi storia

thumbnail_img
Autor: Jonathan Ott.   Se trata del libro más completo sobre el tema de los enteógenos. Pharmacotheon es la obra de referencia que esperaban los especialistas. Su estilo ameno hace que su contenido sea también accesible a los profanos. Dos años de escritura, tras veinte año s de investigación en la etnofarmacogniciencia de las drogas enteógenas, han conseguido destilar la quintaesencia del tema para nuestra ilustración y deleite. Obra magna que resulta ser un compendio sistemático cuyo uso servirá tanto como libro de consulta obligatoria, recopilación de todos los datos científicos que se poseen (y que hasta hoy estaban dispersos en un caos de artículos especializados y de bibliografía), como además, de amena lectura por su estilo. Para ver si en verdad tienen ganas de pegarle una leída a este libro, les dejo el prólogo escrito por mi íntimo amigo, Albert Hofmann ... !Salú amigos! Burg i.l. Suiza Noviembre 1992 Uno de los aspectos más importantes para valorar un libro recién publicado es su actualidad, es decir, que aborde la problemática de su tiempo. Evaluado bajo este criterio, Pharmacotheon, el nuevo libro de Jonathan Ott, es de la mayor actualidad, ya que nos encontramos ante una valiosa contribución al debate global sobre uno de los problemas más serios de nuestro tiempo, el problema de las drogas. Más aún, al valorar un libro nuevo se deben establecer comparaciones con publicaciones previas aparecidas sobre el mismo campo. En este sentido, Pharmacotheon es también una valiosa obra, pues se distingue de los numerosos libros sobre drogas que han aparecido en los últimos años en dos aspectos fundamentales. Es el primer compendio científico exhaustivo que se publica sobre el campo de los enteógenos, un sector particularmente interesante del mundo de las drogas. El libro subraya especialmente estos dos aspectos de extensión y rigor científico, ya que en él se tratan pormenorizadamente todos los aspectos relacionados con estas drogas: botánicos, químicos, farmacológicos, etnológicos e históricos. El especialista encontrará también una extensa bibliografía donde aparecen todas las fuentes publicadas que se citan en el texto. Además de exponer de forma rigurosa y amplia los hechos objetivos relativos a los enteógenos, aborda en detalle el significado y la importancia que han adquirido este tipo de psicótropos en la sociedad contemporánea. La yuxtaposición de los aspectos científicos objetivos con la parte experimental y puramente subjetiva del problema de las drogas define el carácter excepcional de Pharmacotheon y le dota de un valor singular. Sólo podría haber sido escrito por una persona como Jonathan Ott, que combina el talento polifacético del escritor creativo con el conocimiento especializado del científico (Ott se licenció en química orgánica). Ott describe estas sustancias como uno de los instrumentos capaces de ayudarnos a superar nuestra visión materialista del mundo, a la cual podemos atribuir, en última instancia, todos los grandes problemas de nuestro tiempo: contaminación del medio ambiente; abusos espirituales, políticos, sociales, guerras. Estos medicamentos que la naturaleza ha concedido a la humanidad (los enteógenos más importantes son de origen vegetal) no deberían ser negados a la sociedad contemporánea. De ahí la postura apasionada de Ott contra la prohibición. Permítanme que haga aquí un comentario sobre esta consideración de los enteógenos como regalo del mundo vegetal. Aunque conocemos la función de la mayoría de los constituyentes de las plantas, no sabemos de qué utilidad les pueden ser ciertas sustancias fitoquímicas llamadas alcaloides. No sabemos cómo los usa la planta, pero es indudable que no son esenciales para su vida. Hemos llegado a esta conclusión observando cómo dentro de cada especie vegetal productora de alcaloides hay variedades botánicas idénticas que no los contienen. Si los constituyentes enteogénicos no tienen ninguna función vital para la planta, se plantea la pregunta: ¿por qué los producen?, ¿será especialmente para la humanidad?. La respuesta a esta pregunta, que se halla implícita en los ritos donde intervienen enteógenos, constituye una cuestión de creencias. Jonathan Ott vive en México, en un rancho en las montañas del estado de Veracruz, que lleva por nombre Ololiuhqui. Esta palabra tiene un significado especial. Ololiuhqui es el nombre azteca de una de las antiguas drogas mágicas de México, las semillas de ciertos dondiegos de día (Convolvulaceae). El ololiuhqui forma parte de mi amistad con Jonathan. Mis investigaciones químicas sobre estas semillas condujeron al feliz descubrimiento de que sus principios activos enteogénicos son alcaloides, entre los cuales está la amida del ácido lisérgico, estrechamente emparentado con la LSD o dietilamida del ácido lisérgico. De ello se sigue que la LSD, que hasta entonces había sido considerada un producto sintético del laboratorio, pertenece de hecho a la familia de las drogas sagradas mexicanos. Tuve la fortuna de que Jonathan Ott tradujese al inglés uno de mis libros: LSD my problem child. Gracias a ello, percibí su extenso conocimiento sobre el tema de las drogas vegetales, así como su maestría literaria. Ya estamos en deuda con Jonathan Ott por tres valiosos libros: Hallucinogeníc plants of North América , Teonanácatl Hallucinogenic mushrooms of North América y el delicioso The Cacahuatl Eater: Rumiations of an Unabashed chocolate Addíct. Le deseo a Jonathan Ott que esta nueva y trascendental publicación reciba la atención que merece, tanto en los círculos especializados como entre los profanos interesados por el tema. Albert Hofmann Burg i.l. Suiza Noviembre 1992      
Legales

Uruguay abre registro para autocultivadores de marihuana legal


Solo podrán ser titulares de un cultivo doméstico las personas físicas capaces, mayores de edad, ciudadanos uruguayos naturales o legales, o los residentes permanentes en el país

thumbnail_img
Uruguay ha abierto este miércoles el registro para los cultivadores domésticos de marihuana para uso recreativo, dentro de su nueva política de producción y venta de esa droga con supervisión del Estado. "Acabo de hacer uso de mi derecho cívico de anotarme como autocultivador. Es un paso histórico para quienes luchamos desde hace muchos años por la desregulación del cannabis", ha dicho Juan Vaz, portavoz de la Asociación de Estudios del Cannabis, que tiene mas de seiscientos socios. Vaz fue el primer cultivador doméstico en presentarse este miércoles en las oficinas centrales del Correo Uruguayo, lugar elegido por el Gobierno para facilitar el registro. + Para la inscripción, que no tiene coste, se necesita presentar la cédula de identidad, aportar una fotocopia de la misma y una constancia de domicilio o factura de servicio público a nombre del interesado. La idea es "tener de forma legal en mi casa" las "seis plantas" que autoriza el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA) de acuerdo con la nueva reglamentación, ha añadido. Para Vaz, casado y padre de tres hijos, esa cifra es "arbitraria" y por ello para las organizaciones defensoras de la "marihuana libre" la "lucha continúa" en busca de la "normalización total" del cannabis. A partir de la inscripción, el IRCCA dispone de 30 días para autorizar el cultivo doméstico y emitir la licencia correspondiente, que tendrá una vigencia de tres años. Condiciones y legislación Según señala la ley, solo podrán ser titulares de un cultivo doméstico las personas físicas capaces, mayores de edad, ciudadanos uruguayos naturales o legales, o los residentes permanentes en el país. La reglamentación señala que las personas registradas, tras recibir la habilitación del IRCCA, podrán cultivar en su vivienda "hasta seis" plantas hembras de marihuana "para uso recreativo personal o compartido en el hogar", sin que la cantidad de droga cosechada "supere los 480 gramos anuales". La nueva legislación, aprobada el 10 de diciembre e impulsada por el presidente uruguayo José Mujica, ha generado polémica a nivel internacional y nacional, al establecer taxativamente el "control y la regulación por parte del Estado de la importación, exportación, plantación, cultivo, cosecha, producción, adquisición, almacenamiento, comercialización, distribución y consumo de la marihuana y sus derivados". Mujica ha señalado en varias oportunidades que lo que busca es una "alternativa" para luchar contra el narcotráfico a la vista de que, por la vía de la represión, "la batalla está perdida en todo el mundo y desde hace tiempo".                               https://www.youtube.com/watch?v=2eFWuJCp4eE
Legales

Investigan a un diputado por la planta de marihuana que se ve en su #IceBucketChallenge


Es titular del Partido Verde de Alemania abogó por la legalización del cannabis además de sumarse a la campaña de la ELA.

thumbnail_img
El titular del Partido Verde de Alemania y diputado nacional Cem Özdemir provocó una polémica en ese país esta semana al sumarse al Ice Bucket Challenge acompañado nada menos que por su planta de marihuana, que se puede ver junto a él cuando se da el baldazo de agua fría en la terraza de su casa en Berlín. Özdemir había sido desafiado por su par del FDP, Christian Lindner, y después de agradecerle la nominación procedió a darse un baldazo de agua helada, que salpicó levemente todo a su alrededor. "Sí, es una planta de marihuana", aclaró el político tras el revuelo que supuso que un diputado nacional cultive cannabis en su casa, informó el sitio The Local. La Policía local estaría a punto de iniciar una investigación para aclarar qué hacía Özdemir, de 59 años, en posesión de una planta de marihuana, algo que es ilegal en Alemania a menos de que sea con fines medicinales, que el político no ha declarado que necesite. En vez, Özdemir aclaró que se trató de un "breve acto político" en el que volvió a abogar por el derecho a la tenencia y consumo de marihuana por parte de ciudadanos mayores de 18 años. Aqui el video: https://www.youtube.com/watch?v=REOA3xXR8tI    
Industrial

Rosario debatirá sobre uso y despenalización de la marihuana


La discusión inédita será el viernes próximo en el Concejo Municipal y contará con la presencia de funcionarios del gobierno de Uruguay, entre otros invitados.

thumbnail_img
El Concejo Municipal será escenario de un debate inédito: el viernes próximo, se realizará por primera vez una audiencia pública sobre despenalización y autocultivo de marihuana. La actividad es organizada en conjunto con la Asociación Rosarina de Estudios Culturales (Arec) y promovida por el presidente del cuerpo, Miguel Zamarini. El encuentro se realizará, a las 10, en el recinto de sesiones del Palacio Vasallo y constará de tres módulos, que contarán con la disertación, entre otros, de la coordinadora de la Secretaría de Género y la Secretaría Nacional de Drogas de la República Oriental del Uruguay, Gabriela Olivera. También se harán presentes el director de la Carrera de Especialización en Drogadependencias de la Universidad Nacional de Tucumán, Alberto Calabrese, y docentes de la las universidades Nacional de Rosario (UNR) y de Buenos Aires (UBA) e integrantes del Conicet. "Pretendemos poner en la agenda de la ciudad un tema que la clase política debe abordar. No es nuestra intención promover el consumo de marihuana, pero sí que se tome conciencia de que no se debe criminalizar ni perseguir a quienes consumen e ir detrás del verdadero problema, que es el narcotráfico y la comercialización de las drogas duras", explicó Zamarini. Asimismo, el presidente del Concejo resaltó que existen adicciones como el alcohol u otras sustancias que son mucho más "nocivas y dañinas" que la marihuana. "Desde nuestro lugar debemos trabajar fuertemente en la prevención y en la reinserción social de los adictos. El Estado siempre tiene que ser parte de la solución y no del problema", añadió el edil socialista. Tanto Zamarini como las autoridades de Arec, encabezadas por su titular, Ignacio Canabal, recordaron que el encuentro será abierto a todo el público que quiera no solamente observarlo sino intervenir a través de sus opiniones o consultas a los especialistas que disertarán. "En consonancia con los debates que públicamente se dan dentro del país, por primera vez, fuera del Congreso nacional, un foro interdisciplinario de suma importancia abre sus puertas al debate que tanto reclama la sociedad civil, permitiendo el acceso a información de alto nivel científico y académico", agregaron en Arec. La jornada se desarrollará en tres módulos: "Seguridad y narcotráfico", "Abordaje del uso problemático de sustancias psicoactivas" y "Regulación del cannabis". La apertura estará a cargo de Zamarini, junto a representantes de Arec.
Legales

Decreto regula la producción de marihuana medicinal en Colombia


thumbnail_img
Este lunes, en el Consejo de Ministros, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, firmó el decreto que reglamenta la tenencia y el cultivo de semillas y plantas de cannabis, y que regula los procesos de producción, fabricación, exportación, distribución, comercio, uso y tenencia de estos elementos y sus derivados, estrictamente destinados a uso médico y científico. La norma contiene siete capítulos y 45 artículos que fijan las reglas para aquellas personas jurídicas y naturales que quieran dedicarse a la investigación y producción de sustancias en cualquier presentación (aceites, extractos, pastillas, soluciones, jarabes, cremas), a partir de los derivados de la planta de la marihuana, para uso medicinal. La norma señala las condiciones exigidas para los planes de fabricación de productos con base en cannabis, los respectivos protocolos de seguridad y las exigencias que deben cumplir quienes soliciten las licencias con este propósito. El Consejo Nacional de Estupefacientes, es la máxima autoridad en materia de dichos procesos, a su vez, es la instancia encargada de otorgar las licencias correspondientes; se establece además que estén involucrados los ministerios de Salud, Justicia y Agricultura, para que estas carteras fijen la regulación del cultivo. El decreto también pone límites y requisitos para los procesos de investigación y exportación, con definiciones para cada uno de ellos, así como las exigencias concretas y los procesos de verificación y control. “Lo que buscamos es que los pacientes puedan acceder a fármacos de producción nacional que sean seguros, que sean de calidad y que sean accesibles”, señaló el mandatario, quien resaltó el establecimiento de requisitos especiales y mecanismos de seguimiento, verificación y control. Santos destacó también que la reglamentación no va en contravía de la política de lucha contra el narcotráfico y afirmó que se trata de una oportunidad para fomentar la investigación científica. “Este decreto pone a Colombia en el grupo de países que van a la vanguardia como un país de avanzada, como un país progresista, en el uso de los recursos naturales para combatir las enfermedades”, indicó Santos . Esto es parte de una tendencia que viene creciendo exponencialmente en América Latina principalmente, en el último año; donde la mayoría de los países que integran el Mercosur han avanzado en sus políticas de drogas hacia un camino más revolucionario (y evolucionado) aceptando las propiedades medicinales del cannabis en algunos casos (ya que no han podido seguir haciendo la vista gorda frente a los estudios científicos que lo comprueban); y entendiendo que el prohibicionismo no es un arma real contra el narcotráfico en otros. Una tendencia que esperamos siga avanzando hacia todo rincón del mundo, para que cada vez mas pacientes y usuarios puedan acceder a los beneficios de esta planta sin ser criminalizados.  
Medicinal

El cannabis, un gran aliado para dejar el tabaco


thumbnail_img
Las variedades de cannabis ricas en CBD pueden ayudar a tratar la adicción al tabaco gracias a sus efectos terapéuticos y ansiolíticos, si bien todavía se necesitan más estudios concluyentes sobre este aspecto. Por otra parte, vaporizar marihuana en vez de fumar tabaco o usar aceites ricos en CBD evitan los efectos perjudiciales de la combustión. El Día Mundial sin Tabaco, una fecha en la que se recuerda la importancia que tiene dejar de fumar esta sustancia para tener una mejor salud. Las cifras en torno a ella son muy alarmantes: según un informe de 2014 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), su humo contiene al menos 250 sustancias perjudiciales; de ellas, 69 provocan cáncer. No es la única enfermedad relacionada con esta práctica: a ella también se le asocian ataques al corazón, asma, infertilidad o impotencia. La OMS asegura en otro estudio que el tabaquismo es la primera causa mundial de muerte prevenible. Por tanto, se puede hacer mucho para evitarla. Y qué mejor que servirse del cannabis para ello. Son varios los estudios que hablan de las propiedades terapéuticas de la planta o sus compuestos para tratar la adicción al tabaco. Entre ellos, destacan los que se centran en el CBD, uno de los cannabinoides de la planta y que se encuentra en gran cantidad, por ejemplo, en nuestrasvariedades ricas en cannabidiol. Si bien todavía no está clara la acción completa del CBD sobre el sistema endocannabinoide, los estudios lo han resaltado como fármaco antiadictivo. Es decir, el CBD actúa sobre circuitos neuronales relacionados con el desarrollo de las adicciones, modulando comportamientos posteriores de búsqueda de drogas, por lo que es un candidato farmacológico interesante para el tratamiento de los trastornos por el uso de estas sustancias. Un estudio clínico piloto comparó este cannabidiol con un placebo a la hora de tratar la adicción. Así, 24 consumidores de tabaco de más de 10 cigarrillos diarios recibieron un inhalador para usar cada vez que tuvieran ganas de fumar. 12 de los aparatos tenían CBD y los otros 12 un placebo.Una semana después, los fumadores que inhalaban CBD redujeron un 40 % sus cigarrillos, aunque volvieron a los mismos niveles en 21 días. Por ello, los propios investigadores advirtieron de que habría que realizar estudios más profundos. Sin embargo, se trata de un importante primer paso. Por si esto fuera poco, siempre está la opción de cambiar el tabaco por la acción de vaporizar cannabis. Así se eliminarían los efectos vinculados a la combustión. Es más, hay muchos usuarios que dejan de fumar tanto tabaco como porros para pasarse solo a la vaporización una vez prueban esta. De ahí que vaporizar cannabis rico en CBD sea de gran ayuda, porque incluso ayudaría a reducir la ansiedad derivada de desengancharse de una sustancia. Quizás el CBD, al funcionar como ansiolítico, pueda ser un tratamiento sustitutivo para ir dejando progresivamente el tabaco, debido a que la persona no se muestra tan ansiosa. Los aceites ricos en CBD también podrían ayudar. En cualquier caso, lo importante es saber que dejar de fumar es posible y que la marihuana puede ser un socio perfecto para ello. 
Medicinal

Nuevo estudio, cannabis no causa depresión o esquizofrenia


thumbnail_img
Nuevo estudio realizado entre 35 mil residentes de los Estados Unidos muestra que el consumo de cannabis no aumenta el riesgo de depresión, ansiedad, esquizofrenia, etc. “El estudio fue un golpe contra la hipótesis de que la planta de la marihuana puede causar estos trastornos” señalan investigadores. Un nuevo estudio publicado la semana pasada por la revista americana JAMA Psychiatry, examinó la relación entre el consumo de cannabis y un mayor riesgo de desarrollar trastornos del comportamiento tales como ataques de ansiedad y depresión. Los resultados indican que el consumo de cannabis no está asociado con trastornos del comportamiento, en contraste con resultados anteriores que se presentaron sobre el tema, además de ser la posición de la mayoría de las autoridades. La nueva colección de datos que incluyó la investigación  en la revisión médica fue completada por 34.653 ciudadanos estadounidenses mayores de 18 años como parte de una encuesta nacional sobre el tema del alcohol y varias drogas. Los investigadores que analizan los datos se basan en la hipótesis presentada en un estudio anterior del 2013, en el que el consumo de marihuana era una causa directa de la supuesta depresión y problemas de conducta. Los investigadores examinaron si existen diferencias en el riesgo de estos trastornos entre los que consumen cannabis habitualmente y aquellos que no consumen cannabis en absoluto. Después de controlar por una variedad de factores de confusión, tales como las características socio-demográficas, antecedentes familiares y el medio ambiente,  y los trastornos psiquiátricos presentes y del pasado, el estudio encontró que “el consumo de cannabis no se asoció con un mayor riesgo de desarrollar trastornos del estado de ánimo o de ansiedad”….”El consumo de cannabis no está asociado con un mayor riesgo de desarrollar trastornos del estado de ánimo o de la personalidad”, escribieron los investigadores en los resultados de la investigación. Según ellos, no hubo evidencia de que el consumo de cannabis (independientemente de la dosis, u otras características del uso) alentasen la reactivación de diversos problemas mentales – incluyendo la depresión, la esquizofrenia, la ansiedad, el comportamiento bipolar y más – al igual que el estudio realizado en la Universidad de Harvard . “Este estudio es un golpe en contra de la hipótesis de que la planta del cannabis puede causar estos problemas”, dijo al Washington Post, Keith Humphreys, un especialista en adicciones y problemas de salud mental de la Universidad de Stanford, quien respondió de los nuevos resultados.  
Legales

Denuncia a su padre por quemarle la plantación de marihuana


El joven pensó que era peor el delito de su padre que la posesión de drogas

thumbnail_img
La policía de Australia recibió una insólita llamada este pasado martes. Eran las seis y media de la tarde cuando un joven telefoneó a las autoridades “indignado y enfurecido”. Estaba histérico y quería que la policía acudiera de inmediato a su casa… ¡su padre le estaba quemando su plantación ilegal de marihuana!. Según relató la oficial Louise Jorgensen, padre e hijo habían tenido una fuerte discusión. “Como reprimenda, el padre le quemó las plantas y el hijo sentía que eso estaba muy mal. Al llamarnos pensó que la destrucción de la marihuana era mucho peor que la posesión de la misma”, afirmó. Cuando las autoridades llegaron al domicilio de Humpty Doo, a unos 40 kilómetros de Darwin, vieron la hoguera y como el joven estaba recogiendo enfurecido sus pertenencias para abandonar el domicilio. La policía no presentó cargos contra el hijo porque toda evidencia y prueba de posesión de drogas había sido destruida. “La gente normalmente no suele denunciar que su reserva de drogas fue quemada o robada, pero ahí lo tienes”, comentó la oficial.
Legales

Tiempo de debatir el uso medicinal de la marihuana


thumbnail_img
Actualmente se encuentran en discusión los fundamentos de 50 años de guerra contra las drogas. Se cuestionan, desde sus propósitos e intereses, los criterios de elegibilidad de las sustancias hasta la prohibición de la hoja de coca en un contexto de consumo legal pero excesivo de alcohol, creciente medicalización, aumento del crimen organizado y mayor prescripción médica de ansiolíticos. Una serie de elementos que hoy representan más un fracaso que una batalla ganada en materia sanitaria, económica y geopolítica. Si bien la planta de cannabis se encuentra incluida en la lista de sustancias prohibidas de la Convención Internacional de Estupefacientes de 1961 de la ONU, cabe indicar que en su preámbulo se establece un límite al prohibicionismo reconociendo que “el uso médico de los estupefacientes continuará siendo indispensable para mitigar el dolor y que deben adoptarse las medidas necesarias para garantizar la disponibilidad de estupefacientes con tal fin”. Durante la última década, gran parte de la UE, la mitad de los estados de EE.UU. y algunos países latinoamericanos -Uruguay, Chile y Colombia- han iniciado la experiencia de despenalización del uso medicinal de cannabis. En este contexto, se están desarrollando investigaciones y ensayos clínicos que permiten reconocer las ventajas y desventajas del uso de esta sustancia en enfermedades y síndromes como alzhéimer, esclerosis múltiple, cáncer, epilepsias refractarias, fibromialgia, hepatitis, VIH, artritis reumatoidea, entre otras. La legalización para el uso medicinal es un avance en términos de salud, que queda postergado por una ley de hace cinco décadas e imposibilita que niños, jóvenes, adultos y ancianos puedan tener una mejor calidad de vida por tratarse de un delito. Las madres nos cuentan que sus hijos dejaron de convulsivar, que comenzaron a vivir una vida más digna y que lo más peligroso que tiene la utilización de la sustancia es que la justicia considere que se está cometiendo un delito y las encarcele por ayudar a curar a sus hijos e intentar darles una vida mejor. Estamos ante una oportunidad y entendemos que las decisiones políticas no deben ir en contra de la comunidad, sino acompañando y avanzando en la ampliación de derechos.    Carolina Gaillard es Diputada Nacional Presidenta de la Comisión de Salud
Medicinal

"Legalizar la marihuana sería un problema, no una solución"


thumbnail_img
Tras las declaraciones del presidente Mauricio Macri sobre la posibilidad de regular el cannabis para uso medicinal, el titular de la Sedronar, Roberto Moro, brindó una entrevista y volvió a descartar la despenalización del consumo de drogas. Esta semana, el presidente Mauricio Macri reabrió el debate sobre la legalización de la marihuana en Argentina al asegurar que "siempre hay chances" de que eso suceda, aunque aclaró que solo la habilitaría para uso medicinal. Casi al mismo tiempo, la aparición de cocinas de cocaína en Córdoba y el norte del país puso en evidencia la expansión territorial del consumo de paco, una de las drogas más tóxicas y accesibles, que de la mano del aumento de la pobreza y la indigencia en el país, se abre terreno entre las poblaciones más vulnerables. En una entrevista, Roberto Moro, el titular de la Secretaría para la Prevención de la Drogadicción y la lucha contra el Narcotráfico (Sedronar), volvió a rechazar la despenalización del consumo y dijo estar "preocupado" por el aumento del uso de "todas las sustancias". Además, reconoció que el presupuesto con el que cuenta su secretaría para este año "no alcanza", y adelantó que pedirá una partida especial. – En 2012, durante el debate de la Ley de Adicciones que proponía la despenalización de la tenencia de drogas para uso personal usted dijo que no hay que criminalizar al adicto sino tratarlo como a un paciente. ¿Sigue pensando lo mismo? – Sí, claro. Es más. Creo que deberíamos hacer una campaña. Recién fui a un barrio donde el referente me decía "ayúdenos a no estigmatizar al que consume. A que todos pensemos que es un problema de salud y un problema social y no un problema penal". Y sí, nosotros tenemos que trabajar para no estigmatizar. Hoy si vos le preguntas a cualquier persona qué hace si encuentra a un adicto en la calle te dice que llama al 911. No se le ocurre llamar a Salud para que venga una ambulancia. – También dijo al asumir que no era momento para la despenalización de la marihuana. ¿Cree que estamos lejos aún? ¿Piensa que sería beneficioso? – Por el contexto que encontramos, legalizar la marihuana sería un problema, no una solución. Hoy, el debate es cada vez más amplio y nos parece bien. Pero legalizar como hizo Uruguay creo que no nos serviría a nosotros, ellos tenían un contexto más favorable, nuestro contexto es más similar al de Chile. Pero además tenemos que analizar cómo se construye el imaginario social, porque la percepción de riesgo ha cambiado mucho en Argentina. Si uno mira las estadísticas de hace diez años, más del 60% de los jóvenes de nivel secundario opinaban que el consumo de marihuana generaba un daño en la salud. Cuando tengamos los nuevos indicadores, vamos a encontrar que es inverso el porcentaje, la mayoría va a decir que el consumo de marihuana no hace daño, con lo cual estamos en un problema. Si la percepción de riesgo disminuye, aumenta el consumo. Lo dice la Organización Mundial de la Salud (OMS). – ¿Hoy es común ver consumo de marihuana en la calle, en la puerta de un colegio, a la vista de cualquiera. Tiene sentido seguir sosteniendo la penalización del consumo cuando en la práctica, sobre todo a partir del fallo Arriola de la Corte Suprema, no se aplica? – La verdad es que el consumo ha aumentado considerablemente. En nuestro país se ha dado un mensaje que hay que deconstruir y que dice que el consumo de marihuana es bueno. El consumo de cualquier sustancia es malo. Hoy un pibe consume marihuana porque ha recibido esos mensajes. El consumo de tabaco fue restringiéndose de esa manera. Hace 20 años era impensado decirle a un fumador que no fumara en una oficina o en un bar. Hoy es al revés. Todo eso cambió de tal forma que hoy el consumo de tabaco bajó un 20% en el mundo. – ¿Pero entonces no debería apuntarse a una campaña de concientización sobre los daños, más que a una penalización del consumo? – Sí, claro. Debemos atender este problema con una mirada social, de salud, más que punitiva. Pero tenemos que ir paso a paso, construyendo primero la accesibilidad a los servicios y los programas preventivos en poblaciones donde hoy faltan. Después va a venir lo otro. – ¿Usted cree que en un futuro se podrá despenalizar? – Totalmente. No se cambian cuestiones conductuales, sociales, de un año para otro. ¿Cuánto puede demorar un cambio cultural como ese? No menos de 8 o 10 años. Este Gobierno lo que no va a hacer es frenar los debates. Está bueno que la sociedad debata qué quiere y cómo lo quiere. El fallo Arriola fue clarísimo, pero es importante también conocer las diferencias entre legalizar, despenalizar, y regular. – El Presidente Macri dio esta semana una primera señal para habilitar el debate de la legalización, aunque aclaró que sería para uso medicinal. Dijo que lo iba a analizar. ¿Lo consultó? – Son temas que se hablan continuamente. El debate sobre el uso medicinal del cannabis está en el mundo hoy. Chile permitió el cultivo para el estudio, en Colombia lo anunciaron para el próximo año, al igual que México. Y nosotros tenemos instituciones muy serias como el Conicet, que puede ser un vehículo donde se puede analizar el uso medicinal. Hay que buscar evidencias científicas, algunos ya las están acercando, y el debate está muy bien. Hay que estudiar la posibilidad. – ¿Habló con la organización Mamá Cultiva y otras que promueven el uso medicinal, como el intendente de General La Madrid? – No directamente, pero sí con diputados que tuvieron el nexo con las mamás, y ellos nos iban a acercar. He leído algunos testimonios. Cuando hay una mamá angustiada por el padecimiento de su hijo uno tiene que escucharla y ponerse en los zapatos de esa mamá. Por eso me parece que el espacio de debate está bien. Pero algunos, no las mamás, utilizan el dolor de ellas para hacer propaganda de que el cannabis es bueno. Entonces, hay que diferenciar el uso medicinal y el consumo. – Si viene el Presidente mañana y le pregunta por este tema, ¿usted qué le responde? – Lo mismo que respondió él. Que lo vamos a estudiar, que vamos a avanzar. De hecho hay un proyecto de ley dando vueltas. Hoy se está discutiendo dónde debería estudiarse el consumo, algunos quieren que sea en General La Madrid, otros en otro ámbito. – Cuando comenzó su gestión una de las cosas que más cuestionó de sus antecesores fue la falta de estadísticas. Y dijo que para mitad de este año habría un primer análisis territorial. ¿Cómo viene eso? – El estudio lo vamos a hacer en octubre. Va a ser un estudio nacional tomando población de 12 a 65 años para tener una aproximación de población en general, con la idea de tomar poblaciones de 60 mil habitantes como base, tal como nos sugirieron las provincias en el Consejo Federal de Drogas. Estamos en una etapa preliminar, de logística y trabajo de campo. Si bien el total va a estar el año que viene, en diciembre vamos a tener una primera aproximación, sobre todo de algún indicador básico: edad de inicio y niveles de consumo de cocaína, marihuana, pasta base y nuevas sustancias como éxtasis y demás, teniendo en cuenta también drogas legales como tabaco y alcohol. Las variables más específicas las vamos a tener el año que viene. – El presupuesto de 2016 prácticamente no ha aumentado respecto al del año pasado, a lo que se suma que a partir de la devaluación el valor real de esta partida disminuyó. ¿Considera que es suficiente el presupuesto asignado de acuerdo a las tareas que deberían realizarse? – No. De hecho estamos trabajando con Jefatura de Gabinete, específicamente con el licenciado Mario Quintana, que es el que coordina nuestras actividades, para mejorar el presupuesto. Pensando en mejorar la accesibilidad a los servicios en el interior del país hemos encontrado muchas provincias que necesitan mayor asistencia que otras en cuanto a lo que tiene que ver con la atención de patologías vinculadas a las adicciones, en cuanto a la atención ambulatoria, en centros de día y en la modalidad de internación. Así que vamos a pedir una partida especial con fines específicos en el área preventiva. – Estadísticas no oficiales como las de la UCA hablan de un importante aumento de la pobreza y la indigencia en los últimos meses. Teniendo en cuenta que el consumo de paco se da mayormente en poblaciones más vulnerables debido a su precio y accesibilidad, ¿podemos inferir que crecerá el consumo? – Todo indica que en los últimos 10 años, de acuerdo a los estudios de la UCA, aumentó tres veces el consumo de todas las sustancias. No hay un sólo factor que determine el consumo, porque si no sería muy sencillo. Hay muchos factores que actúan sobre una persona para que aumente o no su consumo. El aumento de la pobreza es uno, pero no es determinante. La accesibilidad es otro, es verdad. Cuando uno piensa en este tema piensa en la persona, piensa en la sustancia, piensa en el contexto también. Yo creo que si el consumo aumentó tres veces ya no va a aumentar. A partir de ahora tenemos que hacer un gran trabajo para que descienda. ¿Aunque aumente la pobreza usted cree que el consumo de paco puede descender? – No va a aumentar la pobreza. Es uno de los tres ejes del presidente Macri: pobreza, droga, aumento de la producción. Todos sabemos que este momento es el más duro de los últimos años. Si aumenta la pobreza, hay otros factores que también van a decidir sobre esto. A partir de ahora nosotros tenemos que saber qué números tenemos y ver qué va a pasar hacia adelante. Pero desde mi óptica no va a aumentar la pobreza, entonces ese indicador no va a incidir. Si bien hoy estamos en un proceso de salir de lo difícil, en el peor momento, lo que viene es mucho mejor. – Hubo una evidente expansión territorial del consumo de paco hacia el interior del país. Lo reflejan estadísticas de la UCA y se vio en Córdoba con el caso de las madres amenazadas por los narcos y el cura Mariano Oberlín. ¿Coincide con el diagnóstico? ¿le preocupa? – Claro que nos preocupa. En Córdoba el año pasado ya venían diciendo las madres en algunos foros de drogas que había paco, salió en evidencia ahora. El paco es el gran problema en las villas. Es un fenómeno de las grandes urbes. En las villas el consumo de paco es muy fuerte. Uno va y el primer problema que plantea la gente es el paco. Por eso es tan urgente que exista el equilibrio entre la reducción de oferta y demanda. Con los operativos que está llevando con fuerza la ministra (Patricia) Bullrich va a reducir la oferta, con lo cual va a haber menos disponibilidad. De esa manera, uno desde este lugar tiene más espacio para generar políticas preventivas. – La Sedronar mantuvo hasta ahora los mismos dispositivos territoriales que había ejecutado el Gobierno anterior, con los CET, los CEPLA, que tuvieron muy buena recepción en los barrios. ¿Van a seguir? – Sí, van a continuar pero con una modalidad distinta. Había varios dispositivos, muchos de los cuales cumplían la misma función: CET (Casa Educativa Terapéutica), PEC (Punto de Encuentro Comunitario), CEPLA (Centro de Prevención Local de las Adicciones) y el Programa País. Van a estar todos unificados dentro de los dos que quedarán, CET y CEPLA. La idea es además generar otros dispositivos en el territorio. El Observatorio está estudiando cuáles son las zonas más vulnerables de la Argentina. Queremos trabajar con las provincias, con los municipios en los grandes conglomerados, primero generando prioridades y después, en una segunda etapa, llegar al resto del país, que tiene menos problemas pero tiene. En la Argentina de hoy no hay una comunidad en la que no haya problemas de consumo.     – Le voy a mostrar un video de Tucumán. Quiero que me diga qué haría usted con ese chico. – Primero conocerlo a él, a la abuela que es la que pide ayuda, e inmediatamente darle el tratamiento que necesite. Estamos viendo una noticia, es algo muy acotado en cuanto a la información. Pero por eso decía que tenemos que generar la accesibilidad a los servicios en todo el país. La Ciudad de Buenos Aires tiene buena distribución de servicios. Pero no pasa lo mismo en Tucumán, en Salta, en Formosa ni en Tierra del Fuego. El Estado tiene que ayudar a las provincias a que existan. Él es un caso, pero debe haber muchos más. Nosotros tenemos nociones por la OMS de que en la Argentina puede haber 200 mil potenciales usuarios de servicios de salud con esta patología. Siempre son el 10 por ciento los que piden ayuda. Serían 20 mil. Hoy estamos trabajando entre todo con 5 mil. O sea, que hay 15 mil personas que estarían fuera de los servicios.    – Los chicos con consumo problemático de paco u otras sustancias, y más que nada sus familias, señalan que no existen lugares de atención adecuados, o que muchas veces no son atendidos por su aspecto, su carácter. ¿Esto es así? – Sí, claro. Es así. Por eso es que el ministro de Salud (Jorge Lemus) pone dentro de la cobertura universal todo lo que tiene que ver con adicción. Ya en algunas provincias estamos capacitando juntos a los primeros niveles de atención, que son los que primero reciben al chico. Hay que capacitar al operador y capacitar al médico de los centros de atención primaria porque son los que ven por primera vez a un adicto, los que hacen el primer contacto. Hay que romper ese estigma y que si viene un pibe sucio, a los gritos, o con un estado de euforia porque acaba de consumir, se lo pueda atender o derivar al lugar adecuado. – Hay madres que abogan por las internaciones y otras que piensan que no resuelven nada. Estas últimas reclaman la reglamentación de la ley nacional de Salud Mental, que las acota. Macri derogó esta semana una resolución que iba en ese sentido. Y el director nacional de Salud Mental (Andrew Santiago Blake) está a favor del sistema manicomial. ¿Qué cree que va a pasar? – En este tema no hay soluciones mágicas ni soluciones absolutas, hay respuestas. Uno tiene que tener la cabeza más amplia y no enojarse ni con una posición ni con la otra. Probablemente para un hijo mío sea buena la internación y para tu hermano no. Esto no es matemática, depende de cada caso. Y en algunos casos, la internación es lo mejor. Ahora, no tenemos que volver al sistema manicomial en el que internábamos a una persona y la dejábamos diez años, la familia se lo sacaba de encima y el Estado lo dejaba ahí. Eso no puede ser, porque si no estamos vulnerando los derechos de la persona. En algunos casos la internación es buena en un tiempo breve, con una buena auditoría del Estado para ver que está cumpliendo la institución con lo que dijo que iba a hacer, y para saber si ese chico está avanzando en su tratamiento. Una internación breve para que el paciente pueda salir del primer estado y después trabajar su integración. No hay que olvidarse que el paciente viene de un contexto, que tiene una familia, sea cual sea, que es una persona, que le pasan cosas, por eso llegó ahí. No llegó porque mágicamente un día pasó por una calle, alguien le dio un porro y quedó pegado. Llegan al consumo por algo, entonces tenemos que deconstruir lo que le pasó para poder ayudarlo.     – ¿Y sobre la ley qué piensa? – El espíritu de la ley es buena, pero la reglamentación no. Creo que hay que trabajarla porque hace que salud mental y adicciones sean una sola cosa. Y a veces, en el tratamiento un paciente de salud mental no es lo mismo que un adicto. – ¿Se aumentaron los controles en fiestas electrónicas a partir de la tragedia de Time Warp? – Sí, lo trabajamos mucho con el director Nacional de Juventud, (Pedro) "Piter" Robledo. Tuvimos reuniones por el consumo abusivo de alcohol y otras sustancias. El consumo de las drogas sintéticas se da en las grandes ciudades: Mendoza, Córdoba, Rosario Buenos Aires. Comenzamos a trabajar con ellos porque creemos que la mejor forma de comunicar no es de un adulto a un joven sino de un joven a un joven. La pastilla sintética es mucho más difícil de detectar que la marihuana o la cocaína, y además no tiene determinados olores o sabores, pero además del control que realiza la seguridad, trabajamos en lo preventivo y en la reducción de daños. Nos aseguramos de que no falte agua en esos sitios.    – ¿Qué trabajo realiza la Sedronar sobre los mensajes publicitarios que incitan el consumo de alcohol? – Estamos hablando con los diputados de la Comisión de Salud y la de Adicciones, hemos charlado con todos y hemos coincidido en un 90 por ciento con todos los sectores. Les pedimos que nos ayuden a trabajar sobre el artículo 4 de la ley 24788, que es la ley de Alcohol en Argentina. Es el artículo que reglamenta todas las publicidades y que no está puesto en vigencia. Pero además queremos modificar algunas cosas. La ley dice que los espectáculos deportivos no deberían tener publicidades de alcohol, y nosotros vemos que el rugby está patrocinado por una empresa del rubro, o el fútbol durante los mundiales. Creemos que la publicidad, con esta idea que difunde de que si consumo alcohol me divierto más, conquisto más chicas, soy más alto o más lindo, genera estereotipos muy alejados de la realidad.    – Así como el consumo de marihuana se está naturalizando, ¿cree que la cocaína pueda ir en ese sentido también? – No, con la cocaína no pasa lo mismo. Y creo que tiene que ver con que detrás de la marihuana hay un potencial futuro comercio mucho más grande y mucho más millonario que con la cocaína. Hay gente que quiere que sea un comercio legal.
Industrial

Grandes del Jazz y su relacion con el Cannabis


thumbnail_img
A estas alturas, puede resultar de lo más redundante connotar la relación entre el consumo de cannabis y la creatividad artística. En el plano de la música popular en sus múltiples variantes, es un vínculo que ya hemos comenzado a abordar en esta relación no lineal (es decir, no necesariamente cronológica) entre el consumo de la primera y la práctica de la segunda. En todo caso, si hay un momento especialmente fértil por lo que tuvo de punto casi fundacional a efectos de dominio público, esa fue la década de los años 30 en los Estados Unidos. Visto con la perspectiva del tiempo y lejos de los parámetros algo pacatos de aquella época, esa ligazón resulta plenamente lógica: la composición y, sobre todo, la interpretación de los géneros predominantes de la época, el blues y el jazz, se prestaban como pocos a la improvisación, a los desarrollos instrumentales expansivos y a un considerable margen para la ruptura de cualquier clase de esquema preconcebido. Sus practicantes, los generalmente desfavorecidos músicos negros que diseminaron el influjo de esos géneros de sur a norte del país, tenían en la marihuana un asequible potenciador de sus virtudes creativas.  El inefable guardián de la moralidad americana, no solo durante los años 30 sino incluso hasta bien entrada la década de los 60, fue Harry Anslinger, el Comisionista primero del Departamento Federal de Narcóticos norteamericano. Suya fue la guerra emprendida contra la marihuana, con especial furor entre 1930 y 1937, cuando se imponía como la sustancia más empleada por los músicos de jazz del momento. Los tres grandes Su incansable trabajo, repleto de sobreactuaciones descriptivas y tácticas alarmistas propias de la época, no fue obstáculo para que algunos de los músicos más prominentes de la década sustanciasen sus logros con la ayuda del consumo de cannabis. Entre ellos, sobresalían tres que lo estuvieron consumiendo con mayor o menos asiduidad: Louis Armstrong, Thelonious Monk y Hoagy Carmichael. Armstrong consideraba la marihuana como una alternativa saludable a la bebida. Reconocía fumar al menos unos tres porros diarios. Su tema “Muggles” (una forma coloquial de aludir a su consumo) es una evidente referencia a la marihuana:                       Hoagy Carmichael describió la experiencia de tocar bajo los efectos de la marihuana, precisamente junto a Louis Armstrong, de la manera que recoge el libro “Cannabis. A History”, publicado por Martin Booth en 2004: “Mi cuerpo se aligeró. Cada nota que Louis tocaba alcanzaba la perfección. Me acerqué al piano para ocupar el sitio de la esposa de Louis. Abordaron “Royal Garden Blues”. Nunca había escuchado esa composición antes. Pero, de alguna manera, no podía perderme. Estaba flotando en un extraño y profundamente azul torbellino de jazz”.          Otro músico de carácter genial, como era Thelonious Monk, también se caracterizó por predicar las bondades creativas del cannabis. En el libro biográfico “Thelonius Monk: The Life and Times of an American Original” (Free Press), escrito por Robin D.G. Kelley en 2009, se afirma que la marihuana era tan común como el tabaco entre los músicos de jazz de Nueva York en las décadas de los 30 y 40. De hecho, el adalid del bebop fue arrestado al menos un par de veces (en 1943 y 1948) por posesión de marihuana. Un factor, sin duda, incentivador para la audacia formal que cinceló su carrera: primero incomprendida y luego elevada a los altares del jazz moderno.                    
Legales

Complicado "porrito uruguayo"


thumbnail_img
En invierno de 2012 el por entonces presidente Mujica sacó de la nada el tema de la liberalización del consumo de marihuana, que ni siquiera había estado en su programa de gobierno de 2009. Hace tres años se aprobó una ley que reguló el mercado de marihuana y que fue reglamentada en febrero de 2015. Sin embargo, al día de hoy, no hay noticias ciertas de cómo y cuándo empezará a funcionar la venta de la marihuana estatal. Todo ha sido una enorme improvisación. De parte de las autoridades se viene afirmando, periódicamente y desde hace meses, que "en las próximas semanas" quedará pronto el mecanismo que, por cierto, sigue sin ser del todo claro. Se ha planteado que las farmacias dispongan del producto, pero resulta que de las más de 1.200 que hay en todo el país, menos de 50 se han inscripto para poder venderlo. Además, algunas se inscribieron pero luego se dieron de baja. Y por si fuera poco, hay al menos ocho departamentos del país sin farmacias inscriptas. La información que ha trascendido es que no existe un plan claramente definido para que se venda en otros locales, como redes de cobranza o supermercados. Pero lo más increíble es que si las farmacias inscriptas no llegasen a cubrir finalmente todo el territorio nacional, la situación convendría bastante al gobierno, porque la imprevisión es tal que la cantidad de marihuana producida para la venta no alcanzaría para satisfacer la supuesta demanda. Otra improvisación abarca justamente el lado de la demanda. La implementación de la ley prevé que la persona que quiera comprar marihuana en una farmacia debe previamente concurrir al Correo para quedar allí registrada. Pasa así a formar parte de una lista que conocerían el Instituto de Regulación y Control de Cannabis (Ircca) y, al menos parcialmente, las farmacias inscriptas. El problema es que todavía no se ha determinado cuánta gente integra ese registro, por lo que no se sabe cuál es la demanda real y posible de marihuana. Con respecto al producto en sí también hay mucha imprevisión. Primero, se supo que la cosecha no salió del todo bien y fue más pequeña de lo esperado. Puede ocurrir entonces que se acabe pronto y que todo el mecanismo que tan demorado viene se implemente solo por unas pocas semanas. Segundo, se dispuso que el gramo de marihuana cueste en farmacias hasta US$ 1,17. El usuario podrá comprar hasta 40 gramos al mes, pero al día de hoy esa persona no sabe qué tipo particular de marihuana se venderá. En efecto, es sabido que hay decenas de variedades para fumar, pero hasta ahora no se conoce cuál ha sido la opción específica del porro estatal. Tenemos entonces que no hay suficientes farmacias inscriptas para cubrir territorialmente todo el país; que no hay suficiente marihuana para cubrir la demanda prevista de acuerdo a los estudios de opinión que maneja el gobierno; que no se ha avanzado sustancialmente en la inscripción de ciudadanos en el registro de consumidores de marihuana; que ese registro dispondrá de datos privados y personales que deben ser manejados con una reserva que, al menos, es problemática en el Uruguay de hoy; y que no hay noticia de cuál es la calidad y el tipo de marihuana que habrá de venderse. Este es el panorama luego de tres años de votada la ley y de año y medio de reglamentada, con clubes cannábicos funcionando ya y con gente haciendo su propio cultivo en su casa, algunos de ellos seguramente habiendo dado aviso del plantío al Ircca y otros probablemente no. Finalmente, no hay más que salir del encierro y ver qué ocurre en otras partes del mundo para terminar de tomar consciencia de la dimensión del fiasco frenteamplista en este tema. En el estado de Colorado en Estados Unidos hay un enorme sector privado y pujante vinculado al cannabis que al día de hoy ha generado más de 16.000 empleos. Desde 2014 allí se pueden consumir galletitas, cigarrillos o bebidas gaseosas, todos hechos a base de marihuana. En 2015, el estado de Colorado recaudó 135 millones de dólares en impuestos por la venta de cannabis. Y todo esto ha ocurrido a partir de la legalización de fines de 2012: el mismo año en el que Mujica planteó su iniciativa. Así las cosas, ¿no será mejor para todos que el gobierno renuncie al experimento de la marihuana en las farmacias? Porque, notoriamente, estas dos administraciones frenteamplistas han sido incapaces de llevar a la práctica una ley que está muy lejos de cumplir con la liberalización del consumo del cannabis. Es más: todo lleva a pensar que este proceso terminará siendo un enorme fracaso.
Legales

Contaminantes del cannabis


thumbnail_img
Hoy hablaremos de algo poco escuchado, los contaminantes del cannabis. La marihuana durante sus meses de vida, puede ser contaminada por varios factores, por causas naturales relacionadas al entorno, a los mismos cultivadores o por manos de los narcotraficantes. Muchos  usuarios de cannabis no tienen más opciones que comprar en el mercado negro, sin embargo algunos consumidores de cannabis no se paran en pensar al factor de contaminación  y consumen un producto perjudicial para la salud,  en casos de consumo de forma prolongada se han detectado distintas patologías/enfermedades más o menos graves dependiendo del caso. Es muy importante  comprobar el estado de los cogollos antes de comprar o fumar, sin caer en la trampa de subestimar estos peligros. Hay que saber lo que se consume y no siempre los lugares más de confianza son 100% fiables, se han analizado y detectado muestras de marihuana contaminadas provenientes de los cannabis social clubs y también de Coffe Shops Holandeses. Aquí explicamos brevemente los varios tipos de contaminantes: Los contaminantes abióticos son más comunes en exterior que en interior, hablamos de restos de polvo, pelos, arenas, plumas, excesos de nutrientes (en particular de Nitrógeno, plantas demasiado verdes a la hora de cosechar o también el utilizo de abonos minerales con alta presencia de metales pesados en sus fórmulas). Consumir esas flores recubiertas de este fino polvo puede ser la causa tos e irritación de las vías respiratorias. La presencia de metales pesados por factores inevitables de contaminación del suelo/agua/aire. Muchos no saben que el cannabis es una planta con muchas propiedades de fitorremediacio?n, un trabajo de limpieza/purificación del suelo cumplido por varias plantas del planeta. Estas variedades de plantas entre la cual el cannabis, absorben por vía radicular todos los metales pesados presentes en el suelo transportándolos en su interior, ramas/hojas. Un trabajo excepcional de limpieza del ambiente de forma 100% respetuosa y de forma controlada, lo perjudicial sería consumir cogollos saturados o con la presencia de estos residuos. Los contaminantes bióticos muy comunes como insectos, ácaros, hongos, bacterias, virus y otros organismos vivos. Un caso que hizo mucha noticia en los años 80 ocurrió en los Estados Unidos una epidemia de Hepatitis, se descubrió con sorpresa que la enfermedad estaba asociada al consumo masivo de una marihuana ilegal que procedía del mercado negro mejicano. Esto porque las plantas habían sido fertilizadas con excrementos humanos. Residuos de pesticida que casi seguramente se encuentran en las flores por no haber respetado los plazos de seguridad desde la última aplicación hasta el día de la cosecha. Muchos cultivadores prefieren no perder buena parte de sus cosechas por fuertes ataques de parte de plagas y hongos, el problema principal es que se  utilizan pesticidas químicos fuerte de forma asidua aunque no sea necesario. Algunas de las sustancias que los narcotraficantes y también los mismos gestores de Coffe Shops Holandeses, utilizan cada métodos de adulteración vez más para conseguir un peso mayor suelen llamarse “extensores”. Se han analizado muestras de marihuana y encontrado partículas de arena, cristal, silicio y otras sustancias contaminantes que muchas veces pulverizan al final del proceso o también poniendo los cogollos enteros a remojo en estas sustancias líquidas, que una vez secas solo un ojo con un mínimo de experiencia podría detectar, en algunos casos solo sería posible por medio de microscopios potentes. Aquí exponemos brevemente algunas características físicas de un producto final adulterado y como reconocerlos: *Cannabis seco pero con una mala combustión, escarza y de forma irregular. *A la hora de encender el porro la punta emite chispas, desprendiendo un olor a químico o plástico quemado. *La ceniza es dura con residuos consistentes y no se despega sola en el cenicero, es de color oscuro, casi negro. *Flores extremadamente compactas casi como piedras, rebotan si dejados caer en la mesa, demasiado pesados para ser un cogollo natural bien cultivado. *Las flores aunque duras y de aspecto hinchado, al separarlos con los dedos se desmenuzan revelando en su interior un color más oscuro y resaltando en el exterior  una sustancia brillante, blanca y cristalina claramente distinta de la típica resina que la planta produce en forma natural. *Algunos aditivos químicos hacen sí que el cogollo siempre esté húmedo, imposible secarlos bien tampoco dejándolos secar al aire libre. *Es fácil detectar y encontrar residuos de cristales, arena granulada en el fundo del embalaje ya que al manipular la bolsa suelen despegarse estas sustancias de corte. *Otra prueba fácil de hacer es apretar entre los dientes un trocito de cogollo y si “comemos arena” o algo similar, la maría está claramente contaminada, ya que ninguna planta de cannabis produce estos residuos. Es fácil imaginar lo peligroso que puede llegar a ser consumir un producto final impuro, y como puede ser muy peligroso para nuestra salud a largo o corto plazo, la solución más sencilla es la autoproducción casera, respetando las reglas básicas por un cultivo lo más sano y biológico posible.  
Legales

La UNLP está en condiciones de producir y estudiar el aceite de cannabis


El producto derivado de la planta de marihuana es una alternativa para tratar casos de convulsiones resistentes a los fármacos.

thumbnail_img
 Aproximadamente 65 millones de personas  padece epilepsia y el  80 por ciento  de estas perosonas vive en países subdesarrollados. De ellas más de la tercera parte  son refractarias, es decir no hay medicamento ni conjunción de medicamentos que sirvan para curar el problema de sus crisis epilépticas.  Para estos casos lo único que se  conoce es el cannabis, pero como la planta figura como droga peligrosa no hay muchos países en los que pueda usarse legamente, con los estudios y controles necesarios que supone el uso medicinal de cualquier planta.   En nuestro país el tema sale a la luz   porque las madres buscan soluciones para sus hijos que convulsionan, haciéndose cargo del vacío que deja el Estado. Asumiendo los riesgos comienzan a cultivar el cannabis y  a preparar el aceite que utilizan. Paralemente, y no con menos lucha,  logran que la Administración Nacional de Medicamentos y Alimentos (ANMAT) autorice el ingreso legal a la Argentina del aceite  de Cannabis para uso medicinal personalizado,  pero todo esto se hace sin controles de calidad ni investigación. El Dr. Luis Bruno Blanch, director del LIDEB, Laboratorio de Investigación y Desarrollo de Bioactivos del Departamento de Ciencias Biológicas de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP,  explica que hay dos realidades en torno al tema,  por un lado  no hay un conocimiento profundo de los resultados de estas aplicaciones  y  las repuestas clínicas  son contradictorias, y por otra parte  no hay controles sobre el aceite que se usa. En el caso del  fabricado por las familias de los enfermos,  no se conoce el contenido ni las características, y del que se importa no hay testigos de control de calidad. Así como la calidad del vino depende de su terroir, de  la atura, del régimen de lluvia, es decir del medio donde está la viña, y esas condiciones son las que  determinan que tenga más o menos metabolitos secundarios, que son los principios activos desarrollados, del mismo modo  sucede con la planta de Cannabis, sostiene Blanch. Por eso nos vamos a encontrar con que de acuerdo al lugar y las condiciones de cultivo, la planta va a contar con más o menos metabolitos, es decir principios activos,  y por lo tanto la calidad y contenido del aceite que se fabrique con ellas será diferente. Para poder hacer un estudio serio, debemos saber qué tipo de aceite se utiliza y con qué concentración  de modo que puedan evaluarse los resultados con una referencia concreta. Es posible que muchas de las repuestas negativas se deban a la dosis, y no a que el aceite no sirva. Lo que hemos propuesto al presidente la UNLP, acompañados por el decano de esta Facultad, el Dr Carlos Naón y la Secretaria de Ciencia y Técnica Dra. María Elena Vela, es la preparación de estándares para controlar el  aceite, con un registro del aceite que da que analice la  cantidad de componentes y la  concentración,  porque lo que está  haciendo hoy es tomar la planta en un determinado estado de maduración,  se le  hace un extractivo alcohólico, se elimina el alcohol pero no se sabe que componentes tiene ni en que concentración, precisa Blanch. La propuesta de Exactas supone la creación de un equipo de salud interdisciplinario, con participación de profesionales de la Facultad de Agronomía que se ocupen de cuidado y control de la planta, de Medicina que aplique los protocolos del uso clínico y con el aporte de farmacéuticos y químicos en la producción y control de calidad del aceite, avalados por  el ANMAT y las comisiones de ética pertinentes. Para el investigador es necesario tener una política de salud que sirva a la población, con presencia del  Estado en el  control  de la producción, y  que el  aceite de cannabis sea  considerado un medicamento,  que cumpla con los requisitos del control que establece el ANMAT para cualquier fármaco, estudiando los  efectos adversos, la toxicidad y determinando la dosis de aplicación. El Dr. Blanch fue consultado por  la comisión de Salud del Congreso de la Nación, en la discusión del  proyecto de Ley presentado por la diputada Gabriela Troiano, para la investigación y producción de cannabis medicinal en las universidades nacionales.
Legales

Detuvieron a un joven con marihuana en los bolsillos


Fue capturado cuando caminaba por la calle. Tiene 18 años.

thumbnail_img
Efectivos policiales de la Comisaría 27 capturaron a un joven de 18 años que tenía una averiguación de paradero del Juzgado Federal de Viedma y al requisar sus pertenencias encontraron una importante cantidad de envoltorios con marihuana. El joven fue abordado ayer en la vía pública donde los uniformados notaron cierta actitud sospechosa del individuo. Desde la Policía de Río Negro informaron que al acercarse e identificarlo, determinaron que se trataba del joven  que era requerido por la Justicia.  Por ese motivo fue trasladado a la unidad policial ubicada en la zona del barrio Melipal. Cuando los agentes realizaron una requisa de urgencia de sus pertenencias, encontraron allí una importante cantidad de envoltorios de nylon que contenían una sustancia vegetal, que al ser sometida al test orientativo surgió que se trataba de marihuana. Por ese motivo, el hallazgo del sujeto fue informado al Juzgado capitalino y la tenencia de los estupefacientes al mismo organismo con asiento en Bariloche. (ANB)
Eventos

Multitudinaria marcha para pedir la despenalización del cannabis


thumbnail_img
Diversas organizaciones a favor de la despenalización de la marihuana marcharon este miércoles en la ciudad de Buenos Aires para pedir que el Estado autorice el cultivo personal y el uso medicinal del cannabis. Los manifestantes reclamaron que se permita el autocultivo de marihuana, que haya una regulación estatal para el acceso al cannabis y sus semillas, que no se penalice la tenencia de marihuana y que se apruebe su uso medicinal e industrial. El pasado 23 de noviembre, la Cámara de Diputados argentina dio su visto bueno a un proyecto para regular la importación y el consumo del aceite de cannabis en pacientes con patologías específicas, una iniciativa que deberá aprobar también el Senado para que se convierta en ley. Sin embargo, este proyecto no contempla el autocultivo, uno de los principales reclamos de asociaciones como Cannabicultores Necochea y Quequén, presentes en la marcha de este miércoles en la capital. La secretaria de esta organización, Luz Juliano, subrayó a Efe que este tipo de cultivo personal es la petición fundamental que el Gobierno no ha recogido en la iniciativa bajo tratamiento en el Parlamento. "Cada persona que pueda acceder al cultivo no va a ir al mercado negro", explicó Juliano, para quien el autoabastecimiento es una "lucha alternativa contra el narcotráfico".  Otra de las asociaciones que reclaman la legalización de la marihuana es Proyecto Cáñamo Argentina, cuyo objetivo es promover el uso del cáñamo como "alternativa sostenible" a la utilización de materias primas tradicionales, por ejemplo en la industria textil y la fabricación de papel. "Si pensamos un poco en verde, el futuro podría ser una revolución basada en el cáñamo y sustituiría a materias primas muy rápidamente. No habría que modificar el aparato industrial, habría solo que sustituir materiales", señaló Diego Meneses, del Proyecto Cáñamo Argentina. Meneses sostuvo que en Argentina se ha cultivado este arbusto "durante doscientos años", hasta que la última dictadura militar (1976-1983) prohibió su uso industrial.  La única provincia del país austral donde se ha aprobado el uso medicinal del aceite de marihuana es Neuquén (suroeste). "Esta mañana nos informaron unas mamás de la provincia de Salta (madres de enfermos que piden el uso del aceite de marihuana) que ya votaron por unanimidad los diputados de la Legislatura provincial", señaló Ana García, médica y fundadora de la asociación Cannabis Medicinal Argentina.
Legales

¿Se drogan los jóvenes luego de leer fallos de la Corte Suprema?


thumbnail_img
El titular de la SEDRONAR, Roberto Moro, afirmó en una entrevista radial que los fallos de la Corte hicieron pensar a los jóvenes que consumir marihuana está bien y que a partir de esas decisiones (principalmente la adoptada en el caso “Arriola”) la percepción del riesgo en los jóvenes en la Argentina cambió notablemente1, lo que habría contribuido al incremento en el consumo de esa sustancia. El señor Moro parece tener una visión distorsionada de la realidad (sin necesidad de consumir sustancias estupefacientes) que lo lleva a pensar que los jóvenes programan sus proyectos de vida o adoptan sus decisiones previo consultar los fallos de la Corte. Me permitiría poner en tela de juicio una posibilidad de esa índole. En primer lugar deberíamos tomar por cierto que los jóvenes (y los que no lo son) comprenden lo que dice la Corte y el resto de los tribunales, organismos que no nos caracterizamos por emplear un lenguaje comprensible para el común de los mortales. Pero aun suponiendo que las decisiones de la Corte fueran accesibles para la juventud, y que ello determinaría a consumir sustancias estupefacientes, el razonamiento aparece como un franco reduccionismo de la realidad. De los numerosos estudios científicos que procuran dar respuesta a las complejas razones que llevan a las personas a consumir drogas ninguno ubica a la jurisprudencia como uno de los factores de riesgo. Pero, suponiendo que la jurisprudencia tuviera propiedades adictivas, llama la atención que solamente haya operado sus efectos respecto de la marihuana y no del resto de las sustancias psicoactivas, ya que los fallos de la Corte (desde el caso Bazterrica de 1986 hasta nuestros días) no hacen distingos respecto de la droga de que se trate y declara la inconstitucionalidad de la persecución de consumidores de cualquier tipo de estupefacientes. La pintoresca declaración del señor Moro nos lleva a otras reflexiones: ¿qué pretende el funcionario? ¿Qué la Corte legitimara la sanción penal de los consumidores? ¿Qué para atemorizar a los jóvenes reafirmara la constitucionalidad de la prisión de aquellas personas que tienen pequeñas cantidades de sustancias estupefacientes para su consumo personal? O, probablemente, para no ser tan extremos, ¿que la decisión del máximo tribunal de la República hubiese quedado resguardada por una suerte de secreto de sumario para evitar su difusión pública? Las apreciaciones del titular de la SEDRONAR tributan a la subestimación de las personas, a quienes caracteriza como meros instrumentos que se dejan llevar por lo que dice un tribunal de justicia. Concebir a los consumidores en estos términos implica un grave error de apreciación que apuesta a fomentar el miedo y la ignorancia, en vez de promocionar el conocimiento veraz y el respeto de la dignidad de los individuos, separando claramente los consumos problemáticos de los consumidores responsables, que no ocasionan inconvenientes a terceros ni a sus propias personas y que, en consecuencia, se encuentran exentos de la autoridad de los magistrados, según lo sostiene la Constitución desde 1853. Finalmente, la propuesta política del titular del organismo encargado de prevenir las adicciones y “luchar contra las drogas” se orienta a esconder la basura debajo de la alfombra, tapar la realidad, evitar los debates adultos de los temas centrales que atraviesan la sociedad y, basado en un dudoso paternalismo, apostar a la amenaza penal como herramienta para el control de los consumos. Política que, como lo demuestra la experiencia, jamás ha dado resultados positivos.